La gestión de la barbarie por Luis DE LION

La gestión de la barbarie por Luis DE LION

AtaqueenTunez.jpg

AtaqueenTunez

 

 

Este viernes 26 de junio fue un día terror a través del planeta. Los yihadistas que actúan en nombre del Estado Islámico, dejaron su sangrienta impronta en Francia, Túnez y Kuwait.

A la opinión internacional ya no le quedaba duda alguna que el yihadismo es violencia, crueldad, terrorismo, terror y masacres. Es la gestión de la barbarie. A decir de los manuales que sirven de guía a estos mercenarios, regar la sangre de los “cruzados” y sus apóstoles es una obligación.

Una exaltación asesina que busca su justificación en la interpretación del Islam más antiguo.

Difundir el miedo, como principal objetivo y para ello los soldados del terror cuentan con manuales de horror detallado. Algunos expertos prefieren hablar de salvajismo, antes que de barbarie. Violencia y caos absolutos. Siria e Irak, son en el presente dos ejemplos muy emblemáticos de Estados derrumbados y de recule de la comunidad internacional, ante el avance del salvajismo. Crueldad absoluta, la administración de un salvajismo que no es más que la transición hacia el califato.

Ahora que se cumple el primer año de la declaración del califato del Estado Islámico, hemos visto como los yihadistas ejercen el poder del terror, mezclando religión con petróleo. Una praxis que ha atraído a una franja conformada por jóvenes occidentales que le buscan un sentido a sus vidas. Potenciales yihadistas sin ideales, sin grandes causas, en su mayoría provenientes de la clase media y sin pasado judicial. Todo un viaje iniciático del terror.

Ni choque de civilizaciones ni guerra contra el terrorismo. En ambos casos, es una suerte de reconocimiento implícito, para unos bárbaros, que jamás serán una civilización y unos salvajes a los que no se les puede hacer la guerra clásica con nuestros ejércitos y toda la capacidad de destrucción de que disponen.

@ldelion

[email protected]

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios