Tony Bianchi, autor en Runrun

Tony Bianchi

#DiarioDeUcrania | Un pasito adelante y otro para atrás, por Tony Bianchi
El experto militar Tom Cooper considera que las acciones de Kiev serían más efectivas si llegaran a dañar las vías del tren usadas por el ejército ruso para transportar hombres y suministros

 

La situación de la guerra en Ucrania es sumamente confusa. Los dos bandos utilizan una gran variedad de tácticas dentro de un escenario general que se está inclinando a favor de los rusos.

Sin embargo, luego de ganar nuevas posiciones en el Donbás, las fuerzas rusas enfrentan un fuerte contrataque en la ciudad sureña de Kherson; allí una andanada de cohetes de las fuerzas de Kiev ha destruido el puente Antonivskiy sobre el río Dnipro. Se trata de una de las principales rutas de suministro rusas.

Videos que testifican la acción ucraniana muestran hasta 18 explosiones en dicho puente que las defensas aéreas antimisiles rusas aparentemente no pudieron evitar; mientras que las fuerzas terrestres de Kiev estaban sitiando los alrededores del puente.

A pesar de esta exitosa defensa, el experto militar norteamericano Tom Cooper considera que las acciones de Kiev serían mucho más efectivas si llegaran también a dañar las vías del tren usadas por el ejército ruso para transportar hombres y suministros.

Cooper aconseja que la misión de destruir los arsenales o posiciones de municiones rusas debe repetirse una y otra vez. Y señala que, en el momento, Ucrania no parece tener los medios suficientes para hacerlo. Advierte que se trata de una tarea agotadora, que absorbe recursos, consume municiones e implica pérdidas.

Cooper también enfatiza la importancia del uso de drones de reconocimiento utilizados para ayudar al fuego de artillería de parte de Kiev. Son aviones de bajo costo, cuyo gran número es fácil transportar y son imprescindibles en la fase ofensiva. El Ejército los lanza repetidas veces, supera las defensas y corrige la puntería.

Cooper reprocha a las fuerzas de la OTAN y a Washington la tendencia a suministrar mejores armas a Kiev solo después y no antes de los sensibles avances de los rusos.

El diario The Washington Post recoge esta exasperación y solicita que se les envíe a Ucrania más lanzacohetes Himars de largo alcance (casi 80 kilómetros, muy precisos). Señala que el ejército de Zelensky ha recibido 16 ejemplares pero que necesita muchos más; junto con otros cañones de 155 mm.

Otras fuentes americanas explican que hay dos problemas: el primero es político: no quieren escalar el enfrentamiento con Moscú; el segundo es técnico: se necesita tiempo para entrenar a los militares. Los ucranianos deben ser capaces de absorberlos. A la larga podría surgir un problema con las existencias de municiones.

Con el tema de las ayudas a Ucrania en el corto plazo, luego de mucho titubeo, finalmente Alemania merece una mención al llegar a destino ucraniano los primeros tres vehículos blindados antiaéreos Gepard, de los 15 prometidos.

Un camino lento, en parte debido a obstáculos prácticos (por ejemplo, la necesidad de procurarse balas en el extranjero sorteando vetos), pero también a las conocidas acrobacias de Berlín, siempre indeciso sobre el nivel de apoyo bélico a Ucrania que Berlín considera “aconsejable sin irritar indebidamente a Moscú.”

Las incertidumbres alemanas han sido condenadas por la mayoría de los países de la UE. Aunque entienden la gran preocupación de Berlín por el desabastecimiento del gas ruso, consideran que Alemania debería distanciarse de una vez por todas de Moscú a pesar de los continuos recortes de sus suministros.

Mientras tanto, gracias a un acuerdo supervisado por el líder turco Recep Tayyip Erdogan, alcanzado entre Ucrania y Rusia y monitoreado por la Naciones Unidas, se liberarán aproximadamente 35 millones de toneladas de trigo ucraniano desde la terminal de Odessa a través del mar Negro.

Las partes acordaron establecer un centro de coordinación en Estambul. Desde allí los delegados de Rusia, Ucrania, Turquía y las Naciones Unidas monitorearán y rastrearán el camino de los barcos que salen.

Pero a las pocas horas del acuerdo empezaron a surgir problemas con Moscú. Rusia solicitó el levantamiento de todas las sanciones impuestas por la UE y la OTAN relacionadas con los productos agrícolas de Rusia.

Debido al gran escándalo por la falta internacional de trigo, que está generando problemas de hambre en muchos países, se considera que se trate de una crisis temporal. Si esta no se resolviera, afectaría mayormente a Rusia, la causante de todas las dificultades económicas por su invasión a Ucrania.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#EnPocasPalabras | La política del atún, por Tony Bianchi
La respuesta estadounidense ante las pretensiones chinas por Taiwán, ha sido rápidamente bautizada como la ‘política del atún’

 

Mientras por lo menos medio mundo se queja del expansionismo de Vladimir Putin y su invasión de Ucrania, la otra potencia autocrática mundial, China, se está moviendo para establecer su influencia y dominio geopolítico en Taiwán y una cantidad de islas e islotes del océano Pacífico.

Consejeros del Departamento de Estado norteamericano consideran que Beijín no solamente quiere dominar el noroeste del Pacífico y controlar todo su tráfico marítimo, sino ocupar a Taiwán, también conocida como República de China (ROC) o China Nacionalista. A esta la ha venido reclamando insistentemente como parte su país.

La pugna por Taiwán no es nueva. Esta isla, solo un poco más grande que el estado de Maryland y la mitad de Escocia, pero con 24 millones de habitantes, ha sido víctima de disputas territoriales con invasiones y ocupaciones que empezaron en el siglo trece con los marinos portugueses; acto seguido pasaron a manos españolas, holandesas, inglesas, chinas y japonesas a lo largo de ocho siglos.

Lo increíble es que los habitantes ad hoc de Taiwán son aborígenes. Y el país que más la desarrolló y colonizó fue Japón. Sus habitantes han rechazado la idea de pertenecer a la Republica Socialista China.

Washington está enfrentado la clara amenaza de conquista de Beijín con el envío de la importante ayuda de 600 millones de dólares por diez años a la industria pesquera de los estados insulares del mar de China Meridional (South East China Sea).

Esta respuesta estadounidense, recién anunciada en un acto formal frente a los 18 miembros del Foro de las Islas del Pacífico, presenciado por la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, ha sido rápidamente bautizada “política del atún.”

Su verdadero objetivo, sin embargo, salió rápidamente a la luz cuando la vicepresidenta aconsejó a los 18 miembros del foro de tener mucho cuidado «con los malos actores que se acercan para socavar el orden internacional», en una referencia a las maniobras geopolíticas de China en el área oceánica.

Otro representante de Joe Biden reconoció que en los últimos años Estados Unidos no dedicó mucha atención a la región. Y para subrayar el renovado interés anunció que Washington pronto reabrirá sus embajadas en Tonga y Kiribati, en un esfuerzo para limitar la penetración china en la región.

A estas misiones muy pronto se añadirá también una embajada en Horneara, capital de la isla de Guadalcanal que para los norteamericanos fue escenario de una de las más míticas batallas de la Segunda Guerra Mundial

Un acto que refuerza la presencia regional china es un acuerdo de seguridad firmado entre Bejín y las islas Solomón hace tres meses; este es considerado relevante solamente desde el punto de vista estratégico.

Tal como lo denuncié en mi artículo sobre la importancia que representa el liderato taiwanés en la fabricación de microchips en el mundo, esta industria es seguramente uno de los objetivos que apetece a Beijín.

Otro gran interés de Beijín en el Pacífico es el aprovechamiento de la misma industria pesquera de las islas que Estados Unidos quiere ayudar. La razón es que el gigante chino comunista consume 34 % del pescado vendido mundialmente, debido, en gran parte, al hecho de que China cuenta solamente con una reducida industria ganadera.

Mientras tanto, representantes de los países del área señalan que el aporte económico de los Estados Unidos también servirá para la lucha contra el cambio climático; un tema sensible para las islas que, entre otros riesgos recientes, tienen la tendencia de quedar sumergidas por la crecida de las aguas oceánicas.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#EnPocasPalabras | El verdadero Putin (y el petróleo), por Tony Bianchi
El triste enfrentamiento en Ucrania ha revelado la verdadera tendencia antidemocrática y los rasgos de dictador cruel y calculador de Putin

 

Es prácticamente imposible que Vladimir Putin, el nuevo zar de Rusia, se convierta en un personaje popular sea en el mundo como en Rusia.

Su innecesaria invasión y guerra en Ucrania ha causado millares de muertes de soldados rusos y centenares de millares de ucranianos. Así como cuantiosas pérdidas económicas a su país. Se ha convertido además en el hombre que ha producido el mayor daño económico de la historia del planeta al causar la fuerte inflación debida a la falta de hidrocarburos que afecta al mundo entero.

Según el ex primer ministro británico, Tony Blair, ”es increíble cómo un líder cuyo personaje y país estaban a punto de ser aceptados en la Unión Europea (UE), y quizás en la OTAN, haya perdido toda credibilidad y respeto.”

El triste enfrentamiento en Ucrania ha revelado su verdadera tendencia antidemocrática y sus rasgos de dictador cruel y calculador. Tambien su vacío de sensibilidad humana y respeto ajeno.

Europa

Los países europeos, que contaban con el gas y petróleo ruso, se han visto forzados a renunciar gradualmente a sus importantes compras para no seguir dependiendo de Moscú y de un líder que sueña con expansiones territoriales comparables a las que logró amasar la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

La decisión de invadir a Ucrania comienza a cerrarle la puerta de la venta de hidrocarburos rusos en todos los países del UE; esta aportaba casi el 80 % de las entradas energéticas de Rusia, equivalentes a las dos terceras parte de todos sus ingresos.

Los sueños expansionistas de Putin han convencido a los países de Europa de no querer jamás volver a depender de Moscú. Y sirven de lección a los países del mundo de evitar atarse económicamente a una sola fuente de energía o de sobrevivencia.

Europa no puede sustituir a los hidrocarburos rusos tan fácilmente, otorgando a Rusia una influencia geopolítica que va mucho más allá de la posición como undécima economía del mundo. Pero esta es solamente una condición temporal. De hecho, Rusia ya está sufriendo una guerra de precios que está beneficiando a los grandes compradores con descuentos exorbitantes como jamás se han visto en la historia petrolera.

El mundo petrolero

La visita del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a Arabia Saudita ha servido para llegar a una especie de alianza entre grandes productores de hidrocarburos, en que los Estados Unidos suma el 21 % de la producción mundial y Arabia Saudita el 11 %; mientras que Rusia sigue en tercer lugar con un poco menos del 11 % e Irán en cuarto lugar con el 9.5 %.

Vídeo: Biden busca bajar el precio del crudo en Arabia Saudita | DW Español

El hecho de que Washington y Riad dominen el mercado y hayan decidido aumentar sus respectivas producciones, mientras que los europeos no quieran saber más nada de Rusia, son las razones de la baja de los precios. Y de los grandes descuentos que están revolucionando el mercado.

Además de razones de mercado, el plan de Washington y Riad es de reducir al máximo los recursos económicos que Putin necesita para cubrir los altos gastos de la invasión a Ucrania.

Venezuela

A pesar de la creciente presión económica general, tanto Irán como Venezuela han mantenido abiertamente una solidaridad pública con Putin para ayudarlo a superar las sanciones occidentales.

La intención de Rusia es de seguir siendo un aliado confiable para Venezuela. Pero varios expertos de Houston consideran que la relación económica que ha existido durante algún tiempo se está deshilachando.

De hecho, debido a la guerra, las empresas navieras rusas han dejado de pagar a PDVSA el crudo que venden en su nombre en Asia; una medida que está afectando seriamente las entradas de Venezuela.

Francisco Monaldi, de la Universidad de Rice, recuerda que las guerras demuestran que “antes de todos los países tienen intereses, no amigos ni enemigos.” Por eso, paradójicamente, la situación del mercado energético está acercando Venezuela más a los de Estados Unidos, Arabia Saudita y el Occidente que a Rusia. Caracas piensa seguir ayudando a Europa en su desesperado esfuerzo de encontrar nuevas fuentes de energía en su plan de reducir los precios internos sus combustibles.

Hace un mes, anterior de su visita a Riad, Estados Unidos se olvidó de ciertas sanciones a Rusia y permitió, de forma discreta, que la compañía petrolera italiana ENI y su par, la española Repsol, exportaran petróleo venezolano a Europa. Abrieron así una puerta a una eventual recuperación petrolera venezolana.

De hecho, esta medida incluye que el gigante energético estadounidense Chevron pueda negociar un acuerdo que le permita exportar la producción de sus campos petroleros venezolanos a Estados Unidos por primera vez desde 2019.

Pero su capacidad productiva y de venta dependen de las condiciones que el gobierno venezolano ofrezca a las empresas petroleras internacionales a cambio de ayuda técnica; y, sobre todo, del importante capital operativo, necesario para que Venezuela lleve a cabo una recuperación productiva de cierta importancia.

Irán y China

Debido a los cortes de producción auspiciados por Washington y Riad, un comerciante de petróleo iraní, que habló bajo condición de anonimato debido a lo delicado del tema, afirma que la competencia rusa ha reducido las exportaciones de petróleo de Irán a China en más de un tercio de sus niveles anteriores a la guerra.

Lo que antes sumaba más de 1 millón de barriles diarios (mbd), las exportaciones iraníes a Asia han caído a unos 700.000 barriles diarios, la mitad del volumen en que el país basa su presupuesto anual.

Según un analista político con sede en Canadá, Irán, al igual que Rusia, está empezando a sufrir. Ahora se encuentra en una gran desventaja tanto económica como política causada por la guerra de Ucrania.

La ultimas noticias del mercado indican que China, India y el Sureste Asiático están beneficiándose de descuentos de hasta USD 40 por barril (dpb) para cantidades de hasta 2 mbd del crudo que en Venezuela se conoce como Merey.

Mientras tanto, Irán está ofreciendo a Japón un descuento de hasta USD 35 de su mezcla de crudo semipesado.

Otros aliados del Kremlin han sentido los efectos del uso ruso de la energía como medida de presión. La semana pasada, un tribunal de Moscú ordenó inesperadamente el cierre durante un mes de un oleoducto crucial que transporta petróleo desde Kazajistán a través de Rusia. Alegó violaciones medioambientales.

Por esas y otras razones, la política energética rusa, así como las ambiciones conquistadoras de Putin, no son muy bien vistas en Beijín. Su presidente Xi Jinping sigue declarando ser un firme aliado de Moscú. Pero en los círculos políticos a su alrededor se sabe que el líder chino se mantiene “bastante sospechoso” con los planes geopolíticos de Putin. Y limita su apoyo a la invasión rusa en Ucrania.

Debido a la gran necesidad de fuentes energéticas de este gigante asiático, Xi Jinping ha manejado hábilmente la compra de petróleo ruso, limitando sus adquisiciones a lotes que disfrutan de fuertes descuentos ofrecidos tanto por Moscú como por Teherán.

Al mismo tiempo, está tratando de vender a Moscú la idea de que los rusos inviertan una fuerte suma de dinero en la construcción de grandes oleoductos y gasoductos transasiáticos para que sus hidrocarburos lleguen más fácilmente a territorio chino.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#EnPocasPalabras | La importancia de los microchips, por Tony Bianchi
Si China invadiera Taiwán y cortara las exportaciones de semiconductores, el ejército estadounidense correría el riesgo de ser superado por su principal rival en la supremacía global

 

Drones, instrumentos de alta tecnología militar, tractores inteligentes en campos agrícolas, centros de datos que procesan millones de gigabytes de datos y el último teléfono inteligente, todos estos dispositivos usan microchips, o semiconductores, como “cerebros”.

El inesperado aumento en la demanda de dispositivos inteligentes ha generado una escasez de chips semiconductores tal que esta pueda persistir hasta mediados del 2023. La revista Fortune Business Insights hasta llega a pronosticar que el mercado global crecerá de $ 452.250 millones en 2021 a $803.150 millones en 2028. Un crecimiento anual del 8,6 %.

Por lo tanto, luego de la primordial necesidad del suministro de hidrocarburos y petróleo a escala mundial, la producción y distribución de microchips se ha convertido en el segundo elemento estratégico más importante en existencia.

En Estados Unidos, la lucha para mantener el ritmo en la fabricación de los microchips se ha agravado al perder una gran cantidad de técnicos especializados en su fabricación; a pesar de que estos reciben sueldos de más de $ 100.000 al año.

La categoría más avanzada de semiconductores producidos en masa, utilizados en teléfonos inteligentes, tecnología militar y mucho más, se identifica como 5 nm. Una sola empresa en Taiwán, conocida como TSMC, produce alrededor del 90 por ciento de ellos a escala mundial. Las fábricas estadounidenses fabrican muy pocos.

Preocupacion geoestratégica

La situación causa gran preocupación porque si China invadiera Taiwán y cortara las exportaciones de semiconductores, el ejército estadounidense correría el riesgo de ser superado por su principal rival en la supremacía global.

Por estas razones, la administración de Joe Biden está usando toda su presión para que grupo bipartidista de senadores apruebe un financiamiento de $52.000 millones para impulsar la industria nacional de semiconductores.

El proyecto de ley ofrecería el tipo de subsidios a los fabricantes de semiconductores que brindan otros países, incluidos China, Corea del Sur, Japón, India y Alemania. Naciones que hace tiempo se han dado cuenta de la gran capacidad y de las ventajas que ofrecen estos elementos electrónicos.

La demora en la aprobación de los subsidios necesarios demuestra que ciertas reglas que se aplican para cumplir con exigencias democráticas, tales como su aprobación por parte de todos los partidos políticos, perjudican los proyectos gubernamentales de suma importancia. Cosa que no ocurre en países con gobiernos autocráticos o dictaduras.

Un conocido comentarista que cubre la fuente del Pentágono se queja de que los partidos políticos no sienten que están cumpliendo con sus obligaciones si no se toman mucho tiempo en considerar y aprobar proyectos e inversiones importantes. Hasta que se dan cuenta de su urgencia y dicen: “¡Qué diablos, mejor que lo respaldemos ya!”.

Los microchips, un poco de historia

Es bueno recordar que la historia de la electrónica moderna empezó en el 1960 con la creación del transistor y su integración en grandes cantidades y luego concentrarlo en circuitos integrados siempre más pequeños.

En los 70 era necesario utilizar varios chips para hacer un procesador de una computadora (CPU). Pero en 1971 la empresa norteamericana Intel consiguió por primera vez “imprimir” todos los transistores de un procesador en un único circuito integrado (el Intel 4004).

Hoy en día las empresas del sector están trabajando al 100 % de su capacidad sin poder satisfacer la gran demanda mundial. Y solamente la empresa taiwanesa TSMC, responsable del 54 % del mercado; y la Samsung de Corea de Sur, con el 17 %, son los que han logrado dominar este mercado de última generación.

La empresa norteamericana Intel, que llegó a ser líder en el mercado, hace años que se está quedado atrás. A tal punto que hoy en día tiene que recurrir al uso de elementos de la TSMC para fabricar muchos de sus equipos electrónicos.

La mayor empresa china, la SMIC (Semiconductor Manufacturing International Corporation) ha quedado aun más atrás a pesar de las sumas millonarias invertidas por Beijín.

La cartera de clientes y socios de la TSMC incluye grandes empresas como la AMD, NVIDIA, Qualcomm, Apple, Sony, Huawei, AWS (Amazon), Apple, Google, Facebook, Microsoft, Nintendo, Ford, Tesla y muchas otras.

Esto explica el porqué, debido a su importancia estratégica, la empresa taiwanesa TSMC, que lidera la elaboración de microchips, está al centro de las disputas geoestratégicas entre EE. UU. y China. Y por qué Biden quiere que los norteamericanos se despierten una vez por todas y vuelvan a buscar el mismo liderazgo tecnológico que han logrado en muchos otros campos.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#DiarioDeUcrania | El tercer acto (de la guerra), por Tony Bianchi
Vladimir Putin podría considerarse a mitad de camino en la guerra de Ucrania. Ha salvado la apariencia tras los fracasos de su ataque inicial. Pero Kiev resiste

 

Al aproximarse los cinco meses de la guerra en Ucrania los combatientes de ambos bandos se preparan para un tercer acto de lucha que podría inclinar la balanza del conflicto.

Esto se está dando al finalizar una marcha lenta y sangrienta a través de la región de Luhansk hace una semana con las fuerzas rusas capturando la ciudad de Lysychansk.

Vladimir Putin podría considerarse a mitad de camino y haber salvado la apariencia luego de los fracasos de su ataque inicial dirigido a Kiev, la capital del país. Pero los expertos del Royal United Services Institute (RUSI) de Inglaterra piensan que el líder ruso no se sentirá satisfecho hasta conquistar Donetsk. Con ello pretende reclamar completamente la región del Donbass que ha albergado facciones separatistas respaldadas por Rusia desde 2014.

Esta nueva ofensiva se daría a pesar de que tanto el ejército ruso como el ucraniano han sufrido grandes pérdidas. Ambos están muy cerca del agotamiento. Es esta la razón por la cual la infantería de Moscú está en medio de una aparente pausa operativa para «descansar, reacondicionar y reconstituir».

Esto podría dar tiempo al ejército de Ucrania de prepararse para defender las partes de Donetsk que conserva. Principalmente el cinturón industrial que corre hacia el sur desde la ciudad de Sloviansk.

Mientras tanto, las fuerzas de Kiev empezaron unas contraofensivas en otras partes del país que incluyen la sureña ciudad clave de Kherson. Con la llegada de nuevos armamentos enviados por la OTAN y los Estados Unidos los ucranianos prepararían más acciones en el sur del país.

Mapa de la invasión rusa a Ucrania, con las ciudades clave. Gráfico de AFP

Max Bergmann, director del programa de Europa en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, señala que las últimas dos semanas han registrado un progreso lento pero constante de Rusia. Despliegue que expone las limitaciones en el arsenal defensivo de Ucrania.

“Sus ventajas en armamento y potencia de fuego han comenzado a mostrarse; por eso preparan las condiciones para una ofensiva más significativa en las próximas semanas o meses”, dijo Bergmann.

En este momento el ejército de Ucrania está en una carrera contra el tiempo para familiarizarse con el equipo occidental recibido. Bergmann da por descontado que la defensa de Ucrania será obstinada. Y que seguirá con la táctica de causar grandes pérdidas y frenar lo más posible a los rusos.

Rusia esperará tomar la delantera y aplastar a la resistencia ucraniana. Moscú considera que Kiev tendrá grandes dificultades en lanzar ofensivas efectivas.

Pero en las últimas semanas, Ucrania recuperó la Isla de las Serpientes. También se anotó cierto éxito con las contraofensivas de Kherson, obligando a Rusia a ponerse a la defensiva. Y luego el ejército ucraniano destruyó lo que dijo era un importante depósito de municiones ruso en la ciudad de Nova Kakhovka, también cerca de Kherson; este se considera como uno de los ataques más grandes y exitosos dentro del territorio ocupado por Rusia desde que comenzó el conflicto.                           

Total, que existe una gran incertidumbre sobre los futuros resultados del conflicto. Tanto es así que dos muy conocidos exgenerales norteamericanos, Mark Hertling y Wesley Clarke, difieren en su pronóstico del enfrentamiento.

Entrevistados por la cadena CNN, Hertling se mostró confiado de que los ucranianos puedan parar los avances rusos gracias a su determinación de sacar al enemigo de su país; mientras que Clark piensa que difícilmente esto pueda suceder sin recibir ayuda militar adicional de Occidente. “La única manera de rechazar la invasión rusa, afirma Clark, “es convencer a Putin de que no va a ganar esta guerra.”

Kiev afirma que en Kherson y sus alrededores, donde los ucranianos han recuperado importantes postaciones, los rusos se están preparando para batallas callejeras en la ciudad. Inclusive grandes cantidades de equipos militares rusos se han visto moviéndose a través de Melitopol; estos incluyen convoyes de tanques y vehículos blindados, hacia Kherson y Zaporizhzhia la semana pasada.

Sin embargo, para completar el confuso panorama bélico, analistas militares han especulado que el uso cada vez mayor por parte de Rusia de misiles más antiguos y menos precisos, como el KH-22 (desarrollado en los 60), sugiere que sus reservas se están agotando.

Moscú también ha sacado del «almacenamiento profundo» tanques de la era soviética. Envió al frente el  T-62, de 50 años de antigüedad. Espera con ello ayudar a las tropas, según la inteligencia británica.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#EnPocasPalabras | La crisis británica, por Tony Bianchi
Muy pocos de los posibles sustitutos de Johnson demuestran tener planes claros sobre qué hacer con el Brexit. Ni cuál sería el plan para conjurar la crisis británica

 

Si examinamos fríamente la crisis política del Reino Unido, que llevó a Boris Johnson a renunciar como primer ministro, resulta ser una derrota luego de promover la salida del Unión Europea. Johnson nunca supo qué hacer con el Brexit.

Las acusaciones en contra del líder saliente por sus indiscretas fiestas en su residencia de 10 Downing Street, contraviniendo las restricciones impuestas por la covid-19, han contribuido solamente a alimentar el fuego de los problemas actuales, principalmente económicos, causados por el Brexit.

En realidad, Boris Johnson completó la primera fase del Brexit. Pero no le hizo seguimiento con la prometida eliminación del tradicional enfrentamiento derecha-izquierda o conservadores-laboristas para introducir un nuevo modelo de negocio. Uno basado en el espíritu empresarial que promovería a partir de las escuelas, colegios y universidades; y no dependientes de los intereses de los partidos

Desafortunadamente muy pocos de los posibles sustitutos de Johnson demuestran tener planes claros sobre qué hacer con el Brexit. Ni cuál sería el plan más indicado que Inglaterra tendría que adoptar para compensar su caída económica.

Michael Heseltine, quien fue la principal voz contraria al Brexit, ha acuñado la frase «Si Boris se va, el Brexit desaparece». Y piensa que el próximo primer ministro tendrá que llegar por lo menos a un nuevo entendimiento con Bruselas para tumbar gran parte del muro anglosajón que levantó e inspiró a Johnson para separarse de Europa.

Últimamente gran parte la prensa acusa a la clase política británica de hacer todo lo posible para salvaguardar su posición de prestigio y privilegio dentro de la sociedad. Varios observadores admiten que el proteccionismo de la clase dominante fue el que obligó al país a salir de la UE. Pero sin ofrecer ninguna garantía de éxito para el futuro.

El referéndum que decidió la suerte del Brexit mostró que por lo menos la mitad de los votantes creyó que el Brexit consolidaría la pretendida superioridad del Reino Unido. Y que, a pesar de sufrir ciertas pérdidas de rentabilidad económica iniciales, Inglaterra disfrutaría de otras ventajas, aunque muy inciertas, para nuevas oportunidades de crecimiento.

“Las pérdidas, afirma Heseltine, “están ahí para que todos las vean.”

Uno de los pocos políticos que entendió claramente la situación fue Dominic Cummings, exasesor de Johnson y líder de la campaña del Brexit. Él advirtió que, a pesar del apoyo público, las medidas alternativas anunciadas con la salida de la UE no podían funcionar con la sola reducción de la carga fiscal.

Ahora Cummings recomienda una revolución social. Aspira a una ruptura total con un modelo económico feudal, dominado por las clases adineradas que estudiaron en Oxford y Cambridge, para transformar el país en un gigante moderno de alta tecnología.

El exministro piensa que es muy importante estimular las industrias biotecnológicas, los automóviles autónomos, la inteligencia artificial y el llamado criptouniverso. Advierte que “si queremos alcanzar la excelencia en las tecnologías del siglo XXI, no tiene sentido querer conservar las habilidades del XIX a toda costa”.

El conocido comentarista alemán Wolfgang Münchau considera que la carrera de Johnson como primer ministro terminó con la partida de Cummings. “Este resultó ser un colaborador lleno de defectos. Demasiado arrogante y demasiado ingenuo en política. Sin embargo, entendió perfectamente cuál era la transición económica necesaria.”

Münchau está convencido de que ha llegado el momento adecuado para una reversión del Brexit. Y concluye que “al igual que las plantas exóticas, que tardan años y años en emerger de la maleza, el movimiento a favor de Europa también corre el riesgo de aparecer asfixiado y falto de fuerza. Hasta que se cree el clima adecuado”.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#DiarioDeUcrania | La falsa pausa ucraniana, por Tony Bianchi
Rusia anunció una pausa ucraniana operativa para recuperar aliento tras los éxitos de Severodonetsk y Lysychansk. Pero analistas occidentales consideran que esto es momentáneo

 

Al comenzar el fin de semana, el Ministerio de Defensa ruso anunció una pausa operativa para recuperar aliento tras los éxitos de Severodonetsk y Lysychansk. Estos han completado la conquista de la provincia de Lugansk que, junto con la provincia de Donetsk, integra la región prorrusa oriental del Donbás.

Pero los analistas occidentales consideran que esta posible toma de respiro es momentánea. Se basan en el comentario de Putin, de que “en Ucrania aún no hemos empezado a ponernos serios». Prevén que la ofensiva de Moscú se intensificará en los próximos días.

Fuentes de inteligencia europeas dan por descontado que el Kremlin se está preparando para una guerra prolongada. Su intención es conquistar porciones aun mayores de Ucrania, contando con una potencia de fuego de la artillería muy superior a la de Kiev.

Sin embargo, los ucranianos están cobrando caro su parcial derrota. Y se adaptan rápidamente al uso de las nuevas armas que reciben de la OTAN, especialmente los lanzacohetes de largo alcance HIMARS. Su empleo ya empieza a infligir graves daños a las fuerzas rusas.

Por primera vez en semanas, el presidente Volodímyr Zelensky subraya cómo las nuevas armas tienen un mayor impacto sobre el terreno. Celebra que han servido para detener los avances rusos.

Cambio de estrategia ucraniana

El secretario del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional de Ucrania, Oleksiy Danilov, admite que “los ucranianos recién se están adaptando, necesitan tiempo”. Añade que los aliados pueden ayudar aun más poniendo “una mayor coordinación para asegurar suministros en una forma más rápida y suficiente”.

Expertos militares norteamericanos señalan que Kiev está cambiando estrategia: “se retiran a posiciones más defendibles e intentan atacar desde lejos gracias a los sistemas de largo alcance que se le han suministrado.”

Al mismo tiempo, Kiev obliga al ejército ruso a dispersar el equipo, disfrazar los vehículos, descargar las municiones de los trenes a gran distancia del frente; esto hace necesario el uso de camiones que son regularmente víctimas de emboscadas ucranianas.

Illia Ponomarenko, del diario Kyiv Independent, asegura que los rusos han perdido la mayoría de los principales depósitos de municiones en el Donbás, incluidos algunos que estaban incluso a 80 kilómetros del frente. Explica que, de esta forma, el ejército de Zelensky busca reducir el desequilibrio y complicar la logística rusa. Una logística que depende en gran medida de la red ferroviaria.

El diario añade que “estos golpes están obligando de hecho a los rusos a ser más cautelosos, a dispersar los equipos y camuflar los vehículos con ramas o trozos de madera para intentar confundir a los de reconocimiento aéreo o de drones.

“Los soldados rusos también se ven obligados a descargar municiones de los trenes a una distancia considerable del frente, incluso 100 kilómetros, para evitar que los envíos sean alcanzados; ello hace necesario un mayor uso de los camiones.

“La comunicación entre los hombres en las trincheras y los depósitos se vuelve así más complicada, cansando toda la línea de suministro: la artillería rusa no es neutralizada, pero su acción es bastante reducida.”

Analistas políticos europeos consideran que a pesar de sus recientes éxitos militares, Putin acusa cierto agotamiento e impaciencia. Lo obserban cuando este acusa a los países que apoyan a Kiev de librar una guerra de poder que debilita las esperanzas de paz . Y cuando advierte que «cuanto más continúen los enfrentamientos, más difícil será iniciar negociaciones”.

Para cerrar, una noticia estratégica: un estudio de la NASA estableció que el 22 por ciento de la tierra cultivable de Ucrania está ahora en manos de Rusia. Un control que se suma al ejercido a lo largo de la franja costera al bloquear la exportación de trigo; un cereal fundamental para la economía de Ucrania. Pero también para muchos países del Medio Oriente, Asia y África.

Video: Ucrania acusa a Rusia de robar 7000 toneladas de cereal  | Canal en Youtube de DW Español

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#EnPocasPalabras | Arabia Saudita: a reemplazar petróleo, por Tony Bianchi
El potencial del turismo religioso de La Meca es significativo. Y Arabia Saudita invierte en un proyecto faraónico para aprovecharlo

 

A lo largo de prácticamente un siglo (el 19) Arabia Saudita ha explotado el petróleo como ningún otro país al mundo. Pero al asomarse las energías alternativas como su seguro e inevitable sustituto, este gigante de los hidrocarburos está planificando cómo reemplazarlo con nuevas fuentes de ingresos.

Mientras que Riad no descarta hacer inversiones para que Arabia Saudita añada fuentes de energía alternativas para formar un nuevo paquete energético, el gobierno se concentra en un nuevo ingreso pospetrolero completamente diferente: la explotación de la religión. En su caso, tratándose de un país musulmán, es un proyecto musulmán.

El proyecto no es algo totalmente nuevo. Se trata de una idea del viejo rey Salman bin Abdulaziz que lo lanzó al asumir el poder en el 2015 y que quedó en manos de su sucesor, el actual jefe del gobierno, Mohammed bin Salman (cuyo nombre ha sido simplificado a MBS). Este lo está promocionando con aun más fervor.

Se trata de la faraónica ampliación de la Gran Mezquita en La Meca para acomodar a 300.000 fieles adicionales. La terminación de la obra, con un costo de $21.000 millones, está proyectada para el año 2030.

MBS cuenta con que esta gran obra aprovecharía plenamente la multitudinaria y tradicional peregrinación anual a La Meca que él estima podría alcanzar los dos millones de musulmanes y que hasta el momento ha sido solamente explotada parcialmente.

Omar Al-Ubaydli, director de investigación de un importante think tank de Bahrein, considera que la peregrinación anual a La Meca no tiene competidores; especialmente ahora, cuando se han acabado las restricciones de viaje causadas por la covid-19.

La proyectada ampliación permitirá a la gran mayoría de musulmanes del Medio Oriente, la península de Arabia y el sureste asiático cumplir con la obligación religiosa conocida como el Haji, de visitar a La Meca y rezar en la mezquita al menos una vez en su vida. Aunque una gran cantidad de religiosos visitan a La Meca anualmente.

Este año solamente el reino de Arabia Saudita autorizó a un millón de sus ciudadanos musulmanes a realizar la peregrinación.

Robert Mogielnicki, académico principal del Instituto de los Estados Árabes del Golfo en Washington, afirma que actualmente el beneficio económico de la peregrinación es marginal en comparación a los ingresos generados por la venta del petróleo, pero que el potencial del turismo religioso es significativo, especialmente si se toma en consideración la tendencia de que el viaje se extienda a otros destinos religiosos e incluyan actividades recreativas.

Steffen Hertog, profesor asociado de la London School of Economics, dice que la peregrinación a La Meca “sirve como una base crucial para construir un sector turístico saudita más amplio y comercializarlo a audiencias locales, regionales e internacionales».

Un reporte de Mastercard indica que el turismo a La Meca produjo una entrada de $ 20.000 millones en dólares en el 2018. Y se calcula que este año se acercará a los $ 30.000 millones y proporcionará 100.000 empleos para los saudíes.

Este boom ha causado un aumento sustancial de los gastos gubernamentales para financiar el costo de la infraestructura, el mantenimiento y la seguridad. Pero Hertog subraya que al mismo tiempo ha generado mucho dinero para el sector privado.

El horizonte de La Meca alrededor del lugar de peregrinaje milenario está repleto de elegantes rascacielos que albergan cadenas hoteleras occidentales con vistas a la Kaaba, la estructura en forma de cubo a la que los musulmanes acuden en oración cinco veces al día.

Una noche en el icónico Fairmont Makkah Clock Royal Tower, con vista a la Kaaba, cuesta hasta $ 4000 para sus suites más opulentas para la temporada Hajj.

El gobierno se está naturalmente reservando una importante porción de las entradas de este particular turismo religioso. Piensa usar el Fondo de Inversión Pública del país para abrir el proyecto Rou’a Al Haram Al Makki a poco menos de una milla de la Kaaba, con 70.000 nuevas habitaciones de hotel y 9.000 unidades residenciales. 

Para mantener el control de dichas entradas, el gobierno acaba de anunciar la adopción de una nueva plataforma de reservas que obliga a los peregrinos extranjeros a registrarse y pagar directamente a través de su nuevo sistema administrativo llamado «Motawif».

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es