#EnPocasPalabras | TrumpGate, por Tony Bianchi - Runrun
#EnPocasPalabras | TrumpGate, por Tony Bianchi
La cantidad y el valor de la evidencia de que Trump estuvo en el centro del plan golpista del 6 de enero de 2021 seguirá aumentando

 

Un número cada vez mayor de estadounidenses cree que es importante que el senado norteamericano descubra la verdad sobre el ataque al Capitolio de Washington y el intento de golpe del 6 de enero 2021. Varias empresas encuestadoras están de acuerdo en que al 20 de junio se registró una reacción que arrojó un margen de 15 puntos a favor de contar con el resultado de la investigación. Cinco puntos más que en abril.

CNN dice que el aumento es impulsado en gran medida por los independientes, el 45 por ciento de los cuales ahora afirman que la investigación del Senado es importante; mientras que, en comparación, el 26 por ciento dice lo contrario.

Una nueva encuesta de ABC News-Ipsos publicada el pasado domingo 19 de junio encontró que el 58 por ciento (unos seis puntos más que la encuesta de abril) de los estadounidenses cree que Trump debería ser acusado penalmente.

El representante retirado de Michigan, Fred Upton, entrevistado por la periodista de CNN, Dana Bash, dijo que el caso que presenta el Comité del 6 de enero está resonando entre los votantes republicanos moderados e independientes. Y que a medida que las audiencias continúen esta semana el país aprenderá aun más sobre la supuesta participación activa de Trump.

El miembro del comité investigador, Jamie Raskin (demócrata de Maryland), aseguró que continúan recibiendo más pruebas y «consejos; la declaración la hizo en un encuentro con la prensa «meet the press» de NBC News el pasado domingo 19 de junio.

Es posible que más miembros del comité se estén dando cuenta de la importancia de la información que les envían. “En otras palabras, la cantidad y el valor de la evidencia de que Trump estuvo en el centro del plan golpista seguirá aumentando.”

El representante Adam B. Schiff (democrata de California), otro miembro del comité, dijo recientemente que hay evidencia de que Trump estuvo directamente involucrado en el esquema de presentar falsas listas alternativas de electores.

Esta irregularidad podría influenciar a fiscales críticos. Tal es el caso de Fani Willis del condado de Fulton, Georgia, cuyo testimonio se está convirtiendo en una grave acusación en contra del expresidente.

Sin duda alguna, Willis observará muy de cerca los testimonios de la próxima semana de dos funcionarios del estado de Georgia. Los mismos giran alrededor de las presiones de Trump y del entonces jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, a funcionarios electorales; Trump y Meadows los instaban a que “encuentren” suficientes votos para cambiar el resultado del estado.

Dependiendo del testimonio de otros testigos como Rusty Bowers, presidente republicano de la Cámara de Representantes de Arizona, podrían ser posibles más investigaciones estatales.

Recaudación para un fondo «inexistente»

El comité de investigación ha mostrado interés también el supuesto plan de Trump de recaudar dinero para las demandas electorales de su campaña a través de lo que el comité considera “un fondo inexistente”.

La miembro del comité, Zoe Lofgren (D-Calif.), explicó que “la donación promedio fue de menos de $20”; y que “se trataba de donantes que no eran ricos. Pero, explica, estos respondieron a la llamada de que los resultados eran «fraudulentos».

Si el intento a descalificar las elecciones representa una estafa general y constituye una responsabilidad penal o civil, será sin duda objeto de una investigación profunda tanto de los fiscales estatales, los fiscales generales estatales y los abogados que manejan una demanda colectiva en contra del Trump y sus seguidores.

En el caso, que parece siempre más remoto, de que el Departamento de Justicia decida no procesar a Trump y sus compinches más cercanos, el fiscal general Merrick Garland, amigo del presidente Joe Biden, estará bajo una tremenda presión para justificar por qué la montaña de pruebas que se ha amasado no es suficiente.

Garland ha prometido ignorar toda política. Y en su decisión inevitablemente se asegurará de que el jurado cumpla con la tarea de encontrar culpabilidad más allá de ninguna duda razonable (guilty beyond reasonable doubt).

En resumen, los relatos y pruebas de los testigos ya están teniendo un impacto palpable en la percepción que tienen los ciudadanos de Trump y de los funcionarios estatales. Y, al final, es posible que el público no se sorprenda si estas conducen a múltiples acciones en contra del expresidente y sus colaboradores más cercanos.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es