crisis eléctrica archivos - Página 2 de 6 - Runrun

crisis eléctrica

Iniciar esta disertación reconociendo problemas que afectaron el comportamiento social y económico de poblaciones enteras, sobre todo frente a la recurrente tragedia que ha paralizado el país por causas que no se justifican, pudiera resultar extremadamente justo y necesario. Y así debe ser toda vez que la historia universal remite a situaciones que dejaron ver el miedo que, ingentes comunidades, tuvieron ante lo que llamaron “la enfermedad del sol”. Sobre todo, cuando éste desaparecía y dejaba la Tierra a oscuras.

El desarrollo de la Física permitió superar tales temores. Así, como entender numerosos fenómenos que alarmaban pueblos. Incluso, gobiernos. No sólo fue el estudio del cielo, sus planetas, estrellas, constelaciones y demás fenómenos astronómicos. También fue de la naturaleza de los electrones, de las moléculas y de los átomos. Sin embargo, fue durante el Renacimiento cuando se inició el estudio sistemático de la electricidad y el magnetismo. Aunque el conocimiento claro de estas materias propias de la Física, no tienen lugar sino hasta finales del siglo decimonónico.

Difícilmente, otro logro científico tuvo consecuencias tan profundas y de tan largo alcance, como éste. Desde entonces, el dominio de la electricidad y el desarrollo de las comunicaciones cambiaron el modo actual de vivir. El mundo entero revolucionó su discurrir, toda vez que las tecnologías se adhirieron a tan potenciales fuerzas físicas, como en efecto dejó ver el carácter de la electricidad. Tanto así, que la electricidad se convirtió en una de las formas de consumo de energía más limpias y prácticas. De hecho, constituye un insumo imprescindible dentro del componente energético de todo proceso industrial de producción. Asimismo, su uso en el hogar es insustituible. Su demanda ha revelado un crecimiento tan vertiginoso, que hizo que cada vez más las sociedades se hicieron más dependientes de ella.

Venezuela no fue la excepción. Igual se sumó a las implicaciones de tan palmaria revolución tecnológica. Desde que la Electricidad de Caracas asumió el liderazgo en la generación, transmisión y distribución de la energía eléctrica, en Noviembre de 1895, el país se hizo más ávido de consumirla. Aunque siete años antes, la empresa The Maracaibo Electric Light Co., convertía a Maracaibo en una de las primeras ciudades de Sur América en disfrutar del servicio eléctrico.

Pero entrada la segunda mitad del siglo XX, el país pasó a hacerse partícipe de nuevos esquemas de crecimiento y desarrollo que clamaron por la prestación de un servicio de electricidad cuya eficiencia se correspondiera con los criterios que pautaban la apertura de un sector empresarial e industrial. Así como de importantes emprendimientos inmobiliarios, que iban a requerir fuentes estables y garantes de un servicio de electricidad acorde con una rotunda y creciente demanda. Las necesidades nacionales de electricidad, eran obvias. No obstante, no fueron totalmente satisfechas por cuanto, a pesar de que repuntó la creación de empresas productoras y administradoras del servicio de electricidad, la demanda superó rápidamente la oferta. Entre otras del sector privado, fueron: Energía y Luz Electrica de San Cristóbal, Electricidad de Valencia, Luz y Fuerza Eléctrica de Puerto Cabello, Electricidad de Guarenas-Guatire, Luz Eléctrica de Yaracuy y Energía Eléctrica de Barquisimeto (ENELBAR), principalmente. Mientras que del sector estatal, se tienen, Luz Eléctrica de Venezuela, (ENELVEN), Electrificación del Caroní C.A. (EDELCA), Compañía Anónima de Administración y Fomento Eléctrico (CADAFE) la cual luego cambia de denominación y personalidad jurídica para CADELA y Corporación Eléctrica Nacional (CORPOELEC).

Y así fue hasta que la construcción de la Central Hidroeléctrica Raúl Leoni, hoy llamada Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, cuya inauguración final ocurre en Noviembre de 1986, comenzó a ofrecer la mayor cuota de energía eléctrica al país. El resto, lo aportarían plantas termoeléctricas o hidroeléctricas de menor envergadura. No obstante, algunos de esos proyectos no fueron totalmente terminados lo cual violentó la planificación que a dicho respecto se tenía.

El hecho de no haberse cumplido el programa de equipamiento de acuerdo con el análisis prospectivo de la capacidad que habría de instalarse en la última década del siglo XX, tanto como en los años hasta ahora consumados del siglo XXI, devino en la acumulación de problemas que no lograron despejarse. Por consiguiente, los gobiernos de entonces no ejecutaron los requerimientos de capacidad instalada correspondientes a las estimaciones de la demanda que ingenieros y economistas consultores, habían proyectado.

La Asociación de Ingenieros Mecánicos y Electricistas, AVIEM, había considerado que luego de 1996 se haría inminente “aumentar la generación a termocarbón, desarrollar los aprovechamientos hidroeléctricos del Orinoco y los cuantificados hasta dicho año, y utilización de energía nuclear” (I Congreso Venezolano de Energía: La energía eléctrica en Venezuela. Caracas, 1978) Esto, para amortiguar el crecimiento de la demanda que ocurriría entrado el siglo  XXI. Pues para entonces, “habremos utilizado  todos nuestros recursos hidroeléctricos y será necesario incorporar en gran escala, otras fuentes para satisfacer nuestros requerimientos de energía eléctrica” (Ibídem).

Pero  el deterioro causado por la desidia que emergió como resultado del patético esquema de desarrollo económico que acompañó el arribo del modelo militarista que se apoderó del poder político en 1999, desplazó toda consideración de mantenimiento preventivo y correctivo requerido por el sistema eléctrico nacional. Ello devino en un traumático deterioro que provocó el colapso de la generación, transmisión y distribución de la energía eléctrica. Particularmente, a partir de 2010.

Tal crisis, había sido anunciada con antelación, por estudiosos de firmas de ingeniería, centros de investigación y desarrollo y centros de estudios universitarios, preocupados pues los tiempos veían venirse encima. Sobre todo, ante el estado de pésimas condiciones que ya acorralaba las empresas eléctricas venezolanas. Ingentes oportunidades dejaron pasarse sin que llegaran a detallarse las condiciones que adolecían frente a reordenamientos propios del subsector eléctrico nacional. Muchas prioridades quedaron rezagadas como necesidades de proyectos de desarrollo e inversiones clamados para el interés nacional.

La AVIEM había advertido que “de sufrir retrasos considerables, los márgenes de reserva necesarios para garantizar una electricidad siempre disponible, serían críticos y podría afectar seriamente la operación del sistema eléctrico nacional” (Ob. Cit.) Actualmente, la capacidad de carga distribuida nacionalmente no cuenta con reserva alguna. Por lo contrario, se tiene un déficit bastante calamitoso, 3.435 MW operativos. Por consiguiente, se ha puesto en jaque, en lo que ha corrido desde el 7 marzo 2019, la operación del sistema eléctrico en todas sus fases y condiciones.

El régimen socialista venezolano, acusa a razones de índole política y geopolítica de la crisis eléctrica nacional que ha surgido. Y lo peor, es que comunicadores sociales y personas afectas al régimen se han prestado a la absurda tarea de buscar convencer a incautos, idealistas, resignados y conformistas, de que la logística que acompaña la generación, transmisión y distribución de electricidad, es un problema que sólo lo explica la “política” a manera de ficción. Ni siquiera el populismo, la revolución o el socialismo de última categoría, tienen consigo razones para justificar tan perturbadora realidad. Más, cuando la correspondiente ideología no cuenta con consideraciones que respondan. Por eso, han hablado de que lo sucedido a principios de Marzo 2019, fue una guerra cibernética y electromagnética que incidió sobre controles numéricos del centro generador de Guri gobernados éstos por patrones electrónicos dialógicos y conmutadores analógicos manuales para los cuales no hay poder digital capaz de intercalar órdenes en sus fuentes controladoras de barrido simple.

La causa de tan histórico desastre, es de alcance internacional dado lo absurdo y ridículo de la explicación gobiernera. La misma se complementa con la de un supuesto ataque terrorista. Aunque debió ser “terrorismo de comiquitas” pues no hay otra forma de concebir consecutivas acciones de saboteo  que a juicio de cualquiera, lucen de carácter infalible toda vez que ocurrieron en áreas fuertemente militarizadas. Sin embargo, esto puede explicarse al considerarse la incidencia de una negligencia garrafal, tanto como de la corrupción que dejó sin recursos, a proyectos eléctricos aprobados financieramente por el Ejecutivo Nacional en su momento.

De manera que la presunta “guerra eléctrica” provocada por infiltración del acérrimo capitalismo del Imperio Yanqui, no calza con las motivaciones endilgadas por quienes no saben otra cosa que “echarle la culpa a la vaca”. Debería todo explicarse, según las teorías de las fuerzas ejercidas sobre una corriente en un campo magnético. Así podría haberse rebatido cualquier incipiente trazo de que el calentamiento de las líneas de alta tensión fueron reducidas por influjos electromagnéticos teledirigidos. Hipótesis ésta que se cae por su propio  y fantasioso peso .

Ello fue  causado, simplemente, por el calor generado por el incendio bajo las líneas de alta tensión extendidas entre las subestaciones Malena y San Gerónimo, lo que produjo la reducción de la protección térmica respectiva para así activarse la interrupción del sistema eléctrico. Asimismo, cabe agregar a una sucesión de causas, la impericia de buena parte del personal que atiende salas de máquinas de centros de potencia quienes, por ensayo y error, acometen un manejo que raya con desviaciones de control. Tampoco, se tiene el mantenimiento en caliente ni la vigilancia aérea de las redes de distribución a nivel nacional, como venía haciéndose. Otra causa, fue la acumulación térmica imposible de irradiarse por obsolescencia del aceite y material componente de transformadores de alto reciclaje o potencia eléctrica. La misma ha sido causante de explosiones achacadas a un manido saboteo.

Igual debe contarse, la anulación de plantas termoeléctricas de reducida potencia. De 84 en otrora instaladas, apenas quedan tres de las cuales sólo dos siguen operativas. Las plantas de energía eólica, resultaron ser un fiasco. Aparte que su capacidad de generación eléctrica es tan irrisoria, no funcionan. Todo esto da cuenta del mayor deterioro eléctrico suscitado en país latinoamericano alguno.

Así que para determinar algunas causas del problema que tiene al país sumido en el ocio, por un mal gobierno zarandeado por el Imperio, habría que dominar el tema que refiere la energía y movimiento de las cargas en parques eléctricos dedicados a la generación, transmisión y distribución del servicio eléctrico. Porque en verdad, lo acontecido es un problema  resultado de la precaria experticia logística y operativa de la empresa que controla el sistema eléctrico nacional. O para decir lo expuesto arriba de otro modo, es un problema de Física, no de Política.Tampoco de ficción.

Podcast | Tres en uno: Continúan las fallas eléctricas y la Venezuela potencia solo trabajó 10 días durante el mes de marzo

LLEGÓ EL MES DE ABRIL y con él, la “intervención, modernización y reestructuración de Coropoelec” luego de la destitución de Luis Motta Domínguez y la designación de Igor Gavidia como nuevo titular del Ministerio de Energía Eléctrica, la orden de allanamiento a la inmunidad parlamentaria del presidente de la Asamblea Nacional y Presidente (E) de Venezuela, Juan Guaidó.

Entre los principales reportajes de la alianza entre Runrun.es, Tal Cual y El Pitazo destaca el tema eléctrico. Por RunRun.es, el ingeniero eléctrico Julio Colina aseguró que la capacidad de solventar la crisis eléctrica es limitada, haciendo énfasis en que la empresa podría colapsar en cualquier momento. La Periodista de TalCual, Gabriela Rojas escribió un reportaje donde explica que en Venezuela solo se trabajaron 10 días durante el marzo, de esos, solo ocho pudieron culminar en una jornada laboral completa. Rojas detalla que el calendario escolar también se vio afectado y que en total 17 días se han perdido de clases.

Por El Pitazo, resalta el trabajo de la periodista Andrea Tosta en el que detalla como fueron las 29 horas que duró detenido el periodista Luis Carlos Díaz, luego de ser acusado de ser uno de los responsables del primer apagón, ocurrido el pasado 7 de marzo.

 

 

86% de los megavatios necesarios para la Gran Caracas no están disponibles

Actualmente, varias poblaciones en el estado Zulia y Puerto Cabello (Carabobo) tienen más de 48 horas sin electricidad o con cortes continuos de luz, debido a los problemas de generación

El ingeniero y experto en energía José Aguilar aseveró el miércoles 5 de septiembre que alrededor del 86% de los megavatios necesarios para la Gran Caracas, que comprende a Distrito Capital, Vargas y Miranda, no están disponibles.

A través de su cuenta en Twitter, Aguilar detalló que actualmente la capital y sus alrededores dependen de la generación eléctrica de Miranda y el Guri, debido a que las plantas termoeléctricas ubicadas en Vargas están en cero producción de megavatios.

El consultor internacional de sistemas eléctricos afirmó que con la nula generación de Vargas y la dependencia del Guri, es el perfecto “caldo de cultivo para un amplio apagón” en la zona.

Tenemos dos días seguidos con cero MW de la unidades Derwick, vendidas para el ‘Blindaje de Caracas’. De 578 MW vendidos por los “bolichicos” tenemos 100% de indisponibilidad”, señaló Aguilar.

Además, indicó que la debacle de la generación de la Gran Caracas “está llevando a las líneas de transmisión al límite”, y se deja con menos generación eléctrica para los estados del interior del país, donde constantemente se registran cortes de electricidad no programados.

Ante las acusaciones de supuesto sabotaje al Sistema Eléctrico Nacional que esgrimen las autoridades para justificar los recientes apagones, el ingeniero destacó que son la corrupción, una operación negligente de las plantas, mantenimiento poco profesional y la improvisación las que ocasionan el incumplimiento a la población y “mata los equipos”.

Actualmente, varias poblaciones en el estado Zulia y Puerto Cabello (Carabobo) tienen más de 48 horas sin electricidad o con cortes continuos de luz, debido a los problemas de generación.

El 29 y 30 de agosto se registraron los últimos apagones en Caracas, Vargas y Miranda, que fueron atribuidos por el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, a ciudadanos que hurtaron cables en la subestación Santa Teresa y los posteriores trabajos de reparación.

La crisis energética tiene paralizadas a 80% de las empresas en Zulia, denuncia Fedecamaras

El problema électrico que afecta al Zulia desde el pasado viernes mantiene a 80 % del sector empresarial de la entidad paralizado, denunció el vicepresidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) en el Zulia, Ricardo Acosta Cedeño.

Cedeño informó que la línea que se dañó no estaba en funcionamiento pero afectó transformadores en subestaciones, y equipos eléctricos que retransmitían la energía que estaba llegando de fuera del sistema interconectado nacional. Además, recalcó que no tienen información oficial al respecto, y no ven una solución a corto plazo.

“Sabemos que se están haciendo reparaciones pero no han dicho nada, hablaron de un sabotaje, no ha dicho en cuánto tiempo lo repararan”, comentó el empresario durante el programa de Shirley Radio en el circuito Onda de Unión Radio.

Acosta Cedeño precisó que el informe de Fedecamaras de julio es alarmante porque registra 70 % de caída en la economía del estado. “Continúan los problemas eléctricos afectando muy fuertemente a Zulia, en Maracaibo continua la caída de 80 % en la industria y de 60 % en el comercio, el ramo hotelero se ha visto beneficiado de alguna forma porque la personas están pernoctando en los hoteles por las plantas eléctricas que tienen”.

El representante de la cúpula empresarial en el estado occidental advirtió que el desespero en la población se ha agudizado, “Las personas están optando en irse a visitar a familiares a otros sectores o salir del municipio Maracaibo, que es el más afectado, irse a los municipios Cabimas, Santa Rita, Lagunillas o San Francisco, pero la realidad ha sido fuerte y ha habido varias protestas, además estamos viviendo una ola de calor que ha llevado la sensación térmica hasta los 38° C”.

 

*Con información de Unión Radio

Asamblea Nacional responsabiliza al gobierno de Maduro por crisis eléctrica en Zulia

La Asamblea Nacional responsabilizó hoy al Gobierno del presidente chavista, Nicolás Maduro, por la crisis eléctrica que padece el estado de Zulia, en el oeste del país, donde los cortes del servicio pueden llegar a ser de hasta 36 horas.

El diputado opositor Juan Pablo Guanipa, natural del Zulia, dijo en medio de un debate que el principal problema eléctrico de la rica región petrolera es la generación de energía, puesto que solo se produce el 10 % de los 1.900 megavatios que necesita el estado pese a tener una capacidad instalada superior.

“El sistema eléctrico en el Zulia colapsó, hoy Maracaibo está completamente a oscuras (…), ha habido cortes eléctricos que han llegado a 36 horas continuas”, aseguró el parlamentario de la formación Primero Justicia (PJ), del dos veces candidato presidencial Henrique Capriles.

Los cortes eléctricos son frecuentes en todos los estados de Venezuela, un país con una enorme riqueza petrolera, pero que padece una severa crisis económica que se traduce en escasez de alimentos básicos y medicinas, así como hiperinflación.

El Gobierno venezolano asegura que el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) ha sido víctima de constantes sabotajes que afectan su desempeño, una tesis que la oposición desestima.

“Nosotros (los zulianos) vamos a hacer todas las protestas que sean necesarias”, añadió Guanipa.

En tanto que el presidente del Parlamento, el también oriundo de la región zuliana Omar Barboza, dijo que los dirigentes políticos deben organizar a los ciudadanos para que protesten y hagan “valer sus derechos”.

“Comencemos por el Zulia para que se produzca el cambio político que es el requisito previo a la solución de estos problemas tan graves que está viviendo Venezuela”, señaló.

Según la diputada opositora Nora Bracho la mitad de los comercios y empresas de la región se encuentran cerradas por la falta de electricidad, lo mismo que la red hospitalaria, que se encuentra “prácticamente en parálisis total”.

“Le pedimos al (ministro Luis) Motta Domínguez que aterrice y sienta la situación que estamos viviendo los venezolanos (…), hay una falta de respeto con los zulianos”, dijo.

Sobre la crisis, el ingeniero Winston Cabas, que acudió este martes a la Cámara para hacer un diagnóstico del SEN en los estados del oeste del país, señaló que los problemas son estructurales y progresivos.

La crisis eléctrica del Zulia “va a llegar al estado Lara, va a llegar al estado Falcón, Carabobo”, aseguró.

En tal sentido, pidió al Gobierno venezolano convocar a la academia y a empresas privadas para hallar solución a la crisis y adiestrar nuevos ingenieros y técnicos, tras apuntar que la estatal Corpoelec (adscrita al Ministerio de Energía Eléctrica) ha perdido casi la mitad de sus trabajadores en el último lustro.

Motta Domínguez: Estamos viendo el incremento de incursiones a estaciones eléctricas

El ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, denunció supuestos sabotajes contra estaciones y subestaciones del sistema eléctrico nacional registrados en cinco estadoso del país, que habrían dejado dos delincuentes abatidos, tres personas electrocutadas y 21 detenidos.

Motta Domínguez aseguró que a los delincuentes les fue incautado 5.123 kilos de material estratégico o cableado cortado. “Estamos viendo que se están incrementando las incursiones y estos coincide con las denuncias hechas por el vicepresidente Tareck El Aissami”, detalló el ministro.

Sobre los intentos de sabotajes ocurridos en Zulia, Vargas, Aragua, Sucre y Cojedes, mencionó que en el estado Aragua intentaron ingresar sin autorización a unas subestaciones y funcionarios militares tuvieron que aplicar la fuerza legítima, razón por la que murieron dos personas.

“En este procedimiento, donde murieron estas dos personas, ahí se incautaron una pistola 9 milímetros marca Sig Sauer con seriales devastados y un escopetín calibre 16, igualmente con los seriales devastados”, agregó.

Domínguez contó que durante este fin de semana en la estación Chacopata, estado Sucre, donde se conecta el cable submarino que va hacia Isla Margarita, Nueva Esparta, fueron apresada tres personas más.

Señaló que hace 15 días unos sujetos pretendían ingresar ilegalmente a la estación La Horqueta, Aragua, donde hubo un enfrentamiento en el que fallecieron tres personas y se confiscaron armas de fuego.

El ministro hizo un llamado a la población a denunciar cualquier tipo de actividad sospechosa en las estaciones eléctricas del país, e impedir que saboteen el sistema de electricidad nacional que se ha visto afectado por este tipo de incidentes.  

*Con información de Panorama

 

Murieron 6 recién nacidos tras falla eléctrica en pediátrico de San Félix

Centro-Pedriatrico-SanFelix

Seis familias guayanesas ya no recordarán el 14 de febrero como el día del amor y la amistad. No por corazones rotos sino por razones que, más que fracturar un sentimiento, terminan por sembrar otro tipo de emociones: las que infunde la muerte. La de un ser querido. La de un hijo… o la de seis recién nacidos.

Así fue el 14 de febrero para esas seis familias, que vieron morir a sus hijos en la terapia intensiva neonatal del Centro Pediátrico Menca de Leoni, en San Félix, luego de una falla eléctrica.

El neonatólogo José Ángel Chavero, encargado del área, informó que el miércoles al mediodía hubo una falla eléctrica en el sector de Guaiparo, donde se encuentra el pediátrico. El personal del centro intentó encender la planta eléctrica pero esta no funcionó, ni tampoco lo haría durante las cuatro horas posteriores que duró el apagón. Frente a la eventualidad, el equipo de Chavero, que tenía a los seis recién nacidos conectados a equipos de ventilación mecánica, procedió a activar el mecanismo de ventilación manual.

Pero esto no fue suficiente para salvarlos. A partir de las 2:00 de la tarde, informó Chavero, los neonatos comenzaron a morir, incluso luego de restablecerse el fluido eléctrico a las 4:00 de la tarde, pues -aseguró el especialista- una vez restituido el servicio, no pudieron reactivar los respiradores artificiales por fallas en las presiones de oxígeno y de aire comprimido.

Por eso mantuvieron el procedimiento de ventilación manual, con los equipos que tenían, con el personal que tenían. Pero ninguno de los contumaces esfuerzos del equipo médico fueron suficientes para salvar a los seis pequeños que murieron entre las 2:00 de la tarde y las 12:00 de la noche.

Lea la nota completa en El Correo del Caroní

Informe interno de Corpoelec revela que mala praxis condujo a apagón

 

apagon

La insuficiente producción de electricidad de los Andes, a pesar de la inversión hecha en varias plantas térmicas, ha hecho que Corpoelec sobreexplote el sistema eléctrico con la finalidad de abastecer a la zona. Operar el sistema al límite expone al resto de los estados a apagones, han dicho los analistas.

A pesar de la advertencia, eso fue lo que ocurrió nuevamente el pasado 9 de septiembre, indican, luego de analizar los reportes internos de Corpoelec sobre el hecho. El ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, ha dicho, en cambio, que fue un sabotaje de los partidos de oposición al gobierno.

En la noche del viernes 9 la generación de electricidad en los Andes era apenas 32% de lo requerido, se lee en el informe. No estaban en funcionamiento ni la central Don Luis Zambrano (Mérida) ni la Planta Táchira. Para empeorar las cosas, la  “indisponibilidad forzada” de una línea de la central hidroeléctrica de San Agatón obligó a aplicar racionamientos en ese estado y Trujillo. Eran las 8:10 pm, diez minutos antes del apagón en el resto de los estados.

El error de siempre

Miguel Lara, ex gerente de la oficina de administración de carga de Edelca, asegura que en los minutos siguientes, ocurrió el error. Para enfrentar la magnitud del desbalance de energía, Corpoelec procedió a “exceder los niveles seguros de transmisión de electricidad de Guri hacia la zona, desde las subestaciones Yaracuy y Morochas 230 kV”. “Lo ha hecho en reiteradas oportunidades, en apagones previos”, agrega.

La consecuencia de la maniobra fue la oscurana para siete estados, a las 8:20 pm. “A esa hora se salió de servicio una de las dos líneas Yaracuy-Acarigua a 230 kV. Luego se disparó la segunda y después las dos líneas a 230 kV Morochas-Buena Vista. Eso conllevó al colapso en cascada del servicio en los estados afectados”.

El evento implicó la pérdida de 1.412 mW, una cantidad importante de energía: alrededor de 10% de lo que se produce en el país. Afectó 15 unidades de producción eléctrica en 11 centrales. Y dejó sin luz a ciudadanos en Cojedes, Barinas, Portuguesa, Yaracuy, Trujillo, Táchira y Mérida.

Ante las fallas (humanas o ambientales), la electricidad debe ser reconducida apropiadamente a través del sistema. Si no se hace así, otras líneas que llevan electricidad pueden sobrecargarse. O como dicen los ingenieros, “salen de servicio” o “se disparan”. Y la falla, en lugar de ser un problema aislado, genera cortes adicionales en el sistema.

“El informe de Corpoelec corrobora que al disparar correctamente la línea No 2 Yaracuy Acarigua, la línea No 1 sale de servicio por sobrecarga. Eso ocasiona el apagón. Por consiguiente es la mala praxis operativa de Corpoelec la que produce esta repuesta anómala”, explica Lara.

El gobierno ofreció otra hipótesis, menos técnica y similar a las ofrecidas en el pasado en casos similares: el apagón fue un acto intencionado de la oposición. “Fue un incendio producido por manos inescrupulosas con el fin de sabotear la línea, porque los incendios no se generan solos”, dijo el ministro Luis Motta Dominguez el domingo 11 de septiembre.

El incendio se habría producido a 12 kilómetros de la ciudad de Acarigua, en la base de la torre eléctrica número 115. Las llamas habrían causado que las líneas “se dispararan”. “Es un sabotaje claro y descarado contra el sistema eléctrico, parte del plan de desestabilización de la oposición”, dijo.

Lara desestimó la explicación oficial, argumentando que fue la sobrecarga la que originó el incendio y no a la inversa. “Es posible que se haya desprendido una fase de la línea fallada producto de la sobrecarga y de ‘puntos calientes’ no corregidos”, señaló.

Los “puntos calientes” son fugas de electricidad en los cables que deben ser detectados con equipos especializados en inspecciones con helicópteros. Si no se reparan, pueden ocasionar el desprendimiento del cable afectado. Si cae al suelo, incendia la maleza que crece debajo de las torres si no se corta en labores de mantenimiento. Las aeronaves de Corpoelec se encuentran en su mayoría inoperativas y la inspección rutinaria de líneas con equipos de termografía, no se hace con rigurosidad, agregó.

Los informes a los que tuvo acceso Lara provienen del Despacho Nacional de Corpoelec, división encargada de administrar el servicio eléctrico en el país. En casos de emergencias este departamento se encarga de girar instrucciones tanto para racionar como para restituir la electricidad.

Alerta andina

El análisis del reporte de Corpoelec refleja que la zona andina está en peores condiciones que lo reportado oficialmente. “Llama la atención que según el reporte ninguna de las centrales termoeléctricas de esa región estaba en servicio antes del evento. Ni los 450 mW de la Luis Zambrano (El Vigía) ni los 250 mW de La Fria”, comenta el especialista.

Corpoelec no ha emitido reportes posteriores a los apagones de los últimos años. Varios de sus trabajadores han sido detenidos para justificar la excusa del sabotaje, recuerda Lara.

Los Andes venezolanos ha formado tradicionalmente la “cola” del sistema eléctrico nacional, por estar de último en la cadena de distribución que se origina en la central de Guri en el estado Bolívar. En los últimos 17 años, el gobierno ha desarrollado centrales hidroeléctricas pequeñas para “independizarla”. Entre ellas ha inaugurado plantas hidroeléctricas en la zona de La Vueltosa, y termoeléctricas en La Fría y El Vigía. También ha colocado plantas de generación distribuida. “Es inexplicable que nada de lo térmico instalado en la zona estaba operativo ese día”, agregó Lara.

 

Siete estados #SinLuz by runrunesweb on Scribd

Corte de 1046 mW en el sistema eléctrico nacional:

-Táchira 386 mW

-Barinas 301 mW

-Mérida 198 mW

-Zulia 114 mW

-Apure 47mW

 

Unidades que salieron de servicio

Central                      No de la unidad        mW fuera
Fabricio Ojeda          2                                 178 mW

San Agatón                1                                 60 mW

San Agatón                2                                 20 mW

Peña Larga                2                                 32 mW

Masparro                  1                                 10 mW

Santa Bárbara          20                              15 MW

Santa Bárbara          21                              13 mW

Casigua                      1                                 14 mW

Termobarranca        1                                 130 mW

AJS                             1                                 151 mW

AJS                             2                                 160 mW

Bahías Tacoa                        1 y 2                          140 mW c/u

Termobarranca        1                                 130 mW

DLZ                            1                                 140 mW