diáspora archivos - Runrun

diáspora

Migrantes venezolanos que regresan tienen que adaptarse a un país diferente
Indicó que aunque muchas personas regresan a su nación de origen con mejores herramientas, más conocimientos y experiencias que pueden ser enriquecedoras para mejorar y hacer país, es necesario que se piense en el factor de reinserción en la sociedad venezolana

La abogada especialista en derecho migratorio María Montoya explicó que actualmente existe un grupo que no se considera entre lo que actualmente hay de flujo migratorio y son esas personas que se devuelven a su país de origen.

Detalló que cuando una persona o una familia decide que debe emigrarse, por lo general lo hacen desde la base del miedo y no desde una planificación ordenada y dijo que tras experimentar una vida fuera, cuando regresen al país serán una especie de extraños porque no es la misma nación que dejaron atrás.

“Las personas que decidan retornar aunque los esperemos de brazos abiertos, habrá que tomar en cuenta que serán emigrantes en su país. La Venezuela que dejaron no es la misma de hoy, deberán adaptarse a nuestro ritmo de vida y a los acontecimientos diarios, es allí donde se debe colaborar al máximo, tener herramientas para apoyar la situación de ese emigrante”, según refiere una nota de La Nación.

Indicó que aunque muchas personas regresan a la nación de origen con mejores herramientas, más conocimientos y experiencias que pueden ser enriquecedoras para mejorar y hacer país, es necesario que se piense en el factor de reinserción en la sociedad venezolana.

Aseveró que debe propiciarse la educación en todos los niveles -pero en especial a las nuevas generaciones- en cómo debe ser el trato y la actitud a tomar con los que regresen y para eso, es necesario que toda la ciudadanía aporte su grado de colaboración.

Aproximadamente desde 2015, unas 4,5 millones de personas han salido de Venezuela en busca de una mejor calidad de vida, siendo Colombia el principal país de acogida con más de 1,4 millones de migrantes.

Otras naciones como Perú, Chile, Ecuador, Bolivia, Argentina, Brasil y Costa Rica han sido también receptores de migrantes venezolanos. En varios de ellos se han registrado episodios de xenofobia contra los que provienen de la nación y provocado el retorno de varios de estos ciudadanos.

Por otro lado, el representante especial de Acnur y OIM para los refugiados venezolanos, Eduardo Stein, advirtió que si se llega a dar una solución a la crisis que existe en Venezuela, el regreso de los 4,5 millones de migrantes a su país no se producirá a la “misma velocidad” con la cual salieron y por eso, solicitó a la comunidad internacional que esté atenta a esta situación.

Casi 600 mil venezolanos cruzaron la frontera en los últimos 4 meses
Ecuador, Chile y Perú, principales países de acogida, establecieron restricciones para el ingreso a sus territorios

 

La emergencia humanitaria crece en Venezuela y sus fronteras continúan desbordándose. En los últimos 4 meses, 595.707 venezolanos han huido en estampida, de acuerdo con el conteo que realiza mes a mes la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Es como si en ese tiempo se vaciara la población total del estado venezolano Nueva Esparta.

Desde junio, los principales países de acogida Ecuador, Chile y Perú establecieron restricciones para el ingreso de venezolanos a sus territorios. Pero la exigencia de visado no detuvo al éxodo considerado por la Acnur el más grande en la historia reciente de la región. En junio emigraron 163.717, en julio 144.720, en agosto 108.340 y en septiembre 178.930. Para un total de 595.707 nuevos migrantes solo 120 días.

“En Venezuela hay una violencia silenciosa que está expulsando a la gente, que la está matando. Por eso deciden salir. No hay una guerra expresa con armas, bombas, como sucede en Siria. Se trata de una violencia psicológica, silenciosa, que hace que haya migración y que los ciudadanos se vengan a menos, que sus capacidades mermen”, explica la socióloga y especialista en Migración de la Universidad Simón Bolívar, Claudia Vargas.

Vargas destaca que este desplazamiento, que ya suma 4,5 millones de migrantes y refugiados en el mundo, avanza aceleradamente: “En tan solo 3 años ha salido más gente de Venezuela que los que han emigrado desde 2011 de Siria”.

Se trata de un éxodo creciente, solo comparable con el sirio. En ocho años más de 5,6 millones de personas han huido de Siria. Desde que comenzó la guerra en 2011, van 6,6 millones de desplazados internos. Estos escapan de las bombas y de las balas, en Venezuela del hambre y la crisis de salud.

Los venezolanos se ven obligadas a buscar refugio lejos de sus hogares. Huyen de la inflación que se prevé en 200.000% al finalizar el año, mientras que el desempleo se podría ubicar en 47,2%, según el Fondo Monetario Internacional. Huyen de un salario mínimo de apenas 7 dólares, en que apenas pueden comprar un cartón de huevos y una harina. Se requieren al menos 41 salarios mínimos para adquirir la canasta alimentaria.

La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en septiembre durante la presentación del cuarto informe sobre Venezuela destacó que “la situación económica y social sigue deteriorándose rápidamente”. Expresó que el país pudiera representar “el episodio hiperinflacionario más agudo que haya experimentado la región”. En reiteradas ocasiones Naciones Unidas ha dicho que 7 millones de venezolanos necesitan asistencia humanitaria.

“Hay una situación política que está afectando lo económico, social y cultural”, piensa Vargas, “es complejo porque en la medida en que esto no se resuelva la crisis de refugiados y migrantes no se detendrá”. Sostiene que al no tener condiciones mínimas de vida los ciudadanos, el no poder acceder a los recursos básicos, “está haciendo que salgan más rápidamente y en condiciones desfavorables”.

La Acnur prevé que la cifra de refugiados y migrantes al final del año alcance los 5 millones. Para entender la magnitud de este número, es como si se hubieran ido todas las personas de al menos 5 estados de Venezuela: Mérida, Monagas, Portuguesa, Falcón y Sucre. La proyección poblacional de cada uno de estos territorios está estimada en un millón de personas según cálculos del Instituto Nacional de Estadísticas.

Buscan protección

Las solicitudes de refugiados también se han incrementado: en septiembre se alcanzó la cifra de 650.606, es decir, 186.337 nuevos solicitantes de protección internacional con respecto a junio.

El informe de Tendencias Globales de Desplazamiento Forzado de 2018 de la Acnur expresó que por primera vez las solicitudes de asilo de venezolanos representan más de una por cada cinco presentadas en el mundo. En 2018 se generaron 341.800 nuevas solicitudes de refugio.

Pese a la demanda de asilo por parte de venezolanos, apenas han sido reconocidos como refugiados 21.000 personas. Naciones Unidas asegura que la mayoría de los venezolanos necesitan protección internacional.

El segundo país con más solicitudes de asilo fue Afganistán con 107.500. Mientras que los sirios ocupan el tercer lugar: Hubo 106.200 nuevas solicitudes en 2018.

La regulación de los migrantes venezolanos continúa siendo materia pendiente. De 4,5 millones, solo 2 millones cuentan con permisos de residencia y de estancia regular. Colombia regularizó, según la Acnur, a más de 677.000, Perú a otros 466.000 y Chile a 325.025. Estos son los países con la mayor cantidad de venezolanos con estatus regular.

El plan vuelta a la patria ha traído en un año solo 0,35% de la diáspora criolla

UN GRUPO DE 85 VENEZOLANOS retornará al país este martes desde Ecuador, como parte del Plan Vuelta a la Patria impulsado por el gobernante Nicolás Maduro desde agosto de 2018, refiere AVN.

Según las cifras del régimen, desde su creación el plan (con sus modalidades aérea y terrestre) ha repatriado a 15.466 venezolanos, lo cual representa 0,35% de la diáspora si se consideran las cifras de las Naciones Unidas que hasta el 5 de agosto pasado contabiliza en 4.296.777 la diáspora criolla.

El plan vuelta a la patria

Nuevamente, según las cifras del Ejecutivo, del total de personas repatriadas, 7.285 han vuelto de Brasil; 3.191 de Perú; 3.242 de Ecuador; 764 de Colombia; 276 de República Dominicana; 434 de Argentina; 272 de Chile; una persona de Panamá y uno desde Uruguay.

No obstante, la ONU contabiliza que en Brasil aún residen 74.860 venezolanos; en Perú 410.895; en Ecuador 107.052; en Colombia 676.093; en República Dominicana 7.946; Argentina 159.526; en Chile 326.775; en Panamá 63.770 y 12.840 en Uruguay.

Las Naciones Unidas alerta que la actual diáspora constituye es el más grande éxodo poblacional de Venezuela en su historia republicana y a la vez el más grande de Latinoamérica.

Según la representante de la Acnur en Colombia, Yukiko Iriyama, la crisis migratoria venezolana dejó de ser de índole regional para convertirse en global.

“La gente llega en condiciones más vulnerables, por lo que requieren más apoyo humanitario”, advirtió.

Además, detalló en que en el flujo migratorio llegan mujeres embarazadas, niños desnutridos y personas discapacitadas, asunto que a su juicio complica más la situación.

Víctimas de la manipulación mediática

De acuerdo a la nota de AVN, el Plan Vuelta a la Patria tiene como finalidad apoyar a los venezolanos que emigraron, pero, que por diversas razones desean retornar.

En abril del 2018, Maduro tuvo la idea de crear un programa dirigido a atender a los ciudadanos que migraron, a su juicio, “víctimas de la manipulación mediática”.

El plan contempla tres fases: el registro en el programa, la operación logística, el traslado a Venezuela y la inserción en el sistema de protección social del Gobierno.

Colombia cree que cerrar frontera con Venezuela no resuelve crisis migratoria

EL GOBIERNO DE COLOMBIA CONSIDERA que si cierra su frontera con Venezuela no ayudará a solucionar la crisis migratoria de ese país porque los ciudadanos seguirán cruzando la línea limítrofe por los pasos ilegales.

Así lo aseguró este jueves el director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, quien dijo a periodistas en la ciudad de Pereira (centro) que la política del Gobierno con los ciudadanos venezolanos es de “flexibilización”.

“Este fenómeno no se soluciona cerrando una frontera con un decreto, simplemente lo que va a generar es que esta migración va a seguir llegando a nuestro país pero no por los puntos autorizados en los más de 2.200 kilómetros de frontera, van a pasar por las trochas, por los sitios no autorizados”, detalló.

Eso, según explicó, supone un problema porque las autoridades no pueden saber dónde están esas personas y se generaría un incremento en la inseguridad.

“No vamos a saber dónde están esas personas, el tema de inseguridad se va a incrementar porque no los tenemos regularizados, identificados”, recalcó Krüger Sarmiento.

Colombia y Venezuela, que comparten una frontera terrestre de 2.219 kilómetros, no tienen relaciones diplomáticas desde el 23 de febrero cuando Nicolás Maduro anunció la ruptura tras el intento de ingreso a su país de una caravana de ayuda humanitaria liderada por el jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, reconocido como mandatario interino por más de 50 naciones.

Según cifras de Migración Colombia, divulgadas el pasado 1 de agosto, en el país se han radicado más de 1,4 millones de venezolanos.

De esa cifra, 732.390 son regulares, es decir que tienen visa o cédula de extranjería, y otro documento que les permite estar en el país legalmente.

Caso contrario ocurre con 665.665 venezolanos que están como “irregulares” porque han superado el tiempo de permanencia o han ingresado al país sin autorización.

Por otra parte, el director de Migración Colombia aseguró este jueves que más del 70 % de los venezolanos que en los últimos meses han renovado el Permiso Especial de Permanencia (PEP) están trabajando y cerca del 54 % se ha afiliado a la seguridad social.

“Como país hemos tenido que afrontar la segunda crisis migratoria más grande del mundo, después de la de Siria. Una crisis que es el resultado de las políticas de expulsión implementadas por una dictadura que hace años robó el poder en Venezuela”, aseguró.

Es por ello que la entidad prorrogó hasta el próximo 31 de octubre el plazo para renovar el PEP.

“Las cifras respaldan la decisión del Gobierno Nacional de regularizar a los ciudadanos venezolanos a través del PEP. El ejercicio ha sido positivo y por eso decidimos ampliar el plazo para su renovación, ya que son más de 68.000 los venezolanos que deben renovar este documento y a la fecha, tan solo cerca del 50 por ciento lo ha hecho”, indicó.

Guaidó: El éxodo de venezolanos puede llegar fácilmente a los 8.000.000 en 2020

EL PRESIDENTE INTERINO, JUAN GUAIDÓ, aseguró en una entrevista que difundirá CNN en Español el domingo 18 de agosto que el número de venezolanos en el exterior puede llegar “fácilmente” a 8.000.000 de personas en 2020 si no se “toman correctivos”.

“Una estimación bastante amplia pero que podría llegar a 8.000.000 fácilmente el próximo año si no tomamos correctivos, con lo que implica el impacto en la región, con lo que implica a lo interno de Venezuela, no solamente para la lucha democrática sino para recuperar y rescatar a nuestro país”, manifestó.

Guaidó fue entrevistado por el periodista Andrés Oppenheimer, con quien habló de la crisis en Venezuela.

Cuando el periodista le preguntó por la postura de John Bolton, asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, en contra de las reuniones en Oslo, Guaidó declaró que desconfía de Maduro porque “en anteriores ocasiones, como en el caso de República Dominicana, se ha burlado de los venezolanos”.

No obstante, señaló que la negociación y el diálogo son “espacios para articular una gran estrategia de presión a una dictadura”.

“Por eso es tan importante la presión diplomática y la presión internacional, la movilización de calle y diferentes aspectos, como el espacio de mediación del Reino de Noruega”, sostuvo.

Por otro lado, se refirió a la presencia cubana en Venezuela y dijo que serían entre 2.000 y 3.000 los funcionarios que se dedican a “funciones de inteligencia y contrainteligencia, seguimiento, persecución e incluso tortura”.

En la FANB, sumó, son “los que ejercen la presión, la persecución, las labores de inteligencia y contrainteligencia incluso en tierra”.

“Hoy los más perseguidos son los militares, por cierto, y los más perseguidos son los miembros del régimen, porque no confían entre ellos”, agregó.

Con información de EFE

Cerca de 5.000 personas huyen de Venezuela diariamente

CERCA DE 5.000 PERSONAS HUYEN de Venezuela diariamente, escapando de la emergencia humanitaria compleja que ha nacido bajo la administración de Nicolás Maduro, así lo dio a conocer la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

De acuerdo a los últimos datos de este organismo internacional, para junio de 2019 al menos cuatro millones de personas han migrado, en su mayoría a países Suramericanos.

Para la Acnur este sería el éxodo más grande en la historia reciente de América Latina, en el que los venezolanos han sido los protagonistas, saliendo de su país, muchos en condiciones de riesgo, escapando para no ser víctimas de violencia y el elevado índice de inseguridad.

Aseguraron que otros de los motivos por los que los venezolanos huyen es debido a la escasez de alimentos, medicinas, falta de acceso a los servicios públicos, la incapacidad de las familias de brindar condiciones de vida básicas para las personas, lo que ha originado una gran tensión política.

Ante las protestas públicas por falta de servicios básicos, ante la hiperinflación o en exigencia al acceso de insumos médicos y una vida digna, Maduro y su gabinete han respondido reprimiendo a la sociedad civil y encarcelando a muchos de los que protestan.

Desde la Acnur reiteraron que todas estas personas tienen algo en común, “la mayoría necesita de protección internacional, sus vidas, seguridad o libertad están en riesgo en Venezuela”.

Señalaron que los países de la región han dado la bienvenida a los venezolanos, pero explicaron que solo durante el 2018 se registraron 350 mil solicitudes de asilo.

Para Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, la región enfrenta un reto sin precedente con esta ola de migrantes venezolanos, y aunque han prestado su apoyo a países como Colombia, Perú, Ecuador y Chile, este número de personas va en aumento.

Se estima que para finales de 2019 el número de migrantes venezolanos sobrepase los cinco millones de ciudadanos.

87% de venezolanos en Ecuador cobra menos del salario mínimo según OIM

La Organización Internacional para las Migraciones presentó este jueves los resultados de un informe en el que se refleja que 87% de la población venezolana que reside en Ecuador cobra por debajo del salario mínimo, 394 dólares al mes.

Entre las conclusiones de la cuarta ronda de la Matriz de Seguimiento al Desplazamiento aplicada a la población venezolana, también se destaca que 87,8% de los entrevistados trabaja en el país andino de manera informal, mientras que solo 12,2% lo hace formalmente.

La encuesta se hizo en cuatro ciudades principales de Ecuador (Quito, Guayaquil, Cuenca y Manta), así como en dos pasos fronterizos con Colombia (Rumichaca y San Miguel).

77,4% de los venezolanos encuestados trabaja principalmente en el sector comercial y solo 5,2% afirmó haber firmado algún tipo de vinculación contractual. Además, apenas 0,7% de ellos cuenta con ingresos superiores a 788 dólares mensuales, de acuerdo con el estudio.

Los venezolanos manifestaron que entre sus principales necesidades figuran recibir asistencia para obtener documentos de regularización, fuentes de empleo, acceso a alimentos y atención médica.

En ese sentido, se evidenció que 95,8% de la población venezolana no posee seguro de salud, mientras que 2,1% cuenta con seguro de salud público, 1,1%, con seguro privado y público, y 1% tiene seguro privado.

Acerca de los niveles de aceptación, casi la mitad de los encuestados afirmó haber experimentado algún tipo de discriminación, siendo su nacionalidad la principal razón.

El estudio, que se realizó en marzo, pretende identificar las características sociodemográficas de esa población y obtener información acerca de sus condiciones de vida, estatus migratorio y laboral, rutas migratorias preferidas y sus principales necesidades de protección, de acuerdo con un comunicado de la Organización Internacional para las Migraciones.

Gente que vale la pena, por Sebastián de la Nuez

LA DIÁSPORA SE ACENTÚA dolorosamente mientras Leopoldo López vuelve a jugar adelantado y estropea algo que se venía construyendo. Habrá que cargar con ese mochuelo hasta el fin del chavismo. El régimen bien asesorado responde a la batallita de López con una eficaz demostración tipo “para que vean de lo que somos capaces” y secuestra al diputado Zambrano. Así están las cosas mientras el ánimo, en la calle, decae.

El abogado y escritor Pedro Rangel Mora escribe por redes sociales que de 19 personas que vivían en su edificio, en la ciudad de Mérida, quedan cinco; entre los adultos emigrantes ha contado trabajadores rasos y profesionales de prestigio, algunos con maestrías y doctorados. Muchos otros edificios de Mérida están semi-vacíos y se ven muy pocos jóvenes. Eso cuenta pero él insiste en vivir allí.

Las anotaciones del suscriptor de Facebook hablan de las noticias internacionales, siguiendo diariamente a los ciudadanos centroamericanos que por oleadas se dirigen hacia la frontera mexicana y luego a Estados Unidos, si es que lo logran. A estas oleadas se están sumando venezolanos. La diáspora ronda los 4 millones desde 2016 y parece no importar a gran parte de la comunidad internacional. Esa cifra, alega Rangel Mora, no incluye a los que se marcharon desde la llegada de Chávez al poder, que no fueron pocos, venezolanos descendientes de los que vivieron el comunismo en Europa oriental: fueron los primeros en partir pues se temían algo parecido a lo que habían visto hacía décadas en su tierra (y tenían razón). Por otra parte, hubo padres que sacaron a sus hijos del país, y estudiantes becados o sin becar que estando en el exterior decidieron no regresar.

Todo esto es un lamento desde las profundidades de un esqueleto fantasmal, la ciudad universitaria, la ciudad de los caballeros, la ciudad de un añorado festival del cine venezolano con primavera permanente y todos los tonos del verde y del azul entremezclados en un paisaje de postal. Mérida y su aeropuerto incómodo y peligroso. Mérida y Ejido. Mérida y La Azulita. La ciudad del Prado Río o del Chama, donde encontrabas en sus bajos un restaurant tan especial como Miramelindo, regentado por vascos. La ciudad del prolífico Julio Miranda, siempre empeñado en estudiar, pensar y crear. La zona donde se refugiaron docentes y escritores criollos porque allí había paz, amistad y ambiente para trabajar y prosperar.

Pedro Rangel Mora habla de los miles de venezolanos que recorren las carreteras andinas a pie, con escasos documentos y sin dinero. Muchos mueren en el camino en manos de las mafias, o en lanchas precarias en el Caribe, o son explotados vilmente. Huyen del hambre, la violencia y el despotismo de la dictadura, y ya los medios de comunicación no les dan cobertura, como si Venezuela y su tragedia hubieran pasado de moda. Pero el profesor agradece al líder de la OEA, Luis Almagro, y al Grupo de Lima y a quienes no pierden de vista la desgracia venezolana. Uno debería agregar a la activista social española Beatriz Becerra, una amiga sin dobleces del pueblo venezolano. Uno debería decir que los muchachos de El Pitazo, ese emprendimiento comunicacional criollo que está incorporando las voces ocultas de las barriadas, ha sido justamente premiado con el Ortega y Gasset por una de sus series de reportajes. Uno debería agradecerle a esta gente tan valiosa persistiendo en medio del paisaje que se ha vuelto inhóspito, desprovisto de verdes y azules. Debería agradecer la existencia de gente como Pedro Rangel Mora; como el ensayista trujillano Miguel Ángel Campos porque sus textos sobre la marca del petróleo o en torno a la figura de Francisco de Miranda siguen siendo iluminadores y lo serán por siempre; como la escritora Margarita Arribas, dueña de un precioso site de crónicas mínimas, “Escenas baratonas”, que debería leer todo venezolano y todo extranjero también.

Ellos siguen siendo el país de la esperanza y están en las redes. Internet es un peligro y una amenaza con su menú ubicuo de fake-whatever pero conecta y une a la gente mejor que CANTV, si se sigue a la gente adecuada. He destacado acá algunos ejemplos de personas preciosas en el interior del país; por supuesto, hay muchas más. Que sepan que no han sido olvidadas.

Lo demás es política y debe continuar su curso hasta que este régimen implosione, que no le falta mucho. Y con Leopoldo López habrá que arrear porque forma parte del imaginario colectivo, con todo y sus jugaditas adelantadas.

 

@sdelanuez

www.hableconmigo.com