Gobierno rechaza pronunciamiento de Estados Unidos sobre caso de buques de ExxonMobil - Runrun
Gobierno rechaza pronunciamiento de Estados Unidos sobre caso de buques de ExxonMobil

EL GOBIERNO DE NICOLÁS MADURO, a través de la cancillería, rechazó el comunicado que este 24 de diciembre publicó el Departamento de Estado de Estados Unidos (EE UU), en el cual reclamó a la Armada venezolana el haber detenido y expulsado en aguas internacionales buques de la petrolera americana ExxonMobil contratados por Guyana.

El Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano calificó de “injerencista e impertinente” el documento estadounidense e insistió en que las embarcaciones se hallaban “en aguas dentro de la proyección del Delta del Orinoco de Venezuela” y no en la Zona Económica Exclusiva de Guyana que indica el comunicado de EE UU.

“A todas luces es evidente que el gobierno de EE UU interfiere a conveniencia en un asunto que en lo absoluto es de su incumbencia, con el fin de promover intereses corporativos vinculados carnalmente con la élite gobernante en Washington, sin reparar en las más elementales normas del derecho internacional público”, apunta la cancillería en un escrito publicado este 25 de diciembre en su sitio web.

A continuación, el comunicado completo:

EEUU intenta impertinentes acciones injerencistas en soberanía venezolana sobre el Esequibo

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela rechaza categóricamente el comunicado injerencista e impertinente del Departamento de Estado de los EE UU sobre la acción soberana el día 23 de diciembre por parte de la Armada Nacional Bolivariana, en estricta protección de las aguas jurisdiccionales indiscutiblemente venezolanas.

Los buques de exploración petrolera contratados por fuera del marco legal internacional por la República Cooperativa de Guyana se encontraban en aguas dentro de la proyección del Delta del Orinoco de Venezuela, por lo que jamás podrían haberse localizado en una Zona Económica Exclusiva de Guyana.

Los buques abandonaron las aguas venezolanas luego de un intercambio de comunicaciones con la Armada Nacional Bolivariana, que se llevó a cabo en estricto apego a las normas internacionales y a la Diplomacia Bolivariana de Paz.

A todas luces es evidente que el gobierno de EE UU interfiere a conveniencia en un asunto que en lo absoluto es de su incumbencia, con el fin de promover intereses corporativos vinculados carnalmente con la élite gobernante en Washington, sin reparar en las más elementales normas del derecho internacional público. Hacemos un firme llamado a las autoridades estadounidenses a mantenerse al margen de las relaciones entre Estados soberanos y a ocuparse de sus asuntos y problemas internos.