Véanse en ese espejo, por Orlando Viera-Blanco - Runrun

Véanse en ese espejo, por Orlando Viera-Blanco

Venezuela2019.jpg

“Véanse en ese espejo [Sudan], siervos feudatarios de revolución. Los pueblos ni olvidan ni perdonan a quienes han tratado innoble y miserablemente.”

 Omar Al Bashir yo no es Presidente de Sudan. El ejército se encargó de detener al dictador Sudanés, acusado de crímenes de guerra y de genocidio contra su propio pueblo. Meses de protestas anunciaban la caída del régimen. Los militares declararon un Estado de Emergencia, anuncian la creación de una Junta Militar por dos años y la suspensión de la Constitución. ¿Alegórico? ¿Crónica de caídas anunciadas?

La oposición denuncia que hubo un golpe militar y la ONU pide una transición democrática a pesar de que “Antonio Guterres hizo un llamado a la calma pero se abstuvo de condenar el golpe” [E Nuevo País España]. Por su parte la “Unión Africana criticó la destitución de Al Bashir por considerar que el golpe militar no es la respuesta adecuada a los desafíos y aspiraciones que enfrenta el pueblo de Sudan”. Sin duda una polémica ambivalente: Salir de un sanguinario dictador y aceptar una transición militar sin constitución. ¿Salto a la nada? ¿Cualquier parecido a realidad en curso es pura coincidencia? ¿Cuál es el costo de salir de gendarmes criminales y cuál sería una transición tolerable? Sin duda el mundo ideal no lo hace un pelotón. Lo hacen los pueblos unidos. Con sus pelotones…

Las protestas

La caída de Bashir tiene su origen en las protestas organizadas por la Alianza por la Libertad y El Cambio que agrupan a los diferentes grupos de oposición y que comenzaron a partir del mes de Diciembre 2018 por la subida de los precios del pan.  Sumados a las protestas de la Alianza para la Libertad, se plegó la Organización por la Asociación de Profesionales, una suerte de Sindicato de contrapeso a la sindicación oficial del Estado, cuyos enfrentamientos dejaron una treintena de muertos en la calles de Darfur. Una inflación anual del 70% provocó demandas económicas de 42 millones de Sudaneses siendo que una masiva representación se apostó día y noche al frente del palacio de gobierno sin que las fuerzas armadas del dictador reprimieran a los manifestantes. Bashir tampoco contó con el apoyo de las policías de gobierno, por lo que al ver que la presión popular no descendía decidió liberar a miles de presos políticos. Por el contrario varios soldados llevaron a cabo una redada deteniendo a miembros del Movimiento Islámico que apoyaba a Bashir.

Tres largas décadas de dictadura quedaron barridos por las fuerzas de la acción popular organizada y unida. Desde 1989 con la llegada al poder Bashir, Sudan ha vivido una permanente confrontación civil, entre el Norte y el Sur y luego las rebeliones en Darfur.

Ello condujo a Bashir a ser el Primer Jefe de Estado en Ejercicio acusado ante la Corte Penal Internacional de la Haya. Sin duda las revueltas hicieron colapsar el cerco gendarme que por más de tres décadas blindaron al dictador. Una historia de violencia, apartheid político, torturas, genocidio y miseria humana, donde llama la atención que la intervención internacional ha sido muy transversal, es decir, desde la gradas…

Venezuela. Sobre la misma tierra

La realidad venezolana marcha aceleradamente hacia una conflictividad de inmensas proporciones. Al decir de nuestro gran Rómulo Gallegos, Venezuela es tierra indómita donde el mal jamás tuvo rostro de victoria. Lo del Zulia no tiene parangón. Se enciende.

Con una economía mucho más deteriorada, una hiperinflación de 10 millones por ciento, desabastecida, sin medicinas, ni luz ni agua, el detonante capaz de desencadenar una rebelión sin precedentes está latente. Nuestras FFAA no son excepción de esta tragedia humanitaria. Son pocos Generales y rangos superiores favorecidos por el saqueo republicano. Y el botín que produce el oro por no hablar del paso libre de carteles y guerrilla no da para contener un desbordamiento social inminente.

Sudan supo organizar al pueblo, sindicatos, gremios, productores y movimientos estudiantiles. Todos unidos en una gran masa que se plantó frente a Palacio con un desafío histórico: deponer al Dictador del Poder. Las FFAA de Sudan atendieron el llamado del pueblo. La oposición exige una transición democrática. Pero el primer paso está dado. Hoy el pueblo Sudanés aún se mantiene de pie. El parto de una auténtica democracia trata de abrirse camino, con un pueblo que no dará marcha atrás al cese del autoritarismo.

El fenómeno social de Sudán no se reduce a un asunto cultural. No se suda únicamente en las calles de Jartum. Es consecuencia de la fatiga de una nación que en medio del caos, la desesperación y la violencia, deciden arriesgar la vida para asegurar la esperanza. En Venezuela se libra la misma lucha por el derecho a estar y ser en paz. No es un asunto simplemente libertario. Es existencial. La gente atiende un llamado a la calle irreversible. Pronto volver a casa será ilusorio…

Cada vez la convocatoria es menos inducida y más oficiosa. Los rangos medios de las FFAA, observan, migran, desobedecen y esperan el momento donde no quedara más remedio, que “soltar a todos los presos políticos, proteger al su pueblo, detener a los colectivos y como Al Bashir, hacer maletas.

Véanse en ese espejo, siervos feudatarios de la revolución. Los pueblos ni olvidan ni perdonan a quienes le han tratado innoble y miserablemente.

 

@ovierablanco

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios