Un apóstol venezolano en la élite mundial - Runrun
Un apóstol venezolano en la élite mundial
El aragüeño Héctor Fuentes es el primer venezolano en obtener la prestigiosa beca Schwarzman 
Al programa solo ingresan los 100 mejores estudiantes del planeta 

@franzambranor

Héctor Fuentes hizo todo lo posible por acompañar a su esposa en el nacimiento de su primer hijo en septiembre de 2019, pero no pudo volar desde China a Venezuela. El aragüeño, de 29 años de edad, es el primer y hasta ahora único venezolano en disfrutar de la beca Schwarzman, un programa estudiantil de la Universidad de Tsinghua en Beijing dedicado a las mentes más brillantes del planeta.  

A Fuentes le dolió en el alma no asistir al alumbramiento de su cónyuge. “Pero todo sea por el compromiso de formarnos para hacer un nuevo país”, dijo el oriundo de Cagua en el estado Aragua. 

La beca es una iniciativa del millonario y director de la multinacional financiera Blackstone, Stephen Schwarzman, para formar a profesionales en la tarea de tender puentes entre la economía china y el resto del mundo.

“Schwarzman es asesor económico del presidente Donald Trump y uno de los grandes arquitectos del último acuerdo comercial que se suponía iba a terminar el trade war. Él cree que muchos desacuerdos pueden ser el producto de prejuicios que obstaculizan sin necesidad áreas de posibles beneficios para todos”, sostuvo Fuentes.

Al programa solo acceden entre 100 y 200 personas cada año luego de un riguroso examen de admisión.

Un amigo de Héctor le recomendó aplicar al programa mientras estaba estudiando una maestría en Políticas Públicas en la Universidad de Oxford en Inglaterra, gracias a la beca Chevening que otorga el gobierno británico. “Jonathan Padilla, un americano de origen latino, había terminado ese mismo máster el año anterior y estaba disfrutando de la beca Schwarzman. Él me convenció de que sería una gran oportunidad. Me insistió en que la beca creaba una experiencia práctica de aprendizaje inigualable por el acceso que daba a líderes políticos y al mundo empresarial y académico”, dijo Fuentes.

Al venezolano le enamoró la idea que le vendió Padilla, quien había trabajado en el equipo de comunicaciones del expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, escribiéndole discursos para sus encuentros con comunidades de hispanos.

Además de la posibilidad de codearse con los mejores estudiantes del planeta, a Héctor le llamó la atención otro aspecto que involucra a su país. “China es un actor fundamental para la transición y reconstrucción de Venezuela. Entender a China hoy no es opcional, es materia obligatoria”, dijo.

El proceso para quedar entre en un grupo de cien personas estuvo repleto de obstáculos que Héctor superó con pundonor. “Es muy duro. Si quedas para la fase de entrevistas, el programa te paga pasajes y estadía a Nueva York, Londres o Bangkok. El panel de evaluación incluye también líderes del mundo académico y político. Pueden estar hasta ex presidentes y ex premiers”.

Entre los asesores de la beca resaltan el expresidente francés, Nicolas Sarkozy; los ex secretarios de Estado americanos Collin Powell y Condoleezza Rice, los ex primeros ministros de Reino Unido y Canadá, Tony Blair y Brian Mulroney, respectivamente y hasta el chelista estadounidense de ascendencia china, Yo Yo Ma. 

“Me impresionó mucho la apertura y honestidad con la que muchos de estos líderes nos hablaban. La generosidad con la que respondían a preguntas difíciles. Eso creaba un ambiente de gran confianza y transparencia”, indicó Fuentes.

El aragüeño sostuvo que uno de los mensajes que se repitió en las lecciones impartidas por estos líderes sobre liderazgo es el valor de la esperanza y la resiliencia. “Prácticamente todos nos insistieron en que la resiliencia de cara a la adversidad es lo que define a los individuos como personas y líderes”. 

China y su influencia

A juicio de Fuentes, la influencia de China en la geopolítica es incuestionable. Es el país más poblado del planeta con casi 1,4 billones de personas y hogar de la segunda economía más grande del mundo (la mayor si se mide PIB en términos de paridad de poder adquisitivo). “Merece por derecho propio en este momento un lugar en la pequeña mesa de las superpotencias”, enfatizó.

Pese a las diferencias culturales y axiológicas entre China y occidente, los asiáticos han experimentado una transformación sin precedentes en los últimos 40 años. 

“La forma en la que fueron capaces de atraer inversión extranjera, desarrollar su sector manufacturero, reducir los niveles de pobreza y promover desarrollos y avances tecnológicos en tan solo 40 años es absolutamente admirable. Lograron zafarse de la cárceles ideológicas para ejecutar iniciativas que dan resultados”, manifestó el venezolano.

Lo que vino en la maleta 

Fuentes se trajo de China un arsenal de conocimientos. Uno de los que considera más importante es que el ciudadano común posee una profunda fe en lo que puede conseguir como parte de una sociedad. “Desde la persona que hace limpieza hasta el presidente de la universidad están convencidos de que la sociedad china puede lograr cualquier meta que se proponga. Se libraron de la autolimitación mental y ahora se creen capaces de aportar en las fronteras del conocimiento científico y tecnológico, de eliminar la pobreza, de seguir creciendo, de crear más empleos, de seguir mejorando su sistema educativo y eso es impresionante”, dijo Fuentes.

También es destacable como un país de ideología comunista y conservadora se ha abierto a tecnologías y es el nuevo gran mercado de las nuevas tendencias. “Hay una fructífera colaboración entre el sector privado y el público para lograr estos avances y que ahora mismo está atrayendo capital humano de todos los rincones de mundo. Tuve la oportunidad de visitar Bytedance, la empresa que creó TikTok, y Tencent, la empresa que creó WeChat, y lo que están haciendo es impresionante”, enfatizó.

Lo que quiere para Venezuela

De acuerdo a Fuentes todos estos conocimientos y políticas económicas que aplican los chinos encajan en Venezuela, siempre y cuando haya voluntad de desarrollo. 

“Una vez cesado este oscuro capítulo de nuestra historia, Venezuela tiene que dejar su dependencia con el petróleo y proponerse participar en la generación de innovaciones mejorando los incentivos y el ecosistema en la que estos avances ocurren”, sostuvo Fuentes.

Héctor se siente orgulloso de sus orígenes humildes y es de quienes todavía cree en las instituciones. “Somos testigos de que hay instituciones en Venezuela con la capacidad de generar oportunidades reales de superación para los que están dispuestos. Tengo en mente a la Universidad Central de Venezuela, donde estudié Derecho, y a la que le debo parte sustancial de mis avances profesionales”. 

Según Fuentes, la llave de la evolución radica en recuperar la fe perdida y apostar por el desarrollo y la prosperidad.

“El honor de mi vida sería poder convertirme en un apóstol de esta verdad y lograr convencer aunque sea a algunos. Los venezolanos somos valiosos, podemos aportar al mundo más que petróleo y minerales. Cuando nos creamos e interioricemos esta verdad y vivamos de conformidad con ella, vamos a ver de verdad cómo nuestro sistema político, económico y social se transformará para bien”. 

A causa de la covid-19 a Héctor le tocó asistir a su acto de grado de la beca Schwarzman por una teleconferencia de Zoom. Los oradores de orden fueron el propio Stephen Schwarzman y la primer mujer secretaria de Estado de Estados Unidos, Madeleine Albright. 

Actualmente Fuentes labora en una empresa familiar de desarrollo de software y en una organización sin fines de lucro para el desarrollo infantil en sectores populares de Venezuela.

Pero ahora Héctor no esta solo. Henrique Sosa se convertirá en el segundo venezolano en participar en la beca Schwarzman en la promoción 2020-2021.