Seúl archivos - Runrun

Seúl

Corea del Norte reabre la comunicación con el Sur casi dos años después

Coreas-

 

Corea del Norte reabrió este miércoles la línea telefónica con el Sur, único canal de comunicación entre los dos países que llevaba dos años cortado. La acción supone un importante gesto de acercamiento entre las dos naciones para aliviar la tensión en la península.

El anuncio del presidente norcoreano, Kim Jong Un, ratifica las declaraciones que hizo durante su mensaje de Año Nuevo.

De este modo, representantes del régimen norcoreano contactaron hoy al Sur a través de una de las dos líneas telefónicas que existen en la frontera por primera vez desde febrero de 2016, confirmó a EFE una portavoz del Ministerio de Unificación.

Pyongyang llevaba desde entonces sin utilizar estas líneas como forma de protesta por el cierre del complejo industrial intercoreano de Kaesong, que implementó el anterior Ejecutivo surcoreano, como castigo por las pruebas de desarrollo armamentístico de su vecino del Norte.

La decisión norcoreana llega un día después de que Seúl propusiera una reunión de alto nivel el 9 de enero para tratar la posible participación de Pyongyang en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang, a raíz de la voluntad de acercamiento mostrada por Kim Jong Un en su alocución del 1° de enero.

El Ministerio de Unificación no quiso hacer público el contenido del intercambio mantenido entre representantes de Norte y del Sur.

Ri, que encabeza desde noviembre el llamado Comité para la Reunificación Pacífica de Corea, aseguró que el líder norcoreano “ha agradecido y recibido positivamente” el apoyo mostrado por el presidente surcoreano, Moon Jae-in, a la oferta de acercamiento de Año Nuevo.

No obstante, Ri no especificó si el Norte aceptará o no la oferta de mantener una reunión de alto nivel el 9 de enero o si las conversaciones por el momento se limitarán a la línea de comunicación telefónica.

En cualquier caso, en Seúl, el portavoz del presidente Moon, Yoon Young-chan, celebró la noticia asegurando en un breve comunicado remitido a los medios, que la decisión norcoreana “muestra un avance hacia una situación en la que la comunicación (entre los dos países) sea posible en todo momento”.

En caso de producirse el encuentro de alto nivel, sería el primero de este tipo en más de dos años entre los dos países, que se mantienen en guerra desde hace más de 65 años, y llegaría tras un año de especial tensión por las insistentes pruebas armamentísticas de Pyongyang.

El presidente surcoreano ha tratado, desde su llegada al poder, de lograr un acercamiento al régimen a través del diálogo y ha insistido en que Pyongyang participe en los Juegos, ofertas que habían sido ignoradas por el Norte hasta el discurso de Kim del pasado lunes.

Se desconoce también si Pyongyang tiene intención de incluir en su delegación para PyeongChang a árbitros y a atletas, algo que sí hizo en los Juegos Asiáticos celebrados en la ciudad surcoreana de Incheon en 2014.

Los únicos deportistas norcoreanos clasificados para PyeongChang son los patinadores artísticos Ryom Tae-ok y Kim Ju-ik y, aunque Corea del Norte se saltó el plazo para inscribir a estos atletas en los JJOO, tanto la pareja como otros deportistas norcoreanos, aún podrían asistir si el COI les otorga una invitación para hacerlo.

El gesto de Pyongyang de hoy contribuye a rebajar la tensión regional, que se disparó en 2017 ante los repetidos ensayos de armas norcoreanos y la retórica beligerante con la que respondió el presidente estadounidense, Donald Trump.

Estados Unidos aboga por

misill

 

Seúl, Tokio y Washington acordaron hoy elevar al máximo la presión sobre Corea del Norte tras su sexta prueba atómica, mientras que los análisis del ensayo muestran que Pyongyang ha incrementado sensiblemente sus capacidades nucleares.

 Los líderes de los países aliados reclaman a la comunidad internacional ir todo lo lejos posible en las sanciones sobre el ya aislado régimen con vistas a asfixiar completamente su economía, y coinciden en la necesidad de dar una respuesta militar contundente al test nuclear norcoreano más potente hasta la fecha, informó Efe.

Los presidentes surcoreano y estadounidense, Moon Jae Iin y Donald Trump, y el primer ministro nipón, Shinzo Abe, han intensificado sus contactos telefónicos en las últimas horas para sacar adelante un nuevo paquete de sanciones en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, antes de la reunión de urgencia que este organismo celebra hoy.

Moon reclama aplicar “un nivel máximo de sanciones y de presión” sobre Pyongyang, según informó la oficina presidencial de Seúl, mientras que Tokio y Washington apuestan por imponer un embargo total de petróleo sobre Corea del Norte, dijeron fuentes gubernamentales niponas.

Tanto Moon como Abe señalaron a Pekín -principal aliado y socio comercial de Corea del Norte que también ha condenado con firmeza su nuevo ensayo atómico- y le reclamaron que aproveche su proximidad a Pyongyang para tratar de empujarla a la desnuclearización, además de pedir a Rusia que apoye también una nueva ronda de sanciones.

Seúl, por su parte, hizo una demostración de fuerza mediante maniobras con fuego real en las que ensayó ataques aéreos y con misiles balísticos a la base nuclear norcoreana de Punggye-ri, donde han tenido lugar los seis ensayos atómicos del país vecino.

Los aliados planean además el despliegue de uno de los portaaviones nucleares de EEUU en aguas próximas a la península de Corea, a lo que se uniría el envío de bombarderos estratégicos, señaló hoy Seúl después de que el jefe del Pentágono, James Mattis, prometiera que habrá una “gran respuesta militar” ante “cualquier amenaza” de Corea del Norte.

El Gobierno de Moon, que había ofrecido a Pyongyang sentarse en la mesa de negociaciones, parece haber tirado la toalla y coincide ahora con la Casa Blanca en que “es más necesario reforzar la disuasión militar que perseguir el diálogo”, admitió hoy el ministro surcoreano de Defensa, Song Young-moo.

El test atómico norcoreano del pasado domingo generó un seísmo de unos 6 grados en la escala abierta de Ritcher, detectado por organismos sismológicos de diversos países que estimaron la fuerza de la detonación entre 50 y 120 kilotones, es decir, al menos cinco veces más que el anterior ensayo de septiembre de 2016.

Los medios estatales norcoreanos afirmaron que se trató de una “bomba de hidrógeno de dos fases” probada “con total éxito”, cuya potencia puede ajustarse “entre las decenas y los centenares de kilotones”, e instalable en un misil intercontinental (ICBM). 

Muchos expertos dudan que Corea del Norte haya logrado dominar la tecnología de fusión de hidrógeno o termonuclear (más eficiente y destructiva que la de bombas atómicas convencionales), y que sea capaz de miniaturizar uno estos dispositivos para instalarlos en ICBM plenamente operativos.

Esto permitiría a Corea del Norte ejecutar un ataque nuclear sobre territorio estadounidense con artefactos mucho más potentes que los que arrasaron las ciudades niponas de Hiroshima y Nagasaki al término de la II Guerra Mundial.

En cualquier caso, el nuevo ensayo demuestra un paso adelante considerable en las capacidades nucleares norcoreanas, y puede proveer al país de valiosos datos técnicos para continuar desarrollando su programa atómico.

Ahora resta por ver si las exhibiciones de poderío militar y las sanciones surten efecto alguno sobre el régimen de Kim Jong-un, embarcado desde comienzos de año en una actividad armamentística más intensa de lo habitual aparentemente destinada a disuadir al mundo -y sobre todo al nuevo ocupante de la Casa Blanca- de cualquier intento de agresión.

 

CHINA PROTESTA OFICIALMENTE

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China presentó hoy una protesta formal ante la embajada norcoreana por la prueba nuclear realizada por el país vecino el domingo, informó DPA.

“Es un error para Corea del Norte realizar ensayos nucleares en cualquier momento”, dijo el portavoz del ministerio Geng Shuang al ser consultado por periodistas sobre el hecho de que decidiera hacerla en medio de la celebración en Xiamen de la cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica). “China se opondrá”, subrayó.

Simultáneamente, el gigante asiático criticó también la amenaza del presidente estadounidense, Donald Trump, de sancionar a los socios comerciales de Corea del Norte, del que China es el principal.

“Es inaceptable que por una parte sea difícil hacer esfuerzos para encontrar una solución a la cuestión nuclear y que por otra se sometan los propios intereses a sanciones y se pongan en peligro”, dijo Geng Shuang sobre el papel de China en el conflicto. “No es ni objetivo ni justo”.

“Estados Unidos está considerando, junto a otras opciones, suspender todo el comercio con cualquier país que haga negocios con Corea del Norte”, dijo Trump a través de su cuenta de Twitter el domingo.  

De concretarse, el principal afectado con esta medida sería China, país a través del cual fluye el 90 por ciento del comercio norcoreano. Sin embargo, una actuación de este nivel no es realista, ya que tendría efectos masivos también sobre la economía estadounidense y sobre una coyuntura mundial ya débil. Estados Unidos y China son las dos principales economías del mundo.

 

SUIZA ESTÁ PREPARADA PARA MEDIAR

La presidenta de turno de la Confederación Helvética, Doris Leuthard, dijo hoy que su país está “preparado” para ofrecer su rol como mediador en la crisis nuclear con Corea del Norte, porque considera que es el momento del diálogo y no de reacciones “excesivas” y mensajes en la red social Twitter.

“Está siempre en nuestro interés ofrecer una plataforma (para el diálogo) como puede ser la Ginebra internacional”, señaló la presidenta helvética en un encuentro con medios extranjeros, informó Efe.

Leuthard señaló que es poco probable que se muevan en este frente los presidentes de EEUU, Donald Trump, de China, Xi Jinping, y de Corea del Norte, Kim Jong Un, y en este sentido Suiza podría “preparar el terreno” para una eventual reunión, quizás a nivel de ministros de Asuntos Extranjeros.

“Twitter no será el instrumento adecuado” para lograr un diálogo con Pyongyang, afirmó Leuthard en referencia a los mensajes que difunde Trump en esa red social después de cada prueba nuclear de Corea del Norte.

En opinión de la presidenta suiza, para poder entablar un diálogo con el régimen de Pyongyang y las potencias como EEUU, China, Corea del Sur, hace falta una actuación “muy, muy discreta” por detrás, y “en este ámbito tenemos algo de experiencia”, recalcó.

Las sanciones contra Corea del Norte “no han cambiado muchas cosas” en ese país, y aunque los norcoreanos sufren, siguen apoyando a Kim Jong-un, recordó.

“Es el momento para el diálogo. Suiza está preparada para ofrecer nuestro rol como mediador, como siempre”, recalcó Leuthard, quien, calificó el momento actual de “muy, muy peligroso” con “muchas reacciones excesivas”. 

“Es realmente el momento ahora de sentarse en la mesa”, señaló, y apuntó que las grandes potencias tienen una reputación y una responsabilidad en este asunto.

Leuthard admitió que no será fácil encontrar una fecha próxima para el diálogo, dado que, entre otras cosas, el Partido Comunista de China celebrará en octubre su XIX Congreso.

Suiza siempre busca el contacto y aboga por el diálogo, y en este caso “necesitamos una solución internacional”, y más generalmente un entendimiento común también entre los países que tienen armas nucleares y los que no las tienen, sostuvo Leuthard.

Destituyeron a presidenta surcoreana entre violentas protestas callejeras

ParkGeun-hye

 

El Tribunal Constitucional ratificó este viernes, en un dictamen histórico, la destitución de la presidenta de Corea del Sur por su conexión con el caso “Rasputina”, veredicto que desató unas violentas protestas de sus seguidores en Seúl que han dejado al menos dos muertos.

Los ocho jueces de la corte aprobaron por unanimidad la decisión adoptada por el Parlamento el pasado 9 de diciembre para cesar de su cargo a Park Geun-hye, que llegó al poder en febrero de 2013 y a la que le restaba casi un año de mandato.

La sentencia, televisada en directo por las principales cadenas nacionales, estableció que Park vulneró la Carta Magna al permitir a su amiga Choi Soon-sil, conocida como la “Rasputina”, entrometerse en asuntos de Estado y al confabularse con ella para extorsionar fondos a grandes empresas, entre ellas Samsung, la mayor del país.

La propia Choi, de 60 años, pidió perdón a través de su abogada al pueblo coreano y a Park Geun-hye a raíz de la destitución, aunque volvió a negar los cargos que se le imputan.

Unas 30 personas están siendo ya procesadas a raíz de la investigación abierta desde que el escándalo salió a la luz el pasado otoño, entre ellas Choi y Lee Jae-yong, presidente de facto de Samsung al que se acusa de donar dinero a la “Rasputina” a cambio de recibir favores del gobierno.

Aunque no consideró que fuera motivo para su destitución, la máxima instancia judicial del país también creyó probado que Park, de 65 años, desatendió sus obligaciones como jefa de Estado durante el hundimiento en abril de 2014 del ferri Sewol que dejó más de 300 muertos, la mayoría estudiantes de secundaria.

Con la destitución, Park, a la que la fiscalía considera sospechosa en el caso, queda despojada de su inmunidad y Corea del Sur está obligada a celebrar elecciones presidenciales en un plazo inferior a 60 días, lapso durante el cual el ex primer ministro Hwang Kyo-ahn seguirá ejerciendo como presidente en funciones.

La mayoría de los expertos apuntan a que los comicios presidenciales, donde el favorito para imponerse es el candidato liberal Moon Jae-in, seguramente se celebren el martes 9 de mayo.

La decisión de hoy implica la primera destitución de un jefe de Estado y el primer adelanto de los comicios presidenciales en Corea del Sur desde que el país volvió a celebrar elecciones democráticas en 1987 tras el mandato de dos juntas militares (una de las cuales lideró el general Park Chung-hee, padre de la ya ex presidenta).

“Las vulneraciones de la Constitución y la ley por parte de la presidenta implican traicionar la confianza del pueblo y son acciones graves que no pueden ser toleradas”, dijo la presidenta del Constitucional, Lee Jung-mi, al leer el veredicto.

Aunque según las encuestas la mayoría de surcoreanos se mostraban mayoritariamente a favor del cese de Park, sus seguidores han protestado enérgicamente en las calles en el último mes y hoy recibieron entre tristes y enfurecidos la sentencia en Seúl.

Algunos de los miles de congregados ante el Constitucional y la avenida Sejong rompieron a llorar, mientras otros, armados con palos, se enfrentaron a efectivos de seguridad, de los cuales hoy se han desplegado más de 21.000 en el centro de la capital.

Los violentos choques entre los simpatizantes de Park -de los que muchos se declaran nostálgicos de los tiempos de la dictadura de su padre- y las fuerzas de seguridad se han saldado al menos con dos muertos y un número aún sin confirmar de heridos, dos de los cuales se encuentran en estado crítico, según la policía.

Un portavoz de la oficina presidencial dijo que la ex presidenta no comparecerá en público y que permanecerá por el momento en la Casa Azul (la residencia del jefe de Estado surcoreano).

A su vez el presidente en funciones Hwang ofreció una rueda de prensa en la que instó al pueblo surcoreano a aceptar el veredicto y a dejar de lado el ambiente de fractura que se está presenciando en las calles de la capital, donde hay prevista en las próximas horas una manifestación anti-Park que podría deparar nuevos choques.

Seúl anuncia sanciones unilaterales contra Corea del Norte

sanciones

 

Corea del Sur anunció el martes que impondrá sanciones unilaterales a Corea del Norte en respuesta a su reciente prueba nuclear y lanzamiento de un cohete, incluso una prohibición sobre todo acuerdo financiero con 40 individuos y 30 entidades.

El anuncio tiene lugar un día después que Corea del Norte advirtió sobre la posibilidad de ataques nucleares en reacción al comienzo de maniobras militares surcoreanas-estadounidenses, que considera un ensayo de invasión. Las maniobras anuales de este año, que se prolongarán hasta avanzado abril, son las más extensas efectuadas hasta ahora.

Asimismo el martes, la agencia de espionaje de Seúl acusó al norte de intrusión en los teléfonos celulares de decenas de funcionarios surcoreanos para apoderarse de mensajes de texto y orales y listas telefónicas.

El Servicio Nacional de Inteligencia dijo que los ciberataques ocurrieron entre fines de febrero y principios de marzo. No identificó a los funcionarios cuyos teléfonos se vieron afectados ni aclaró si los mensajes contenían información delicada.

Las nuevas sanciones surcoreanas afectan a 38 individuos y 24 organizaciones en Corea del Norte que Seúl considera responsables por el desarrollo de armas de destrucción masiva. También abarcan a un ciudadano de Singapur y otro de Taiwán, además de seis entidades en Mianmar, Tailandia, Taiwán y otras naciones por asistir indirectamente a Corea del Norte, dijo el gobierno del Sur en una declaración.

Agregó que los surcoreanos tendrán prohibida toda transacción financiera con los individuos y organizaciones incluidos en la lista negra, cuyos bienes en Corea del Sur quedarán congelados.

Corea del Sur agregó que prohibirá la entrada de todo buque que haya hecho escala en un puerto norcoreano en los 180 días previos. Afirmó que seguirá aconsejando a los ciudadanos surcoreanos no comer en los restaurantes operados por norcoreanos en otros países. El Norte opera unos 130 restaurantes en China y otras naciones.

No está claro en qué medida las sanciones afectarán a Corea del Norte, que ya ha sido objeto de sanciones internacionales por sus programas nuclear y misilístico. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas impuso la semana pasada sus decisiones más severas en dos décadas a Corea del Norte.

Corea del Norte responde con más misiles a las duras sanciones de la ONU

misil

 

Corea del Norte respondió hoy con un lanzamiento de misiles de corto alcance a la nueva y más dura resolución del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cuyas sanciones amenazan con ahogar la economía del país y agravar su crisis humanitaria.

El Ejército Popular norcoreano disparó desde la localidad de Wonsan, al sureste del país, seis misiles que recorrieron entre 100 y 150 kilómetros hasta caer en el Mar del Este (Mar de Japón), informó el Ministerio de Defensa surcoreano, informó Efe.

Como respuesta al lanzamiento, China pidió a todas las partes implicadas en el conflicto “actuar con responsabilidad” y desde la cancillería de Pekín se instó a retomar las conversaciones a seis bandas (con las dos Coreas, EEUU, Japón y Rusia) tras las sanciones impuestas el miércoles por la ONU.

Mientras Seúl investiga la naturaleza de los proyectiles, expertos creen que podrían ser misiles KN-01, al igual que los utilizados en el último lanzamiento de este tipo en junio del año pasado, o cohetes de 300 milímetros.

De tratarse de misiles balísticos como los KN-01, se trataría de una violación de hasta cinco resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, aunque el organismo internacional no suele actuar cuando se trata de este tipo de lanzamientos de proyectiles de corto alcance, relativamente habituales.

Corea del Norte mostró de esta manera tan poco ortodoxa su disconformidad con la resolución 2270, aprobada el miércoles por los 15 miembros del Consejo de Seguridad como represalia por los ensayos nuclear y de misiles llevados a cabo por Pyongyang en enero y febrero, respectivamente.

La resolución contempla castigos como la inspección obligatoria de cargamentos, restricciones en la exportación de materias primas, embargo del comercio de armas ligeras, prohibición de venta al país de combustible aeroespacial y sanciones financieras a individuos, entidades y activos norcoreanos, entre otros.

Estas medidas, que buscan cortar de raíz el acceso a recursos financieros para financiar los programas militares norcoreanos, se consideran las más duras impuestas hasta el momento al régimen de los Kim y amenazan con golpear tanto a la elite como al pueblo en el país más aislado del mundo.

“Va a ser duro para el Gobierno norcoreano, especialmente dentro de un año, cuando se agoten sus reservas de dólares, combustible para la aviación y otros recursos”, explicó el analista político surcoreano Shim Jae-hoon.

Además, las restricciones comerciales y el corte del flujo de divisas podrían agravar la ya difícil situación alimentaria en este Estado, incapaz de cubrir las necesidades básicas de su población.

“Como la cosecha del año pasado fue escasa por las inundaciones y la sequía, el próximo invierno la situación podría ser desastrosa si a la falta de reservas se suma la de recursos y financiación como consecuencia de las sanciones”, explicó el experto.

En todo caso, la mayoría de analistas creen que la eficacia de las sanciones a la hora de ahogar la economía norcoreana y así presionar al régimen dependerá de cómo las aplique China, principal socio comercial de Corea del Norte y casi destino único de sus exportaciones.

“La cuestión más importante es cuán rigurosa será China a la hora de aplicar las sanciones”, observó el analista, tras destacar que probablemente EEUU y Corea del Sur tratarán de presionar al gigante asiático para que no se muestre benevolente con su aliado histórico.

Pekín se ha mostrado siempre reacio a imponer castigos muy severos a Pyongyang ya que, según los expertos, un posible derrumbe del régimen de los Kim podría acarrear una crisis de refugiados en su frontera y originar una futura Corea unificada bajo la influencia política y militar de EEUU.

Sin embargo, en este caso ha apoyado unas sanciones especialmente duras contra Corea del Norte y en caso de aplicar estrictamente algunas de ellas, especialmente el veto a la exportación de materias primas como carbón, hierro, oro, titanio y tierras raras, podría poner en serios aprietos a su aislado vecino.

Corea del Norte amenaza con

kimjong

 

Corea del Norte amenazó hoy con “ataques preventivos” ante cualquier intento de acabar con el régimen de Kim Jong-un, en referencia a los ejercicios militares conjuntos que Seúl y Washington realizarán en marzo en territorio surcoreano.

A través de un comunicado, el Mando Supremo del Ejército de Corea del Norte aseguró hoy que entrará “en modo preventivo para hacer retroceder hasta el último hombre de las fuerzas enemigas si hay un leve signo de sus operaciones especiales”.
El aviso publicado en inglés por la agencia estatal KCNA asegura que los “principales objetivos” del Ejército norcoreano serán la oficina y la residencia oficial de la presidencia de Corea del Sur.
Seúl y Washington planean llevar a cabo el mayor de sus ejercicios conjuntos anuales hasta la fecha el mes que viene en plena etapa de tensión en la Península de Corea tras la reciente prueba nuclear y el lanzamiento de un cohete espacial realizados por el Pyongyang.
En las operaciones militares conjuntas de este año en territorio surcoreano se verán involucrados unos 15.000 soldados estadounidenses, cerca del doble de los que participaron en 2015, según informó la agencia surcoreana Yonhap.
Los dos aliados realizan anualmente entre marzo y abril desde los años noventa estos ejercicios militares conjuntos, denominados Key Resolve y Foal Eagle, con el fin de mejorar su capacidad de defensa frente a Corea del Norte.
Por su parte, el régimen norcoreano los considera un ensayo de intento de invasión por lo que su celebración siempre aumenta la tensión en la zona

 

Seúl, Tokio y Washington en contra de Corea del Norte

CoreadelNorteBomba

 

Los líderes regionales criticaron con dureza a Corea del Norte por su prueba nuclear y exigieron una respuesta contundente y coordinada a sus provocaciones, y buscar más sanciones de la ONU contra Pyongyang. Corea del Sur, Japón y Estados Unidos han tomado la iniciativa para liderar la reacción de la comunidad internacional tras el ensayo nuclear anunciado por Corea del Norte, el primero realizado presuntamente por este país con una bomba de hidrógeno.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mantuvieron una conversación telefónica en la que demandaron acciones concretas y coordinadas a nivel internacional para enviar un mensaje claro al régimen de Kim Jong Un, con vistas a que cese sus ensayos atómicos y de misiles. Obama afirmó que la prueba nuclear norcoreana es una amenaza para la región y la comunidad internacional, y subrayó el compromiso de su país para garantizar la seguridad de todos sus aliados, señalaron fuentes del Ejecutivo japonés.

El presidente Obama también trató el tema con su par surcoreana, Park Geun-hye, quien aseguró que Corea del Sur hará pagar al Norte un precio correspondiente al ensayo nuclear. La mandataria anunció que promoverá en el Consejo de Seguridad una resolución firme por el ensayo de su vecino y le imponga fuertes sanciones.

La Cancillería británica convocó al embajador de Corea del Norte en Londres, Hyon Hak Bong, para expresarle su condena e informarle que el Reino Unido apoyará un aumento de medidas contra el régimen norcoreano.

Seúl y Washington acuerdan 'incrementar la presión' sobre Corea del Norte

ParkGeun-hye

 

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, afirmó hoy, durante su visita a Seúl, que la alianza entre este país y Corea del Sur es “más fuerte que nunca”, y en especial para hacer frente a las “provocaciones crecientes” de Corea del Norte.

Kerry se pronunció así en rueda de prensa tras reunirse con la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, y con el ministro de Exteriores surcoreano, Yun Byung-se, con quienes trató la cooperación bilateral en materia de seguridad y defensa, entre otros temas.

“Nuestra alianza y nuestra relación global son más fuertes que nunca”, dijo Kerry, quien destacó los acuerdos entre ambas partes para llevar a cabo operaciones militares e impulsar la desnuclearización de la península de Corea.

Kerry se refirió en concreto a Corea del Norte, “la mayor preocupación en materia de seguridad” que comparten Seúl y Washington, y afirmó que la posición de ambos países “no varía ni un centímetro” ante las “provocaciones crecientes” del régimen liderado por Kim Jong-un.

Pyongyang ha mostrado “aún menos disposición al diálogo” y corre el riesgo de “aislarse todavía más”, ya que continúa “incumpliendo de forma sistemática” las resoluciones de Naciones Unidas, según el secretario de Estado de EEUU.

“Han incrementado la presión belicista y las tensiones, los lanzamientos de misiles, continúan con el programa nuclear… Uno de los ejemplos más recientes ha sido el ensayo de misil balístico submarino”, señaló.

Por ello, añadió que Washington y sus aliados están tratando “los próximos pasos a dar” ante la constante vulneración de la legislación internacional por parte de Pyongyang.

En la misma línea, el ministro de Exteriores surcoreano afirmó que Seúl y Washington han acordado “incrementar la presión” sobre Corea del Norte.

Asimismo, Kerry se refirió a la supuesta ejecución del Ministro de Defensa norcoreano, Hyon Yong-chol, una acción que calificó de “grotesca” y “horrenda”.

El pasado 30 de abril, Kim Jong-un mandó fusilar al jefe de su Ejército por desobedecerle y quedarse dormido en su presencia durante un acto, una ejecución que fue llevada a cabo con armamento antiaéreo y ante cientos de testigos, según informó la semana pasada el Servicio Nacional de Inteligencia de Corea del Sur (NIS).

La visita del secretario de Kerry, la primera a Corea del Sur desde febrero del año pasado, también ha servido de preparación para la cumbre que tienen previsto celebrar a mediados de junio los líderes de ambos países, Park y Barack Obama.