Gabriela Henriquez, autor en Runrun

Gabriela Henriquez

Los vecinos se ocupan de sus cosas y la crisis venezolana pasa a un segundo plano en la región
Los cambios políticos y manifestaciones sociales han cambiado el foco de atención de los gobiernos del continente a sus problemas internos
Expertos indican que la Asamblea Nacional debe dejar de lado el discurso de ideologías y aclarar que la situación en Venezuela se trata de derechos humanos

@gchenriquez1

Así como en el año 2017 la empresa a cargo del sistema de voto electrónico empleado en las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Smartmatic, denunció que en agosto de ese año el Consejo Nacional Electoral anunció resultados diferentes a los arrojados por el sistema de votación, el viernes 8 de noviembre ocurrió lo mismo en Bolivia. 

Pero las consecuencias fueron diferentes. 

La empresa contratada por el Tribunal Supremo Electoral boliviano, Ethical Hacking, determinó que la integridad de la base de datos fue violada y que mucha de la data que se encontró en la investigación sustenta que el proceso electoral estuvo viciado de nulidad. Asimismo, la auditoría realizada por la OEA determinó que las elecciones del pasado 20 de octubre no podían ser ratificadas debido a “graves irregularidades”. 

Tan solo dos días, después, el domingo 10 de noviembre, Evo Morales y el vicepresidente, Álvaro García Linera, renunciaron a sus cargos luego de que el  jefe del Ejército, Williams Kaliman, sugiriera -verbo que es usado en la Constitución de ese país- su dimisión. Junto a ellos, todas las autoridades que forman parte de la cadena de sucesión constitucional también renunciaron. 

Es por eso que Jeanine Áñez, segunda vicepresidenta del Senado y política opositora, asumió el martes 12 de noviembre la presidencia interina de Bolivia, en una sesión parlamentaria con la ausencia de los representantes de la bancada mayoritaria, el oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS). Después de acusaciones de haber consumado un golpe de Estado y de permitir la represión policial hacia los simpatizantes de Morales, Áñez va encaminada a definir una fecha de elecciones presidenciales. 

El de Áñez sería el segundo gobierno interino de la región, junto al de Juan Guaidó. Pero, al parecer, con consecuencias diferentes. 

Después de que a inicios de 2019 buena parte de los gobiernos del continente, a través principalmente del Grupo de Lima, cerró filas alrededor del interinato del presidente del parlamento, Juan Guaidó. Varios meses después, los vecinos comenzaron a ver su propio jardín arder.  ¿El timing venezolano ya pasó? 

Grupo de lima-limón 

En Brasilia, el 8 de noviembre se reunieron los 11 miembros del Grupo de Lima para ratificar su apoyo a Juan Guaidó y a la Asamblea Nacional, tras no haberlo hecho desde el pasado 23 de septiembre. En el último encuentro se comprometieron a “adoptar otras medidas adicionales de presión – excluyendo el uso de la fuerza – sobre el régimen de Maduro, con sanciones específicas que permitan avances en la transición democrática, de acuerdo con los respectivos ordenamientos jurídicos nacionales”. El resultado de este encuentro, sintetizado en 23 puntos, reafirma la opinión expresada por el director asistente de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA por sus siglas en inglés), Geoff Ramsey. 

Ramsey no encuentra una solución a la vista que vaya a marcar la diferencia en la crisis venezolana.

“Yo creo que a nivel regional el Grupo de Lima probablemente va a seguir emitiendo una declaración cada mes o par de meses y va a seguir documentando el agravamiento de la crisis. Pero no veo a una región muy interesada en hacer más que eso. Quizás los países en la nueva reunión del TIAR podrían producir un anuncio en torno a las sanciones individuales, pero aún así yo no veo una solución saliendo de las sanciones”, apuntó.  

 

Luis Álvarez, internacionalista y magíster en Ciencia Política, indica que antes de la reunión del Grupo de Lima, el canciller de Perú habló de un relanzamiento del organismo, por lo que se evidencia que hubo una caída y quiebre en el dinamismo que tenía. 

Otro elemento que enrarece el contexto del funcionamiento del Grupo de Lima es la contradicción entre el apoyo de este grupo a la propuesta de Guaidó y las políticas migratorias de estos países hacia los venezolanos que ingresan a ellos. 

Álvarez considera que los países miembros deben facilitar aún más la estadía de los venezolanos. “No pedir el apostille o documentos registrados ya que eso se debe hacer en las oficinas y ministerios de un régimen que ellos no reconocen; y además, cómo los consigue una persona que se fue caminando del país. Por lo menos deben flexibilizar los requisitos en los trámites de visa como dicen que lo van a hacer”. 

Venezuela, la dueña de su propio futuro

Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Uruguay: todos estos países terminarán el año con panoramas muy distintos a como lo empezaron. Venezuela, en cambio, pareciera que finalizará 2019 en un largo purgatorio político, una burbuja económica dolarizada para beneficio de una minoría y la misma emergencia humanitaria aplastando a los sectores con menos recursos. 

En opinión de Álvarez los cambios en la región podrían afectar el trabajo por la recuperación democrática que la Asamblea Nacional viene haciendo. “Por una razón muy lógica: los países tienen que dejar de ver a Venezuela porque tienen que empezar a ver lo que ocurre hacia adentro”, explicó. 

 

Álvarez aseguró que el trabajo que queda por delante, en manos de la Asamblea Nacional, es tender los puentes necesarios con los distintos gobiernos, independientemente de su naturaleza, para dar a entender que en Venezuela no existe un problema ideológico sino de derechos humanos y de falta de libertad. “Es importante que en la política comunicacional de la Asamblea Nacional se deje claro que el drama regional empieza a aclararse si en Venezuela hay un cambio de gobierno bajo condiciones democráticas”, apuntó.   

 

 

Geoff Ramsey, de WOLA, opina que “a nivel simbólico probablemente la región va a seguir ejerciendo un papel significante pero no creo que vaya a hacer la diferencia. A nivel regional esto nunca iba a ser permanente. Cada país tiene sus preocupaciones internas y eso de cierta manera era inevitable: perder el interés en Venezuela después de un tiempo”. 

Apunta que la oposición debe volver a la estrategia de no politizar la lucha venezolana y de decir que no se trata de un conflicto de izquierda o de derecha, sino de la democracia contra el autoritarismo. 

“Recuerdo que en febrero-marzo hubo un intento de establecer lazos con sectores del chavismo democrático o con los moderados en esa coalición. Parece que esos esfuerzos han sido abandonados y yo creo que hay que volver a ese tipo de narrativa porque lo que hace es blindar el apoyo público para el movimiento opositor en el país”, explicó. 

La región, de norte a sur

En el norte, en opinión Álvarez, la administración de Donald Trump va a mantener una política de sanciones a individuos pero no irá más allá que eso. Explica que el tema venezolano le funciona para atender a un electorado del sur de la Florida y a los republicanos críticos de las políticas demócratas. No obstante, le interesa mantener a su electorado de la zona norte del país. “¿Si está retirando tropas de Siria, por qué se va a meter más en Venezuela? Una acción directa no la veo y espero que tampoco ocurra, por las consecuencias que eso implica”, indicó. 

De hecho, voceros como John Bolton, Marco Rubio y el propio Trump cada vez se refieren menos en sus redes sociales a Venezuela y cada vez se ocupan más de sus asuntos internos. Es ahora Elliott Abrams, representante especial para Venezuela, quien se refiere a al país públicamente; y el pasado miércoles 29 de noviembre aseguró que Estados Unidos mantendrá la misma política hacia la nación sudamericana. 

Ramsey asevera que Estados Unidos ya “ha usado la opción nuclear”, que son las sanciones petroleras. Estas no han generado un cambio notable dentro de la coalición gobernante en Venezuela, por lo que no avizora qué más podría hacer la comunidad internacional por el país. 

 

“Yo creo que estamos al máximo de la presión internacional y hay que volver a insistir en presión interna y en apoyar a factores políticos que están dentro de Venezuela intentando abogar por una solución política”, añadió.  

 

Las sanciones impuestas por Estados Unidos el pasado martes 26 de noviembre a la Corporación Panamericana de Cuba, empresa utilizada por la estatal Cubametales para comercializar petróleo venezolano y así ayudar al país a evadir las sanciones, refuerza la ruta de acciones a distancia que ha elegido EE.UU., país cuyos voceros además han amenazado con imponer aún más sanciones. 

En México Andrés Manuel López Obrador no se retrata abiertamente con el gobierno de Nicolás Maduro, lo que indica que si bien no tiene la posición cerrada que tenía el gobierno anterior, igual mantiene críticas y preocupación con lo que ocurre en Venezuela. No obstante, con el recibimiento del expresidente de Bolivia, Evo Morales, en calidad de asilado político el pasado 12 de noviembre, se deja en evidencia que las inclinaciones de López Obrador siguen orientadas a apoyar a mandatarios de izquierda. 

A juicio de Álvarez, los resultados de las elecciones regionales en Colombia -en los que los candidatos afines al presidente Iván Duque no fueron favorecidos- señalan que la Asamblea Nacional venezolana debería mantener una relación con los partidos políticos de ese país desde el punto de vista institucional y los distintos partidos venezolanos deberían acercarse a los que pudiesen tener afinidad con ellos.

“Los partidos de la Asamblea deberían buscar referentes o interlocutores para seguir presionando y que cada vez más Maduro y su entorno pierdan el poco respaldo que les queda. Porque el respaldo que en verdad le queda a Maduro en Colombia es el respaldo nominal del partido político de las FARC, porque el apoyo del partido armado es mucho más claro”, detalló. 

 

El director asistente de WOLA considera que a pesar de los cambios electorales en Colombia y en Sudamérica no ve que ningún gobierno en la región tenga un interés real en tomar medidas drásticas como sería una intervención militar. 

 

“Es decir, realmente ni Colombia ni Estados Unidos estaban hablando de una intervención militar en Venezuela porque saben que la crisis migratoria y la crisis de refugiados aumentaría y que no habría una garantía de una salida estable ni democrática”, explicó Ramsey. 

Asimismo, desde el paro nacional en Colombia del pasado jueves 21 de noviembre, persisten las protestas pacíficas en contra de que el presidente Duque ejecute una reforma laboral y de las pensiones. Mientras tanto, 59 venezolanos fueron deportados por Migración Colombia por estar supuestamente vinculados a hechos vandálicos durante las manifestaciones.

Carmen Beatriz Fernández, especialista en marketing político, expone en un hilo en la red social Twitter algunas de las razones por las que las protestas surgen globalmente, por diversas razones, pero, también con ciertas similitudes. 

 

En Brasil las prioridades para el mandatario Jair Bolsonaro también se podrían ver afectadas luego de que al ex-presidente Luiz Inácio Lula da Silva​ se le otorgara libertad por el caso Lava Jato el pasado viernes 8 de noviembre, mientras espera por el veredicto final de la Corte Suprema de Brasil. La decisión fue tomada por el juez Danilo Pereira Júnior, del juzgado penal federal 12 de Curitiba, quien aceptó el pedido de la defensa de da Silva y lo autorizó a dejar la prisión.

En agosto de 2018, antes de las elecciones presidenciales en el vecino país, las encuestadoras Datafolha e Ibope daban un 39% y 37% de intención de voto a Lula; mientras que Bolsonaro solo contaba con un 18%, según lo publicado por ambas compañías. 

Más abajo en el continente, en Argentina, aún no se descifra la posición que tendrá Alberto Fernández con respecto a Venezuela, pero su futuro canciller, Felipe Sola, ya ha anunciado que el país no se saldrá del Grupo de Lima. 

Sin embargo, Álvarez señaló que el presidente electo no tendrá una postura tan clara en apoyo a Guaidó como la que ha tenido Mauricio Macri, más bien pasará a tener una posición más inclinada a que se de un diálogo en el que participe la Unión Europea. Una posición como la que ha venido esgrimiendo México. 

En Chile, a más de un mes de iniciadas las protestas por las medidas económicas tomadas por Sebastián Piñera, el mandatario reconoció que ha habido casos de abusos y excesos policiales durante las protestas en Chile y abrió a la posibilidad a que se realice una reforma en la Constitución, vigente desde la dictadura de Pinochet. 

Finalmente, en Uruguay se llevaron a cabo las elecciones presidenciales el domingo 24 de noviembre en las que resultó electo, con tan solo 28.666 votos de ventaja, Luis Lacalle Pou (Centro-derecha). Pero por ser tan estrecha la diferencia con respecto a su contrincante, Daniel Martínez (centro-izquierda), la Corte Electoral de Uruguay debió escrutar nuevamente los votos para poder declarar a un ganador y finalmente el jueves 28 de noviembre fue reafirmada la victoria del centro derechista. 

Con Lacalle como ganador Guaidó tiene un aliado más en la región, tal y como quedó demostrado en el intercambio de mensajes en Twitter. Pero, lo importante, es que unos aliados se van y otros se suman mientras los venezolanos no asumen el propio timonel de su destino.

“Clientes de las compañías de seguros han disminuido un 50% en los últimos dos años”
Las pólizas de seguro ya no solo se cotizan en bolívares, ahora también, como muchos productos en Venezuela, se hace en dólares 
La oferta de seguros en dólares abrió la puerta a compañías ilegales que no están registradas en la Superintendencia de la Actividad Aseguradora

Una familia venezolana compuesta por cuatro personas, con dos adultos empleados por la administración pública y dos niños, tendría que trabajar 2 años y 6 meses sin hacer ningún gasto del salario o del bono de alimentación para poder pagar una póliza de seguros de salud con una cobertura estándar de 25 mil dólares que cuenta con una prima de 910 dólares. 

Dos corredores de seguros consultados afirmaron que no tiene sentido cotizar pólizas en bolívares, aunque todavía se hace. Las ofertas pueden variar y se consiguen coberturas desde  los 10 mil a los 200 mil dólares y las primas a ser pagadas por los clientes oscilan entre los 910 y los 1.490 dólares. 

El salario mínimo en Venezuela se encuentra en Bs. 300.000 desde el 14 de octubre de 2019, lo que es equivalente a unos $16,66 al mes. En el caso de una pareja, se trata de un ingreso mensual de $29,3. 

El sueldo mínimo fue modificado a mediados del mes de octubre a través de una publicación del constituyentista Francisco Torrealba en su cuenta en la red social Twitter, y posteriormente se oficializó en la Gaceta Oficial Extraordinaria 6.484, de fecha viernes 11 de octubre de 2019.  

A pesar de representar un aumento de 361% en el sueldo integral (que era de Bs. 40.000), los ingresos de un venezolano que gana el sueldo mínimo no son suficientes para una cobertura médica acorde a los costos de la medicina privada en Venezuela. 

 

Este jueves 7 de noviembre la Academia Nacional de Medicina presentó los resultados de la Encuesta Nacional de Hospitales: Agosto – Septiembre 2019. Ante esto, el diputado de la Asamblea Nacional y médico, José Manuel Olivares, indicó que “el 55% de los servicios de laboratorios en los hospitales están cerrados, no hay reactivos para hacer ningún tipo de examen sanguíneo y para ese mismo examen, en una clínica privada, se necesitan por lo menos 8 salarios mínimos“.

Según los datos recogidos para esta edición de la Encuesta Nacional de Hospitales, el promedio de operatividad de tomógrafos y resonadores en el sector público no llega a 20% y hacerse una tomografía o una resonancia en una clínica privada cuesta de 10 a 20 salarios mínimos.

“Hoy no hay en el país un solo centro de salud público que sea capaz de diagnosticar Hepatitis A y tampoco se puede hacer el diagnóstico de sarampión. Hoy en Venezuela el que no tiene plata se muere. Enfermarse o ser paciente crónico es una condena directa a morir“, concluyó Olivares.

Un venezolano que gana sueldo mínimo no puede costearse ningún examen diagnóstico en ninguna clínica privada y hacérselo en algún hospital del Estado o centro de salud público no es una posibilidad. Más de la mitad de los hospitales no cuentan con rayos x, ya sea porque la máquina no se encuentra operativa por falta de mantenimiento o porque se dañó como consecuencia de los apagones que ha sufrido el país desde principios de este año.

Emma Lattke, una estudiante universitaria, se operó las amígdalas, cornetes y senos para-nasales hace un año en una clínica en Caracas. El costo de su intervención médica fue de $800 y los gastos post-operatorios totalizaron unos $150. Su familia tuvo que asumir los gastos ya que desde hace tres años, cuando despidieron a su padre de su empleo, no cuentan con seguro médico. Afirma que su familia tampoco tiene planteado volver a comprar una póliza de seguros para gastos médicos. 

Un familiar de Maryorie Márquez, una joven de 22 años, fue operado de la vesícula en la ciudad de Caracas en agosto de 2019 por un costo de $2.100 o el equivalente 41 millones de bolívares de la época. Su allegado contaba con un seguro que sólo alcanzó para pagar 6 millones, correspondientes a los exámenes pre-operatorios. Tuvo que pedir un préstamo de salud en su lugar de trabajo para poder pagar la totalidad de los gastos de la operación que fue de emergencia. 

Agrega que recibieron presupuestos de hasta 6 mil dólares para la misma operación, y añade que su familiar no tiene planteado contratar una nueva póliza con mayor cobertura, pero ella sí lo planea hacer para contar con una cobertura que realmente la pueda ayudar en caso de una emergencia médica. 

Merma en la contratación de pólizas en el país

María del Carmen Bouffard, presidenta ejecutiva de la Cámara de Aseguradores de Venezuela, explica que el contexto hiperinflacionario del país se ve reflejado en el sector ya que los clientes que anteriormente contrataban pólizas de salud y para automóviles, ahora le dan prioridad a las primeras y abandonan las de autos. 

Detalla que las cifras que manejan en la Cámara de Aseguradores indican que la cartera de clientes de las compañías de seguros ha disminuido un 50% en los últimos dos años. 

“Las estimaciones que tenemos son que el sector asegurador en cartera general, que incluye salud, automóviles y ramos patrimoniales, ha perdido más del 50% en los últimos dos años. Antes, las pólizas para automóviles representaban casi 40% de la cartera de todo el sector. Cuando ves ahora el perfil del 2018, está en el orden del 15%. Pasó del 40% a representar el 15%. Con salud, los porcentajes no han cambiado tanto. Antes representaba como un 32% ahora está en el 29% del total de la masa”, expuso Bouffard.   

Añade que las sumas aseguradas se hacen insuficientes en muy poco tiempo para poder cubrir patrimonialmente a los clientes, en especial cuando se trata de pólizas en la moneda local. 

 

No obstante, apunta que las compañías han optado por ofrecer reajustes a las sumas aseguradas pero eso implica que las primas a cobrar sean mucho más altas y llega un momento en el que el poder adquisitivo de los clientes no permite que puedan seguir pagando y, en consecuencia, tampoco puedan proteger su patrimonio adecuadamente. 

“A pesar de las dificultades, han pasado dos años y todas las empresas de seguros se mantienen activas y operativas. Eso habla de un gran esfuerzo que se ha hecho y de un logro que es bien complejo. El sector apuesta al país, a seguir trabajando, a reinventarse y reestructurarse y ofrecer alternativas que se adapten a las necesidades de los asegurados”, aseguró la presidenta ejecutiva de la Cámara de Aseguradores de Venezuela.

Necesidad de contratar pólizas en dólares

Bouffard añade que la contratación en dólares de pólizas siempre se ha podido hacer. De hecho, asegura que hay ramos en los que es casi obligatorio hacerlo, como en el caso de vehículos de aviación. 

Sin embargo, cuenta que desde hace dos años, por las condiciones económicas del país, hay un segmento de la población -no la mayoría- que ha buscado protegerse en una moneda extranjera que le dé estabilidad en sus coberturas y que no amerite ajustes en los montos de cobertura y primas de las pólizas. 

“Hace dos años la ciudadanía no tenía la necesidad de contratar en otra moneda. Esto no es algo que están imponiendo las compañías de seguros. Es el mismo mercado el que está buscando protegerse en una moneda que le garantice estabilidad. De ahí surge que las empresas, luego de pasados los procesos correspondientes, ya estén ofreciendo productos en dólares”, aseveró. 

Mercado ilegal de pólizas de seguro en el país 

La presidenta ejecutiva de la Cámara de Aseguradores de Venezuela asegura que hay empresas autorizadas para operar en Venezuela por la Superintendencia de la Actividad Aseguradora y hay empresas que están operando de manera ilegal en Venezuela. 

“Esta misma necesidad de los ciudadanos de protegerse en una moneda estable abrió una brecha y empresas internacionales permearon en Venezuela ofreciendo sus productos a través de canales de comercialización que son los vendedores que están aquí en el país”, señaló la presidenta de la asociación gremial que agrupa a empresas de seguros y reaseguros. 

También enfatizó que las personas que contratan con esas empresas corren el riesgo de que no tienen a donde recurrir aquí en Venezuela.

“Nadie les puede garantizar protección a esas personas si en un momento determinado la empresa no les responde. Van a tener que recurrir al país de donde la empresa esté domiciliada a hacer el reclamo ya que dicha empresa no tiene representación en Venezuela”, explicó.  

 

Asimismo, Bouffard añadió que las empresas de seguros internacionales que están vendiendo sus productos aquí en Venezuela, sin la permisología adecuada, no cumplen con las normas impuestas por la superintendencia, no pagan impuestos, no pagan la contribución a la superintendencia, no pagan ninguno de los aportes a los que están obligadas las empresas de seguros debidamente autorizadas por el país y no están sujetas a ningún tipo de control, ni de supervisión aquí en Venezuela. “De acuerdo a la Ley de la Actividad Aseguradora están operando de manera ilegal; de hecho, constituye un delito que vendan pólizas de seguros aquí en Venezuela”. 

Venezuela tiene peor conexión a Internet que Cuba e Iraq
 
La precariedad en el acceso a Internet alimenta el círculo vicioso de la desinformación-pobreza

 

 

MIENTRAS QUE EN TAIWÁN, el país con el internet más rápido del mundo (85,02 megas), una película de cinco gigas en HD tarda un promedio de ocho minutos para descargarse, en Venezuela (1,37 megas) toma unas ocho horas. En Uruguay, la misma película puede tardar en bajarse una hora y en Haití tres horas. 

Con un internet de una velocidad de descarga de dos megas se puede navegar en la web y usar el correo electrónico en tres equipos distintos, pero es insuficiente para jugar en línea, ver videos en Youtube o Netflix sin experimentar lentitud. Ahora bien, con cinco megas, entre dos y cinco equipos pueden estar conectados sin que la velocidad de descarga de datos para cada uno de ellos se vea afectada. 

Parte de esta información fue dada a conocer por la Organización No Gubernamental Estrategia Ciudadana en su informe Calidad de internet en Venezuela, la censura invisible. En el documento se reveló que Venezuela ocupó el puesto 184 de 207 países en los que se evaluó la velocidad de internet en el año 2018. 

Basándose en los datos del 2018 proporcionados por Broadband Speed League, el informe revela que Venezuela se ubica en el puesto 184 en cuanto a velocidad de internet, con 1,37 megas. En el contexto de países sancionados o en guerra, se encuentra por detrás de Cuba con 1,66 megas y de Iraq con 1,39 megas; y detrás de Venezuela se ubican Afganistán con 1,26 megas, Siria con 0,95 y Yemen con 0,38.

En América Latina, Uruguay es el país con mayor velocidad en internet, con un promedio de 9,2 megabytes. Le siguen Panamá (8,1), Puerto Rico (8,0), México (6,0) y Brasil (4,8). Detrás de estos se encuentran Argentina (2,8), Nicaragua (2,5), Bolivia (1,7) y Cuba (1,7) acompañan a Venezuela (1,4) en la parte baja de la lista.

 

 

 

La investigación de la ONG Estrategia Ciudadana fue publicada el pasado agosto de 2019 y se llevó a cabo con el uso de fuentes especializadas a nivel mundial sobre la calidad y el acceso internet, tal y como el Observatorio Global de Banda Ancha. Adicionalmente, se profundizó en el acceso a internet en la parroquia de Juan de Villegas, Municipio Iribarren del Estado Lara, en el cual se llevó a cabo un trabajo de campo. 

En este, los resultados detallan que 61% de las personas consultadas no tiene acceso a un teléfono celular inteligente; 35% de las personas utilizan internet algunas veces durante la semana y 30% lo usa a diario; de ellos, 53% lo hace desde su vivienda.  

Además, citando al estudio de opinión de junio de Poder & Estrategia, se dio a conocer que para el estrato social DE, la deficiencia en el servicio de internet no es señalada como un problema (a diferencia de los estratos AB y C). “Esto por una parte pone de manifiesto que las necesidades biológicas básicas opacan a necesidades como las de formación, recreación e información. Este último elemento ilustra y alimenta el círculo vicioso desinformación-pobreza”, explica el documento. 

En el documento, la ONG denuncia que por la baja calidad del servicio de internet en el país no solo se ve afectada la libertad de expresión e información, también la libertad económica y el derecho al trabajo.

 

Medios tradicionales y digitales en acecho 

Asimismo, señala que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (Sntp) denunció a finales de 2018 que desde la llegada de Nicolás Maduro al poder (2013), 115 medios de comunicación tradicionales cerraron en el país. 

Por su lado, son 55 los medios impresos en el país que han dejado de circular en el período 2013-2018. De esos, la mayoría se han trasladado a un formato digital, pero 19 de estas empresas periodísticas han cerrado por las condiciones adversas de la crisis que atraviesa Venezuela, según indica el informe de Estrategia Ciudadana con información del Instituto Prensa y Sociedad (IPYS Venezuela). 

Aunado a esto, la ONG señala que además de la mala calidad del internet, se presentan “bloqueos sistemáticos” de páginas, servidores y motores de búsqueda, de acuerdo a lo analizado por la página netblocks.org, dedicada a informar las interrupciones sufridas en el servicio cada mes. Uno de estos portales es El Pitazo, medio aliado de Runrun.es en la Alianza Rebelde. 

El confortable paso de Rafael Correa por Canaima
El expresidente ecuatoriano, que tiene un proceso judicial abierto en su país, hizo turismo y cantó el tema Venezuela rodeado de las lagunas de un Patrimonio de la Humanidad. 

@gchenriquez1

A principios del mes de agosto, la Corte Nacional de Ecuador dictó una segunda orden de prisión preventiva y pidió que se oficie una nueva solicitud de búsqueda y captura ante la Interpol de Rafael Correa. A finales del mismo mes, el expresidente ecuatoriano disfrutaba de las atracciones turísticas del Parque Nacional Canaima, en el estado Bolívar, al sur de Venezuela.  

Correa llegó en un avión privado y se alojó por al menos una noche en la posada Waku Lodge, a orillas de la Laguna de Canaima, frente a los saltos de agua Ucaima, Golondrina, Wadaima y Hacha, todas escenas de un Parque Nacional que es Patrimonio de la Humanidad. Esto lo confirman varias fuentes de la zona que coincidieron con el expresidente ecuatoriano que es solicitado por la justicia de su país.

Correa se encontraba junto con cuatro personas civiles y con un quinto acompañante con vestimenta militar quien, según informantes del lugar, es un militar venezolano. También señalaron que todos trataron al expresidente y aliado de Nicolás Maduro con particular esmero y cuidado, y comentaron la posibilidad de que se hubiera alojado por más días en el Campamento Venetur Canaima, empresa mixta del Estado. Esta última versión no había podido ser confirmada al momento del cierre de esta nota. 

Personas de la comunidad indicaron que la visita de Correa coincidió con una repartición de equipos otorgados por el programa oficial Mi Casa Bien Equipada, presuntamente realizada por la esposa de un funcionario del Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas. Esto se corroboró con imágenes que se hicieron públicas a través de la red social Twitter, en las cuales Correa y más de una decena de indígenas venezolanos posan con electrodomésticos Haier a sus espaldas. 

La ausencia de un personal particular de seguridad que lo acompañase lo hizo camuflajearse entre otros turistas que estuvieron en el Parque Nacional. El entusiasmo que otros viajeros manifiestan cuando visitan este Patrimonio de la Humanidad fue el mismo en Correa: algunos lo escucharon cantando  la famosa canción Venezuela, de los españoles Pablo Herrero Ibarz y José Luis Armenteros Sánchez, que habla de desiertos, nieves y dudoso volcanes. 

Solicitado por la justicia de Ecuador

Rafael Correa terminó su periodo en la presidencia de Ecuador el 24 de mayo de 2017, tras diez años ininterrumpidos de gobierno. Llegó al poder el 15 de enero de 2007 y, en la actualidad, es el jefe de gobierno que más tiempo ha durado en el cargo de su país de forma contínua. 

Justo al salir de la presidencia, en septiembre de 2017, se radicó en Bruselas, Bélgica, ciudad de donde es oriunda su esposa Anne Malherbe. Diez meses después, en julio de 2018, la Corte Nacional de Ecuador dictó orden de prisión preventiva en su contra por su presunta participación en los delitos de asociación ilícita y secuestro del asambleísta opositor Fernando Balda en 2012. El expresidente se negó a regresar a su país para presentarse ante la justicia. 

La jueza encargada del caso, Daniella Camacho, también solicitó la detención internacional a Interpol. El organismo la rechazó en diciembre de 2018 tras considerarla “incompatible con el respeto de los Derechos Humanos”. Este caso, que está en fase de juicio, quedó suspendido por la ausencia del exmandatario en su país. 

Un año más tarde, el 8 de agosto de 2019, la misma jueza dictó una nueva orden de prisión preventiva para Correa y cuatro exfuncionarios de su gobierno. En esta oportunidad, por su presunta participación en los delitos de asociación ilícita, cohecho y tráfico de influencias, enmarcados en el caso conocido como “Sobornos 2012-2016”. Al igual que otros mandatarios de la región, se trata de un caso en el que señala a Correa como líder de una “organización criminal” que recibía sobornos de empresas, incluida la barasilera Odebrecht, a cambio de contratos públicos.

Aunque no hay orden de captura de Interpol, el artículo IX del Acuerdo sobre Extradición, suscrito por las Repúblicas del Ecuador, Bolivia, Perú, Colombia y Venezuela, establece que “se efectuará la detención provisional del prófugo, si se produce por la vía diplomática un mandato de detención mandado por el Tribunal competente. Igualmente se verificará la detención provisional si media un aviso transmitido aun por telégrafo por la vía diplomática al Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado requerido de que existe un mandato de detención”.

En consecuencia, el Estado venezolano no está obligado a colaborar con la justicia ecuatoriana, a menos de que la misma haya realizado una solicitud de extradición de Correa a su territorio. Además, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, reconoce a Juan Guaidó en su interinato y no a Nicolás Maduro. Los vínculos diplomáticos entre ambos países, otrora aliados en tiempos de Hugo Chávez, están rotos.

De paseo por Venezuela

Sin temor a ser detenido en Venezuela, Correa se alojó en una de las posadas más tradicionales, confortables y reconocidas de Canaima. Waku Lodge cuenta con 19 habitaciones y una suite, todas con comodidades como aire acondicionado, agua caliente, y un un porche con hamaca y poltronas. 

Para el 30 de junio del 2019, los planes de estadía de tres días y dos noches oscilaban entre los $520 y los $655 por persona; mientras que el plan de cuatro días y tres noches rondaba los $775 y $785 por persona. Waku Lodge es un sitio de alojo exclusivo, operado por  Canaima Tours, una empresa con más de 40 años en la zona. 

Pero lo que parece un edén para quienes visitan Canaima, es un lugar completamente distinto para quienes residen en la zona. Bienes básicos como el combustible y las toallas sanitarias son comercializados en divisas a precios difíciles de pagar. Un tanque de combustible para avión puede costar entre USD 5 y 6 el litro, mientras que el precio en el mercado estadounidense -según GlobalPetrolPrices.com es de USD 0,79; un paquete regular de toallas sanitarias cuesta unos 50 dólares, cuando en Caracas oscila el precio entre medio dólar y un dólar. 

El turismo, principal fuente de ingreso de la zona, dio en 2018 un aporte de USD 6.392 millones al Producto Interno Bruto de Venezuela, lo que representa una caída del 34,4%, en comparación con el año 2017 y de 81% en comparación con el año 2013, que fue el período de mayor contribución. Esto según una información publicada en abril de 2019 en un informe de Ecoanalítica. 

En este destino turístico venezolano, tan paradisíaco para unos pero tan enrevesado para otros, es el lugar en donde Rafael Correa cantó y disfrutó mientras la justicia de su país lo solicita.