Runrunes de Bocaranda: ALTO – SIN PLAN CREÍBLE DE VACUNACIÓN - Runrun
Runrunes de Bocaranda: ALTO – SIN PLAN CREÍBLE DE VACUNACIÓN

 SIN PLAN CREÍBLE DE VACUNACIÓN

El gobierno venezolano no ha definido aún un verdadero y creíble plan de vacunación contra la covid-19. Llevamos más de un año esperando la vacunación masiva y lo que hemos visto son ofertas engañosas mientras los médicos y el personal de salud de Venezuela es ya el más vulnerable y con más muertos en todo el mundo. La fecha más cercana para un plan cierto sería a finales de junio o principios de julio con la llegada de más vacunas.

Con un acuerdo entre las partes políticas venezolanas se esperaría que para fines de junio o principios de julio se logre comprar la vacuna de Johnson&Johnson que requiere de una sola dosis, pues de lo contrario se solaparían los vacunados de una primera y otra segunda dosis, complicando la logística.

Desde el pasado 13 de febrero de 2021, cuando el gobierno de Nicolás Maduro anunció la llegada de las primeras 100.000 vacunas Sputnik V, fabricadas por el laboratorio ruso Gamaleya, el proceso de vacunación contra la COVID-19 en Venezuela se ha desarrollado con evidente opacidad, inconsistencia e improvisación. A ese primer anuncio, le siguieron otras siete entregas de lotes de vacunas que suman un total de 2.680.000 vacunas hasta el 31 de mayo: 1.800.000 Sinopharm, provenientes China y 880.000 Sputnik V que representan apenas 0,88 % de la cantidad requerida para alcanzar la inmunidad de rebaño, es decir lograr la vacunación de 70 % de la población (22 millones de venezolanos).

De acuerdo a datos aportados por voceros oficiales y organizaciones no gubernamentales, entre febrero y mayo de 2021 se han aplicado tan solo 128.403 vacunas en 20 estados de un total de 2.680.000 dosis que han llegado al país. Se desconoce, entonces, el destino del 95 % de las vacunas chinas y rusas que Venezuela ha recibido desde el pasado mes de febrero.

 EL ORO QUE QUIERE MADURO

El Tribunal Supremo del Reino Unido analizará en julio el caso de las 31 toneladas de lingotes de oro de Venezuela que están en las bóvedas del Banco de Inglaterra. La acción se llevará a cabo entre el 19 y 21 de julio. El manejo de los lingotes se disputa entre el régimen de Nicolás Maduro y el gobierno interino de Juan Guaidó. Antes falló a favor del gobierno de Maduro al no permitir la entrega a la oposición democrática. La junta del BCV de Maduro dice querer vender cerca de 1000 millones de euros de esos activos para transferirlos a la ONU para adquirir equipamiento contra la pandemia.

El tribunal examinará un recurso que elevó la junta del Banco Central de Venezuela nombrada por Guaidó que pide que se anule un fallo desfavorable emitido el pasado 5 de octubre de 2020 por el Tribunal de Apelaciones. Para que el Tribunal del Reino Unido decida a quién le corresponden los lingotes, valorados en unos 1600 millones de euros, debe dirimirse primero a quién el Gobierno de Londres reconoce como el legítimo representante de Venezuela.

 SIGUE LA FUGA

El jueves 3 de junio, horas antes de partir de regreso hacia Cuba, una parte del cuerpo técnico de la selección cubana de béisbol se sumó a la decisión de algunos jugadores de abandonar el hotel en Miami donde se estaban concentrando por el Preolímpico de las Américas para pedir asilo en Estados Unidos. El primero en desertar fue el jugador César Prieto, quien según los expertos es una estrella del béisbol y el único cubano que podría jugar tranquilamente en las grandes ligas norteamericanas. El bateador de 22 años se fugó la pasada semana apenas unos minutos luego de aterrizar en Miami con la selección nacional de Cuba. Apenas se bajó del avión y tramitó el ingreso al país con sus compañeros, los despidió rápidamente y se subió a un auto que lo esperaba en la puerta de la terminal.

La Federación Cubana de Béisbol, dirigida por la dictadura castrista, lanzó un duro comunicado contra Prieto: “Ha generado repudio entre sus compañeros y demás miembros de la delegación, dispuestos a sobreponerse al lógico impacto de un hecho ajeno a la mayoritaria voluntad de ser fieles a la patria y la misión con que viajamos al evento”.

Los jugadores restantes, luego de perder un partido importante ante Venezuela, decidieron todos vacunarse contra la Covid-19 con la estadounidense Johnson & Johnson, algo que también fue tildado de una “traición a la patria” por la dictadura cubana, que está desarrollando su dudosa vacuna Soberana”.