Alianza Rebelde Investiga (ARI), autor en Runrun

Alianza Rebelde Investiga (ARI)

#ARIEleccionesColombia22 Colombia elige nuevo presidente en medio de la incertidumbre
Más de 39 millones de personas están habilitadas para votar y escoger, entre Petro y Hernández, al próximo presidente de Colombia por los próximos cuatro años

 

Reporte y fotos: @ronnarisquez / Bogotá / Especial ARI

 

Los colegios electorales de Colombia abrieron este domingo 19 de junio para la segunda vuelta presidencial en la que los ciudadanos podrán elegir entre el candidato Gustavo Petro y Rodolfo Hernández.

La votación comenzó a las 8:00 de la mañana y tiene previsto terminar a las 4:00 de la tarde en todo el territorio nacional.

Luzmely Melo, diseñadora de ropa independiente, votó a primeras horas de la mañana, con la esperanza de un cambio positivo para su país. «Esperemos que votemos por el mejor presidente. Que nos cambie un poco, que se acabe el hambre, que se acabe la violencia, haya más seguridad. Necesitamos un gobierno que no nos engañe, no nos robe», dijo la mujer a nuestra periodista en Runrun.es, Ronna Rísquez, enviada especial por la Alianza Rebelde Investiga (ARI).

Luzmely Melo

Un total de 39.002.239 colombianos están habilitados para votar en 102.152 mesas, distribuidas en 12.513 puestos, según la Registraduría Nacional, entidad que organiza los comicios. En el exterior, están registrados 972.764 colombianos para votar. 

Por ejemplo, Corferias es el centro de votación más grande de Colombia y de Bogotá. Se trata de un complejo ferial en el que votan más de 365 mil personas. Se habilitaron tres pabellones para el proceso electoral y 305 mesas de votación.

Colombia
Corferias, centro de votación más grande de Colombia

César Venegas también ejerció su derecho al voto y declaró estar sorprendido de la cantidad de personas en su centro electoral, a pesar de que el día anterior los pasillos de los centros comerciales eran los que estaban atestados de personas que aprovechaban las ofertas del día sin IVA.

«Nunca había visto tanta gente para votar. Creo que eso es bueno para la democracia y eso es lo que espero: sea quien gane, que se mantenga la democracia. Se creó el cambio porque ya estábamos cansados con Uribe, pero ahora no sabemos para dónde vamos. Y eso es lo difícil de este momento», dijo. 

Henry Olaya, testigo electoral por el Pacto Histórico de Petro, declaró que el proceso de este domingo 19 de junio se ha desarrollado con normalidad. Asimismo, testigos de mesa comentaron haber notado más afluencia de personas que en la primera vuelta, realizada el pasado 29 de mayo.

¿Qué dicen en el sur de Bogotá?

Nuestra periodista en Runrun.es, Ronna Rísquez, enviada especial por la Alianza Rebelde Investiga (ARI) para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia se trasladó hasta el sector Kennedy, al sur de Bogotá, la zona popular de la capital. 

Los centros de votación y las calles están llenas de policías y trasladaron equipos antimotines a las zonas populares.

Colombia 

Por su parte, en la localidad de Bosa, frente al terminal de transmilenio Portal Américas, es una zona emblemática y bastión de protestas de 2021 contra el presidente Iván Duque. Aunque hasta el momento no se han registrado manifestaciones, «sí hay una expectativa de que puedan darse concentraciones en esta zona después que se sepan los resultados de las elecciones, dependiendo de cuál sea el candidato ganador», asegura Rísquez. 

Diego Beltrán, quien expresó que se dirigía a votar por el candidato Gustavo Petro, espera que en los resultados de este domingo no haya fraude, «como siempre lo ha habido. Y si lo hay, por lo menos que lo podamos luchar. Esa es la idea: que haya realmente un cambio porque se nota que con Rodolfo no es posible», aseguró el joven de 29 años. 

Colombia

«Se nota que hay mucho odio. Los bandos que apoyan a los candidatos se tiran muchas puyas y eso es lo que lleva es al odio, a la enemistad. Por eso la misma polarización del país: no nos ponemos de acuerdo. Se supone que deberíamos apoyarnos todos para que mejorara todo. Hay mucho odio y eso a ningún lado nos lleva. Cada uno busca su propio interés y los más pobres o los débiles siguen siendo oprimidos por los poderosos«, manifestó un comerciante de 35 años de edad a nuestra reportera Ronna Rísquez. 

El hombre, que no quiso dar su nombre por seguridad, dijo que, sin importar quién de los dos candidatos resulte ganador, lo importante es que cumpla las promesas y Colombia pueda cambiar. 

¿Qué pasa en el norte de la capital?

En el Movistar Arena se tiene previsto que el candidato Gustavo Petro espere junto a sus seguidores el resultado de estos comicios. En esta zona de la ciudad, al norte de Bogotá, también hay presencia de policías, así como de personas atentas a las noticias de lo que ocurre durante la jornada. 

Nelida Quintero votó en Prado Veraniega, una localidad al norte de Bogotá. Dijo que el proceso de votación fue rápido y se desarrolló con normalidad. Tiene claras sus expectativas en cuanto a los resultados: «Yo espero que gane Rodolfo Hernández, el ingeniero», dijo a nuestra corresponsal Ronna Rísquez. 

«Las expectativas en Colombia son muy variadas, aquí está dividido el voto», aseguró Gin Salazar, empleado independiente. 

Asimismo, en horas de la tarde en el centro de votación Unicentro, uno de los más grandes de la ciudad, seguían llegando persona dispuestas a votar, aun cuando faltaban alrededor de 30 minutos para el cierre de las mesas. 

Elecciones reñidas en Colombia

Esta es elección más reñida de los últimos tiempos en Colombia ya que las encuestas dan un empate técnico entre Petro, senador y exalcalde de Bogotá, y candidato de la coalición de izquierdas Pacto Histórico, y Hernández, exalcalde de Bucaramanga, y abanderado de la Liga de Gobernantes Anticorrupción.

Petro, de 62 años, concurre con la líder social Francia Márquez como compañera de fórmula a la Vicepresidencia. Por su parte, Hernández, de 77, es la tiene como compañaera de fórmula a la académica Marelen Castillo. Ambas afrocolombianas.

En la primera vuelta, celebrada el pasado 29 de mayo, Petro obtuvo 8.527.768 votos (el 40,32 %), y Hernández recibió 5.953.209 papeletas (el 28,15 %).

Pese a las denuncias de supuesto fraude electoral alentadas desde algunos sectores políticos, la Registraduría Nacional ha asegurado que la transparencia de los comicios está garantizada. «Más de 50 organizaciones y ocho misiones internacionales, de las cuales cuatro tienen carácter técnico», harán seguimiento a la jornada.

Fernando Ayala, votante al sur de Bogotá, expresó que espera que los votos de los colombianos sean respetados. «Sea la decisión que sea, que sea para un cambio positivo», le dijo a nuestra reportera Ronna Rísquez. 

Se espera que una hora después del cierre de los colegios electorales la Registraduría haya divulgado resultados consolidados que permitan saber quién será el próximo presidente de Colombia, que asumirá el 7 de agosto.

En los centros comerciales de Bogotá se olvidaron del viejito y del candidato de la izquierda
A un día de las elecciones presidenciales de Colombia, la gran expectativa que genera la cercanía de la contienda que definirá el destino de los colombianos el domingo 19 de junio no ha sido un impedimento para que miles de personas se volcarán a los centros comerciales y aprovecharán las ofertas del día sin IVA. Otros, mientras tanto continuaban con su rutina

Texto y fotos: @ronnarisquez / Bogotá / Especial ARI

Cada 20 o 50 metros había ríos de gente en filas. Eran largas colas de colombianos que conversaban y miraban sus teléfonos celulares mientras esperaban. No estaban frente a los centros de votación, aún faltaban más de 24 horas para las elecciones que definirán quién gobernará este país latinoamericano durante los próximos cuatro años. Buscaban entrar a comercios para aprovechar las ofertas del Día sin IVA.

“Esta fila ha estado así todo el día. La gente no ha parado de llegar”, comentó la empleada de la tienda Ishop del Centro Comercial Gran Estación, uno de los más grandes de Bogotá.

Era la encargada de controlar el ingreso al local, que estuvo abarrotado de clientes desde las 9:00 am hasta las 10:00 pm. La gente quería comprar los equipos con la ventaja de no tener el recargo de 19 % del Impuesto al Valor Agregado (IVA). Desde 2020, el presidente Iván Duque comenzó a decretar días sin IVA en Colombia con el objetivo de reactivar la economía.

de Bogotá

“De qué color lo quiere… mejor pruébese este don Julio”, sugería Marcos, vendedor de una tienda de ropa para hombres, a uno de sus clientes. No prestaba mucha atención a las preguntas sobre las elecciones, ni dejaba de hacer su trabajo. Mientras se movía entre camisas y sacos alcanzó a responder que votaría por “el viejito”, como identifican muchos colombianos al candidato Rodolfo Hernández.

Afuera, los pasillos del centro comercial y en los restaurantes y tiendas estaban atestados de gente desesperada por no perderse las ofertas. Nadia hablaba de las elecciones, ni de los candidatos. Nadie estaba preocupado de comprar comida por si acaso ni de guardarse temprano «no vaya a pasar algo» como se ha vuelto la costumbre en Venezuela el día antes de cualquier elección nacional.

 

Como en cada día sin IVA o Black Friday en Colombia, los televisores eran los protagonistas, uno de los artículos más vendidos. Las cajas inmensas medio acomodadas en carritos de supermercados salía cada minuto de las tiendas de electrodomésticos.

Mientras hacía fila para pagar un pantalón, Luisa les advertía a sus hijo que no abrieran los juguetes que les había comprando en el día sin IVA: un lego de Batman y un bolso con maquillaje.

“¿Por quién voy a botar? Toca votar por el menos malo…”, dijo y se quedó callada. Después de repetir la pregunta, respondió entre dientes, sin muchas ganas: “por el viejito”.

de Bogotá

Otra mujer, que estaba delante en la fila se sumó a la conversación. “Esos políticos no sirven. Ninguno de los dos sirve. Yo voy a votar en blanco. Hay que votar en blanco”, insistió mientras se acercaba a la caja a pagar.

Al cierre de la jornada, la Dirección Nacional de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) reportó que hubo un incremento en las ventas del 16,6 %, con respecto al anterior día sin IVA que fue en marzo de 2022. Mientras que el número de transacciones aumentó 6%.

A las 6:00 pm, no era posible realizar transacciones con tarjetas de crédito. Los sistemas de los bancos colapsaron.

Entre “el grosero” y el “triple hijo`e puta”

En un puesto informal de venta de comida, instalado junto a una camioneta Van que le sirve de almacén en una calle de Bogotá, Mariana se apura a despachar los almuerzos que vende desde hace seis años en el mismo punto, para ganarse la vida. Ordena las viandas de anime en bolsas plásticas, describe las virtudes de su comida y se jacta de tener una gran clientela.

Aunque solo faltan horas para la jornada electoral, este evento trascendental para su país, no ha cambiado su rutina, ni la de decenas de obreros y transeúntes que cumplen su faena laboral el viernes y el sábado, previo a los comicios.

Ella viene de Caqueta, uno de los 32 departamentos (estados) que tiene Colombia. Suelta los utensilios, cambia la cara y sonríe con desánimo cuando le toca hablar del tema electoral. “Ay no, eso está muy mal. Yo no voy a votar. Ninguno sirve”, asegura.

Sin embargo, ante más preguntas, responde que ya cumplió al votar en la primera vuelta. “Voté por el ‘viejito’. Pero ahora no voy a votar por él, porqué se ha vuelto muy grosero. Insultando gente… Muy feo”, dice, y pide que no le hagan fotos.

Muy cerca, una pareja de vendedores de café está en la logística para instalar su carrito. Ambos están en edad de votar, pero tampoco quieren saber nada de los candidatos presidenciales. “No nos interesa ninguno. No nos gusta ninguno. Vamos a votar en blanco”, dice la chica mientras acomoda tres termos de café.

La del voto en blanco es una respuesta recurrente. Cerca están dos hombres con cascos de protección para la construcción, conversan mientras toman una merienda de frutas. Son contratistas de una empresa de construcción.

Ambos se quedan en silencio y se miran las caras, antes de responder a las preguntas sobre la elección y el candidato de su preferencia. “Yo voy a votar en blanco”, dice el más bajo, de unos 60 años, y razona su respuesta: “Uno es un guerrillero –imagínese–, de izquierda… Y el otro, no sé. Lo único que dice es que va a luchar contra la corrupción. El otro (Gustavo Petro) tiene más propuestas, más contenido, pero no creo que pueda hacer nada”, asegura.

Su compañero también tiene dudas. Su esposa es de Tolima, un departamento en el centro oeste de Colombia donde la acción de la guerrilla dejó secuelas. Le dice que no puede votar por Petro. “Allá la guerrilla les dio muy duro. A unas primas de ella la guerrilla las secuestró y las violó. A su familia se le metieron en las tierras y ella por eso no va a votar por Petro”, afirma, consciente de que en realidad los argumentos de su pareja son para decidir por quién no votará. Pero él no está convencido y también dice que “votará en blanco”.

El voto en blanco, en algunos casos parece más una respuesta defensiva, para no decir o para ocultar la preferencia electoral. El periodista Juan Diago Restrepo, director del medio digital Verdad Abierta asegura que “hay un fuerte estigma en los votantes afines a Petro. Por ejemplo, en Medellín (cuna del uribismos), es riesgoso expresarse en público sobre esa afinidad. Es lamentable que el miedo genere violencia. Entonces, muchos lo manejan así: ‘en público en blanco, en privado Petro’”.

 

Sin embargo, también hay quienes expresan un rechazo abierto a Gustavo Petro. “Ese es un guerrillero, un triple hijo’e puta… Ni por las putas voy a votar por él. Quiere poner el país como Venezuela. Si fuera un socialismo así como los de Europa, pero no, éste viene y se convierte como Maduro (el presidente de Venezuela) o como el de Nicaragua (Daniel Ortega) en dictadores. No quieren salir del poder”, dijo con vehemencia un taxista, de unos 70 años de edad, mientras esperaba para cargar pasajeros en una parada.

“Ya uno está viejo. Pero uno piensa en su familia, en los nietos. No quiero verlos pidiendo plata en las calles como están los venezolanos aquí”, agregó.

Detrás de él en la fila de taxis, uno de sus colegas, un hombre más joven, de unos 30 años, también cuestiona a Petro. Pero su tono y sus comentarios tienen otros matices. “Yo voy a votar por ‘el viejito’, como buen colombiano”, dijo, aunque no precisó qué tenía que ver ser un buen colombiano con votar por Rodolfo Hernández. Para justificar su preferencia, cuestionó a algunos de los acompañantes de Petro: el senador Roy Barrera y la exsenadora Piedad Córdoba.

Luego dijo que votaría por Rodolfo Hernández, porque había hecho una buena gestión como alcalde de Medellín. Sin embargo, Hernández no fue alcalde de Medellín, fue alcalde de Bucaramanga.

Horas antes del inicio de las votaciones, la plaza Bolívar de Bogotá —en el centro de la ciudad— estaba llena de turistas, gente que paseaba a sus niños y artesanos que ofrecían sus piezas como cualquier día del año. Sin embargo, las fachadas de los grandes comercios, especialmente los bancos lucían unas mallas protectoras previendo cualquier situación violenta que pudiera ocurrir mañana al anunciarse los resultados.

de Bogotá

Vacunómetro: Menos del 50% de la población venezolana tiene dos dosis contra el COVID-19
El Vacunómetro, herramienta periodística que registra el proceso de vacunación en el país, realizado por la Alianza Rebelde Investiga (ARI), hizo un chequeo de cómo ha sido el primer año de vacunación contra el COVID-19 en Venezuela. Los datos encontrados arrojan que el país está lejos de tener a toda su población vacunada, solo 16% tienen tercera dosis y desde enero de 2022 la aplicación de vacunas ha disminuido

Alianza Rebelde Investiga

El 22 de febrero del año en curso Nicolás Maduro aseguró que Venezuela había vacunado a 102,6% de su población contra el COVID-19. No obstante, el porcentaje que señala el gobernante, no se refleja con los datos aportados por organizaciones internacionales y el gremio de salud del país.

De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud, hasta el 29 de abril, Venezuela tenía 49,8% de su población vacunada. Mientras que el Monitoreo Comunitario COVID-19, un estudio realizado por el gremio sanitario en Venezuela que lleva el seguimiento de la vacunación en el país, señala que solo 45,7% de la población tiene las dos dosis de las vacunas.

La Alianza Rebelde Investiga hizo una revisión de lo que ha ocurrido en el primer año de vacunación en el país, y pudo encontrar, además de la discordancia entre reportes independientes y las cifras oficiales, que el país no llega al 50% de población vacunada con dos dosis, solo 16% tiene tercera dosis y los grupos de personas vulnerables con enfermedades crónicas han sido desatendidas desde que comenzó la pandemia.

Asimismo, se encontró que menos de la mitad de las personas mayores de 65 años habían sido vacunadas. Sin embargo, en lo que respecta a la vacunación de niños y maestros, de acuerdo a cifras de la Asociación Nacional de Institutos Educativos Privados (Andiep) avanzó satisfactoriamente: hasta marzo de 2022, 60% de los estudiantes tenías las dos dosis y 100% del personal docente, obrero y administrativo adscritos a Andiep tenía las dos vacunas en marzo de 2022.

 

De acuerdo a los datos del Monitoreo Comunitario COVID-10, desde enero de 2022 se ha visto una importante disminución de la aplicación de vacunas en el país. Según el médico internista infectólogo, Julio Castro esto es una tendencia que se está viendo a nivel mundial. “La disminución es porque al tener más personas vacunadas menos gente va a vacunarse progresivamente, pero también es una expresión de que quizá no hay toda la disponibilidad de vacunas para que todo el mundo vaya a vacunarse. Es una mezcla de ambos fenómenos que no podemos discernir”.

Visita el especial del Vacunómetro y conoce más detalles aquí

Investigación ARI | Una nueva piratería navega en el Mar Caribe venezolano
Aunque no es un delito que se denuncie de manera sistemática, la piratería en aguas venezolanas es un fenómeno en ascenso. Cifras no oficiales de siete de las Capitanías de Puerto más importantes de Venezuela, así lo confirman. Pero la anomalía va más allá. Así como el crimen organizado y las grandes bandas buscan el control en tierra, ahora lo hacen con el territorio marítimo para ampliar su rango de acción

La visión, que del mar, tenía el capitán de yate, Mauro Rodríguez, cambió el día  que fue víctima de piratería cuando iba desde aguas de La Guaira hacia la isla de Margarita, zonas turísticas de Venezuela donde se reporta una importante movilidad por navegación. 

Hasta ese día, Rodríguez creyó fielmente en la rima musical que asegura que no hay nada mejor que vivir en el mar. Esa sensación de paz y seguridad también se la robaron los hombres que llegaron en lanchas rápidas y asaltaron al dueño de la embarcación, a sus invitados y a la tripulación.

La historia de Rodríguez, aunque no lo muestran las estadísticas oficiales, es un hecho que se repite en varias zonas de navegación de Venezuela, sean mares, ríos o lagos, conquistados por diversas bandas criminales. Es este fenómeno el que presenta el reportaje “Piratas Al Acecho en el Caribe venezolano”, de la Alianza Rebelde Investiga (ARI),  integrada por los medios TalCual, El Pitazo y Runrunes, en alianza con la plataforma periodística para las Américas CONNECTAS.

La investigación revela que fueron reportados 59 incidentes de piratería en espacios acuáticos venezolanos en 2021, según información extraoficial que se obtuvo de siete Capitanías de Puerto. Esta cifra, que muestra una data parcial de menos de la mitad de las capitanías venezolanas, muestra que el año pasado superó los ataques registrados en 2017, que era considerado por expertos de seguridad, “el año pico en sucesos de piratería”.

El trabajo de campo del equipo de reporteros de ARI, permitió concluir que los actos de piratería fueron ejecutados por organizaciones involucradas en el narcotráfico, el tráfico de personas y el contrabando, confirmando la presencia de al menos dos megabandas, un cartel de drogas, dos grupos de crimen organizado que se escudan en una falsa figura de sindicatos y seis bandas criminales que operan en el mar Caribe, el Lago de Maracaibo y ríos como el Orinoco, el Caroní, el Arauca y el Meta.

Las fuentes consultadas aseguran que cada uno de estos grupos pretenden, con sus acciones de piratería, infundir temor entre los navegantes para que las aguas queden libres y sean un canal propicio para sus negocios ilícitos. 

 

La piratería en Venezuela, que es un delito contemplado además en  las leyes venezolanas, no es un mito. Las cifras, los testimonios de víctimas y expertos han permitido presentar una realidad de la que pocos hablan.


Lea más de este especial de ARI y CONNECTAS en el siguiente link

 

https://alianza.shorthandstories.com/piratas-al-acecho-en-Venezuela/index.html


 

Investigación ARI | La inseguridad se enquista en los hospitales venezolanos
Un aumento de robos y violencia se observa en los principales centros asistenciales venezolanos. Agresiones y hurtos al personal de la salud y a pacientes ocurren en una infraestructura hospitalaria en decadencia y por un Estado que no garantiza asistencia social ni seguridad personal

 

Venezuela vive desde 2015 una emergencia humanitaria compleja que, sumado a la crisis económica, ha golpeado con fuerza al sector de la salud y ha puesto en evidencia lo que por años ha sido la falta de inversión en el sistema público. De los recursos con los que puedan contar los hospitales, poco se destina al mantenimiento de la infraestructura y a la seguridad, así lo muestra este especial Hospitales en Venezuela, inseguridad hasta los huesos.  

Trabajadores sanitarios dieron su testimonio para este reportaje de la Alianza Rebelde Investiga (ARI) integrada por TalCual, El Pitazo y Runrunes, en alianza con CONNECTAS y el apoyo del ICFJ. Confirman que el deterioro de los hospitales es aprovechado por los delincuentes para cometer delitos contra los bienes de las personas. Largos pasillos, escaleras y ascensores sin luz y sin cámaras de vigilancia son escenario de diversos ataques.

En diferentes reportes de gremios de la salud y de instituciones académicas se muestra la crítica situación de los centros hospitalarios. En ellos se destaca la precariedad de los servicios públicos que ha afectado significativamente la atención a los pacientes. 

La Federación Médica Venezolana señala que la red hospitalaria, integrada por 301 centros de salud en el país, muestra un cierre técnico de 80% debido a la falta de mantenimiento de sus instalaciones, falta de equipos, implementos de trabajo, vigilancia, electricidad y agua.

En un recorrido realizado para esta investigación en varios hospitales en Caracas, se observó que en el Oncológico Luis Razetti, que fue por años un centro de referencia nacional para tratar casos de cáncer, hoy es solamente un lugar que intenta sobrevivir. Aunque tiene capacidad para 432 camas, apenas cuenta con 70 en funcionamiento, algunas en muy malas condiciones y varias de ellas han sido reparadas con partes y piezas de otras camas.

Los robos en este centro de salud son cada vez más numerosos, suceden a plena luz del día y ni los que vigilan se salvan. “Al mismo departamento de vigilancia lo robaron. Picaron todas las cámaras de seguridad que estaban en el estacionamiento y la entrada”, asegura Luis Gómez, trabajador del hospital.

En junio de 2019, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC, el máximo organismo de policía nacional) creó una nueva unidad denominada División de Investigación de los Delitos Contra la Salud Pública. Entre otras funciones, daría asesoramiento a los centros asistenciales para mejorar la seguridad.

En los hospitales visitados no se observaron funcionarios policiales pertenecientes a esta unidad, mientras que personal de la salud aseguró no haber recibido recomendaciones, ni tener conocimiento de los planes de las autoridades para enfrentar la inseguridad que padecen.

Yadira González, bioanalista en el Luis Razetti, comparte su preocupación por la inseguridad que impera en su lugar de trabajo, ya que han sufrido robos en el mismo laboratorio donde acostumbra trabajar. A ella misma le sustrajeron su vehículo del estacionamiento. Dijo que evalúa, junto con otros colegas, contratar un sistema de vigilancia privada para el departamento.

Jaime Lorenzo, de la ONG Médicos Unidos de Venezuela, indica que los robos son comunes en las áreas de emergencia de los hospitales, pero que además se presentan eventos en los que delincuentes “ajustan cuentas” con otros hombres heridos de bala. Aunque esto escala hacia otros lugares de los hospitales. 

Un ejemplo de ello ocurrió a finales de enero de 2022, cuando varios criminales confundieron a Fabio Simanca con un rival y lo asesinaron dentro del Hospital El Llanito, en el estado Miranda. El joven de 22 años se encontraba internado debido a un accidente de tránsito y, mientras esperaba para ser operado, dos personas ingresaron a su habitación y lo apuñalaron múltiples veces.

A la protesta, amedrentamiento

De los ataques a la propiedad en los hospitales y de los trabajadores, también el personal de la salud sufre de otro tipo de violencia. En cada manifestación, el terror llega para callar las voces que claman por mejoras en la infraestructura hospitalaria y mayor seguridad. 

Los médicos y enfermeros de diferentes instituciones sanitarias son víctimas de amedrentamiento, amenazas y persecución por parte de personas afectas al partido de gobierno PSUV, agrupados en los llamados grupos “colectivos”. 

Las autoridades han sido protagonistas de acciones arbitrarias contra el personal sanitario. Despidos injustificados y arrestos solo por denunciar la falta de insumos médicos, equipos de protección anti COVID-19 o carencias de servicios públicos. La Ley contra el Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia ha sido utilizada contra médicos y enfermeros, que de acuerdo a la ONG Espacio Público, se ha enfilado contra 18 del sector de la salud.

 


Lea más de este especial de ARI y CONNECTAS en el siguiente enlace: https://www.connectas.org/especiales/hospitales-en-venezuela/


 

Algunos hallazgos clave de la investigación

Aumento de robos

De 45% a 75% aumentaron los robos y hurtos en las instalaciones hospitalarias de Venezuela de 2018 a 2019.

Problemas en las morgues

En 40% de los días de 2021 los centros hospitalarios reportaron alguna clase de problema en sus respectivas morgues.

Fallas eléctricas constantes

En 2018, los hospitales pasaron un promedio de 105,2 horas sin luz. 57% de los hospitales no tenían planta eléctrica o funcionaban a medias.

En 2019, las horas promedio sin luz en los hospitales ascendieron a 350,7. 

Robos y ataques a los hospitales:

La mayoría de las personas transgresoras de la ley que ingresan a los centros asistenciales son delincuentes. Lo hacen principalmente por las emergencias por un ajuste de cuentas contra otro delincuente. También han ingresado para cometer delitos comunes como el hurto o robo. Estos delincuentes suelen pertenecer a bandas criminales, y estar armados.

También, se reportan robos de insumos por parte de funcionarios policiales y de militares, específicamente de guardias nacionales.

En cuanto a los ataques se menciona a los colectivos,  quienes aparecen con frecuencia para amedrentar al personal de la salud durante sus protestas para denunciar fallas en el sistema e infraestructura médica.

Según reportes de rla Fiscalía General y de las autoridades policiales personal de los centros asistenciales han cometido el delito de hurto de medicamentos y equipos médicos.

Ni el Hospital Militar se salva

El Hospital Doctor Carlos Arvelo en Caracas no se ha salvado de las acciones del hampa a pesar de estar custodiado constantemente por funcionarios policiales y de la Fuerza Armada Nacional (FAN), no se salvó de ser robado. 

Esta institución atiende a funcionarios militares y a sus familiares; además es el centro hospitalario donde falleció el expresidente Hugo Chávez a comienzos de 2013. Fue objeto de robo a mano armada en junio de 2020 y en diciembre de 2021. En la primera ocasión, un grupo de encapuchados con armas de fuego subió hasta el piso 10 donde amordazaron a enfermeras y médicos. Entre lo sustraído había equipos de anestesia, desfibriladores, laringoscopios, máscaras laríngeas y medicamentos.

Silencio o cárcel

Los trabajadores de la salud se quejan porque no reciben respuesta de las autoridades cuando alzan la voz por los hechos de inseguridad o falta de insumos. De hecho, son numerosos los casos de despidos injustificados y arrestos solo por denunciar la inseguridad, falta de insumos médicos o carencias de servicios públicos.

Investigación ARI | En promesas quedaron los $211 millones de dólares que financió el BID para descentralizar El Sistema
La investigación realizada por la Alianza Rebelde Investiga y Connectas pudo determinar que solo se comenzó a construir 1 de los 7 centros  de música que se tenían programados, gracias al financiamiento aprobado por el Banco Interamericano de Desarrollo, en 2007, para la ampliación y descentralización de El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.
La revisión de los documentos presupuestarios de Venezuela permitió observar que se presupuestó entre 300% y 800% más del valor inicial del proyecto

 

Alianza Rebelde Investiga y CONNECTAS

 

En 2007, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un  financiamiento de 211 millones de dólares a Venezuela para la ampliación de El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, a través del Programa Segunda Fase Acción Social por la Música. El proyecto estipulaba la compra de instrumentos musicales, ampliar la matrícula de estudiantes, capacitar al personal docente y construir siete edificaciones para la enseñanza de música, ubicados en siete ciudades del país: Maracaibo, Maracay, Puerto Ordaz, Puerto La Cruz, Mérida, Barquisimeto y Guanare.  

El proyecto establecía que de esos 211 millones de dólares, 150 millones de dólares los daría el BID y 61 millones de dólares correrían por parte del Estado venezolano. La construcción de las siete sedes tenían como objetivo descentralizar a El Sistema en lo administrativo y lo operativo y tener la capacidad para atender el incremento de la demanda que se proyectaba en un futuro. No obstante, en 2009, el contrato es modificado y el centro que se construiría en Guanare es cambiado por una nueva sede en Caracas, lugar donde se edificó el Centro de Acción Social por la Música, en una primera fase del proyecto.

Quince años después de la firma del contrato, solo se inició la construcción del centro de Caracas, pero desde 2020 está paralizada por falta de recursos. En el resto de las ciudades se sigue esperando por los terrenos y la construcción quedó solo en los planos. En el caso de la sede en Barquisimeto, el espacio se utilizará para instalar una feria de comida. 

La Alianza Rebelde Investiga (ARI) pudo conocer esta realidad a través de reportería en campo: hizo recorridos en los lugares donde se construirían los siete centros y entrevistó a profesores, músicos y gerentes de El Sistema en las ciudades de estudio para conocer los beneficios del programa y el estatus de las obras.

Además, el equipo de reporteros visitó los núcleos ubicados en las ciudades donde se tenía planificado construir los modernos complejos de música y el patrón que se encontró es que no se les hace mantenimiento a las instalaciones, algunos núcleos fueron cerrados y la mayor parte de los espacios en donde operan son prestados o alquilados.

Por otra parte, revisó las memorias y cuentas, leyes de presupuesto y leyes de endeudamiento para determinar si los montos reflejados en los documentos presupuestarios de Venezuela no se corresponden con los desembolsos realizados por el banco.

La comparación arrojó que el Estado venezolano ha presupuestado 332,94% más del valor inicial del proyecto, mientras las leyes de endeudamiento reflejan que el país planificó endeudarse por 831,18% más del dinero previsto. La investigación, además, reveló que en las leyes presupuestarias y las memorias y cuentas no hay detalles sobre la cantidad de dinero desembolsado por Venezuela para la ejecución del programa. 


 

Visita el especial multimedia Las notas desafinadas de El Sistema para conocer los detalles de este trabajo


 

Algunos hallazgos relevantes de la investigación

Solo una obra levantada

El Banco Interamericano de Desarrollo transfirió 124 millones de dólares al Gobierno venezolano entre 2008 y 2017 para la construcción de 7 centros de El Sistema en las principales ciudades del país. Pero casi 15 años después apenas se ha levantado una de las obras prometidas, mientras que en algunos de los terrenos asignados se planifican otros proyectos, como la instalación de una feria de comida.

La descentralización nunca llegó

El programa «Centro de Acción por la Música», que el BID le aprobó en 2007 a Venezuela, aspiraba mejorar la vida  de los niños y jóvenes venezolanos menos favorecidos y la creación de oportunidades de empleo. La investigación determinó que el programa inicial presupuestó 109,9 millones de dólares para la construcción de los 7 centros, o 52% de los recursos totales del proyecto. El resto del dinero estaba destinado a la compra de instrumentos y a la capacitación del personal docente.  

Las edificaciones tenían dos objetivos: atender la demanda que se proyectaba para los años siguientes y permitir la desconcentración de El Sistema en lo operativo y administrativo. Contrario a esto, se identificó que las  decisiones financieras evidencian que se concentraron en reforzar aún más la centralización de este programa con la construcción de otro edificio en Caracas. 

La construcción del edificio en Caracas paralizada desde 2020

El trabajo especial de la Alianza Rebelde Investiga y Connectas indica que la Fundación Musical Simón Bolívar (Fundamusical) es la principal responsable de la ejecución del dinero desembolsado por el BID. 

En la construcción del edificio en Caracas se reportó un avance de 73%,  pero está paralizada desde 2020 por falta de recursos. 

Desde 2017, los desembolsos del BID están paralizados por impago del Gobierno venezolano.  

¿Cuánto aportó el Estado al proyecto?

La dirección sectorial de Comunicaciones y Medios Audiovisuales de El Sistema explicó, mediante comunicación enviada a los autores de la investigación, lo siguiente: “El aporte local fue ejecutado en su totalidad, proporcionando el Estado recursos financieros adicionales cuando fue necesario en su oportunidad, para cubrir gastos de mano de obra y pago de honorarios profesionales para proyectos especializados”. En el documento se informa que el Estado ejecutó 100% del monto previsto en el proyecto inicial (61 millones de dólares).

No obstante, y tras la revisión de informes del BID y otros documentos oficiales venezolanos, se encontró una contradicción:  «De acuerdo con las leyes de presupuesto encontradas entre los años 2008 y 2017 se ha asignado 332,94% más del valor inicial del proyecto, mientras las leyes de endeudamiento del año 2009 hasta 2022 reflejan que el país planificó endeudarse por 831,18% más del dinero previsto».

ARI entrevistó a Daniel Rosas, abogado y profesor de Derecho Administrativo, Contratación Pública y Anticorrupción, quien explicó que tanto en el presupuesto de la República como en las leyes de endeudamiento se proyectan los montos máximos que se gastarán o de deuda, lo que podría  explicar por qué los montos presupuestados son tan elevados y no se corresponden con los desembolsos del BID, y por qué las cifras del año 2017 y 2021 en las leyes de endeudamiento exceden lo planeado para el proyecto.

Sin embargo, agregó que el análisis deja en evidencia que posiblemente hubo una mala planificación o una mala ejecución del dinero. “No tiene sentido presupuestar un monto tan alto si vas a gastar un monto menor”, afirmó. 

Las falencias materiales que desafinan las notas de «la orquesta más grande del mundo»

Diversas irregularidades fueron reportadas, desde la falta de un salario competitivo para sus docentes hasta  dificultades para ensayar por falta de espacios óptimos.

Se comprobó que los músicos de El Sistema tienen  que hacer malabares para sobrevivir, y comprar sus propios instrumentos es un sueño que no todos logran alcanzar.

ARI visitó 29 núcleos de El Sistema en las 7 ciudades donde se construirían los centros, que representan 42% del total de los núcleos en estas entidades.

La mayoría de los estudiantes ensayan en universidades, escuelas y distintas edificaciones públicas o privadas bajo la condición de préstamo o alquiler. 

Un profesor de El Sistema reveló que recibe un pago de apenas seis dólares al mes por formar a jóvenes músicos. Trabaja en un restaurante medio turno y los fines de semana toca con agrupaciones de música popular para mantenerse. En sus declaraciones, afirmó:. “El Sistema solo da prestigio. Si vieran la cara de mi familia cuando lo cuentan. Yo por dentro digo, si ustedes supieran”, apuntó.

 

 

ESPECIAL | “Pranes” en las Grandes Ligas: Las jugadas del Tren de Aragua y otras bandas en el beisbol de Venezuela
El asesinato de un entrenador, el atentado al dueño de una academia de beisbol, videos con amenazas de hombres armados y una decena de extorsiones a empresarios y figuras ligadas a la pelota oscurecen el proceso de firma de los prospectos venezolanos contratados por los equipos de las mayores, en Estados Unidos. Los jefes criminales que controlan las prisiones y las megabandas entraron por la fuerza en el negocio, y se mueven con la versatilidad de un utility en el diamante

 

Alianza Rebelde Investiga (ARI) y CONNECTAS

El 15 de enero es una fecha especial en el mundo del beisbol. Es el día en que se inicia el reclutamiento internacional de prospectos para las Grandes Ligas en Estados Unidos. Este año, 13 adolescentes venezolanos lograron acuerdos millonarios apenas se abrió el proceso, y en pocos días sumaban 16 jóvenes. Es un día en que centenares de talentos de 16 años de edad y sus familias esperan con anhelo, porque ven en la pelota el pasaporte que los sacará de la pobreza y los llevará directo a vivir el sueño americano.  

La jornada también despierta gran expectativa entre los dueños de las 195 academias de beisbol registradas en Venezuela. Estas organizaciones particulares se dedican a formar a los niños que consideran talentos y se encargan de gestionar las firmas con los 30 equipos de MLB. A cambio, se quedan con el 40 o 50 % del bono en dólares que reciben los peloteros, que en pocos casos oscilan entre 1 millón y 4 millones de dólares.

Pero ellos no son los únicos interesados en este negocio redondo. Los pranes, líderes criminales de las prisiones en Venezuela, esperan con ansias y no pierden de vista el proceso de las firmas. Estos delincuentes, que tienen una arraigada pasión por el beisbol, considerado el deporte nacional, saltaron de las gradas al terreno de juego por la fuerza para hacerse con un porcentaje de los miles o millones de dólares que pagan los equipos de Estados Unidos.

Esta investigación de CONNECTAS y la Alianza Rebelde Investiga (ARI) identificó, al menos, tres formas de extorsión utilizadas por los pranes para quedarse con parte del dinero que reciben las academias. Apostando así a un nuevo filón para alimentar sus finanzas.

Para este reportaje se visitaron más de 25 academias en 5 estados de Venezuela —Lara, Miranda, Anzoátegui, Carabobo y Aragua— y se conocieron casos que muestran cómo la acción de los grupos delictivos pasa por la difusión de videos con amenazas, acoso telefónico, atentados con granadas, hasta el asesinato de un entrenador. 

Funcionarios policiales, entrenadores, periodistas, propietarios de academias, scouts, expeloteros y empleados de algunos clubes de beisbol coincidieron en que la penetración de los pranes en el beisbol es un “secreto” conocido por todos en el medio, pero del que nadie habla por miedo a sufrir algún ataque de los delincuentes. 

Los entrevistados aseguraron que casi todas las academias que hay en Venezuela pagan una vacuna mensual para poder funcionar y garantizar la seguridad de sus instalaciones y su personal. Otras deben entregar a los pranes del 3 al 10 % del monto que reciben cada vez que firman a un pelotero. 

Los pranes, además, ofrecen algo similar a un “servicio” de cobranza de deudas causadas en el contexto de esta actividad deportiva. 

La posibilidad de que algunas academias en realidad sean propiedad de los pranes fue mencionada por expertos y personas ligadas al mundo del beisbol venezolano. Aunque fue imposible confirmar esta versión, no es descabellado que estas organizaciones de crimen organizado busquen sacar provecho a la actividad profesional más lucrativa para los venezolanos en el exterior. 

La cantidad de prospectos criollos que reciben bonos millonarios se multiplicó por cuatro en solo seis años. De 3 peloteros firmados por más de 1 millón de dólares en 2015, se pasó a 16 en 2022 (en 2020 no hubo firmas por la pandemia). El 2021 era el año con más rúbricas de siete cifras, con 14 casos, hasta ahora. Además unos 350 jóvenes sellan cada año acuerdos que van desde 10.000 hasta 900.000 dólares.

Aunque hay otros jugadores en el campo delictivo, la megabanda el Tren de Aragua —el grupo armado no estatal más poderoso de Venezuela—, que opera desde la prisión de Tocorón, es el que domina esta novedosa economía criminal. Para usar una expresión del beisbol, serían: el cuarto bate del equipo y el novio de la madrina.   


Para leer el especial Pranes en las Grandes Ligas haz clic aquí


 

El Corruptómetro registra 316 casos de desfalco al patrimonio público venezolano
En su segunda edición, la herramienta interactiva identifica otros 90 hechos de corrupción originados en Venezuela, que se suman al registro inicial, y recoge 306 bienes que han sido mencionados en los procesos iniciados en EE UU, revisando detalladamente los relacionados con Alejandro Andrade, Raúl Gorrín y la operación Money Flight

 

La magnitud de la corrupción registrada en Venezuela en las últimas dos décadas, con el inventario de los diversos bienes de fortuna comprados por quienes se habrían aprovechado del patrimonio público venezolano queda al descubierto una vez más en el Corruptómetro, la herramienta interactiva lanzada en noviembre de 2020 por Transparencia Venezuela y la Alianza Rebelde Investiga (ARI), formada por Runrunes, El Pitazo y TalCual, que este mes de diciembre de 2021 estrena su segunda edición con la identificación de nuevos casos de corrupción y sus involucrados.

En esta nueva fase, el Corruptómetro suma otros 90 casos de corrupción que se originaron en Venezuela durante los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro y actualiza los que fueron registrados en la edición previa. La suma de los procesos identificados en ambas ediciones eleva a 316 las tramas de desfalco al patrimonio público venezolano. 

Del total de casos identificados en el Corruptómetro destacan los 108 procesos que han sido iniciados por fiscalías y parlamentos de 21 países, en los que investigan el robo sufrido por Venezuela. Estados Unidos figura como el país con mayor número de causas abiertas por delitos de corrupción perpetrados por redes sofisticadas en 48 tramas criminales. Le siguen Argentina, con 15 casos y otros cinco en España. En cuarto lugar, se ubican Portugal, Brasil y Ecuador, con cuatro juicios abiertos, mientras que en Suiza hay tres procesos. 

Además de la identificación de más casos, en esta nueva entrega el Corruptómetro incorpora a su base de datos la lista de bienes identificados o mencionados en los procesos iniciados en EE UU. Solo en ese país se identificaron propiedades 306 vinculadas a hechos de corrupción venezolana entre 2009 y 2011, es decir, un promedio de 26 por año durante más de una década.

Entre los años con mayor número de afectación de bienes en EE UU, propiedad de los señalados en corrupción con origen en Venezuela, destaca 2019 que registra 106 bienes; le sigue 2021 con 76; 2018 con 55, y el pandémico 2020 con medidas judiciales contra 27 bienes.

La lista de bienes identificados se discriminada en 111 inmuebles (36% del total); 66 casos de dinero en efectivo (21%); 58 cuentas bancarias (19%), 35 relojes de lujo (11%), 17 caballos de salto (6%), 15 vehículos (5%) y 2 yates (0,6%), entre otros. 

 

Grandes fortunas

Son tres las figuras que encabezan la lista de bienes identificados en EE UU por delitos de corrupción: Alejandro Andrade, antiguo guardaespaldas y extesorero de Chávez; el colectivo de 15 involucrados en el desfalco a Pdvsa conocido como Operación Money Flight, y el magnate y bróker del chavismo Raúl Gorrín, dueño del canal Globovisión.

Entre los tres casos, suman 157 propiedades identificadas que representan 51% de los inmuebles y mercancías de lujo contra los que tribunales de EE UU han dictado órdenes de decomiso, valoradas en 277.029.437 dólares aproximadamente, cifra que equivaldría a 19% de los  USD 1.500 millones que se podrían recuperar en incautación definitiva de bienes durante los juicios de corrupción en Estados Unidos, según cálculos de la Iniciativa para la Recuperación de Activos de Venezuela (Inrav), que lidera un grupo de venezolanos-americanos en EE UU.

La información del Corruptómetro, elaborado por Transparencia Venezuela y la Alianza Rebelde (ARI), está basada en causas e investigaciones judiciales iniciadas por organismos oficiales dentro y fuera de Venezuela, como Ministerio Público, Contraloría General, Asamblea Nacional, Tribunal Supremo de Justicia y otros órganos dedicados a la supervisión en el manejo de recursos, tanto bancarios como aduanales. Corruptómetro también incluye investigaciones periodísticas que revelan graves irregularidades en el manejo de los recursos públicos, y datos aportados por reconocidos medios de comunicación, que aún no han pasado a ser objeto de investigación formal por parte de autoridades oficiales.

El valor en dólares de cada uno de los bienes identificados y registrados en la herramienta, fue extraído de las órdenes de decomiso, de protección de activos sujetos a decomiso, y de avisos de causa emitidos por tribunales en EE UU. En el caso de que no estuviese notificado en los documentos judiciales, el precio se calculó a partir de buscadores de mercado de bienes como Zillow, en el caso de inmuebles, y Chrono24, de relojes de lujo.

Has click en la imagen y entra al Corruptómetro para conocer en detalle los casos de corrupción, historias destacadas y bienes incautados vinculados a estos procesos.