La ONU es mala, la OEA es buena, por Eduardo Semtei - Runrun
La ONU es mala, la OEA es buena, por Eduardo Semtei

Antonio Guterres es un traidor. Un canalla. Un bandido. Luis Leonardo Almagro Lemes es un héroe. Un ejemplo. Un caballero. Este análisis profundo, metódico, científico, analítico, dialéctico, histórico y político corresponde a las frases más comunes pronunciadas por los sabios opositores de la extrema. No dicen más nada.

Por fuera quedaron los análisis relativos a la presencia del chavismo/madurismo en la comunidad de las naciones. Obtuvieron 105 votos. Mientras que los voceros de Guaidó hablan de 50 países que los apoyan: Estados Unidos, Brasil, la Unión Europea, Japón. Una indudable fuerza militar, económica y política. Los de Maduro apuestan: China, Rusia, la India, Irán, Turquía, Vietnam, Corea del Norte, Suráfrica. Otra indudable fuerza militar, económica y política.

Sin entrar en profundidades metafísicas y mucho menos en estados de pureza nirvana, diríamos, sin lugar a dudas, que en materia internacional hay por lo menos un cierto equilibrio. Si se refiere a la población mundial, Maduro tiene más de 60% de los habitantes del planeta.

Cuando Maduro aparece como electo, aquella comisión tan admirada se convirtió por arte de magia en un antro de cobardes, en una vergüenza universal, en una cueva de ladrones, un arreo de innombrables

 

Volviendo al principio; Guterres habla de negociaciones, de salidas pacíficas, de entendimiento, de paz. Almagro habla del TIAR, de salida militar, de alzamiento, de golpe de Estado. Dos visiones absolutamente distintas. En las antípodas. Los bocazas de un lado empezaron a vociferar que el gobierno de Maduro estaba liquidado, que era imposible que ganara un puesto en la honorable, honesta, inmaculada, poderosa y universal Comisión de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Cuando Maduro aparece como electo, aquella comisión tan admirada se convirtió por arte de magia en un antro de cobardes, en una vergüenza universal, en una cueva de ladrones, un arreo de innombrables. Buena táctica para ganarse la buena voluntad de la ONU.

Esta reiterada y sempiterna conducta del “extremo” se evidencia en todos los actos a lo largo del tiempo. Lo evidenciamos en sus opiniones sobre las dos mesas de negociaciones. En la buena, la honesta, la mayoritaria, la chévere, la inteligente formada por el G4; y la mala, la perversa, la colaboradora, la hiperminoritaria, la pobre, formada por el otro G4 (AP, MAS, Cambiemos, Soluciones) Un Gcuatrote y un gcuatrito.

El Gcuatrote viene desde 2016 en reuniones, secretas algunas y abiertas otras. Miraflores, La Rinconada, Santo Domingo, la Nunciatura, Gran Meliá, Hotel Lido, Oslo y Barbados por nombrar algunas. Son 8 encuentros. Si los que se reúnen con el gobierno son colaboradores, señores, 8 veces es suficiente argumento como para que se ganan limpiamente ese mote. Tienen casi 48 meses en esos encuentros. Más de 17.000 días con evidentes y públicas suspensiones y diferimientos.

En esos 17.000 días no han logrado nada. Nada de nada. Nadita. Niente. 没什么. Nothing. Nichts. Nic. Intet. Rien. Niets. Semmi. Ingenting. (en varios idiomas, incluido el chino, para complacer a todos mis lectores en el mundo). Nosotros llevamos 3 semanas.

Regreso de los diputados del PSUV a la Asamblea Nacional como un claro reconocimiento de la potestad y majestad del Poder Legislativo y el paso inicial para levantar la sentencia sobre desacato; la libertad de Edgar Zambrano y de otros 35 venezolanos como el inicio de un proceso de libertad masiva de todos los presos políticos; instalación de varias mesas complementarias; una de ellas para iniciar el nombramiento del nuevo Consejo Nacional Electoral y las reformas a la ley en relación con la representación de las minorías; otra de ellas destinada a procurar un intercambio de petróleo por alimentos, medicinas y equipos; una tercera a la organización y ejecución del proceso de paz y libertad de todos los presos políticos, en fin, iniciativas que se van concretando en tan solo 21 días frente a más de 17.000.

Pero qué dice el “extremis Gcuatrote”. Lo de Zambrano era obvio. El resto fue por el informe de Bachelet. Lo del regreso de la bancada oficial a la AN era obligatorio, no podían hacer más nada. Lo del nuevo CNE es una maniobra para nombrar los 5 magistrados en el TSJ. La libertad de otros presos políticos es totalmente mentira, esos los van a meter presos nuevamente. Petróleo por alimentos es imposible, Estados Unidos no lo permitirá. Dios mío. Que gentecita.

Nosotros en Avanzada vemos la cosa tan simple. Nosotros apoyamos Oslo y Barbados y si nos invitan, vamos. Nosotros invitamos al Gcuatrote a incorporarse a la mesa del gcuatrito. Vénganse con sus aperos, dudas y tribulaciones. Recuerden, grábense esto, se sabe que los militares venezolanos no están precisamente inclinados a reconocer a Guaidó. Mucho menos cuando frente al accidente del Sukhoi en lugar de ofrecer condolencias a los familiares de los fallecidos y en general a la Fuerza Armada, decidieron afirmar que era culpa de los rusos que no hacían buen mantenimiento, convirtiendo el luto en un discurso político. Ya sabemos que los norteamericanos no vendrán ni de vaina a librar una guerra en favor de la presidencia de Leopoldo López, basta examinar el caso de Siria y las relaciones con Turquía. Y sabemos, además, según la última votación de la ONU, que Maduro tiene al menos 105 países que lo apoyan.

Entonces, mon chèri, qué esperan para darle fuerza a las negociaciones buscando una salida constitucional, pacífica, democrática y electoral. Y hasta nos olvidaremos del pastel de la deuda, los intereses y los bonos 2020. Que hoy pagaron los intereses por 72 millones de dólares porque eran perfectamente legales y mañana aprueban que son ilegales bajo el argumento pueril, baladí y pobretón según el cual cuando pagaron los intereses y alguien cobró 5% de comisión, unos 3 millones de dólares, no sabían mucho del asunto y no estaban muy preparados. Es decir, pagamos por brutos, por ignorantes, por desconocimiento… vaya argumento Señor del Cielo. Es todo por ahora.

@eduardo_semtei