Populismo a la italiana, por Luis DE LION
Luis De Lión Dic 04, 2016 | Actualizado hace 4 años
Populismo a la italiana, por Luis DE LION

italia2

De nuevo un arriesgado referéndum en una gran nación europea. Este domingo 4 de diciembre los italianos se pronuncian sobre una reforma constitucional, diseñada y promovida, por el Presidente del Consejo de Ministros, Matteo Renzi.

Una apuesta que forzosamente personaliza el escrutinio. Una suerte de trampa autoimpuesta, de la cual, el más reciente e ilustrativo ejemplo, fue David Cameron, con el Brexit.

Matteo Renzi, aspira bajar el número de Senadores de 315 a 100 y reducirles sus poderes respectivos. Básicamente se busca impedir que el Senado pueda seguir derrocando gobiernos en un país que ha conocido 60 gobiernos en 70 años.

Esa es la medida faro, de una reforma esencial del funcionamiento del sistema democrático italiano. Los Senadores no serán más electos bajo el formato del sufragio universal y directo, sino por los consejos regionales. Quedando así, redistribuidas las competencias entre el Estado y las regiones.

Una metamorfosis, que no se presentaba en Italia, desde los tiempos de la Segunda Guerra Mundial.

Así las cosas, las leyes italianas prohíben la publicación de sondeos 15 días antes del voto. Ello no quiere decir que no se hagan encuestas y las más recientes señalan una ligera ventaja en favor del NO.

Ante esa posibilidad, los mercados se preparan a una eventual catástrofe, la cual afectaría particularmente a la ya debilitada banca italiana. En lo político, igualmente sería la crisis, por cuanto Matteo Renzi, se comprometió a renunciar en caso de triunfo del NO.


Un rechazo a las reformas de Renzi, catapultaría a los populistas del movimiento Cinco estrellas, liderados por el humorista Beppe Grillo y por quienes la opinión europea no tiene ninguna estima, ni los considera como una alternativa seria de gobierno.

En el poder desde el 2013, Matteo Renzi llegó simbolizando la juventud y las ganas de cambiar. Gozó de gran popularidad durante los primeros años de su mandato. Lo cual le permitió emprender una agresiva reforma laboral (Job acts) pero el crecimiento económico tarda en llegar y la popularidad del Presidente del Consejo ha sufrido un marcado descenso.

Este año 2016 que culmina, ha sido prolijo en sorpresas electorales y en sobresaltos sociales. Igualmente ha sido particularmente contraproductivo, para los analistas que hacen pronósticos de orden político. El populismo, en éste año, le ha ganado casi todas las batallas a la opinión pública. Trump, es un ejemplo vivo de ello.

@LDeLION