Vísteme despacio que tengo prisa, por Julio Castillo - Runrun

Vísteme despacio que tengo prisa, por Julio Castillo

MADURO-GUAIDO.png

BENITO PÉREZ GALDÓS, ATRIBUYE A Fernando VII esta frase, con la que se intitula el artículo, dirigida a un ayudante de cámara, mientras se alistaba a salir a un importante encuentro al que estaba retrasado.

Estamos consciente que argumentar esto en Venezuela, hoy día, a propósito de las soluciones a nuestros problemas, no debe tener buena audiencia. Es, por decir lo menos, “políticamente incorrecto”. Todos estamos desesperados por salir de esta pesadilla porque, ciertamente, cada día que pasa lo contamos en más dolor, más crueldad de la dictadura, más muertos, más represión y, hay que decirlo, más incertidumbre. No pretendemos ganar concursos de popularidad emborronando estas cuartillas. En realidad, lo hacemos para decir las cosas como creemos que son.

Veamos. Hace unos días escribíamos desde esta misma ventanita de papel, un artículo intitulado “La boa y el halcón”. Allí explicábamos que estábamos convencidos de que la Comunidad Internacional había escogido el método de caza de la boa y no el del halcón. Es decir, que estaba apostando a apretar progresivamente al régimen, hasta quebrar sus huesos para después engullirlo.

Pues bien, seguimos pensando lo mismo. Entonces cabría preguntarse ¿Están realmente apretando? ¿Está dando resultados esa presión? ¿Van en la vía correcta? La respuesta es clara y sin atenuantes. ¡SI!

Para ilustrarlo, no haremos una relación de los logros de Juan Guaidó en materia de ir cercando las posibilidades económicas y financieras del régimen, que son bastantes y significativas y que están publicitadas en todos los medios del mundo, baste sólo con señalar que mantienen decenas de tanqueros fondeados almacenando petróleo porque nadie se los quiere recibir. Ni más ni menos.

Vamos a analizar, o a tratar de hacerlo, ya que la tarea es más propia de un semiólogo, los discursos y actitudes de las partes contendientes para que nos podamos formar una idea de quién está a la ofensiva y quién a la defensiva en estos momentos y para que podamos deducir quien va ganando el partido y quien se perfila como vencedor.

Veamos. Este fin de semana Guaidó anuncia que emprenderá una gira alrededor del país y la comienza en Carabobo donde convoco dos actos por redes sociales, con apenas dos horas de antelación y los dos sitios estuvieron a reventar. Su visita al mercado periférico municipal fue un verdadero acto de conmoción social para los presentes.

Mientras eso ocurre, Maduro anuncia a los suyos que se preparan para la resistencia. Hace un llamado a los colectivos a que cierren filas y salgan a la calle a amedrentarnos (no se lo dice a la FAN) y a defenderlo a él. Es decir, anuncia que se atrinchera

Mientras Guaidó anuncia el plan libertad y nos dice que será la fase definitiva del proceso de liberación, Maduro cambia el gabinete y pone allí a sus curruñas y familiares. Como Hitler, en sus últimos días, se encierra en un búnker con los más leales y a quienes más confianza tiene.

Mientras Guaidó toma posesión de embajadas y recibe nuevos reconocimientos, Maduro es nuevamente cuestionado por la comunidad internacional. Los rusos medio hablan y los chinos no dicen ni siquiera esta boca es mía.

Guaidó ofrece soluciones a la crisis eléctrica y obtiene el respaldo de varios países para mandar expertos. Maduro dice a los venezolanos que compren radios de batería y velas porque lo que viene es eneas.

Ricardo Haussman es reconocido como gobernador del banco Interamericano de Desarrollo con lo que se abren puertas para el financiamiento de proyectos para Venezuela, al finalizar la transición y Maduro es pillado sacando de contrabando el oro para Nigeria para ver si puede pagar la quincena y las pensiones.

Maduro monta el show de la Comisión de Bachelet y trata de secuestrar sus miembros para que no tomen contacto con la realidad del país. Las víctimas de violaciones a los derechos humanos, los pacientes y funcionarios públicos se salen con la suya y logran hacerles ver la realidad.

¿Hay alguna duda de quién tiene la ofensiva y quien se atrinchera sin iniciativas? ¿Hay alguna duda sobre quien avanza y quien retrocede? Es obvio que no.

¿Hay algún síntoma de que la Comunidad Internacional ha cambiado su política de presionar a Maduro para que se vaya y haga elecciones libres? Es obvio que no.

Si lo que usted ha leído más arriba amigo lector son realidades, entonces no queda más que concluir que la boa está apretando, que no ha aflojado nunca y que solo lo hará cuando crujan todos los huesos.

¿Que todos queremos ver a estos sátrapas abandonando el poder cuanto antes? Por supuesto que sí, por eso, porque tenemos prisa es que tenemos que vestir a Fernando VII despacio y con cuidado.

Por lo pronto, a tomar nota de la Operación Libertad. Nosotros a hacer nuestra parte. Movilizados y organizados. Ya Guaido ha planteado que entramos en la fase más importante. Cada quien en lo suyo. Lo que tiene que llegar llegará.

 

@juliocasagar

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios