Tanta diplomacia como sea posible, tanta presión como sea necesaria, por Brian Fincheltub - Runrun
Tanta diplomacia como sea posible, tanta presión como sea necesaria, por Brian Fincheltub

@BrianFincheltub 

La diplomacia europea ha sido blanco de muchas críticas, producto de la posición que han asumido los países de la unión respecto a la crisis venezolana.

Para muchos, sobre todo para los venezolanos que sufren y padecen la dictadura en Venezuela, los tiempos del Viejo Continente se alejan de todo sentido de urgencia. Y, peor aun, se sitúan en el extremo contrario.

Prueba de ello fue el llamado “Grupo de Contacto”. Este protagonizó un sinnúmero de dilaciones que, lejos de favorecer la causa de la libertad y la democracia, le permitieron al régimen chavista ganar tiempo en momentos donde el contexto interno e internacional exigía la máxima presión posible.

Aunque no haya justificación para quienes hemos vivido esta tragedia durante más de veinte años, está situación quizás tenga explicación en la propia naturaleza de la Unión Europea. Resulta extremadamente difícil para veintisiete Estados, con gobiernos de distintas orientaciones políticas, adoptar una posición común. La exigencia del consenso en la toma de decisiones hace que las posiciones más fuertes terminen siendo abandonadas en favor de soluciones intermedias, menos radicales.

Sí, valiosas en términos de apoyo y solidaridad del concierto de naciones para con Venezuela. Pero ineficaces a la hora de obtener lo esperado: salir de la dictadura de una vez por todas.

Este tipo de limitaciones de la diplomacia europea se traduce, lamentablemente, en el debilitamiento del prestigio del bloque de naciones en la escena internacional. Las consecuencias son más que evidentes y tienen en Venezuela un perfecto caso de estudio.

Esta semana, por ejemplo, frente a la decisión de los países miembros de la Unión Europea de implementar un conjunto de sanciones individuales contra funcionarios del chavismo, el dictador se atrevió no solamente a amenazar con expulsar a la embajadora de Bruselas en Caracas, sino que, cual matón, lanzó ataques contra el representante del gobierno español.

Aunque estas medidas finalmente nunca fueron ejecutadas, dejan en una posición muy incómoda a la Unión Europa. Sobre todo en momentos donde algunos rectores del ministerio de votaciones de la dictadura han asomado la posibilidad de invitar como “acompañantes electorales” a una misión de la Unión Europea.

Personalmente no creo que Bruselas considere esa posibilidad. Pero más allá de rechazarla, lo que se espera es una escalada en el cerco a un régimen que le ha negado a su población la posibilidad de una salida pacífica del poder.

Mientras esperamos que se aclare el panorama, no queda más que decirles a los países del Viejo Continente: tanta diplomacia como sea posible, tanta presión como sea necesaria.

Hoy, como nunca, la presión es más que necesaria.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es