Runrunes de Bocaranda: ALTO – ¿ELECCIONES? - Runrun
Runrunes de Bocaranda: ALTO – ¿ELECCIONES?

 ¿ELECCIONES?

Me recuerdo aquella exclamación de nuestra juventud: ¡Yo te aviso chirulí!. Era una versión posterior al ¡Sí, cómo no! Ambas manifestaban una incredulidad absoluta en lo que el otro interlocutor afirmaba. Ojalá podamos confirmar este domingo 6 con fotos y videos la concurrencia a las mesas electorales.

Significativos los llamados hechos por dos de los más conspicuos representantes de la dictadura militar-cívica o cívica-militar, como usted prefiera. El orden de los factores aquí no altera el producto. Primero fue el propio presidente quien nos prometía renunciar si la oposición ganaba en sufragios. Precisamente para estimular a los más ingenuos opositores a concurrir a las mesas creyendo que sus palabras se cumplirían si depositaban el sufragio por los “opositores” de utilería.

Luego fue Diosdado Cabello, el segundo más importante en el esquema gubernamental: “El que no vota, no come” lo que enardeció a muchos rojitos que denunciaron la pobreza de las bolsas CLAP que reparten. A pesar de querer enmendar la plana, un día después, lo que anunciaba a los cuatro vientos era una demostración palpable del temor que tienen de una concurrencia roja muy baja.

 ¿PROYECCIONES?

Jorge Rodríguez prometió 60 % de participación. Diosdado Cabello, sin conocer lo prometido por Jorge, pronosticó un 40 % de participación. El PSUV espera movilizar sus “10.000.000 de militantes”. ¿Estos números incluyen las obligadas fuerzas militares?

Con solo saber que las cajas CLAP que ayer llegaron a Carora contenían 7 kilos de arroz, 3 de harina amarilla y 2 de azúcar y costaron $0.75, sin nada de proteínas, el desgano cunde. Los ánimos de concurrir a votar se debilitan. El hastío, la humillación, el desparpajo de las burlas presidenciales, la criminalidad, la escasez de gasolina, la inconsecuencia e intermitencia de las bombonas de gas (algunas con agua hasta en un 50 % y debido a ello su corta duración), el matraqueo y peaje de los policías y militares y los crueles efectos de la pandemia pesan mucho.

La suerte es que los electores no ven unidad ni plan en los opositores. La campaña del régimen echándole la culpa a “las sanciones de Estados Unidos aupadas por los opositores” ha tenido algún efecto. Además los dirigentes, los partidos, los discursos, las concentraciones, los mítines y discursos han sido invisibilizados. Las presiones a los medios se ejercen con “manu militari”. Aunque eso no les preocupa pues el amañado, arreglado y controlado CNE nos dará “cifras récord de participación”.

Las discrepancias públicas en las proyecciones de votantes por la paupérrima y corrupta robolución los preocupa al máximo.

Cerrando la columna, 5 p. m. viernes, me informan desde Portuguesa que solo el 10 % de mesas se instalaron en el cono norte y 4,5 % en el cono sur del estado. La orden era buscar en sus casas a los designados por el CNE. Solo el 2,3 % de los testigos de los demás partidos, fuera del PSUV asistieron. En el CNE de ese estado están preocupados a 36 horas de la apertura de la votación.

 EL CIRCO DEL 6D

Esto lo publiqué en mi TBT de Instagram: “Ahora que la legítima Asamblea Nacional elegida en 2015 llega a su fin y será suplantada por la más grande, penosa y risible farsa roja-rojita, con partidos robados y dirigentes comprados, vale la pena recordar que cuando tuvimos la democracia representativa; el respeto a las leyes y la concurrencia de gente digna y proba al frente de muchas instituciones, incluyendo el llamado Congreso Nacional, y desde cuyos jardines las televisoras transmitimos varias veces programas diversos, entre ellos En confianza que tuve a bien moderar por la VTV democrática y libertaria.

Nos era fácil hacer programas desde el Palacio Legislativo, tanto como en la calle y los barrios. Testimonio de ello es la otra foto del mismo programa en San Agustín y La Charneca en ocasión de la tragedia del Grupo Madera con la participación de la comunidad. Otros tiempos de libertad, de constitucionalidad, de país pujante y en pleno desarrollo y de respeto a los medios de comunicación.

Importante recordar estos antecedentes cuando estamos a punto de volver a ser el hazmerreír del mundo este próximo domingo 6/D. La mayoría de los países, al igual que la Unión Europea y la OEA, no reconocerán este montaje de la dictadura venezolana.

Leí por estos días una frase digna de este TBT: “Solo espero que mis [email protected] puedan disfrutar de la democracia que mis hijos, en su adultez, no han tenido”.