Vanessa Moreno Losada, autor en Runrun

#MonitorDeVíctimas | Encuentran en El Calvario a adolescente con cinco tiros en la cara

IVÁN JOSÉ SALAZAR SALIÓ desde Valencia a Caracas para sacarse una cédula de identidad. Días después, su cuerpo fue localizado en El Calvario, municipio Libertador del Distrito Capital. El rostro del adolescente de 17 años estaba irreconocible. Lo mataron con cinco tiros en la cabeza.

Los parientes se dieron cuenta de que no estaba en casa al mediodía del miércoles. Su abuela notó que no se había despertado y fue a buscarlo al cuarto. No estaban él ni sus pertenencias.

Desde hace varias semanas, la mamá de Iván José lo dejó al cuidado de su abuela. Por falta de medicamentos e insumos, la mujer viajó a Colombia para optar por una operación de la vejiga.

Una vez que descubrieron la ausencia del adolescente, los parientes comenzaron a investigar qué había ocurrido. Al día siguiente, Iván José llamó a uno de sus tíos y avisó que estaba en Caracas, que estaba bien y que estaba sacando su cédula de identidad. Dijo que la quería para poder viajar a Colombia con su mamá. Prometió regresar el lunes, porque ese día le entregarían el documento.

A las 8:00 pm del domingo 16 de diciembre, una vecina de la familia en Valencia tocó la puerta. Avisó que había leído en Facebook que le escribieron al adolescente un mensaje de luto: “Iván José,  te queríamos mucho. Descansa en paz”.

La angustia apareció de nuevo entre la familia. “Yo no sé por qué el se fue a Caracas. No tenemos familia aquí y cuando su mamá venía iba era a El Junquito”, manifestó su abuela, en la morgue de Bello Monte.

La abuela viajó inmediatamente a Caracas y el lunes buscó en hospitales el cuerpo de su nieto. El martes 18 de diciembre, se acercó a la morgue de Bello Monte y allí le confirmaron su muerte. “Aquí hay un muchacho con esas características, pero está irreconocible. Le dieron cinco tiros en la cara”, fue la respuesta del funcionario forense que la atendió.

Los parientes del adolescente ya iniciaron los trámites fúnebres. Enterrarán al adolescente en Valencia, en presencia de su madre quien regresó de Colombia el martes. Era único hijo y dejó los estudios hace seis años.

#MonitorDeVíctimas | En El Valle la violencia armada tiene uniforme

LA FISCALÍA 81° DEL ÁREA METROPOLITANA DE CARACAS (AMC) imputó a nueve funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) el 11 de diciembre de este año. La múltiple presentación en tribunales ocurrió cinco días después de que dos adolescentes fueran asesinados por un grupo de uniformados en El Valle. A los nueve policías los implicaron en el doble homicidio.

El Ministerio Público indicó que el Tribunal 1º de Control del AMC aceptó la imputación de los hombres por homicidio calificado con alevosía y por motivos fútiles, uso indebido de arma orgánica, encubrimiento y omisión al socorro.

La muerte de Yonaiver Moreno, de 15 años de edad, y Ricardo Castro de 12 años, fue judicializada. Entre mayo de 2017 y octubre de 2018, estas dos víctimas de las armas policiales son las únicas que tuvieron justicia pública en El Valle. Según fuentes extraoficiales, uno de los jóvenes es familiar de un funcionario de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes), unidad adscrita a la PNB.

En ese período hubo un total de 77 muertes violentas en las que participaron funcionarios de seguridad del Estado. Esta cifra se obtuvo gracias al registro de Monitor de Víctimas, que desde mayo de 2017 chequea las morgues del Área Metropolitana de Caracas para conocer los datos de las víctimas de la violencia.

Hasta octubre de este año en la parroquia El Valle, una de las 32 del AMC, 150 personas murieron en hechos violentos: 51% por acción policial y 33% por civiles y 13% no se pudo precisar. En esta parroquia viven 155 mil personas, según el Ministerio para Relaciones Interiores Justicia y Paz.

La data de Monitor de Víctimas revela no solo que la mayor cantidad de personas muertas por la violencia fueron agredidas por un uniformado. También muestra que en la mayoría de los hechos violentos con más de una víctima, los responsables son policías. Es decir, hay más muertes múltiples en un mismo hecho cuando interviene un efectivo policial que cuando participa un delincuente.

En el periodo registrado por Monitor de Víctimas, hubo 15 homicidios múltiples. Este término se acuña a casos en los que hubo más de una víctima. De este total, en 80% de los casos los responsables fueron funcionarios de seguridad, en su mayoría oficiales de la PNB y de la Faes: Javier Eduardo Hernández Ulaso, Neibis Ramses Chirinos Requena, Daniel Alejandro Sánchez Vásquez, Yonaiker Javier Ocanto Piñate, Ediver Daniel Chávez Escalona, Eddie Alexander Oñates Méndez y Dannys Yefran Oropeza.

Estos ocho nombres son parte de las nueve víctimas de un operativo policial en El Valle. El 31 de agosto de este año, nueve jóvenes, entre 15 y 24 años, murieron dentro de una vivienda ubicada en la calle Apure del sector Las Filas, en la parroquia El Valle del municipio Libertador de Caracas. Fueron “neutralizados” por la policía, y que además habrían lanzado una granada contra los uniformados. La familia desmintió esta versión y acusó a los miembros de las fuerzas de seguridad del Estado de haber activado el artefacto explosivo.

El suceso, en el que participaron funcionarios del Cicpc y la PNB, terminó con la explosión de una granada.

“Si la granada se la lanzaron a los policías, ¿cómo usted explica que no haya un policía muerto o un policía herido?”, se pregunta Neida Oropeza, tía de Dennys Yefran Oropeza, de 18 años, quien terminó sus estudios de bachillerato en julio y estaba en búsqueda de trabajo. Él fue uno de los caídos. “Eso no fue enfrentamiento”, insistió.

Mientras la policía tiene este expediente de muerte; las bandas criminales suman más víctimas. El caso con mayor cantidad de asesinatos causados por agrupaciones delictivas dejó cinco fallecidos: Irma del Valle Peña Cañizales,  Jonathan Enrique Rincón García, Edgar José Peña Andara, Javier Enrique Rincón García y Jaime Emiro Rincón García.

Estas personas fueron halladas en el interior de una vivienda en el sector La Cuadra de El Valle el 27 de febrero. Estaban atadas de manos y pies con un mecate color amarillo. Todos presentaban impactos de bala en la cabeza.

El Cicpc abrió el caso con la hipótesis de que se trató de un sicariato y lo catalogó como ajuste de cuentas. Sobre este hecho se supo más tarde que las víctimas estaban relacionadas con un grupo delictivo de Trujillo.

Historia de violencia

En El Valle los índices delictivos siempre están en rojo. La parte alta de esta parroquia es el sitio idóneo para los delincuentes que usan lo engorroso del terreno para ocultarse. Desde allí se organizan secuestros y mantienen a las víctimas mientras se acuerda el pago por su vida.

Actualmente hay cerca de cuatro bandas consolidadas en la parroquia, pero dos son las que más le han dado dolor de cabeza a las autoridades: la del barrio el 70 y la de “El Loco Leo”.

Entre 2013 y 2015, los grupos armados acordaron unirse para combatir a las fuerzas de seguridad del Estado. A esto le llamaron la “paz de los malandros”. El pacto era no matarse entre ellos, sino enfocar sus esfuerzos en repeler la acción policial.

Tal fue la unión que para principios de 2015 el sitio era una zona prohibida para los policías. Hasta que llegaron las Operaciones de Liberación y Protección del Pueblo (OLP) en julio de ese año. Oficialmente estos operativos que mezclaban policías y militares dejaron 505 víctimas en todo el país.

Las bandas volvieron a pelearse entre sí el control del negocio del secuestro y drogas. “Esto está terrible. Por un lado tenemos los operativos policiales, por el otro a los malandros. Cuando llega la policía se metan para arriba y de ahí se van a Valles del Tuy a esconderse. Algunos hasta se han ido del país”, manifestó una mujer que tiene más de 20 años viviendo en la parroquia.

¿Quién investiga?

El 4 de diciembre se presentó el balance de la PNB. Según el director, Alfredo Pérez Ampueda, hay 89 funcionarios de la Faes detenidos por averiguaciones por presuntos abusos de autoridad. No detalló si entre estos investigados se encuentran los señalados por ejecución policial.

Días antes, el fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab, presentó su informe de gestión de los últimos 15 meses en el Ministerio Público. No mencionó cuántos funcionarios fueron procesados por violación de derechos humanos.

#MonitordeVíctimas | Cicpc confirma que un Polivargas participó en masacre de Plan de Manzano

Las víctimas de la llamada Masacre de Plan de Manzano formaban parte de un mismo grupo familiar

@MoreLosada24

LA VENGANZA DE LA MUERTE DE ANDRI LÓPEZ desencadenó en una tragedia. Este lunes 22 de octubre el director del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), Douglas Rico, confirmó que seis personas fueron asesinadas por un grupo de personas entre las que se encontraba un funcionario de la Policía de Vargas (Polivargas).

De acuerdo con las investigaciones, Carlos Alberto Méndez Guerrero, de 26 años de edad, fue detenido por las sospechas de haber participado en el crimen. Durante los interrogatorios aceptó ser autor material de los seis homicidios, junto a su hermano Luis Alfredo López Méndez, de 21 años.

“Ambos habrían cometido el hecho por vengar la muerte de su otro hermano Andri López, a quien le quitaron la vida el pasado mes de agosto; por lo que estos tomaron represalias contra la familia”, indicó Rico.

Las víctimas de esta venganza son Ana Verónica Rodríguez de La Cruz (43), Alexander José Marcano (47), Marquis Alexander Barrios Marcano (27), Robert Jesús Colina Rodríguez (26), Anny Neidú Colina Rodríguez (24) y Carlos Roberto Bravo Márquez (23).

Como prueba de las investigaciones, el Cicpc incautó dos armas de fuego al polivargas: una escopeta y una pistola Taurus, calibre 9 mm. El comisario Rico informó que López Méndez, el otro sospechoso del múltiple asesinato, se encuentra en fuga.

Extraoficialmente se conoció que el hermano muerto del polivargas, Andri López, tenía tres años incurso en varios delitos. Uno de ellos fue el homicidio de un joven conocido como “Reyner”. A partir de este asesinato, el hombre de 21 años se mantuvo en la clandestinidad hasta que lo mataron con un impacto de bala de escopeta en la cabeza.

El hecho

La noche del viernes 12 de octubre en el barrio Plan de Manzano, ubicado a un lado de la carretera Caracas-La Guaira, se registró la masacre. Parientes de las víctimas denunciaron que el hecho se presentó a las 10:00 pm del viernes feriado. Los pistoleros fueron primero por Ana Verónica, Alexander José y Marquis Alexander. Los tres dormían en una vivienda del callejón el Mamón.

Los delincuentes ingresaron por la parte de atrás, sometieron a los hombres y los golpearon. Con una escopeta, le dispararon a la cara a Ana Verónica y con un arma de fuego de calibre más bajo mataron a los otros dos.

En el mismo callejón, pero a unos metros de distancia, dormía el resto de la familia. Robert Jesús y Anny Neidú son hermanos, hijos de Ana Verónica. Con la muchacha dormía su esposo, Carlos Roberto.

¿Quiénes eran las víctimas?

Ana Verónica Rodríguez de La Cruz: A sus 43 años de edad era ama de casa. Vivía con su esposo Alexander José, con quien tenía un hijo menor de edad. De otra relación, tenía dos hijos más, mayores de 18 años.

Alexander José Marcano: Tenía 47 años de edad y se dedicaba a la albañilería. Además del hijo que tenía con Ana Verónica, tenía seis más de otra relación. Sus vecinos lo recuerdan como el hombre que les resolvía problemas de mantenimiento doméstico.

Robert Jesús Colina Rodríguez. Tenía 26 años de edad y era dueño de una frutería. Era uno de los tres hijos de Ana Verónica. Dejó a dos niños huérfanos de padre.

Anny Neidú Colina Rodríguez. Tenía 24 años de edad. Actualmente no trabajaba. Estaba en estado con dos meses de gestación. Dejó dos hijos menores de edad huérfanos. Era una de los tres hijos de Ana Verónica.

Marquis Alexander Barrios Marcano. A sus 27 años trabajaba como técnico automotriz. No tenía hijos. Vivía con su tío Alexander José.

#MonitordeVíctimas | Madre de hombre que murió al enfrentarse al Cicpc: “Salió de la cárcel y mi vida se convirtió en un infierno”

EL 19 DE OCTUBRE DE ESTE AÑO, Maribel Liendo se liberó. Su hijo, Daniel Elisaúl Infante Liendo, de 31 años de edad, murió en San Agustín del Sur al enfrentarse con miembros del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc). Antes de morir, el hombre le disparó dos veces a su mamá, sin éxito.

Maribel estuvo este 24 de octubre en la sede forense de Caracas en Bello Monte. Allí contó cómo desde junio su vida se llenó de violencia. “Desde que salió de la cárcel, mi vida se convirtió en un infierno. Sí, él es mi hijo, pero era un delincuente”, dijo la mujer, quien es madre de 13 hijos.

Infante Liendo mostró sus primeros comportamientos agresivos en la adolescencia. A los 15 años, los vecinos ya lo señalaban de ladrón. A los 16, durante un robo, asesinó al dueño de una bodega en la calle Marín de San Agustín del Sur. Por este delito fue detenido, juzgado y condenado a 15 años de cárcel. Su sentencia la pagó en el Centro Penitenciario de Aragua, conocido como Tocorón.

Salió peor

Maribel contó que en junio de este año el hombre salió de la cárcel y robó la llave de la casa de uno de sus hermanos para vivir allí. Esta vivienda queda encima del inmueble de Maribel, en la Calle Negro Primero de San Agustín del Sur.

“Él maltrataba a las niñas, sus hermanas. A la de 10 la encerraba y le gritaba. Ella tiene Síndrome de Down. A la de 12 años la sometió y golpeó tres días antes de su muerte. Por eso lo denuncié. Era su vida o la mía”, aseguró Maribel.

Según cuenta Maribel, el martes 16 de octubre ocurrió ese episodio. Al parecer, Infante Liendo sometió en el piso a la adolescente y le pisó el pecho con la rodilla. Inmediatamente la mujer denunció el hecho en la sede del Cicpc ubicada en El Paraíso.

Tres días después, una discusión por el control remoto de la televisión entre ella y el hombre desencadenó en una pelea. “Amenazó con matarme, porque quería celebrarle los 15 años a su sobrina. Fue tal la pelea a golpes que lo apuñalé por el torso y salí corriendo con las niñas. Llegué a la comisaría con el cuchillo en la mano, porque tenía miedo que me persiguiera”, dijo.

Los funcionarios del Cicpc acompañaron a Maribel hasta su residencia en la calle Negro Primero. Eran las 12 del mediodía. “Me lanzó dos tiros desde la ventana por abrirle la puerta a los policías”, manifestó la madre del hombre muerto.

#MonitorDeVíctimas | Joven herido de bala muere de gusanera por falta de atención en el Domingo Luciani
A sus familiares ofrecieron venderles tres litros de sangre a cambio de dos kilos de detergente de ropa y un kilo de café

 

@MoreLosada24

ROMAL JESÚS LIENDO GUERRERO MURIÓ A SUS 20 AÑOS DE EDAD. En su cuerpo quedaron las marcas de un disparo, la corrupción del sistema de salud y una sepsis. Su madre denunció una serie de irregularidades en el hospital Domingo Luciani que considera negligencia médica.

Según el testimonio de Lesbia Guerrero, el joven fue herido de un disparo en el pecho en el barrio La Agricultura de Petare, municipio Sucre de estado Miranda. El 3 de agosto, la abuela del muchacho lo mandó a comprar algo en la bodega. Mientras caminaba por el callejón San Guillermo un carro pasó y le dispararon.

Un vecino y su hermano lo llevaron en una moto hasta el hospital Pérez de León, en la avenida Francisco de Miranda. La falta de insumos evitó que lo atendieran. Como segunda opción, acudieron a un Centro de Diagnóstico Integral (CDI) cercano. Allí los doctores alegaron lo mismo.

“Finalmente lo llevamos hasta el Domingo Luciani. Mi hijo entró caminando y hasta hablaba”, recordó Lesbia, antes de relatar cómo cree que los médicos y enfermeras contribuyeron en la muerte de su hijo.

La lucha

Asegura que ese mismo día, el joven fue subido a piso. No lo operaron. Solo lo intervinieron al sexto día de estar recluido en el piso cuatro del hospital. En ese momento, una endoscopia determinó que el esófago había sido perforado por la bala. Requería una prótesis y varias transfusiones de sangre.

“Me pidieron tres bolsas, pero no había sangre en el hospital. Dijeron que las tenía que comprar, pero yo no tengo dinero. Una licenciada me vio desesperada y dijo que si le llevaba dos kilos de detergente para ropa y uno de café me conseguía las bolsas”, relató Lesbia.

Ella consiguió lo que le pedían. En los 56 días que el muchacho pasó recluido en el hospital Domingo Luciani, solo le suministraron una bolsa de sangre. Recibió hidratación por suero, porque su madre conseguía el líquido y se lo colocaba. Los antibióticos que le aplicaron estaban vencidos desde hace un año.

El resultado del tratamiento fue muerte por una sepsis de punto de partida respiratorio con complicación de herida por arma de fuego.

“Le cayó gusano. Le sacaban una gusanera horrible de la garganta. Los últimos días mi hijo me pedía que lo dejara ir, que había unos animalitos que le picaban”, indicó Lesbia.

Romal Jesús no tenía hijos. Desde preescolar le habían diagnosticado discapacidad psicomotora. Vivía con sus padres y su abuela. Solo trabajaba con Lesbia, porque temía que algo le ocurriera lejos de ella. Vendían cigarros y café en la estación del Metro de Petare.

“Mi hijo me dejó un gran vacío. Yo tengo que hacer que todos sepan lo que pasa en los hospitales de este país”, aseveró en la morgue de Bello Monte este 30 de septiembre, donde buscaba los restos de su hijo para darle sepultura.

#MonitordeVíctimas | Motorizados matan en plena calle a dos hombres y una mujer en Chacao

@MoreLosada24

ROMMEL MARCANO, EMILIO QUIJADA Y MERCEDES GIL murieron la tarde de este jueves 20 de septiembre en Chacao. Los tres fueron víctimas de la violencia. Dos hombres que se movilizaban en una moto usaron sus armas de fuego en contra del vehículo en el que estaban estas personas, en la avenida Francisco de Miranda de Caracas.

El hecho se registró a las 3:30 pm, a la altura de la torre KPMG. Las víctimas estaban dentro de una camioneta Ford Explorer negra, placas AE861KG, cuando los motorizados pasaron a su lado. Éstos iban en una moto Vstrom. El que iba de pasajero, se bajo de la motocicleta, sacó un arma y disparó al vehículo.

Los delincuentes huyeron. El conductor logró manejar hasta la Clínica Ávila, pero los heridos ya habían muerto cuando los ingresaron al centro médico. Mercedes recibió un tiro en el abdomen, mientras que Rommel y Emilio fueron alcanzados por una bala en la cabeza.

De acuerdo con el informe preliminar del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) el piloto resultó ileso y el copiloto fue herido en el brazo, pero se encuentra estable.

Este es el segundo hecho violento que ocurre en el municipio Chacao del estado Miranda en menos de 24 horas.  El miércoles en la noche, un hombre fue asesinado en la segunda transversal de Los Palos Grandes.

Al parecer, la víctima se encontraba con otros cuatro hombres y una mujer dentro de un Renault Clio, placa AI93DK. Sostuvieron una discusión  y sus acompañantes lo apuñalaron. El hombre quedó tendido sobre los asientos del conductor y copiloto.

La información que suministró la Policía de Chacao es que el grupo era una familia usualmente deambulaban por las calles para recoger basura reciclable. Decidieron hurtar el vehículo, rompieron un vidrio y en ese momento comenzaron a discutir.

La víctima fue identificada como Juan Luis Guerra, de 24 años de edad. Residía en Petare. Sus parientes fueron detenidos por la policía.

#MonitordeVíctimas | Acusan a un presunto Cicpc de asesinar de 12 disparos a un joven en Antímano

@MoreLosada24

IBA A COMER A CASA DE SU MAMÁ Y NO LLEGÓ. Según testigos había sido capturado por al menos tres hombres, y dos días después apareció tiroteado en Antímano. Familiares denuncian que Adrián Jesús Planchez Guédez, de 23 años de edad, fue víctima de la venganza de un presunto funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Los allegados del muchacho indicaron en la morgue de Bello Monte que Adrián Jesús mantuvo una relación sentimental con una mujer, quien al parecer sería pareja de un funcionario policial.

Supuestamente, el oficial sostuvo un altercado hace varias semanas en el sector Las Lagunas con la víctima, allí lo habría amenazado de muerte.

El lunes 10 de septiembre, Adrián Jesús salió de casa de su padre a las 8:00 pm. Iba a comer en la residencia de su mamá, pero en el camino fue interceptado por varios hombres que descendieron de una camioneta Toyota Hilux, color azul, en Los Magallanes de Catia y lo obligaron a abordar el vehículo.

Los vecinos de la comunidad ubicada en la parroquia Sucre del municipio Libertador vieron a varios de los victimarios quienes vestían uniformes del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Además identificaron al presunto policía que había amenazado al joven. A golpes, montaron a Adrián Jesús en el vehículo, mientras que otros se apoderaban de la moto que la víctima conducía.

Al no recibir ninguna llamada telefónica de los presuntos secuestradores, los parientes supieron que no se tratara de un secuestro común. Intentaron avisar a las autoridades del hecho, pero el Cicpc les indicó que debían esperar 48 horas para hacer la denuncia por desaparición.

Esas horas fueron exactamente las que tardaron en localizar el cuerpo. El miércoles a las 3:00 am la Policía Nacional Bolivariana (PNB) encontró el cadáver debajo de un puente en Antímano, cerca de la salida hacia la autopista Francisco Fajardo. Tenía 12 disparos en el cuerpo, la mayoría de ellos en la cara.

“El acta del Cicpc dice que lo encontraron a las 10:00 am. No entendemos eso”, indicó uno de los allegados, que hacía los trámites en la morgue de Bello Monte, estado Miranda. Allí se enteraron de que el cadáver permanecía en la sede del Servicio Nacional de Medicatura y Ciencias Forenses (Senamecf) del hospital de Coche.

Adrián Jesús trabajaba como mecánico, en el taller que desde hace más de veinte años tiene su papá. Deja a una niña de cinco años huérfana.

#MonitorDeVíctimas | Tiroteo frente al Sambil Chacao deja un muerto y un detenido

@MoreLosada24

A LAS 4:00 PM DEL 31 DE JULIO, un tiroteo paralizó al municipio Chacao en la avenida Libertador de Caracas. A la altura del Centro Comercial Sambil Caracas, cuatro delincuentes se enfrentaron a la policía e incluso intentaron huir. Dos de ellos lo lograron, uno fue herido y murió; el otro fue detenido.

De acuerdo con información del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), el hecho se produjo cuando oficiales adscritos a la División Contra Hurtos detectó a dos de sus investigados en las inmediaciones del centro comercial. Les hacían seguimiento debido a su presunta implicación en robos y hurtos a residencias en el municipio Chacao.

Cuando los delincuentes se dieron cuenta de la presencia del Cicpc, intentaron huir. Iban a bordo de dos vehículos Toyota Corolla blanco. Uno de los carros impactó con una camioneta que salía del estacionamiento del Sambil Caracas y el otro aprovechó el siniestro para darse a la fuga.

Uno de los investigados, disparó contra los funcionarios y originó el tiroteo. Así lo asegura la fuente consultada, que agregó que el hombre fue alcanzado por cuatro impactos de bala. Herido corrió hacia La Carlota, por la autopista y en el camino se desmayó.

Horas después murió en un centro asistencial. Fue identificado como Luis Ernesto González, de 34 años de edad. En los expedientes de la División Contra Hurtos figura como solicitado por hurto de residencia, secuestro y robo.

Su compañero fue detenido y no resultó herido. Se trata de Ronald Gregorio Ramírez, de 39 años de edad, presuntamente involucrado en los mismos delitos.

Funcionarios del Cicpc, en apoyo con sus homólogos de la Policía de Chacao, levantaron un operativo de búsqueda en el Área Metropolitana de Caracas (AMC) para ubicar a los delincuentes en fuga.

Inicialmente el procedimiento fue registrado por la Policía de Chacao como un cobro controlado de secuestro.

Horas antes

Dos horas antes de este suceso, el Cicpc sostuvo otro enfrentamiento en el mismo municipio. El hecho fue frente a la panadería Gourmet Market, ubicada en la avenida Guaicaipuro de El Rosal.

Al parecer una mujer y un hombre intentaron robar a un cliente y los funcionarios del Cicpc detectaron la situación. Hubo un intercambio de disparos en el que uno de los presuntos delincuentes resultó fallecido.

La mujer fue aprehendida por la comisión de la policía científica. Se desconoce los nombres de los involucrados.