El desprecio de la tiranía al diálogo social, por Froilán Barrios Nieves* - Runrun
El desprecio de la tiranía al diálogo social, por Froilán Barrios Nieves*
La remuneración de los trabajadores no es convenida, sino impuesta. Ese es el método que aplica la tiranía

 

@froilanbarriosf

El pasado 7 de marzo 2022 el director general de la OIT, Guy Ryder, instaló el foro de diálogo social para Venezuela, en el contexto de los resultados de la Comisión de Encuesta designada en 2019 por este organismo tripartito global. El objetivo es atender los reclamos de Fedecámaras y centrales sindicales ante las violaciones gubernamentales recurrentes de los convenios laborales 26, 87, 144. 

Es necesario rememorar que esa ha sido la conducta contumaz del régimen durante el siglo XXI, lo que ha originado el envío de decenas de misiones desde el 2002 hasta el presente. Incluso en la ocasión del reciente foro se acordó la instalación de la mesa de diálogo para el próximo 25 de abril. Esta prevé reunir a las centrales sindicales, la representante de los empleadores privados con el Gobierno nacional y la probable designación de una oficina permanente de la OIT para el seguimiento de las recomendaciones orientadas al restablecimiento de los derechos laborales conculcados en nuestro país. 

La tiranía: salarios sin contratos colectivos

Citamos todas estas informaciones para denunciar el reciente atropello gubernamental contra los trabajadores universitarios. En primer lugar, contra los trabajadores del sector público al anunciar unilateralmente la nueva escala de salarios a partir del pírrico aumento salarial a 130 bs impuesto a principios de este mes.  

Aun cuando se ha anunciado el intercambio entre los actores del diálogo social bajo la observación de la OIT, el régimen autoritario recurre a la práctica arrogante de fijar salarios y no discutir los contratos colectivos con los trabajadores afectados por sus prácticas deleznables en el ámbito laboral.

En el caso de los universitarios desconoce a los representantes legítimos de los profesores, la FAPUV, de las asociaciones de empleados y sindicatos de obreros para firmar con una fantasmal FTUV. Un ente que firma parapetos de convenios, en nombre de estos sectores laborales, tan solo por ser integrante de la patronal Central Socialista Bolivariana de Trabajadores. 

Felonías contra profesores universitarios

Lo cierto del caso es que a los profesores universitarios les han desmantelado una vez más sus primas por antigüedad y nivel académico. Imponen nuevas escalas que desconocen la carrera universitaria labrada a partir de décadas de docencia y de investigación esforzada, reconocidas por la academia internacional.

Los resultados de estas felonías es la designación de los más bajos salarios que conozcan los profesores universitarios a nivel continental, con ingresos ridículos que no permiten adquirir la canasta alimentaria de 2000 bolívares digitales y mucho menos la cesta de bienes y servicios situada en los 4000 bolívares digitales. Eso sumado a la caída de los servicios de salud y jubilación terminaron de llevar al profesorado a niveles de indigencia.

Igual condición padecen los trabajadores de la administración pública nacional, territorial y sectorial. Así como de las empresas estatales, condenados a la voluntad de un tirano que no duda de mofarse de millones de trabajadores. El mismo que firma unilateralmente los convenios y se autoproclama como presidente obrero no solo ante los venezolanos, sino ante todo el mundo. Mientras, los trabajadores permanecen en la miseria.

En realidad, la remuneración de los trabajadores no es convenida, sino impuesta. Ese es el método que aplica la tiranía a la fuerza laboral de este país. En 2022 aplicó el mismo método de 2018 con la conversión del bolívar fuerte al bolívar soberano. Entonces aplanó y aplana todos los salarios. La consecuencia es la disolución de los beneficios sociales y salariales de los trabajadores venezolanos. 

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es