Chavismo regresa a la Asamblea Nacional lleno de contradicciones - Runrun
Chavismo regresa a la Asamblea Nacional lleno de contradicciones
Al Parlamento volvieron los diputados que ejercieron otros cargos dentro del Ejecutivo, a pesar de ser inconstitucional 
Estos ex funcionarios no tuvieron derecho de palabra dentro del Hemiciclo de sesiones

@saracosco 

Los diputados del chavismo regresaron a un Parlamento que consideran en desacato. Volvieron a pesar de haber ejercido otros cargos dentro del Ejecutivo, aunque está prohibido por la Constitución venezolana, en el artículo 191. 

Argumentan que si Juan Guaidó tiene dos cargos -presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado-, ellos también pueden haberlo hecho. Pero al mismo tiempo no reconocen a Guaidó como presidente. Varios de ellos son también constituyentistas, miembros de una institución cuya legitimidad está cuestionada y que ha intentado suplantar las funciones de la Asamblea Nacional. Pero los diputados aseguraron que vuelven al Parlamento para contribuir con la paz, aunque para eso dicen fue creada la Constituyente.

Con una maleta pesada de contradicciones, el Gran Polo Patriótico volvió al hemiciclo del que se fue hace dos años y cinco meses.

El exministro del trabajo y constituyente – que además anunció ser “coordinador” de la bancada del chavismo, cargo que no existe más si el de jefe de fracción-, Francisco Torrealba (Psuv-Portuguesa), aseguró ante los medios que no había ningún problema en haber estado en un Ministerio y cuestionó el hecho de que Juan Guaidó ejerza dos cargos. 

“No pasa absolutamente nada, somos diputados electos por el pueblo y si hubiésemos querido renunciar no habría forma porque están en desacato”, argumentó Torrealba, a pesar de que esa figura no existe dentro de la Constitución que dice defender. 

Aunque dentro del Hemiciclo de sesiones la Junta Directiva conformada por el presidente, Juan Guaidó (VP-Vargas), el primer vicepresidente, Edgar Zambrano – recientemente liberado de la cárcel en Fuerte Tiuna – y el segundo vicepresidente, Stalin González, no tenía la misma opinión.

Torrealba solicitó un derecho de palabra pero el segundo vicepresidente, Stalin González (UNT-Distrito Capital) recordó la Gaceta Oficial donde este salió nombrado como ministro al igual que Ricardo Sanguino y Ramón Lobo, por lo tanto “tiene que buscar a otro diputado que hable por usted”, sentenció en medio de gritos y aplausos por parte de los diputados de su bancada, que fueron conformados en esta sesión por 100 diputados – según la lista firmada en la entrada – versus 38 del Psuv. 

Ante lo que parece ser un nuevo laberinto dentro de la política venezolana, en la que ya hay dos Ejecutivos, dos Tribunal Supremo de Justicia, dos Fiscalías, dos procuradores y dos instancias parlamentarias, el diputado y constituyente, Pedro Carreño (Psuv-Delta Amacuro) tomó la palabra para asegurar que será la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia la que puede dictaminar quién regresa al Parlamento.

De vuelta al debate entre ideologías diferentes, el diputado Henry Ramos Allup (AD-Distrito Capital) le respondió a Carreño que el artículo 191 de la Constitución es “bastante” claro sobre el hecho de que un parlamentario que acepte un cargo público pierde su investidura.

Con su verbo encendido característico, Ramos Allup intervino en dos ocasiones, en la primera para dirigirse a Carreño y en una segunda para hablarle a Darío Vivas asegurando que tiene un problema de sindéresis y que así “no puede aprobar ni un encefalograma”, lo que provocó – como es usual en el diputado – risas, gritos y aplausos de sus colegas y partidarios. 

Pero a pesar de estos discursos los diputados de ambas bancadas conversaban entre ellos, se saludaban cordialmente, e incluso en una oportunidad Francisco Torrealba subió hacia la Junta Directiva para mostrarle algo en el teléfono a Zambrano y Guaidó también compartió las risas. 

El chavismo se quedó durante toda la sesión, a la que calificaron de entretenida y con la promesa de seguir asistiendo a la institución que es reconocida por al menos 60 países en el mundo. Mientras el presidente – también reconocido por estas naciones – les dijo a los chavistas que su regreso a la Asamblea Nacional es el “reconocimiento del Parlamento, único poder legítimo”.

Las grandes ausencias del chavismo -que no dejaba de hablar del “desacato” pero al mismo tiempo proponían una modificación en el orden del día y derecho a réplica a la Junta Directiva- fueron la de Cilia Flores y Diosdado Cabello – que se encuentra ahora en Corea del Norte – y que Henry Ramos Allup aseguró espera poder ver cara a cara en la próxima sesión.

Foto: Asamblea Nacional