Baltazar Porras archivos - Página 2 de 5 - Runrun

Baltazar Porras

Baltazar Porras: Las protestas son un derecho en cualquier sociedad democrática

Foto cortesía @CEVMedios

 

Durante la toma de posesión como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Caracas, el Cardenal Baltazar Porras dijo que las protestas son un derecho en cualquier sociedad democrática.

“No podemos pensar que no se puede hacer nada, que es lo que nos quieren inocular, pero no es así ante esta represión tan brutal”, manifestó durante la misa que llevó a cabo este martes en la mañana  en la iglesia de La Chiquinquirá en Caracas.

En el sermon prometió no defraudar la confianza depositada en el.  “Hay que escuchar y atender los clamores, necesidades y expectativas del pueblo”.

Porras reemplaza a Jorge Urosa Savino, quien decidio renunciar tras cumplir 75 años.

A continuacion la homilía completa del Cardenal Porras:

Queridos hermanos: con mi saludo cordial y fraterno, agradezco la presencia de todos ustedes, en el inicio de mi ministerio episcopal como Pastor y Administrador Apostólico de esta Iglesia arquidiocesana capitalina, en esta eucaristía compartida con el pueblo que peregrina en Caracas y que por Providencia divina coincide con la fecha aniversario del natalicio del más ilustre hijo de este pedazo de Patria, el Libertador Simón Bolívar. No es fecha para exaltar a un héroe prometeico, sino para rescatar los valores de libertad, igualdad, rompimiento de las cadenas de cualquier esclavitud, la exaltación de la civilidad por encima de las gestas guerreras, y la entrega generosa de la vida por la causa de los oprimidos.
La palabra de Dios que acabamos de proclamar y escuchar nos recuerda, en la primera lectura tomada del libro del Éxodo cuál no debe ser la actitud del creyente ante el forastero, la viuda, el huérfano o el necesitado de ayuda. Por vía negativa es un espejo de la tentación de omisión insolidaria subyacente a la situación omnipresente, dramática y angustiosa que vivimos por la pobreza e incluso miseria generalizadas.
Es el reverso negativo de la opción preferencial por los pobres hecha de solidaridad y misericordia como sello distintivo de encarnación evangélica en un presente con claros rasgos de inhumanidad insoportable. La pobreza aquí es múltiple: la material, clara y primariamente; pero también social, moral, espiritual. Pobreza espiritual doble: en su aspecto rechazable: caer en la mentira, la denigración, la doblez, el ansia violenta de poder, la acción sin escrúpulos. Pobreza, sin embargo, como actitud de humildad, de apertura a la Gracia, de abrirse a todo otro por “prójimo”, porque no se vive al nivel del tener, poder, placer.
Respondemos con el salmo: “yo te amo, Señor, tú eres mi fortaleza”. Pero no nos quedamos sólo en palabras, como nos dice San Pablo a los Tesalonicenses. El testimonio, siendo imitadores del apóstol y sus discípulos, lleva “a probar la alegría del Espíritu Santo en medio de fuertes oposiciones”. El breve evangelio de Mateo que escuchamos nos pone también a prueba a nosotros. El primer mandamiento es amar al Señor con todo el corazón y con toda el alma. Este es el principal y primero, pero el segundo es semejante: “amarás a tu prójimo como a ti mismo. Estos dos mandamientos contienen la ley entera y los profetas”.
Aquí radica lo más bello y transformante de la vocación cristiana: tener y comunicar esperanza contra toda desesperanza. Es la cara positiva de la realidad negativa que denuncia la primera lectura y que cargamos sobre nuestros hombros. En efecto, venimos a anunciar la alegría del evangelio, resumido en las bienaventuranzas, en particular las relativas a la vida, la paz y la esperanza. En nuestra cotidianidad ellas corresponden a los tres niveles del Bien Común: la supervivencia, la convivencia social, política, y el “buen vivir” moral trascendente, espiritual. Todo ello asentado en los “bienes mesiánicos”: la libertad de los hijos de Dios; la justicia como igualdad de fraternidad; la caridad como reconciliación y misericordia. Todo un programa evangélico de fidelidad al Señor y de dignificación de nuestros hermanos.
Inicio esta nueva etapa de mi ministerio episcopal con la convicción profunda de pedir al Espíritu Santo el don del discernimiento que debemos ejercer todos, ustedes y yo, en la seguridad de la unidad que nos otorga la gracia divina, mediante el análisis permanente de la realidad, la confrontación con el mensaje evangélico y la creatividad de acciones que den razón de la alegría y la esperanza. “Sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente en marionetas a merced de las tendencias del momento”. “El discernimiento no solo es necesario en momentos extraordinarios, o cuando hay que resolver problemas graves, o cuando hay que tomar una decisión crucial. Es un instrumento de lucha para seguir mejor al Señor. Nos hace falta siempre, para estar dispuestos a reconocer los tiempos de Dios y de su gracia, para no desperdiciar las inspiraciones del Señor, para no dejar pasar su invitación a crecer. Muchas veces esto se juega en lo pequeño, en lo que parece irrelevante, porque la magnanimidad se muestra en lo simple y en lo cotidiano” (G et E. 169).
La Iglesia se construye en la pluralidad y diversidad de sus miembros, señal positiva de fruto abundante por la riqueza de dones y cualidades puestas al servicio de todos, en particular de los más pobres y necesitados. Tomo pues, sobre mí, con “temor y temblor” (San Pablo), pero con la ayuda de la gracia, esta inesperada nominación que me hace el Papa Francisco. Intentaré, por tanto, con la ayuda de todos y cada uno, no defraudar la confianza depositada en mí por el Santo Padre. Una primera actitud es la que nos señala San Agustín: “para ustedes soy el obispo, con ustedes soy el cristiano”, aquél es el oficio, éste la gracia. Hay que serlo con apertura a todos, para que ninguno se pierda. Nuestra actitud, la mía y la de ustedes, debe ser la de la escucha, la fraternidad y la paternidad espiritual compartidas en espíritu de continuidad y renovación.
Esto sólo es posible si somos “iglesia en salida”, “con olor a oveja”, es decir, inmersos con lucidez y valentía en una sociedad herida, desorientada, desanimada. El sufrimiento de la inmensa mayoría es, debe ser, también nuestro, y exige una actitud samaritana de entrega sacrificada, pero generosa y alegre. Las líneas trascendentales del Evangelio nos tienen que llevar a superar partidismos y visiones miopes y estrechas. El futuro de nuestra esperanza es una sociedad reconciliada en la verdad, la justicia y la misericordia, sin venganzas fratricidas ni memorias selectivas; este servicio se impone cristiana y patrióticamente, sin injerencias clericales ni maniqueísmos entre fe y política, para caminar con creatividad y coraje, en la seguridad de que quien da el incremento o el “más y mejor” es el Señor.
Como nos dice el Papa Francisco: “Todos tienen el derecho de recibir el Evangelio. Los cristianos tienen el deber de anunciarlo sin excluir a nadie, no como quien impone una nueva obligación, sino como quien comparte una alegría, señala un horizonte bello, ofrece un banquete deseable. La Iglesia no crece por proselitismo sino «por atracción»” (EG. 14). “Por consiguiente, un evangelizador no debería tener permanentemente cara de funeral. Recobremos y acrecentemos el fervor, ‘la dulce y confortadora alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas (…) Y ojalá el mundo actual que busca a veces con angustia, a veces con esperanza pueda así recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes han recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo’” (EG. 10).
El crédito moral, la confianza social de que disponemos como Iglesia a partir de una vivencia religiosa presente en nuestro pueblo descansa en dos pilares: la “piedad” expresada hacia Cristo, la Virgen y algunos santos; y la aceptación por el servicio social-caritativo desplegado en circunstancias adversas. Esto no podemos ni debemos hacerlo solos. La colaboración de todos es urgente. Pero colaboración no es seguimiento ciego a “mi” proyecto o propuesta. Ni siquiera puede cerrarse a “los míos”, a los católicos, a los que piensan como yo; relegando ese inmenso mundo civil, bautizados o no, a la vera del camino o a la exclusión.
La reciente exhortación de la Conferencia Episcopal nos convoca a un “sursum corda”, a un arriba los corazones de humanización contra la desesperanza; de compromiso con obras que expresen la solidaridad de rigor; de plantear la exigencia de acción a largo plazo que exige formación y cultivo del espíritu para encarar los desafíos. La tarea que tenemos por delante es de todos. En continuidad y creatividad con lo que esta iglesia de Caracas ha desplegado a lo largo del tiempo, debemos reforzar los valores y virtudes que nos permitan que cualquier acción que emprendamos esté signada por el respeto, la ayuda mutua, la reconciliación, el perdón y la misericordia, con la actitud samaritana de que estamos salvando la vida, curando heridas con la satisfacción interior de ser hermanos y no enemigos.
Los invito a que juntos emprendamos la suave carga de ser los auténticos constructores del mundo que deseamos, preludio de los bienes eternos en esta porción patria y del Pueblo de Dios que es Caracas. Me pongo a la disposición de todos, cuenten no sólo conmigo, sino también con mis colaboradores más cercanos, dispuestos a ser discípulos misioneros al servicio de todos, mujeres y hombres, niños, adultos y ancianos, pero primeramente de los más pobres y excluidos. En este quehacer nos acompañan la protección maternal de María Santísima y la fuerza transformadora del Señor, que en la imagen del Nazareno de San Pablo renueva el milagro del limosnero del Señor. Que así sea.

Las 5 noticias más importantes a esta hora

 

Aumenta el descontento: 30 protestas diarias se registraron en el primer semestre

El Observatorio Venezolano de la Conflictividad Social (OVCS) registró 5.315 protestas en los primeros seis meses del año, un 8% más que en el mismo lapso de 2017, durante el primer semestre del año, 84% exigió el cumplimiento de derechos laborales, sociales, económicos, sociales y ambientales, que son violados por las malas políticas del gobierno. La Patilla

Canasta alimentaria subió a 164 millones de bolívares durante junio

La canasta alimentaria pegó otro salto durante el mes de junio y cerró con un costo del orden de 164 millones de bolívares, refiere el portal web Crónica Uno, a propósito del recién emitido reporte  mensual del Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda). El incremento porcentual fue de 125,5% o 91,3 millones de bolívares. Esta variación supera a la de mayo, que fue de 87%, y es la más elevada hasta ahora. El Pitazo

CNE publicó cronograma que regirá elecciones de concejales del 9 de diciembre

En la página www.cne.gob.ve los partidos políticos y la ciudadanía en general pueden revisar las fechas establecidas para cada una de las fases que componen el proceso, que permitirá a los venezolanos escoger a 4.900 concejales, con sus respectivos suplentes. De éstos, 1.703 serán electos de forma nominal, 685 por listas y 69 por las comunidades indígenas. Panorama

Baltazar Porras: En el país existe una epidemia y se llama corrupción

El cardenal Baltazar Porras manifestó su preocupación por la corrupción que existe en el país, incluso en sectores como la educación. Asimismo, calificó este problema como una epidemia.  “En el país existe una epidemia y se llama corrupción. Lamentablemente existen en el mundo los buitres de la necesidad y en más de una ocasión es liderado por venezolanos”, indicó Porras en una rueda de prensa. El Nacional

 

Dos aviones rusos vulneran la zona de Defensa aérea de Corea del Sur

Dos aviones militares rusos penetraron hoy en cuatro ocasiones en la Zona de Identificación Aérea (ADIZ) de Corea del Sur, y abandonaron este espacio tras recibir una advertencia de las fuerzas aéreas de Seúl. Las aeronaves rusas entraron en el espacio de Defensa aéreo surcoreano cerca de la isla oriental de Ulleungdo, al noroeste de la isla meridional de Jeju en dos ocasiones y al este de las islas Dokdo, situadas entre Corea del Sur y Japón. El Ejército surcoreano desplegó parte de su flota aérea para enviar mensajes de advertencia a los aviones rusos, según el mando conjunto de las fuerzas de Seúl. Unión Radio

Los Runrunes de Bocaranda de hoy 12.07.2018: MEDIO: Inteligencia de la Santa Sede
EL “UPPERCUT” DEL PAPA: 

Fue directamente a Maduro. Debido al Concordato entre el gobierno de Venezuela y el Vaticano es potestad del régimen aprobar o vetar los candidatos a arzobispos en una discusión entre las dos partes. Con la renuncia, por su edad, de Jorge Cardenal Urosa al Arzobispado de Caracas, el Papa se encontró con la posibilidad de que el gobierno rechazara al Cardenal Baltazar Porras como su sustituto. La inteligencia de la Santa Sede estuvo en designar al Cardenal Porras como “Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Caracas en espera de que se nombre un nuevo titular de la diócesis capitalina”.

Porras, duro crítico del régimen como toda la CEV, jamás habría sido aceptado por los neo-comunistas de Maduro. Los merideños rojos enchufados -que tan asquerosamente le molestaron en su ejercicio pastoral en Mérida- deben estar revolcándose en su propio estiércol…

“QUEREMOS TUMBAR EL HAMBRE”:

Una enfermera que prefirió no ser identificada, se las cantó claro a Nicolás y MinSalud: “La cantidad de enfermeras que se han ido del país o que se dedican a ser manicuristas, peluqueras y hasta vendedoras de café y cigarro porque obtienen más ingresos es impresionante. Las enfermeras no queremos tumbar al gobierno, queremos tumbar al hambre que nos está matando a todos por igual. Ni siquiera es necesario irse a paro porque los hospitales de por sí están en paro y desde hace mucho tiempo. Aunque no tenga comida y me cueste mucho venir a trabajar, mi compromiso es con los pacientes porque ellos no tienen la culpa de la situación. Seguiremos protestando y exigiendo nuestros derechos de manera pacífica hasta que nuestras voces sean escuchadas. El paro es indefinido y continuaremos levantando la voz sin descuidar a los pacientes” …

 

Cardenal Baltazar Porras cumple 50 años como sacerdote y 25 como Arzobispo de Mérida

BaltazarPorrasC

 

Este viernes los merideños celebran los 50 años de vida sacerdotal del Cardenal Baltazar Porras y 25 como Arzobispo de Mérida.

Baltazar Porras es un sacerdote venezolano muy querido en la población, quien lleva años dedicado ayudar y estar al pendiente de los ciudadanos.

 

Cardenal Baltazar: La ANC tiene la intención de tomar todo tipo de represalias

BaltazarPorrasC

 

El cardenal Baltazar Porras manifestó este jueves su “preocupación” y “angustia” por la forma en la que el Gobierno “ha desatado la represión de forma desmedida” y señaló que los organismos de seguridad no están realizando el papel que deben tener para mantener el orden y en su lugar “incitan más a la violencia”.

En entrevista con César Miguel Rondón en el Circuito Éxitos, Baltazar Porras, hizo un llamado a los órganos de seguridad adscritos a la Fuerza Armada Nacional (FAN), pues “su papel no es estar en guerra con la población, su deber es resguardarla, es conservar la vida”.

Además, aseguró que no se quiere permitir ningún tipo de concentración de la oposición. “La gente debe ser escuchada por las autoridades y la escucha no puede ser por las armas. El rechazo a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) debe ser escuchado”.

Cuestionó el sentido de las elecciones previstas para este domingo 30 de julio y expresó que no traerá paz ni concordia al país. ”La ANC tiene la intención de tomar todo tipo de represalias como acabar con la Asamblea Nacional (AN) y la Fiscalía”.

Igualmente, indicó que debe ser absolutamente necesario que la sensatez esté presente “en quienes tienen el poder en sus manos” y que deben ser ellos quienes den el primer paso para conseguir la conciliación entre los venezolanos.

“¿Vamos a lograr la paz en los sepulcros? No puede ser. Nunca es tarde para encontrar una solución que no sea matarnos unos a los otros porque la violencia nunca lo será”, señaló Baltazar Porras.

El cardenal afirmó que está dispuesto a participar en cualquier camino que ayude al entendimiento y dijo que lo solicitado en la carta del secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, puede lograr la solución a los problemas en el país. “Los puntos están bien claros. El hambre y la falta de medicamentos es evidente.”

Por último, pidió que en los venezolanos “el amor a Dios se manifieste en el amor al prójimo”.

Jorge Urosa y Baltazar Porras llegan a Roma para reunirse con el Papa

vaticano1-2

 

Ya están en el Vaticano. Los integrantes de la directiva de la Conferencia Especial Venezolana (CEV), junto a los cardenales Jorge Urosa y Baltazar Porras, llegaron a Roma para una reunión urgente con el Papa. A Francisco esperan entregarle informaciones precisas sobre la grave crisis que atraviesa el país sudamericano. Los obispos están apurados, porque el presidente Nicolás Maduro avanza con velocidad en su proyecto de reformar la Constitución, mientras la represión a las protestas contra su gobierno ya dejó más de 60 muertos, en su mayoría jóvenes.

El cardenal Urosa Savino permanece en la “ciudad eterna” desde el pasado 26 de mayo, el resto de la comitiva ya viajó el mediodía de este martes 6 de junio. Mientras tanto continúan las protestas en las calles venezolanas con movilizaciones que este miércoles se realizarán en los 23 estados del país. Las marchas tendrán como puntos de llegadas las oficinas regionales del Poder Electoral, para condenar ahí la Asamblea Constituyente impulsada por Maduro.

Aunque Francisco ya recibió en el pasado a la actual directiva del episcopado venezolano, lo hizo en circunstancias y contextos muy diferentes. El miércoles 30 de septiembre de 2015 pidió a los obispos impulsar el “diálogo y la reconciliación como una prioridad pastoral”, pero el tema clave de ese encuentro fue la situación de la frontera colombo-venezolana

Días antes, el 19 agosto de 2015, Maduro anunció el cierre fronterizo tras un ataque contra la Fuerza Armada de Venezuela en el que tres de sus integrantes y un civil resultaron heridos. La reacción de la Iglesia fue inmediata: primero por parte de los prelados locales y luego desde Roma, con un pronunciamiento del Papa en el Ángelus del 6 de septiembre.

Entonces solicitó la apertura del paso fronterizo tras señalar, en español, que “los obispos de Venezuela y Colombia se han reunido para examinar juntos la dolorosa situación que se ha creado”. Poco tiempo después se reunió con la CEV “no sólo para tratar la situación general de Venezuela, sino la coyuntura particular fronteriza”, según reveló el obispo de Táchira, Mario Moronta, al Vatican Insider.

La urgencia de aquellos encuentros obedeció a razones humanitarias. Entonces, mil 355 colombianos fueron “trágicamente deportados” y 15 mil regresaron por su cuenta al país, procedentes de Venezuela ante el miedo de la deportación, según denunció en su oportunidad la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios. A ello se sumó la inédita escasez de alimentos y medicinas del lado venezolano.

Pero la cita de esta semana tiene otros puntos de particular relevancia, entre otros la presencia del cardenal Baltazar Porras, arzobispo de Mérida. Su amistad y cercanía con el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, con quien -se asegura- mantiene fluida comunicación, es un elemento de peso.

Con él, Porras cumplió un rol excepcional en julio de 2013 para destrabar los conflictos estudiantiles en Mérida, donde el manejo diplomático del entonces nuncio apostólico logró poner fin -en términos salomónicos- a una huelga de hambre durada 39 días, la cual amenazaba con cobrar la vida de varios jóvenes universitarios.

Además, fue Baltazar Porras a quien Hugo Chávez llamó para que sirviera como garante de su vida en Fuerte Tiuna, durante la madrugada del 12 de abril de 2002, en el primer golpe de Estado que sufrió el militar y presidente. Aquel gesto del hoy cardenal no detendría una posterior andanada de insultos oficiales.

El arozbispo no sólo conoce de primera mano al actual gobierno y a su predecesor sino que, siendo directivo de la CEV (desde 1999 hasta 2006), fue objeto directo de ataques en una relación que lo convirtió en declarado enemigo debido a sus posiciones claras y críticas, habitualmente mediáticas.

La reunión de este jueves genera enorme expectativa porque, esta vez, hablarán los directos interesados con el Papa, y no por medio de enviados. Es la opinión de algunos prelados, entre ellos la del arzobispo emérito de Coro, Roberto Lückert. Él recuerda bien que durante la mediación vaticana en Caracas, el representante papal Claudio María Celli llegó a reunirse con Nicolás Maduro sin haber escuchado previamente al episcopado, detalle que no cayó nada bien entonces.

No obstante, está claro el particular interés del pontífice por la nación sudamericana, en lo cual ha insistido ampliamente el nuncio apostólico Aldo Giordano. El diplomático recordó este fin de semana que el “Papa Francisco quiere profundamente a Venezuela y a su pueblo; por ende, trabaja y reza por su paz”.

En el mismo tono, se ha ratificado con firmeza la comunión entre los obispos y Roma, en respuesta a críticas surgidas en fechas recientes sobre presuntas diferencias con las posiciones del episcopado local, algo que la CEV atribuye a la “manipulación” y “distorsión” de las palabras del Papa.

El nuncio Apostólico reiteró el compromiso del Vaticano y el suyo “para ayudar al sufrido pueblo venezolano” y destacó que cuentan con una maquinaria diplomática integrada por “operadores de paz”. Sostuvo que Venezuela forma parte de los “retos de la Santa Sede” y que cree “profundamente en los milagros”. Insistió que “a todos los niveles hay encuentros” y precisó: “Es un momento difícil, no podemos negarlo; pero es bueno decir que la Iglesia intenta (una solución)”.

“Francisco está muy pendiente de Venezuela. El Santo Padre es un portador de pacificación en el mundo entero como protagonista de la paz. Y creo que es una esperanza para Venezuela (el hecho de) que el Papa mismo quiera ayudar”, dijo. Consideró “difícil ahora mismo decir cuáles son los caminos”, pero ratificó: “¡Creemos en los milagros!”.

Consultado respecto al continuo pedido de los obispos para que el gobierno permita abrir un canal humanitario, dijo al Vatican Insider que también cree en ese milagro. “Sí. Yo creo que es un deber en Venezuela que los venezolanos vivan la solidaridad”.

Giordano agradeció las acciones generosas de quienes ayudan a mitigar el drama: “Conozco a muchas personas que tienen grandes necesidades en sus casas y en medio de su pobreza comparten las pocas cosas que tienen; eso también es un milagro, porque los panes compartidos se multiplican. Por eso, con tanto cariño e insistencia seguimos clamando fervorosamente a Dios por Venezuela”.

 

* Periodista y ex editor del Diario Católico de Venezuela

Baltazar Porras: “Una Constituyente en Venezuela sería negar la democracia”

BaltazarPorras_9

 

El Cardenal Baltazar Porras, en Madrid, tilda de “negación a la democracia y al pluralismo” la anunciada Constituyente en Venezuela.

 

Por: Carleth Morales Senges / Helena Szymczuk

Después de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunciara en directo la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente “originaria” para cambiar la Constitución en Venezuela, el Cardenal Baltazar Porras se pronunció en Madrid sobre esta nueva salida del gobierno venezolano.

“Esta convocatoria a una Constituyente y las condiciones en las que se ha hecho no es sino sencillamente querer borrar de un plumazo lo que ha sido la decisión de buena parte de la población, es negar el pluralismo y la democracia, la convivencia y el respeto de los otros” señaló.

Lo dijo, en entrevista exclusiva, antes de oficiar la misa del 2 de mayo convocada por la diáspora venezolana en la Iglesia de San Antonio de Padua, en la que también participaron otros sacerdotes venezolanos. El Arzobispo de la Arquidiócesis de Mérida, aseguró que “el gobierno quiere desconocer lo que buena parte de la población exige, lo que los venezolanos decidieron”.

Baltazar Porras explicó que ha estado en contacto con los Obispos en Venezuela “para aclarar el malentendido de ciertas informaciones a medias que se están recibiendo”. Citó las palabras del Papa Francisco y fue enfático en su afirmación: “Hay que buscar cómo tender puentes en circunstancias tan adversas como las que vivimos”.

El diálogo en Venezuela está sepultado

“El diálogo siempre es viable, lo que pasa es que el diálogo tal y como se generó e inició en Venezuela está sepultado, no tiene ningún sentido” afirma el Cardena.

Con relación al fallido proceso de diálogo en Venezuela, explica que “dialogar no es aparecer delante de una cámara con otros y darse la mano, sino tener la voluntad de escuchar y aceptar aquello con lo que a veces no se está de acuerdo”.

El representante de la Iglesia venezolana advierte que el problema no es el diálogo en sí mismo, sino la mala ejecución y aplicación que de éste se ha hecho en Venezuela. “En el diálogo lo importante no son los intereses de las partes, sino los de la población, por lo que en momentos como éste la prioridad tendría que ser el hambre, la falta de medicamentos y de seguridad, que es lo que afecta la vida cotidiana de las personas”. Para el Arzobispo de Mérida, los actores del diálogo en Venezuela “no pueden ni deben estar pensando, reflexionando y debatiendo sobre otras cosas en este momento, cuando los intereses y las necesidades del país son otras”.

La preocupación del Papa Francisco

Baltazar Porras ha señalado que “en este momento el Papa Francisco siente una enorme preocupación sobre la situación en Venezuela”. Y asegura que la gravedad de la situación venezolana llama no sólo al Vaticano sino a la comunidad internacional a que no decaiga en exigir “simplemente el respeto a la Constitución”.

En este momento en el que algunos sectores cuestionan la tibia posición de la Iglesia católica, Porras recuerda que la institución “siempre ha estado dispuesta a entablar conversaciones, no tanto para ser mediadora sino facilitadora, para que las partes se entiendan, porque el único interés que la mueve es el de la inmensa mayoría de la población, de los más débiles, del conjunto de venezolanos, de los niños desnutridos, de los ancianos que no tienen cuidados, la falta de medicamentos para poder tener una salud estable, eso tiene que ser lo que nos preocupe”.

Antes de iniciar la misa, el Cardenal aseguró que “la Iglesia en Venezuela siempre velará por el respeto y la búsqueda de los valores de unión y fraternidad

 

Baltazar Porras: La palabra diálogo ha sido desvirtuada

BaltazarPorrasC

 

“No olvides que ser privilegiados no nos da derecho a privilegios, nos obliga al servicio a los demás”. Éste fue el consejo que el Papa Francisco le dio al cardenal Baltazar Porras Cardozo (Caracas, 1944), tras crearlo cardenal. Y el purpurado venezolano lo trata de cumplir. Por eso, aún a riesgo de su propia vida, denuncia que, en Venezuela hay hambre y muerte, miedo y represión. Una situación, que preocupa al Papa y a la Iglesia, que “no está ni a favor ni en contra del Gobierno, sino a favor de la gente”.

P: ¿Qué fue lo último que le dijo el Papa cuando le hizo cardenal, un poco en privado?
R: Lo que nos señaló en la carta a cada uno de los nuevos cardenales: que esto no es un honor, sino un servicio a la Iglesia. Un servicio que tiene que tener por delante a los más pobres. Creo que los gestos que tuvo tanto en el consistorio como posteriormente, así lo indican. Lo que quiere esencialmente es prolongar ese carisma, que es el sello que le está poniendo a su Pontificado y que no es un populismo barato, ni una pastoral sin fondo, sino la vivencia de un hombre que ha sido rectilíneo en su actuar, primero como jesuita, después como arzobispo de Buenos Aires y, ahora, como Papa. Quiere poner de relieve lo que puede ofrecer la Iglesia latinoamericana: sencillez, cercanía y una reflexión desde el pobre, desde las periferias, que son las que dan el sentido de alegría y de esperanza. Llevo grabada una frase que el Papa me ha repetido varias veces: “No te olvides de que somos privilegiados. Porque, ¿tú pensabas alguna vez que ibas a ser arzobispo o cardenal? ¿O yo, que iba a ser Papa? Pues no. Pero cuidado, ser privilegiados no nos da derecho a privilegios. Nos obliga al servicio a los demás. No te olvides”.
P: ¿En su caso concreto, el cardenalato refuerza su posición en Venezuela?
R: En mi caso concreto, de alguna manera es un reconocimiento, un espaldarazo a lo que ha sido la postura de la Conferencia Episcopal a lo largo de todos estos años, en medio de la crisis profunda que está viviendo el país. Que es una crisis de sistema. Creo que no se puede decir que éste sea un buen o mal Gobierno, sino, sencillamente, que es un modelo que nunca ha dado resultado y que ahora tampoco lo da. Un modelo que lo que ha hecho es aumentar la pobreza, disminuir la calidad de vida de los venezolanos por falta de alimentos, de medicamentos, y por una creciente violencia amparada en buena parte en la impunidad, que nos hace tener más muertos que los países que están en conflicto. Sólo en el mes de enero de 2017 hubo más de 2.500 muertes violentas. Son cifras realmente astronómicas.
P: Se nota que están ustedes sufriendo. Recientemente, estuvo en Madrid monseñor Ubaldo Santana y lloró públicamente, hablando de Venezuela.
R: La cercanía que tenemos en todos los niveles en la Iglesia en Venezuela hace que uno sienta y lleve dentro el dolor de mucha gente. ¡Cuánta gente se nos acerca a diario a decirnos que no tiene qué comer! O que no tiene el medicamento que necesita. A veces, para cuestiones normales, insignificantes: una gripe o una fiebre. Pero otros sienten que la vida se les va yendo, porque necesitan un tratamiento permanente para enfermedades graves, y no lo consiguen. Indudablemente que eso nos pega. Nos tiene que pegar, porque no somos insensibles y compartimos la vida con nuestra propia gente.
P: ¿Tiene problemas de ese tipo en su diócesis?
R: Tengo un seminario de 120 muchachos. Es un verdadero milagro poder conseguir lo necesario para mantenerlo. En el menor, son unos 40. Y unos 80 en el mayor, de varias diócesis. Tenemos muchas dificultades en el tema de alimentación y de otras cosas necesarias para la educación, como poder tener acceso internet o poder comprar libros especializados de Teología o de Filosofía. En fin, las cosas normales en cualquier sociedad son negadas sistemáticamente aquí.
P: ¿La escasez es total, entonces?
R: Sí. La escasez es enorme, falta de todo. El Gobierno dice que se debe a que hay acaparamiento por parte de la derecha, por parte de gente sin alma. Lo cual no es cierto. Lo que pasa es que se han cerrado tantas empresas en el país, que se ha dejado de producir. Venezuela es un país que se ha querido acostumbrar a la renta petrolera, y, claro, cuando el petróleo estaba a 100 o más, se podían hacer las barbaridades que se hicieron. Ahora que no lo hay, tampoco hay capacidad de importar, porque se ha dejado de producir muchas cosas, al ser expropiadas las empresas. Además, el Gobierno pone una serie de normas que hacen que la situación sea insostenible. Por ejemplo, pone unos precios a las cosas que no se compaginan con la realidad. Lo que provoca el sistema cambiario que tenemos es hacer más pobres a los pobres. Y los que tienen posibilidad de invertir, no hay manera de que puedan hacer presupuesto de nada, porque la inflación sube de un día para otro y se lo come. Se come absolutamente todo. Y todos estos aumentos de sueldo que ha habido, y los que se están anunciando…, para aumentar los sueldos habrá que volver a producir. De hecho, la realidad es que la inmensa mayoría de la población venezolana ha bajado de peso.
P: ¿De peso físico?
R: Sí, físico, porque no hay qué comer y lo que hay no aporta las proteínas necesarias. Mucha gente no tiene para comer. Hay padres y madres de familia que hacen una sola comida al día, para que sus hijos puedan comer un poco más que ellos.
P: Sorprende que en un clima así no haya una revuelta o una explosión social…
R: Aunque pueda parecer que la gente es indiferente, no es así. Tenemos que tener en cuenta que estamos en un régimen, en el que las libertades están muy coartadas. En el que la utilización del amedrentamiento, del temor, del miedo, es permanente. En este momento, el gran empleador es el Gobierno. Con una cantidad de empleos que no son en absoluto productivos y que no generan riqueza. Indudablemente es una situación en la que, como decía el padre Ugalde hace poco, el grito que nosotros pegamos es porque estamos en el camino de la muerte. Muerte por desnutrición. ¡Cuántos niños y cuántos ancianos se van quedando en el camino! Y cuántas personas disminuyen en sus calidades de vida. Muerte también de familias, que tienen que separarse. Tenemos más de dos millones de venezolanos que se han ido al extranjero, en un país que nunca tuvo en su historia tradición de emigrar.
P: Al contrario, siempre recibió emigrantes, entre ellos, muchos españoles.
R: Españoles, italianos, portugueses, de América Latina: colombianos, dominicanos haitianos…Vivir ahora una situación contraria desgarra. Desgarra los hogares. Cuántos padres tienen a sus hijos por ahí repartidos, con las situaciones que hoy se dan en el mundo entero con el tema de las migraciones. Hoy, no son las condiciones de unas décadas atrás, en las que se acogía fácilmente. Ante este drama, nos encontramos con un Gobierno cuyo fin primordial es mantenerse en el poder. Y por eso, cada día aumenta la represión. Se cierran los canales de expresión de la gente y no se respeta la Constitución. Lo vemos en las elecciones: no se reconoce la autonomía de los poderes. El poder Legislativo, que fue elegido democráticamente y que no favoreció al Gobierno, está prácticamente arrinconado y no se le permite ningún tipo de competencia.