La policía contaminó la escena de la muerte de Nisman

La policía contaminó la escena de la muerte de Nisman

CasoNisman2.jpg

CasoNisman2

 

Cualquier pregunta sobre el caso Nisman a los expertos termina con la misma respuesta: nunca se podrá saber qué pasó en su apartamento porque en las primeras horas se contaminó la escena del crimen, no se sabe si por impericia o de forma intencionada. Un vídeo emitido en horario de máxima audiencia en el programa del periodista más conocido de Argentina, Jorge Lanata, muestra con enorme crudeza esa realidad.

Se trata de la grabación que realizó la propia policía en el apartamento de Nisman en la torre Le Parc en Puerto Madero, unas imágenes inéditas que muestran la cadena de errores que se cometieron en las primeras horas, claves para recabar las pruebas que puedan llevar a la hipótesis de suicidio o asesinato. El equipo de Periodismo para todos, el programa de Lanata, posee la grabación completa, de unas cuatro horas, pero en el programa emitió algunas partes editadas que muestran los errores más graves.

 

 

Los peritos complican mucho la investigación con sus propias acciones. Por ejemplo en la toma de restos de ADN. En un momento del video se aprecia que el cargador está limpio mientras el arma está completamente llena de sangre. Eso impidió encontrar huellas de cualquier otro ADN que no fuera el de Nisman. Ni siquiera se encontró ADN de Diego Lagomarsino, el propietario del arma, que ha reconocido que él mismo enseñó a Nisman a usarla, por lo que sus huellas deberían estar ahí. Todo estaba lleno de sangre y eso imposibilitó el análisis.

Sin embargo, el video muestra que eso no era así cuando llegó la policía. El cargador estaba limpio. Pero un perito, como se aprecia en el vídeo, ensució el cargador porque tenía los guantes manchados con la sangre que había en la pistola. Con esos mismos guantes también tocó las balas y las depositó en el bidet alterando aún más la escena de la muerte. La exmujer de Nisman insiste en que fue un asesinato, pero la investigación oficial se encamina hacia la hipótesis de suicidio aunque aún quedan muchas incógnitas por resolver.

En todo momento en el video se ve a la fiscal del caso, Viviana Fein, que lidera las pericias, y de fondo en ocasiones se ve y se escucha a Sergio Berni, secretario de Estado de Seguridad, que llegó bastante antes que la propia fiscal, algo que fue muy polémico. Las imágenes muestran cómo los peritos incluso llegan a limpiar el arma homicida con papel higiénico, y se puede apreciar el arma antes de ser limpiada, llena de sangre del fiscal, y después, con mucha menos sangre. De hecho en el vídeo oficial hay un corte en ese momento, algo que no debería suceder, probablemente porque ahí se ve de manera muy evidente cómo se limpia la sangre. En otras imágenes se aprecia a los peritos trabajando sin guantes incluso en el momento de tomar las huellas dactilares en la entrada de la casa.

El baño y la casa fueron llenándose de policías y peritos y algunos de ellos contaminaron la escena del crimen, ya que entraban y salían y pisaban la sangre del fiscal, produciendo así nuevas huellas que distorsionan el lugar de la muerte y por tanto dificultan el análisis para dilucidar si hubo más personas en ese baño. En un momento del vídeo se aprecia incluso como la propia fiscal Fein pisa la sangre y crea nuevas huellas, mientras un perito le dice “cuidado con su pie”.

“Yo nunca tuve ninguna duda de que a Nisman lo mataron. Pero nunca se va a poder saber porque la escena está contaminada”, explicó Lanata mientras emitía las imágenes en las que incluso se aprecian pelos que parecen haber dejado allí los propios policías mientras realizaban sus pericias. Todo en un ambiente de gran improvisación que según diversos analistas es frecuente en la policía argentina. Hay escenas incluso absurdas, como una en la que el propio Berni le pide a la fiscal que vayan cuando antes al baño porque Nisman podría estar agonizando. En ese momento hacía más de una horas que habían entrado los primeros policías y médicos y Nisman llevaba unas 12 horas muerto, según la junta médica.

La fiscal Fein ha defendido esta mañana el trabajo de los peritos y ha asegurado que “la escena del hecho no se contaminó”. “Si yo no hubiese entrado al baño, hubieran dicho que no puedo dar fe de todo lo que se hizo allí”, se ha quejado en conversación con Radio Vorterix. Fein explicó que había cinco personas en el baño, entre ellas un perito subido encima del bidet para no pisar la sangre. Sobre el momento más polémico, la limpieza del arma con papel higiénico del propio baño de Nisman, la fiscal se defiende: “No es limpiar el arma, es tratar de localizar la numeración del arma y su calibre con un elemento como era en ese momento el papel higiénico. En cualquier procedimiento policial hay que asentar en un acta el tipo de numeración previa del arma. Es una medida imperativa. No se puede hacer de otra manera. Yo le preguntaría a las personas qué pasaría si esa arma no es individualizada debidamente y después no es peritada esa arma, sino otra. ¿Cómo podría determinar que es la misma arma?”.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios