Egipto archivos - Página 2 de 4 - Runrun

Egipto

Anulan pena de muerte al expresidente egipcio Mursi por fugarse de la cárcel

Mursi

Un tribunal egipcio anuló el martes una condena de muerte impuesta por una corte menor contra el derrocado presidente islamista por su papel en una fuga carcelaria masiva durante el alzamiento popular de 2011.

El fallo del Tribunal de Casación implica que Mohammed Mursi tendrá un nuevo juicio, al igual que otros cinco miembros de la ahora ilegalizada Hermandad Musulmana, que también vieron anuladas sus condenas de muerte en el mismo caso.

El tribunal anuló además las cadenas perpetuas impuestas en el caso a 21 miembros de la hermandad.

Un tribunal respaldó el mes pasado la sentencia de 20 años de prisión contra Morsi, por acusaciones derivadas de la muerte de varios manifestantes en diciembre de 2012. Fue el primer veredicto final contra Mursi, derrocado por el Ejército en 2013 tras apenas un año en el cargo.

Mursi, derrocado en julio de 2013, recibió la pena capital por urdir su fuga de la cárcel de Wadi Natrun en junio de 2015, en una causa en la que también fueron sentenciados a la horca otros 108 acusados, en su mayoría miembros o simpatizantes de los Hermanos Musulmanes.

Dos años del “Califato del Terror”, por Kenneth Ramírez

Isis-fighter-in-Mosul-Irak

A dos años de haber proclamado su “Califato del Terror” tras la toma de Mosul –segunda ciudad de Irak–, el grupo terrorista Estado Islámico de Irak y Siria (por su acrónimo en árabe, Dáesh) presenta un balance ambiguo. Por un lado, como demuestran los ataques más recientes en Niza (14 de julio, 84 muertos), Bagdad (3 de julio, más de 200 muertos), Daca (1 de julio, casi 30 muertos), Estambul (28 de junio, más de 40 muertos), Bruselas (22 de marzo, 35 muertos), París (13 de noviembre, 137 muertos) y Beirut (12 de noviembre, 43 muertos), Dáesh retiene una considerable capacidad para atacar a sus enemigos cercanos y lejanos. Además de su emirato central -localizado en Siria e Irak-, mantiene provincias virtuales (wilayas) sostenidas por grupos asociados en Afganistán, Chechenia, Daguestán, Sinaí, Libia, Filipinas, Nigeria, Somalia y Yemen. Y a esto debe sumarse células encubiertas por todo el Mundo, y una red de propaganda 2.0 que ha logrado radicalizar a individuos (los “lobos solitarios”) llevándolos a cometer atentados como el de Orlando (12 de junio, 50 muertos). Una multinacional del terror que ha desbancado a Al-Qaeda como líder de la yihad global.

Por otro lado, Dáesh ha sido expulsado de Kobani y Palmira (Siria), Tikrit, Ramadi y Faluya (Irak), con lo cual ha perdido el 20% del territorio que controlaba en Siria y el 47% del territorio que controlaba en Irak. Un franco repliegue territorial fruto de las campañas militares en su contra. Además, ha tenido una merma en su número de combatientes, desde 33.000 en 2014 hasta entre 18.000 y 22.000 en 2016. Y una caída de su producción petrolera, desde 70 mil barriles diarios en 2014 hasta 20 mil barriles diarios en 2016, que le ha causado una fuerte crisis económica.

Recordemos que, a diferencia de Al-Qaeda, Dáesh busca la construcción de un Califato en todo el Mundo musulmán (según las fronteras que tenía en el siglo VII) como entidad concreta y tangible (gobierno, moneda, ejército, e identidad) para satisfacer el deseo de “pertenecer a algo grande” bajo el principio Baqiya wa tatamaddad (“permanecer y expandirse”). No obstante, aferrarse a un territorio implica un error estratégico para un grupo terrorista, ya que ofrece objetivos fijos para una campaña militar, y esto explica la erosión de sus capacidades expuesta anteriormente. La estrategia de la Administración Obama contra Dáesh ha tenido cierto éxito en el tablero iraquí, mediante una ofensiva aérea que ha contado con el apoyo sobre el terreno del ejército iraquí, las milicias shiítas y fuerzas de Irán (aunque resulte sorprendente, comparten intereses), por lo cual se estima que la captura de Mosul ocurrirá en los próximos meses. Empero, en el tablero sirio, la cuestión es más complicada. Las ofensivas aéreas de EEUU y de Rusia contra Dáesh no han estado coordinadas, y la guerra civil impide contar con apoyos sólidos sobre el terreno. Los rebeldes sirios siguen siendo muy débiles sin el apoyo del exterior que sólo ofrecen las petro-monarquías, y las milicias kurdas han logrado hacer retroceder a Dáesh pero sufren los ataques de Turquía; por otra parte, la campaña aérea de Rusia junto al Ejército de Assad y el apoyo de Hezbollah e Irán se concentran más en golpear a los rebeldes sirios en la batalla de Alepo, que en avanzar contra la capital de Dáesh en Raqqa. Qatar parece haber maniobrado para que el Frente al-Nusra haya roto recientemente con Al-Qaeda, para unificar a las milicias islámicas en contra de Dáesh y Assad a la vez.

Estas realidades dibujan un cuadro complejo que, de ser tomadas por separado por ojos inexpertos, llevan a dos posibles falsas conclusiones: pensar que nos enfrentamos a una amenaza existencial o que la derrota de Dáesh está a la vuelta de la esquina. En consecuencia, más allá de que se pueda pronosticar un desmantelamiento progresivo del emirato central de Dáesh y la eliminación de su líder, el autoproclamado “Califa Ibrahim”, Abubaker al-Bagadadi; lo cierto es que resulta difícil que este grupo yihadista desaparezca por completo en el corto plazo, como muestra el ejemplo de Al-Qaeda tras la muerte de Bin Laden.

Mientras tanto, el Mundo sigue perdiendo la batalla contra el yihadismo, ya que a pesar que se cumplan los pronósticos más halagüeños respecto a la campaña militar contra Dáesh, se siguen reproduciendo las mismas ideas y políticas equivocadas. Se ha popularizado en las democracias más avanzadas la idea de choque de civilizaciones, con un concomitante rechazo a los musulmanes a la vez aprovechado y atizado por emergentes líderes populistas -de Marine Le Pen y Frauke Petry a Donald Trump-; y ha empezado a defenderse un modelo neo-autoritario (verbigracia, Abdel Fatah al-Sissi en Egipto) como solución. Al tiempo, se sigue desatendiendo la causa profunda que origina el yihadismo: las ansias de cambio de los jóvenes árabes (60% de la población tiene menos de 25 años y más de la mitad no tiene empleo), a los que se coloca a elegir entre regímenes despóticos que no ofrecen oportunidades e imanes radicales que con una versión torcida del Islam ofrecen una “vida placentera” en el cielo (Firdaws) tras el martirio.

EEUU y la UE deben replantear su política exterior y de seguridad con un enfoque multidimensional que promueva el cambio pacífico y la prosperidad del Medio Oriente (relanzando proyectos como la Unión para el Mediterráneo), y revisar sus políticas migratorias y de integración a sus sociedades de emigrantes musulmanes. Por su parte, América del Sur debe entender que no está exenta de la amenaza, ya no sólo por las bajas que los ataques de Dáesh han producido en su diáspora -donde debemos mencionar con dolor a los venezolanos Sven Silva que murió en París y Simón Carrillo que murió en Orlando-, sino por el desmantelamiento de una célula en Brasil que planificaba ataques contra los Juegos Olímpicos de Rio. Ergo, América del Sur en general y Venezuela en particular, deben contribuir más activamente en la lucha contra Dáesh, mediante más cooperación regional e internacional –entre otras cosas, para asegurarse que las redes de apoyo yihadistas no estén utilizando el espacio suramericano ni los sistemas financieros de los Estados-, promoviendo la paz en Siria, y llevando soluciones inteligentes a las discusiones multilaterales. ¿Y usted qué opina?

 

Kenneth Ramírez

Doctor en Ciencias Políticas, MBA en Energía e Internacionalista. Profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y Presidente del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (COVRI).

@kenopina

Detenido en Chipre hombre que secuestró avión de EgyptAir con explosivos falsos

egyptair

Foto: Reuters

LARNACA, Chipre (AP) — Un egipcio con un cinturón falso de explosivos secuestró un avión en Egipto y lo llevó a Chipre el martes, donde dejó en libertad a los pasajeros y la tripulación y se rindió ante las autoridades.

No quedaba claro el motivo del secuestro del avión de EgyptAir, que iba de Alejandría a El Cairo y que el hombre obligó a llevar a Larnaca, en Chipre.

Al entregarse quedó concluido un enfrentamiento de varias horas en el aeropuerto de Larnaca. Horas antes el individuo había dejado en libertad a todos los secuestrados menos siete: cuatro tripulantes y tres pasajeros.

Las autoridades dijeron que el asunto no tenía nada que ver con terrorismo y que el secuestrador había tratado de comunicarse con su ex esposa, una chipriota que vive en Chipre.

Minutos antes de que el hombre fuera detenido, la televisora local mostró imágenes de gente bajándose del avión, y un hombre, que parecía ser uno de los tripulantes, saliendo de la ventana de la cabina y deslizándose por un lado del avión.

Alexandros Zenon, secretario permanente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chipre, confirmó que el hombre se había entregado, afirmando que el episodio “ha concluido”.

El ministro de Aviación Civil de Egipto, Sharif Fathi, dijo a la televisora estatal que “todos los pasajeros y tripulantes están a salvo”.

El presidente de Chipre, Nicos Anastasiades, indicó que el secuestro del avión “no tenía nada que ver con terrorismo” y una fuente del gobierno chipriota que pidió no ser identificada, dijo que el secuestrador “al parecer está enamorado”.

Durante una conferencia de prensa en Nicosia junto al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, periodistas preguntaron a Anastasiades si podía confirmar que el incidente tenía que ver con una mujer. “Siempre hay una mujer” implicada, respondió, provocando carcajadas.

El captor había pedido hablar con su ex esposa, dijo un funcionario policial en Chipre. También se quejó del gobierno egipcio y exigió la libertad de las mujeres encarceladas en las cárceles egipcias.

Otro funcionario policial de Chipre confirmó que el hombre y la mujer chipriota se divorciaron en 1994 y tenían cuatro hijos. “La mujer no tiene nada que ver con esta situación”, expresó.

Un funcionario de la aviación civil en Chipre dijo que el hombre dio a los negociadores un sobre para ser entregado a una mujer que vive en Chipre. No quedaba claro si ella era su ex pareja.

La fuente dijo que el secuestrador se bajó del avión y fue arrestado por comandos antiterroristas. El secuestrador llevaba un cinturón pero sin explosivos.

El vuelo MS181 había despegado el martes por la mañana del aeropuerto Bourg el-Arab en las afueras de Alejandría, en la costa del Mediterráneo, y se dirigía a El Cairo con por lo menos 55 pasajeros, entre ellos 26 extranjeros, y una tripulación de siete miembros.

Un funcionario del cibersitio FlightRadar24, que monitorea asuntos de aviación, dijo que el avión no mostraba problema alguno al principio. El vuelo entre Alejandría y Egipto usualmente tarda unos 30 minutos.

Estado Islámico muestra la bomba casera con la que dice que derribó al avión ruso

ISISBomba

 

Una lata de Schweppes Gold y un detonador. Son los componentes de la presunta bomba de fabricación casera que, según el autodenominado Estado Islámico, derribó el pasado 31 de octubre el avión ruso en el norte del Sinaí segando la vida de las 224 personas a bordo. La imagen ha sido difundida este miércoles en ‘Dabiq’, la revista en inglés de la organización yihadista.

En la publicación, de 66 páginas, el IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés) festeja sus últimos ataques en Egipto, Líbano y Francia. “Los cruzados divididos de Oriente y Occidente pensaron que estaban seguros en sus aviones mientras bombardeaban de manera cobarde a los musulmanes del califato. (…) Pero Dios dictó que el castigo debía caer sobre los cruzados donde no los esperaran. Los sagrados ataques contra rusos y franceses fueron ejecutados con éxito pese a la guerra que libra la inteligencia internacional contra el Estado Islámico”, señala la organización en ‘Dabiq’.

ISISVictimas

Junto al fotograma del artefacto explosivo, también se muestra una imagen de los restos del avión y varios pasaportes de las víctimas del ataque que -según la revista- “fueron conseguidos por los ‘muyahidines’ (guerreros santos)” de la filial egipcia del IS. La organización que dirige Abu Bakr al Bagdadi vincula el atentado al inicio de los bombardeos rusos sobre Siria a finales del mes de septiembre.”Fue una decisión precipitada y guiada por la arrogancia de Rusia”, apostilla.

De hecho, el IS reconoce que el blanco inicial era un avión de pasajeros de un país miembro de la coalición internacional que lidera Estados Unidos. “Después de descubrir la manera de poner en jaque la seguridad del aeropuerto internacional de Sharm el Sheij [ciudad egipcia ubicada en la península del Sinaí a orillas del mar Rojo] y decidir el derribo de un avión correspondiente a una nación que participara en la coalición occidental liderada por Estado Unidos, el objetivo cambió y se optó por un avión ruso. Una bomba fue introducida de contrabando en el avión causando la muerte de 219 rusos y otros cinco cruzados solo un mes después de la irreflexiva decisión de Rusia”, añade la revista.

 

Versiones enfrentadas

Precisamente ayer Moscú confirmó la tesis terrorista sugerida hace dos semanas por los servicios de inteligencia británico y estadounidense. “En el vuelo explotó un artefacto explosivo de una potencia de 1,5 kilos de trilita. Como resultado, el avión se desintegró en el aire”, informó el jefe del Servicio Federal de Información FSB, (antiguo KGB), Alexander Bortnikov. El régimen egipcio, en cambio, aseguró ayer que no hay pruebas de que “un acto criminal” esté detrás del siniestro del aparato.

El ataque, el mayor desastre de la historia de la aviación civil rusa, es una señal de la alarmante expansión de ‘Wilayat Sinai’ (Provincia de Sinaí, en árabe), la rama egipcia del IS. Horas después de la tragedia del avión ruso, la sucursal reivindicó una autoría de la que volvió a presumir días más tarde. Su fechoría, ahora confirmada, es un duro revés para el ejército egipcio que trata de aplastar la insurgencia. “Los yihadistas están cada vez más curtidos en las técnicas y tienen mejores armas que cuando se unieron al IS”, señala a EL MUNDO Mojtar Awad, investigador del Centro para el Progreso Americano.

 

La ejecución de dos rehenes

El último número de ‘Dabiq’ también informa de la ejecución de dos rehenes de nacionalidad noruega y china cuyo secuestro el grupo desveló el pasado septiembre a través de un anuncio en el que se incluía un número de teléfono móvil con prefijo iraquí donde el IS invitaba a llamar a “quien quiera pagar el rescate” y liberarles. “La duración de la oferta es limitada”, advertía la nota. Los rehenes son el noruego Ole Johan Grimsgaard-Ofstad, de 48 años, y el chino Fan Jinghui, de 50 años y consultor independiente en Pekín.

La organización que dirige Abu Bakr al Bagdadi no aportó detalles de la captura de ambos extranjeros. Una de las últimas informaciones conocidas del ciudadano noruego era la instantánea que publicó el pasado enero en su cuenta de Facebook y en la que aparecía en la frontera entre Turquía y Siria. Seis días después subió otra fotografía celebrando que había alcanzado la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria. En la noticia de su muerte, el IS añade que “fueron abandonados por las naciones y las organizaciones de los infieles”.

En la revista también aparecen varias menciones a la cadena de ataques que golpeó París el pasado viernes, a la que dedica la portada bajo el título de ‘Sólo terror’. “Los ataques, que incluyeron otros blancos alrededor de París y tuvieron éxito al matar a cientos de cruzados y herir a muchos más, conmocionaron al mundo y recordaron a las naciones infieles que el IS seguirá firme contra las transgresiones y tomará represalias con fuego y sangre para vengar el honor del profeta y los muertos y heridos causados por los ataques aéreos de los cruzados en las tierras de los musulmanes”, avisa.

Caja negra del avión ruso revela

avionuso

 

 

El ruido de una explosión se escucha claramente en las cajas negras del avión ruso que se estrelló el pasado sábado en la península del Sinaí, indicó al canal de televisión público francés France 2 uno de los investigadores que tuvo acceso a esa grabación.

“La hipótesis de una explosión originada en un fallo técnico, un incendio u otra cosa, parece sumamente improbable, ya que los aparatos que graban hubieran señalado algo antes de la ruptura y/o los pilotos hubieran dicho algo”, estimó esta fuente.

 

Impactos en el avión

También afirmó que, en las fotos de los restos del avión, algunos de ellos parecen llenos de impactos del interior hacia el exterior del aparato, “lo cual tiende a dar crédito a la tesis de un artefacto pirotécnico”.

Al parecer fue algo “repentino, de ahí que el piloto no tuviese siquiera tiempo de enviar un mensaje de socorro”, analizaba un experto a la cadena de televisión de información continua BFMTV, que como todos los medios franceses están dando gran importancia al posible atentado.

Según la web del periódico “Le Monde”, algunas de las piezas que aparecen en las fotos de los restos del aparato, en el que fallecieron las 224 personas que se encontraban a bordo, están acribilladas por impactos desde el interior al exterior, “lo que acredita más bien la tesis de un estallido”.

La Agencia de Investigación Francesa (BEA) ha enviado a Egipto a cinco de sus expertos para analizar las causas del siniestro, a los que se sumaron otros seis técnicos que mandó la compañía constructora de la aeronave, Airbus.

La BEA -uno de los organismos de investigación de accidentes aéreos más reputados del mundo- explicó que participa en la investigación como representante del Estado de concepción del avión, junto a sus homólogas de Alemania, donde se construyó el aparato, y de Rusia, país que lo explotaba.

Rusia ordena suspender todos sus vuelos a Egipto

putin

El presidente ruso Vladimir Putin ordenó este viernes suspender todos los vuelos de pasajeros hacia y desde Egipto hasta que no se esclarezca lo que ocurrió con el avión de la aerolínea rusa Metrojet que se estrelló en la península de Sinaí el pasado sábado.

La aeronave, que cubría la ruta entre el balneario egipcio de Sharm el Sheik y la ciudad rusa de San Petersburgo, se precipitó a tierra súbitamente ese día, causando la muerte de las 224 personas que iban a bordo.

Funcionarios rusos y expertos en turismo estiman entre 30.000 y 40.000 el número de turistas de esa nacionalidad que se encuentran en Egipto en este momento.

Todos los días hay numerosos vuelos turísticos que salen desde distintas ciudades rusas hacia Egipto.

Sólo en el aeropuerto moscovita de Sheremetyevo estaba previsto que este viernes salieran 14 aviones hacia Egipto y otros ocho iban a salir desde el aeropuerto Domodedovo hacia Sharm el Sheik.

 

La hipotesis de la bomba

El miércoles, las autoridades británicas ya habían ordenado la suspensión de todos sus vuelos hacia y desde el popular centro turístico, luego de que sus propios servicios de inteligencia dijeran haber recibido “una pieza crucial de inteligencia” que apunta a una bomba como la más probable causa de la tragedia.

Este viernes, sin embargo, el jefe de los servicios de inteligencia rusos, Alexander Bortnikov, fue incluso más allá y sugirió aplicar la medida a todos los vuelos entre Rusia y el país africano.

“Hasta que no establezcamos las verdaderas causas de lo que pasó creo que sería expediente detener todos los vuelos rusos a Egipto. Esto afecta principalmente al sector turismo”, dijo Bortnikov.

Putin rápidamente ordenó la medida, lo que sugiere que el Kremlin le está dando credibilidad a la posibilidad de un atentado.

El autodenominado Estado Islámico, que controla parte de Siria, asegura haber derribado el avión.

Para muchos, los bombardeos rusos en contra de algunas de las posiciones de EI como parte de su campaña militar en apoyo al presidente sirio Bashar al Asad, podrían explicar un atentado.

Estado Islámico asegura que puede probar que destruyó el avión ruso en Egipto

yihadistas

 

La rama egipcia del grupo terrorista Estado Islámico (EI), Wilayat Sina, insistió en su reivindicación del derribo del avión ruso en la península del Sinaí, aunque no ofreció detalles de cómo realizó la supuesta operación.

En una grabación de audio, cuya autenticidad no pudo ser verificada, el grupo terrorista aseguró que “los soldados del califato anunciaron su responsabilidad del siniestro del avión, y los que no quieren creerlo que mueran de rabia”.

“No estamos obligados a decir cómo lo hemos derribado. Buscad en las cajas negras”, expresó Wilayat Sina en respuesta al rechazo de las autoridades y numerosos expertos sobre la posibilidad de que el avión hubiera sido derribado por el grupo.

Los yihadistas señalaron que revelarán el modo con el que supuestamente derribaron el aparato “en el momento y la forma” que ellos consideren.

En su comunicado del pasado sábado, Wilayat Sina dijo que el ataque era en venganza por los bombardeos rusos en Siria: “Que sepan los rusos y sus aliados que no hay seguridad para ellos en la tierra de los musulmanes ni en sus espacios aéreos”, apostilló.

En esta jornada fue difundido también un vídeo del EI en la ciudad iraquí de Mosul en el que los yihadistas repartían dicho comunicado de Wilayat Sina a la población.

En dichas imágenes un miembro del EI, supuestamente de nacionalidad rusa, celebra la operación y amenazaba al Presidente ruso, Vladimir Putin, con más ataques.

El Airbus A-321 de la compañía rusa MetroJet, que cubría la ruta entre la ciudad egipcia de Sharm el Sheij y San Petersburgo, se estrelló el pasado sábado causando la muerte a las 224 personas que viajaban a bordo.

Las causas del siniestro están siendo investigadas y por el momento ha trascendido que el avión se destruyó en el aire 23 minutos después de despegar.

Los directivos de MetroJet apuntan a la posibilidad de una “acción mecánica exterior” como causa del siniestro, mientras que Egipto descarta la hipótesis de un ataque terrorista.

Por su parte, el director nacional de Inteligencia de EE.UU., James Clapper, dijo hace dos días que no hay ninguna “evidencia directa” de terrorismo en la catástrofe aérea y que es “improbable” que Wilayat Sina tenga capacidad para una operación de esta envergadura.

El avión se encontraba a una altura de 31.000 pies y los expertos dudan que el grupo terrorista disponga de armas sofisticadas para haberlo derribado desde tierra.

Egipto inicia investigación para determinar las causas de la tragedia aérea
soldadosE
Las causas de la caída de un Airbus ruso el sábado en Egipto todavía se desconocen, a la espera de la información de las cajas negras, ya que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) sembró la duda al atribuirse la autoría de la muerte de los 224 ocupantes.

Mientras las labores de búsqueda continúan en el Sinaí, en el noreste de Egipto, el análisis de las dos cajas negras debería comenzar el martes en El Cairo, según responsables egipcios, informó AFP.

Este procedimiento, destinado a analizar estos dispositivos que registran los parámetros de vuelo y las conversaciones a bordo, podría durar semanas, inclusos meses si se encuentran dañados.

La aerolínea rusa Metrojet explicó el lunes que sólo una “acción externa”, que no precisó, puede explicar lo ocurrido, descartando a su paso la posibilidad de un “fallo técnico o error de pilotaje” dado el “excelente estado” del avión.

En este escenario, las miradas se centran en la rama egipcia del EI. Desde el mismo sábado, esta organización extremista ha reivindicado la destrucción del Airbus en represalia por los bombardeos rusos en Siria contra yihadistas.

Sin embargo, la agencia federal rusa encargada del transporte aéreo, Rosaviatsia, considera “prematuras” las primeras conclusiones de Metrojet.

“No hay ninguna razón [por ahora] para sacar conclusiones sobre las causas de la destrucción en vuelo del aparato”, declaró su director, Alexandre Neradko, estimando que se necesita “mucho trabajo” de análisis de los restos y de las cajas negras.

Las autoridades rusas, así como las estadounidenses, confesaron desconocer una eventual implicación de los yihadistas.

“No sabemos realmente” si el EI está implicado, indicó el jefe de la inteligencia estadounidense, James Clapper, quien estimó “improbable” que los yihadistas cuenten con medios adecuados para derribar un avión comercial en vuelo, aunque no lo excluyó completamente.

La gran dispersión de restos y cuerpos en el desierto del Sinaí, bastión de la rama egipcia del Estado Islámico, confirma que el avión se desintegró en el aire, a diferencia de las aeronaves que se estrellan accidentalmente o voluntariamente.

Horrible tragedia 

En San Petersburgo (noroeste de Rusia), de donde era oriunda la mayoría de los 224 pasajeros y miembros de la tripulación muertos en el Sinaí egipcio, las familias de las víctimas empezaron a identificar los 140 cuerpos que llegaron durante la mañana a la antigua capital imperial.

“El procedimiento de identificación ya comenzó. Es un trabajo largo y laborioso que durará el tiempo que sea necesario”, dijo a la AFP Igor Albin, vicegobernador de San Petersburgo.

Un segundo aparato con los restos de otras víctimas de la peor catástrofe aérea registrada por Rusia debería llegar durante la noche, según el ministerio ruso de Situaciones de Emergencia.

Los expertos descartan que el EI disponga de medios militares capaces de abatir un avión comercial a 9.000 metros de altitud, pero estiman probable la explosión de una bomba a bordo o que la aeronave fuera alcanzada por un misil cuando viajaba por debajo de su altitud de crucero.

Por primera vez desde la tragedia, el presidente ruso, Vladimir Putin, apareció el lunes en televisión para rendir homenaje a la dignidad de la reacción de los habitantes de San Petersburgo.

“Es una horrible tragedia. En tales momentos es importante sentir” el “apoyo de todo el país”, dijo Putin, quien insistió en la necesidad de esperar a tener una “imagen objetiva” de lo sucedido.

Varios miles de personas rindieron homenaje el domingo por la noche en San Petersburgo a los 217 pasajeros y siete miembros de la tripulación fallecidos. Todos eran rusos, excepto cuatro ucranianos y un bielorruso.

El Airbus A321-200 de Metrojet, que pertenecía a la empresa de transportes Kogalimavia, se estrelló el sábado de madrugada en el Sinaí, 23 minutos después de despegar de la ciudad portuaria de Sharm el-Sheij rumbo a San Petersburgo.

El contacto se perdió cuando volaba a más de 30.000 pies (más de 9.000 metros), su altitud de crucero.

La dispersión de los restos del avión y de los cuerpos de los pasajeros obligó a ampliar la búsqueda a un perímetro de 40 kilómetros, frente a los 15 iniciales.

En Rusia, se registraron los locales de la compañía y del operador turístico. Investigadores franceses, alemanes e irlandeses deben participar en la investigación en Egipto, un procedimiento habitual en cualquier incidente que implique un Airbus.