Departamento de Estado archivos - Runrun

Departamento de Estado

La operación Trump Trump, por Brian Fincheltub

@BrianFincheltub 

Durante años la dictadura chavista ha usado su aparato represor para intimidar, perseguir y encarcelar a todo aquel que se convierta en un estorbo en sus planes hegemónicos. Pero también para sembrar terror generalizado en la población. Nada más efectivo para un régimen totalitario que controlar a través del miedo, pues en términos de tiempo y recursos siempre es una mejor opción. Es así como han procedido en todo este tiempo, si los medios se ponen muy habladores cierran unas cuentas radios y le mandan un mensaje a los demás; si un periodista se vuelve incómodo lo envían a prisión para que quienes están libres aprendan a valorar su libertad; si un militar se pone rebelde lo secuestran, lo torturan y hostigan a su familia para que nadie más se atreva a seguirle los pasos. Se llama castigo ejemplarizante, sirve de escarmiento a todo el mundo, un mecanismo que las dictaduras consideran eficaz.

Desde hace un tiempo llamaron a este modus operandi la “Operación Tun tun”, básicamente porque a cualquiera le pueden, en el mejor de los casos, tocar la puerta los esbirros de la dictadura y llevárselo sin ningún tipo de orden judicial o respeto al debido proceso. Muchas veces las órdenes de captura son anunciadas por la televisión pública, como si los tribunales se hubiesen convertido en cortes de inquisición trasmitidas en vivo y directo. Tras la privación ilegal de libertad viene el asesinato moral de la dictadura, también en el mejor de los casos, porque otros han sido asesinados y no solamente moralmente. La dictadura se encarga de quebrar moralmente a sus rehenes y a sus familias, la idea es que si salen con vida nunca más se atrevan a retar a la mafia chavista.

Pero como la impunidad no es para toda la vida, el destino se les devolvió. Los perseguidores ahora son perseguidos y no por cualquiera, nada más y nada menos que por la justicia estadounidense. Sus cabezas tienen precio y sus vidas están condenadas, en el mejor de los casos, a pasar unos cuantos años en una cárcel en el norte. Es lo que en redes sociales algunos han llamado la “Operación Trump Trump”, pero que está lejos de ser una política del gobierno de turno y se ha instalado como una política de Estado no solo en la principal potencia del mundo, sino también en las mayorías de las naciones civilizadas que ven la permanencia del chavismo en el poder como una grave amenaza a la paz y a la estabilidad internacional.

La operación naval conjunta en el Caribe así lo demuestra, y que se desarrolle en momentos donde el mundo en pleno lucha contra una pandemia es más que elocuente. Les llegó el momento en que le tocarán la puerta a ustedes, que creyeron que el poder era eterno y que la justicia jamás llegaría. Como dicen en las películas policiales: están rodeados, entréguense antes de que sea muy tarde, pero sobre todo, entreguen a sus rehenes: treinta millones de venezolanos que merecen ser libres cuanto antes.

Trump no está jugando carritos, por Luis Fuenmayor Toro

@ LFuenmayorToro 

Es aberrante que haya venezolanos que estén de acuerdo en que otro país, en este caso EE. UU., le imponga su voluntad a su propio país y, más aun, que lo haga mediante la fuerza militar que ostenta. Y que para justificarse recurran al patético argumento que Venezuela ya está invadida por chinos, rusos y cubanos. Es decir que, si su afirmación fuera cierta, para sacar a unos “invasores” desagradables es totalmente lógico y justo someterse a otros invasores, estos sí agradables y adecuados. Y digo “si fuera cierta”, porque no existe en Venezuela ninguna invasión de otros países. Afirmarlo sería aceptar que cuando los estadounidenses manejaban nuestro petróleo y demás minerales, les comprábamos aviones, helicópteros, tanques y todas las armas de guerra, teníamos sus asesores militares en nuestros cuarteles y llegaban a manejar directamente algunos instrumentos destinados a la defensa nacional como los radares, estábamos invadidos por ellos.

Una cosa es la dependencia tecnológica de otros países y otra muy distinta es una invasión. Una cosa es la injerencia de un país en nuestros asuntos internos y otra una intervención militar de cualquier tipo. Pero es que además, quienes nos oponemos a una intervención militar extranjera en Venezuela, hemos enfrentado abiertamente la injerencia cubana en nuestros asuntos. Hemos considerado inaceptable su presencia determinante en áreas que deben ser estrictamente operadas por el Estado venezolano, como son las dedicadas a la identificación de la población y al control de extranjeros, las de registros y notarías y las de los servicios de inteligencia. En el pasado enfrentamos este tipo de injerencia cuando se trataba de EE. UU. y hoy hacemos lo mismo en el caso de Cuba. No somos acomodaticios.

Y hacemos estas disquisiciones porque pensamos que las últimas medidas de la administración Trump son graves para la república y la nación venezolana. No estamos entre quienes creen que Trump está distrayendo la atención de los estadounidenses de su total fracaso en el enfrentamiento de  la epidemia por el coronavirus. Este puede ser un efecto adicional de sus decisiones, pero las mismas no tienen esta motivación. Tampoco creemos que se trata de una medida que busca reafirmar e incrementar su votación en el estado de Florida. De nuevo, esta puede ser una derivación de la decisión pero no su fundamentación. Y nos preocupa que el Gobierno recurra a estas explicaciones baladíes, pues pareciera que no se ha dado cuenta o no se quiere dar cuenta del escalamiento agresivo habido, lo que nos deja en una posición muy mala de frente al futuro.

Si no se sabe exactamente qué quiere el enemigo no se tiene claro el panorama para actuar en consecuencia. Sobre todo que hay una proposición imperial en la mesa, la cual es apoyada por la oposición títere, nombre que no es posible evitar en momentos como el actual, cuando es más que evidente que esa oposición está dirigida completamente desde el Departamento de Estado. Pero no basta este diagnóstico para actuar como se debe. Maduro no puede seguir teniendo como prioridad su permanencia en el poder a todo costo. Su prioridad debería ser salvar a la nación venezolana y la integridad de la república. No se trata en este momento de quién tiene la razón sino de cuánta fuerza se tiene y cuánta el adversario. Hay que negociar para evitarle sufrimientos peores al pueblo venezolano y para yugular la posibilidad de que quien quede se haga hegemónico, es decir con poder absoluto.

Nada conspira más contra la democracia y el pluralismo que la hegemonía. La democracia venezolana se mantuvo y creció mientras no hubo hegemonía. Cuando AD y COPEI se hicieron hegemónicos comenzó el deterioro político. Con Chávez pasó igual. Mientras no había alcanzado la hegemonía su gobierno se desarrolló, para luego iniciar su declive una vez alcanzada esta. El objetivo hacia el futuro sería lograr al final unos gobiernos democráticos y plurales, donde cese la persecución de quien disiente dentro de la Constitución, con total libertad de expresión y de información veraz, con libre asociación y diversidad de organizaciones políticas e ideológicas. Y absoluto respeto al contrato social llamado Constitución. Somos venezolanos y debemos caber todos.

Proceder de la oposición y de los narcoacusados, por Eddie A. Ramírez S.

La dirigencia opositora y los partidarios del narcorégimen deben entender que la situación  tuvo un giro de 180 grados. Quien acusa a Maduro y a sus compinches es la justicia de los Estados Unidos, la cual no es sumisa al Poder Ejecutivo, como en Venezuela, Cuba o Nicaragua. Es decir,  que la acusación no es política, sino basada en hechos o indicios que los acusados deberán rebatir o aceptar. 

Si hasta hace poco se podía estar o no de acuerdo con diálogos, hoy esa opción no es posible. Quien lo intente saldrá salpicado por complicidad con uno de los más graves delitos en contra de la humanidad, como es el relacionado con las drogas.

Seguir discutiendo si en tiempos de pandemia se debe o no  coordinar esfuerzos con el narcorégimen para paliar la situación y si es apropiado o no solicitar eliminar las sanciones, como propone  la señora Bachellet, Enrique Ochoa Antich  y otros, no tiene justificación. Esas propuestas, aunque quizá válidas para alguien que no conoce nuestra realidad, en la práctica no tendrán ningún resultado positivo. El narcorégimen desmanteló nuestro sistema hospitalario público, obligó a muchos médicos a emigrar y sometió a los enfermos a sufrir las penurias de la escasez de medicinas. Pretender que ese mismo equipo de corruptos pueda enderezar entuertos es ser ingenuo o cómplice.

Nuestra dirigencia unida debe exigir a la Fuerza Armada y al sistema judicial el desconocimiento del usurpador Maduro. No hay otra opción, como lo acaba de expresar Horacio Medina, presidente de Unapetrol y miembro de la Asociación Civil Gente del Petróleo.

Por su parte, Maduro y otros acusados tienen solo dos caminos sensatos : irse a Cuba o a cualquier otro país que se comprometa a no extraditarlos o entregarse a la justicia norteamericana. Esta última opción es la que más les conviene, para no vivir con el temor de ser extraditados. En los tribunales se pueden declarar culpables para obtener el beneficio de una condena reducida o correr el riesgo de ir a un juicio que pueden perder y, en consecuencia, pasar muchos más años entre rejas. Una tercera opción es aferrarse al poder, lo cual sería suicida para los acusados y para quienes decidan seguir apoyándolos.

Una vez que se instale en Miraflores un gobierno de transición, nuestros dirigentes deberán evidenciar su disposición a enrumbar a Venezuela por el camino de la inclusión y del desarrollo sustentable. No puede ser una transición corta, ya que la situación es muy diferente a la de 1958

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]

EE UU prohíbe entrada a ministro de Fuerzas Armadas de Cuba por apoyo a Maduro
Leopoldo Cintra Frías fue incluido en el listado “debido a su implicación, por responsabilidad de mando, en violaciones graves de los derechos humanos”

El Departamento de Estado incluyó este jueves al ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, Leopoldo Cintra Frías, y dos hijos suyos en su lista de personas que tienen prohibida la entrada a Estados Unidos por presuntas “violaciones graves de los derechos humanos” en apoyo al gobierno de Nicolás Maduro, destaca EFE.

En un comunicado, el secretario de Estado, Mike Pompeo, indicó que esta medida se adopta en caso de disponer de “información creíble” de que funcionarios de gobiernos extranjeros han estado involucrados en corrupción significativa o una violación grave de los derechos humanos.

Leopoldo Cintra Frías fue incluido en el listado “debido a su implicación, por responsabilidad de mando, en violaciones graves de los derechos humanos”, detalló la nota.

Más información en TalCual.

EEUU sanciona al Ministro del Interior cubano por violaciones de DDHH en Venezuela
La sanción también afecta a sus dos hijos. 

El Departamento de Estado de Estados Unidos sancionó este domingo a Julio César Gandarilla Bermejo, ministro del Ministerio del Interior de Cuba, por su responsabilidad “en graves violaciones de los derechos humanos en Venezuela”.

La medida afecta a los familiares inmediatos, quienes no son elegibles para ingresar en los Estados Unidos, según aclara la comunicación de la institución. Por este motivo, sus hijos, Julio César Gandarilla Sarmiento y Alejandro Gandarilla Sarmiento, también son parte de la medida tomada. 

Además de la participación en las violaciones de derechos humanos en Venezuela, el Ministerio del Interior de Cuba es responsable de arrestar y detener arbitrariamente a miles de ciudadanos cubanos y encarcelar ilegalmente a más de 100 presos políticos en Cuba.

“Los funcionarios del ministerio han supervisado la tortura de disidentes políticos, detenidos y prisioneros, así como el asesinato de algunas de estas personas por la policía y las fuerzas de seguridad. Gandarilla Bermejo es cómplice en la vigilancia arbitraria o ilegal de estos grupos, ya sean ciudadanos o visitantes”, reza el anuncio.

Además, el comunicado aclara que Estados Unidos continúa apoyando al pueblo cubano y venezolano, y el Departamento implementa esta designación con ese objetivo en mente. Asimismo, expresa que debe existir una preocupación mundial la represión del régimen de Castro de los derechos humanos y las libertades fundamentales tanto en Cuba como en Venezuela y hace un llamado a acciones internacionales más contundente. 

Gobierno estadounidense ve con preocupación focos de violencia en Latinoamérica
La administración de Trump está monitoreando el posible involucramiento de actores externos en las manifestaciones

 

El Departamento de Estado de Estados Unidos manifestó preocupación por los focos de violencia surgidos durante manifestaciones en países de la región.

Namita Beggins, vocera del Departamento de Estado EE.UU. le dijo a la Voz de América: “nos preocupa mucho la violencia, la destrucción que hemos hemos visto, no solo en Chile, sino en otras partes del hemisferio. Pedimos que haya respeto al estado de derecho y que haya soluciones pacificas”.

Sobre si estas protestas o focos de violencia en los países de Latinoamérica podrían tratarse de injerencia de intereses ajenos en las naciones convulsionadas, la vocera dice que éstas se deben a los pueblos “alzando sus voces”, pero señaló que cada situación es diferente y que son puntuales.

El presidente Lenín Moreno señaló durante las protestas presentadas en su país, que el régimen de Nicolás Maduro, y su gobierno podrían tener intereses en estos hechos. Al respecto, Beggins le dijo a la VOA que EE.UU. está monitoreando “el involucramiento de un actor externo en estas manifestaciones”.

Así mismo Beggins manifestó que para su gobierno la prioridad es proteger a los ciudadanos estadounidenses en el exterior: “Nuestra embajada en Chile ha trabajo mucho y en otras embajadas en la región para emitir instrucciones, para mantener la seguridad de nuestros ciudadanos en el exterior”.

La funcionaria reiteró que seguirán colaborando con los socios democráticos de la región para ver una solución democrática en los diferentes países.

Así mismo, se refirió a la declaración conjunta de Argentina, Brasil, Colombia y Estados Unidos sobre las elecciones en Bolivia, pera pedir el trabajo de “las autoridades electorales con la misión de observación electoral de la OEA para asegurar o verificar lo que sucedió en la primera vuelta y si esta misión no puede verificar lo que sucedió, pedimos al gobierno de Bolivia que trabaje para tener una segunda vuelta de elecciones”.

Sobre Venezuela, la vocera del departamento de Estado señaló que el gobierno de Estados Unidos continuará apoyando de manera continua al gobierno encargado de Juan Guaidó y a la Asamblea Nacional.

Así mismo, sobre la emisión de una licencia que prohíbe por tres meses las transacciones relacionadas con el bono de la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) 2020, Beggins le dijo a la VOA que “es nuestro intento (el de EE.UU.) por proteger los recursos que pertenecen al pueblo de Venezuela”.

EEUU reitera que no se levantarán las sanciones hasta que Maduro salga del poder

EL DEPARTAMENTO DE ESTADO de Estados Unidos emitió un comunicado este martes a través de su portavoz Morgan Ortagus, donde se refirió a la suspensión de las negociaciones entre el régimen de Nicolás Maduro y los delegados del presidente encargado Juan Guaidó.

“La suspensión de las conversaciones patrocinadas por Noruega entre el gobierno interino de Venezuela y el antiguo régimen de Maduro refleja la negativa del régimen a negociar de buena fe. Una vez más, el régimen ve las negociaciones como una táctica dilatoria y ha subvertido los esfuerzos de buena fe para encontrar una solución política pacífica”, dice parte del comunicado.

Asimismo, el organismo estadounidense aseguró que Maduro sabotea las reuniones y se niega a comprometerse seriamente con el retorno de la democracia en Venezuela, expresando su preocupación ante el anuncio de Maduro de un plan diseñado para “sabotear” la Asamblea Nacional.

“Maduro y sus compinches atrajeron a un pequeño grupo marginal de políticos a participar en las «llamadas conversaciones» y los tergiversaron como si hablaran por la oposición democrática”, advierte el escrito.

En ese sentido, reiteraron su apoyo a Guaidó y manifestaron que el mandatario interino debe estar incluido en cualquier proceso de negociación que se realice en el país.

“Cualquier negociación seria debe ser entre el antiguo régimen y el presidente interino Guaidó. Como hemos dicho repetidamente, las sanciones de Estados Unidos no se levantarán hasta que Maduro se haya ido”, añade el texto.

Con información de Miami Diario

Vecchio: Reunión con Departamento de Estado y Pentágono fue “muy positiva”

CARLOS VECCHIO sostuvo que la reunión realizada este lunes con el enviado del Departamento de Estado para Venezuela, Elliott Abrams, y con Sergio Peña, Subsecretario de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental fue positiva para Venezuela.

El representante diplomático detalló, a través de @CarlosVecchio que en la reunión con el Departamento de Estado y el Pentágono se abordaron aspectos relacionados con la crisis que atraviesa Venezuela y el escenario actual. Aseguró que los resultados del cónclave fueron “muy positivos”.

“Esta fue una conversación franca con nuestros aliados, con la cual nos vamos satisfechos. Sobre todo porque no va a ser la última sino que seguiremos trabajando con nuestros aliados, particularmente con este Gobierno que es mi responsabilidad”, dijo luego de culminar la reunión, según video publicado enTV Venezuela.

Por su parte, el presidente encargado, designado por la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, indicó en un tuit que, con la reunión, “avanzamos en la construcción de capacidades y la cooperación internacional que nos permita salir de la crisis e iniciar la reconstrucción de nuestro país”.

Más temprano, a través de una nota publicada por la Agencia EFE, se anunció la suspensión de la reunión de  Vecchio con representantes del Comando Sur.

El objetivo del encuentro es conversar sobre “ayuda humanitaria y el futuro de Venezuela”, dijo a Efe uno de los portavoces del Departamento de Defensa, Chris Mitchell.

Otro portavoz del Departamento de Defensa dijo a Efe que en la cita no participará ningún representante del Comando Sur, la rama del Pentágono responsable de las Fuerzas Armadas estadounidenses en Latinoamérica y el Caribe.

Concretamente, la conversación se centrará en “el papel del Departamento de Defensa a la hora de suministrar ayuda humanitaria y apoyo regional tanto en el pasado como en el futuro”, especificó, por su parte, una portavoz del Departamento de Estado encargada de Latinoamérica.

“Como es una conversación diplomática privada, no compartiremos más detalles”, dijo a Efe la citada portavoz.

Otra fuente diplomática venezolana explicó a Efe que el encuentro se producirá a las 14.00 hora local (18.00 GMT) y no está previsto que las partes hagan ninguna declaración pública antes o después de la cita.

La cita se produce después de que, el 11 de mayo, Vecchio enviara una carta al jefe del Comando Sur, el almirante Craig Faller, para pedirle una reunión con el objetivo de conversar sobre cooperación militar destinada a “aliviar” el sufrimiento del pueblo venezolano y “restablecer” la democracia.

Venezuela atraviesa un pico de tensión política desde el pasado enero, cuando el presidente venezolano, Nicolás Maduro, juró un nuevo mandato de 6 años que no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional y, en respuesta, Guaidó, presidente del Parlamento, se proclamó mandatario interino del país.

EE.UU. fue la primera nación en reconocer a Guaidó como jefe de Estado y, desde entonces, ha tratado de presionar a Maduro con la revocación de visados a funcionarios venezolanos y sanciones a la empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa), principal fuente de divisas para Caracas.

Además, el presidente de EE.UU., Donald Trump, lleva meses insistiendo en que “todas las opciones”, incluida la militar, “están sobre la mesa” para resolver la situación en Venezuela.