diáspora archivos - Runrun

diáspora

La circunstancia, por Laureano Márquez

“Les Voyageurs”, del artista francés Bruno Catalano. Foto: autor desconocido.

 

@laureanomar

 

Una de las frases memorables del filósofo español José Ortega y Gasset -que se inscribe en el antiguo debate entre determinismo y libertad- es aquella de: “Yo soy yo y mi circunstancia”. Siendo uno, pues lo que uno es y la circunstancia lo que te rodea y te limita: las características del tiempo histórico en el que naciste y has vivido, el medio ambiente, el sistema político del que formas parte, las enfermedades que padeces, etcétera.

La circunstancia es, pues, todo aquello que te circunda, que está alrededor tuyo. A los venezolanos nacidos en la segunda mitad del siglo pasado nos ha cambiado mucho la circunstancia. A diferencia de los nacidos en este siglo, que no han conocido sino demolición y destrucción de todo lo que rodea su vida, nosotros conocimos un tiempo de progreso y libertad, con todas las limitaciones que esas ideas pueden tener en el contexto de América Latina.

Nos tocó vivir, sin duda, el momento de mayor avance de Venezuela en toda su historia con educación de calidad, salud, cultura, empleo, una economía medianamente estable, sujeta -¿cuándo no?- a los vaivenes del petróleo.

Eso propició en nosotros un conjunto de situaciones que nos permitieron avanzar algo más que las generaciones que nos precedieron. Fue el mejor momento de nuestra historia porque fue el tiempo de la república civil, tan largamente anhelada y pospuesta por el caudillismo militarista -que imaginábamos definitivamente derrotado-. Para los de mi generación, abandonar el país era algo impensable, salvo que fuera por cortos períodos y para el estudio.

Un compañero de bachillerato, amigo de tantos años que nos han vuelto familia, abandona el país, ya no puede con él. Los que somos sus amigos sabemos que no le queda de otra. Los últimos tiempos le han hecho mella en su alma y si no se va, su salud va a correr riesgo, lo sabemos. La gente de principios, que es la gran mayoría, aguanta, resiste, pero cada uno tiene su límite, ya él llegó al suyo. Su decisión de irse es sin duda libre, lleva años debatiéndose, pero no se iría si no fuese por la circunstancia que le envuelve, la misma de todos, más el yo de cada quien.

Otro compañero del grupo de bachillerato -un médico brillante-, deseándole suerte, escribió un mensaje conmovedor que fue el que en realidad me ha impulsado a escribir esta columna:

“Aquí seguimos en Venezuela.

Más por costumbre que por convicción.

Yo en mi burbuja no me puedo quejar.

No gano mal y menos para los estándares actuales.

Pero mi país ya no es mi país. Todo cambió.

El costo de irme es muy alto y no me siento en capacidad de asumir ese costo.

Por eso aquí sigo. Y veremos qué pasa.

Un poco de cobardía, otro de comodidad y un poco de sentido común. Quién sabe. Y sigo aquí.

Pero no soy inmune a mi entorno.

Mis amigos, mis grandes amigos… ya casi no me quedan. Y cómo los extraño.

Gracias a Dios, mis hermanos siguen aquí y cada vez nos unimos más.

Pero cuando alguien se va, entro en luto.

En luto porque ese alguien se va y en luto porque no sé si estoy en lo correcto quedándome en vez de huir al precio que sea.

Esta semana se va del país un gran amigo, mi compadre, mi profesor de dominó, un hermano más.

Ya eso rompe mi entorno familiar. Y estoy de luto.

Nos conocimos en 1975.

45 años apenas de amistad. Entiendo sus razones para irse y lo apoyo. Necesita respirar otro oxígeno. Y espero de todo corazón que logre obtener todo lo que ansía”.

La frase de Ortega trae cola: “Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo”. Pero en Venezuela, donde hasta la filosofía va de cabeza, hay que salvar el yo de la cada vez más aniquiladora circunstancia.

Suerte, Santander.

10 cifras que desnudan la migración venezolana
De acuerdo a estadísticas de Acnur, solo 2,3 millones de personas se han visto beneficiadas con permisos de residencia o estadía regular en el extranjero

@franzambranor / Infografía Mayerlin Perdomo

 

A 4,8 millones aumentó la cifra de migrantes venezolanos en el extranjero, según la actualización correspondiente al 5 de febrero de 2020 del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

En vista de la creciente ola de migración en Venezuela, organizaciones no gubernamentales en concordancia con la ONU crearon en abril de 2018, la Plataforma Regional de Coordinación Interagencial, cuyo objetivo es fomentar la protección y asistencia a venezolanos en el exterior.

“Los acontecimientos políticos, de derechos humanos y socioeconómicos que se desarrollan en Venezuela obligan a número creciente de niños, mujeres y hombres a irse a los países vecinos y más allá”, se desprende de la pagina web oficial de Acnur. 

La diáspora puede medirse en números: 

4.810.443 

Cifra de venezolanos migrantes, refugiados y solicitantes de asilo a nivel mundial

1.630.903

Es la cantidad de venezolanos en Colombia según Acnur. El número representa la mayor cantidad de venezolanos en el extranjero, seguido de Perú con 881.665, Ecuador con 385.042, Chile con 371.163, Estados Unidos con 351.144, Brasil con 253.495, Argentina con 145.000, México con 71.526 y República Dominicana con 34.000

2.354.359

Venezolanos con permisos de residencia y de estancia regular en Colombia, Perú, Chile, Argentina, Brasil, Ecuador, Panamá, México, Uruguay, Guyana, República Dominicana, Costa Rica, Curacao y Paraguay

641.825

Cantidad de venezolanos con permisos de residencia o estancia regular en Colombia. La cifra más alta a nivel mundial, seguido de Perú con 574.171 y Chile con 472.827 

805.099

Solicitudes de refugio hechas por venezolanos 

394.195

Número de solicitudes de refugio hechas por venezolanos en Perú, la cantidad más alta en América Latina. Le siguen Brasil (129.988), Estados Unidos (108.942), España (76.401) y México (18.500)

62583

Refugiados venezolanos reconocidos están en 17 países. Brasil es la nación que alberga más con 37467, seguido de Estados Unidos con 9206 y Ecuador con 6692

137 

Organizaciones, incluyendo la ONU, ONG y sociedad civil, han diseñado la Plataforma Regional de Coordinación Interagencial para atender a los 4 millones de venezolanos en el extranjero

17 

Países forman parte de la Plataforma Regional de Coordinación Interagencial cuyo objetivo es abordar las necesidades de protección, asistencia e integración de los refugiados y migrantes venezolanos en América Latina y el Caribe

 1350

Millones de dólares contiene el fondo de ayuda para los venezolanos en el extranjero. La Plataforma Regional de Coordinación Interagencial está formada por 17 agencias de la ONU, 15 ONG, cinco donantes, dos instituciones financieras internacionales y la Cruz Roja.

Guaidó en Miami: A pesar del riesgo, en los próximos días regresaremos a Venezuela

El presidente encargado y de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó aseguró que en los próximos días regresará a Venezuela, luego de una gira por Europa, Canadá y Estados Unidos.

En un encuentro con la diáspora en Miami Airport Convention Center, Guaidó indicó que luego de su regreso habrá una gran movilización en Caracas.

“Todas las opciones están sobre la mesa, porque hay cosas que no se hablan y todas las acciones que sean necesarias las vamos a ejercer para liberar definitivamente a Venezuela”, expresó.

El presidente del Parlamento también señaló que el gobierno de Nicolás Maduro, tienen la posibilidad de tomar la salida, “pero si no lo hacen también habrá salida. Hoy hay fuerza para avanzar”.

Igualmente dijo que Venezuela tiene el apoyo del mundo y que ayudarán a la salida de la crisis. “Cuando lo hagan, que nos encuentren luchando, peleando, exigiendo en cada rincón de Venezuela”.

Migrantes venezolanos que regresan tienen que adaptarse a un país diferente
Indicó que aunque muchas personas regresan a su nación de origen con mejores herramientas, más conocimientos y experiencias que pueden ser enriquecedoras para mejorar y hacer país, es necesario que se piense en el factor de reinserción en la sociedad venezolana

La abogada especialista en derecho migratorio María Montoya explicó que actualmente existe un grupo que no se considera entre lo que actualmente hay de flujo migratorio y son esas personas que se devuelven a su país de origen.

Detalló que cuando una persona o una familia decide que debe emigrarse, por lo general lo hacen desde la base del miedo y no desde una planificación ordenada y dijo que tras experimentar una vida fuera, cuando regresen al país serán una especie de extraños porque no es la misma nación que dejaron atrás.

“Las personas que decidan retornar aunque los esperemos de brazos abiertos, habrá que tomar en cuenta que serán emigrantes en su país. La Venezuela que dejaron no es la misma de hoy, deberán adaptarse a nuestro ritmo de vida y a los acontecimientos diarios, es allí donde se debe colaborar al máximo, tener herramientas para apoyar la situación de ese emigrante”, según refiere una nota de La Nación.

Indicó que aunque muchas personas regresan a la nación de origen con mejores herramientas, más conocimientos y experiencias que pueden ser enriquecedoras para mejorar y hacer país, es necesario que se piense en el factor de reinserción en la sociedad venezolana.

Aseveró que debe propiciarse la educación en todos los niveles -pero en especial a las nuevas generaciones- en cómo debe ser el trato y la actitud a tomar con los que regresen y para eso, es necesario que toda la ciudadanía aporte su grado de colaboración.

Aproximadamente desde 2015, unas 4,5 millones de personas han salido de Venezuela en busca de una mejor calidad de vida, siendo Colombia el principal país de acogida con más de 1,4 millones de migrantes.

Otras naciones como Perú, Chile, Ecuador, Bolivia, Argentina, Brasil y Costa Rica han sido también receptores de migrantes venezolanos. En varios de ellos se han registrado episodios de xenofobia contra los que provienen de la nación y provocado el retorno de varios de estos ciudadanos.

Por otro lado, el representante especial de Acnur y OIM para los refugiados venezolanos, Eduardo Stein, advirtió que si se llega a dar una solución a la crisis que existe en Venezuela, el regreso de los 4,5 millones de migrantes a su país no se producirá a la “misma velocidad” con la cual salieron y por eso, solicitó a la comunidad internacional que esté atenta a esta situación.

Casi 600 mil venezolanos cruzaron la frontera en los últimos 4 meses
Ecuador, Chile y Perú, principales países de acogida, establecieron restricciones para el ingreso a sus territorios

 

La emergencia humanitaria crece en Venezuela y sus fronteras continúan desbordándose. En los últimos 4 meses, 595.707 venezolanos han huido en estampida, de acuerdo con el conteo que realiza mes a mes la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Es como si en ese tiempo se vaciara la población total del estado venezolano Nueva Esparta.

Desde junio, los principales países de acogida Ecuador, Chile y Perú establecieron restricciones para el ingreso de venezolanos a sus territorios. Pero la exigencia de visado no detuvo al éxodo considerado por la Acnur el más grande en la historia reciente de la región. En junio emigraron 163.717, en julio 144.720, en agosto 108.340 y en septiembre 178.930. Para un total de 595.707 nuevos migrantes solo 120 días.

“En Venezuela hay una violencia silenciosa que está expulsando a la gente, que la está matando. Por eso deciden salir. No hay una guerra expresa con armas, bombas, como sucede en Siria. Se trata de una violencia psicológica, silenciosa, que hace que haya migración y que los ciudadanos se vengan a menos, que sus capacidades mermen”, explica la socióloga y especialista en Migración de la Universidad Simón Bolívar, Claudia Vargas.

Vargas destaca que este desplazamiento, que ya suma 4,5 millones de migrantes y refugiados en el mundo, avanza aceleradamente: “En tan solo 3 años ha salido más gente de Venezuela que los que han emigrado desde 2011 de Siria”.

Se trata de un éxodo creciente, solo comparable con el sirio. En ocho años más de 5,6 millones de personas han huido de Siria. Desde que comenzó la guerra en 2011, van 6,6 millones de desplazados internos. Estos escapan de las bombas y de las balas, en Venezuela del hambre y la crisis de salud.

Los venezolanos se ven obligadas a buscar refugio lejos de sus hogares. Huyen de la inflación que se prevé en 200.000% al finalizar el año, mientras que el desempleo se podría ubicar en 47,2%, según el Fondo Monetario Internacional. Huyen de un salario mínimo de apenas 7 dólares, en que apenas pueden comprar un cartón de huevos y una harina. Se requieren al menos 41 salarios mínimos para adquirir la canasta alimentaria.

La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en septiembre durante la presentación del cuarto informe sobre Venezuela destacó que “la situación económica y social sigue deteriorándose rápidamente”. Expresó que el país pudiera representar “el episodio hiperinflacionario más agudo que haya experimentado la región”. En reiteradas ocasiones Naciones Unidas ha dicho que 7 millones de venezolanos necesitan asistencia humanitaria.

“Hay una situación política que está afectando lo económico, social y cultural”, piensa Vargas, “es complejo porque en la medida en que esto no se resuelva la crisis de refugiados y migrantes no se detendrá”. Sostiene que al no tener condiciones mínimas de vida los ciudadanos, el no poder acceder a los recursos básicos, “está haciendo que salgan más rápidamente y en condiciones desfavorables”.

La Acnur prevé que la cifra de refugiados y migrantes al final del año alcance los 5 millones. Para entender la magnitud de este número, es como si se hubieran ido todas las personas de al menos 5 estados de Venezuela: Mérida, Monagas, Portuguesa, Falcón y Sucre. La proyección poblacional de cada uno de estos territorios está estimada en un millón de personas según cálculos del Instituto Nacional de Estadísticas.

Buscan protección

Las solicitudes de refugiados también se han incrementado: en septiembre se alcanzó la cifra de 650.606, es decir, 186.337 nuevos solicitantes de protección internacional con respecto a junio.

El informe de Tendencias Globales de Desplazamiento Forzado de 2018 de la Acnur expresó que por primera vez las solicitudes de asilo de venezolanos representan más de una por cada cinco presentadas en el mundo. En 2018 se generaron 341.800 nuevas solicitudes de refugio.

Pese a la demanda de asilo por parte de venezolanos, apenas han sido reconocidos como refugiados 21.000 personas. Naciones Unidas asegura que la mayoría de los venezolanos necesitan protección internacional.

El segundo país con más solicitudes de asilo fue Afganistán con 107.500. Mientras que los sirios ocupan el tercer lugar: Hubo 106.200 nuevas solicitudes en 2018.

La regulación de los migrantes venezolanos continúa siendo materia pendiente. De 4,5 millones, solo 2 millones cuentan con permisos de residencia y de estancia regular. Colombia regularizó, según la Acnur, a más de 677.000, Perú a otros 466.000 y Chile a 325.025. Estos son los países con la mayor cantidad de venezolanos con estatus regular.

El plan vuelta a la patria ha traído en un año solo 0,35% de la diáspora criolla

UN GRUPO DE 85 VENEZOLANOS retornará al país este martes desde Ecuador, como parte del Plan Vuelta a la Patria impulsado por el gobernante Nicolás Maduro desde agosto de 2018, refiere AVN.

Según las cifras del régimen, desde su creación el plan (con sus modalidades aérea y terrestre) ha repatriado a 15.466 venezolanos, lo cual representa 0,35% de la diáspora si se consideran las cifras de las Naciones Unidas que hasta el 5 de agosto pasado contabiliza en 4.296.777 la diáspora criolla.

El plan vuelta a la patria

Nuevamente, según las cifras del Ejecutivo, del total de personas repatriadas, 7.285 han vuelto de Brasil; 3.191 de Perú; 3.242 de Ecuador; 764 de Colombia; 276 de República Dominicana; 434 de Argentina; 272 de Chile; una persona de Panamá y uno desde Uruguay.

No obstante, la ONU contabiliza que en Brasil aún residen 74.860 venezolanos; en Perú 410.895; en Ecuador 107.052; en Colombia 676.093; en República Dominicana 7.946; Argentina 159.526; en Chile 326.775; en Panamá 63.770 y 12.840 en Uruguay.

Las Naciones Unidas alerta que la actual diáspora constituye es el más grande éxodo poblacional de Venezuela en su historia republicana y a la vez el más grande de Latinoamérica.

Según la representante de la Acnur en Colombia, Yukiko Iriyama, la crisis migratoria venezolana dejó de ser de índole regional para convertirse en global.

“La gente llega en condiciones más vulnerables, por lo que requieren más apoyo humanitario”, advirtió.

Además, detalló en que en el flujo migratorio llegan mujeres embarazadas, niños desnutridos y personas discapacitadas, asunto que a su juicio complica más la situación.

Víctimas de la manipulación mediática

De acuerdo a la nota de AVN, el Plan Vuelta a la Patria tiene como finalidad apoyar a los venezolanos que emigraron, pero, que por diversas razones desean retornar.

En abril del 2018, Maduro tuvo la idea de crear un programa dirigido a atender a los ciudadanos que migraron, a su juicio, “víctimas de la manipulación mediática”.

El plan contempla tres fases: el registro en el programa, la operación logística, el traslado a Venezuela y la inserción en el sistema de protección social del Gobierno.

Colombia cree que cerrar frontera con Venezuela no resuelve crisis migratoria

EL GOBIERNO DE COLOMBIA CONSIDERA que si cierra su frontera con Venezuela no ayudará a solucionar la crisis migratoria de ese país porque los ciudadanos seguirán cruzando la línea limítrofe por los pasos ilegales.

Así lo aseguró este jueves el director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, quien dijo a periodistas en la ciudad de Pereira (centro) que la política del Gobierno con los ciudadanos venezolanos es de “flexibilización”.

“Este fenómeno no se soluciona cerrando una frontera con un decreto, simplemente lo que va a generar es que esta migración va a seguir llegando a nuestro país pero no por los puntos autorizados en los más de 2.200 kilómetros de frontera, van a pasar por las trochas, por los sitios no autorizados”, detalló.

Eso, según explicó, supone un problema porque las autoridades no pueden saber dónde están esas personas y se generaría un incremento en la inseguridad.

“No vamos a saber dónde están esas personas, el tema de inseguridad se va a incrementar porque no los tenemos regularizados, identificados”, recalcó Krüger Sarmiento.

Colombia y Venezuela, que comparten una frontera terrestre de 2.219 kilómetros, no tienen relaciones diplomáticas desde el 23 de febrero cuando Nicolás Maduro anunció la ruptura tras el intento de ingreso a su país de una caravana de ayuda humanitaria liderada por el jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, reconocido como mandatario interino por más de 50 naciones.

Según cifras de Migración Colombia, divulgadas el pasado 1 de agosto, en el país se han radicado más de 1,4 millones de venezolanos.

De esa cifra, 732.390 son regulares, es decir que tienen visa o cédula de extranjería, y otro documento que les permite estar en el país legalmente.

Caso contrario ocurre con 665.665 venezolanos que están como “irregulares” porque han superado el tiempo de permanencia o han ingresado al país sin autorización.

Por otra parte, el director de Migración Colombia aseguró este jueves que más del 70 % de los venezolanos que en los últimos meses han renovado el Permiso Especial de Permanencia (PEP) están trabajando y cerca del 54 % se ha afiliado a la seguridad social.

“Como país hemos tenido que afrontar la segunda crisis migratoria más grande del mundo, después de la de Siria. Una crisis que es el resultado de las políticas de expulsión implementadas por una dictadura que hace años robó el poder en Venezuela”, aseguró.

Es por ello que la entidad prorrogó hasta el próximo 31 de octubre el plazo para renovar el PEP.

“Las cifras respaldan la decisión del Gobierno Nacional de regularizar a los ciudadanos venezolanos a través del PEP. El ejercicio ha sido positivo y por eso decidimos ampliar el plazo para su renovación, ya que son más de 68.000 los venezolanos que deben renovar este documento y a la fecha, tan solo cerca del 50 por ciento lo ha hecho”, indicó.

Guaidó: El éxodo de venezolanos puede llegar fácilmente a los 8.000.000 en 2020

EL PRESIDENTE INTERINO, JUAN GUAIDÓ, aseguró en una entrevista que difundirá CNN en Español el domingo 18 de agosto que el número de venezolanos en el exterior puede llegar “fácilmente” a 8.000.000 de personas en 2020 si no se “toman correctivos”.

“Una estimación bastante amplia pero que podría llegar a 8.000.000 fácilmente el próximo año si no tomamos correctivos, con lo que implica el impacto en la región, con lo que implica a lo interno de Venezuela, no solamente para la lucha democrática sino para recuperar y rescatar a nuestro país”, manifestó.

Guaidó fue entrevistado por el periodista Andrés Oppenheimer, con quien habló de la crisis en Venezuela.

Cuando el periodista le preguntó por la postura de John Bolton, asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, en contra de las reuniones en Oslo, Guaidó declaró que desconfía de Maduro porque “en anteriores ocasiones, como en el caso de República Dominicana, se ha burlado de los venezolanos”.

No obstante, señaló que la negociación y el diálogo son “espacios para articular una gran estrategia de presión a una dictadura”.

“Por eso es tan importante la presión diplomática y la presión internacional, la movilización de calle y diferentes aspectos, como el espacio de mediación del Reino de Noruega”, sostuvo.

Por otro lado, se refirió a la presencia cubana en Venezuela y dijo que serían entre 2.000 y 3.000 los funcionarios que se dedican a “funciones de inteligencia y contrainteligencia, seguimiento, persecución e incluso tortura”.

En la FANB, sumó, son “los que ejercen la presión, la persecución, las labores de inteligencia y contrainteligencia incluso en tierra”.

“Hoy los más perseguidos son los militares, por cierto, y los más perseguidos son los miembros del régimen, porque no confían entre ellos”, agregó.

Con información de EFE