Tony Bianchi, autor en Runrun

Tony Bianchi

Un rey y un caballero, encuentro con el duque de Edimburgo, por Tony Bianchi

El príncipe Felipe, duque de Edimburgo. Foto Allan Warren (1992), en Wikimedia Commons (interv. por N. Silva / Runrunes).

El periodista Tony Bianchi nos cuenta su encuentro con el príncipe Felipe de Edimburgo en Milán, cuando trabajaba para la agencia Reuters

 

En octubre de 1965, a los pocos meses de haber sido contratado por la agencia de noticias inglesa Reuters, en su sede en la afamada calle de la prensa Fleet Street, mi jefe me mandó llamar para preguntarme si hablaba italiano y si estaba dispuesto a ir a Milán para cubrir British Week, evento organizado por el Ministerio de Fomento inglés para promocionar las exportaciones inglesas y, de paso, reportar la visita a esa ciudad del príncipe Felipe de Edimburgo. Acepté feliz por el encargo y por tener la oportunidad de ver a mi mamá, que vivía solamente a 50 kilómetros de Milán.

Al llegar a Italia, Reuters me advirtió que el mismo príncipe iba a pilotear el jet de la Casa Real, advirtiéndome, sin embargo, que las condiciones del tiempo eran muy inciertas y probablemente no le iban permitir el aterrizaje en el aeropuerto de Linate debido a la densa niebla. Me quedé en casa. Pero el monarca, experto y atrevido piloto de aviación de la marina, logró convencer a las autoridades aeronáuticas locales que experimentaran junto con él su nuevo “sistema de radar para aterrizajes en condiciones de poca visibilidad”. Para llegar a tiempo a su llegada, agarré el auto de mi mamá y me precipité a Linate, pero debido a la niebla choqué contra un camión que no me había visto llegar a un cruce.

Me enyesaron la muñeca izquierda, pero conseguí llegar al mismo tiempo que el príncipe Felipe a su hotel de Milán para poder reportar que había arribado sin problemas. La prensa británica no alivió el dolor de mi muñeca, ni contribuyó a compensar el daño al auto de mi madre, ni celebró mi reportaje, pero criticó severamente al príncipe por su falta de responsabilidad.

A los tres días, antes de volver a Inglaterra, el príncipe invitó a la prensa a un cóctel al que llegué atrasado. “¿Y tú quién eres y por qué llegas tarde?”, me preguntó el príncipe enfrentándome un poco enojado. Le contesté que quise enviar mi reporte de sus actividades para evitar retrasarlas, excusa que aceptó y me preguntó en qué departamento de Reuters yo trabajaba. Al responderle que era en la sección de América Latina se puso fúrico, alegando que él conocía muy bien a la agencia y que nunca había escuchado que Reuters tenía una sección de América Latina. Yo me planté y rehusé darle la razón sin causar, sin embargo, que él me echara a un lado. Mas bien él me ofreció un brindis con un cóctel mostrando una media sonrisa burlona.

A los 15 días, de vuelta a Londres, apareció en mi oficina un cadete de la Escuela Naval Inglesa en elegante uniforme preguntando por mí. “Le tengo una nota del Palacio de Buckingham”, me dijo, entregándome un sobre con el sello de la Casa Real.

“Usted tenía razón y yo estaba equivocado, perdóneme y le deseo una feliz carrera periodística,” decía la nota firmada por el propio duque de Edimburgo. Para mí él siempre fue un rey y un caballero.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

La encrucijada de las empresas energéticas (y VIII) | Venezuela, por Tony Bianchi

Es peregrina la idea generar energía eólica o solar en una década, cuando hay que recuperar la ruinosa PDVSA para levantar a Venezuela. En la gráfica de Eduardo Salazar (Vice News), un continuado derrame de petróleo en el Lago de Maracaibo.

En los años 80 y 90 Venezuela producía 3 millones de barriles (BPD) de petróleo al día. Petróleos de Venezuela (PDVSA) era una de las tres más grandes compañías petroleras del mundo y los economistas internacionales consideraban que el país iba a convertirse en una potencia económica mundial.

Luego llegó Hugo Chávez que, con su proyecto de socialismo radical, inició la destrucción sistemática de PDVSA y del país, obra que al morir continuó sin inmutarse su sucesor Nicolás Maduro. Hoy en día Venezuela no puede contar ni con el gasoil necesario para hacer funcionar los vehículos comerciales que suministran sus productos agrícolas y víveres básicos importados.

La crisis ha empeorado debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos. Estas limitan la llegada al país de la cantidad de aditivos necesaria para la refinación de los escasos 700.000 BPD que produce PDVSA, destinados a la suplir la nación de gasolina y gasoil.

Pero se trata de un mínimo para sobrevivir. Porque el grado de deterioro de la infraestructura petrolera y de las plantas para la producción de energía eléctrica es tal, que el país necesitaría una inversión de por lo menos $ 70 – $ 90 millardos (billions); además de 10 años de trabajo, para que Venezuela cuente con un aparato productivo capaz de suministrar lo equivalente a por lo menos 2 millones de BPD que significaría dar inicio a una recuperación económica.

ERROR DE CÁLCULO

Esta situación resalta el fatal error de cálculo cometido por el gobierno cuando, hace siete años, rechazó categóricamente recurrir a Estado Unidos para que los mismos expertos petroleros que impulsaron el descubrimiento del petróleo y armaron la infraestructura para su explotación, a partir de los años 20, repitieran la hazaña.

Hace 7 años los “sabios” del gobierno argumentaron que no era necesario que Venezuela pidiera limosna a los expertos petroleros del norte, y tener que compartir con ellos sus ganancias, cuando el país podía sacar igual de provecho dedicándose exclusivamente al gran tráfico de droga proveniente de Colombia. Y de hecho promovieron un considerable aumento del flujo de los estupefacientes.

Por un lado, los “sabios” no calcularon la numerosa cantidad de manos que se iban a meter en la masa de la droga, reduciendo de esa manera las ganancias del Estado; tampoco que el resultado de la pandemia iba a causar una fuerte reducción del consumo mundial de la misma.

Finalmente, la técnica de detección del tráfico de droga ha registrado una mejora tal, que hace las operaciones clandestinas siempre más riesgosas.

Esa es parte de la razón porque hace pocos días Nicolás Maduro dijo que el país contemplaba la posibilidad de reabrir la puerta a las inversiones extranjeras en materia petrolera, recordando que en juego están los 300 millones de barriles de probadas reservas del país. Venezuela sigue siendo el segundo productor de petróleo con más reservas en el mundo, detrás de Arabia Saudita.

En primer lugar, las empresas extranjeras tienen que tomar en cuenta que estas reservas son casi todas de petróleo pesado, o mejor dicho bitumen pesado, que necesita una refinación que solamente refinerías especializadas pueden asegurar.

Luego, estas empresas van a querer jugar un papel preponderante y tener el control de las ventas y de la repartición de las entradas. Compañías como Exxon-Mobil y Chevron, que durante los años de Chávez fueron repetidamente penalizadas por simplemente ser “imperialistas” y sufrieron expropiaciones y múltiples reveses económicos, esperan un cambio de rumbo y la total colaboración de Maduro, cosa que es todavía incierta.

Frente a esta situación, en que la prioridad de Venezuela se va a concentrar en el petróleo y gases fósiles y de sus riquezas minerales, es difícil imaginarse que el país dedique mucha atención a la transición hacia energías renovables durante los próximos 10 años.

Eso no quiere decir que Venezuela no tenga las condiciones naturales para la explotación de energías como la solar y la eólica, particularmente en zonas poco habitadas como la península de Paraguaná, los llanos de la región central, el delta del río Orinoco, el cual también se presta para proyectos hidroeléctricos, y el inmenso lago de Maracaibo.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

La encrucijada de las empresas energéticas (VII) | América Latina, por Tony Bianchi

La primera y única planta termosolar de América Latina, en Cerro Dominador, Chile. Foto en la página web energialimpiaparatodos.com

Mientras que en el resto del mundo está creciendo el interés y aumentan los proyectos de transición para reemplazar las energías fósiles con fuentes de energías descarbonizadas para combatir los efectos climáticos, el Centro y Suramérica, que conocemos como América Latina, es el continente que menos está adoptando las energías alternas.

Con la excepción de Chile, que contempla múltiples proyectos de energías renovables, el resto de la región parece más dispuesta a seguir con el gas y el petróleo para obtener sus energías eléctricas y tiene dificultad en encontrar el financiamiento necesario para desarrollar la nueva tecnología. Aunque por razones diferentes, Brasil y México, en particular, enfrentan muchas dificultades.

BRASIL

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, está bajo serias amenazas de parte de la mayoría de países industrializados por seguir impulsando la deforestación de la jungla amazónica, considerada el pulmón del planeta por su importante rol en absorber las emisiones tóxicas.

La agencia Internacional de Renovación Energética (IRENA) ha denunciado que en el 2020 la deforestación amazónica alcanzó casi 2.5 millones de hectáreas.

La preocupación global es tal, que el presidente Joe Biden ofreció a Brasil $ 20 billones a cambio de que ese gigantesco país ponga fin a la deforestación.

Varios líderes de países europeos han criticado severamente a Bolsonaro, empezando por el presidente Emmanuel Macron de Francia. Pero el líder brasileño contestó en forma muy indignada que él no aceptaba que se amenazara la soberanía de Brasil.

La encrucijada de las empresas energéticas (VII) | América Latina, por Tony Bianchi
Deforestación en Brasil. Parque Nacional Do Iquiri. Foto Erick Caldas Xavier en Wikimedia Commons

Para Bolsonaro este enfrentamiento presenta una gran disyuntiva: si no promueve la deforestación podría contar con la ayuda internacional para financiar el desarrollo de los principales proyectos de conversión energética.

Pero se considera que esto tendría un alto costo político porque sería romper una promesa clave de su campaña electoral y perdería el apoyo de los ilegales madereros de la Amazona; los mineros ilegales, conocidos como garimpeiros: los colonos usurpadores de tierra y pequeños agricultores que integran la camarilla política conocida como la “bancada de los bueyes” (bancada do boi).

MÉXICO

En el caso de México, su presidente Andrés Manuel López Obregón (AMLO) ya no puede contar con las entradas de su otrora pujante mercado petrolero debido a la baja de los precios internacionales del crudo, así como de la significante caída de su producción que está bajo el control estatal.

AMLO está a favor de los múltiples importantes proyectos para la explotación de energía renovable, pero con la condición de que estos no queden en manos privadas.

Esta actitud, y la amenaza de emitir un decreto de privatización de las nuevas industrias, ha sido severamente criticada por Canadá y los Estados Unidos que ya ambos países están involucrados en el desarrollo de varios parques solares y eólicos en México.

El 3 de mayo de 2020 el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) de México suspendió la actividad de 28 nuevos parques energéticos. Y ha bloqueado la construcción de otros 16, que representan la respetable inversión de US $ 6.4 millardos (billions).

Evidentemente AMLO quiere que el Estado, a través de la nueva Empresa de Producción del Sector de Energía (PROSENER), se adueñe de todos los grandes proyectos de energía alterna de México, medida que los círculos políticos consideran terminaría beneficiando personalmente al presidente.

Gracias a su abundante exposición solar, México es un país ideal para el desarrollo de parques solares en múltiples regiones, así como el aprovechamiento de los vientos constantes del istmo de Tehuantepec y del potencial hidroeléctrico de la presa Belisario Rodríguez y de sus aguas adyacentes en el estado de Chiapas.

Finalmente, también puede contar con la explotación del precioso litio y varios minerales que se encuentran en el estado de Sonora en el noroeste del país.

CHILE

Esta nación, que es nada más ni nada menos que el país más largo del mundo y cuenta con solo 18 millones de habitantes, ofrece toda clase de alternativas de energías renovables, empezando particularmente por su inmenso desierto de Atacama. Allí se encuentra una increíble variedad de minerales, desde el cobre hasta el litio, y ofrece centenares de kilómetros de estéril desierto que recibe los rayos solares por más de 340 días al año. Y  que al mismo tiempo cuenta con vientos constantes que bajan de la cercana cordillera de los Andes.

Encabezando los proyectos de transformación a energías sustentables, la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento, ACERA, firmó un acuerdo con España, Argentina, Brasil, Ecuador, Perú, México, Colombia y Uruguay para una serie de proyectos de energía descarbonizada. Gracias a este excepcional acuerdo multinacional, el país cuenta, hasta el año 2050, con el apoyo financiero de los mayores bancos de inversión internacionales para múltiples proyectos. Incluso el gobierno del presidente Miguel Piñera considera que estos aportarán un incremento laboral del 8 por ciento.

La meta de Chile es que las energías renovables proporcionen el 20 por ciento de la energía eléctrica para el año 2025.

Y que para el año 2050 el 29 por ciento de esta energía sea derivada de la industria hidroeléctrica, el 23 por ciento de la energía eólica y el 19 por ciento de la energía solar. Y cubrir lo que falta, para alcanzar el 100 %, con proyectos biotérmicos y hasta de energía nuclear, ambos productores de energía descarbonizada.

COLOMBIA

Para Colombia el año 2021 promete un boom con las energías renovables. La emisión de Bonos Verdes por parte del Ministerio de Finanzas,el pasado 14 de enero, busca financiar una serie de ambiciosos proyectos para la producción de fuentes de energías descarbonizadas.

Para más tarde este año el gobierno del presidente Iván Duque anunció la subasta de acuerdos energéticos de largo plazo (long-term Power Purchase Agreements – PPA), destinados a producir 5 gigawatts (GW) de energía solar y eólica.

La necesidad de transformar la fuente energética proporcionada por los hidrocarburos a fuentes de energías alternas se debe, en gran parte, a la caída del precio internacional del crudo. Así como a una baja en la participación de las empresas petroleras internacionales.

Las multinacionales extranjeras, por un lado, señalan que es difícil eliminar completamente los actos terroristas de parte de la llamada Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia (FARC), que afectan la extracción del crudo.

Por el otro, advierten que recientemente las reservas comprobadas de petróleo del país han bajado de 30 a 18 años de producción. Todo esto representa un cambio radical para una nación cuya fuente de energía eléctrica todavía depende en un 40 por ciento del gas y del petróleo.

Esto ha impulsado a que el gobierno colombiano promueva las inversiones para aumentar la capacidad hidroeléctrica del país, especialmente de las grandes represas de San Carlos y El Gavio. Ambas hidroeléctricas ya aportan el 70 por ciento de la electricidad del país.

Represa de San Carlos en Antioquia, Colombia. Foto Isagen en Caracol.com

Al mismo tiempo, Colombia considera importante el desarrollo de parques eólicos, especialmente en la península de la Guajira en el extremo noreste del país, expuesta a los vientos alisios del Caribe. Por ello, hace dos años el gobierno dio el visto bueno para la construcción en esta zona de al menos 18 proyectos eólicos, con la participación de la estatal de petróleo ECOPETROL.

La meta de Colombia es alcanzar un mínimo del 10 por ciento de la producción eléctrica a través de anergías alternas para el 2028.

PERÚ

Perú, uno de los pocos países de América Latina que no cuenta con las fuentes de energía “sucia”, o sea fósil producida por el gas o el petróleo, está obligado a resolver su abastecimiento energético a través de fuentes de energía descarbonizada.

Con planes mucho más ambiciosos que Colombia, Perú aspira a alcanzar con proyectos hidroeléctricos la generación del 60 por ciento de su necesidad de energía eléctrica para el año 2025. Fue esta la promesa que suscribió durante la XX Conferencia Internacional sobre Cambio Climático, de la ONU, celebrada en Lima en diciembre de 2014.

Estos proyectos son posibles gracias a la gran cantidad de ríos que nacen en la cordillera de los Andes. Entre ellos destacan el Ucayali, de 1770 kilómetros de largo; el Marañón, de 1450 kilómetros; el Putumayo, de 1380 kilómetros y el Yavarí, de 1185 kilómetros.

Este es considerado el segundo caudal con potencial hidroeléctrico y geotérmico más grande del mundo después del Amazonas y sus afluentes de Brasil.

Finalmente, el gobierno del Lima pide a los inversionistas internacionales que no se olviden que el Perú también cuenta con varias regiones que favorecen una respetable producción de energía renovable a través de parques solares y eólicos.

ARGENTINA

La economía argentina sigue en crisis debido a su exorbitante deuda internacional, que supera los $ 350 millardos (billions) y se está agravando porque al país no le es suficiente dedicar toda la ganancia derivada del petróleo y gas natural para ir refinanciándola.

La pandemia y la declinación de la economía mundial en general han agravado aun más la situación, a tal punto que se ven perjudicados los planes de sustituir la producción de energías fósiles (“sucias”) con energías renovables libres de dióxido de carbono, tal como lo está exigiendo el empeoramiento climático mundial.

Considerando que Argentina produce cerca de 500.000 barriles diarios de crudo (bpd) y lo equivalente a más de 100 bpd de gas de esquisto bituminoso, no resulta fácil abandonar sus fuentes tradicionales de hidrocarburos, que suma el crudo proveniente del sur de la Patagonia, cerca de Comodoro Rivadavia, y el gas de esquisto que se encuentra en Vaca Muerta, en la región de Neuquén.

El gobierno de Buenos Aires está lanzando la empresa estatal RenovAR, con un programa de licitaciones cuyo fin es de implementar proyectos destinados a sustituir energías fósiles con energías renovables, pero es difícil que estos cumplan con la meta de proporcionar el 20 por ciento del combustible para suministrar gran parte de la energía eléctrica que necesita el país para el año 2025, como está planificado.

La encrucijada de las empresas energéticas (VII) | América Latina, por Tony Bianchi. La energía eólica es la más avanzada energía renovable en Argentina.

Carlos St. James, director del Consejo de América Latina y el Caribe para Energías Renovables (LAC-CORE), considera que el programa está “bien estructurado y alcanzable” pero que mucho depende del factor económico, es decir del financiamiento que Argentina pueda conseguir considerando el mal cumplimiento de la amortización de su deuda externa y de las decisiones políticas de Buenos Aires.

ECUADOR

Está entre los países del mundo más alabados por los climatólogos porque está dedicando un gran esfuerzo a la transición hacia energías renovables, aprovechando al máximo su potencial hidroeléctrico.

Mientras que en el 2016 Ecuador derivaba el 76 por ciento de su energía del petróleo, cuatro años más tarde este ha disminuido de casi el 20 por ciento, siendo eficazmente sustituido por energía hidroeléctrica.

El cambio es crucial dentro de la estrategia energética del gobierno de Quito, que considera importante reducir los gases tóxicos del carbono a la mínima expresión y al mismo tiempo reducir el costo de producción de la electricidad, beneficiando tanto la población como las sus industrias del país..

Ecuador cuenta con 10 importantes conjuntos hidroeléctricos que incluyen la Central Hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, ubicada en las provincias de Napo y Sucumbíos; el Proyecto Hidroeléctrico Delsitanisagua de la provincia de Zamora Chinchipe en el sur del país y el Proyecto Hidroeléctrico Toachi Pilatón, en las laderas de la conocida cima del Cotopaxi de casi 6000 metros de altura.

La meta hidroeléctrica de Ecuador no es solamente satisfacer sus necesidades, sino también exportar energía eléctrica a Colombia y Perú en un cercano futuro.

Finalmente, Ecuador quiere aprovechar de la belleza del lago Quilatoa, al sur de Quito, conocido como Caldera Quilatoa, una de las lagunas más bellas del mundo, formada en una cuenca volcánica de tres kilómetros de diámetro y con una  profundad máxima de 250 metros para desarrollar un gran centro turístico.

La encrucijada de las empresas energéticas (VII) | América Latina, por Tony Bianchi
Caldera Quilatoa o laguna Quilatoa. Foto Wikipedia / Dominio público.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

La encrucijada de las empresas energéticas (VI) | África, por Tony Bianchi

África cuenta con 30.7 millones de kilómetros cuadrados de territorio expuesto a los rayos solares. Foto Green Energy / Nicholas en Unesco.org

Comparado al de otros continentes, el desarrollo económico de África apenas está en su etapa inicial, sin embargo es muy prometedor. Este vasto continente, cuyo pasado ha jugado un gran papel en la historia de nuestro planeta, posee inmensas riquezas, recursos minerales y cuenta con prácticamente todas las fuentes energéticas renovables existentes.

Aparte de la respetable cantidad de carbón, gas y petróleo, convertidos en combustibles indeseados por sus altos efectos contaminantes, África tiene a su disposición una inmensa capacidad productiva de combustibles descarbonizados que pueden ser aprovechados.

Prácticamente todos los 54 países de África, que suman una población de 1.34 billones de habitantes (el 14 % del planeta), están programando importantes aumentos en la producción de energía renovable. Esta no solamente puede suplir a los 600 millones de africanos que todavía no cuentan con servicio eléctrico básico, sino que además puede también alimentar un proceso de gran industrialización similar al de China.

El desarrollo industrial de África es crítico.De allí que el continente necesite de un crecimiento económico sostenido con participación activa de todos sus países para defenderse de posibles crisis económicas internacionales, como la causada por la inesperada pandemia de covid-19.

En el campo de energía solar, África cuenta con 30.7 millones de kilómetros cuadrados de territorio expuesto a los rayos solares, que puede producir la inmensa suma de 10000 gigavatios (GW) de energía.

A esta hay que añadir la capacidad de producir 350 GW de energía hidroeléctrica, 100 GW de energía eólica, y 15 GW de energía geotérmica.

Principales proyectos fotovoltaicos del continente

 El complejo de la ciudad de Ouarzazate

Ubicado en el distrito de Agadir en Marruecos, tiene una capacidad de generación de 176 MW . Este impulsa su economía y al mismo tiempo compensa las emisiones de 533.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) del estado marroquí cada año.

 El complejo Benban Solar Park de Egipto

Construido en el desierto del Sahara oriental, lleva el nombre de una aldea cerrada al río Nilo. El aporte conjunto de sus 41 plantas produce aproximadamente 1,8 GW de energía. Su objetivo inicial es satisfacer el 20 por ciento de la demanda de electricidad del país para el próximo año. Este proyecto busca reducir la contaminación del país, que suma 2 millones de toneladas de CO2 anuales a la atmósfera.

 Ilanga Concentrated Solar Power 1 

Ubicado en el noroeste cerca de la ciudad de Upington, a 730 kilómetros de Ciudad del Cabo, en la provincia conocida como Cabo Norte en Sudáfrica. Se espera que Ilanga 1 proporcione suficiente energía para satisfacer la demanda de esta importante zona industrial para que, a lo largo de los próximos 20 años, su energía solar concentrada (CSP- Concentrated Solar Power) compense las horas de poca luz solar de su invierno.

 Kathu Solar Park

Este conjunto utiliza tecnología de cilindro parabólico, que también produce energía solar concentrada. Está ubicado en la provincia del Cabo Norte, cerca de la aldea de Kathu, próxima al desierto de Kalahari, que Sudáfrica comparte con Botsuana. Su objetivo es el de satisfacer la demanda diaria de electricidad de 179.000 hogares y de las industrias locales. Así como el suministro de energía verde capaz de eliminar 6 millones de toneladas de CO2 que contaminan la región.

Planta fotovoltaica de Ouarzazate en Marruecos. Foto Abdeljalil Bounhar en el diario El País (España).

Un potencial que se pierde de vista

Gracias a la gran cantidad de grandes ríos y lagos a lo largo del continente, África cuenta con el más grande potencial hidroeléctrico del mundo. Por ello están surgiendo proyectos de gran envergadura, tales como la represa Grand Ethiopian Renaissance Dam y la represa Gilgel Gibe III, ambas en Etiopía. La primera tendrá la capacidad de 6000 MW; mientras que la segunda 1870-MW.

Mientras tanto, se desarrollan varios proyectos hidroeléctricos en el lago Malaui, entre Mozambique y el estado de Malaui, donde las autoridades locales consideran que producirán 5400 MW de energía antes del año 2025.

Represa de Mpumalanga 300 kilómetros al este de Johannesburgo
Represa de Mpumalanga 300 kilómetros al este de Johannesburgo.

Finalmente, no hay que olvidar numerosos proyectos en fase de estudio que involucran los grandes lagos de Tanganica, entre Burundi y Tanzania: el lago Victoria con el cual se propone beneficiar a los tres países que lo comparten, Tanzania, Kenia y Uganda, naciones que aspiran a explotar su gran potencial hidroeléctrico. Así como el lago Volta, en Gana, el más importante de África Central.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

La encrucijada de las empresas energéticas (V) | India y China, por Tony Bianchi

Granja solar Panda de 100 hectáreas en Datong, China. Foto en Revista Energía.

INDIA

Junto con China y Estados Unidos, la India está siendo presionada porque es uno de los tres países que más contaminan el planeta emitiendo dióxido de carbono -aproximadamente una tercera parte de los gases nocivos en la atmósfera. Por ello tiene que tomar serias medidas para corregir sistemáticamente esta grave falla que afecta al medio ambiente.

La India, segundo gigante de Asia con 1.4 millones de habitantes, depende casi exclusivamente de la importación del petróleo para su supervivencia y su economía. Por lo menos hasta que logre desarrollar suficientes energías renovables tales como la solar, la eólica, la hidroeléctrica y la biológica.

La producción de productos derivados de su propio gas (LNG) y petróleo alcanza solamente el 13 por ciento del total de los 270 millones de toneladas que necesita anualmente, lo que la ha convertido en el segundo más grande importador petrolero del mundo.

Según las cifras más recientes, la India gasta más de 70 millardos de dólares para la compra de combustible al año y se calcula que su demanda crecerá un 15 por ciento cuando el mundo se recupere de la pandemia de la covid en los próximos 18 a 24 meses.

Por lo tanto, gran parte de su capacidad industrial dependerá de los precios del petróleo importado que logrará negociar, así como de sus avances en el campo de las energías descarbonizadas a medida que crezcan paulatinamente.

La encrucijada de las empresas energéticas (V) | India y China, por Tony Bianchi
Instalación de paneles solares en el sur de la India

La India no tiene dudas en cuanto a la necesidad de volcarse a la producción de energías alternas. El ministro de Energía, R. K. Singh, tiene la seguridad de que el país alcanzará la producción de 100 gigawatts (GW) en el 2022, beneficiándose de la gran exposición solar con la que cuenta el centro y sur del país, así como las fuertes corrientes de viento que circulan en la gran extensión montañosa del Himalaya, en el noroeste. Combinadas, estas representan formidables fuentes de energía libre de emisiones de carbono.

CHINA

El futuro económico de China depende de mantener el formidable ritmo de su crecimiento industrial que ya domina gran parte del comercio mundial, meta lograble solamente si el país sigue contando no solo con las importaciones de petróleo y demás fuentes energéticas, sino también con sus propias producciones.

La compra de más de 11 millones de barriles de petróleo diarios a países del Medio Oriente ya no es suficiente para garantizar su crecimiento industrial. Por ello, además de las consideraciones ambientales, el gobierno de Beijín está emprendiendo una carrera para desarrollar fuentes de energía alternas. Ya se fijó metas como la producción del 16 por ciento de energía renovable para el año 2030, y un increíble 86 por ciento para el año 2050.

Ese logro no está fuera de su alcance si se toma en consideración el hecho de que China ya cuenta con la más grande capacidad para el desarrollo de las energías solar, eólica e hidroeléctrica en el mundo. Esto es posible gracias a su extenso y variado territorio que abarca regiones soleadas al sur, como Guangzhou, Macao, Foz O y la isla de Hainan; regiones montañosas y de fuerte vientos como el Tíbet en el oeste y Manchuria en el noreste; y zonas hidroeléctricas como se prestan en los lagos de las mesetas del Tíbet y de Poyan U en el centro del país.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Arabia Saudita y la UEA (IV), por Tony Bianchi

Planta solar en Uyayna, al norte de Riad, Arabia Saudita. Foto Reuters / Faisal Al Nasser en Atalayar.com

Considerando que el Medio Oriente ha dominado el escenario energético de los últimos 100 años y que sus reservas de hidrocarburos, con Arabia Saudita al frente, son las más grandes del mundo, sorprende que sus países no solamente hayan aceptado la importancia que la energía alternativa representa para contrarrestar los alarmantes efectos climatológicos que enfrenta el planeta, sino que además acumulan esfuerzos y capitales para producir y comercializar en gran escala nuevas fuentes energéticas.

El bajón de la demanda petrolera debido a la crisis económica mundial, resultado directo de la pandemia de covid, ha afectado literalmente a todo el mundo.

ARABIA SAUDITA y EUA

Luego de implantar una reducción de la producción regional de hidrocarburos para mantener altos los precios mundiales del gas y del petróleo para salvaguardar el valor de sus reservas, Arabia Saudita ha lanzado un plan para producir el 30 por ciento de su energía a través de combustibles descarbonizados para el año 2030; y la aun la más ambiciosa meta de producir un 44 por ciento de los mismos combustibles “verdes” para el año 2050.

A corto plazo, Arabia Saudita está promoviendo no menos de 60 proyectos de energía renovable con la meta de alcanzar una producción de 9.5 gigawatts (GW) antes del final del año 2023.

La Unión de Emiratos Arabes (UEA), que consta de 7 emiratos, sigue los pasos de Arabia Saudita con la puesta en obra de dos grandes plantas solares: la de Dhafra en Abu Dhabi y la del Parque Solar Mohammed Ben Rashid, en Dubai.

La gran ventaja que disfrutan los proyectos en esta zona es que se ubican en una región tropical desértica de suma exposición solar; ello contribuye a reducir el costo de producción. Abu Dhabi recién estableció la tarifa solar de menor costo del mundo, fijándose en $ 1,35 por kilovatio/hora (kWh). 

Si esto no fuera suficiente, Arabia Saudita y los países del sureste del Golfo Pérsico se están involucrando en por lo menos 11 proyectos de energía renovable en la franja del Mediterráneo, desde Marruecos en el oeste hasta Siria e Irán en el este.

Siguiendo el consejo de Claudio Descalzi, director del Ente Nazionale Idrocarburi (ENI) de Italia, la empresa Sonelgaz de Argelia está empeñada en varios proyectos que forman parte de un plan para suplir 22 GW precisamente a los países de la costa afro-mediterránea.

A finales de enero (2021) Descalzi dijo en una conferencia en Londres que los esfuerzos para establecer nuevas fuentes de energía renovable no deberían ser considerados una amenaza para los productores de energía fósil, sino una oportunidad “porque el futuro apunta hacia una adopción sistemática de energías descarbonizadas.”

IRÁN

Irán sigue siendo una de las superpotencias de hidrocarburos al contar con el 13 por ciento de las reservas mundiales de crudo y con una producción de más de 4 millones de barriles diarios (bpd).

Sin embargo, su gobierno considera que las energías renovables son indispensables para hacer frente a la necesidad interna y la demanda internacional, que tiene que atenerse a crecientes restricciones dirigidas a los combustibles fósiles.

La ubicación geográfica de Irán favorece tanto la energía solar como la energía eólica. La explotación de la energía solar es muy atractiva porque el país cuenta con una zona de alta irradiación a lo largo de su extenso “cinturón solar” (sun belt) en la región sur del país, que goza de 300 días de sol al año.

Mientras que la región centro-norte cuenta con “corredores” de aire frío en el invierno y de vientos cálidos en el verano que ofrecen la ventilación suficiente para la instalación de grandes parques de molinos eólicos.

Entre los proyectos más significantes figuran una planta solar de 1GW por parte de un consorcio de empresas de Irán, la India y Corea del Sur en la provincia de Juzestán y otra en la isla de Quema (Qeshm) en el estrecho de Ormuz.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Tony Bianchi Mar 01, 2021 | Actualizado hace 2 semanas
La encrucijada (III), por Tony Bianchi

 EUROPA

A pesar de que British Petroleum (BP) es una de las empresas energéticas que más impulsa el importante movimiento hacia una mayor participación de fuentes alternativas de energía libres de monóxido de carbono, la empresa se ve algo desligada de la Unión Europea debido al Brexit implantado por el gobierno del Reino Unido.

Esto está aumentando el papel que han empezado a jugar sus colegas europeos tales como la francesa Total, la española Iberdrola, la alemana Rheinisch-Westfälisches Elektrizitätswerk Aktiengesellschaft, mejor conocida como RWE; la italiana ENI, la holandesa Shell Oil y la vieja Stat Oil, ahora conocida como Equinor de Noruega.

Estas grandes empresas se han comprometido con la Unión Europea, EU, a invertir por lo menos $ 800 millardos (billions) antes del año 2030 en la producción de energía “verde”; proceso que es ahora conocido como “descarbonar” o “descarbonización” (inglés: decarbonize) de las fuentes de energía.

El jefe financiero (CFO) de RWE, Markus Krebber, considera esta meta muy factible gracias al apoyo y ayuda de la Unión Europea conocido como “EU Green Deal” (negocio verde), los incentivos del presidente de Estados Unidos Joe Biden y las ayudas de muchos países industrializados a sus empresas para la recuperación económica, ahora más necesaria a causa de la crisis causada por la covid-19.

El experto en energía de la Escuela de Finanzas de Frankfurt, Ulf Moselener, dice que los gobiernos y las empresas europeas están conscientes de que las metas necesarias para lograr un control climático son logrables solamente gracias a la descarbonización a través de la explotación de la energía solar y de la eólica.

 RUSIA

El estado de la industria energética rusa es complicado, preocupante e incierto. Las entradas estatales de Moscú dependen un 50 por ciento de las ganancias de sus industrias energéticas en las que el carbón juega un papel primordial.

En el año 2020 la producción de petróleo y de gas bajó al menor nivel de los últimos 5 años a 10.3 millones de barriles diarios (bpd), siendo sin embargo compensado por el alza de los precios petroleros de $ 27 pb a principios de año, hasta $ 94 pb a finales de año.

Pero la venta a Europa, tanto de carbón como de gas y de petróleo, es proyectada a disminuir progresivamente por las restricciones ambientales impuestas gradualmente por la Comunidad Europea y los hechos que tanto la capacidad de refinación de los varios países está aumentando y que la crisis general económica causada por la covid-19 está haciendo bajar la demanda industrial en general.

Rusia ha reorientado sus ventas hacia el Medio Oriente y África. Pero el transporte de crudo como de gas y petróleo y el mismo carbón hacia estas regiones ha sufrido preocupantes alzas; y las posibilidades de una futura baja de estos costos a corto plazo son muy escasas.

Mientras tanto países como la India, Malasia y Vietnam aumentaron su producción y ventas de carbón, asegurando una creciente participación del mercado, especialmente africano, que consta del increíble monto de 54 países en su vasto continente.

Una nota positiva para Rusia es el crecimiento socioeconómico de Siberia y de la región del Lejano Este, donde se ha destinado un ambicioso conjunto de más de 100 proyectos de inversión en los renglones de la construcción, manufactura y de la pequeña industria.

Pero el desarrollo de una infraestructura competitiva depende de la disponibilidad de fuentes de energía que bien o mal tienen que tener en cuenta los requisitos del medio ambiente, lo que implica el uso bastante extenso de “energía verde” como la termoeléctrica, hidroeléctrica y nuclear en menor escala.

En este campo Rusia enfrenta la gran desventaja que hasta ahora poco se ha preocupado de la investigación, fabricación e implementación del uso de la energía solar y la energía eólica. Y le costará un gran esfuerzo competir con los países más industrializados.

Según Forbes Energy, Moscú no ha descartado completamente el desarrollo de fuentes de energía alternativa, pero piensa que las importantes inversiones necesarias para su crecimiento tienen en gran parte que ser subvencionadas por existentes negocios energéticos, que el gobierno aun piensa asegurarse antes de que una gran cantidad de países -aún en proceso de desarrollo- acudan al uso de la energía descarbonizada.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

La encrucijada de las empresas energéticas (II), por Tony Bianchi

Los reconocidos expertos empeñados a supervisar la disminución gradual del uso de combustible fósil dicen que el mundo tiene un plazo de 9 años para detener las consecuencias negativas que están siendo causadas por los cambios climatológicos en nuestro planeta.

En los Estados Unidos el presidente Joe Biden está tomando medidas drásticas para limitar la cantidad de dióxido de carbono emitido en su país, obligando a que vehículos de carga liviana o mediana emitan 0 % de emisiones sulfúricas y que los vehículos de carga pesada sean sometidos a mejoramientos anuales de sus emisiones.

Al mismo tiempo ha declarado que no permitirá que países como China permitan que sus grandes extensiones de territorios remotos se conviertan en basureros de desechos fósiles para otras naciones.

El plan Biden contempla la inversión de $400 millardos ($400 billions) en innovaciones para la producción de “energías limpias”, determinadas por resultados obtenidos de una agencia de investigación especializada llamada ARPA-C enfocada en impulsar tecnologías climatológicas.

Para compensar las pérdidas y desempleo que seguramente generarán las compañías de gas y petróleo tradicionales, Biden ofrece importantes descuentos fiscales y promueve la utilización de la mano de obra existente destinada al desempleo para los nuevos proyectos.

Las petroleras han mostrado cierta preocupación, pero se han declarado dispuestas a seguir los lineamientos del jefe de Estado si él cumple con la promesa de recompensar su esfuerzo con importantes incentivos.

En Europa estos incentivos han sido aceptados por las grandes empresas energéticas, como la British Petroleum (BP). Esta promete que para el año 2030 aportará energía renovable no inferior a 50 de los 90 gigavatios (gigawatts – GW) total de su actual producción.

Cuando se toma en cuenta que en este momento BP produce solamente 2.5 GW de energía renovable, es comprensible que se trata de un cambio traumático que además costará por lo menos $60 millardos. De estos, varias decenas de millardos tendrán que ser inyectados en los próximos diez años.

En escala menor, pero igualmente importante, es el compromiso hecho por la empresa italiana Ente Nazionale Idrocarburi (ENI) y la española IBERDROLA, que siguen los pasos de BP con la meta de alcanzar los 40 GW de capacidad eléctrica renovable para el 2030.

Pero mientras BP, que tiene una deuda de $ 41  millardos, sigue su plan sin inmutarse a pesar de la baja del valor de sus acciones y la queja de centenares de inversionistas, la expansión de IBERDROLA cuenta con un gran apoyo para que su total de capital invertido prácticamente alcance a BP en la suma de $ 80 millardos.

La empresa británica Stonehaven considera que las metas de estas tres empresas son factibles gracias en gran parte al desarrollo de los que se están identificando como granjas de viento (wind farms) o grandes extensiones de molinos de viento.

No es por nada que la empresa danesa ORSTED, quizás la fabricante más grande del mundo de molinos eólicos, ha crecido un 135 por ciento en los últimos dos años.

Muchas más empresas energéticas internacionales están esperando las proyecciones de las empresas de paneles solares, tales como SOLAR CITY del fabricante de los carros eléctricos TESLA, de Elon Musk, para definir sus estrategias y decidir cuánto invertir en el desarrollo de conjuntos dedicados a la explotación de fuentes de energía renovable que parecen estar conquistando el mundo industrial.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es