Runrun.es: En defensa de tus derechos humanos

Monitor de Víctimas

Al menos siete muertos deja operativo de la FAES en La Morán

Todas las víctimas eran jóvenes menores de 25 años

Familiares de Kerwins Jordan Silva Peraza pidieron justicia / Carlos Ramírez
Carlos D’Hoy
15/03/2018

Al menos siete personas fueron asesinadas durante una operación de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana, realizada este lunes en diversos sectores de la parroquia Sucre del municipio Libertador del Distrito Capital.

En el operativo resultaron muertos Kerwins Jordán Silva Peraza (28), Jose Gregorio Bellorin (20), Alison Adrián Peña (17), Roiner Ortega (25), Jonny Javier Velasquez (18), Héctor Luis Caraballo (23) y una séptima víctima que no portaba documentos de identidad.

“Me dijeron que se habían equivocado, cuando ya lo habían matado”

Kerwins Jordan Silva Peraza de 28 años de edad, padre de una niña de dos años, trabajaba en una zapatería en Catia. En horas de la madrugada comisiones del grupo FAES llegaron hasta su casa, ubicada en el tercer plan de La Cañonera de La Silsa, cuando dormía junto a su pareja.

“Los funcionarios golpearon con fuerza la puerta de la casa, la esposa de mi hijo se levantó y abrió, era la policía. Dijeron que buscaban armas y dinero”.

Buscaban a dos sujetos identificados como “Chavito” y “Luisito”, les dijimos que no los conocíamos, nos golpearon y nos sacaron de la casa, luego le dispararon a Kerwins en el pecho y se lo llevaron al Hospital Periférico de Catia”

“Un funcionario me preguntó el nombre de mi hijo, cuando se lo dije, me respondió que se habían equivocado y me dijo que fuera a buscarlo en la comandancia de la PNB del 23 de Enero, pero todo era mentira, ya lo habían matado”, dijo Ana Peraza, madre de Kerwins Silva Peraza.

Ni siquiera vivía en el sector

Por su parte los familiares del adolescente Alison Adrián Peña, de 17 años, indicaron que el joven era estudiante de cuarto año de bachillerato en el liceo Fermín Toro. “Él ni siquiera vivía en esa zona, se quedó la noche del domingo porque estuvo en una fiesta y para evitar riesgos decidió dormir en la casa de un amigo”.

Su papá, Claudio Guillén, recordó que Alison vivía en uno de los edificios de la Gran Misión Vivienda de Plaza Venezuela. “Era un riesgo irse a esa hora de la noche a la casa, por su seguridad se quedó… mire lo que le pasó, lo mató la policía”.

En 10 meses entre mayo de 2017 y febrero de 2018, 84 estudiantes fueron asesinados en Caracas, de ellos 19 murieron en presuntas ejecuciones y dos murieron en casos de supuestos enfrentamientos con funcionarios del Cicpc y de la PNB, de acuerdo con datos recopilados por el Monitor de Víctimas.

Junto a Alison Peña fue asesinado su amigo, José Gregorio Bellorín, vendedor de hortalizas en la avenida Morán.

La esposa de Bellorín indicó que ambos estaban en una vivienda cuando los sacaron. “Los llevaron a la casa de un vecino donde lo ajusticiaron”.

Otra de las víctimas fue Roiner Ortega de 25 en la avenida Morán. Estaba en su casa, sacaron a su esposa y a sus tres hijos, luego lo mataron. “Los policías decían que estaba fugado de una cárcel”.

Dos vendedores informales

Dos trabajadores, dedicados a la venta informal resultaron muertos en el operativo, los fallecidos fueron identificados como Héctor Luis Caraballo de 23 años, quien murió en la casa de su hermana ubicada en la parte alta del sector La Cañonera de La Silsa.

“Héctor se disponía a salir a trabajar, iba a colocar su puesto de venta de café en la bomba PDV de La Silsa, cuando llegó el FAES, lo sacaron de la casa donde dormía y se lo llevaron hasta su residencia ubicada a pocos metros, donde le dieron dos disparos, uno en el pecho y otro en el costado”.

Familiares se preguntaron porqué en esos operativos no hay detenidos ni heridos, “nunca nos imaginamos que algo así le iba a pasar a nuestra familia, somos gente pobre, pero trabajadora, no podían llevarlos y devolverlos vivos, ¿porqué en esos operativos no hay heridos ni detenidos, sólo hay muertos?” se preguntó un familiar quien pidió no ser identificado.

Finalmente el listado de las víctimas de la incursión del grupo de operaciones de la Policía Nacional Bolivariana culminó con el asesinato del comerciante informal Jhonny Javier Velasquez (18) en el callejón La Orquídea de La Silsa, junto a él murió su cuñado, cuya identidad no fue suministrada.

19 presuntas ejecuciones en 10 meses

De las 117 víctimas que dejó la violencia en la parroquia Sucre en el período antes señalado, 31 fueron murieron durante operaciones policiales, de ellas 19 fueron ejecutadas por funcionarios policiales según las denuncias formuladas por sus familiares y las otras 12 personas en supuestos enfrentamientos o casos de resistencia a la autoridad con funcionarios del Cicpc y de la PNB, con seis muertes para cada uno de estos organismos.

A pesar de que oficialmente se indica que las personas muertas en la operación del pasado lunes se habrían enfrentado a los funcionarios policiales, familiares desmienten esa versión, e indican que estaban durmiendo en sus casas cuando llegaron los funcionarios policiales, quienes luego de sacar a mujeres y niños de los inmuebles procedieron a darle muerte a las víctimas para luego simular los supuestos enfrentamientos.

“Si ya lo tenían dominado, de rodillas, si nos sacaron de la casa, ¿cómo pudo enfrentarse a ellos?, ni siquiera tenía un arma , a mi hijo lo mataron, dijo la mamá de Kerwins Jordan Silva Peraza.

En varios de los casos los familiares indicaron desconocer exactamente qué organismo policial fue el que participó en la operación, lo que evidencia que al ingresar a las viviendas los funcionarios no se identificaron debidamente, o se identificaron como integrantes de otro organismo.

Operación en La Morán

Según el parte policial la operación se ejecutó con el objetivo de desarticular bandas delictivas dedicadas al secuestro, robo, extorsión, sicariato y tráfico de drogas que operaban en la parroquia capitalina, particularmente en los sectores de la avenida Morán, La Silsa, Tacagua, Nueva Tacagua y Propatria.

Detalla el reporte que los fallecidos se habrían enfrentado a las comisiones policiales, sin embargo familiares de las víctimas niegan esa versión y denuncian que fueron ajusticiados por funcionarios del FAES.

La operación se llevó a cabo en la parroquia Sucre del municipio Libertador, donde  de acuerdo con datos recabados por Monitor de Víctimas, se perpetró el asesinato de 117 personas en los diez meses comprendidos entre mayo de 2017 y febrero de 2018 con una tasa de 32.07 homicidios por cada 100 mil habitantes. La parroquia Sucre es la más violenta del municipio Libertador y la segunda con más homicidios del Área Metropolitana de Caracas.

@carlos_dhoy

Una base de datos de mujeres y personas no binarias con la que buscamos reolver el problema: la falta de diversidad de género en la vocería y fuentes autorizadas en los contenidos periodísticos.

IR A MUJERES REFERENTES