Navidad archivos - Runrun

Navidad

Familiares de presos políticos piden liberaciones antes de la Navidad
Según cifras del Foro Penal Venezolano, actualmente hay 399 presos por razones políticas de los cuales 109 son militares

El vicepresidente del Foro Penal Venezolano (FPV), Gonzalo Himiob, hizo un llamado este miércoles a los factores políticos del país a no seguir utilizando a los presos políticos como “fichas de negociación”, y que oigan las exigencias de todos los familiares.

“A los factores políticos tanto del gobierno como de la oposición les pedimos que atiendan las peticiones y exigencias de los familiares de los 399 presos políticos para que se produzca de una vez, y más ahora que se aproxima diciembre, un mes tan significativo para todos los venezolanos, la liberación de todos y se logre el cese definitivo a la persecución política”, expresó Himiob en rueda de prensa.

Himiob precisó que desde enero del año 2014 hasta el día de hoy se han registrado 15.180 arrestos por razones políticas, de los cuales 8.950 personas siguen bajo medidas cautelares, con riesgo de volver a prisión.

“Con esto solo buscan mantenerlas neutralizadas”, resaltó.

Hasta el momento, 399 personas siguen injustamente privadas de su libertad con retardo procesal. De esta cifra, 20 ya han sido condenados, es decir, 379 son procesados, con derecho, en todo caso, a ser juzgados en libertad. 20 son mujeres y 109 son militares.

 

Una de las tantas violaciones a los derechos humanos que se cometen en Venezuela, es el caso de Antonia Turbay, quien se encuentra detenida en el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) con boleta de excarcelación; sin embargo, los funcionarios de este cuerpo de seguridad no obedecen la orden del tribunal.

Ofelia Aguado, hermana del médico Williams Aguado, exigió al gobierno de Nicolás Maduro información sobre el caso de su familiar, quien permanece detenido desde el mes de enero de 2018.

“Son casi dos años sin que se le pueda tratar sus patologías médicas, son meses esperando que su caso avance porque los tribunales no dan respuesta y dos años en los que su familia está presa con él, estamos en el limbo. Pero se supone que como se aproxima diciembre, y se habla de listas de liberaciones, nosotros pedimos que tomen en cuenta el caso de mi hermano y de todos los demás presos políticos”, expresó.

 

Por su parte, Ana Marulanda, la hija del doctor José Alberto Marulanda, privado injustamente de su libertad en la cárcel militar de Ramo Verde, desde mayo de 2018, denunció que su padre tampoco tiene fecha de juicio y mientras tanto sus vidas se encuentran “paralizadas”.

“Mi papá está sufriendo las consecuencias de todas las torturas que le han hecho. No lo han llevado a juicio, y mi vida, y la de mi hermano están paralizadas. No podemos hacer nada sin la autorización de mi papá, no podemos tramitar documentos, pero tampoco mi hermano que tiene 14 años puede salir del país. Para todo se requiere un permiso y no nos aceptan nada. Si yo no tengo 18 años no puedo enfrentar a la vida sino tengo el permiso de mis padres”, manifestó Ana Marulanda.

Ana Da Costa, hermana del preso político Vasco Da Costa reveló que desde el 17 de septiembre su hermano es supuestamente un hombre libre, pero la condición es que abandone Venezuela.

“Solo si accede a pisar Maiquetía es que lo pueden liberar y Vasco dijo que no se irá a Europa hasta que liberen a todos los de su causa: Régulo García, José Luis Santamaria, Luis Leal, Yorfran Quintero, Alonso Mora y Carlos Aristimuño. Si a ellos no los liberan entonces Vasco saldrá del Hospital Militar a la cárcel nuevamente”, precisó.

 

Por su parte, Odalys Bermúdez en representación de los familiares del caso de los 6 paracaidistas de Aragua acusados de presunta rebelión, denunció que llevan casi 3 años tras las rejas en Ramo Verde y todavía no han sido llevados a juicio. “En los tribunales nunca hay despacho, los abogados no han tenido acceso al expediente. Nuestros familiares tampoco han tenido una valoración ni atención médica, incluso el sargento primero, Juan Díaz tiene problemas de tensión, mientras, sus compañeros Rubén Bermúdez, Javier Peña, Yecson Losada, Feidy Montero y Jairo Villegas presentan problemas de desnutrición. Necesitamos respuesta a esta situación, todos estamos sufriendo esta pesadilla, nadie sabe lo que es tener un preso político. Todos deben ser liberados”, clamó.

Nota de prensa

Guaidó: La solución que requiere Venezuela pasa por nosotros
El presidente del Parlamento señaló que los dirigentes de todos los estados del país estarán informando por redes sociales sobre las rutas de la marcha del 16 de noviembre
Espera que en Bolivia haya una transición pacífica que termine en elecciones 

El presidente encargado de Venezuela y de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó ratificó el llamado a marchar el próximo sábado, 16 de noviembre y aseguró – luego de lo ocurrido en Bolivia – que la solución que requiere el país “pasa por nosotros”.

En un acto con sindicatos, gremios y sectores sociales en Colegio de Ingenieros – Caracas – Guaidó hizo un llamado a los ciudadanos a que estén atentos a las redes sociales, donde los dirigentes de cada estado estarán informando sobre los puntos de concentración y rutas de la marcha.

“Martes, miércoles, jueves, los maestros de manera autónoma han convocado un paro, aquí yo llamo a la sociedad de padres y representantes: no podemos dejar solos a los maestros”, explicó.

Igualmente criticó que el gobierno de Nicolás Maduro quiera “vender” una normalidad en Venezuela y que “la navidad que quieren dibujar lamentablemente no existe”.

Para Guaidó el solo hecho de la convocatoria es una “victoria” para el país. “Porque no nos hemos acostumbrado, nos no han dividido y no lo podrán hacer”.

En este mismo punto también hizo un llamado a los “estafadores” que están en la búsqueda de “comprar” diputados opositores de la Asamblea Nacional, para que no “pierdan su tiempo”. Esta denuncia la hizo el diputado en el exilio, José Guerra (PJ-Distrito Capital) la semana pasada.

Bolivia es un ejemplo

El presidente encargado aseguró en el acto que se ha comunicado con el líder opositor y candidato de Bolivia, Carlos Mesa al igual que con el expresidente, Tuto Quiroga y senadores. “Hago votos para una transición pacífica, pronta y orientada a una elección, que era la exigencia de los bolivianos en la calle”.

Igualmente expresó que un factor central en Bolivia fue la protesta “sostenida” que hicieron los ciudadanos, luego de que el presidente Evo Morales saliera como ganador en unas elecciones cuestionadas por la oposición boliviana y la comunidad internacional.

Guaidó destacó que un factor fundamental en los hechos que se han desencadenado en Bolivia fue la actuación de la policía y de la Fuerza Armada Nacional. Sobre los militares en Venezuela, el presidente agregó que se han dado algunas muestras de descontento a lo interno pero que “no ha sido suficiente”.

Por eso señaló que la participación de todos los sectores es importante para producir una transición ordenada y pacifica en Venezuela. 

Las noticias económicas más importantes de hoy #14Oct

Comercio ha caído 40% este año y empresarios ya se focalizan en cómo sobrevivir en 2020

El presidente de Consecomercio, Felipe Capozzolo, señala que la actividad comercial registra una caída anualizada de 40% y ya las prioridades de los comerciantes se centran en cómo sobrevivir en 2020, lo que sugiere que las expectativas para la temporada de fin de año en 2019 son claramente malas. En declaraciones a diferentes medios de comunicación difundidas en su cuenta de Twitter, Capozzolo señala que el próximo año plantea un entorno para hacer negocios muy difícil, que obliga a activar la inventiva y creatividad de los empresarios venezolanos para ofrecer productos y servicios que se adapten al cada vez más golpeado bolsillo del venezolano. Banca y Negocios

 

BOD informó que medidas de Sudeban no implican una intervención del Estado

El Banco Occidental de Descuento (BOD) informó este sábado a sus clientes, trabajadores y a la opinión pública que no está sujeto a medidas que impliquen la intervención del Estado en sus labores operativas y de funcionamiento y que las actuaciones ejecutadas por la Superintendencia  de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), se limitan a medidas administrativas y de supervisión. Descifrado

 

Escasez de alimentos podría llegar a nivel promedio de 80% en 2020

La escasez de alimentos en 2020 podría tener un nivel promedio de 80%, según estiman fuentes del sector de supermercados con base en informes de empresas investigadoras de mercado, un escenario que apunta a que, en el próximo año, habrá más problemas de disponibilidad, sobre todo de producción nacional. Esta estimación es compartida por los gremios del sector agropecuario, los cuales dan cuenta de una crisis sin precedentes en la producción nacional de alimentos en un contexto de caída generalizada de la economía y del consumo. Banca y Negocios

 

Venezolanos auguran una navidad “de miseria y hambre”

La inflación acumulada de 2019 en Venezuela se situó hasta septiembre en 3.326 %, un dato que confirma la severa crisis económica que atraviesa el país, dijo el diputado opositor Alfonso Marquina. Esto se refleja en las caras de los venezolanos en las calles, quienes caminan cabizbajos, viendo precios, algunos hasta observando las basuras a ver si consiguen algo que sirva para comer, con los signos evidentes del desgaste por los años en la ropa y zapatos. Descifrado

¿Dónde está el hogar? por Carolina Jaimes Branger

LOS VENEZOLANOS SIEMPRE PASÁBAMOS LA NAVIDAD Y EL AÑO NUEVO EN FAMILIA. Aunque después nos fuéramos a una fiesta, siempre estaba la reunión casera, con la familia cercana y la familia extendida. Recuerdo a una amiga estadounidense que me decía que los venezolanos éramos todos primos. Hoy, con la diáspora causada por el chavismo, los venezolanos celebramos la Navidad con quien podemos… y muchos ni siquiera la celebran, porque no están en su hogar.

¿Y dónde está el hogar? Porque si algo tenemos claro es que el hogar no es una casa.

El hogar es esa sensación maravillosa que proviene de estar en un sitio donde uno se sabe amado. Donde se han pasado los momentos más alegres y también los más tristes. Donde las comidas tienen sabores que nos acompañan toda la vida. Donde las risas se quedaron guardadas en cada cuarto. El hogar es donde quedaron las lágrimas por la pérdida del primer amor y las esperanzas que trajeron nuevos amores. El hogar es el lugar donde se compartió con los amigos días y noches que se reviven igualitos cada vez que se evocan. Es el lugar donde escondimos secretos, donde se los revelamos a alguien, donde quedaron nuestros recuerdos y también nuestros olvidos.

El hogar es el lugar donde están nuestras raíces, donde el sentido de pertenencia tiene razón de ser, donde están enterrados nuestros muertos. El hogar es el que añoran nuestros vivos. El hogar está o estuvo cerca de nuestra primera escuela. Está donde vivimos el primer triunfo. Donde lamentamos el primer fracaso. Donde nos caímos y nos volvimos a levantar. Donde nos vimos reflejados en otros ojos y sentimos que no estábamos solos.

El hogar es el lugar adonde se vuelve cuando se ha sufrido mucho, porque ahí nos sentimos seguros, aunque sea el lugar más inseguro del mundo. ¿Qué hace que un país destrozado como está nuestra Venezuela produzca esa nostalgia de añorarla como se añora el hogar?… Venezuela es nuestro hogar grande. Donde los panas son más panas que en ningún otro lado y las hallacas de las mamás, las mejores. Donde se rumbea hasta el agotamiento. Donde los dolores del otro, son también los nuestros.

A todos los venezolanos que están lejos de su hogar les deseo fe en que esto se acabará. Esperanza de que su hogar los está esperando. Y mucho amor para acompañar la espera.

@cjaimesb

Noche de paz, por Julio Castillo Sagarzazu

TODOS LOS QUE VIMOS EL FILM DE CHRISTOPHER CARION “Feliz Navidad”, que llego a ser nominado al Oscar como mejor película extranjera, quedamos conmovidos por él. La película trata sobre un acontecimiento de la vida real ocurrido el día de Navidad de 1915 en la localidad de Ypres, en Bélgica, en medio de las trincheras cavadas por los soldados que se enfrentaban en la Primera Guerra Mundial. Estaba basada en el libro de Stanley Weintraub, “La pequeña paz de la Gran Guerra”.

El conmovedor evento comienza cuando un grupo de vigías británicos dan cuenta de que en las posiciones enemigas se habían encendido las luces de varias velas. Cuando auscultan con los binoculares, se dan cuenta que los soldados alemanes habían cortado un gran árbol y le habían adornado con aquellas luces. De pronto escuchan que, desde aquel mismo sitio, aquellos hombres comenzaban a entonar una canción en alemán que a ellos les era también familiar, podían entender “Stille Nacht, Heilige Nacht”. Movidos por un resorte invisible ellos mismos comenzaron a cantarla en inglés.

En cuestión de minutos, se vaciaron las trincheras y aquellos hombres, endurecidos por el horror de la guerra, comenzaron a confraternizar, a compartir cigarrillos y raciones. Aquel campo de la muerte se había convertido, gracias al poder universal de la música, en un campo y en una noche de paz.

Así trascurrió todo el día de navidad, hasta que a las 8 y 30 am del día 26, el capitán C.I. Stockwel del Real Regimiento de Fusileros Galeses hizo tres disparos al aire. Se acercó a la trinchera alemana, inclino su cabeza en señal de saludo al oficial alemán, quien hizo igualmente dos disparos al aire y ambos regresaron a sus posiciones para reanudar el horror de una carnicería que costo más de veinte millones de muertos.

Si este acontecimiento fue insólito, lo fue más aún que ningún diario importante del mundo se hizo eco de él, a pesar de que la noticia había corrido de boca en boca, como un reguero de pólvora. Solamente el Daily Mirror publicó un reportaje ilustrado con fotos del momento y con testimonios de los solados protagonistas. Todos ellos coincidían en una cosa, en declarar aquella guerra como brutal y poniendo de manifiesto que las rivalidades que habían enfrentado a las naciones y sus gobiernos no habían hecho nacer el odio entre ellos.

Todos aquellos gobiernos temieron, y seguramente con razón, que una ola pacifista nacida de las trincheras y encabezadas por los propios soldados hubieran dado al traste con los intereses geopolíticos que estaban en juego entonces. La paz era subversiva, en pocas palabras.

Este último hecho nos hizo recordar el famoso partido de futbolito jugado en las navidades del 2002, en medio del fragor de las movilizaciones populares que tenían lugar en contra del gobierno de Hugo Chávez.

Ese día, dos grupos de manifestantes enfrentados (partidarios del gobierno y de la oposición) organizaron un partido de futbolito utilizando como cancha la autopista de Prados del Este en Caracas.

Puedo recordar, como si fuera hoy, la virulencia con la que Hugo Chávez ataco aquel gesto de convivencia, como radicalizo su lenguaje y como repotencio su lenguaje de odio y enfrentamiento.

Desgraciadamente hay también que recordar como caímos de nuevo en su trampa infalible de la polarización. Como logro que contestáramos su discurso con una agenda politizada que paso por alto la necesaria “transversalidad” de las propuestas de toda oposición inteligente que se hace eco de las dolencias sociales de los ciudadanos para caer en el pozo sin fondo del “¡CHAVEZ VETE YA!” que nunca nos funcionó.

Pisamos el paral de dejar que nos dividieran entre patriotas y apátridas, escuálidos y enchufados, gobierno y oposición, izquierda y derecha, ricos y pobres.

La oposición perdió la inmensa oportunidad de convertirse en el eje de las reivindicaciones sociales de los venezolanos y organizar el descontento evidente ya desde entonces, fortalecer sus organizaciones y la de crear un verdadero frente social con los descontentos del chavismo.

Nos encandilo y nos hizo arrogantes ver a millones de personas en las calles, creyendo que “la luna era pan de horno porque la veíamos redonda” y pensamos que el camino a Miraflores estaba pavimentado.

Aun hoy, creemos que porque madruguemos amanece más temprano. Aun hoy, millones de nuestros compatriotas siguen luchando solos por sus problemas (Y si, hasta por sus perniles) y nosotros despreciamos esas pequeñas luchas porque no están a la altura de nuestras respingadas narices de intelectuales que luchamos por la libertad y no por un pedazo de pan o una bolsa CLAP. Aun llamamos traidores a los viejitos que se sacaron el carnet de la patria y seguimos de vedettes sacándonos selfies cuando la gente sale a pelear, pero después los dejamos solos y no los volvemos a ver.

Nuestro “Bravo Pueblo” está muy lejos de haberse entregado y de no querer luchar. Lo va a hacer de nuevo, pero es necesario que vea un liderazgo firme, preocupado por sus problemas y no por los malabarismos del twitter.

Entender con humildad esta falencia, nos haría dar un gran paso adelante esta navidad. Ojalá recuperemos el espíritu de aquel partido de Prados del Este que quedo en el primer tiempo y salgamos en el segundo a darlo todo en la cancha.

¡Feliz Navidad para todos!

@juliocasagar

En víspera de la pascua, por Asdrúbal Aguiar

SE INICIA OTRO TIEMPO PARA LOS CRISTIANOS, otro paso, de allí el nombre, pascua. Lo usan los judíos – como pésaj – para significar su tránsito desde Egipto hasta la tierra prometida, y luego los cristianos, para señalar el paso de Jesús desde su muerte hasta la resurrección.

El huevo de pascua mundano indica inicio de la vida, fertilidad. Y en una suerte de trasposición cultural, se habla por ello, quizás, de la pascua de Navidad a partir de la Edad Media. Es el tiempo, el paso que ocurre desde el 25 de diciembre, signado como la fecha de nacimiento del Niño Dios hasta su adoración por los Reyes Magos, la Epifanía, la del 6 de enero, su manifestación ante el mundo.

Uno y otro significado, o ambos a la vez, ilustran lo esencial a la experiencia de quienes somos venezolanos y a ser compartido con los otros pueblos que nos son próximos en la vecindad, por andadura cultural, o como punto de destino obligado y en esta hora compleja.

Interpreta cabalmente a las diásporas. Identifica las rasgaduras del alma y de la piel – que evocan la crucifixión y posterior resurrección, la pascua florida – sufridas por todos nuestros compatriotas y otros seres humanos, que se resumen, como paso, en la idea de la esperanza.

Es el tránsito, es el anhelo por la vuelta y a la manera agonal de Ulises en la tragedia griega, pasados 20 años, anheloso de su reingreso a Ítaca.

Sufre este la guerra, transita avatares sumos luego de su paso, hasta que, finalmente, vuelve y no vuelve a manos de su amada Penélope.

Pascua interpreta, para nuestros adentros, inevitablemente, la soñada transición en Venezuela; léase, superar el tiempo en el que a todos los hijos de esta tierra común se nos ha aproximado una esponja de hiel a la boca, que exacerba el íntimo deseo colectivo por el renacer.

La historia nuestra no es miel sobre hojuelas.

Vivimos períodos de oscuridad inenarrables, que hemos desterrado de la memoria para no hacernos más gravoso el presente. O acaso por ello. Pero cabe desenterrarlos en sus ejemplaridades, para readquirir, observándolos, confianza en las realidades de concordia y logros útiles que hemos sido capaces de darnos, a costa, incluso, del beneficio propio.

La falta de esta perspectiva, como lo creo, es lo que nos lleva a maldecir tiempos duros vividos pero fructíferos en construcción, bendiciendo épocas de negación de libertad, apreciadas como un bien o como un mal menor ante el mal absoluto que nos carcome ahora. Es lo que nos impide apuntar a lo mejor conformándonos con el amainar de los dolores, transando nuestras vidas y dignidades en el altar de los verdugos.

Horas de infamia vive Cristóbal Colón desde cuando nos descubre en 1498.

Su obra la plagia el italiano Amerigo Vespucci. De ella se apropia Alonso de Ojeda, quien le traiciona después de servirle. El Comendador Bobadilla, que se reparte el oro de la Corona entre sí y los suyos, le hace preso y con hierros lo envía a Cádiz. Otro tanto le ocurre, 300 años después, a Francisco de Miranda, infamado por Simón Bolívar, su servidor: “Que mayor daño me ha hecho el mal decir de las gentes, que no me ha aprovechado el mucho servir y guardar”, escribe compungido el Almirante a Sus Altezas, en la pascua de navidad del 1500. Les exige, como única gracia, restituirle la honra.

Horas lúgubres vive nuestro segundo Arzobispo de Caracas y de Venezuela, Narciso Coll y Prat, al momento en que, tocados por el luto y la sangre los venezolanos, entre 1812 y 1813, cuando la hora se nos hace fratricidio y la guerra a muerte lleva hasta Caracas al mismo Bolívar, aquél no logra convencerlo de que revoque el fusilamiento que ordena de los 800 presos: “Uno menos que exista de tales monstruos, es uno menos que ha inmolado o inmolaría centenares de víctimas”, es su respuesta al Prelado.

Coll apuesta a lo trascendente, en la hora de la perfidia y las persecuciones: “El imperio de una parte, el sacerdocio de la otra”. Por ende, a la caída la Primera República cuida del corazón del patriota Atanasio Girardot, enterrado en la Iglesia y que pretenden profanar los realistas. Y al enjuiciarlo éstos y luego morir en España, habiendo renunciado a la Silla Episcopal, es su última voluntad se remita su corazón a Caracas. El Iris de Venezuela, el pasquín de época, no obstante, ofende su memoria. Han de pasar 30 años más, para que, sosegados los ánimos, la Municipalidad le rinda homenaje de gratitud a quien fue nuestro “nuncio de la paz”.

“La nueva Venezuela – dice González Guinán – surge de un volcán encendido por el demonio de la ingratitud”.

Recuerda que antes de volver a perderse la república en el vendaval de las guerras fratricidas y la generosidad hasta para los odios, en buena hora la calma invade al campo de la política sólo cuando la iluminan “los espíritus de la razón”.

A partir de 1830, mirándonos en los ejemplos de 1810 y 1811, haciendo ceder a las espadas y permitiéndosele a las luces dibujar la esperanza, construimos un primer paso, una pascua: “En el campo de los comicios coronó la victoria una candidatura civil, que por desgracia no pudo perdurar”. Mas la ley adquirió prestigio, las instituciones republicanas fueron cumplidas, y el ciudadano fue dueño de su personalidad.

Otra aurora, pues, sobre el sacrificio y el desprendimiento, habrá alcanzarnos a partir de este tiempo propicio, en el que abrazo a todos mis hermanos en la patria. Feliz Pascua donde quiera que nos encontremos.

[email protected]    
Dic 18, 2018 | Actualizado hace 11 meses
Nicolás Grinch, por Edward Rodrígurez

SIN DUDA LA CONJUGACIÓN DEL NOMBRE del símbolo de la Navidad “capitalista” sin la palabra Santa, y la antítesis de la alegría como es el personaje verde y misterioso al que no le gusta la felicidad decembrina, cobra un sentido especial para los venezolanos al unir estas dos palabras; “Nicolás Grinch”.

Este diciembre, que aún no termina, puede traernos sorpresas como ha ocurrido en los últimos años: los famosos Dakazos, jugueterías, supermercados y todo lo que significara bajar los precios, regalar la mercancía y candado a los comercios, pudiera tener una versión nueva antes del 31.

Nicolás en seis años ha llevado al país a casi una quiebra absoluta, sólo que ya aprendimos, en carne propia, que arruinar una nación no se logra de la noche a la mañana, por el contrario, lleva tiempo y dedicación, y vaya que en Venezuela le han puesto un camión de ganas y trabajo para hacerlo en tiempo récord.

En el 2013 por citar un ejemplo económico, la inflación fue de 53%, pero cinco años después es de más de 700 mil por ciento; si a producción de crudo se refiere, tenemos que de dos millones 500 mil pasamos a un millón 200 mil; también tenemos la emigración más alta en 19 años y la cual se acentuó en los últimos seis años. Cifras van y vienen, pero ninguna baja de los cuatro millones de venezolanos que salieron huyendo del país en busca de un mejor porvenir.

Las universidades casi desiertas aguantando la pela, alumnos y docentes dejando aulas desiertas, los hospitales sin insumos, las estadísticas de enfermedades ya  erradicadas en siglos pasados vuelven a la palestra, los militares cada vez más subordinados.

La calle apagada, pero como dicen por allí “la república va por dentro”, ya ni los bolívares alcanzan pese que le quitaron ocho ceros, y lo más asombroso: los dólares tampoco alcanzan para vivir, algo inimaginable. Un pan de jamón  que cuesta 12 dólares en Miami, en Venezuela está 7 dólares “por ahora”, de tamaño pequeño y sin mucho jamón; si de las hallacas se trata, el precio también es internacional.

Este es más o menos el resumen del Nicolás que está en Venezuela y que ahora de manera inconstitucional espera proclamarse como Presidente por seis años más, pregonando el socialismo.

El 10 de enero de 2019 posiblemente veremos una coronación, una juramentación con la presencia de los concejales, gobernadores, gabinete, milicia, misioneros e invitados especiales turcos, cubanos, iraníes, chinos y rusos así como también sus entrañables y chulos “amigos” Evo, los beneficiados de las isla caribeñas y el infaltable Daniel Ortega.

Leía en estos días una entrevista que le hizo el diario El País de España a Slavoj Zizek, filósofo esloveno muy controversial; donde decía que él no defiende el viejo comunismo, sino un nuevo comunismo globalista, hablaba de los nuevos retos como  son la ecología y renovar el estado de bienestar, entre otros puntos. Lo paradójico es que en Venezuela no están con el pasado, ni con el futuro.

Zizek advirtió durante años que Hugo Chávez acabaría mal, porque “no veía lo nuevo”, sólo era “un Fidel con dinero, no resolvía los problemas, echaba dinero a los problemas”. Quizás valdría la pena preguntarle qué opinión le merece del sucesor de  Hugo.

Al final el Grinch terminó entendiendo y queriendo la Navidad, no sé si Nicolás lo llegará a hacer algún día.

 

@edwardr74

Orlando Viera Blanco Dic 11, 2018 | Actualizado hace 11 meses
Volver, por Orlando Viera-Blanco

Votar no es un hecho moral. ¡Es un derecho inmensamente táctico y ciudadano! L’état de la question es removilizar y reavalanchar cuestión que no tiene que ver con la moral sino con estrategia y gónadas! ¿Si me entienden? diría JJ Rendón…”

DICIEMBRE ES Y SERÁ EL RECUERDO DE TIEMPOS LIBRES EN CARACAS para sentarnos a escuchar buena música alrededor del buen coñac que Papá sólo destapaba en momentos muy especiales. Desde niño crecí tanto escuchando aguinaldos decembrinos como una larga lista de boleros, tangos y baladas que encendían una nostalgia mágicamente matizada de júbilo.

¿QUE VEINTE AÑOS NO SON NADA?

Uno de los tangos de Gardel preferidos de papá es Volver. Su lírica es maravillosa. “Volver… con la frente marchita, las nieves del tiempo, platearon mi sien. Sentir que es un soplo la vida, que veinte años no es nada, que es febril la mirada, errante en las sombras, te busca y te nombra…” Papá con buen oído y gañote, cantaba con fuerza este tango de Gardel convencido que 20 años no eran nada porque había sido feliz … Pero después de los últimos veinte años de revolución, de oscuridad y violencia, 20 años es demasiado, es una pena la vida y a muchos de mi edad se nos marchita la frente con un sinsabor de generación perdida. ¿Por qué? ¿Qué nos pasó? ¿Dónde no paramos o no avanzamos? ¿Cuándo dejamos perder el alma aferrada a la democracia y a la libertad?

Sin duda gran parte del problema es que hemos matado nuestra cultura. Al decir del tango no hemos sabido guardar una esperanza humilde como fortuna del buen corazón. Perdimos el pasado y perdimos la ilusión. Con Chávez se posaron todas las sombras en los hombros de una Venezuela ansiosa de sana inclusión. Veinte años más tarde somos lager, nada, desecho. Arendt dice que el totalitarismo son los horrores del holocausto. La conversión en cenizas del mundo concentracionario-Dixit Alberto Sucasas-quien lo define [lager], como la transformación del hombre-sujeto en cuerpo sin alma ni subjetividad, sin yo, sin inteligencia. “Una sopa que se le mete agua con un tubo y luego se orina”. Nada más. Eso no ha hecho el régimen. Inútiles y superfluos. Se ha orinado en nosotros y nos ha convertido en una sopa que se orina …

 

IBSEN Y SUS FUNDAMENTALISTAS

Ibsen Martínez es un hombre brillante. Lo traigo a colación porque en estos días leí su artículo titulado “Maduro y los Fundamentalistas del Voto” (3/12/18). Al leerlo me sentí aludido. Un ensayo que demuestra como nos han minimizado y enfrentado entre nosotros …

Dice Ibsen: “Según el fundamentalista del voto, la política de oposición ha estado últimamente en manos de aficionados, de gente ingenua e impaciente, imbuida de un inconducente misticismo moral”. Quiero subrayar la idea de misticismo moral porque ciertamente Ibsen da en el clavo pero al revés. Es verdad que el moralismo retórico, lirista, fullero y pantanoso ha engolado la garganta de un sector de la oposición, pero no precisamente fundamentalista del voto sino fundamentalista de la abstención. Lo inconducente de la moral pura y Kantiana en la política es muy típico de novatos. Ibsen trata de reducir la discusión sobre la pertinencia moral de votar o no votar. Esa no es la discusión. Votar no es un hecho moral. ¡Es un derecho inmensamente táctico y ciudadano! L’état de la question es removilizar y re-avalanchar, cuestión que no tiene que ver con la moral sino con estrategia, táctica y gónadas! ¿Si me entienden? diría JJ Rendón …

Entonces los fundamentalistas de la abstención fanáticos de la palabra legitimidad, se montan en un tinglado voluntarista, legalista, semántico, purista, pegajoso y normativo que aburre y bosteza al pueblo. Esta gaita moralista es la que se distancia de las masas y nos inmoviliza. Sin duda otra versión de fundamentalismo de la nada que nos hace mas leger, cenizas …

Puedo consentir a estas alturas del juego que Maduro y sus cuarenta pillos no salen por votos. Lo del domingo fue un parapeto que ni llega al grado de simulacro comicial. Puedo aceptar que no hay salida negociada, ni dialogada o transaccional. Pero aquellos que han hecho de lo estratégico una oda del abstencionismo, a un pastizal de agresiones y acusaciones genéricas y disolventes desde un teclado, un video y una poltrona, les comento que con criticismo iracundo, tuiteo tartufo y confusional más desgarraduras morales sólo conseguiremos esconder la esperanza, encadenar la ilusión, borrar el pasado, abofetear la humildad, marchitar la frente y detener el andar para que las nieves del tiempo plateen nuestras sienes [ambas: pro voto o abstención] y nos pasen por nuestras narices ¡veinte años más de orinada moralista y sinuosidad revolucionaria!

UN DULCE RECUERDO QUE LLORA

El dilema en Venezuela dejó de ser binario. Es multidisciplinario y multifactorial. Es reorganización interna, removilización social. Es inspiracional. Es usar el voto como el medio para sacar a la gente de su letargo y volver a la calle, a la vida política. No votes pero sal a la calle. Es burlar al gobierno. Es montar una votación paralela, simbólica y echársela en cara. Es la resistencia inteligente y coordinada con apoyo internacional, quiebre militar, ayuda humanitaria forzosa, liderazgo de base. Es piedad, es conmiseración. Nadie es dueño de la verdad. El divisionismo sólo ha dado licencia para exterminar sistemáticamente un pueblo. De esa tirantes todos hemos sido responsables …

Tenemos que volver a la política con p mayúscula de pragmatismo y posibilidad. Volver a lo constructivo. Un volver agregado, proactivo con el que redimiremos el pasado, reivindicaremos la nostalgia y veremos el parpadeo de las luces que a lo lejos van marcando nuestro retorno,  el volver de Venezuela …”  ¡Salut padre…!

@ovierablanco

 [email protected]