armonía archivos - Runrun

armonía

Carlos Blanco Ago 19, 2015 | Actualizado hace 4 años
El orden malandro por Carlos Blanco

violencia3

 

El colosal desastre actual, sin empuñadura por donde asirlo, da la impresión de ser un caos permanente, potenciado hasta la exasperación. Parece que el estado de bochinche supremo y de hiperestesia fuese algo incompatible con un cierto equilibrio. No es así. Bajo el imperio chavista, incluida esta etapa final marchita y ultracorrompida, se ha ido varias veces desde el orden al desorden y de nuevo al orden; de la estabilidad a la fragilidad, una y otra vez, y esto explica por qué ha estado a punto de melcocha varias veces y por qué se ha recompuesto otras tantas; sin que esto prejuzgue sobre lo que ha de venir.

A la mirada estrecha y adocenada, las rebeliones habidas en estos años han sido “aventuras” fallidas; sin tomar en cuenta –o desechando– que un cambio radical es posible cuando se pasa de un cierto orden a un desorden, de la armonía al caos. En el filo de ese tránsito los cambios radicales pueden –digo, pueden– tener lugar. Si no ocurren en ese momento, viene una nueva estabilidad aunque sea precaria.

El bachaqueo ilustra este vaivén. El desastre económico condujo a la escasez; la escasez a crecientes niveles de desesperación por las colas y las migraciones de un sitio a otro para conseguir lo inexistente; ese caos podía conducir, como ocurrió varias veces, a disrupciones violentas. Poco a poco se le sobrepuso un orden: desde el gobierno se inventaron variedades de racionamiento; y desde la sociedad civil la imposición de una nueva profesión, la del bachaqueo: un orden nuevo sobrepuesto al desorden de la escasez.

Así ocurre con la inseguridad. La desprofesionalización de las policías y la creación de los grupos paramilitares, así como el enaltecimiento del malandraje como tributo a la pobreza que supuestamente lo producía, generó el caos. Luego, los colectivos, la policía y los guardias nacionales coludidos instauraron un orden rojo en las calles que no combatía el crimen sino a la oposición. Se desataron los asesinatos al por mayor. El gobierno intenta controlar el caos que ha generado en 16 años, pero lo que emerge es un caos mayor en el cual muchos colectivos, malandros, pranes y policías no pertenecen a bandos opuestos sino que son parte de la misma úlcera que deshace el tejido social. Germina un orden instaurado por el crimen en barrios, prisiones y pueblos del país.

El Orden Malandro no está destinado a durar. Vendrá una nueva crisis. No es cierto que los ciudadanos no volverán a salir a la protesta; lo hacen a diario y en una de esas idas y venidas se producirá el tsunami y la salida del régimen.

 

@carlosblancog

El Nacional

10 frases de Moisés Naím que explican la crisis de Venezuela

moises naim venezuela mundo #22

El ex ministro de Fomento, Moisés Naím, participó en un conversatorio organizado por el IESA a propósito de los 31 años de la publicación del libro El caso Venezuela: una ilusión de armonía, obra que coordinó junto al sociólogo Ramón Piñango. Entre aquella crisis que vivió Venezuela a partir del “viernes negro” de 1983 y esta que atraviesa el país existen algunos paralelismos.

Naím se refirió al Gobierno de Maduro, a la figura de Hugo Chávez, a la aguda crisis nacional, a la corrupción, a la realidad de Pdvsa, a lo que puede ocurrir en las elecciones parlamentarias, y a los desafíos que enfrenta el país, entre otros temas.

La figura de Hugo Chávez: “Hay que reconocer que Hugo Chávez era un político extraordinario, hay pocos en América Latina con la capacidad mediática, con la intuición, con la falta de escrúpulos, con la capacidad de conectarse con el pueblo” (…) Era un líder excepcional con características de liderazgo excepcional y eso desde mi perspectiva es muy mala suerte que tuvimos”.

El Gobierno de Chávez, una oportunidad perdida: “Imagínense ustedes una Venezuela con el talento que tenía Chávez, con unas ideas diferentes acerca del manejo de la economía, una mayor tolerancia hacia los demás que opinan diferente, un presidente Chávez con un temperamento algo más democrático, imagínense la Venezuela que hubiese podido construir. Chávez llegó con dos cheques en blanco al Gobierno: el que le dio la sociedad venezolana y el del mercado petrolero. Imagínense a este señor con su talento y esos dos cheques en blanco, el financiero y el político, haciendo una Venezuela diferente”.

El Gobierno de Maduro: “Lo que tenemos en Venezuela hoy en día es un Gobierno que está saqueando el país en complicidad con sus socios y jefes cubanos”.

La crisis actual: “No hay duda de que la situación actual es insostenible, es posible que empeore, pero también es posible que en algún momento tenga que revertirse la tendencia. La situación actual política, social, económica, hasta cultural, eso no puede continuar. Un pronóstico fácil es que esto no es sostenible”.

No habrá salidas mágicas: “Venezuela está en recesión. Venezuela está mal en muchísimos sentidos, hace falta un programa integrado, no hay tal cosa como tres medidas mágicas. Para que Venezuela entre en una senda de crecimiento sostenido, de control de la inflación, necesita hacer muchas cosas bien por mucho tiempo”.

La democracia como solución: “La solución se llama democracia, se llama pesos y contrapesos, que no haya impunidad, un sistema judicial confiable (…) Hay que reconstruir la democracia que perdimos, hay que tener elecciones, las elecciones tienen que ser limpias (…) Todas las instituciones que han sido devastadas hay que reconstruirlas”.

Recuperar la armonía: “Hasta que no aparezca esa posibilidad de que los venezolanos se unan, hasta que no haya un grado superior de capacidad de trabajar juntos, de buscar soluciones en conjunto, hasta que eso no se recupere, va a ser muy difícil recuperar al país”.

La corrupción “galáctica”: “La corrupción galáctica a la cual ha llegado este Gobierno y el Gobierno anterior tiene mucho que ver con que desaparecieron los pesos y contrapesos (…) Hoy en día no existe nada de eso, es lo que ha llevado a esta exacerbación que estamos viendo, se están robando cantidades macroeconómicas”.

Pdvsa destruida: “Una de las tragedias de Pdvsa es que la han destruido, ya no hay tal cosa como Pdvsa. Pdvsa era una de las mejores empresas petroleras del mundo, eso todo se ha perdido, hay que reconstruirlo (…) Venezuela hoy en día no tiene el dinero ni la tecnología para desarrollar su capacidad petrolera”.

Las elecciones parlamentarias: “Si hay una afluencia masiva de votantes y hay un margen de victoria sustancial, incuestionable, claro, y si se logra algún tipo de observación internacional que no sea la de Unasur (…) Si hay una participación activísima de los venezolanos, masiva, y hay un margen de victoria claro va a ser muy difícil para el Gobierno”.