Familia archivos - Runrun

Familia

Familiares de Óscar Pérez recibieron asilo político en Estados Unidos

LA MADRE, ESPOSA E HIJOS del exinspector Óscar Pérez, asesinado en enero de 2018 por el régimen de Nicolás Maduro, recibieron este jueves 10 de octubre asilo político por un juez de inmigración de California, en Estados Unidos. 

El abogado de la familia, Julio Henríquez explicó que el beneficio se produjo después de dos años de un largo proceso. “Ya que llegaron a Estados Unidos por la frontera con México, en lugar de entrar con una visa, estuvieron en proceso de deportación desde el principio, incluyendo un tiempo en detención. Por eso el caso fue atendido por un juez en lugar de un agente de asilo”, dijo. 

La madre del ex funcionario, Danahís Vivas, señaló que pocas personas sabían sobre las penurias a las que estuvieron expuestos.

“Poca gente sabe que estuvimos detenidos en la frontera, que pasamos un tiempo en centros de detención de inmigración desde septiembre de 2017, cuando Óscar estaba en la clandestinidad. Mis hijos no olvidan lo que implicó estar encerrados”, dijo Vivas.

Óscar Pérez fue ejecutado junto a otras seis personas más a pesar de haberse rendido durante la “Operación Gedeón”. 

 

 
#MonitordeVíctimas | Familiares de fallecidos en Macarao denunciarán el caso en Fiscalía Militar

LA MUERTE DE LOS CUATRO HOMBRES QUE ESTABAN PRESOS en el comando de la GNB en el sector La Gran Parada en Las Adjuntas, cerca de la estación del Metro, en la parroquia Macarao, por presunto intento de fuga el pasado miércoles, será denunciada antela Fiscalía Militar a fin de que se investigue lo ocurrido así como la violación de los derechos humanos que sufren quienes están detenidos en esa dependencia.

Los familiares de los fallecidos explicaron que en ese comando hay dos pabellones y que los presos que no caben en estos son ubicados debajo de las escaleras y duermen en el piso al igual que el resto de los detenidos.

Relataron que a diario los parientes tienen que llevarles las tres comidas pero que éstas son revisadas por los funcionarios de la GNB que les introducen las manos en los envases y se apropian de la carne o el pollo y le dejan a los reclusos el contorno.

Otra denuncia señala que los detenidos pasan hasta más de una semana sin bañarse por falta de agua y por eso, algunos padecen escabiosis (sarna). A todo esto se agrega los malos tratos que los uniformados les dan a los presos.

Las víctimas son Nelson Antonio Admaringh Velásquez, de 34 años de edad, que trabajaba en una finca de la carretera vieja Caracas – La Guaira y desde que estaba recluido en esa dependencia hacía manualidades origami.

Jorge Eliécer Castaño Fuentes, de 30 años de edad, era padre de dos niños, en enero cumpliría tres años detenido. Inicialmente estuvo internado en una dependencia de la GNB, en Plaza Venezuela, donde no veía la luz del sol. Era comerciante informal.

Jean Carlos Sánchez Bandres, de 37 años de edad, trabajaba como escolta de un funcionario del gobierno, también era taxista. Dejó 6 hijos, 3 adultos y 3 menores de edad además de 2 nietos. Fue detenido en una alcabala de la GNB que le quitó un carnet policial que portaba. Presumen que en enero lo llevarían a un tribunal y podría quedar en libertad. Murió debido a un disparo que recibió en un costado.

Las cosas más bellas, por Carolina Jaimes Branger

LA MUERTE DE UN SER QUERIDO, paradójicamente, nos acerca a la vida. Porque tener la muerte tan cerca nos pone a reflexionar sobre las eternas preguntas: de dónde venimos, quiénes somos y adónde vamos.

El jueves pasado falleció mi tía Nancy Consalvi de Branger. Una mujer bella por fuera, pero mucho más bella por dentro. Generosa como pocos. Dejó cariño dondequiera que estuvo. Era sencilla en extremo. Le encantaba ayudar a la gente. Nunca nadie concurrió a ella sin salir con una solución, un abrazo y una sonrisa luminosa.

La vida de mi tía me hace pensar en qué es lo verdaderamente importante. No sé si ella alguna vez pensó en cómo quería ser recordada, pero yo quiero ser recordada como hoy la recordamos a ella: como una mujer que rompió paradigmas, que vivió a su manera y que hizo todo el bien que estuvo a su alcance. Que nunca tuvo miedo en decir lo que pensaba. Como una mujer que conoció y amó a su país profundamente. No hubo un rincón de Venezuela que ella no hubiera conocido. Teniendo la posibilidad de irse –por tener familia fuera- siempre dijo que ella no se iba de aquí.

Sin pretender dar consejos, quisiera animarlos a no esperar tener la muerte cerca para decirle a alguien querido que lo quieren. Aunque crean que lo sabe, díganselo. No hay cosa más reconfortante que sentirse amado. Tampoco pospongan el pedir disculpas. El perdón engrandece a quien lo pide y da paz a quien perdona. No gasten su tiempo en quejas… más bien ocúpenlo en buscar soluciones. Y no se empeñen en vivir algo grandioso: lo grandioso ocurre pocas veces a lo largo de la vida. Más bien, vale la pena hacer grandiosas las sumas de las pequeñas victorias y satisfacciones de cada día. Por último, es inútil buscar la felicidad por fuera, porque está dentro de cada uno de nosotros. Hay que aprender a buscarla.

Por eso, queridos lectores, a pesar de los difíciles momentos que estamos pasando, no vivamos esperando un futuro hipotético, sino más bien busquemos las cosas buenas que nos trae el presente. Cada día algo hermoso, algo alentador. En Venezuela hay gente maravillosa, trabajando desde ya en la reconstrucción del país. Eso tiene que llenarnos de esperanza. Muchos se sorprenderán de cuán cerca están esas cosas bellas. Sólo hay que enfocarse en encontrarlas.

@cjaimesb

A un mes de su muerte, familia de Fernando Albán exigen explicaciones sobre el caso

A un mes de su muerte, la familia del concejal Fernando Alban envió comunicado a la opinión pública

 

FAMILIARES DEL CONCEJAL FERNANDO ALBÁN emitieron un comunicado al cumplirse hoy un mes de haber muerto en el Servicio Bolivariano de Inteligencia. En él mismo, exigen a las autoridades venezolanas se den las pertinentes explicaciones al caso: “si existe una investigación ¿Por qué no se ha informado a ningún familiar?”.

Exigimos se realice una investigación independiente, con investigadores designados por los familiares (…) a los fines de esclarecer si estamos en presencia de una ejecución extrajudicial”, se lee en el comunicado.

En el documento los familiares del concejal cuestionaron la actuación del Fiscal General: ¿Por qué el señor Saab mintió diciendo en rueda de prensa que ha entregado a los familiares la autopsia?, cuando eso es radicalmente falso. ¿Por qué no se conoce con certeza quién realizó la autopsia, ni sus credenciales profesionales? Si supuestamente existe una investigación sobre la muerte, ¿por qué no se ha notificado a ningún familiar? ¿Por qué el mismo señor Saab en vez de verificar una investigación transparente, amenaza a quienes señalen que se cometió un homicidio? Se cuestionó la familia del concejal.

Fernando Alban fue detenido ilegalmente en el aeropuerto de Maiquetía a su llegada de la ciudad de Nueva York, estuvo incomunicado por más 24 horas en el SEBIN, jamás fue presentado ante el tribunal competente y se le mantuvo privado de libertad aún vencido el lapso que dispone la Constitución y la ley; todo ello, en un procedimiento judicial plagado de violaciones al debido proceso, y cuyo fin era que acusará falsamente a Julio Borges del supuesto intento de magnicidio.

 

Aquí el comunicado: 

 

Comunicado de la familia de Fernado Albán a un mes de su trágico fallecimiento  Yeannaly Fermin on Scribd

Familia que roba unida …, por Carolina Jaimes Branger

Mis padres no se imaginan lo mucho que los recuerdo… Siempre tengo presente su amor infinito y su compañía. Extraño los invalorables momentos que vivimos como familia. Y los evoco a diario porque a diario les agradezco que me hayan dado valores. En esta Venezuela destruida, nada se recuperará si no hacemos algo para que los valores sean las bases de la sociedad.

Criar bien a un hijo no es darle todo lo que quiere. Tampoco es molerlo a palos si hace algo malo. Menos crearle falsas expectativas. Formar es una sabia combinación de saber cuándo apretar y cuándo soltar. Cuándo alabar y cuándo reprender. Y por encima de todo, criar bien a un hijo es darle principios sólidos para que no caiga frente a las tentaciones que la vida pone en el camino.

En estos días los medios nacionales e internacionales han reseñado ampliamente la detención del hijo y la esposa del venezolano Roberto Rincón Fernández, quien en 2016 fue indiciado por corrupción y se declaró culpable ante un juzgado en Texas, Estados Unidos, de haber estafado la friolera de mil millones de dólares a PDVSA. Resulta redundante la aclaratoria de que está siendo juzgado en el exterior, porque en Venezuela nadie está juzgado por corrupción. Tal vez los ladrones de gallinas sean los únicos llevados con bombos y platillos a la cárcel, mientras los grandes corruptos se regodean groseramente de sus riquezas mal habidas, sin disimulos de ningún tipo, en los lugares donde viven, visitan y en las redes sociales. Bien reza el dicho de que el dinero –junto a la tos, el amor y el humo- es imposible de esconder.

Pues bien, al hijo y a la esposa se les acusa de haber lavado de millones de euros en España, procedentes de PDVSA. El caso me ha puesto a meditar sobre cómo se corrompe una familia. Y por más que lo pienso, no me entra en la cabeza. ¿Cómo un hombre le dice a su esposa que está robando? “Mi amor, ahora soy un ladrón”. No, no debe ser tan explícito. “Querida, nos vamos a mudar de este piazo´e apartamento para una mansión en La Lagunita”… “No, no me he ganado el Lotto de Nueva York”… Hmmm, así tampoco debe ser. “Mami, ya no somos pobres, gracias a la revolución que me puso donde hay…”

Y del lado de la esposa… ¿es que ella no se da cuenta de que en ningún negocio honesto entran millones de dólares a una casa, así como si nada? ¡Ni que fueran granos de arroz! Pero encima me he preguntado cómo es que el marido le pide que lo ayude a robar: “Mi amor, necesito que blanquees estos dolaritos”… “Querida, te toca irte para España a lavar… ¡No, chica, ropa no!”…  “Mami, te voy a encargar un trabajito chévere, de esos que te encantan…” ¿Y ella qué le responde? Porque ésa definitivamente no es la lealtad que se jura en la ceremonia del matrimonio. ¿Qué basamento moral tiene quien tan alegremente se embarca en una vida de delincuente?

Y con respecto a los hijos, ¿cómo unos padres -que supuestamente son quienes deben guiar a sus hijos por el camino del bien- los involucran en negocios turbios, donde pueden terminar como ha terminado este joven, en una prisión? ¿O creerán que el resto del mundo es como Venezuela, donde las leyes no pesan porque no se cumplen, sino que se violan?

Me entra un fresquito saber que están cercando a los corruptos, que también resultan ser cómplices de asesinatos, pues cada venezolano que muere de hambre o de mengua lleva su impronta. Espero que al final de todo esto los veamos a todos presos… Familia que roba unida, permanece unida… en la cárcel…

@cjaimesb

Los ahijados, por Orlando Viera-Blanco

Altamira10MFotoDonaldoBarros1SMALL-

 

“Chávez fue la causa y consecuencia de una sociedad relapsa y resentida, cuya venganza es el despojo, el morbo, la maldad y su corona la corrupción…”

Cuando sopesamos las carencias que nos ha tocado vivir por causa de los desfalcos de “los querubines revolucionarios”, como lo motea Douglas Bravo en su ensayo, “Los Testaferros de Diosdado” refiriéndose a su ahijado, Dieguito, palpamos con mayor enfoque quienes son los responsables de la pérdida de vidas inocentes (hambre y salud), de ingentes caudales patrimoniales y libertades republicanas. A la par del desmembramiento ciudadano, va la avería irreparable de nuestra cotidianidad. Son estos zares de la malversación y el saqueo insaciable, los contubernios de Ramírez et all, que acabaron con la riqueza más importante del país, como canarios y mantuanos se cargaron la Casa Guipuzcoana. ¿Carga hereditaria o cultura revolucionaria? Veamos …

Vástagos de camarillas de luchas clandestinas de los 60-honorables y limpios de solemnidad pero hambrientos de mordacidad-encontraron en Chávez, Miquelena & Corp, su “casa del pez que escupe el agua”. La mansión de los muleros y titiriteros del poder. Bebieron, cantaron y se bailaron todo. Ahora el pueblo hurga qué comer en la basura. Al decir de Bravo, personajes como “el ahijado”, hijo según su decir de su compadre Diego Salazar Luongo, camarada combatiente y miembro del buró político de PRV-quien muere de cáncer en 2003-no escatimaron en obnubilar “séquitos de amigotes, escoltas, aduladores y hasta encopetados miembros del C.C.C.”, con obsequios de fina orfebrería y elevado quilate para bellaquear voluntades. Es la típica representación de la complicidad boliburguesa de hoy y los avatares cortesanos de ayer, muy bien educados en colegios encumbrados de Caracas, Boston, Paris o NY o de sangre mulata muy trasnochada en los pasillos de la UCV, quienes insaciables, asociados y a mansalva-sic-vaciaron las arcas del BCV y PDVSA. Toda una majumbre sediente de figuración, facebooky poder, que se acostaban y amanecían con una exquisita pea de bebidas espirituosas, rociadas de Château Lafite Rothschild, Petrus Pomerol, Romanée-Conti o Château Margaux…

En la medida que estos claques trogloditas de tesoros públicos y bacanales, se han viajado, fumado y bebido de tuxedo y champagne Perrier Jouet, el estómago y el futuro de los venezolanos de Caracas a Paris, de Bali a Dubái, más resiento las cosas simples que nos han robado, como cada mañana que he dejado de ver el sol entrar por mis romanillas que no son simples vidrieras. Cristales y trozos de madera donde cada bisagra que las embute fue diseñada y colocada con el sudor y la ilusión de mucho trabajo. Cada mañana que amanezco  sin cabalgar la madrugada Caraqueña sin jilgueros, paraulatas o luciérnagas en medio de la calima y luz tenue del sol saliente. Cada mañana que no disfruto un café en mi país y su aroma irrepetible, bien en mi biblioteca o más tarde en la esquina del callejón Pedroza de La Florida. Cada mañana que no acaricio mis libros, mis notas, mis álbumes; mis archivos, mis reminiscencias, mi descanso y la inspiración de lo poco que se. Cada mañana que no enciendo mi terco ordenador o mi viejo pioneer, bajo una lámpara multicolor y canciones de Soledad Bravo…Protocolos y sinfonías que cobijan mi musa antes de escribir…Y cada mañana que no veo mis hijos ni vigilo sus sueños; que no hablo con mamá para que me invite otro café antes de ir a trabajar, por lo que no puedo darles un Dios los bendiga o pedirle la bendición. Toda una rutina familiar, alegre y en paz, nos las despojaron cómplices de reacomodos, bebiendo Johnnie Walker Blue Label y Buchanans Red Seal…

¿Adónde voy? Al decir de Arjona: “el problema es cómo encontrarle una pestaña a lo que nunca tuvo ojos”. Hemos desarrollado un análisis incorrecto e injusto de nuestra realidad. Hemos llegado al éxtasis del surrealismo vicario, responsabilizando con sorna visceral y sin distinción-a líderes de oposición “que no escupen el agua”. Apuntamos muy mal olvidando que las causas y protagonistas de lo que padecemos más reposan en los linderos indulgentes del vecino, en la “mansión de reacomodos”; en sus padrinos y palmatorias (que les aplauden a rabiar), que en la MUD. El arrebato ha sido muy profundo en lo material y en lo cultural, siendo Chávez causa y consecuencia de la sodomización de una sociedad relapsa y resentida, cuya venganza es el despojo, el morbo la maldad y su corona la corrupción. ¿Por qué?

Pocaterra-quien muere en Montreal-escribió de los mentecatos en sus Memorias de un Venezolano de la decadencia [ver ¡De Villa Zoila a los Panchito Mandefuá!.Viera-Blanco. El Universal.30/12/14]. Niños “bien formados y criados” convertidos en hombres educados y trajeados a la medida, que llegaron al poder no para consagrar virtudes sino divinizar egos y degustar privilegios. Aquellos que iban a casa a Villa Zoila-esposa del cabito Castro-a jalar mecate. Los Generalotes, los doctorcetes, lo numerarios, en fin, los ebrios de mayorazgos más por pescar que por pensar. “Ahijados” serviles de taitas que nos arrebataron nuestros sueños, nuestras usanzas, nuestras mañanas, donde cualquiera es un bebe de pecho en comparación a estos peces de Lladró. Entonces pongamos los ojos en las verdaderas rabizas de las poleas de la historia.  No en el sofá…

@ovierablanco

Diario Excelsior: Jorge Rodríguez insulta a México pero se trae a vivir a sus familiares

Mexicoalcalde

 

En su portada de hoy, el diario El Excelsior de México publicó una nota sobre la visita del alcalde del Municipio Libertador, de Caracas, en dicho país.

“Jorge Rodríguez Gómez, alcalde del municipio Libertador, está de paseo con su familia en la Ciudad de México, incluso unos de sus hijos está estudiando aquí” escribe el periodista Héctor Figueroa.

El periodista hizo referencia a las críticas del alcalde chavista cuando calificó a México como el lugar más violento del mundo y alertó sobre el peligro que representa visitarlo. “País más violento y desprestigiado que México no existe. Yo quisiera que el señor Peña Nieto convocara una constituyente a ver cuántos votos saca”, dijo Rodríguez durante una rueda de prensa el pasado 30 de julio.

El pasado fin de semana un joven reconoció a Jorge Rodríguez cuando se encontraba caminando por una calle de México con su familia, e inmediatamente fue increpado.

“Viniste a gastar los dólares manchados de sangre, te vas a ir corriendo” , dijo el hombre.

Rodríguez se percató de que era grabado y trató de quitarle el móvil al joven. Sin embargo, éste siguió grabando. El alcalde se encontraba junto a sus dos hijos. Uno de ellos quiso enfrentar al venezolano pero el alcalde no lo permitió.

 

 

 

 

***    Estamos en contra de la intolerancia, sobretodo cuando hay menores de edad. En Runrun.es no habíamos montado los videos por esa razón, pero viendo la respuesta oficial de el Diario Excelsior nos pareció pertinente colgar los tweets que hacen referencia al evento.

Su primer coche … por Orlando Viera-Blanco

Carro_1

 

“No espero que mi hijo me agradezca su primer coche. Sólo quiero que comience a rodar por el mundo con mucho juicio y con Venezuela presente.”

 

Hoy nos vamos de lo político a los sentimientos. De todos modos, nada más político-diría Platón-que hablar de los hijos y la necesidad de no abandonar la polis (spoude/seriedad en la política). La dificultad de vivir en la diáspora, teniendo a Venezuela entre el corazón y el espinazo, queda al desnudo en lo cotidiano. Esos momentos que se dan una vez en la vida, como tener  El primer coche. Esta vez le toco vivirlo a mi hijo, pero en el auto-exilio … Muchos sentimientos encontrados que nos recuerdan, no son pocos los años que llevamos “mendigando ciudadanías”. Meses de nacido tenía mi hijo cuando llegó el comandante al poder … Ya maneja bien. Mi hijo. Aquél se fue …

La vida en el exterior se sufre no por no comer arepas, café con leche o no bailar con Guaco en Navidad. Lo duro del desarraigo es el cotejo continuo de lo perdido. No lo material sino lo vivencial. Es trasladarnos a nuestra infancia o adolescencia, con la familia, con los vecinos, con los amigos, y compararlo con lo que ahora nuestros hijos viven o dejan de vivir fuera de su patio, de sus costumbres, de su propia historia. Cada cumpleaños de un hijo aun siendo celebrado con nuevas amistades y algunos parientes, no dejan de tener un sinsabor de ausencia. Un abuelo, un tío, primo, padrino, amigo o quienes habiéndoles criado y cuidado como hijos, sólo alcanzan de hacerles una llamada, soltar una lágrima y echarle la bendición. La diáspora es muy dura. Aun “disfrutando” la seguridad, los buenos servicios públicos o los protocolos de otra cultura, te faltan tus aires, tus sombras, tus veredas. Vivo en tres mundo. El francófono, el anglófono y el propio. Voy a caballo en tres saberes; tres maneras diferentes de entender nuestra realidad.  En el anglo comprendo a los franceses. En el Francés, defiendo al anglo. Y en ambos, trato de entenderme a mí. Entonces “el conflicto” es perenne, por lo que nos hace falta ese modo libertino, cálido, desenfadado hasta caótico de vivir. Son en esos momentos cuando la nostalgia no hacen concesiones. Y nos quebramos…

Recuerdo el primer coche que me regalaron mamá y papá. Temíamos se partiera en dos. Podrán imaginar “las virtudes” del elegido, que compramos a un querido primo. Con él  saqué  a pasear a mi novia, hoy mi esposa. Me llevó a mi primer día de universidad, a mi primera entrevista de trabajo y cobrar mi primer salario. Mi primer coche no fue sólo un evento material. Fue la continuación de una cadena de experiencias y aprendizajes. Era reconocer el esfuerzo de mis padres; ella incansable madre que jamás dejó de llevarme a donde le pidiese, él médico apasionado de su oficio, que antes de salir el sol ya estaba en el Hospital Universitario en cirugía o con sus alumnos de la UCV.  Padres muy típicos de una clase media movilizada, que vivían el primer chance de un país en progreso de darle un carro a su hijo, para ir a la UCAB a estudiar derecho. En ese primer coche se rehacían miles de horas de cuidado recibidas por mis viejos en mis primeros 17 años. Cada día que salía a mi universidad me invadía un inmenso sentimiento de orgullo y gratitud, raro en la adolescencia. Aquel carrito era la extensión de mis sueños, de mis retos. Me sentía como un quijote andante con deseos de encarar mil aventuras, conocer nuevos mundos, hasta adonde llegara el madero, porque al decir de la abuela, “en carro no hay nada lejos”.

El primer coche es entonces una anécdota inolvidable tanto para el que lo recibe, como el que lo da, si es el caso.  33 años mas tarde repito la experiencia, ahora siendo padre. Le he colaborado a mi hijo con un préstamo para comprar su primer coche. He disfrutado cada segundo su perplejidad, su emoción, su celebración y su gratitud. El morocho es un muchacho reservado, serio, observador, cómo su madre. Pero al ver que un nuevo camino se le abría, una luz encendía mirada. No contenía su sonrisa nerviosa, dejando deslizar sus mas íntimos secretos (cruzaré américa) ¡como quien canta en la ducha! … No dejaba de expresar con ojos gachos, abrazo sincero y voz determinada, el inmenso orgullo de su primer gesto de independencia. Pero esta bonita historia no sucedió en Venezuela, por lo que al día siguiente no fue a mostrarle “la fiera” a sus abuelos y sacarlos a pasear; a su mejor amigo en Caracas o a sus primos para aventurar en el Ávila, la playa o a la gran sabana. Esta “primera y única vez en la vida” cómo lo es el primer coche, le tocó vivirla en la diáspora con otros amigos, con otro destino, ¡con otra temperatura!

No espero que mi hijo me agradezca su primer coche. Sólo quiero que comience a rodar por el mundo con mucho juicio y con Venezuela presente. Sólo espero que mantenga el mismo espíritu de compromiso, de aspirar, hacer y alcanzar que hasta hoy albergo gracias a mamá y papá. Pido a Dios que llegue a salvo a todos los sitios, tanto hermosos como lejanos, y que haga carreteras cruzando América hasta llegar a su casa, en Caracas. En los abates del tiempo jamás pensé que recordaría mi primer coche desde tierras gélidas. Ojalá le toque a mi hijo recordar el suyo al revés: el que compró fuera de casa y lo trajo de vuelta. Disfrútalo hijo. Ya os tocará colaborarle al tuyo, a tu hijo…!en Venezuela!

 

@ovierablanco