Alfredo Serrano Mancilla archivos - Runrun

Alfredo Serrano Mancilla

El mancillador no tiene perdón, por Ramón Hernández

 

Los sevillanos, andaluces al fin, tienen fama de exagerados y mentirosos, entre otras peculiaridades propias de los pueblos costeros. Los más cercanos a esa tipología por estos predios son los carupaneros o quizás los locos riocaribeños, pero unos y otros son incomparables. De Sevilla, de La Línea de la Concepción, es Alfredo Serrano Mancilla, el asesor económico del régimen venezolano y funcionario de Podemos, el brazo peninsular del PSUV y del Partido Comunista de Cuba.

Serrano Mancilla aparece en Wikipedia como doctor en Economía por la Universidad de Barcelona, con “estancias” predoctorales en Módena y Bolonia (Italia) y Québec (Canadá), y posdoctorado en la Université Laval, también en Québec. Se presenta como especialista en economía pública, desarrollo y economía mundial, también como escritor, que el portal define como “una persona que utiliza palabras escritas para comunicar ideas”. Las únicas obras publicadas son un sospechoso libro o folletín sobre las ideas económicas de Hugo Chávez, todo vacío es relativo, y otro de similares presunciones intitulado América Latina en disputa. Ah, también aparece como académico, pero lo pasaremos por alto viendo lo que ocurre en España con los títulos universitarios y la conchupancia presente en el gremio profesoral para darse bombo sin fundamento.

Serrano Mancilla, nunca un segundo apellido se ajustó mejor a los haceres de su dueño, es el responsable de las políticas económicas implantadas en Venezuela desde la salida de Jorge Giordani y los “ortodoxos” Rafael Ramírez Carreño y Nelson Merentes del gobierno. Nombrado como el Jesucristo de la economía por su aspecto de hippie anacrónico, ha multiplicado la miseria y ha arruinado el país con más potencialidades de América Latina. Ahora se prepara para hacer lo mismo en México, si, como se teme, el populista Andrés Manuel López Obrador gana las próximas elecciones, lo que para Paco Ignacio Taibo II sería mucho más que ganarse el Premio Nobel de Literatura o casi llegar a su antesala con el cheque en la mano.

La estrategia fundamental de Serrano ha sido culpar al portal Dólar Today de todos los males de la humanidad, pero sobre todo de la hiperdevaluación del bolívar, del gigantesco déficit presupuestario y de la pronunciada baja de la producción petrolera, mientras alienta el reparto nominal del poder, solo de boquilla, con los consejos comunales y otros sectores transversales de la sociedad, que es la manera sociológica de nombrar a los pobres sin sentirles el mal aliento ni el sudor viejo.

No cabe duda de que el primer libro ¿o mejor folletín? de Serrano Mancilla deja bien afincada su condición de auténtico andaluz exagerado y mentiroso. Si de algo Chávez sabía poco, absolutamente nada, era de economía. Fue por esa supina ignorancia que Jorge Giordani, que simulaba saber y tampoco sabía, lo manipuló y lo puso a sembrar arroz en los llanos, de suelos ácidos, y pimentones, tomates y ají dulce en los valles de Aragua y del río Turbio, en Lara, donde antes se cosechaba con el mejor éxito caña de azúcar; lo incitó a endeudarse para ofrecer dólares preferenciales a una clase media raspacupos y atolondrada, que hoy se pregunta de dónde vinieron estos lodos, y, como si fuera poco, es el autor del control de precios y ganancias, el auténtico origen de los bachaqueros y de la destrucción del aparato industrial.

Tanto Giordani como el mancillador Serrano son soñadores, utopistas que siempre han tenido a mano un amigo que pague la cuenta y asuma los estropicios. Giordani creció a la sombra del Cendes y su muy bien pagada fama; el otro es director ejecutivo del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica, que tiene mucho nombre y fanfarronea postín, pero es otra empresa de maletín engordada con los 500 millardos de dólares espalillados que denunció Giordani, en la que también chupa Juan Calos Monedero Fernández-Gala y nada que ver con la explotación de los muchachos que cambian su futuro por una escoba en la chamba juvenil. Vendo chalet en Fuerteventura, nada que envidiar al de Rodríguez Zapatero ni al de Pablo Iglesias.

@ramonhernandezg

El Nacional

Los Runrunes de Bocaranda de hoy 15.05.2018: ALTO: El chuleta principal del régimen
ALTO
¿EL JESUCRISTO ECONÓMICO?: 
Así lo tildó Hugo Chávez. Así lo llama Maduro quien sigue a pie juntillas sus recomendaciones económicas. Cada día que pasa creo entenderlo: hoy todos los venezolanos estamos crucificados por este andaluz, Pilato de nuevo cuño. Del partido marxista Podemos, recomendado por Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias a Chávez y Maduro ha disfrutado de las mieles del poder rojo mientras se esfuerza en retroceder a Venezuela al menos dos siglos atrás. Admirador incondicional de la fracasada Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas este sujeto ha pregonado en estas décadas el experimento que hace con los venezolanos para imponer ese sistema de atraso, controles, hambre, miedo, militarismo y destrucción. Pues bien, para este caballerito una cosa es la que recomienda para empobrecernos y otra la que practica a costa de todos los venezolanos. El chuleta principal del régimen vive desde hace años en uno de los apartamentos del lujoso y cinco estrellas Hotel Melía Caracas. El costo por noche de ese apartamento es hoy de Bs.35.000.000. Además, dispone de Bs. 7.500.000 para sus tres comidas. Tasado en Euros serían unos 10.000 diarios según las cuentas europeas. Es decir que cada mes el rojo régimen “millonario” debe pagar BsF. 1.050.000.000 por el alojamiento y BsF. 225.000.000 en comidas. Todo esto sin contar con los gastos de lavandería, lobby-bar e invitaciones a los restoranes del recinto hotelero a quienes él quiera convidar. A su disposición tiene automóvil tipo “europeo”, chofer, asistente, guardaespaldas, Spa y gimnasio. Sin contar su sueldo en Euros o Dólares, dependiendo de lo que esté mas fácil. Cuando le hablan de sus gastos dice que son similares, en cuanto a alojamiento, a los del constituyentista Escarrá. Una invitada con frecuencia es la exsenadora Piedad Córdoba y los funcionarios del área financiera del gobierno. Cercanas como están las elecciones presidenciales en Colombia y México ya ha salido por allí su nombre. El candidato Petro ha dicho claramente que no está de acuerdo con el deterioro económico venezolano. Mientras en México apareció este reporte que aquí publico La Patilla: “En medio de la peor crisis económica que ha vivido jamás Venezuela y a 53 días de las elecciones generales de México, en donde se vive una álgida campaña electoral tras la fuerte posibilidad de que el populismo también arrase con ese país, Alfredo Serrano Mancilla, asesor de la desastrosa política económica del gobierno de Nicolás Maduro, fue visto en el salón ejecutivo del terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México el pasado martes 8 de mayo. Serrano Mancilla es el director ejecutivo del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) del cual también se tienen evidencias de sus fuertes nexos con el gobierno venezolano y el partido oficialista, PSUV. Existe una conexión directa entre el partido Morena de López Obrador y Serrano Mancilla a través de Héctor Díaz Polanco, parte del círculo cercano del candidato de izquierda a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, y miembro del partido de éste. Díaz Polanco, quien públicamente ha expresado su deseo de que México, bajo López Obrador, forme parte del llamado “Eje bolivariano”, es también miembro del Consejo Consultivo del CELAG. ¡Alertas mis cuates!
 
Galimatías y fárragos de Alfredo Serrano y sus espejitos, por Eduardo Semtei

AlfredoSerranoyMaduro

 

Alfredo Serrano Mancilla es un español de pura cepa y de cepa pura. Hostia y olé. Heredero universal de aquellos conquistadores bárbaros que nos visitaron hace más 520 años. Es el principal asesor en economía y finanzas del presidente Maduro. Un jefazo. Es el arquetipo de quien lanza la piedra, el peñón, la guaratara y esconde la mano, el brazo, la cabeza y la incipiente barriga. Es un escondido. Furtivo el tío. Espero que con este artículo quede expuesto y sea conocido.

A Alfredo no se le quita la manía, el truquillo, la trampilla de cambiarnos espejitos por oro puro. Y nosotros los venezolanos estamos como reacios a aprender el arte de diferenciar espejos y pepitas de oro. Y hay otros en la cola igual de ingenuos o de tontos. Pues, resulta que Alfredo Serrano es un profesor de economía. Tampoco es un gran escritor o ensayista o investigador en macroeconomía, o en econometría, o en mercados, o en comercio exterior. De verdad que no es experto en nada. Bueno, en cobrar caro en dólares, perdón quise decir euros. Mucho menos experto en derecho. Nada sabe de teoría constitucional y menos de la hermenéutica jurídica. Pero Alfredo Serrano fue contratado por Chávez, por Evo y por Correa para que los aconsejara en la redacción de las nuevas constituciones que esos personajes se hicieron a su medida. Unos trajes nuevos para los llamados hombres nuevos. Alfredo es defensor a ultranza de la reelección indefinida. Fue una de sus sugerencias maestras. Es tan atrevido el hombre que escribió un libro titulado El pensamiento económico de Hugo Chávez Frías. Se le atribuye la coautoría de la frase “socialismo del siglo XXI”.

Economistas hay de todo pelaje, origen, pensamiento. Hay de derecha clásica. De izquierda clásica. De centroizquierda. De centroderecha. Humanistas. Neoliberales. Vean solo estos nombres: David Ricardo. Adam Smith. John Maynard Keynes. Friedrich Hayek. Paul Samuelson. John Hicks. Vassily Leontiev. James Tobin. Gunnar Mayrdal. Milton Friedman. Francisco Modigliani. Robert Solow. Lucas. Merton. Sen. Stiglitz. Krugman. Hay de todo como en botica. Pero el amigo Serrano descubre, con la ayuda de un saco de dólares, el oculto pensamiento económico de Chávez y además se atreve a publicar tan insólito trabajo. Qué poderoso amigo es Don Dinero.

Serrano con la experiencia de más de 520 años de intercambio desigual, nos volvió a dar espejitos y se llevó una bolsa del metal amarillo. Chávez no escribió jamás ni siquiera un artículo sobre economía. No podía, no sabía. Sus más notables aportes a la ciencia económica son “Exprópiese”, “Nacionalícese”, “Ser rico es malo, es inhumano. Así lo digo y lo condeno”. A partir de tales frases, las únicas relacionadas con la economía y el bienestar, el amigo Serrano escribió un libro. ¡Qué cojones!

Algunos datos de Serrano:

1) Fue quien convenció a Maduro de cerrar las fronteras, pues así supuestamente se evitaría el contrabando de extracción, subiría la oferta nacional, bajaría el precio del dólar y disminuiría la inseguridad. Es obvio que sucedió todo lo contrario.

2) Alfredo conminó al gobierno a que pagaran en 2005 toda la deuda con el Banco Mundial y con el Banco Interamericano de Desarrollo y que además rompiéramos relaciones financieras con ellos. Trató de que Chávez se retirara de ambos bancos hasta que se enteró de que romper con el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y con el BID significaba declararse en bancarrota y en default.

3) Ha sido el padre teórico de Ricardo Menéndez, Arreaza, Jaua y el resto de radicales de ultraizquierda en cuanto a control de cambios y control de precios.

4) Nombró a uno de sus cachorros como ministro de Economía, al señor Luis Salas, quien no hizo sino decir disparates, sandeces y aberraciones teóricas. Tres estupideces por minuto. También nombró a una de sus hijas adoptivas del radicalismo, Isis Ochoa, como ministra de las Comunas y los Movimientos Sociales. Tony Boza también anda en ese círculo.

5) Es el padre creador del Ministerio de la Agricultura Urbana y nombró a otra de sus cachorras, Emma Ortega, ministra de Agricultura Urbana quien se estrenó con esta perorata ininteligible y paranoica: “Nosotros y nosotras somos muchos y no estamos mochos. Si un gringo se presenta y tenemos un palo, palo hay que darle, pero si tenemos un lapicero hay que puyarle los ojos, pisarle los callos y espicharle las bolas”. ¡Dios Santo! ¡Agárrenla que va en bajada!

6) Es el principal defensor del control de cambios y control de precios aliado del ministro Marcos Torres, de su pichón Ricardo Menéndez y en contra del ministro Pérez Abad que lo desprecia y de Nelson Merentes que lo descalifica.

7) Fue el principal proponente de la elección indefinida. Alfredo Serrano tiene una rosca que fue contratada en su totalidad por Venezuela. Se habla de más de 4 millones de euros. Sus panitas burdas en la cobradera de contratos al chavismo son: Alberto Montero Soler, Fabiola Meco Tébar, Luis Alegre Zahonero, Antonio de Cabo, Iñigo Errejón Galván, Pablo Iglesias (nuestro amigos del corazón), Adoración Guzmán, Manolo Monereo, Roberto Viciano, Manuel Cerezal y Juan Carlos Monedero.

8) Es el creador teórico y padre del Sistema CLAP. Comités Locales de Alimentación y Producción, aparato  que pretende en 15 días sustituir el sistema nacional de distribución y almacenamiento que tienen más de 100 años en funcionamiento. Ya van 5 muertos.

Serrano es entonces  indudablemente el hombre de mayor influencia en el gabinete económico de Nicolás Maduro. En cierta oportunidad Maduro lo llamó el Jesucristo de la economía. Lo ve como su salvador. Este andaluz forma parte de ese grupo de profesionales españoles que vinieron agarrados de la chequera de Chávez para América Latina.

Serrano dispara frases altisonantes que son huecas de significado y contenido: “Hay que  tener una mirada transversal y holística de las comunas”. ¿Con qué se come eso? Serrano también pasó unas facturitas en euros en Argentina. Los Kirchner le arrimaron la canoa e iba llena de billetes. Frases que inculcó en los discursos primitivos de sus  ministros: “Huelga de inversores”. “Acupuntura de divisas”.

Serrano Mancilla se enfrentó y derrotó a Rafael Ramírez, quien fue destituido de Pdvsa y del Ministerio de Relaciones Exteriores. Lean estas frases absolutamente desequilibradas y falsas, son galimatías, barullos, jerigonzas y fárragos,  en  uno de los artículos de Serrano, precisamente el relacionado con la agricultura urbana: “En medio de este contexto, ha irrumpido con mucha fuerza la agricultura urbana. ¡Luego vendrá la suburbana y la del condominio! como nueva práctica productiva, social, cultural y económica. En muy poco tiempo, se ha constituido como una veta protagónica”. ¿Una qué? ¿Una veta o una gaveta? “La importancia de redescubrir la vocación agrícola de las zonas urbanas”. ¡No jile! Fue un llamado continuo para aprovechar la verticalidad de las ciudades. ¿Será lo mismo que los gallineros verticales? “La agricultura urbana responde a este reto del siglo XXI. (¡Y siguen con la vaina del siglo XXI!) y más si cabe ante una situación de emergencia económica”. ¡Sálvese quien pueda! ¿De qué habla este tipo? Sigue la locura…. “La gran potencialidad de este nuevo eje resulta de la combinación simultánea de múltiples características: 1) apela a la épica (¿no será a la hípica?) productiva conectando el esfuerzo individual de los sujetos más diversos (¿diversos o reversos?) con un proyecto colectivo nacional; 2) se conforma como un bastión material (¿dijo bastión o bastón?) imprescindible de la nueva época productiva; 3) incorpora un significativo sello (¿sello seco o húmedo?) de lo nuevo(¿será la misma vaina que el hombre nuevo?) en la política económica; 4) ilusiona (¡allí si tiene razón es pura ilusión!) construyendo expectativas positivas hacia delante; 5) injerta (¡qué palabra más fea!) a cada ser humano como nuevo actor productivo (agricultura urbana, agricultura humana), y en consecuencia, democratiza (¿será la protagónica?)  la actividad económica; 6) sintoniza con el territorio y le devuelve al proyecto bolivariano (¡proyecto que se está hundiendo!) una herramienta para la construcción de densidad (¡na’ guará!) política (¡qué enredo!) y productiva a escala local; 7) vincula más estrechamente al productor y consumidor reduciendo la dependencia del distribuidor (¡he aquí al Padre del CLAP!); 8) delinea la morfología (¿la qué?) de las nuevas ciudades productivas (¿será Ciudad Caribia?) que requiere esta nueva etapa, ha venido para quedarse como centralidad económica y potente instrumento político (¡una habladuría de pura paja!) para esta nueva etapa (¡de nueva no tiene nada). Esto le obliga a disputar (¡cada vez más paja!) la direccionalidad del resto de políticas económicas (financieras, tributarias, inversiones, comerciales) a favor de sí misma. Es únicamente así como se debe pensar en grande la agricultura urbana para evitar que muchos la vean como algo de moda y en miniatura”.

¡Serrano por Dios no te das cuenta de las colas, los saqueos, las protestas! ¡Serrano para Bárbula! En este próximo párrafo se demuestra su demencia total: “Se han cumplido los primeros 100 días del Plan de Agricultura Urbana con resultados satisfactorios. Lo primero es que se ha logrado introyectar (¿quién y dónde se logró?) en el sentido común emergente (¿y en el sentido común de la gente?) de esta nueva etapa. Ha comenzado a dar sus primeros frutos en lo real. Ya se pueden comer los nuevos productos que se están cosechando (¡se lo comerá Serrano y su familia! ¡Perdonen la frase pero está loco de bolas! ¡Embustero el españolete!) en las propias ciudades. Ha avanzado mucho en cuanto a su institucionalidad. Está siendo capaz de crear mecanismos eficaces para producir sus propias semillas y fertilizantes”. ¡Yo te aviso chirulí! ¿Dónde es eso? Ya no puedo más con este señor. Parece que lo que quiere es que lo entierren hondo, hondo, hondo. O que se lo coma un tigre. Y lo malo es que todo este gamelote adornado de verborrea se lo tragan el presidente y sus ministros. Qué pena con el vecino. De verdad que estamos como jodidos. ¡Serrano pásame un billete y no te sigo jodiendo!

@eduardo_semtei

El Nacional

Maduro y sus asesores españoles de Podemos se decidieron por profundizar el descalabro

AYER DOMINGO PUDE COMPARTIR con mis seguidores en Twitter la noticia que a muchos asombró y a unos otros no les pareció creíble sin mostrar un respaldo por lo menos del cheque que pagó el gobierno venezolano.

Lo cierto es que una de mis más creíbles fuentes me informó que tras el Decreto de Emergencia Económica anunciado por el presidente Maduro en su presentación anual ante la Asamblea Nacional -y donde pidió apoyo para su aprobación- estaba la gente del cuestionado partido de Pablo Iglesias. La información es que desde el Banco Central de Venezuela les habrían pagado $ 160.000 por los servicios a través de un ente asesor con sede en Ecuador.

Los observadores del tema económico, conocedores de todas las erradas políticas de estos 17 años que han llevado a la debacle económica, pensaron de inmediato en el ministro de finanzas recién designado por Maduro, Luis Salas, y al parecer tuvieron toda la razón. Un simpatizante del partido de Iglesias, Alfredo Serrano Mancilla, ha sido asesor permanente del gobierno venezolano desde hace unos años. Hoy despacha desde Ecuador, país a donde Chávez lo recomendó al presidente Rafael Correa.

Hoy el diario ABC de España publica un reportaje sobre ese asesor de Nicolás Maduro, otro español caradura como Iglesias y Monedero quienes se chulearon por años al régimen de Chávez y lo continúan con Maduro.

El periodista Luis Ayllon describe la historia más reciente:

El pasado 8 de diciembre, en un discurso televisado, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no dudó en calificar como «el Jesucristo de la economía» y «el teórico de la economía cristiana» a un español, el gaditano Alfredo Serrano Mancilla, simpatizante y admirador de Podemos y director desde 2014 del Centro de Estudios Estratégicos Latinoamericano de Geopolítica (Celag), con sede en Quito.

Serrano Mancilla creó esa consultoría política, junto con dos miembros de Podemos -Sergio Pascual y Auxiliadora Honorato-, para dar continuidad a lo que había sido el Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), de cuya Comité Ejecutivo formaba parte, lo mismo que Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Sin militar en Podemos, tiene una buena relación con Iglesias y Errejón y algo más estrecha con Juan Carlos Monedero, que está integrado en el Consejo Consultivo del Celag y que entre 2005 y 2010 fue asesor del Gobierno venezolano.

Tal y como desveló ABC en abril del pasado año, primero el CEPS y ahora el Celag han recibido cuantiosos fondos del régimen chavista y de otros gobiernos bolivarianos, a cambio de una labor de asesoramiento. La impresión que existe en medios políticos venezolanos es que esa labor de asesoramiento podría acentuarse en breve, ya que, entre los discípulos y colaboradores de Alfredo Serrano en el Celag, se encuentra el sociólogo Luis Salas, que acaba de ser nombrado por Maduro vicepresidente económico y ministro de Economía Productiva, y que está considerado como integrante del ala más radical del chavismo. Serrano, doctor Economía por la Universidad Autónoma de Barcelona, asesor de la chavista Telesur y autor, hace un par de años, del libro titulado «El pensamiento económico de Hugo Chávez», tiene, pues, una gran ascendencia sobre Salas.

Debido a esa circunstancia, no es difícil aventurar que las medidas que el nuevo ministro adopte estén en línea con las ideas propagadas por el profesor español, a quien ha podido verse en distintas ocasiones en actos públicos junto a Nicolás Maduro. Y si hay que atenerse a lo que ha declarado en diversas ocasiones el propio Alfredo Serrano, la política económica propugnada por Podemos va a tener gran peso en Venezuela.

En diversas ocasiones, Serrano, que ha asegurado que no hay similitud alguna entre Podemos y la revolución bolivariana, ha elogiado el programa de partido que encabeza Pablo Iglesias. Así, por ejemplo, recientemente escribió que Podemos «presenta un relato responsable dirigido a la mayoría social, claro y directo, serio y riguroso, abandonando el derrotismo y los subterfugios, denominando a las cosas por su nombre, y logrando acompañar cada crítica con una solución concreta».

«Podemos -subrayó- plantea como necesidad imperiosa recuperar la economía al servicio de la gente y su propuesta económica tiene como principal objetivo acabar definitivamente con la estafa democrática y económica que se ha venido produciendo».

 

Empezando enero, el portal Pancliente.info recogía las discrepancias en el nuevo gabinete económico de Maduro:

 

No  hay  coincidencia  de  criterios  en  el  gabinete económico acerca  del  manejo de  la inflación

El mismo musiú con diferente cachimbo. Sólo eso sucedió con el cambio de gabinete ministerial. En el gobierno, en el área económica, sigue operándose una lucha entre pragmáticos y radicales. La diferencia únicamente estriba en el cambio de protagonistas.

El nuevo tren ministerial nombrado por el presidente Nicolás Maduro comienza a mostrar sus diferencias. Así quedó reflejado en las propuestas presentadas para frenar la inflación que, según fuentes cercanas al Banco Central de Venezuela, cerró 2015 en 270,7%.

El viernes pasado, un día después de haber sido designado ministro de Industria y Comercio, Miguel Pérez Abad  utilizó su cuenta de Twitter para escribir lo siguiente: “Necesitamos una poderosa alianza con los empresarios patriotas del país… Necesitamos a todos los [email protected] del país para enfrentar los retos de producción y abastecimiento de 2016… Debemos apuntar a un plan agresivo para apoyar a la pequeña y mediana industria para el tema de las exportaciones”.

En contraste, el sociólogo Luis Salas, actual vicepresidente del área económica y ministro de Economía Productiva, aseguró en una entrevista en el canal Telesur que “los principales factores que se deben abordar de inmediato son el abastecimiento de productos y el control sobre la especulación”. Agregó que “la competencia especulativa que ejercen grandes empresas y comerciantes afecta en primera instancia a la población, pero también perjudica a toda la cadena comercial”.

En Venezuela Salas es señalado de ser la mano ejecutora de las políticas que desde España elabora Alfredo Serrano Mancilla, asesor económico del partido Podemos y principal aliado de los líderes Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero.

“La impresión que tengo es que Salas recibirá órdenes de Alfredo Serrano Macilla, quien escribió el libro sobre el pensamiento económico de Hugo Chávez”, dijo el economista Orlando Ochoa. “Salas no reconoce ni siquiera el fenómeno de la inflación, sino que habla de especulación a pesar de que los controles cambiario y de precios son la fuente de la inflación”.

El también economista Alejandro Grisanti indicó que la gran pregunta es a quién va a escuchar el presidente Maduro al momento de tomar decisiones para bajar la inflación, acabar con la escasez y atender el problema fiscal. “Maduro en las últimas tres semanas no se quería reunir con el actual ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Jesús Farías. Prefería reunirse con Luis Salas y Tony Boza, que son de pensamiento radical y están relacionados con Rodolfo Serrano Mancilla a través del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica.

Grisanti señaló que lo que se puede plantear a partir de ahora es un conflicto entre moderados y radicales. Este último grupo liderado por Luis Salas y los primeros con una actitud más pragmática. “Va a ser importante ver la posición que asumirá el ministro de Banca y Finanzas, Rodolfo Medina, que como técnico debe enfrentar el problema fiscal”.

¿Voluntad de cambio? La economista Anabella Abadí dijo que si bien no se tiene información sobre qué hará el gabinete para disminuir la inflación y acabar con la escasez, sí se sabe que el vicepresidente Luis Salas no cree en la inflación: “El ministro de Industria y Comercio, Miguel Pérez Abad, entiende el problema que hay con los precios y pareciera que liderará el gabinete económico”.

Abadí agregó que aún no está claro si el nuevo gabinete tendrá la voluntad de aplicar un plan que tendría que ir en contra de muchas de las premisas del  socialismo del siglo XXI “y allí es donde veo el principal problema”.

Su colega Ronald Balza aseguró: “Este gabinete económico no tiene facultad para revertir el problema inflacionario… Hay un Ministerio de Agricultura Urbana que es como si se dijera cómo organizar conucos en Caracas. La cabeza del gabinete, Luis Salas, ha dicho que cree en la guerra económica y esa declaración es preocupante porque ese es el argumento que nos ha traído a esta debacle”.

Balza agregó que quien quizá ha dado muestras de entender lo que realmente está pasando y lo que se debe hacer para solucionarlo es Jesús Farias, que ha declarado que se debe unificar el sistema cambiario. “Se tiene que entender que si no se deroga la reforma de la Ley del BCV no va a existir jamás confianza en las medidas que se apliquen ni en solucionar la inflación”.

El economista Carlos Miguel Álvarez coincidió con Balza en que quien ha dado muestras de querer resolver las distorsiones es Farias, pues se ha referido a la necesidad de aumentar el precio de la gasolina, por ejemplo. “El gabinete debe entender qué debe hacer algo para darle confianza a los ciudadanos y eso incluye dejar de ocultar cifras”.

¿Qué medidas tomaría para disminuir la inflación?

Menos dinero inorgánico

“Hay que detener la emisión de dinero inorgánico. Ese es el principal inconveniente que genera las presiones inflacionarias en la economía venezolana. Hay una gran recesión y esa es una de las causas. El hecho de que el Banco Central de Venezuela apruebe la impresión de billetes que no tienen sustento en la producción de bienes y servicios, ocasiona una espiral de incrementos de precios que no tiene control. La monetización debe detenerse, de lo contrario será imposible que los precios de los productos paren ese aumento acelerado”, indicó Anabella Abadí.

Tener disciplina fiscal

“La disciplina fiscal es esencial. Necesitamos un presupuesto que tenga en cuenta todas las variables significativas. Tiene que haber un nuevo tipo de cambio, una proyección de la inflación superior a 60% y los aumentos de salarios deben estar contemplados. Pero, además, el presupuesto tiene que incluir al Fonden y al Fondo Chino. Igualmente se deben incluir los ajustes de los precios controlados porque el gobierno va a tener que pagar más por las medicinas y alimentos que debe distribuir. Si no lo hace así será un desastre porque los precios del petróleo están muy bajos”, señaló Ronald Balza.

Publicar cifras oficiales

“Se deben difundir las estadísticas oficiales. Debemos saber en cuánto cerró la inflación porque eso genera las expectativas de los actores económicos. Yo he criticado el hecho de que el Banco Central de Venezuela no publique las cifras, pues eso tiene un impacto muy negativo sobre los precios. Como las personas no tienen idea de cuánto cuestan las cosas, se crean incrementos sin control y eso va afectando la economía. Una vez que se tiene claro qué es lo que está pasando a través de las cifras la incertidumbre disminuye. De allí la necesidad de que el BCV tenga su autonomía”, propuso Carlos Miguel Álvarez

Reducir déficit fiscal

“Hay que reducir el déficit fiscal, que en un país petrolero significa ajustar la tasa de cambio para ayudar a subir los ingresos. Hay que ordenar las finanzas públicas para no necesitar financiamiento monetario y minimizar el impacto sobre el mercado cambiario. Esto demanda la necesidad de unificar la tasa cambiaria. Por mucho tiempo se utilizó ese financiamiento monetario para pagar las misiones y no tener que devaluar el bolívar, pero eso ha creado una enorme inflación. El origen de todo el problema económico es el abuso de esta política”, expresó Orlando Ochoa.

Derogar Ley del BCV

“Hay que derogar la reforma de la Ley del BCV y aplicar la ley anterior. Esa es la única forma en que los venezolanos le tengan confianza al bolívar: Se necesita la independencia y autonomía del instituto emisor. El ocultamiento de la inflación, el financiamiento monetario y la posibilidad de que este último de manera secreta le pida al BCV que lo financie, debe terminarse. La única manera en que los bancos centrales han logrado disminuir la inflación es cuando la población comienzan a creer en los objetivos que se han trazado y cumplido”, manifestó Alejandro Grisanti.

 

Vale la pena repetir aquí el reportaje que nuestro colega Víctor Suárez nos envió a Runrun.es y que publicamos el pasado noviembre:

Chulos de la revolución: desde Podemos hasta Telesur por Víctor Suárez

Chulos de la revolución: desde Podemos hasta Telesur por Víctor Suárez

ScioliyChávez

 

Este gen no es único. Es una variante, pero con mucho morro. Su cinturón explosivo no detonará en el momento de la pérdida de su ciudadela sino que está programado para hacerlo a plazos. Hoy no, mañana sí. No es tonto. No como el kamikaze japonés, que se estrella contra su objetivo y se destruyen ambos, en honor a Hiroíto; ni como él yijadista fanático que se autoflagela en nombre de Alá, ni como los nazis acorralados en sus búnkeres en 1945, ni como Atanasio Girardot, que prefirió hacer estallar la Santa Bárbara patriota para evitar su caída a manos realistas.
Alfredo Serrano Mancilla, el economista andaluz que ama los manantiales ajenos, el agente del Podemos español en América Latina, asesor indistinto de Correa, Evo, Maduro y del Kirchnerismo, anoche no decidió a colgarse de la primera alcayata. El director general del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag, con sede en Quito), prefirió dejar para otro día su sacrificio. No apareció en ningún momento, como analista en nómina de Telesur, entre los llamados a llorar en vivo la derrota del candidato K, réquiem televisivo cuyo oficio había sido encomendado a Víctor Hugo Morales, un ancla argentino parecido al clown chileno Don Francisco pero de aspecto tenebroso, cuya mejor perla de la noche fatal fue: Ese 48 y pico por ciento es muy valioso para negociar la gobernabilidad.

“No hay que tirar la toalla”, ha estado aconsejando Serrano desde hace un mes a sus clientes en América Latina, incluyendo a Vilma Roussef, en Brasil. Observa las dificultades del populismo en América y España, pero las atribuye a la “reconversión de la derecha del siglo XXI”, jamás al fracaso del modelo que aúpa.

Anoche no estaba muy vigilante de su ganado que digamos. No se encontraba en su habitual Buenos Aires, sino en España. Y tuiteó, oteando desde lejos que el barco del Kirchnerismo se bamboleaba ante el embate del huracán: “El futuro está en juego. Ojalá no cambiemos a lo Macri; ojalá gane la Victoria…” Y cuando ya no era posible un milagro, cuando el antiguo poderoso acorazado había encallado, @alfredoserramaci dijo: “La derrota comienza a doler. Habrá que analizar razones. No hay excusas, sí explicaciones. Nunca tirar la toalla”.

La toalla no la tira, ni la lava, pero sí la perfuma.

¿Cuáles son tales razones, cuáles sus explicaciones?

Empecemos por la financiación: el Celag se asegura de renovar convenios con el gobierno venezolano. El pasado 11, en Caracas, la vicepresidencia de Planificación (Ricardo Meléndez) y el Celag iniciaron negociaciones  para la firma de un acuerdo de cooperación ($) para el establecimiento de un plan de trabajo entre ambas instituciones para los años 2016 y 2017. La entidad mediadora será la Escuela Venezolana de Planificación (EVP). ¿Para qué? Pedro Calzadilla, presidente de la EVP, señala que la virtud del proyecto “es la visión continental, ya que, desarrolla visiones, análisis y perspectivas comparadas de lo que está pasando en los países y el comportamiento de los procesos políticos de transformación y las reacciones que tienen las derechas en el continente”.

Ok, la visión del proyecto es desarrollar visiones. Por proyectos fantasmas e inútiles del mismo tenor, el Banco del Alba (es decir, el BCV) pagó € 460 mil al cofundador de Podemos, JC Monedero, por un trabajo presuntamente inexistente (no ha sido publicado, ni aparece en memoria, sólo la factura) sobre una nueva unidad monetaria para el continente. Cuando se descubrió el guiso, el producto de la matraca fue a parar, en orden de volumen, a La Tuerka TV (proyecto televisivo de Podemos), al fisco español y a Ernesto Velasco, el fontanero venezolano que le hizo “la segunda”.

Serrano Mancilla escribe libros sobre las facultades para-economicistas del fausto Chávez, asesora al BCV, aparece como director de línea de la empresa de Jesse Chacón GISXXI, hace tertulias a distancia en Telesur, mantiene un staff del Celag en Venezuela. Practica, así, contrabando de extracción. Un chupóptero, pues.

Pero en su memorial de explicaciones sobre lo sucedido ayer en Argentina, Serrano Mancilla prefiere expresarlo así:
“En este siglo XXI, es la primera vez que un proceso de cambio en América latina pierde en las urnas”. Una simple constatación.

A Cristina Kirchner aconseja: “Toca afrontar este delicado momento, por ejemplo, tal como lo encaró Chávez cuando perdiera el referéndum constitucional del año 2007”. Es decir, que se alce, que burle la ley.

De Scioli dice que no se escribe con K, no es puro, no los representa, no era el candidato ideal, quizá como Maduro respecto de su mentor, aunque, como todo fariseo, siempre ha mantenido que para Chávez fue la mejor elección. “Está más cerca de un peronista de los noventas que de un kirchnerista del siglo XXI. Hay una distancia sideral entre él y la Presidenta”.  Advierte al próximo en el radar (Correa, en Ecuador): “No sirve cualquiera para continuar con un proyecto de cambio por muy bien engrasado que esté”.

Sobre el vencedor, Macri: “Es clave aprender a no subestimar a esta nueva derecha emergente que se complementa -a la perfección- con los medios hegemónicos y con los poderes económicos, pero que se presenta como otra cosa, con otro tono, con otras formas”. La izquierda, su izquierda, no hizo lo que sí le funcionó, a su manera de ver, a la derecha, lo que cree que es la derecha, que en este caso se reinventó.

 

¿Dónde vas mujer de fuego / oh, mujer de cabaret?

No lo sabe. Piojo sin perro pierde el sentido. Sangui sin juela, también. Ahora adjura de su teta, que ayer noche se le fue.

El chupóptero se desorienta por un segundo. Recobra luego su brújula insaciable, con su anzuelo cazabobos emprende camino: ¿Hacia dónde? Hacia Venezuela, próxima escala.

Se dice a sí mismo, y no le importa lanzar la intención al vuelo: “Toca pensar en cómo no perder en la próxima cita electoral en cualquier otro lugar de la región; o cómo levantarse de ésta para volver a ganar. El capitalismo nunca tira la toalla, y por lo tanto, nosotros tampoco”.

“Cómo no perder”, no es lo mismo que “cómo ganar”.

Corrijo: Es un gen único, es capaz de atisbar lo que pasará en Venezuela el 6D.

 

@VSuarezRunrunes