La Boyera archivos - Runrun

La Boyera

Vecinos de El Hatillo respondieron a la convocatoria de alcalde Smolansky

elhatillo

Vecinos de El Hatillo hicieron caso a la petición de su alcalde David Smolansky y salieron a protestar la mañana de este jueves, luego que el burgomaestre fuese condenado a 15 meses de prisión e inhabilitado políticamente por el Tribunal Supremo de Justicia.

A tempranas horas, el paso hacia la avenida Intercomunal La Trinidad-El Hatillo se encontraba cerrado. También la vía a la altura de El Cigarral y en La Boyera solo había un canal habilitado.

Smolansky, quien tiene prohibición de salida del país y se encuentra en la clandestinidad, colocó en las redes sociales un vídeo donde convocaba a los habitantes de El Hatillo a protestar desde las 7:00 am.

La Sala Constitucional del TSJ ha condenado a cárcel a cinco alcaldes de oposición este año: Gustavo Marcano (Lechería), Alfredo Ramos (Iribarren), Carlos García (Mérida), Ramón Muchacho (Chacao) y Smolansky.

De ellos solo Ramos está tras las rejas, el resto en situación de “resguardo”.

Muchacho, Smolansky, Ramos, García y Marcano están acusados de desacato por no cumplir con las órdenes de levantar las barricadas en las calles.

 

 

El trancazo espontáneo continuó este miércoles en Caracas

plazaaltamiracerrada

Nuevamente varios sectores de Caracas amanecieron bloqueados pese a que la Mesa de la Unidad Democrática convocó a un Paro Cívico más un “trancazo” para este jueves. Vecinos y miembros de la denominada “Resistencia” cerraron espontáneamente avenidas y calles de la capital para rechazar la propuesta de Asamblea Nacional Constituyente.

En Plaza Altamira, La Castellana, Macaracuay, El Cafetal, El Hatillo, La Boyera, Bello Monte, Boleíta. El Llanito, Santa Mónica así como zonas en el oeste: Caricuao, El Paraíso, Quinta Crespo se sumaron a la iniciativa de este miércoles.

 

CRÓNICA Ni el cáncer, ni el embarazo, ni la tercera edad detuvieron a la familia Jiménez para validar sus firmas

Familia Jiménez

El jueves la familia Jiménez fue al Polideportivo La Boyera contra todo pronóstico: la más joven de ellas, daría a luz a las 5:00 pm, su madre tiene cáncer de ganglios y la semana pasada estuvo hospitalizada por obstrucción intestinal. A la abuela de la mujer embarazada, de 86 años de edad, le tocó validar en Plaza Venezuela, por lo que luego debieron trasladarse a esa zona antes de ir a la clínica 

@Angelicalugob

 

“No existen excusas. Estamos deseosos de poder corregir este país”, manifiesta Lilia Jiménez, de 58 años de edad. La mujer tiene cáncer de ganglios desde hacer tres años y la semana pasada estuvo hospitalizada por obstrucción intestinal. Espera sentada frente a la larga cola que ciudadanos hacen en las afueras del Polideportivo La Boyera el cuarto día del proceso de validación de firmas para activar el referendo revocatorio. La mujer habla pausado. Dice sentirse tranquila pues está cumpliendo con su país. Puertas adentro de ese centro de validación, está su hija Andrea de Rodríguez, de 31 años de edad, quien tiene pautada una cesárea a las 5:00 de la tarde.

“Aquí han sido muy diligentes con nosotros. Entienden nuestra situación. Mi hija se ha complicado en los últimos días porque la semana pasada cuando estuve hospitalizada ella estuvo pendiente de mi cuidado. Aunque ella y yo sí validamos nuestras firmas hoy en La Boyera, mi madre de 86 años de edad está de luto porque le toca validar en Plaza Venezuela y no se va a quedar tranquila hasta que no valide, así que antes de ir a la clínica para que mi hija de a luz, la tenemos que llevar porque si no, ¿quién aguanta ese chichón?”, cuenta Rodríguez, quien mostró los morados que aún tiene en sus brazos después de haber estado hospitalizada.

Lilia Jiménez

Jímenez durante los últimos meses ha sorteado la crisis de escasez de medicinas en Venezuela. “El medicamento que más difícil se me ha hecho conseguir es Avastin. He tenido que solicitarlo a través de servicios públicos, con amigos y por medio de las redes sociales. Mi médico me prohibió que se lo compre a los bachaqueros, pues me explicó que estas medicinas deben estar refrigeradas”, explica.

El testimonio que Lilia Jiménez le dio a Runrun.es fue breve. Eran las 12:20 del mediodía cuando su hija terminó de validar su firma. Luego, debían trasladarse hasta Plaza Venezuela para que su madre de 86 años hiciera lo propio y, posteriormente, tenían que llegar a la clínica para que su hija fuese atendida para dar a luz a las 5:00 pm.

El cuarto día del proceso de recolección de firmas en La Boyera se mantuvo prácticamente la misma afluencia de ciudadanos. Fuentes consultadas informaron que el lunes 1.377 personas validaron sus firmas, el martes 1.237, el miércoles 1.343 y el jueves, hasta la 1:20 de la tarde, 1.010 personas habían validado sus rúbricas. A esa hora aún las personas estaban en cola casi a la altura de la avenida principal de la zona. Este jueves cinco autobuses fueron habilitados para trasladar a personas. Una de ellas fue Luz Marina Yépez, de 61 años de edad, quien en cuatro días no había podido validar su firma.

Una abogado que celebró validando

Daluy Sierralta

Daluy Sierralta, de 64 años de edad, celebró el día del abogado validando. Este jueves, por tercer día consecutivo la abogado y también criminólogo intentó validar su firma en Los Ruices. Sin embargo, poco antes de las 4:00 pm le faltó la respiración cuando esperaba su turno para ingresar a la Escuela Técnica Don Bosco. De inmediato, funcionarios de protección Civil Sucre la montaron en una silla de rueda para llevarla a la ambulancia, pero ella les pidió que antes la dejaran validar. Y le cumplieron la petición. Después de validar su rúbrica la mujer lloró de alegría y quienes estaban en la cola la aplaudieron.

“Estoy feliz porque ya cumplí validando, así celebro el día de mi profesión. Vine desde Chacaíto contra viento y marea porque mi hija no estaba de acuerdo con que viniera porque sufro de hipertensión arterial y de efisema pulmonar. Hay que validar porque no hay mal que dure cien años y tenemos que salir de este infierno”, dijo la mujer.

 

Cintillo Pequeño

En La Boyera y en Los Ruices dos máquinas no fueron suficientes para validar firmas

Ciudadanos en La Boyera

Durante el primer día de la jornada de validación de firmas para el referendo revocatorio, las personas que acudieron a Los Ruices y a La Boyera hicieron más de siete horas de colas para cumplir con el proceso. Mujeres embarazadas, personas de la tercera edad, varios miembros de familias, compañeros de trabajo, amigos y vecinos, cambiaron su rutina el primer día de la semana para validar sus firmas. En Los Ruices, la MUD habilitó varios autobuses para trasladar a personas que no pudieron validar sus rúbricas en el municipio Sucre 

@Angelicalugob

En la calle A de Los Ruices hubo ambiente de fiesta durante la jornada del primer día de validación de firmas para el referendo revocatorio. Las personas manifestaron a Runrun.es que las colas que hicieron “fueron sabrosas” porque quieren revocar a Maduro. Los ciudadanos se organizaron con sus familiares, compañeros de trabajo, amigos y vecinos para cumplir con el proceso. En las inmediaciones de la Escuela Técnica Don Bosco los ciudadanos hicieron dos colas para validar su firma. Con sillas, sombrillas y algunas chucherías las personas hicieron más amena la espera. Sin embargo, poco antes de las 12 del mediodía una de las voluntarias de la Mesa de la Unidad Democrática les advirtió a los ciudadanos que cada una de las dos máquinas que fueron dispuestas en ese centro estaba programada para validar 2.000 firmas por día. A esa hora, después de la advertencia, las personas que empezaban a hacer las colas lo hicieron con el riesgo de no poder validar su rúbrica.

Unos metros más adelante, sin embargo, los voluntarios de la MUD organizaban la logística para trasladar a los ciudadanos a centros que tienen más capacidad para validar firmas. A esa hora el diputado Miguel Pizarro explicó que ya habían salido siete autobuses desde Los Ruices a otras zonas. “Unos van a Santa Lucía, unos van a Higuerote, otros van un poquito más lejos, pero en todo caso la idea es poder llenar y ocupar todas las máquinas que están regadas por todo el estado para poder validar la mayor cantidad de firmas por día. Hasta hora las colas que se ven son para llenar cuatro autobuses más. Esas personas serán trasladadas al punto que nos indiquen que esté más vacío. Estamos impresionados de la capacidad organizativa de todos nuestros vecinos y del voluntariado que está aquí desde las 5:00 am organizando esto. Nos va a tocar derrotar obstáculos. Esto es un proceso que está diseñado para que nos cansemos, que está diseñado para que se haga complicado, pero tenemos que desmontar cada trampa y demostrar que somos mayoría”, dijo el parlamentario.

En la calle A de Los Ruices algunos ciudadanos hicieron colas para comprar alimentos en uno de los abastos de la zona. Pero esas filas no superaron a las dos que se formaron para validar firmas.

colas por comida y firmas

En el inicio de validación de firmas hicieron colas “sabrosas” en Los Ruices y en La Boyera

Cola firmas en La Boyera

En el Polideportivo de La Boyera hubo presencia de personas que se trasladaron desde algunas urbanizaciones de los municipios Baruta, Chacao y El Hatillo para validar sus firmas. La cola para ingresar a ese centro se extendió unas cinco cuadras. Algunas personas, que se trasladaron en vehículos propios, dejaron sus automóviles en la avenida e iniciaron la cola a la altura de una garita que conecta con la avenida principal de la zona. Marianne Cuenca, que fue desde Prados del Este con su madre, llegó a las 8:00 am y siete horas después de estar en cola, a las 3:44 pm, pudo validar su firma. Durante el tiempo de espera la mujer se comunicaba con sus amigos corredores a través de un grupo de whatssap, les enviaba imágenes, reportes del centro de votación e incluso le hizo una fotografía al famoso señor del papagayo que fue a validar su firma.

“El proceso ha sido un poco lento, pero estamos muy animados por nuestros hijos, por Venezuela y por todas esas personas que no tienen la oportunidad de validar la firma como yo. Aquí seguimos”, manifestó Cuenca.

Señor Papagayo firmas

Los voluntarios que estuvieron en el Polideportivo La Boyera dijeron que más del 70 por ciento de las personas que fueron a validar sus firmas el primer día del proceso fueron eran de la tercera edad. De acuerdo con cifras extraoficiales, en esa zona 1.377 personas validaron sus firmas el lunes 20 de junio. No importó el sol, las horas de espera, las ganas de ir al baño, ni el hambre. Todas las personas tenía un objetivo: validar sus firmas. Sin embargo, a las 4:00 pm fueron cerradas las puertas de ese centro de votación para cumplir con las normas del Consejo Nacional Electoral. Quienes aún estaban en la kilométrica cola, tuvieron que devolverse. Los ciudadanos, molestos, gritaron consignas como: “queremos revocar”, “no nos vamos”, para exigir que el proceso sea más rápido. Algunos presentes, como Carmen Gutiérrez, consideran que el CNE debe instalar más máquinas en esa zona. Lo cierto es que en el primer día del proceso para validación de firmas, ni en La Boyera ni en Los Ruices dos máquinas no fueron suficientes.

Al igual que en Los Ruices, en La Boyera hubo ambiente de fiesta, de celebración. A la 1:18 PM Ismailia Márquez, que tiene siete meses de embarazo, había cumplido tres horas en cola para validar su firma.

Alicia de Balzán fue una de las personas de la tercera edad que se hizo sentir en la cola durante las seis horas que esperó para validar su firma. La mujer dijo que está interesada en validar su firma, pues nació en democracia y quiere morir en democracia.

 

Smolansky: Más de 30% del agua que llega a El Hatillo se desperdicia por negligencia de Hidrocapital

Smolansky2

 

El alcalde del municipio El Hatillo David Smolansky explicó que es responsabilidad de Hidrocapital que actualmente el 30% del agua potable que circula en el municipio se está perdiendo por botes causados debido a la falta de mantenimiento de la red de acueductos.

Esto lo informó desde la Avenida Intercomunal de La Boyera a la altura de la curva de Los Manantiales, donde el día martes una tubería de 16 pulgadas de diámetro que surte de agua parte del municipio se fracturó. Esto inundó estacionamientos de edificios aledaños y dos apartamentos, ante lo cual se desplegó Protección Civil El Hatillo, Polihatillo y la Dirección de Obras y Servicios Públicos de la Alcaldía de El Hatillo para tomar medidas preventivas en el lugar.

“Yo responsabilizo de lo que está ocurriendo en el municipio a Hidrocapital. Su negligencia, incapacidad, indiferencia y la poca voluntad que tiene para articular políticas públicas tienen a nuestro municipio completamente colapsado, afectando la movilidad, la calidad de vida y la seguridad, porque tenemos a Polihatillo y a Protección Civil El Hatillo atendiendo esta contingencia”, expresó el alcalde.

“En estos momentos tenemos en el municipio 34 botes, de los cuales 26 son de aguas blancas y 8 de aguas servidas. Hay 27 hundimientos o reparaciones pendientes y dos tapas de boca de visita desaparecidas. Más del 30% del agua que llega al municipio El Hatillo hoy se está desperdiciando”, agregó Smolansky.

El día miércoles Hidrocapital reemplazó la tubería rota y el jueves comenzaron los trabajos de relleno del hundimiento. Sin embargo, el alcalde anunció que la semana que viene acudirá junto con vecinos a la sede de la empresa estatal de aguas para exigir mantenimiento de la red de acueductos de El Hatillo y para hacerle saber cuánto ha invertido la Alcaldía por restitución de vialidad que era competencia de Hidrocapital.

 

*con información de nota de prensa