Runrun.es: En defensa de tus derechos humanos

Inicio

Cecodap ofrece cinco herramientas para hablar con niños sobre política

niños
Redacción Runrun.es
20/11/2023
Activistas de la ONG consideran que niños, niñas y adolescentes tienen derecho a tener una visión sobre el acontecer nacional en función de hacer valer sus derechos
Admiten que mientras más conozcan la realidad, menos oportunidad habrá de que sean víctimas de adoctrinamiento y proselitismo 

 

Para la ONG Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap) el hecho de que los niños, niñas y adolescentes (NNA) no pueden ejercer el derecho a voto por ser menores de edad no quiere decir que no puedan estar enterados y tener un punto de vista sobre el acontecer político en Venezuela y el resto del mundo.

Carlos Trapani, coordinador general de Cecodap, dijo que los NNA tienen el derecho de participar en asuntos que les afecten directamente y en la toma de decisiones que influyan en sus vidas.

“Hablar de derechos políticos es más que votar. Este derecho está respaldado por la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas y otros instrumentos internacionales”, dijo en una nota de prensa compartida en el sitio web de la organización. 

El activista comentó que si bien los NNA poseen derecho a participar políticamente en función de hacer valer sus derechos, estos tienen que recibir el acompañamiento de sus padres y representantes

“Tenemos que recordar que la participación política es un punto de inicio para hablar de convivencia y cumplir consensos en la comunidad. Es esencial que los niños y niñas lo tengan presente, para que ejerzan con libertad su derecho a dar opinión a los problemas que le afectan directamente”, sentenció. 

Para Oscar Misle, psicólogo y fundador de Cecodap, no conversar con los NNA de política los hace más vulnerables al adoctrinamiento al que apelan regímenes autoritarios para perpetuarse en el poder.

Cuando no converso con él lo hago vulnerable a que sea víctima de proselitismo político. Los niños deben estar informados, de forma adecuada a su edad y con un lenguaje que no lo agreda, porque de lo contrario el tema llegará de manera inadecuada”, indicó.

¿Cómo podemos hablar de política a los niños, niñas y adolescentes?

Abel Saraiba, coordinador adjunto de Cecodap enumeró cinco claves para hacer de esto algo más llevadero.

  1. Preguntarles qué piensan sobre la situación del país: antes de asumir qué saben, es mejor preguntarles qué conocen, de forma tal que pueda tenerse un punto de partida desde el cual puedan aclarar dudas, completarse vacíos e intercambiar ideas. Por más que nos parezca que están ajenos a la dinámica del país, esta les toca y van formando sus propias interpretaciones de la realidad.
  2. Recordar cómo deberían ser las cosas: aunque nuestra realidad diste del deber ser, o lo plasmado en la Constitución es clave no perder de vista los referentes de la sociedad que tenemos. Debemos analizar la realidad actual en relación a lo que debería ser, recordando que el hecho de que algunas personas no cumplan con su deber no significa que ese deber no exista.
  3. Evitar reproducir mi propia postura política en los niños: puede parecerme una respuesta madura el que los niños (especialmente si son mis hijos) repitan mis conceptos políticos tal como yo los digo, pero ¿realmente comprenden lo que están planteando? ¿Esa es su verdadera opinión? Cuando se nos presenta una opinión política de niños es muy importante preguntar, repreguntar, parafrasear para tratar de favorecer que estos desarrollen su punto de vista, permitiéndonos comprender qué quieren decir. Puedo estar de acuerdo o adversar una postura política, pero mi trabajo en la crianza no es reproducir una mirada del mundo, sino generar las condiciones para que los niños tengan su propio punto de vista. 
  4. Evitar ofender y ofenderme: debo evitar el uso de calificativos o insultos cuando me refiero a quienes piensan políticamente diferente, dado que enseñaremos que cuando alguien piense distinto tengo todo el derecho del mundo a descalificar. Puedo decir que no estoy de acuerdo e inclusive molesto, pero no perder de vista la importancia del modelo que representó para los niños y adolescentes. Del mismo modo, conviene que no me ofenda o tome de manera personal cuando piense de manera diferente, debo permitir que forme su propio criterio. Puedo cuestionar, reflexionar junto a él, pero comprender que su postura política no es un ataque hacia mí.
  5. Reconocer mis límites: si no tengo una respuesta a una pregunta o planteamiento es válido reconocerlo y tomarse el tiempo para buscarla. Es recomendable mostrarse abierto ante este escenario, dado que podemos dar respuestas poco adecuadas e inclusive hostiles cuando no sabemos qué decir. Incluso reconocer cómo me siento frente a un tema o situación, puesto que si no estoy en condiciones para poder hablar sobre un tema sensible es mejor posponer la reflexión, antes de generar daño.

Con información de Cecodap

 

LEA  TAMBIÉN: Georgina y Enrique, 26 años sin abrazarse

Una base de datos de mujeres y personas no binarias con la que buscamos reolver el problema: la falta de diversidad de género en la vocería y fuentes autorizadas en los contenidos periodísticos.

IR A MUJERES REFERENTES