mortalidad infantil archivos - Runrun

mortalidad infantil

20 ONG emiten comunicado sobre repentina aparición de boletines epidemiológicos

EL OBSERVATORIO VENEZOLANO DE LA SALUD (OVS), junto a otras 19 organizaciones de derechos humanos, suscriben un comunicado donde fijan posición sobre la publicación de los boletines epidemiológicos del 2016 y del 2015 que no se habían difundido por el Ministerio de Salud. Cabe recordar que Antonieta Caporale fue destituida como Ministra de Salud un día después de la publicación de los boletines, y su cargo ahora es ocupado por el anterior viceministro de hospitales, Luís Salerfi López, funcionario allegado al vicepresidente Tareck El Aissami.
COMUNICADO

EL BOLETIN EPIDEMIOLÓGICO VENEZOLANO ¿POR QUÉ AHORA Y NO ANTES?

El Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) finalmente ha publicado los 52 boletines epidemiológicos del año 2016, así como los 26 que adeudaba desde julio de 2015, luego de casi dos años de un silencio epidemiológico absoluto. De toda la información que ahora es de dominio público, vamos a detenernos en el boletín de la semana 52 de 2016, es decir, el correspondiente a la última semana del año pasado y donde se encuentran los datos completos de dicho año.

Las cifras allí contenidas son la demostración más evidente de la profunda crisis en la que se encuentra el sector salud venezolano y que, a su vez, son una expresión de la situación global del país. Sin embargo, y a pesar de esa cruda realidad que reflejan los datos, cabe preguntarse: ¿A qué se debe que hayan sido publicadas ahora, dentro del desastre por el que atravesamos en estos momentos, dado que ellas hablan muy mal de la gestión del Gobierno actual?

Dejemos pendiente una respuesta a esta pregunta y revisemos algunos de los datos más impresionantes que figuran en ese boletín, así como otros detalles relacionados con la credibilidad de los mismos y los errores que subyacen en algunos de ellos.

Lo primero que salta a la vista en el boletín epidemiológico número 52 de 2016, es el número de muertes acumuladas en menores de un año: 11.466 en total, indicando un aumento del 30,12% respecto al año 2015. Además destaca el período neonatal como principal componente de estas muertes, con un 53,9% de fallecimientos correspondientes a este período (bebés en sus primeros 28 días de vida).

En el mismo boletín el número de muertes maternas registrado es de 756, reportando un aumento de 65,79% respecto al año 2015. Estos datos revelan cifras alarmantes pues el número de casos, en sí mismos, son signos de un grave deterioro en el cuidado y atención en salud de las mujeres y niños, y requieren de una mesa de análisis de expertos en el tema para que Venezuela pueda superar esta crisis de salud.

Esto lleva a la conclusión de que en Venezuela el deterioro de la calidad en la atención de salud y de las condiciones del estado nutricional de las madres y sus recién nacidos ha sido la causa principal para el aumento desmedido de estas muertes. El mismo boletín del MPPS asume que las causas de las muertes maternas incluyen: hemorragias, enfermedad hipertensiva del embarazo e infecciosas, causas cuya prevención es totalmente posible hoy en día.

Lo mismo ocurre con las causas de muerte durante el período neonatal, pues la enfermedad de membrana hialina, la sepsis neonatal, las neumonías y la prematuridad pueden ser abordadas con un excelente pronóstico con los debidos cuidados y atención hospitalaria.

Aquí es oportuno tratar de dar respuesta a la pregunta inicialmente formulada acerca del momento histórico en que estas realidades salen a la luz pública, porque no se comprende cómo el propio Gobierno, después de largos y varios “silencios epidemiológicos”, opta en esta oportunidad por decirle a los venezolanos que nuestras madres y nuestros niños se están muriendo mucho más que antes, cifras que además se suman a las muertes por violencia que fueron más de 28.000 durante el año 2016. Y es así porque en el propio boletín se comparan los años 2015 y 2016, siendo evidente, de acuerdo con estas cifras oficiales, que hay un enorme ascenso de la mortalidad materna e infantil para el 2016.

Si esta información era considerada secreta antes, ¿porqué ahora no lo es? Es probable que la respuesta tenga que ver -por un lado- con la presión tanto nacional como internacional generada a partir de las necesidades extremas que debe enfrentar el venezolano de a pie, y por otro con las fisuras internas que, frente al clamor popular por un cambio político, aparecen al interior del Gobierno y que se expresan en disensos e incongruencias más marcadas ahora que antes.

Pero la crisis no se agota con las madres y los niños. El crecimiento de la malaria ha hecho que se decrete epidemia en la mayoría de los estados porque la aparición de nuevos casos ha llegado a superar los 200.000 para el año 2016, tema que afecta, sobre todo, al sur y al oriente del país. Lo propio ocurre con la difteria que supuestamente se había controlado y otras enfermedades que afectan, sobre todo, a la población más joven.

Llama la atención que no se publican datos sobre desnutrición y mortalidad infantil por desnutrición en este boletín, pero podría asumirse que buena parte de las muertes en menores de un año tienen como base la profunda alteración del estado nutricional de la madre y por consiguiente de su hijo. Para nadie es secreto la escasez de nutrientes adecuados y el difícil acceso a ellos por parte de la mayoría de los habitantes de este país.

ENCOVI 2016 reportó que 93% de los venezolanos no tiene suficientes ingresos para comprar alimentos, convirtiéndonos en un país donde la mayoría de los venezolanos vive en hogares con inseguridad alimentaria.

Por otra parte, la Encuesta Nacional de Hospitales 2017 pone de manifiesto la imposibilidad en que se encuentran los establecimientos de salud para dar respuesta adecuada a la creciente demanda de servicios que una situación de penuria como la que vivimos, desde hace unos años en el sector salud, es capaz de generar: insuficiente e inadecuada alimentación para los pacientes, deterioro de la infraestructura y de los equipos, y una creciente escasez de personal calificado son algunos de los rasgos que caracterizan la “atención” a los pacientes que demandan servicios en los establecimientos púbicos de salud.

El Gobierno no se ocupa de esto y ha hecho caso omiso al pronunciamiento de la crisis humanitaria realizado por la Asamblea Nacional de Venezuela, a principios de 2016. Prefiere gastar cientos de miles de dólares en artefactos para la represión de la protesta popular, la cual ocasiona más daños a la salud de los civiles.

Por estas razones, la lucha por el derecho a la vida y a la salud es y ha sido, para el actual Gobierno venezolano, profundamente incómoda y la difusión de información acerca de ello ha sido muy difícil en los últimos años.

Ahora esperamos que el MPPS publique los boletines epidemiológicos de 2017 pues, hasta la fecha, no han divulgado los correspondientes a las primeras 18 semanas del año; también esperamos que las Agencias Internacionales tomen en cuenta la información contenida en estos boletines oficiales al momento de elaborar sus próximos informes, y dejen de omitir información sobre la crisis de salud existente en Venezuela.

Recordamos, además, que la información actualizada y metodológicamente correcta es la herramienta adecuada para planificar políticas públicas basadas en evidencias.

Suscriben este comunicado:
1. Acceso a la Justicia

2. Centro de Derechos Humanos de la UCAB

3. Cepaz

4. Comisión de Derechos Humanos de la Federación de Colegios de Abogados de Venezuela, capítulo Mérida

5. Comisión de Derechos Humanos de la Federación de Colegios de Abogados de Venezuela, capítulo Táchira

6. Democracia Siglo XXI

7. Fundación Aguaclara

8. Fundación Bengoa para la Alimentación y Nutrición

9. Fundación Cerrando Brecha

10. Gente del Petróleo, AC

11. Movimiento Vinotinto

12. Observatorio Venezolano de la Salud (OVS)

13. Positivos en Colectivo

14. Proyecta Ciudadanía, AC

15. Red Andina de Derechos Humanos

16. Sociedad Hominis Iura

17. Stop VIH

18. Un Mundo sin Mordaza

19. Una Ventana a la Libertad

20. Unión Vecinal para la Participación Ciudadana, AC

Bloomberg: Mas niños y mujeres mueren a medida que la economía en Venezuela colapsa

Madres

 

Numero de muertes infantiles y madres sube en 2016 en comparación 2015. Casos de malaria, tuberculosis y diarrea también escalan.

Por: Nathan Crooks / Bloomberg

Traducido por: Runrun.es

El colapso de la economía venezolana está afectando la salud de su población, con más mujeres y niños muriendo y varias enfermedades aumentando rápidamente en medio de una persistente escapes de todo, desde medicina hasta agua potable.

El país registro 756 casos de muertes maternas en el 2016, un número que incremento 66% desde el año anterior, según datos publicados por El Ministerio de Salud. Muertes infantiles aumentaron un 30%, a 11.466 casos en el 2016, en comparación a los 8.812 en el año anterior.

Datos también señalan incremento en los casos de malaria, tuberculosis, y disentería amebiana. El país también reporto 324 casos de difteria en 2016, después de no haber registrado ningún caso de la enfermedad en 2015.

Mientras el gobierno de Nicolas Maduro se enfrenta a una nueva ronda de protestas, que han resultado en al menos 35 muertes en las ultimas semanas, la oposición Venezolana ha pedido que se deje entrar al país a la ayuda humanitaria con comida y medicina.

“Los hospitales no tienen las herramientas básicas, y enfermedades tratables se han convertido en causas de muerte,” dijo el 9 de Mayo el representante de los EEUU y miembro reconocido del Departamento de comité de inteligencia, Adam Schiff. “Mientras el hambre masivo se esparse, la mortalidad infantil y la malnutrición se han disparado.”

D. Blanco Feb 02, 2017 | Actualizado hace 3 años
Vil febrero, por José Domingo Blanco

FEB

 

¿Cuántos niños hospitalizados por desnutrición hubieran podido comer si, con el monto que se invirtió en la comparsa en homenaje a Zamora, se hubiesen comprado las fórmulas lácteas, las vitaminas y los medicamentos que se requieren para salvarlos? ¿Cuánto dejó de producirse en Venezuela por el capricho de unos comunistas en homenajear a este neo prócer en torno a quien han tejido mitos patrióticos? ¿Estamos en el país como para que empresas, comercios e industrias se paralicen porque el régimen se antojó celebrar los doscientos años del natalicio de Zamora?

En Venezuela la gente está muriendo de hambre: ¡nuestros niños están muriendo por falta de comida! La desesperación lleva a familias enteras a hurgar en la basura. No me lo cuentan: lo veo a cada instante. Es la escena que encuentro cada vez con más frecuencia–y que seguramente ustedes también habrán tenido la triste oportunidad de contemplar- en los lugares donde mercados, centros comerciales o edificios depositan sus desechos.

Si este régimen, en vez de jugar al Carnaval anticipado, dejase de disfrazarse y celebrar pendejadas, e invirtiese ese presupuesto que destinó en la celebración del bicentenario de Zamora en atender las necesidades básicas de la población más desprotegida, los niños de San Félix, o los de Maturín, o los de Maracaibo o los de cualquier rincón del país, no estarían muriéndose por falta de alimentos.

Porque, los niñitos de los segmentos más pobres de la población tienen la piel pegadita a los huesos. Y el llanto se les apaga porque, los alaridos de hambre no pueden ser atendidos por sus madres con la frecuencia que ellos demandan. Porque, a pesar de que el régimen se empeña en ocultar las cifras, la desnutrición y la mortalidad infantil aumentan. Porque en mi país, la gente está muriendo porque no tiene qué comer y, si encuentra, no tiene –o no le alcanza- el dinero para pagarlo. Mientras Nicolás y sus allegados lucen atuendos con los que no logran disimular la gordura; la extrema delgadez de los venezolanos se pasea de un basurero a otro, dejando a un lado la vergüenza y cediendo a la desesperación.

¿Por cuáles calles circulan los personeros del régimen? ¿En qué hospitales públicos atienden sus problemas de salud? ¿En qué Bicentenario o Mercal hacen sus compras? La ceguera ideológica los mantiene encerrados en su burbuja de confort y riqueza; una burbuja desde donde imponen su comunismo acomodaticio y reprimen a quienes se atrevan a decir que en el país ocurre todo lo contrario a lo que ellos se afanan en promover. Porque la pobreza y el hambre los envalentona. Un pueblo ocupado en sobrevivir, no se transforma en una amenaza. Pero, negar lo que ocurre e impedir que los problemas se difundan, no cambia la realidad que estamos viviendo.

Este primero de febrero en Venezuela, según datos de Conindustria se dejó de producir cerca de 143 millones de dólares. Un dinero que, hoy más que nunca, se necesita para resolver la crisis económica que sufrimos; pero, sobre todo, el problema de hambre que está matando a nuestra gente. Dejar de trabajar por decreto presidencial, es restarle a la prosperidad oportunidades. Es aupar desde el Estado el retraso, la desidia, la flojera, la improductividad. Es ponerle más combustible a esa inercia que el régimen fomenta, para transformar a los venezolanos en autómatas ofuscados en las filas para obtener el carnet de la Patria o una bolsa Clap. Porque el hambre comienza a doblar las rodillas, incluso de quienes en algún momento se opusieron a este régimen. Porque el régimen encontró en el hambre la forma más expedita de control y subyugación.

Exaltar la figura de Zamora, hacerle una comparsa llena de disfraces y carrozas, aviones surcando el cielo y militares marchando, costó dinero: ¡mucho dinero! Un dinero que el Estado despilfarra en estupideces, sin orden ni prioridades, demostrando que su realidad es la antípoda de lo que el resto de los venezolanos vemos en las calles y padecemos a diario. Porque ahora también gastarán dinero -mucho dinero, el dinero de todos nosotros- en la conmemoración del 4F, sin importar que, en las esquinas de Venezuela, el hambre se da la mano con la violencia, en una alianza perversa, sin precedentes, que está matando a la población de menos recursos, que cada vez es más numerosa. Porque la prioridad del régimen no son los bebés desnutridos que se multiplican en los barrios del país, sino exaltar la fallida intentona golpista dándole matices heroicos: donde Chávez, es el Bolívar del siglo XXI y el 4F, el día que se alcanzó la nueva independencia de Venezuela.

Los déspotas dirigentes tratan de cambiar la historia poseídos por ideales enfermizos; implantando un reino de terror sin cultura. Como dice C.J. Cela: “a la desgracia, no se acostumbra uno, porque siempre nos hacemos la ilusión de que la que estamos soportando, la última ha de ser”. Venezuela, secuestrada, lucha por no perder la razón. Y con esperanza de sobrevivir, le dice a la oposición: “no pagues el rescate”.

@mingo_1

Ex ministros de Salud envían carta a la CIDH sobre situación de mortalidad infantil en el país

MortalidadInfantil

 

Cuatro exministros de Salud enviaron una carta a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a propósito de las declaraciones de Luisana Melo, a cargo del ministerio actualmente, sobre el derecho a la salud y acceso a medicamentos en Venezuela en este mismo organismo.

En la carta, los exministros se enfoca en la tasa de Mortalidad Infantil Nacional y aseguran que la ministra ocultó información. Explicaron que al Melo dar la cifras hasta finales de 2015, que arrojaba 14,79 x 1000 nacidos vivos (N.V), en vez de informar la acumulada hasta la semana epidemiológica número 21 (22-05-2016 al 28-05-2016), de 18,61 por 1.000 N.V, incurrió en manipulación de información oficial.

Aseguraron que la ministra omitió informar que la mayoría de los estados, 16 en total,  son identificadas como de “Alto Riesgo de Mortalidad Infantil”. Afirmaron que estas revelaciones ponen de relieve la existencia de “barreras y retos de salud pública en Venezuela” y esperan que con ellas la CIDH pueda realizar recomendaciones “más valiosas y ponderadas.”

A continuación la carta completa:

 

Ex ministros de Salud envían carta a la CIDH sobre situación de mortalidad infantil en el país

*Informe del Ministerio de Salud al que hacen referencia los exministro en la carta:

 

Mortalidad Infantil: semana epidemiológica número 21 (22-05-2016 al 28-05-2016)

*Cuadro anexo a la carta de los ex ministros

MortalidadInfantil2