The Washington Post, autor en Runrun

The Washington Post: Maduro ofreció elecciones durante negociaciones en Oslo

ELECCIONES PRESIDENCIALES EN VENEZUELA CON NICOLÁS MADURO en el poder a cambio del levantamiento de las sanciones. Esa fue la oferta que, según el diario estadounidense The Washington Post, pusieron sobre la mesa los chavistas durante la ronda de negociaciones con la oposición venezolana que se llevó a cabo en mayo pasado.

El medio norteamericano señala que tales comicios podrían llevarse a cabo entre 9 meses y un año. Sin embargo, Estados Unidos insistió en que las medidas de Washington contra los funcionarios gubernamentales venezolanos no se eliminarían hasta tanto Maduro dejara el poder.

“El escepticismo sigue siendo alto entre los líderes de la oposición y los funcionarios de EE UU. Algunos de ellos dicen que Maduro simplemente está estancado, colgando cebos para tratar de evitar un mayor aislamiento internacional. Pero la oferta, reiterada por el gobierno en la ronda de conversaciones más reciente de este mes, sin embargo ha aumentado las esperanzas de un avance en las próximas semanas, según cuatro personas familiarizadas con las negociaciones que ofrecieron detalles previamente no informados sobre las conversaciones secretas”, apunta The Washington Post.

El periódico destaca que mientras la oposición presiona para que las elecciones se lleven a cabo con “las estrictas condiciones necesarias” de unos comicios libres, ofrece su disposición para dar medidas de amnistía sólidas y protección contra el enjuiciamiento para funcionarios gubernamentales y militares.

“En un intento por endulzar su posible partida, Washington, a través de intermediarios, ha intentado ofrecer a Maduro garantías de seguridad si acepta un nuevo voto y se exilia, según dos personas familiarizadas con las ofertas”, añade el diario.

Más información en The Washington Post.

CIA concluyó que príncipe saudita mandó a asesinar a periodista

EMPLEANDO VARIAS FUENTES DE INTELIGENCIA, la CIA concluyó que el príncipe heredero de la corona saudita, Mohammed Bin Salman, ordenó el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en Estambul el mes pasado, lo que contradice las afirmaciones del Gobierno saudí de que no estuvo involucrado en el asesinato, según personas familiarizadas con el asunto.

La evaluación de la CIA, en la que los funcionarios han dicho que “tienen una gran confianza”, es la más definitiva hasta la fecha que vincula a Mohammed con la operación y complica los esfuerzos de la administración Trump para preservar su relación con un aliado cercano. Un equipo de 15 agentes saudíes voló a Estambul en un avión del gobierno en octubre y mató a Khashoggi en el interior del consulado saudí, donde había venido a recoger los documentos que necesitaba para su matrimonio planeado con una mujer turca.

Al llegar a sus conclusiones, la CIA examinó múltiples fuentes de inteligencia, incluida una llamada telefónica que el hermano del príncipe Khalid bin Salman, el embajador saudí en los Estados Unidos, tuvo con Khashoggi, según las personas familiarizadas con el asunto que hablaron sobre la condición. Del anonimato para discutir la inteligencia. Khalid le dijo a Khashoggi, columnista colaborador de The Washington Post , que debía ir al consulado saudí en Estambul para recuperar los documentos y le aseguró que sería seguro hacerlo.

No está claro si Khalid sabía que Khashoggi sería asesinado, pero hizo la llamada a la dirección de su hermano, de acuerdo con las personas familiarizadas con la llamada, que fue interceptada por la inteligencia de los Estados Unidos.

Fatimah Baeshen, portavoz de la Embajada de Arabia Saudita en Washington, dijo que el embajador y Khashoggi nunca discutieron “nada relacionado con ir a Turquía”. Agregó que las afirmaciones en la “supuesta evaluación de la CIA son falsas”. Tenemos y seguimos escuchando diversas teorías sin ver la base principal de estas especulaciones “.

El Petro es una de las peores inversiones de la historia

The Washington Post

Traducción de Runrun.es

Hay dos tipos de países, del mismo modo que existen dos tipos de empresas: las que están funcionando bien y las que se basan en blockchain.

Esa, por supuesto, es la tecnología que apuntala las llamadas criptomonedas como el bitcoin. Y, como sus precios se han disparado el año pasado, también es la palabra de moda a la que empresas en quiebra de todo tipo se han aferrado como una balsa salvavidas en sus propios mares de bancarrota. Primero, fue la Long Island Iced Tea Company que anunció que supuestamente se reinventaba a sí misma como una especie de cadena de bloques. Eso solo fue suficiente para enviar sus existencias hasta en un 500 por ciento, a pesar de que no había ninguna razón para pensar que una empresa que no podía obtener ganancias vendiendo refrescos podría hacerlo con una tecnología en la que no tenía experiencia. (Nasdaq desde entonces dijo que lo eliminará de la lista por presuntamente tratar de “engañar a los inversores” con lo que resultaron ser sus planes inexistentes de blockchain).

Entonces fue Kodak quien dijo que iba a crear su propia criptomoneda para pagarle a los fotógrafos. Una vez más, esto no tenía ningún sentido: KodakCoins sería difícil de vender, por lo que los fotógrafos simplemente no preferirían obtener dólares que, de hecho, podrían usar. Sin embargo, generó suficiente rumbo para enviar a las acciones de la compañía en problemas hasta un 119 por ciento.

Y ahora le toca a Venezuela tratar de sacar provecho de la “cripto” locura para salvarse de su larga lista de errores.

Es difícil pensar en un gobierno que, en ausencia de una guerra, revolución o purga al estilo estalinista, haya hecho un peor trabajo dirigiendo su economía que el de Venezuela. Tal vez los Estados Unidos en 1929 o Zimbabwe en 2003. Lo que separa a Venezuela, sin embargo, es que ha logrado combinar el colapso económico del primero con la hiperinflación del segundo a pesar del hecho de que tiene las mayores reservas de petróleo del mundo. De hecho, el Fondo Monetario Internacional estima que, para el final del año, la economía de Venezuela se habrá contraído un 38 por ciento desde el inicio de 2014, y sus precios serán 2,176 veces más altos. Eso es lo que sucede cuando se pone a personas incompetentes a cargo de la compañía petrolera estatal, pero se sigue gastando dinero como si se estuviera bombeando tanto petróleo como siempre. En su lugar, debe imprimir el dinero que necesita, hasta que eventualmente todo este nuevo dinero aumente los precios tan rápido que sea difícil para cualquier parte de la economía funcionar. De acuerdo a los precios del mercado negro, la moneda de Venezuela, el bolívar, ha perdido el 99,99 por ciento de su valor en los últimos seis años.

Es por eso que el gobierno de Venezuela acaba de lanzar el petro, su propia criptomoneda respaldada por petróleo. Bueno, al menos eso es lo que dice el régimen. En realidad, el petro no es cripto, no es una moneda, y no está respaldado por petróleo en ningún sentido significativo. Es solo una forma de que Caracas intente eludir las sanciones en su contra mientras recauda dinero de las únicas personas más desorientadas que él mismo.

No es una exageración decir que el petro podría ser la inversión más obviamente horrible jamás realizada. Ni siquiera hay una historia que puedas contar sobre por qué podría funcionar. Eso es lo suficientemente claro si solo intentas responder qué es exactamente. No es, como dijimos antes, una criptomoneda. No puedes “minar” nuevos petros resolviendo problemas matemáticos complicados en tu computadora como lo haces con bitcoins. Solo puedes comprarlos del gobierno venezolano. Y si bien es cierto que dice que va a establecer un sistema para cambiar esto, ni siquiera puede mantener una historia clara sobre cómo funcionaría.

Más que eso, sin embargo, el petro no es una moneda en ningún sentido de la palabra. Tampoco lo intenta ser. Hay dos cosas para entender aquí. La primera es que solo puedes comprar petros con dólares, no bolívares. Lo cual, hablando en términos prácticos, significa que a la gente de Venezuela no se le permite comprarlos en absoluto. Eso es porque años de privación han dejado dólares en muy poco suministro. El segundo es que solo puede usar petros para pagar sus impuestos en Venezuela. No son buenos para nada más. Y eso establece un catch-22 muy deliberado: las únicas personas que pueden comprar petros no pueden usarlas, y las únicas personas que pueden usarlas no pueden comprarlas.

No debería sorprender, entonces, que el petro no esté realmente respaldado por el petróleo tampoco. Eso, como veremos en un minuto, vencería el propósito. La forma en que realmente funciona es que el gobierno de Venezuela dice que va a valorar sus petros al precio que calcula que es el petróleo cuando los usa para pagar impuestos. Lo que no hará, sin embargo, es darte petróleo a cambio de ellos. Entonces, si estás buscando una manera de apostar por el precio del petróleo que solo funciona mientras debas impuestos en Venezuela y crees que uno de los gobiernos menos confiables del mundo cumplirá sus promesas, bueno, el petro es para ti. Para todos los demás, es mejor comprar petróleo directamente.

Ahora, hemos dicho mucho sobre lo que el petro no es, pero ¿qué pasa con lo que es? La mejor manera de entender eso es pensarlo desde la perspectiva de Caracas. No tiene economía, muchas deudas y una necesidad desesperada de dólares, por lo que puede importar alimentos suficientes para evitar que la gente muera de hambre aún más. (Según encuestas recientes, el 64 por ciento de los venezolanos perdió peso involuntariamente en 2017 a un promedio de 10 kilogramos cada uno, inmediatamente después del 74 por ciento que lo hizo en 2016 a un promedio de 8 kilogramos cada uno).

En un mundo perfecto, el gobierno de Venezuela podría obtener el dinero que necesita sin tener que pagar ningún interés en él, o incluso devolverlo. Puede parecer el sueño final porque incluso el gobierno más solvente no puede pedir dinero prestado en esos términos, y Venezuela, que simplemente perdió algunos pagos de bonos y está prohibida en los mercados internacionales de deuda, está lo más lejos posible de lo que es digno de crédito, pero no lo es. Se llama imprimir dinero. Un dólar o un euro o, incluso, un bolívar es realmente un tipo especial de bono: uno que nunca se vence, nunca paga intereses y es con lo que se pagan los impuestos. El problema de Venezuela es que ha agotado su capacidad para hacer esto. Ya no puede imprimir dinero para pagar sus facturas, al menos no las internacionales, por lo que necesita persuadir a la gente para que le dé dólares por su dinero inútil, y luego lo use para devolver lo que debe.

Hay muchas razones por las que esto debería ser imposible. Para empezar, es bastante difícil vender nuevas deudas cuando la hegemonía financiera mundial está tratando de evitar que lo haga. El gobierno de los EE.UU. ha prohibido a los bancos e individuos estadounidenses comprar nuevos bonos del régimen chavista en respuesta a su descenso a la dictadura total. Sin embargo, es aún más difícil cuando ya está incumpliendo su antigua deuda, como lo está Venezuela. Ese es el tipo de cosas que necesitaría para pagar tasas de interés exorbitantes para que los inversionistas en bonos consideren prestarle de nuevo. Que Venezuela, por supuesto, no se propone hacer. No propone pagar ninguna tasa de interés, ni siquiera devolver lo que está pidiendo prestado. Entonces, como dijimos, hay muchas razones por las que esto debería ser imposible, todas las razones menos una.

Esa es la palabra “blockchain”. No solo existe fuera del sistema financiero existente, lo que significa que el Tío Sam no puede cerrarlo, sino que también tiene un efecto talismán en los inversores. Realmente es lo más parecido que haya habido a la alquimia. Podría decirles a las personas que se les ocurrió la peor idea de la historia, como, por ejemplo, convertir una compañía de té helado en una de alta tecnología, y aún así arrojarían todo el dinero que pudieran en ella siempre que se aseguren de mencionar que una criptomoneda está involucrada de manera prominente. El petro no es diferente. El objetivo no es crear una moneda nueva y mejor. De hecho, sería un desastre para el gobierno de Venezuela si lo hiciera. Luego tendría que dejar de imprimir dinero para pagar sus facturas en casa tal como lo hizo en el extranjero. No, el petro se trata de crear algo inútil -por eso solo los extranjeros pueden comprarlos, pero solo los venezolanos pueden gastarlos- que, a través de la magia de la jerga tecno-utópica, es capaz de convencer a suficientes personas de que es el futuro para ellos dejar de lado $ 735 millones por eso.

Esa es la cantidad de dinero que el régimen chavista dice que se ha recaudado hasta ahora. Tal vez sea una mentira … pero tal vez no lo sea. Los inversores de criptomonedas, después de todo, no siempre son el grupo más exigente. Fue solo hace unos meses que presionaron el precio de dogecoin, una parodia de bitcoin con perros diciendo cosas no gramaticales, hasta tanto como $ 2 mil millones. ¿Comprar un bono que nunca le devolverá el dinero de un gobierno que ya está incumpliendo con su deuda es una decisión peor? ¡Discutiblemente no!

A este ritmo, no pasará mucho tiempo hasta que cada persona, compañía y país en el mundo se centre en blockchain. Si Venezuela puede ganar dinero con eso, no hay nadie que no pueda.

The Washington Post: La industria petrolera de Venezuela al borde del precipicio

Pdvsa-6

Rachelle Krygier y Anthony Faiola

The Washington Post

La administración Trump amenaza con embargar el petróleo venezolano, lo que sería un golpe potencialmente ruinoso para la Arabia Saudita de América del Sur. Pero aquí en el hogar de las reservas de crudo más grandes del mundo, Venezuela está matando a su industria más grande por sí misma.

Anteriormente se bromeaba que todo lo que se necesitaba para explotar petróleo en las vastas llanuras del este de Venezuela era un hombre con una pala. Pero en estos días, el gobierno socialista no puede hacer que la industria funcione. Este vasto lugar de extracción cerca del pueblo oriental de Punta de Mata, que una vez produjo 400,000 barriles de petróleo por día, ahora presenta una imagen de trabajadores hambrientos, ociosos y de plataformas rotas.

El sitio distante a unas 180 millas al oriente de Caracas ha estado parcialmente paralizado desde el verano pasado. De sus 30 taladros, solo seis trabajan actualmente, en gran parte debido a la falta de mantenimiento y de repuestos. Con bastante tiempo en sus manos, muchos trabajadores petroleros están funcionando como guardias de seguridad.

Y con buenas razones. En declive durante la mayor parte de los últimos 15 años, la industria petrolera de Venezuela ha entrado en caída libre en los últimos meses, contribuyendo al caos económico y social de la nación. El campo de crudo pesado ahora es una tierra anárquica y plagada de bandidos. A tres horas al sur de esta ciudad industrial, una banda de ladrones incursionó recientemente en otro sitio de perforación de PDVSA, el gigante petrolero estatal. Ataron a los trabajadores y les robaron sus teléfonos celulares antes de robar también los acondicionadores de aire y los aparatos de cocina de los remolques de la compañía.

“PDVSA está en ruinas”, dijo Luis Centeno, un operador de plataformas y líder sindical en Punta de Mata. “Se está muriendo”.

En Venezuela, la corrupción, la falta de inversión y la impericia en el importantísimo sector petrolero finalmente lo han llevado a un punto crítico.

El mes pasado, según un informe de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, la producción de petróleo venezolano, que iba ya en picada, alcanzó un mínimo de tres décadas de 1.6 millones de barriles por día, una caída del 20 por ciento desde enero de 2017 y menos de la mitad de lo que era en los noventa. El dolor de cabeza de Venezuela también es un problema mundial. La fuerte caída de la producción aquí, según los expertos, está exacerbando el aumento mundial de los precios del petróleo, lo que ha significado alzas en las bombas de gas en los Estados Unidos y en otros lugares. En Venezuela, los problemas crónicos de producción han obligado al gobierno a importar gasolina.

“Venezuela ha estado impulsando los precios del petróleo a través de su incompetencia”, dijo Russ Dallen, socio gerente de Caracas Capital, un banco de inversión con sede en Venezuela.

La compañía petrolera estatal ahora está a cargo de Manuel Quevedo , un general militar sin experiencia previa en la industria, después de una purga el pasado otoño de ejecutivos vistos como no totalmente leales al presidente Nicolás Maduro. Quevedo dice que está trabajando para detener la caída libre en la producción. Pero para Venezuela, su mala situación podría empeorar pronto.

Maduro, el sucesor ungido del izquierdista Hugo Chávez, quien murió en 2013, está impulsando su candidatura para un segundo mandato de seis años en abril . La oposición considera que la elección rápida es la culminación de una toma total del poder cuidadosamente orquestada.

El año pasado, después de las elecciones que fortalecieron a los socialistas de Maduro pero que fueron criticadas por numerosas irregularidades, el gobierno de Trump impuso sanciones a una serie de funcionarios, incluido Maduro, y limitó el acceso del gobierno venezolano al sistema financiero de los Estados Unidos.

Durante su viaje a América Latina este mes, el Secretario de Estado Rex Tillerson sugirió que la “opción nuclear” podría ser inminente, en otras palabras, imponer restricciones a las importaciones estadounidenses de petróleo venezolano, así como a las exportaciones de diluyentes que esta nación necesita para hacer su crudo extrapesado más vendible.

Un alto funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, debido a las sensibilidades diplomáticas, dijo en una entrevista que varios departamentos de los EE.UU. -Estados, Energía y Hacienda- están realizando un estudio para evaluar el impacto de tales restricciones petroleras. Si Maduro no cambia el curso en la votación de abril, o no se compromete a una elección transparente con observadores extranjeros, es muy probable que se produzca algún tipo de embargo, sugirió el funcionario.

Maduro, en respuesta a una pregunta en una reciente conferencia de prensa en Caracas, fue desafiante.

“Venezuela tiene un mercado internacional para su petróleo, y nosotros sustituiríamos a Estados Unidos por otros países”, dijo. “Sería triste, muy triste, si se comete ese error. Le costaría a Donald Trump su carrera, eso es lo que puedo decirle”.

Muchas naciones latinoamericanas temen que un embargo pueda empeorar la crisis humanitaria de Venezuela e interrumpir el suministro regional de petróleo. Aún así, el apoyo ha crecido en la región para medidas más duras.

Los ingresos petroleros representan el 90 por ciento del ingreso de divisas del gobierno. Alrededor del 40 por ciento de la producción de Venezuela se destina a China y Rusia para pagar préstamos y para suplir a Cuba, su principal aliado. Eso ha convertido a la némesis de Venezuela, Estados Unidos, en el mayor comprador que paga dinero en efectivo.

Un embargo de Estados Unidos “pondría a PDVSA en manos de Rusia y China, quienes controlarían su flujo de efectivo”, dijo Francisco Monaldi, experto en energía venezolana en la Universidad de Rice.

Ya PDVSA está tan quebrada que los acreedores han confiscado embarques de petróleo venezolano en la costa de Curazao y otras islas del Caribe. Si el gobierno de los EE.UU. cortara las compras de crudo a Venezuela, esa acción podría acercar al país a un incumplimiento de su deuda a gran escala que podría convertir a la nación en un paria económico. Con menos que perder, dicen los expertos, Maduro podría potencialmente expulsar a las compañías petroleras occidentales que todavía hacen negocios aquí, apoderándose de sus activos.

Venezuela informó a la OPEP que su producción había mejorado a 1,77 millones de barriles por día en enero, frente a los 1,62 millones en diciembre. Pero un análisis publicado por la OPEP, basado en fuentes secundarias, incluida la Administración de Información Energética de EE.UU. mostró una mayor erosión en enero, a 1,6 millones de barriles por día.

La decadencia de PDVSA comenzó hace años, y la mayoría de los expertos vieron el punto de inflexión a fines de 2002, casi cuatro años después de que Chávez llegara al poder. Los ejecutivos petroleros y los trabajadores de PDVSA desafiaron las medidas de Chávez de politizar la empresa y se unieron a una huelga general . En respuesta, Chávez despidió a la mitad del personal de la empresa y contrató nuevos trabajadores. Bajo la dirección de Chávez, las ganancias de la compañía se redireccionaron hacia programas sociales, y los intereses petroleros extranjeros fueron en parte estatizados.

La caída en los precios mundiales del petróleo en los últimos años llevó la crisis de la empresa a un punto crítico.

El ministerio del petróleo no respondió a las solicitudes de comentarios. Pero Maduro, en la conferencia de prensa de esta semana, acusó a funcionarios corruptos de sabotear la compañía.

“Venezuela sufrió una disminución en la producción de petróleo provocada por un plan para dejar al país sin recursos, orquestado por gerentes de PDVSA que ahora están tras las rejas”, dijo Maduro. Agregó, “Respetaremos las cuotas de la OPEP, recuperaremos la producción de PDVSA”.

Por ahora, PDVSA está de rodillas. Guillermo Morillo, un ex gerente de PDVSA que está trabajando en un plan de recuperación para la compañía, dijo que se requeriría una inversión de hasta $ 100 mil millones para que la producción regrese a los niveles de 2009.

La producción en los estados orientales, el corazón petrolero del país, se desplomó un 34 por ciento el año pasado, de acuerdo con los números oficiales de PDVSA y las estimaciones de los expertos.

En la ciudad de Morichal, a unas 350 millas al este de Caracas, docenas de taladros que no funcionaban y máquinas de carga oxidadas permanecían inactivas en un día reciente en una de las principales plantas de extracción de petróleo de PDVSA en la Faja Petrolífera del Orinoco. Cerca de allí, un letrero descolorido llevaba la palabra apenas discernible “patria” con una imagen decolorada de Maduro.

Un mecánico de PDVSA se sentó en el porche de una cabaña de concreto con su uniforme, un mono rojo, después de medio día de trabajo en una plataforma cercana.

Su salario semanal, que vale aproximadamente un cuarto de dólar en el mercado negro, no es suficiente para pagar tres comidas al día. Entonces a veces se salta el almuerzo. Su trabajo se ha vuelto casi imposible, dijo el hombre, que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias del gobierno. Con una hiperinflación que opera en 13.000 por ciento anual y la moneda local, el bolívar, casi sin valor, las piezas de repuesto y herramientas se han convertido en lujos que PDVSA no puede pagar.

Sin ellos, dijo, los accidentes se han convertido en algo cotidiano. Recientemente, dijo, un conductor de un viejo camión de la compañía arrastraba una plataforma por una calle cercana cuando el camión derrapó y volcó cerca de un río. El conductor resultó con los brazos y las costillas rotas.

“Nuestras condiciones de trabajo se han vuelto inhumanas”, dijo. “Si continuamos así un año más, moriremos”.

Como una reunión en la Oficina Oval entre Tintori y Trump cambió la política de EE.UU hacia Venezuela

foto-trump-tintori

La decisión del presidente Trump de anunciar repentinamente un cambio colosal en la política de EE.UU. hacia Venezuela en febrero comenzó con una reunión inesperada en la Oficina Oval con Lilian Tintori, esposa del preso político más prominente del país.

En la Casa Blanca, al reunirse con el vicepresidente Pence y la prensa de la administración americana para intentar hacer algo más por los derechos humanos en su país, Tintori fue llevada rápidamente con Trump, quien parecía desconocer su caso, pero halagó su pasado como una estrella de la versión venezolana del reality show “Expedición Robinson”.

Luego, mientras Tintori presentaba su caso durante la entrevista de 40 minutos, la primera dama Melania Trump, quien también estaba en la sala, expresó que sentía empatía con las condiciones del esposo de Lilian preso en Caracas, Leopoldo López, porque en ocasiones se sentía confinada en la Casa Blanca como en una cárcel, según informaron dos personas presentes dentro del encuentro, un punto en el cual el presidente coincidió.

Finalmente, cuando terminaba la entrevista, el presidente sugirió una foto grupal, incluyendo a Pence y al Senador Marco Rubio (R-FL), un aliado de Tintori quien se encontraba en la Casa Blanca por una cena programada con el presidente. Después de varios intentos –a Trump no le gustó la primera foto porque aparecía sonriendo– el presidente estaba lo suficientemente complacido con la versión final, donde apareció hermético y levantando los pulgares dando un gesto de aprobación debajo de un retrato de Andrew Jackson. Apresuradamente publicó la foto en Twitter. 

“Venezuela debería liberar inmediatamente a Leopoldo López, preso político y esposo de @LilianTintori (recién reunida con @marcorubio)” escribió Trump, redactando su tweet desde la Oficina Oval.

Con ello, el presidente reformó años de la política estadounidense hacia Venezuela y señaló que su administración adoptaría una postura más dura hacia el régimen represivo del presidente Nicolás Maduro en medio de la crisis socioeconómica en la que se encuentra la nación sudamericana.

Pero, a diferencia de cuando Trump ha hecho comentarios o decisiones impulsivas sobre Corea del Norte e Iran, su capacidad de asumir más riesgos con respecto a la situación de Venezuela ha sido recibida con un gran apoyo de parte de líderes europeos y latinoamericanos así como entre los principales distritos electorales nacionales, incluyendo expatriados venezolanos en el Sur de Florida.

Tintori partió de la Casa Blanca esa tarde “en el séptimo cielo”, aseguró su abogado Jared Genser en una entrevista, y agradeció a Trump y Pence con un tweet en su cuenta personal. Otra persona que conversó con ella ese día comentó que Tintori estaba “en shock” después de la atención personal del presidente.

Tintori no es la única. Abogados de derechos humanos expresaron que se encuentran impactados que un presidente, quien nunca ha estado motivado a denunciar abusos a los derechos humanos en otros lugares del mundo, haya tomado en el caso de Venezuela una posición más ruda de la que asumió el expresidente Obama. Tintori intentó por más de un año de conseguir una audiencia con Obama, pero fue rechazada por ayudantes preocupados de que tal aprobación enfureciera a Maduro y provocara ataques a negociaciones diplomáticas que habían sido conllevadas por el Departamento de Estado.

Trump, sin embargo, a pesar de la objeción de algunos diplomáticos estadounidenses, no demostró preocupación alguna y eligió reunirse con Tintori sin informar a asesores del Consejo Nacional de Seguridad.

Venezuela ha descendido al caos en medio de una oleada de violencia, inflación y escasez alimentaria, con cientos de manifestantes protestando en las calles durante la primavera, Trump ha llegado tan lejos hasta el punto nombrar al régimen izquierdista de Nicolás Maduro como un obstáculo para la democracia, la libertad y los derechos humanos.

“Lo que me han informado es que él tiene tres principales intereses de política exterior, Corea del Norte, Iran y Venezuela” afirmó Mark Feierstein, director de asuntos del Hemisferio Occidental en el NSC durante el gobierno de Obama. “En términos de cambios de políticas, ellos han hecho más de lo que nosotros hicimos con respecto a sanciones y están haciendo un buen trabajo. Es algo inteligente… El diálogo (con Maduro) fracasó el año pasado porque no había suficiente presión en el Gobierno”.

La Casa Blanca discutió algunos detalles del encuentro entre Tintori y Trump. La vocera de la primera dama, Stephanie Grisham, negó haber realizado el comentario sobre la sensación de confinamiento de la Casa Blanca como una prisión. “La señora Trump solo ofreció unas palabras de ánimo y fuerza”, manifestó Grisham en una declaración, añadiendo que la primera dama adora vivir en la Casa Blanca.

Dos días antes de la reunión en la Oficina Oval, la administración de Trump etiquetó al vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, como un jefe de drogas y congeló sus activos en Estados Unidos, un paso provocativo que la administración de Obama se rehusó a realizar. Desde entonces, el presidente estadounidense ha llevado un seguimiento con sanciones económicas adicionales a compañías venezolanas, prohibición de viajar a EE.UU para funcionarios del gobierno y sus familias, y una condena a Maduro en su discurso en la Asamblea General de la ONU el mes pasado.

“Este régimen corrupto destruyó una nación próspera imponiendo una ideología fallida que ha producido pobreza y miseria en todas partes que donde ha sido implementada”, expresó Trump. “Para empeorar las cosas, Maduro ha desafiado a su propio pueblo, robando el poder de sus representantes electos para preservar su desastrosa regla”.

Funcionarios de la Casa Blanca afirmaron que el enfoque de Trump en Venezuela es una consecuencia natural de sus críticas a Maduro en el camino de su campaña, que algunos críticos consideraron como una forma de complacer a votantes en el sur de Florida. Sin embargo, desde que Trump asumió el cargo, la situación de Venezuela se ha agravado considerablemente, y él observó cómo las protestas se desarrollaban en la televisión por cable, afirmaron ayudantes.

“Habla de eso todo el tiempo. Conoce que 130 individuos han muerto, sobre todo ciudadanos jóvenes de Venezuela”, afirmó un empleado de la administración involucrado en la política de Venezuela, quien se expresó en anonimato por discutir las ideas del presidente. “Lo que ve en televisión es un impacto real”.

Otros citan la influencia de Rubio y la embajadora ante la ONU Nikki Haley, quienes disfrutan una estrecha relación y han hablado con pasión sobre los abusos contra los derechos humanos en Venezuela y Cuba. Trump ha empleado un lenguaje similar.

Durante su campaña, Trump se reunió con los líderes cubano-americanos en Miami, y Pence habló en una iglesia católica en el enclave venezolano en Miami en agosto, poco antes de que la administración anunciará sanciones adicionales a Caracas.

Asesores afirman que Trump ha mencionado a Venezuela en la mayoría de sus 17 llamadas con líderes latinoamericanos. En una conversación telefónica con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, Trump intervino mientras Santos describía el proceso de paz en su país para preguntar cómo podían aplicar más presión al régimen de Maduro,

Empleados de la Casa Blanca manifestaron que Trump reconoce el imperativo estratégico de Venezuela, que tiene significantes reservas de petróleo y una deuda creciente controlada por Rusia y China que podría dar a esos dos rivales estadounidenses mayor influencia sobre el gobierno de Maduro.

No obstante, Trump también ha hecho énfasis en la proximidad de Venezuela con Estados Unidos y los fuertes lazos comerciales entre ambos países.

“Tenemos una fuerte influencia en la economía venezolana, y nuestra responsabilidad moral de actuar es mayor en comparción a otros países” dijo el funcionario de alto cargo de la administración.

Opiniones de Trump han marcado la agenda a pesar de preocupaciones expresadas por el Departamento de Estado, donde Thomas Shannon, el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, quien dirigió varias conversaciones con el gobierno de Maduro durante el gobierno de Obama, ha seguido abogando por el compromiso directo.

Trump, sin embargo, rechazó aceptar el llamado de Maduro en agosto después de que el presidente estadounidense sugiriera que no dudaría en recurrir a las opciones militares para intervenir si era necesario. Incluso los aliados de Trump con relación al tema de Venezuela opinan que la declaración fue demasiado lejos.

Por otra parte, los aliados opinan que el presidente en general ha tomado las medidas correctas con las sanciones económicas y la retórica más rígida en las Naciones Unidas.

“El ambiente estaba listo para incrementar presión desde Washington” indicó José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch. “Si Trump hubiese usado ese lenguaje y sanciones hace dos o tres años, probablemente hubiesen sido rechazadas y contraproducentes. Pero nadie está defendiendo a Venezuela ahora”.

La última intervención anti-estadounidense de Putin: Venezuela, por Moisés Naím y Andrew Weiss

MaduroConstituyente

Por Moises Naim, distinguido miembro del Carnegie Endowment, fue ministro de Comercio e Industria de Venezuela;

Y Andrew Weiss, quien trabajó en Asuntos Rusos en la administración de George H.W. Bush y Clinton, es el vicepresidente de estudios de Carnegie.

Publicado en The Washington Post y traducido por Runrun.es

Una violenta represión contra los manifestantes civiles que se reúnen contra un presidente autocrático deja a muchos muertos. La represión empuja a más gente a la calle, desencadenando una espiral de violencia y una crisis humanitaria urgente. Un presidente de Estados Unidos afirma inequívocamente que el brutal dictador debe dejar el poder. La Unión Europea está de acuerdo, pero ninguna potencia tiene el estómago para una intervención militar directa. De repente, casi de la nada, Vladimir Putin decisivamente incluye a Rusia en la crisis, asegurando que el dictador represor permanezca en el poder. El presidente de Estados Unidos es ridiculizado por su irresponsabilidad.

Desafortunadamente para el presidente Trump, el escenario anterior está puesto en marcha, esta vez no en Siria sino en Venezuela.

A pesar de todas sus conversaciones belicosas y nuevas sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, la administración Trump ha estado extrañamente callada sobre el papel de Rusia, tal vez prefiriendo no llamar la atención sobre el hecho de que Moscú es ahora el prestamista de última instancia de la nación en bancarrota.

En la superficie puede parecer extraño que Rusia intervenga en un país tan lejano de sus fronteras que aparentemente se precipita hacia el colapso. Sin embargo, los lazos amistosos entre el gobierno ruso y Venezuela son profundas, remontándose al primer viaje del líder Hugo Chávez a Moscú en mayo del 2001. Regresó 10 veces antes de su muerte por cáncer en 2013. Durante ese período Venezuela se convirtió en uno de los mejores clientes del mundo de la industria de armas rusa. Entre 2001 y 2011 compró 11.000 millones de dólares en armamento ruso.

A medida que empeoraba su situación económica, el volumen de las compras de armas de Venezuela disminuyó y su relación principal con Rusia pasó de las armas a la energía. Al principio, la mayoría de los acuerdos eran préstamos garantizados por las ventas de petróleo de Venezuela. Pronto, estos acuerdos en gran parte comerciales se hicieron más complejos ya que los rusos exigían más activos reales como garantías. Caracas estaba obligada, y las compañías rusas que eran los vehículos para estos acuerdos obtuvieron acciones de compañías petroleras e incluso el derecho de operar todo los campos petroleros venezolanos.

Mientras que la esencia de la relación entre Rusia y Venezuela ha sido en gran medida económica, las políticas internacionales y nacionales nunca están lejos. La decisión del gobierno venezolano de neutralizar a la Asamblea Nacional electa, que provocó una escalada de protestas callejeras por parte de la oposición en los últimos meses, fue motivada por la necesidad de asegurar un préstamo ruso.

La Asamblea Nacional es la única palanca de poder que Maduro no controla. Por ley, todos los créditos y ventas internacionales de los activos de la nación tienen que ser aprobados por este organismo. Los dirigentes de la oposición que lo dirigen se oponen firmemente a los acuerdos que el gobierno estaba ofreciendo a los extranjeros, principalmente a Rosneft, el gigante de la energía estatal ruso. El gobierno, que necesita urgentemente dinero en efectivo, decidió pasar por alto este paso haciendo que la Corte Suprema, que tiene bajo su control, emitiera una decisión para asumir la autoridad de la Asamblea Nacional, incluyendo el poder para aprobar las nuevas transferencias de activos a entidades rusas.

Hoy, el gobierno de Maduro se está esforzando por atender aproximadamente $ 5 mil millones en deuda externa a pagarse en los próximos 12 meses. A raíz de las recientemente anunciadas sanciones financieras de Estados Unidos contra Venezuela, la petrolera nacional PDVSA, el principal generador de divisas, ha perdido efectivamente la capacidad de pedir prestado a bancos estadounidenses o europeos para pagar o refinanciar la mayoría de estas deudas.

Esto resalta la importancia de que Rosneft haya prestado a PDVSA más de mil millones de dólares en abril, con lo que el monto total de préstamos y créditos rusos ascendió a más de 5 mil millones de dólares en los últimos años.

Moscú también ha ofrecido apoyo político. Rusia se encontraba entre sólo un puñado de gobiernos extranjeros que respaldaron la reciente disolución de la Asamblea Nacional y los principales diplomáticos rusos como el canciller Sergei Lavrov rutinariamente se quejan de la mano oculta de Estados Unidos para fomentar la crisis interna de Venezuela. Pero la ayuda del Kremlin no es barata. Según informes, PDVSA está en conversaciones para vender acciones de Rosneft en otros lucrativos proyectos de petróleo y gas con un gran descuento. Rosneft también ha tomado de PDVSA el rentable trabajo de comercializar el crudo venezolano a clientes en Estados Unidos, Asia y más allá.

A raíz de la exitosa serie de aventuras geopolíticas de Putin, la gran pregunta es si él ve otra apertura en Venezuela. Como un oportunista inveterado, seguramente sabe que la reciente declaración de Donald Trump sobre posibles opciones militares para la crisis de Venezuela era una amenaza vacía. En las calles de Caracas, también es cada vez más claro que el régimen tiene la ventaja y es poco probable que se derrumbe en el corto plazo.

Lo que no sabemos es si los costos financieros y políticos de mantener a Maduro en el poder resultarán asequibles para el Kremlin. Pero nos sorprendería si Putin perdiera la oportunidad de lanzar su peso en el patio trasero de Estados Unidos y construir algunos flujos de ingresos saludables al mismo tiempo. En Siria, Putin lanzó una desordenada guerra civil en su cabeza e impidió que un objetivo de la política estadounidense de cambiar el régimen se hiciera realidad.

Exponer el vacío de la bombástica marca de política exterior de la administración Trump en Venezuela podría ser una recompensa en sí mismo.

Venezuela implosiona: Estos ciudadanos tuvieron que huir desesperados

VenezolanosenValencia

Tamara Taraciuk Broner | The Washington Post

Los problemas de Anacelis Alfaro empezaron a fin del año pasado en la plaza principal de Barquisimeto, la apacible capital del estado de Lara, en Venezuela, a orillas del río Turbio. Alfaro, de 51 años, se dedicaba a organizar eventos para una universidad privada y era además activista del partido político Voluntad Popular. Un día soleado, en diciembre pasado, el partido festejó su aniversario en la plaza de esa localidad. Alfaro fue la oradora principal del evento, y en su discurso destacó el rol de las mujeres en la política, mencionó el encarcelamiento arbitrario del líder opositor Leopoldo López e instó a mantener la esperanza en períodos de adversidad. Disfrutó de la jornada, se puso al día con activistas de otros estados y luego se fue a su casa sin saber que su vida, como la conocía hasta entonces, había terminado.

Al día siguiente, un tribunal penal dictó órdenes para allanar las viviendas de dos activistas del partido en busca de “carteles y pancartas” y “cualquier otra evidencia de interés criminalístico”. Sin saber que su apartamento figuraba en la lista, ese fin de semana Alfaro viajó al estado vecino de Carabobo para visitar a unos amigos. Por ello, cuando la policía apareció en el pequeño departamento que compartía con su madre, de 79 años, sólo esta última estaba allí para presenciar la requisa y responder a las preguntas sobre dónde se encontraba Alfaro.

Aunque la orden judicial no especificaba el delito que se le atribuía, un amigo con contactos en el gobierno le advirtió a Alfaro que no regresara a su hogar. Los agentes que habían interrogado a la otra activista durante dos días le preguntaron insistentemente dónde se encontraba Alfaro. Pasó una semana escondida en casa de amigos, hasta que la convencieron de huir del país. Un amigo fue a buscar su pasaporte, y Alfaro tomó un vuelo a Buenos Aires donde, tras meses de trámites para regularizar su documentación y buscar empleo, encontró trabajo en un restorán de comida rápida en la capital argentina, exiliada por el delito de disentir. “Me sentí una cobarde”, dijo Alfaro cuando me reuní con ella en un café. Pero, añadió, “presa no serviría de nada”.

Mientras Venezuela se transforma en un Estado policial, cientos de miles de personas huyen de las enormes dificultades económicas y la persecución. Venezuela fue históricamente un lugar que acogió a inmigrantes, incluidos muchos que escaparon de las dictaduras latinoamericanas de las décadas de 1960 y 1970. (Las llegadas desde Argentina, Chile y Uruguay aumentaron un 800 % durante ese período, y en esta ola estuvieron también mis padres, que huyeron de Buenos Aires días antes del golpe militar de 1976). Ahora el flujo circula en la dirección contraria, y los países de la región están viendo cómo devolverles el favor.

En los últimos meses, he entrevistado a decenas de personas de la nueva diáspora venezolana, incluidos profesionales, estudiantes y miembros de comunidades indígenas que se fueron del país en avión, como Alfaro, o que lo hicieron viajando varios días en autobús, o incluso a pie. Se fueron en busca de alimentos o tratamiento médico, o intentando protegerse de la persecución política. La cantidad de permisos de residencia temporaria otorgados a venezolanos en Argentina ha aumentado en más del doble desde 2014, y llegó a 35.600 en mayo de 2017, según las autoridades inmigratorias argentinas. Chile aumentó más de cuatro veces las visas otorgadas a venezolanos en los últimos años, de 1.463 en 2013 a 8.381 en 2015. En lo que va de 2017, Perú ha recibido más de 10.000 solicitudes de venezolanos que piden permanecer en el país, según dijeron autoridades inmigratorias a Human Rights Watch.

En 2014 Venezuela ocupaba el sexto lugar en la lista de países cuyos ciudadanos solicitaban permisos legales para permanecer en Uruguay, pero trepó súbitamente al primer puesto este año, según dijeron las autoridades a Human Rights Watch. Brasil todavía debe procesar miles de solicitudes de asilo de ciudadanos venezolanos, y el año pasado llegaron a Estados Unidos más solicitantes de asilo procedentes de Venezuela que de ningún otro país (cerca de 18.000, según informes de prensa).

Cada una de las personas que entrevisté permite entender mejor la magnitud del colapso político y económico del país.

Pablo López, de 23 años, miembro de la comunidad indígena venezolana Warao, se vio obligado a cruzar la frontera hacia Brasil por el hambre que sufría en Venezuela. Cuando lo entrevisté en febrero, dormía en las calles de una ciudad fronteriza brasileña junto con otros 100 miembros de su comunidad. Hombres, mujeres y niños vivían, cocinaban y comían en condiciones absolutamente insalubres. López ganaba USD 1,40 por hora cargando camiones. Otros miembros de su comunidad vendían artesanías o mendigaban en la calle. Todos aquellos con quienes hablé afirmaron que su situación en Brasil era mejor que en Venezuela.

Ludiskel Mass, una maestra de escuela quien fue activista estudiantil del partido opositor Un Nuevo Tiempo, de 32 años, se vio obligada a dejar el país para tratarse por cáncer. En 2015, en su ciudad de origen, Maracaibo, los médicos le dijeron que el sangrado vaginal que sufría probablemente se debía a un quiste, pero que no tenían los insumos para brindarle un diagnóstico adecuado. Dos amigos le pagaron el viaje en autobús a Lima, donde, según me dijo, llegó luego de un viaje de seis días. En Perú, los médicos pudieron diagnosticarla y someterla a una cirugía exitosa para extirpar un cáncer uterino. Un año después, logró llevar a sus hijos de 11 y 12 años a Lima.

Alfaro no duda de que estaría presa si no hubiera huido. Muchos activistas —los poderosos y conocidos, así como también otros de bajo perfil— han sido perseguidos, detenidos o amenazados con ser encarcelados desde que ella huyó. El Foro Penal Venezolano, una organización sin fines de lucro, estima que hay cerca de 400 presos políticos y afirma que, desde abril, la justicia militar ha procesado a más de 460 civiles, sobre los cuales no tiene competencia.

El 16 de julio, más de siete millones de venezolanos participaron en un plebiscito informal organizado por la oposición con el apoyo de organizaciones de la sociedad civil, universidades y cientos de voluntarios. Al participar, manifestaron que se oponían a la propuesta del presidente Nicolás Maduro de formar una Asamblea Constituyente con partidarios del gobierno. Cerca del 10 % lo hizo desde el exterior. (Dos semanas después, Maduro avanzó igualmente con su plan, y conformó una Asamblea Constituyente que tendría poderes de una amplitud alarmante, definidos de manera muy imprecisa, por tiempo indeterminado).

Ya sea porque huyen de la escasez más terrible, o porque temen ser encarceladas, ninguna de las personas que entrevisté sentía que tenía alguna opción que no fuera irse del país. En la Venezuela de hoy, no quedan instituciones independientes en pie para controlar al poder ejecutivo. El Tribunal Supremo de Justicia, que se convirtió en un anexo del Palacio de Miraflores cuando, en 2004, el entonces Presidente Hugo Chávez copó esta institución con adeptos, desde entonces ha validado una y otra vez medidas que socavan la democracia venezolana y vulneran derechos fundamentales. Recientemente, el Tribunal despojó a la Asamblea Nacional de sus facultades legislativas, y en vez de insistir en que Maduro observara la constitución, el tribunal apoyó su propuesta de reescribirla. También desestimó todos los recursos presentados por la Fiscal General Luisa Ortega, que anteriormente fue leal al régimen y ahora ha empezado a hablar abiertamente contra el gobierno. A su vez, el Consejo Nacional Electoral no celebró las elecciones regionales que, por mandato constitucional, debían realizarse en 2016, y postergó un referéndum revocatorio contra Maduro, hasta que la justicia canceló la iniciativa definitivamente.

El gobierno de Maduro ha usado su monopolio del poder para detener y perseguir penalmente a críticos, inhabilitar a opositores para postularse a cargos públicos —y de paso también encarcelarlos—, detener o expulsar a periodistas y sacar del aire a canales de televisión. Miembros de las fuerzas de seguridad venezolanas, junto con grupos armados partidarios del régimen, han reprimido brutalmente manifestaciones masivas contra el gobierno, provocando decenas de muertos y cientos de heridos, y deteniendo a miles de personas.

Hernán González, de 40 años, me dijo poco tiempo atrás en Montevideo que huyó de Venezuela cuando la Guardia Nacional mató a su hermano Pablo. Durante años, él y su familia habían sido chavistas incondicionales, pero habían dejado de apoyar al régimen por las largas filas para conseguir alimentos y la malnutrición, y en las elecciones legislativas de 2015 votaron por la oposición. Una noche en noviembre de 2016, según contaron testigos a González (no es su nombre verdadero), mientras Pablo jugaba al dominó con amigos en la acera cerca de su casa, fue detenido por miembros de la Guardia Nacional. Más tarde esa noche, el cuerpo de Pablo apareció en un hospital, y miembros de la Guardia Nacional dijeron a González que su hermano había muerto en un “enfrentamiento”. El cuerpo estaba cubierto de contusiones y tenía un orificio de bala en el pecho.

El gobierno también ha negado la crisis humanitaria, producto en gran medida de la crisis económica, y no ha permitido que llegue asistencia internacional que se encuentra disponible. La escasez de medicamentos, insumos médicos y alimentos es tan severa que cada vez más personas como López y Mass, que no pueden alimentar a sus familias o recibir atención médica básica, se ven obligadas a irse del país. Y el ciclo de represión y negación gubernamental continúa. La ministra de salud fue despedida días después de que anunciara un drástico aumento, durante 2016, en las estadísticas de mortalidad materna, mortalidad infantil y malaria.

Los países de la región que acogen a venezolanos han abierto una válvula de escape —aunque pequeña— en medio de la crisis. Pero el exilio no es una solución permanente. El problema son las políticas y las prácticas abusivas del gobierno de Maduro. Desde que miles de venezolanos salieron a las calles a principios de abril en protesta por el autoritarismo creciente, el régimen ha respondido con represión feroz. Miembros de las fuerzas de seguridad han disparado municiones antidisturbios a quemarropa contra manifestantes, han arrollado con vehículo blindado a manifestantes, han golpeado brutalmente a personas que no mostraron resistencia y han irrumpido en las viviendas de presuntos opositores. Las fuerzas de seguridad también han detenido arbitrariamente a cientos de manifestantes, transeúntes y críticos.

Los líderes de la región deben redoblar la presión para que Maduro fije una fecha en la cual se celebren elecciones libres y justas, bajo una rigurosa supervisión internacional. Deben seguir exigiendo a Maduro que termine con la represión, libere a todos los presos políticos, juzgue crímenes que constituyen violaciones de derechos humanos, restablezca la independencia judicial, devuelva a la Asamblea Nacional sus potestades y permita la llegada de asistencia humanitaria internacional. Deben imponer sanciones dirigidas contra funcionarios clave y transmitir elocuentemente el mensaje de que quienes cometan abusos serán indefectiblemente llevados ante la justicia, cuando se restablezca la independencia judicial en Venezuela.

Las personas que están encarceladas por disentir, aquellas que vuelven a sus casas de las filas para comprar pan con las manos vacías y quienes ven como deteriora su estado de salud a causa de enfermedades prevenibles merecen que así sea. También lo merecen los exiliados que ansían regresar a su país.

Alfaro se está habituando a Buenos Aires. Disfruta de caminar por la ciudad, algo que no podía hacer en su país, donde hay altísimos índices de criminalidad. Se hizo amiga de muchos venezolanos que han migrado a Argentina, y si bien se sentía agradecida de haber aprendido un oficio en el rubro gastronómico a esta altura de la vida, está más contenta ahora que encontró un empleo que le permite usar su encanto caribeño vendiendo joyas en una tienda de Buenos Aires. Colabora con miembros de la oposición venezolana que viajan a Argentina y coordinó uno de los centros en Buenos Aires donde el 16 de julio se celebró el plebiscito de la oposición, y por eso sabe que está contribuyendo a restablecer la democracia en Venezuela. Pero, muy en el fondo de su corazón, extraña su país y se siente privada de ejercer sus derechos. “Eventualmente voy a volver a mi país para ayudar a reconstruirlo”, me dijo Alfaro mientras juntábamos nuestras cosas para irnos del café.

The Washington Post: La presión externa, no el diálogo vacío, puede rescatar a Venezuela

Protesta oposición

Traducido por Runrun.es

Las relativamente buenas noticias de Venezuela, que está soportando la peor crisis política, económica y humanitaria que el hemisferio occidental ha visto en el último siglo, es que las naciones latinoamericanas finalmente están demostrando voluntad para dirigirse al presidente Nicolás Maduro por sus abusos de poder. Aún mejor, a pesar de sus declaraciones sobre el imperialismo yanqui y los insultos groseros lanzados a sus vecinos más cercanos, el régimen está demostrando un temor saludable de convertirse en un paria regional.

Pocos días después de que 14 miembros de la Organización de Estado Americanos publicara una carta dirigida al gobierno de Maduro pidiendo la restauración del poder de la Asamblea Nacional elegida, el Tribunal Supremo controlado por el régimen emitió una decisión la semana pasada despojando al parlamento de toda la autoridad que le quedaba. La reacción internacional fue inmediata: el gobierno de Maduro fue denunciado por países a lo largo del hemisferio, y Colombia, Chile y Perú retiró a sus embajadores de Caracas. Veinte miembros de la OEA pidieron el lunes una reunión de emergencia del Consejo Permanente, que aprobó una resolución pidiendo “medidas que permitan el regreso del orden democrático” en Venezuela.

La presión tuvo un efecto claro. Se abrieron fisuras en el régimen: la Fiscal General tuvo una rueda de prensa para llamar a la sentencia “una ruptura del orden constitucional”. De acuerdo al Wall Street Journal, Maduro estuvo bajo la presión del jefe de las Fuerzas Armadas. Finalmente, el presidente se vio obligado a celebrar una reunión a medianoche del Consejo de Seguridad Nacional, después de lo cual pidió al Tribunal que revisara su decisión. El sábado el TSJ cumplió, a costa de demostrar más claramente que nunca que no forma parte de un poder judicial independiente, sino que simplemente es un instrumento del régimen autoritario fundado por Hugo Chávez.

En realidad, la sentencia original no cambió mucho. El TSJ ya había anulado todas las decisiones adoptadas por la Asamblea Nacional desde que la oposición ganó dos tercios de sus escaños a finales de 2015. Maduro ha estado gobernando por decretos. El principal impulso de la última decisión no fue el golpe de gracia de la Asamblea Nacional, sino una decisión relacionada a ello que autorizó al Presidente a firmar acuerdos petroleros con inversionistas extranjeros sin revisión. Maduro está desesperadamente buscando un rescate antes de que deba hacer un grande pago de deuda que debe este mes, y esa porción de la sentencia judicial no se revirtió.

 

Sin embargo, es alentador que los vecinos de Venezuela se acerquen a defender su moribunda democracia. Los miembros de la OEA, incluido Venezuela, son signatarios de un tratado de 2001 que los compromete al gobierno constitucional, la libertad de expresión y las elecciones regulares; la Carta Democrática Interamericana pide acciones colectivas cuando se violan esas normas. Sin embargo, mientras Almagro ha pedido acciones contra el gobierno de Maduro por más de un año, la mayoría de los gobiernos –incluido el de Estados Unidos– han preferido esconderse detrás de los insospechados llamados a un “diálogo” entre el régimen y su oposición.

El Departamento de Estado reiteró esa convocatoria de diálogo la semana pasada y descartó la posibilidad de actuar en el corto plazo para suspender la adhesión de Venezuela a la OEA, como propugna el Sr. Almagro. Más tarde ese mismo día llegó el golpe de Caracas contra la Asamblea Nacional. Lo que siguió debería ser una lección para el gobierno de Trump: Sólo una presión externa concertada, no más diálogo vacio, puede rescatar a Venezuela.