Hassine Abassi archivos - Runrun

Hassine Abassi

A John Carlin le pidieron una visa especial para dar conferencia
El periodista y escritor se regresó a España en el mismo avión que lo trajo a Maiquetía

@franzambranor

HORAS ANTES QUE Sudáfrica asegurara su pase a los cuartos de final del Mundial de Rugby de Japón 2019, a John Carlin, el periodista y escritor inglés que reflejó en su libro “El Factor Humano” la heróica gesta de Nelson Mandela a través del deporte, le fue negado el acceso a Venezuela.

Carlin no pudo ver por TV a la versión actual de la selección que en 1995 obtuviese el título mundial e inspira la obra bibliográfica que a la postre se convirtió en la película Invictus dirigida por Clint Eastwood y protagonizada por Morgan Freeman y Matt Damon, así como tampoco dictar la conferencia “Mandela y el camino de la paz, horizontes posibles para Venezuela” en el hotel Marriott de Caracas este martes 8 de octubre. 

El gobierno de Nicolás Maduro le impidió la entrada por el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía sin emitir hasta ahora una declaración al respecto. El Instituto para las Transiciones Integrales, organizador del evento calificó la medida como inexplicable y el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Prensa dijo que se trataba de otra “ilegal deportación que atenta contra la libertad de expresión y el debate plural de las ideas”. 

“No entendemos por qué esta medida. Él estaba sumamente desconcertado y se regresó frustrado”, dijo el abogado y jurista Pedro Nikken, miembro del Instituto para las Transiciones Integrales. 

Nikken señaló que a Carlin le dijeron en Maiquetía que para ofrecer una conferencia en Venezuela necesitaba una visa especial. “No vamos a dejar de hacer este tipo de iniciativas por el error que cometieron unos funcionarios en Maiquetia. Estas cosas no ayudan en la reconciliación nacional”.

Nikken sostuvo que Carlin regresó a España en el mismo avión que lo había traído a Maiquetía.

“Queríamos que John le hablase a la gente de la oposición y también del chavismo sobre la experiencia sudafricana; él fue un hombre muy cercano a Mandela en todo ese proceso de pacificación. Venezuela tiene que apuntar a eso. Tenemos que dejar de pelear entre nosotros”, dijo Nikken.

El abogado indicó que cuando trajeron al premio Nobel de la Paz, el tunecino Hassine Abassi, para una iniciativa similar en junio de este año no hubo problema alguno. “Tanto Carlin como Abassi son partidarios del encuentro entre las personas que piensan distinto”, dijo.

“No puedo referirme al hecho de la deportación de Carlin porque no sé qué sucedio. El gobierno hasta ahora no ha dicho nada. Entiendo que él en 2007 escribió para el diario El País un artículo polémico sobre el chavismo, pero también tengo entendido que el periódico o él mismo pidieron disculpas”, dijo la sociólogo y analista de medios, Maryclen Stelling.

Stelling se refiere al texto “La conexión venezolana”, publicado por el El País, el 16 de diciembre de 2007 y en el que Carlin denunciaba una supuesta cofradía entre el gobierno del entonces presidente Hugo Chávez y las Farc. “Yo estaba invitada a la conferencia y tenía grandes expectativas con esta porque sin duda Carlin es un referente del periodismo internacional”, dijo Stelling.

Stelling aclaró que no pertenece al Instituto para las Transiciones Integrales y que está a favor de cualquier diálogo. “El señor Pedro Nikken y yo coincidimos en que el diálogo entre factores de la sociedad civil es primordial en este momento”.

Este movimiento pro diálogo unió fuerzas apenas a mediados de este año y además de Nikken y Stelling está integrado por simpatizantes del chavismo y oposición como Héctor Navarro, Carlos Azpúrua, Vladimir Villegas, José Virtuoso, Gustavo Márquez, Inés Quintero, Óscar Schemel y Manuel Teixeira. 

Un veterano de mil batallas 

Carlin es considerado uno de los periodistas con mayor conocimiento sobre el apartheid y el ascenso al poder del ya desaparecido pacifista Mandela. Su paso por Argentina en tiempos de dictaduras militares a finales de los 70 con el Buenos Aires Herald y por Centroamérica en 1986 como corresponsal del diario The Independent en época de guerrillas, le proporcionaron experiencia en el área de conflictos. Asimismo, su tránsito por El País de España le hizo curtirse en el periodismo deportivo. Fue el primero en entrevistar a David Beckham con el Real Madrid en 2003 y un artículo sobre Maradona sirvió como base para un documental sobre el astro del balompié en el medio británico Channel 4

La combinación de lo bélico y también lo deportivo fueron pilares para que Carlin escribiera la que hasta ahora ha sido su obra cumbre, el relato de cómo el rugby unió a blancos y negros en un país donde los primeros despreciaban a quienes no fuesen caucásicos y los segundos clamaban por venganza luego de la llegada de Mandela al poder en 1994. 

Hassine Abassi: En Túnez logramos un diálogo que pusiera los intereses del país por encima
“La experiencia no es aplicable a todos los países, pero pueden haber puntos en común que podemos aprovechar”, fueron las reflexiones de Hassine Abassi, premio Nobel de la Paz que impulsó el diálogo en Túnez para salir de la crisis política y hacer una transición a la democracia.
 
Abassi está en Venezuela y se reunirá con representantes de la oposición, del Gobierno y también de organizaciones de la sociedad civil, para conocer con mayor profundidad lo que sucede en Venezuela y también compartir su experiencia sobre la transición de su país, Túnez.
 
En palabras del exlider sindicalista las organizaciones de la sociedad civil fueron grandes impulsores de una negociación en su país. Sin embargo no fue un “camino de rosas” y tuvieron complicaciones que comenzaron cuando salió del poder el dictador Zine El-Abidine Ben Ali, ya que los jóvenes pedían cambios profundos y la disolución del Parlamento, Senado, Gobierno y la Constitución, pasando por la conformación de una Constituyente.
 
En un principio se trató de conformar un ente que tuviera representación de partidos políticos, organizaciones civiles, sindicatos, decanatos, orden de abogados y mujeres democráticas. Fue un grupo de 130 personas, pero no fueron electos por los ciudadanos y así no podían aprobar leyes, pero pudieron establecer una especia de gobierno de transición y un presidente con la condición de que no participara en unas elecciones generales, para que se trabajara de forma objetiva. 
 
Sin embargo, según palabras de Abassi, el poder fue mucho más atractivo y empezaron los conflictos internos y la oposición empezó a movilizarse para solicitar la disolución de lo que se había constituido ya. Fue una época de violencia, asesinatos de dos líderes políticos y ataques terroristas, donde las víctimas incluían a los turistas.
 
“Veíamos lo que pasaba en Siria, Egipto, Yemen, Líbano y teníamos la opción de quedarnos de brazos cruzados o hacer una iniciativa para dirigirnos a los partidos políticos y sentarnos en una misma mesa, empezar un diálogo y poner los intereses del país por encima”, reflexionó el también ex Secretario General de la Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT).
 
Se pudo conformar el llamado Cuarteto para el Diálogo Nacional, conformado por la UGTT, la patronal Unión Tunecina de Industria, Comercio y Artesanía, la Orden Tunecina de Abogados y la Liga Tunecina de Derechos Humanos, en la que establecieron una hoja de ruta que los partidos políticos debían suscribir antes de poder participar en dichas conversaciones. 
 
Lograron que 21 organizaciones políticas se unieran al diálogo y así empezar el camino para alcanzar objetivos como la elaboración de una nueva Constitución, conformar un consejo electoral transparente, objetivo y con recursos propios para que no dependiera de ningún actor político y además formaron un gobierno con la condición de que no tuviera participación en las elecciones. 
 
Un diálogo interno
 
El premio Nobel de la Paz dejó en claro que las conversaciones que se dieron en Túnez no contaron con la participación de otros países. “Nunca han dado resultados garantizados. Hemos tenido muchas presiones de gobiernos extranjeros a través de sus embajadas, pero los rechazamos”.
 
Igualmente hizo hincapié en que un proceso de negociación debe ser liderado por personas independientes y que estén alejados de los partidos políticos, porque la situación de Túnez “estaba en manos de sus hijos e hijas”. 
 
Hassine Abassi sabe que en Venezuela han habido varios intentos de diálogo, pero con mediadores extranjeros, y aconseja que de pedir ayuda de otros países deben ser aquellos que “no tengan ningún interés sobre Venezuela, más allá de resolver la situación”.
 
Pero reconoce que cada diálogo tiene sus características y que no va a resolver todos los problemas. “Partiendo de nuestra experiencia, hicimos un diálogo nacional con el objetivo principal de resolver la situación política existente. Todos los demás problemas se generan por el tema político”, reflexionó. 
 
Por eso fue enfático al decir que no quiere darles lecciones a nadie y que estará cuatro días en Venezuela conociendo más de cerca la situación actual para poder entender. “Cada país tiene sus cosas particulares, problemas, relaciones, intervenciones extranjeras, sus visiones y también puede ser que haya muchas diferencias entre la sociedad civil y los partidos políticos”. 
Premio Nobel de la Paz ofrecerá conferencia en Venezuela

ESTE VIERNES 28 DE JUNIO, a las 10:30 a.m, en los espacios de Foro XXI (ubicado en la Torre Letonia de La Castellana) se llevará a cabo la conferencia La Paz en Túnez: ¿un escenario posible para Venezuela?

Se trata de una de las actividades planificadas en torno a la visita a Caracas de Hassine Abassi, ex Secretario General de la Unión General Tunecina de Trabajo, y a quien en el año 2015 le fue otorgado el Premio Nobel de la Paz. Esto tras ser pieza clave en la resolución de la coyuntura que enfrentaba su país, luego de la salida del dictador Zine El-Abidine Ben Ali.

Túnez, gracias al trabajo liderado por Abassi, terminó por ser un ejemplo de transición política para otros países árabes, y por qué no, para más territorios a nivel mundial.

Esta conferencia forma parte de la articulación de un movimiento que Reacin (Red de Activismo e Investigación por la Convivencia), en aras de reducir la violencia, preside a favor de una salida pacífica y de la construcción de una democracia plural. 

La conferencia tiene convocatoria pública y es totalmente gratuita.