Gabriela Henriquez, autor en Runrun

Gabriela Henriquez

Comerciantes del Mercado Las Pulgas de Maracaibo protestan por su cierre indefinido
Usuarios de la red social Twitter reportan represión por parte de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en contra de los manifestantes. 

Este lunes 25 de mayo comerciantes que hacen vida en el Mercado Las Pulgas de Maracaibo protestaron por el cierre indefinido de este centro de abastecimiento, el más grande de la ciudad.

Las rutas de acceso al mercado Las Pulgas amanecieron cerradas y tomadas militarmente sin permitir el acceso de ninguna persona. A pesar de su cierre, comerciantes que hacen vida en este lugar se acercaron al mismo pidiendo se les permitiera trabajar o entrar para recoger su mercancía.

El cierre de este lugar se produce luego de que el gobernador del estado, Omar Prieto, indicara que este sería el foco de contagio de coronavirus más importante de Zulia. 

A principios de la semana pasada, Prieto había ordenado el recorte de los horarios de funcionamiento del mercado Las Pulgas, el cual trabajaría solo los días lunes, miércoles y sábado. Sin embargo, el domingo decretó el cierre indefinido del lugar.

Cerca de las 10 de la mañana inició la represión contra los comerciantes que fueron desalojados con bombas lacrimógenas por parte de efectivos de la GNB. Usuarios, medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales reportaron a través de la red social Twitter la represión. 

Las Pulgas es un mercado municipal ubicado en el centro de Maracaibo, entre las parroquias Bolívar y Chiquinquirá, con una extensión de 120 mil metros cuadrados. Allí, además de alimentos, se venden distintos tipos de mercancías que van desde ropa hasta artículos de ferretería.

Más de 6.000 comerciantes son afectados por esta medida tomada por el gobernador del Zulia, Omar Prieto.

*Con información de: El Impulso. 

Tribunal de Estados Unidos autoriza venta de acciones de Citgo
El principal demandante de acciones en el holding estadounidense de Citgo PdVH es la ex firma minera canadiense Crystallex, que ahora está controlada por el fondo de cobertura de Nueva York Tenor Capital.
Crystallex busca recaudar un laudo arbitral de 1.200 millones de dólares para intereses de minería de oro expropiado durante el gobierno del presidente fallecido Hugo Chávez 

Un tribunal federal de Estados Unidos dio el visto bueno a la posible venta de acciones de Citgo, filial de la estatal petrolera Pdvsa, para satisfacer las deudas que el régimen de Venezuela tiene con ella.

El proceso legal para la venta del activo extranjero más valioso de Venezuela puede continuar, dijo el juez Leonard Stark, del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Delaware, el 22 de mayo, después de que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos se negó a considerar una apelación del fallo del tribunal de primera instancia.

El tribunal de distrito de los Estados Unidos escuchará los argumentos sobre el procedimiento para la venta el 17 de julio. 

Crystallex, que busca recaudar un laudo arbitral de 1.200 millones de dólares para intereses de minería de oro expropiado, convenció a la corte de Delaware en 2018 de que Citgo operaba como un alter ego del gobierno venezolano y podría venderse para satisfacer las deudas de más de 150.000 millones dólares del país.

Entre otros acreedores que reclaman acciones de Citgo se encuentran los tenedores de un bono PdV 2020, que entró en incumplimiento en octubre de 2019.

La decisión representa otro revés para la oposición política de Venezuela, encabezada por Juan Guaidó y apoyada por Estados Unidos, que tiene control nominal sobre Citgo desde el año pasado.

El 18 de mayo, la Corte Suprema de Estados Unidos desestimó una apelación realizada por la oposición de Venezuela en este caso. 

Con esta nueva decisión se confirma el pronunciamiento del tribunal de apelación del Tercer Circuito que en julio del año pasado falló a favor de Crystallex y determinó que la empresa podrá confiscar acciones de Citgo para resarcir un pago de 1.400 millones de dólares por la nacionalización de la mina Las Cristinas en 2008 en Venezuela.

Por el momento, toda decisión judicial está en suspenso por una disposición del Departamento del Tesoro que impide que los demandantes hagan cumplir sentencias contra Citgo sin autorización de Washington.

*Con información de: El Nacional. 

Doble pandemia: confinamiento y femicidios en el primer mes de cuarentena
Entre el 13 de marzo y el 13 de abril se registraron 19 femicidios en Venezuela. 
Femicidios dejan a 21 niñas y niños huérfanos en el primer trimestre de 2020.

Entre el 1 de enero y el 13 de abril se registraron 85 femicidios, siendo enero y marzo los meses con mayor incidencia; 38 y 23 casos, respectivamente, según lo informado por el más reciente informe del Observatorio Digital de Femicidios, una iniciativa creada por el Centro de Justicia y Paz (Cepaz), que funciona desde al año 2019.  

Solo en el primer mes de cuarentena en Venezuela se registraron 19 femicidios, uno cada 36 horas. Cuatro de esas 19 mujeres eran menores de 18 años; seis de los femicidios tuvieron un móvil de venganza; y dos de los 19 casos fueron en contra de niñas menores de 10 años, que además involucran violencia sexual. 

En 12 de los 19 casos, es decir el 64%, no han logrado la aprehensión de los culpables. En otras palabras, se mantiene el patrón de impunidad que ya caracteriza a los femicidios en Venezuela. 

Para el segundo mes, entre el 13 de abril y el 13 de mayo, la cifra de femicidios ronda los siete casos, de acuerdo al monitoreo que el observatorio realiza. La actualización de esta data será presentada en el transcurso de la semana que viene. 

Primer trimestre de 2020 con lupa

Los resultados obtenidos por el observatorio, a partir de un monitoreo a los medios de comunicación, encontró que 40 de las 85 mujeres fueron asesinadas en sus propias casas; El 25.9 % de las mujeres víctimas de femicidios eran madres y 3/85 estaban embarazadas; 8/85 tenían menos de diez años y dos de ellas presentaron signos de violencia genital o paragenital. 

Los estados con el mayor número de femicidios fueron Distrito Capital (11), Miranda con (9) Aragua (9) y Zulia (9). Al hacer un cruce con los meses de ocurrencia, en enero la región con más femicidios fue Miranda; en febrero fue Distrito Capital; y en marzo Zulia y, nuevamente, Distrito Capital. 

La impunidad persiste en el país. En el 56, 5% de los casos no ha sido posible establecer la edad del agresor, lo que guarda estrecha relación de la falta de identificación de los mismos. En 44 de los 85 casos,  el agresor huyó del lugar de los hechos y no fue aprehendido, sin que sea posible ubicar información sobre su ubicación posterior. Esto representa un 51,8%. 

En los 4 casos donde logró determinarse que el agresor era un funcionario policial o militar, en 3 de ellos se cometieron los femicidios/feminicidios por medio del uso de arma de fuego. Luego de haber cometido el femicidios/feminicidios, 9 agresores se suicidaron; y 1 lo intentó sin éxito. Uno de los que se suicidó, era funcionario policial.

Ante esta data, Godoy resaltó que es importante determinar si las armas de fuego utilizadas para perpetrar los asesinatos fueron las de uso oficial; y de ser ese el caso, el Estado tendría que tomar medidas.

“Cuando hay un arma de fuego en casa, la posibilidad de resistirse es casi nula, la posibilidad de escapar, casi nula, y  la posibilidad de que un tercero entre a ese hogar, también es baja”, sentenció.

En la conferencia de prensa realizada de manera virtual, también se hizo mención al caso de femicidio en el que un funcionario de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) acabó con la vida de su pareja y luego se suicidó, en frente de sus dos hijos. 

Enfrentamiento entre bandas es un posible móvil de femicidios 

En un 49% de los casos no se estableció de primera mano la motivación aparente del femicidio. Ante esta cifra, la coordinadora de Género de Cepaz, Carolina Godoy, comentó la posibilidad de que en el país se están perpetrando femicidios “para escribir la violencia entre bandas”. 

Detalló que en estos casos se han registrado actos de violencia como la exposición pública de los cuerpos y la incineración después de perpetrado el femicidio. De los 85 femicidios registrados, 17 mujeres fallecieron abaleadas; 3 fueron lanzadas a la vía pública; y 2 incineradas. 

“No quiere decir que las mujeres pertenezcan a algún grupo delincuencial, sino que la situación bajo la cual se llevó a cabo el feminicidio pudiera estar relacionado con grupos de riñas entre delincuencia organizada, incluso, casos de venganzas entre grupos de diferentes células”, reza el informe publicado en la página web de Cepaz. 

Godoy, hizo un llamado a reportar los crímenes que ocurren en contra de las personas trans en Venezuela. “La única forma de hacer presión es levantando información”, dijo. Recalcó además que la data es la que permite visibilizar constantemente la violencia en contra de la mujer. 

También recalcó que organizaciones de la sociedad civil siguen activas en la atención psicosocial remota. 

Introducen demanda en el TSJ contra DirecTV por
La compañía de televisión satelital suspendió operaciones luego de que las sanciones del gobierno de EEUU a Venezuela prohibían la transmisión de los canales Globovisión y PdvsaTV, los cuales son obligatorios bajo la licencia de DirecTV para proporcionar el servicio de televisión de pago en Venezuela. 

María Alejandra Díaz, miembro de la asamblea nacional constituyente introdujo una demanda en la Sala Constitucional del  Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) el miércoles 20 de mayo en contra de la empresa DirecTV. 

La constituyente Díaz informó que a través de su cuenta en la red social Twitter que, junto al «Frente de Comités de Usuarios para la Defensa de los Derechos Comunicacionales del Área Metropolitana de Caracas» presentaría la demanda contra la empresa de telecomunicaciones ante el máximo tribunal «por la ruptura unilateral del contrato con los suscriptores».

A través de una entrevista en Unión Radio, Díaz calificó la decisión tomada por DirecTV como un “cierre unilateral”. 

“Tenemos información de la cancelación, incluso con una bonificación a todos los empleados y cerradas las oficinas, es decir un despido unilateral”.

La dirigente chavista señaló que la medida dejó a los trabajadores “sin la continuidad en el trabajo, violentando un decreto de Estado de Excepción Económica y violando principios constitucionales establecidos en los contratos que rigen las operaciones de empresas en Venezuela”. 

La representante oficialista calificó de “excusa” que el cierre obedezca a las sanciones aplicadas por el gobierno de Estados Unidos a Venezuela, como alega AT&T. “Es una medida de presión porque las sanciones existen desde 2015”.

“Es una tontería porque la empresa siguió operando e incluso aumentó las tarifas, creo que puede ser una tapadera porque ahora por El Caribe vienen cinco embarcaciones que pueden solucionar la crisis de la gasolina en el país y en medio de esta coyuntura que resulte una situación problemática en El Caribe por cuál vía nos vamos a enterar”, acotó.

Insistió en que “este tipo de operaciones envolventes en términos de guerra pretenden dislocar la tranquilidad en el tejido social” generando un malestar que lleve a protestas populares.

La constituyente precisó que es injusto dejar al pueblo sin acceso a la información por el capricho de EEUU. “La orden es dejarnos ciegos, sordos y mudos, sobre todo a través del silencio a los canales nacionales (…) Es una suspensión unilateral del derecho a la información y a la comunicación”, sentenció.

Gabriela Henriquez May 21, 2020 | Actualizado hace 2 semanas
Internet abre las puertas del templo
La Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales proyectó su último estudio que en Venezuela podría existir un aumento de la tasa de contagio a 4 mil casos por día en la primera semana de junio, o un pico de más de mil casos por día después de la primera semana de septiembre. 
Ante los resultados del estudio y la incertidumbre sobre la reapertura del país, las religiones se han tenido que adaptar para seguir brindando sus servicios espirituales. 

@gchenriquez1 / Imagen: Abrahan Moncada. 

Miedo, ansiedad, desesperanza, e incertidumbre son solo algunas de las emociones que pueden estar experimentando las personas en todo el mundo ante la pandemia del coronavirus. En Venezuela, se suma el instinto de supervivencia que ha aflorado a raíz de la imposibilidad de las personas de salir a trabajar. Recurrir a ahorros, luego de más de 60 días de confinamiento, no es una opción para muchos, ante la depresión económica que existe en el país. 

Miles de venezolanos han buscado consuelo en especialistas, pero en especial, han buscado refugio espiritual en las congregaciones religiosas. Runrun.es entrevistó a cuatro voceros de distintos credos religiosos en el país para consultarles cómo ha sido la experiencia de digitalización de sus actividades y cómo avizoran a largo plazo los cambios en sus tradiciones. 

Iglesia Católica: una oportunidad de globalizar la fe

El padre Honegger Molina, Vicario Episcopal para los medios de comunicación de la Arquidiócesis de Caracas aseguró que la Iglesia Católica en Venezuela activó sus servicios por medios digitales de manera  exitosa  cuando fue decretado el confinamiento en el país. 

Explicó que no solo las misas se han digitalizado, sino también actividades como las catequesis, las clases bíblicas, las reuniones de la jerarquía de la iglesia para la planificación de la acción social, las contribuciones monetarias de los creyentes, los pagos de nómina a los empleados, así como el servicio de petición de misa para quienes cumplen aniversario de fallecidos. 

Añadió que hay actividades presenciales que no se detienen, pero que han requerido del máximo cuidado con las medidas de seguridad sanitarias. Entre ellas, las visitas a los enfermos; los bautizos por riesgo de fallecimiento; los matrimonios de emergencia, sin público; la entrega de alimentos y auxilio de los pobres mediante servicios delivery; los programas de Cáritas; y en algunas parroquias, la recepción de los difuntos en cenizas, con la presencia reducida de sus familiares para el acto sagrado de la despedida y entierro. 

Todos los actos sacramentales fueron trasladados para reanudarse a partir del mes de septiembre, entre ellos, los bautizos, primeras comuniones y confirmaciones.

Asimismo, para la reanudación de las misas presenciales se está planificando la estrategia de diversificar los horarios en los que se atienda a grupos más reducidos de personas para poder cumplir con el distanciamiento social, tal y como ya se está realizando en España. “Ya esos planes están pensados para un proceso que será escalonado, será regulado de normalidad de vuelta a la normalidad”, sentenció Honegger. 

Finalmente, el Vicario aseguró que transmitir en vivo y grabar las misas por plataformas digitales ha permitido que los públicos sean universales. “Ahora tenemos a muchos venezolanos que nos están siguiendo de la diáspora venezolana por todo el mundo. Y hay venezolanos que también ven misas italiana y españolas. Se globalizó totalmente la fe a través de las redes sociales”, dijo. 

Evangelismo en Venezuela: Whatsapp sirve para orar

Oswaldo Zambrano, vocero de las Asambleas de Dios de Venezuela, una asociación de evangélicos en el país, explicó que han tomado medidas que se acoplan a las restricciones que el gobierno ha decretado. Cancelaron las misas, las reuniones celulares de familias que se llevan a cabo en hogares, y los perifoneos. 

Aseguró que las iglesias que forman parte de Asambleas de Dios tienen proyectado que van a poder retomar sus actividades presenciales en diciembre. No obstante, añadió que se encuentran realizando sus actividades en línea.

“Todos los días a las 12 del medio día se lleva a cabo una oración por redes sociales, a nivel internacional; en Venezuela todas las noches de 7 a 8 de la noche se hace una cadena de oración por Whatsapp en la que las personas se conectan y comentan sus aprendizajes bíblicos”, dijo. 

También están trabajando para conseguir fondos y estructuras para apoyar a los trabajadores de las iglesias que se encuentran desempleados. Del mismo modo, están en la coordinación de repartición de alimentos en la ciudad de Caracas, una vez estos sean verificados por el Ministerio de Justicia y Culto. 

Zambrano, adelantó que están observando cuáles mecanismos están siendo usados en Colombia para retomar sus actividades religiosas. “Si en una congregación existía la capacidad para 100 personas, ahora solo va a entrar un 30% y se abrirán más horarios de servicios. Así podemos dejar una distancia de dos metros entre cada silla. Las escuelas de niños, un espacio a donde son llevados mientras los padres asisten a las misas, no se están abriendo”, dijo. 

Consideró que lo primero que se podría reanudar presencialmente son las células familiares en casas, con máximo tres grupos de familia. Pero eso también depende de las aperturas que de el gobierno en Venezuela. 

Testigos de Jehová tocan la puerta de Zoom

Alberto Nunez, portavoz oficial de los Testigos de Jehová en Caracas explicó a Runrun.es que la comunidad de testigos se reúne dos veces a la semana en salones que, por los momentos, no están siendo utilizados. Las reuniones ahora se hacen a través de la aplicación de Zoom, la cual permite a las personas levantar la mano e intervenir en su tradicional sesión de preguntas y respuestas. “Ahí se han tocado muchos temas sobre la ansiedad, el desánimo, y el no inquietarse por el sustento diario que es algo que agobia a las personas”, detalló.

“En algunas partes en donde la velocidad de internet no es muy buena, estamos utilizando también las llamadas en conferencia, o las líneas móviles, y eso ha hecho posible que semana tras semana podamos mantener el contacto con nuestros compañeros”, aseguró Núnez. También se esfuerzan por ayudar a quienes no han podido salir a trabajar por el confinamiento. 

En referencia a la predicación en casas de vecinos que distingue la labor de los Testigos de Jehová, Núnez explicó que ya no se están realizando. Sin embargo, algunos testigos utilizan las llamadas telefónicas, mensajes y audios por Whatsapp para hablar con sus vecinos y poderles hacer llegar mensajes de esperanza y de consuelo. 

Los bautizos, que generalmente se llevaban a cabo en asambleas o convenciones grandes, ahora se hacen de manera privada. “Se hacen en casas particulares, en las que dos ministros ordenados los llevan a cabo”, detalló. Los matrimonios, por su parte, han sido realizados por Zoom. “Se presentan unas palabras de consejos bíblicos para la pareja en donde la persona encargada de dirigirlo lleva un tema llamado Un matrimonio honorable a la vista de Dios”, puntualizó. 

Finalmente, Núnez dijo que tuvieron que suspender su asamblea anual, generalmente realizada en el Poliedro de Caracas, y será suplantada por sesiones en línea, durante julio y agosto.

Comunidad Hebrea atiende caso por caso

Runrun.es consultó con un líder comunitario de la religión judía en Venezuela, quien prefirió hablar en condición de anonimato, y éste detalló que las sinagogas no están prestando servicios religiosos presenciales, pero algunas personas se las han ingeniado para poder estar en conjunto por Zoom o por Whatsapp. 

“La gente muy religiosa está angustiada y ha habido un impacto psicológico, pero tenemos un equipo médico de psicólogos que ha dado charlas para bajar el nivel de ansiedad. También los rabinos llaman a las personas que se sienten más solas o están en una condición más precaria”, dijo. 

Detalló que recientemente se llevó a cabo la celebración del Pesaj, en la que se recuerda durante ocho días el proceso de salida de Egipto de los judíos, las diez plagas por las que pasaron y la travesía de los 40 años. 

Explicó que tradicionalmente se realizan cenas familiares, y algunas sinagogas hacen cenas colectivas, que tuvieron que ser suspendidas. Este año, toda la comunidad judía hizo la celebración en sus hogares, con su núcleo familiar; sin reunir a la familia extendida.

“La mayoría de la gente comprende que es un tema de salud pública, de hecho en la religión judía lo más importante es la vida. Cualquier cosa que ponga en riesgo la vida no se puede hacer”, dijo.

La persona consultada también detalló que no tienen una planificación para sus actividades de los próximos meses. “A medida de que el gobierno va emitiendo sus resoluciones con la extensión de la cuarentena, vamos nosotros cumpliendo con los requerimientos. Nosotros no tenemos nada pre-planificado para el Año Nuevo que ocurre en septiembre. Tampoco para el día del perdón, que es entre mediados de septiembre e inicios de octubre.  Por ahora eso está en stand by. Generalmente eso no se planifica con seis meses de antelación entonces ya veremos qué pasa con las resoluciones del gobierno”,dijo. 

El pasado 14 de mayo se llevó a cabo un día de oración a nivel mundial, cuyo lema fue “rezar por la humanidad”. El objetivo fue que todos, sin importar su credo, rezaran por la humanidad en el marco de la pandemia del COVID-19. 

Líderes de todo el mundo ahora conversan sobre una nueva era de diálogo interreligioso. Si bien es cierto que por años han existido diferencias importantes y conflictos entre distintas religiones, también es certero que todas por igual se han tenido que adaptar por igual a una nueva realidad que demanda un consuelo espiritual para muchos. 

Más de 100 grupos de investigadores en todo el mundo trabajan por crear la vacuna contra el COVID-19
Algunos de ellos ya se encuentran en una segunda fase de pruebas clínicas. 
Ya existen al menos 254 terapias y 95 vacunas relacionadas con la COVID-19 que están siendo analizadas. 

Entre 10 y 20 años puede tardar una vacuna en pasar todas las fases de estudio hasta que finalmente es segura para ser comercializada a nivel mundial. Pero en el marco de la pandemia del COVID-19 los procesos se han acelerado. Solo en Europa se han conseguido más de 7,4 mil millones de euros para su investigación, desarrollo y distribución. 

Países como España y Estados Unidos ya están pensando en reabrir sus economías por el gran impacto que el cierre ha generado en los mercados y en las fuentes de empleo. Sin embargo, científicos han advertido que hasta que no se obtenga una vacuna, difícilmente se podrá volver a la “normalidad” que anteriormente tenía el mundo. 

La carrera es corriendo

A la fecha, más de 100 laboratorios, grupos de investigadores y farmacéuticas están trabajando para encontrar la vacuna contra el coronavirus. En su mayoría, los grupos de científicos se encuentran en la fase 0, o preclínica. Sin embargo, hay al menos cuatro laboratorios que llevan la delantera en la carrera por la vacuna contra el coronavirus.

Las fases que debe pasar una vacuna, de acuerdo al Departamento de Salud y Servicios Humanos en Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), son cuatro. 

Fase 0

Antes de proceder a cualquier prueba clínica en humanos, cualquier vacuna debe pasar por una fase 0, o preclínica, que incluye pruebas in vitro y en animales, tales como los ratones o monos. 

En esta etapa la vacuna debe probar que es segura y funciona en animales, para después entregar la data recolectada a las distintas agencias mundiales que dan el permiso para proceder a los estudios clínicos en humanos.  A menudo, las etapas preclínicas duran de 1 a 2 años

Fase 1

Se trata de estudios de seguridad e inmunología que se hacen en un número pequeño de sujetos, monitoreados detalladamente. 

Fase 2

En esta etapa se hacen estudios de rango de dosis y se evalúan los efectos secundarios más comunes, así como la reacción del sistema inmune. La participación de las personas en esta fase es de cientos de personas. 

Fase 3 

En este paso participan miles de individuos y se recolecta la documentación de la efectividad de la vacuna, e información adicional referente a la seguridad de la misma, requerida para obtener la licencia. 

En cualquier punto de estas fases la FDA puede detener los estudios, si la data les genera dudas con respecto a la seguridad y efectividad de la vacuna. Asimismo, una cuarta fase podría abrirse para continuar el monitoreo. 

CanSino Biological Inc.  y el Instituto de Biotecnología de Beijin 

CanSino Bio es una empresa China, dedicada a fabricar vacunas. En conjunto con el Instituto de Biotecnología de Beijin, es el grupo que se encuentra más avanzado en la carrera por la vacuna contra el coronavirus. Ya están en la fase 2. 

La vacuna que están desarrollando se basa en una modificación genética al adenovirus de replicación defectuosa tipo 5 (Ad5-nCoV) de CanSinoBIO. El adenovirus también se ha aplicado con éxito para desarrollar la vacuna a nivel mundial contra la infección por el virus del Ébola. 

“Los resultados de estudios preclínicos en animales de Ad5-nCoV muestran que el candidato a vacuna puede inducir una fuerte respuesta inmune en modelos animales. Los estudios preclínicos de seguridad animal también demostraron un buen perfil de seguridad”, indica la página oficial de CanSinoBio.

Universidad de Oxford y AstraZeneca

El 24 de abril, la vacuna ChAdOx1 nCoV-19, que está siendo diseñada por la Universidad de Oxford, en conjunto con el apoyo de la empresa AstraZeneca, fue la primera en Europa en entrar a la fase 1, para ser probada en humanos, con unos 1.110 voluntarios sanos. 

Los investigadores de Oxford ya han utilizado ChAdOx1 para probar vacunas contra el ébola, la chikungunya, la fiebre del Valle del Rift y con el virus del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS), un coronavirus relacionado con el COVID-19. En este último caso, los resultados obtenidos fueron positivos, especialmente porque se realizaron en macacos rhesus, una especie de monos considerada “casi lo más parecido que tenemos a los humanos”. 

En marzo, seis de estos monos recibieron una dosis de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 y luego fueron expuestos a grandes cantidades de COVID-19. Al pasar 28 días, los animales estaban sanos. Ahora Oxford se encuentra a la espera de la permisología de emergencia para probar la vacuna en más de 6 mil personas, a finales del mes de mayo, y los científicos que trabajan en ella estiman que luego de probar su eficiencia, podría estar lista para septiembre. 

Beijin Institute of Biological Products, Sinopharm y Wuhan Institute of Biological Products

La vacuna desarrollada por los dos institutos y la empresa china comenzó la segunda fase de los ensayos clínicos el pasado 24 de abril, con 500 voluntarios participantes reclutados en Wuhan, el epicentro de la pandemia. 

El grupo había completado la fase 1 a finales de marzo, en la cual participaron 108 personas, que luego de estar en observación se encuentran sanos. En esta segunda fase los investigadores probarán su efectividad para proteger a las personas de la infección. En esta etapa además planean incluir a personas con más de sesenta años, una población que se ha visto particularmente vulnerable al coronavirus. 

Esta es un tipo de vacuna inactivada, que  utiliza el virus muerto para implantar una memoria de células inmunes, por lo que cuando el coronavirus real ataca, le induce la respuesta inmune. 

Pfizer, Fosun Pharma y BioNTech

La farmacéutica norteamericana, en conjunto con la compañía alemana, BioNTech, está trabajando en una vacuna que contiene un tipo de material genético llamado ARN mensajero. 

El virus generalmente usa esta proteína como clave para desbloquear y controlar las células pulmonares, por lo que la vacuna podría entrenar a un sistema inmunitario saludable para producir anticuerpos y combatir una infección. 

El lunes, 4 de mayo, las empresas empezaron a probar cuatro versiones de la vacuna en jóvenes sanos en Estados Unidos. Sin embargo, en el mes de abril ya habían inyectado en Alemania a los primeros voluntarios humanos con la BNT162. 

Esta inyección experimental se administró a solo 12 adultos sanos, aunque el ensayo finalmente se ampliará a 200 participantes entre las edades de 18 y 55 años. En Estados Unidos, las compañías farmacéuticas planean probar la vacuna en hasta 8.000 voluntarios para el final de la segunda fase. Estos estarán divididos en grupos, para comparar las cuatro variaciones de la vacuna. 

Sinovac

El laboratorio chino se encuentra realizando una vacuna con el coronavirus inactivado y podría producir 100 millones de dosis al año, una vez culminadas todas las fases de estudio. 

El laboratorio espera obtener a finales de junio los primeros resultados sobre la seguridad de su producto, dentro de los ensayos de fase 1 y 2. No obstante, la empresa ya ha asegurado que obtuvo resultados prometedores en monos, antes de administrar su vacuna a 144 voluntarios a mediados de abril en la provincia Jiangsu. 

La empresa se encuentra trabajando en tres turnos: mañana, tarde y noche. Así esperan mantener al máximo sus niveles de productividad. En 2009, Sinovac se convirtió en el primer laboratorio del mundo en sacar al mercado una vacuna contra la gripe porcina H1N1, por lo que ya tienen un precedente favorecedor. 

Empresas e institutos trabajan a su máxima capacidad para llevar la  delantera en la carrera por conseguir la vacuna contra el COVID-19. Sin embargo, en todos los casos faltarían por lo menos cuatro meses para que una o varias puedan ser comercializadas y distribuidas a nivel mundial. 

Si bien pareciera una fecha lejana, este sería el periodo más rápido en el cual se desarrolla una vacuna contra un virus. Lo que en este momento puede parecer una eternidad, en los libros de historia del futuro será una gran victoria para la humanidad. 

Un boletín publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que cita a casi 70 estudios científicos, asegura que existen estimaciones que indican que anualmente se previenen seis millones de muertes en todo el mundo por el uso de vacunas. Solo en Estados Unidos, ha disminuido en un 99% la incidencia de nueve enfermedades en las cuales el uso de vacunas han sido recomendadas por décadas. 

Las vacunas que han probado ser eficientes no solo protegen a las personas inmunes a una enfermedad, sino que también pueden reducir las enfermedades entre las personas no inmunizadas, con lo que se conoce como la inmunidad del grupo. Esto último se refiere a que cuando una buena parte de la población se encuentra vacunada e inmunizada contra una enfermedad, se proporciona una protección indirecta a otros individuos de la sociedad. Tal fue el caso en Gambia, en donde cerca de un 70% de la población vacunada fue suficiente para eliminar la enfermedad Hib.

Venezuela presenta una denuncia contra EEUU y Colombia ante el Consejo de Seguridad
En un documento emitido por el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores se hace un recuento de los hechos ocurridos entre el 3 y 4 de mayo, en el marco de la denominada Operación Gedeón. 

La administración de Nicolás Maduro, representada en el órgano de las Naciones Unidas por Samuel Moncada, consignó un documento y cuatro anexos que incluye fotografías para explicar y denunciar las acciones ocurridas en la Operación Gedeón, así como para denunciar la implicación que los gobiernos de Estados Unidos y Colombia tuvieron en ella.

“El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela denuncia ante la Organización de Naciones Unidas y ante el Consejo de Seguridad el ataque de grupos armados de mercenarios y terroristas, organizados, entrenados, financiados y protegidos por los gobiernos de la República de Colombia y de los Estados Unidos de América, que ingresaron de forma ilegal al territorio venezolano, con el objetivo declarado de perpetrar actos criminales contra nuestro pueblo”, dice la carta.

Explica además que la incursión en las costas venezolanas es un crimen de lesa humanidad que se realizó en circunstancias agravantes ya que usó como ventaja militar la presencia de la pandemia del COVID-19. 

El archivo también señala que el pasado 9 de mayo se encontró en las riberas del río Orinoco, en el estado Bolívar, tres lanchas militares de la Armada de Colombia, un total de seis ametralladoras, y miles de cartuchos con municiones para realizar un ataque a gran escala. 

Asimismo, el ministerio presentó el contrato de la empresa de seguridad privada Silvercorp USA, “cuya tarea era diseñar, entrenar,
equipar, y ejecutar la invasión mercenaria contra el pueblo venezolano. Con este fin, se acordó el pago de USD $212.900.000,00 a Silvercorp USA por parte del Diputado Juan Guaidó, quien para ello usaría dinero de las cuentas robadas a nuestra nación por el gobierno de los Estados Unidos de América y depositado en los bancos de ese país”.

El documento explica que entre los involucrados en la operación se encuentran “mercenarios y terroristas estadounidenses detenidos”, quienes ya habrían declarado que su principal misión era:  i) asesinar al Presidente Nicolás Maduro Moros; ii) tomar control de los dos (02) principales aeropuertos del país; iii) garantizar el aterrizaje de aviones extranjeros en territorio venezolano; y iv) atacar la Dirección Generalde Contrainteligencia Militar y el Servicio Bolivariano de Inteligencia de Venezuela.

 

También, según la versión expuesta en la carta, declararon que la base de entrenamiento y logística para preparar el ataque armado se encontraba en Colombia, y que salieron desde ese país cuando se inició la agresión militar. 

El documento firmado por Moncada hace referencia a que medios de comunicación internacionales han informado que agemcias del gobierno de Estados Unidos tenían conocimiento detallado de los preparativos de la operación. Entre ellas, el Departamento de Seguridad Nacional, la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) y la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés). 

“Con las evidencias presentadas en esta carta, demostramos al mundo que los gobiernos de Colombia y de los Estados Unidos de América son responsables de la agresión armada contra mi país, a través del apoyo a grupos de mercenarios y terroristas a los que
brindan entrenamiento, financiamiento, equipamiento y refugio seguro”, sentenció Moncada. 

Pruebas rápidas de COVID-19 aplicadas en Venezuela no pasan el examen
Las pruebas rápidas de coronavirus usadas en Venezuela no son el método adecuado para identificar nuevos casos. 
Las cifras de número de pruebas PCR aplicadas en el país nos ubican como el último en la región. 

@gchenriquez1 // Infografías: Mayerlin Perdomo. 

Incongruencias en las cifras de COVID-19 en el país,  historias complejas -y en algunos casos inventadas– sobre los pacientes, información dudosa sobre el tratamiento de pacientes con cloroquina, y, en las últimas semanas, propaganda sobre el número de pruebas aplicadas para la detección de casos en Venezuela. 

Todos estos elementos generan un panorama opaco, que siembra dudas sobre el manejo de la pandemia de coronavirus en el país. Ante esto, es inevitable cuestionar las versiones oficiales, la eficiencia de las pruebas para identificar casos positivos de COVID-19, así como su estrategia de aplicación. 

Existen dos tipos de pruebas para detectar el Sars-Cov-2. Las primeras son las PCR, o pruebas moleculares. Estas tienen la capacidad de detectar el material genético del virus en las muestras tomadas de las secreciones respiratorias del paciente. Estas son las recomendadas por la Organización Mundial de la salud (OMS) para confirmar a casos nuevos o agudos del coronavirus, ya que los antígenos (el virus que ingresa al cuerpo)  se identifican durante el estudio de las muestras solo cuando el coronavirus se está replicando de manera activa, durante los primeros días de contracción de la infección. 

El segundo tipo son las pruebas serológicas o de anticuerpos, que en Venezuela conocemos como pruebas rápidas. Según lo explicado por el doctor Carlos Torres Viera, médico venezolano (UCV), internista (Yale University), infectólogo, con máster de salud pública (Harvard University), y consultante en Infectología en el South Florida Infectious Diseases and Tropical Medical Center, las pruebas rápidas determinan los anticuerpos que el organismo de una persona genera cuando ésta contrae una infección. 

Existen dos tipos de anticuerpos: los Igm, que en pacientes de coronavirus aparecen a partir del quinto o séptimo día de la enfermedad, y comienzan a disminuir a partir de los 21 o 30 días. También están los Igg, que aparecen antes de que los Igm comiencen a disminuir en el organismo,  usualmente, a los 12 o 15 días. 

Esos anticuerpos, los Igg, son los que se mantienen por un periodo más largo en el sistema de las personas y son los que, en teoría, van a conferir inmunidad a las personas. Ambos anticuerpos son los detectados por las pruebas rápidas de coronavirus. Es decir, a partir del quinto o séptimo día los anticuerpos son detectados mejor con este método. 

En suma, de acuerdo a lo consultado en el sitio de la OMS y con Torres, las pruebas PCR son más precisas para la detección del Covid-19 en los primeros días de la enfermedad, mientras que las serológicas o rápidas, suelen ser más precisas en un periodo más avanzado de la enfermedad, a partir del quinto día. 

Venezuela frente a la región en números 

Hasta el lunes 11 de mayo, Delcy Rodríguez, había anunciado que se habían aplicado en el país 520.317 pruebas. No obstante, en el último reporte que la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) publicó sobre Venezuela, el 22 de abril, el gobierno de Maduro solo reportaba 5.969 pruebas de tipo PCR. Es decir, las pruebas rápidas constituirían entre un 98 y un 99%, si consideramos que desde la fecha del reporte de la agencia de Naciones Unidas se han realizado más diagnósticos PCR. 

A juicio de Julio Castro, médico especialista en infectología y en medicina interna,  director de la organización Médicos por la Salud, miembro de la Sociedad Venezolana de Infectología y profesor del Instituto de Medicina Tropical de la UCV, en Venezuela se deberían estar aplicando miles de pruebas PCR al día, pero solo se están haciendo cerca de cien, por lo que no existe la misma capacidad que otros países de la región tienen para pescar casos positivos. 

Si bien los voceros de la administración de Nicolás Maduro han señalado en múltiples ocasiones que Venezuela es el líder en la región en cuanto a número de pruebas aplicadas y número de pruebas aplicadas por millón de habitante, las cifras dicen lo contrario. 

RunRun.es tomó como referencia el número de pruebas aplicadas que el gobierno de Maduro ha reportado desde el 13 de marzo, fecha en que se confirmó el primer caso de coronavirus en el país, hasta la fecha de publicación de este trabajo (12 de mayo), y lo comparamos con el número de pruebas PCR que la OCHA ha reportado en sus informes. 

Como se puede ver en la gráfica, el total de pruebas para detectar nuevos casos es muy distinto, y varía dependiendo de la fuente que se tome como referencia. Por un lado, las pruebas contabilizadas por el gobierno incluyen las pruebas rápidas y las moleculares; mientras que por el otro, las reportadas por la OCHA solo consideran las PCR, las cuales se consideran la metodología adecuada para la identificación de nuevos casos. También se observa que ambas fuentes reportan con una diferencia importante de tiempo la información. 

Otra fuente de información que RunRun.es consideró para este reportaje, y que actualizará semanalmente, fue el portal oficial de Worldometers, que muchos países también toman como referencia para comparar sus números de casos, número de fallecidos y número de pruebas aplicadas. 

El portal hace actualizaciones en tiempo real de la data. Sin embargo, en el caso particular de Venezuela, ésta corresponde con la información oficial dada por el gobierno de Maduro, la cual contabiliza en conjunto pruebas rápidas (serológicas) y pruebas moleculares (PCR). De este modo, la postura del país frente a la región, en este tablero, se ve favorecida y da una percepción irreal de que Venezuela es el líder en la región en cuanto a la detección de nuevos casos. 

La tasa de pruebas PCR por millón de habitantes en Venezuela da 270-280. Nosotros somos los últimos en la región, comparando con otros países. No está bien comparar peras con manzanas y mezclar PCR con pruebas rápidas. Eso es una trampa”, aseguró Castro, al ser consultado sobre el número de pruebas registradas en Venezuela. 

A esto, Torres agregó que nada más el Instituto Nacional de Higiene (INH) tiene el monopolio para realizar las pruebas PCR en el país. “Eso lo que te dice es que el gobierno no tiene capacidad para hacer las pruebas PCR, o que tiene los laboratorios en los que puede hacer las pruebas, pero no las puede proveer con el material para hacer el PCR, o que simplemente no quiere hacerlo porque se le escapa de las manos la información”. 

Elis Huiza y Alejandro Herrera, reporteros del BusTv en el estado Mérida conversaron el pasado 26 de marzo con el doctor Juan Andrés Mendoza, profesor que integra el Departamento de Microbiología de la Facultad de Medicina de la ULA, y éste les confirmó que el departamento mantuvo contacto con el Ministerio de Salud y con el INH para habilitar ese laboratorio y detectar con PCR nuevos casos de coronavirus. 

“No nos han garantizado nada. El laboratorio está aún en periodo de espera. Nosotros acá necesitamos ser aprobados y contar con insumos y reactivos suficientes que ellos proporcionan como ente rector para realizar las pruebas”, dijo Mendoza al BusTv. 

Hasta la fecha de publicación de este trabajo, la unidad no ha sido activada. 

Castro puntualizó que en el país se deberían activar por lo menos 10 laboratorios, ya que los hay y cuentan con los equipos y experticia para hacer las pruebas PCR. Eso aceleraría el tiempo de respuesta en la detección de casos ya que no se tienen que trasladar las muestras a Caracas. 

Historial de las pruebas aplicadas en el país

En el país, las pruebas rápidas utilizadas son de la empresa Wondfo. Puntualmente, las Wondfo SARS-CoV-2 Antibody Test (Lateral Flow Method). Este tipo de pruebas están siendo aplicadas en India, en donde su Consejo de Investigación de Medicina pidió al gobierno dejar de usarlas por sus variaciones en la sensibilidad. También fueron adquiridas por Inglaterra, en donde un laboratorio de la Universidad de Oxford probó que eran imprecisas y ahora están almacenadas y sin usar por lo menos medio millón de ellas. La OMS, por su parte, incluye este tipo de pruebas en un listado de métodos que no avala. 

En Estados Unidos aún se encuentra a la espera de autorización para poder ser comercializada y aplicada. 

La OMS y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en un documento publicado el 30 de marzo explican que  no consideran el uso de las pruebas de anticuerpo -como las Wondfo- como un método adecuado para la confirmación o el diagnóstico de los nuevos casos de COVID-19. Tampoco el Instituto de Medicina Tropical de Antwerp en Bélgica. 

Torres explicó que uno de los problemas con las pruebas rápidas Wondfo aplicadas en Venezuela es que no presentan los títulos (qué cantidad de anticuerpos se han producido en la persona a la que se le toma la muestra de sangre). 

Argumentó que los anticuerpos se producen de manera lenta y el doctor debe entonces interpretar el resultado con base en las características del paciente y del momento clínico en el que éste acude a la revisión. “Por ejemplo, si tu te presentas al doctor y no hay otra prueba sino la de sangre (la rápida o serológica) y te la hago, pero tú tienes tres días de enfermedad y me sale un resultado negativo, la interpretación de esa prueba es: o tu no tienes la enfermedad, o tu tienes la enfermedad y no has desarrollado anticuerpos”, detalló. 

“Por eso es que son importantes los títulos. Pero una prueba como esta, similar a una prueba de embarazo, que me dice sí o no, no presenta esos títulos. Entonces, tienes que aplicar la parte clínica y ver si la persona tuvo o no tuvo síntomas, pero sabemos que esta enfermedad (COVI-19)  puede tener muy pocos síntomas o síntomas poco reconocibles”, agregó. 

Sensibilidad y especificidad de las pruebas para detectar casos

Ambos médicos coincidieron en que es de suma importancia en las pruebas, tanto serológicas como moleculares,  saber su sensibilidad y especificidad. 

“La sensibilidad de una prueba se refiere a la proporción de personas que, teniendo una enfermedad, síntoma, o signo en particular, tiene una prueba positiva. Un prueba muy sensitiva rara vez dejará de identificar pacientes con la enfermedad. La especificidad es la proporción de pacientes que no tienen una  enfermedad, síntoma o signo, y consecuentemente la prueba da negativa. Una prueba con una alta especificidad, rara vez clasificará a un paciente como que tiene una enfermedad cuando en realidad no la tiene”, explicó Torres Viera en un artículo propio en Prodavinci

Por ejemplo, si una prueba tiene una sensibilidad de un 95%, ésta va a identificar a los pacientes que tienen la enfermedad en un 95% de los casos, pero en un 5%, la prueba no va a detectar el virus, por lo que el resultado será un falso negativo. Lo mismo sucede con la especificidad; si es de 95%, en un 5% de una población a la que se le aplique la prueba, el resultado será positivo, a pesar de que el paciente no contenga la enfermedad. Es decir, un falso positivo

 

Detalló además que entre un 98% y un 100% de especificidad y sensibilidad es lo ideal. 

En el caso de las pruebas Wondfo, utilizadas de manera masiva en Venezuela, la sensibilidad es aproximadamente de 86,43% y la especificidad de 99,57%, según lo indicado en el Brochure del laboratorio. Sin embargo, estos porcentajes no se han podido verificar por RunRun.es de manera independiente con otra fuente. 

Torres además señaló que es necesario conocer cuántas pruebas se hicieron para determinar la sensibilidad y especificidad de las pruebas Wondfo, qué tipo de pacientes se seleccionaron para probar el material y qué tan amplia fue esa fase de evaluación. 

No obstante, si presumimos esta información como cierta, y la sensibilidad de las pruebas aplicadas en Venezuela es del 86,43%, eso nos dice que en un 13,57% de los casos podrían existir pacientes a los que no se les detectó el Covid-19, cuando en realidad sí lo tenían. En otras palabras, un 13,57% de falsos negativos, o de casos no registrados. 

A juicio de Torres, un 86% de sensibilidad es un valor muy bajo.

No solo tienes el problema del timing de la enfermedad, si haces la prueba de manera prematura te va a dar negativo. Sino que tienes el problema de que aún en el timing correcto, esa prueba a veces no te identifica los anticuerpos”, sentenció. 

Por su parte, Castro aseguró que las pruebas Wondfo no son las únicas que se están aplicando en Venezuela. 

“Las pruebas de serología como las Wondfo, en promedio, están con una sensibilidad en la primera semana cercana al 60%-70%. Es decir, 2 o 3 de cada 10 pacientes van a salir negativos, siendo realmente positivos (…) Nosotros tenemos información de que hay varias pruebas que se están haciendo en el país. Wondfo no es la única, hay otras, pero no sabemos cuáles son”, dijo. 

Además, señaló que la sensibilidad y la especificidad dependen de en dónde están siendo aplicadas las pruebas. Si se está haciendo la prueba en unas personas que tienen baja probabilidad de contraer la enfermedad a priori, probablemente la sensibilidad sea menor a la que la prueba contiene en sí misma. 

La prevalencia y la aplicación indiscriminada de pruebas

Torres agregó que otro elemento que al personal médico le interesa saber es qué porcentaje de las pruebas que dieron positivo, son realmente positivas; o cuál porcentaje de las pruebas que dieron negativas son realmente pacientes negativos. “Eso es lo que llamamos el factor predictivo positivo o negativo”. 

Torres detalló que para obtener el factor predictivo positivo es importante la prevalencia, es decir, el paciente que está y el que estuvo infectado. Este es un valor que se obtiene dividiendo el número de afectados entre la población a riesgo que, en el caso de Venezuela, son los 33 millones de habitantes. 

No obstante, aseguró que ese valor es difícil de encontrar. “Nosotros sabemos cuántos casos hay identificados, pero no sabemos cuál es el número total de afectados en toda una comunidad porque justamente no hemos hecho esos estudios serológicos para tener la prevalencia”, afirmó. 

Con la prevalencia, uno se da una idea de cuál es la posibilidad de que el paciente que obtuvo una prueba con un resultado positivo o negativo, haya obtenido un resultado que es acertado. 

“Si yo le estoy aplicando una prueba a alguien cuando la prevalencia en su población es de 30%, es completamente diferente y el valor predictivo (porcentaje de que la prueba que le fue aplicada arroje un resultado verdadero) es mucho más alto que si yo le estoy aplicando la prueba a una población que tiene un 1% de prevalencia de enfermedad”, dijo Torres. 

En otras palabras, si se le hacen las pruebas rápidas a 33 millones de personas, ese porcentaje de positivos o negativos puede dar en muchísimas personas que se están clasificando como positivos y negativos, cuando en realidad no lo son, al no haberse tomado en consideración la prevalencia de la enfermedad en esa población. 

La olla con los ingredientes para un subregistro en el país 

Son varios factores los que pueden originar un subregistro de casos en el marco de una pandemia. Como bien se ha explicado y como lo resaltan agencias como la OMS y la OPS, el uso de pruebas serológicas no es un método adecuado para el diagnóstico de nuevos pacientes con COVID-19. 

Además, la sensibilidad y especificidad, así como el lugar en donde estén siendo aplicadas las pruebas son factores clave para saber cuántos pacientes realmente existen el el país.  A eso se le suman la capacidad que tiene un sistema de salud para procesar las pruebas que hace. 

“La forma en cómo la está aplicando en Venezuela, de manera masiva, y al que se sale la prueba positiva entonces se le hace el PCR, podría estar bien en el sentido de que reconocen que la prueba puede dar un falso positivo y te hago el PCR para confirmarlo. Pero al paciente que le da esa prueba negativa y no se le hace el PCR, no se está considerando que la prueba rápida va a dar negativa en los primeros 7 días de enfermedad (…) Estás dejando pasar muchos pacientes porque estás usando un método que no es el adecuado en ese momento de la enfermedad”, explicó Torres. 

Aseguró Torres que, desde el punto de vista de salud pública, probablemente existe un subregistro; y no se está siendo efectivo porque al identificar a un paciente con las pruebas serológicas, ya esa persona tiene por lo menos 5 o 7 días de enfermedad en los que ya ha transmitido el COVID-19 a muchas personas. “En consecuencia, pierde funcionalidad. El test rápido está hecho para reconocer cuál es la situación epidemiológica posterior. Pero no para identificar casos agudos”, dijo. 

 

Torres puntualizó que él no considera que los números de casos en Venezuela sean estratosféricos, o extremadamente grandes. “En los hospitales y clínicas de Venezuela no se ve un influx masivo de pacientes con COVID-19, por lo que he hablado con colegas. Eso te dice que el país no está en la situación en la que estaba España, Italia, o Estados Unidos, sino que estamos en una fase temprana. Pero, por otra parte, asumir como gobierno que estos  números (obtenidos solo a partir de las pruebas rápidas) son reales, es un error epidemiológico importante”.

Por otro lado, Castro señaló que tratar de calcular de manera precisa el subregistro de pacientes de COVID-19 en el país no es posible. Sin embargo, explicó que en la mayoría de las ocasiones los subregistros están más relacionados con la incapacidad del sistema de detectar los casos, que con la prueba. 

El subregistro sí tiene que ver con la sensibilidad y con la especificidad, pero no es la única causa, hay otras causas que, en el caso venezolano, probablemente son más importantes. (…) Pero la prueba, digamos que es una parte de toda la cadena de subregistros”, dijo. 

Por ejemplo, si una instalación médica no cuenta con el virocult para hacer la prueba al paciente, eso enlentece el proceso de detección de casos. Castro también argumentó que la educación de la población para saber cuándo acudir a hacerse la prueba también es un factor que puede colaborar en la existencia de un subregistro de casos en Venezuela. 

“No creo que haya habido la suficiente educación para que la gente sepa quién tiene que hacerse la prueba y quién no. Si, por ejemplo, publicas un listado de personas que tienen que ir a su unidad sanitaria más cercana porque viajaron en los últimos meses, o personas que tengan ciertos síntomas, entonces eso te va a generar un flujo de personas que van a acudir al sistema de salud. Si eso no está claro entonces la gente no va”, puntualizó. 

Finalmente, aseguró que en todos los sistemas de salud existen subregistros ya que ninguno es perfecto. Pero añadió que la pregunta es si el subregistro es grande o pequeño. “Si tu supieras el subregistro, tuvieras resuelto el problema. El tema es que si tú no sabes de qué tamaño es tu subregistro, si es mucho o poco, estás perdido”, sentenció.