repatriacion archivos - Runrun

repatriacion

Morir en el extranjero: un alto y largo precio a pagar
El costo de una repatriación desde cualquier país supera los 1000 dólares. Embajadas y consulados de Venezuela no aportan dinero para la repatriación de cadáveres

 

@Yeannalyfermin

 

Juan Carlos González salió por segunda vez de Venezuela con rumbo a Cartagena, Colombia en marzo de 2019. En esa oportunidad iba con mejores condiciones que en su primer viaje: tenía un trabajo estable y estaba con parte de la familia de su abuelo materno. Juan era sano y deportista y no padecía ninguna enfermedad, pero en el mes de agosto, murió de un infarto fulminante  a los 26 años de edad.

Para Catalina González -la madre de Juan Carlos- asimilar la noticia fue doblemente difícil: no podría verlo porque los separaban más de 1.300 kilómetros de distancia y debía reunir para pagar el costo de la repatriación del cuerpo. 

“Mi papá -el abuelo de Juan Carlos- pensó en enterrarlo en Colombia, porque era un dineral traerlo para Venezuela, pero la abuela, quien prácticamente fue su madre también, quería verlo por última vez y por eso iniciamos los trámites para el traslado”, dijo Catalina. 

La preparación del cuerpo para cinco días, la documentación de rigor y el traslado del cuerpo desde Cartagena hasta Maicao fue de 2.500.000 pesos, unos 833 dólares al cambio. Luego, había que hacer un traspaso de furgoneta, pues la de Colombia solo llegaba a hasta la frontera, o La Raya como también se le conoce. 

De Maracaibo a Caracas cobraron 3.000.000 de bolívares, unos 185 dólares al cambio de ese momento (agosto). Los gastos funerarios, la fosa en el Cementerio Municipal de Santa Lucía, estado Miranda, fueron 8.000.000 de bolívares, o 500 dólares al cambio. La sumatoria total de los gastos realizados tanto en Colombia (833) como en Venezuela de (500) fue de aproximadamente 1.333 dólares. 

“Afortunadamente contamos con la ayuda de varios familiares que están en Chile y Canadá, también la familia que vivía con Juan Carlos en Cartagena nos apoyó mucho porque trabajan en la alcaldía y facilitaron todo el proceso”, dijo Catalina.

Venezuela atraviesa por una crisis migratoria sin precedentes. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) más de 4 millones de venezolanos han emigrado debido a la emergencia humanitaria compleja que se vive en el país. 

Colombia ha sido la nación que más ha recibido a migrantes venezolanos, con alrededor de 1,3 millones; seguido por Perú, con 768.000; Chile, 288.000; Ecuador, 263.000; Argentina, 130.000 y Brasil 168.000.

El pasado 27 de agosto se conoció el fallecimiento de cinco venezolanas, tres adultas y dos niñas, las cuales presuntamente se habrían asfixiado la noche del 26 de agosto en un apartamento ubicado al sur de Quito, Ecuador.

Rosemary Mendoza (26), Rossimary Mendoza (24), Eliscar Camacho (19), Ángeles Mendoza y Tailin Mendoza (ambas de 4 años de edad), murieron como consecuencia de la inhalación de monóxido de carbono después de haber dejado una hornilla encendida. La madre de las hermanas Mendoza contó a El Pitazo.net que desea traerse a sus hijas y nietas a Venezuela, pero que no cuenta con los recursos económicos debido a que la repatriación tiene un costo de 12.500 dólares.

Eduardo Febres Cordero, presidente de la fundación Venezolanos en el Exterior, asegura que repatriar un cuerpo desde Ecuador o cualquier parte del mundo a Venezuela es bastante complejo y costoso.

Para tramitar la repatriación de un cuerpo, se debe contar con varios documentos, principalmente: copias originales del certificado de defunción emitido por la autoridad local, pasaporte del fallecido y la permisología de viaje y entierro. El ataúd no tiene restricciones, no se requiere inspección de las embajadas.

“Desde Ecuador los precios de una repatriación van desde los 3.000 hasta los 10.000 dólares por fallecido. Esto dependerá de la cantidad de trámites legales que haya que realizar, la empresa funeraria que se elija y la ciudad donde esté. También si la repatriación es vía terrestre o aérea y hasta qué ciudad de Venezuela va el cuerpo”, explicó Febres. 

El director de la fundación afirmó que el tiempo de repatriación de un cadáver puede tardar entre una semana, un mes y hasta más, dependiendo de las condiciones de la muerte de la persona, de los documentos que haya que gestionar y los recursos económicos. 

James López, dueño de la funeraria Guadalupe en Bogotá, Colombia, aseguró que lleva más de 200 cadáveres venezolanos repatriados desde Colombia, Ecuador, Chile y Perú desde 2017.

“Hay personas que tienen afiliaciones con funerarias en Venezuela lo que hace que el precio se reduzca un poco, pero un traslado de Bogotá a Cúcuta cuesta 1.700.000 pesos (el equivalente a 566 dólares)”, dijo López.

Los precios que maneja en su funeraria varían de acuerdo al lugar de destino del cadáver. El servicio desde Cúcuta a Caracas tiene un costo de 1.500.000 bolívares, unos 74 dólares al cambio. 

Jesús Ernesto Ortíz, Director de Pasaporte País, empresa de servicios que brinda asistencia al viajero, indicó que una repatriación de Estados Unidos a Venezuela puede costar entre 15.000 y 25.000 dólares. 

Ortíz explicó que si el deceso ocurre en Europa el precio es más elevado, y aunque no precisó la cifra, estima que puede tener un costo de más de 10.000 euros, aproximadamente. “Es por esta razón que muchos prefieren optar por la cremación”, dijo. 

 

Opciones más económicas

 

Traer las cenizas de otro país no es un proceso tan complicado como la repatriación de un cuerpo. El problema para Venezuela está en la poca cantidad de aerolíneas que prestan servicio comercial. 

Desde marzo de 2019, la conectividad aérea en Venezuela ha caído en 71.8%, según declaraciones del presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (Alav), Humberto Figuera.

Actualmente solo 8 de 22 aerolíneas internacionales continúan operando en el país, cinco de ellas con destinos europeo y de Asia (Air Europa, Iberia, Plus Ultra, Tap y Turkish Airlines) y el resto de América Latina (Wingo, Copa Airlines y Caribean Airlines).

Leonor Acosta falleció en España el pasado mes de junio. Su familia optó por la cremación y traer las cenizas a Venezuela. Para ellos era muy difícil repatriar el cuerpo. Su esposo, Jaime Rodríguez, dijo que solo les pidieron el acta de defunción y el permiso que emite el consulado.

“Viajamos con la aerolínea PlusUltra. No nos cobraron absolutamente nada. En Maiquetía preguntaron qué contenía la caja y se les explicó. Nos dejaron entrar sin problema”, afirmó Rodríguez. 

En Colombia la cremación tiene un costo de 1.400.000 pesos, unos 466 dólares al cambio. 

James López, dueño de la funeraria Guadalupe explicó que a pesar de ser una opción más factible, a los venezolanos no les gusta porque las cenizas las entregan en cinco días hábiles. “No es como en Venezuela que las entregan a las dos horas”, aseguró.

En Ecuador, la cremación de un cuerpo cuesta 800 dólares, mientras que en España el mismo servicio cuesta 1.500 euros. 

El director de Venezolanos en el Exterior detalló que una empresa funeraria llamada Grupo La Paz le brinda financiamiento a su organización. “En casos de cremación nos prestan el servicio y le dan a la familia la opción de ir pagando diario, semanal, mensual, o como puedan, hasta cancelar la totalidad. Cuando las personas van por convenio la cremación la dejan en 350 dólares”, dijo.

James López explicó que el Gobierno colombiano apoya a todos los extranjeros que fallecen en su territorio si la familia no tiene los recursos económicos. “En Bogotá ofrecen un beneficio que se llama ‘La Casa Rosada’, que es una institución que facilita el servicio funerario, pero para ser sepultados o cremados en Colombia, no para hacer repatriaciones”, dijo. 

 

Venezolanos sin apoyo ni seguro de viajes

 

Es común leer en redes sociales testimonios de familias venezolanas pidiendo ayuda para repatriar a sus familiares, pero existen casos extremos de venezolanos que han quedado en el olvido. 

Febres Cordero comentó el caso de una mujer que se suicidó en Ecuador en 2018 y nadie reclamó el cuerpo, por lo que su organización tuvo que pedir autorización a la Fiscalía para poder enterrar el cadáver después de ocho meses. También recordó el caso de seis venezolanos víctimas de trata de personas y narcotráfico cuyos cadáveres también quedaron olvidados por el Estado.

“La embajada del chavismo solo apoya en los trámites consulares que les competen a ellos, y la de Juan Guaidó brilla por su ausencia. Estamos en total desamparo, nadie aporta dinero para la repatriación de cuerpos”, dijo Febres Cordero. 

El director de Pasaporte País, José Ernesto Ruíz, afirma que el venezolano no tiene conciencia de viajar con un seguro de viaje lo que en caso de algún accidente o muerte le facilitaría las cosas a los familiares.

“Ni siquiera 8% de los que salen de Venezuela toman un seguro de viaje”, afirmó Ortíz.

 

Aumentan las cifras de migrantes venezolanos fallecidos

 

Distintos organismos dedicados a medir el impacto de las migraciones han revelado que la muerte de venezolanos en otros países están aumentando. 

El pasado 16 de agosto, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) destacó un alza en la muerte de migrantes venezolanos que intentan llegar a otros países. En total, 89 personas fueron víctimas de naufragios en aguas del Caribe.

La situación se torna aún más compleja. Los decesos de venezolanos en el exterior no solo son por causas naturales o accidentales. Un informe publicado en agosto de este año por el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Colombia afirmó que 233 venezolanos murieron en forma violenta por ataques con arma de fuego o cortopunzantes. 

El mismo estudio determinó que en 2015 se reportaron 25 muertes violentas de venezolanos, en 2016 se registraron 30, en 2017 se contabilizaron 93 y el año pasado 273. Lo que indica que, entre 2017 y 2018 la cifra casi se triplicó. 

El informe que presentó el Instituto de Medicina Legal también reportó un aumento en los casos de suicidios. Entre 2009 y 2018 se registraron 69 casos, mientras que para el primer semestre de 2019 se contabilizaron 18. 

 

Eliminado el control cambiario: ¿de dónde saldrán las divisas? por Víctor Álvarez R

EN SEPTIEMBRE DEL AÑO PASADO, el Banco Central de Venezuela (BCV) publicó el Convenio Cambiario N° 1 con el objeto de “establecer la libre convertibilidad de la moneda en todo el territorio nacional”. Se amagó con implantar un nuevo sistema  cambiario en el que oferentes y demandantes pactarían sus operaciones de compra-venta sin restricción alguna; pero, contradictoriamente, se estableció la centralización en el BCV de las operaciones de compra-venta de divisas provenientes del sector público, las exportaciones privadas, la inversión extranjera, las remesas, así como las operaciones de embajadas, consulados y organismos internacionales.

Con la reciente Resolución N° 19-05-01 del BCV, ya no es necesario pasar por el instituto emisor. Así finalmente se libera el mercado cambiario y quienes necesiten vender o comprar divisas ya no tendrán que hacerlo a través de las subastas del Dicom, sino que podrán hacerlo directamente a través de las mesas de cambio que los bancos activarán para sus clientes y para las transacciones interbancarias.

En adelante, las operaciones de compra-venta a través de la banca podrán realizarse todos los días, y no solo cuando se convoquen subastas del Dicom. La liquidación de las divisas se hará a través de los bancos, sin depender del BCV que se limitará a publicar diariamente el tipo de cambio promedio ponderado a partir de la información que le suministren los bancos.  

¿Por qué se libera el control cambiario luego de 16 años?

Recordemos que la caída de los precios del petróleo, combinado con la debacle en la producción de Pdvsa, golpeó severamente el ingreso de petrodivisas que se vendían muy baratas a través del control cambiario. El derrumbe de la renta petrolera sentenció el fin de las divisas preferenciales, el cupo para compras electrónicas y el cupo Cadivi para viajeros.

Luego, las sanciones aplicadas a Pdvsa por el gobierno de Trump dejaron sin mercado más de 500 mil barriles que la compañía vendía a refinerías en los Estados Unidos. Como estas eran las únicas exportaciones que prácticamente generaban flujo de caja neto en divisas, el BCV se quedó seco. Para compensar esta caída, a partir de enero ocurrió un fenómeno insólito y fue que la tasa de cambio oficial Dicom comenzó a ser mayor que el paralelo, razón por la cual las divisas privadas comenzaron a ser vendidas al BCV que ofrecía una tasa de cambio más atractiva.

Pero al ser sancionado el instituto emisor por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, los inversionistas extranjeros y las empresas nacionales se inhibieron de hacer operaciones de compra venta a través del Dicom para evitar también ser sancionados, aun cuando la tasa de cambio ofrecida por el BCV fuese mayor que el paralelo. Para evadir esta restricción y evitar el colapso definitivo del aparato productivo, el BCV decidió liberar el mercado cambiario para que los privados realicen directamente sus operaciones de compra-venta de divisas, sin tener que pasar por Dicom o por el BCV. Así, esperan estimular nuevas fuentes de divisas por la vía de inversiones extranjeras, repatriación de capitales de origen venezolano depositados en el exterior, exportaciones privadas no petroleras, envío de remesas, turismo internacional, así como la venta de divisas que harán en esas mesas de dinero las embajadas, consulados y organismos internacionales.

Liberación largamente esperada

Por primera vez desde que se implantó el control de cambio en 2003, el sistema de adjudicación de divisas ya no estará administrado por el gobierno. La flexibilización y liberación del mercado cambiario ha sido una larga exigencia de los exportadores no petroleros y de los inversionistas extranjeros, particularmente de los socios de Pdvsa en las empresas mixtas. Los exportadores privados estaban condenados a cambiar su ingreso en divisas a la desventajosa tasa de cambio oficial, razón por la cual la cantidad de bolívares que recibían no les alcanzaba para pagar los crecientes costos domésticos que llegaron a aumentar más de 100% mensual.

En presencia de una voraz hiperinflación, el freno que el gobierno aplicaba a la evolución de la tasa de cambio oficial obligaba a los inversionistas extranjeros a traer más divisas para poder cubrir los crecientes costos nacionales, castigando así la rentabilidad de la inversión.

Resultaba más que necesario una tasa de cambio libre y flotante para hacer rendir las divisas provenientes de las exportaciones no petroleras, inversión extranjera y repatriación de capitales destinadas a la inversión productiva. Al obtener más bolívares por cada dólar se puede estimular un aumento de la inversión y la producción, en función de superar los problemas de escasez que azotan a la población.  

Con una tasa de cambio flotante que les permita obtener suficientes bolívares para cubrir los encarecidos costos domésticos, los exportadores nacionales y los inversionistas extranjeros se verán estimulados a traer cada vez más divisas para cambiarlas por bolívares en las mesas de cambio que se activarán en la banca.

Medida necesaria más no suficiente

Pero despenalizar, flexibilizar y finalmente liberar el mercado cambiario son incentivos necesarios más no suficientes. Lamentablemente, esta decisión se toma en el marco de una economía colapsada que genera pocas divisas y de un sistema bancario sin posibilidades de cumplir con su papel de intermediación financiera, debido a que prácticamente todos los bolívares que capta del público los debe depositar en el BCV como encaje legal. El BCV aplicó medidas muy restrictivas a la banca al subir el encaje legal ordinario a 57% de los depósitos y a 100% el encaje legal marginal. Prácticamente ha dejado a los bancos sin liquidez para cubrir las operaciones del mercado cambiario.

Tengamos en cuenta que para comprar divisas se necesitan bolívares y para pagarlas también. Al elevar al máximo el porcentaje de captaciones del público que los bancos no pueden mover, se limita el otorgamiento de créditos en bolívares para la producción y el consumo. Si aumenta la oferta de divisas pero al mismo tiempo hay menos bolívares para comprar, la tasa de cambio tenderá a estabilizarse y bajar, pero al precio de terminar de quebrar la muy precaria economía venezolana que no encontrará posibilidades de financiamiento en la banca comercial. Para que el levantamiento del control de cambio tenga un efecto positivo sobre la actividad productiva y no solo sobre el precio de la divisa, es necesario flexibilizar la rígida política de encaje legal  que está estrangulando a los bancos y poniendo en un serio peligro a todo el sistema financiero.

Pretender drenar el exceso de liquidez monetaria limitando la creación de dinero bancario, mientras el BCV sigue emitiendo dinero inorgánico para cubrir el déficit de las empresas públicas es totalmente contraproducente. Restringir la liquidez en bolívares para forzar la oferta de divisas por parte de las empresas privadas e instituciones nacionales e internacionales que mantienen operaciones en Venezuela, puede desembocar en un colapso aun mayor del aparato productivo y un agravamiento de la escasez, aun cuando el gobierno se llene la boca y haga gárgaras diciendo que ahora si va a pulverizar el dólar paralelo.

¿De dónde saldrán las divisas?

La repatriación de capitales, la inversión extranjera y las exportaciones no petroleras crecerán a la velocidad y montos que el país necesita siempre y cuando se logre la estabilidad macroeconómica, se garantice la seguridad jurídica y los derechos de propiedad, transparencia y flexibilidad en los trámites administrativos, paz laboral, así como buenos servicios públicos de electricidad, agua, gas, telecomunicaciones y una adecuada infraestructura de autopistas, ferrovías, puertos y aeropuertos que creen un ambiente propicio para la actividad productiva.

En consecuencia, para activar nuevas fuentes de divisas que alimenten el mercado cambiario se requiere un programa de reformas económicas con las medidas correctas, aplicadas en su secuencia lógica y a un ritmo adecuado. Esto permitirá estabilizar la macroeconomía y garantizar la seguridad jurídica y derechos de propiedad que permita abrir los siguientes grifos de divisas:

  • Inversión extranjera
  • Exportaciones privadas
  • Repatriación de capitales
  • Remesas
  • Turismo internacional
  • Embajadas, consulados y organismos internacionales.

 

@victoralvarezr

American Airlines: Damos por perdidos más de $ 500 millones retenidos en Venezuela

AmericanAirlines

American Airlines Group Inc dijo el martes que ha dado por perdidos más de 500 millones de dólares en ingresos retenidos en Venezuela debido a los controles cambiarios del país sudamericano.

American Airlines, la aerolínea más grande del mundo, indicó en un comunicado al regulador que admitirá 592 millones de dólares como cargo especial en el cuarto trimestre del 2015, “debido a la continua imposibilidad de repatriación y al deterioro de las condiciones económicas en Venezuela”.

El país sudamericano obligó a las aerolíneas a vender pasajes en bolívares, la moneda local, pero obstaculizó la reconversión de las ventas a dólares.

En total, las aerolíneas tienen alrededor de 3,700 millones de dólares retenidos en Venezuela como consecuencia de un sistema de control cambiario que lleva 12 años en vigencia, dijo en junio la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA por su sigla en inglés).

American dijo también el martes que mantiene su previsión de un margen previo a impuestos de entre 12% y 14% para el cuarto trimestre, excluidos ítems especiales. Añadió que también sigue estimando que los ingresos de su unidad de pasajeros caiga entre 5 y 7% en el trimestre frente al año anterior.

United Continental Holdings Inc dijo el lunes que las ventas de su unidad de pasajeros habrían caído más de lo esperado en el cuarto trimestre, alentando un escenario de más complicaciones para las aerolíneas estadounidenses, tras meses de fuerte lucha con competidores de bajo costo y ante una debilitada demanda desde el exterior por la fortaleza del dólar.

Gracias a la solidaridad, los restos de Charlie García podrán estar pronto en Venezuela

CharlieGarcía,

María Gabriela Aguzzi

Noticias Montreal

Tras 16 días de angustia e incertidumbre, la familia de Charlie García sabe que el cuerpo de la joven venezolana regresará pronto a su tierra natal.

Carolina Rojas, tía de la víctima, informó a NM que este martes en la tarde la Embajada de Venezuela en Canadá y el Consulado en Montreal les notificaron a los familiares de Charlieque aportarían 3.000 dólares ($1.500 cada uno) a los fondos que vienen siendo recabados para que se pueda hacer la repatriación.

Las autoridades venezolanas en Canadá, comentó Rojas, dijeron que no habían actuado hasta ahora porque no habían recibido información oficial de parte de las autoridades canadienses. En la tarde del martes, los representantes de ambas dependencias consulares se reunieron y acordaron dar los 3.000 dólares. Además, dijo la tía de Charlie, el propio cónsul de segunda en Montreal, Jorge Mazniak, se comprometió a encargarse personalmente de los trámites con la compañíaque hará la repatriación.

De esta manera el proceso de repatriación del cuerpo de Charlie a Venezuela, arrancará a la brevedad, confirmó Rojas.

No se tiene un tiempo estipulado, pero según las averiguaciones que hizo la familia de Charlie, una repatriación de un cadáver puede extenderse de cinco a siete días.

La familia, ante la incertidumbre, había optado por pedir un préstamo, pero gracias a lacolaboración de cientos de personas, que respondieron en menos de 24 horas al llamado de ayuda, el préstamo no será necesario, comentó Rojas, quien aprovechó la oportunidad para agradecer la solidaridad de todos los que han ayudado de alguna u otra forma y cuyo aporte ha sido muy valioso.

La campaña de gofundme, en la que se han recaudado más de 3.500 dólares, será extendida hasta este miércoles a las 9:00 pm  (incluso si no se alcanzó la meta de los $5.000) y ese dinero, así como el recabado a través del amigo de la familia en Vancouver, Rafael Rivas,  permitirá completar lo que resta por pagar para los gastos previstos en Canadá para la repatriación (al monto recabado hay que restarle un 8% aproximadamente, por comisión que cobra gofundme).

Carolina Rojas también explicó que una vez hayan realizado los gastos funerarios en Caracas, Venezuela, el CAVAC de Montreal (Centro de Ayuda a las Víctimas de Actos Criminales) reembolsará el dinero destinado para tal fin.

Todo indica entonces que los restos de Charlie estarán pronto en casa.

Que descanse en paz.

Estrategia para repatriar los bienes saqueados  por Alejandro Rebolledo

dólares para el dinero es depositado

@arebolledo1

 

Frecuentemente el venezolano se pregunta si es posible recuperar los bienes saqueados producto de la corrupción pública en el país. Siente impotencia, incredulidad, no consigue respuestas a infinidad de preguntas. Cómo es posible que se restrinja la adquisición de divisas, y que el ciudadano se vea impedido porque el mismo Estado no tiene la liquidez para proveerlas.

Existen mecanismos, providencias, reglamentos y organismos pero las divisas no aparecen. Y por si fuera poco, los operadores cambiarios autorizados ahora serán solo los de la banca pública. No podemos dejar de pensar en los casos del Bandes y del Banco del Tesoro que terminaron en grandes escándalos de corrupción y legitimación de capitales.

Y ahora, casi a diario nos sorprende un escándalo que revela cómo se robaron el dinero de Venezuela. Aparecen cuentas en varias partes del mundo de autores, testaferros, cómplices y encubridores. El venezolano ha perdido la capacidad de asombro, con respecto a las cifras.

Cada caso de legitimación de capitales en que se ven involucrados venezolanos son fortunas incalculables. Sujetos que se pavonean por las calles del mundo, incluyendo Caracas, hacen vida en los clubes sociales luciendo sus excentricidades, como si no fuera con ellos.

Una de las primeras consideraciones a tener en cuenta en un caso de recuperación de activos es desarrollar una estrategia efectiva para la recopilación de información de inteligencia, pruebas y rastreo de activos; además de enjuiciamiento penal nacional y confiscación. Todo esto seguido de una solicitud de Asistencia Legal Mutua para hacer cumplir las órdenes en las jurisdicciones extranjeras.

Por eso es indispensable el bloqueo o inmovilización preventiva de cuentas bancarias, así como la clausura preventiva de cualquier local, establecimiento, comercio, club, casino, centro nocturno o industria vinculada a las personas involucradas. Además, paralelamente se debe mantener comunicación e intercambio de información con las instituciones gubernamentales de otros países, a los fines de investigar y procesar casos provenientes de los delitos de delincuencia organizada.

Cabe destacar que cuando un funcionario participa de cualquier manera en la comisión de los delitos tipificados en la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada, además de la pena impuesta de acuerdo con su responsabilidad penal, se le aplicará como pena accesoria la destitución, de acuerdo con los procedimientos establecidos en la ley, y quedará impedido para ejercer funciones públicas o suscribir contratos con el Estado por un período de uno a quince años después de cumplir la pena.

Nos tocó ser asesor de la comisión especial que investigó el lavado de dólares y la corrupción del sistema financiero en Venezuela  en el extinto Congreso de la República y, en esa oportunidad, trajimos para Venezuela 5 kilos de documentos del expresidente Carlos Andrés Pérez y de su compañera Cecilia Matos, quienes tenían cuentas en el BCCI de las Islas Caimán. Ese dinero fue posteriormente transferido al Chase Manhattan Bank de New York, y en ese momento se hablaba de 20 millones de dólares aproximadamente, cifra hoy día risible pero nunca justificable.

No me cabe la menor duda de que es posible lograr el objetivo de recuperar los bienes que sacaron los sujetos dedicados a lavar dinero, los testaferros y corruptos de oficio. Les explico que en el caso de Vladimiro Montesinos, asesor personal del expresidente de Perú Alberto Fujimori, fue filmado cuando sobornaba a un congresista electo de la oposición en septiembre de 2000. Se rastrearon los fondos en varias jurisdicciones, incluyendo las Islas Caimán, Luxemburgo, Suiza y Estados Unidos. Finalmente, más de 250 millones de dólares fueron recuperados de Suiza y de Estados Unidos, así como de bancos locales en Perú.

Otro caso resaltante es el de expresidente de Zambia Frederick Chiluba y sus socios durante el período 1991-2001. En 2002 se creó un grupo de trabajo en Zambia para investigar las acusaciones de corrupción. El Alto Tribunal de Londres encontró pruebas suficientes que revelaban la transferencia de aproximadamente 52 millones de dólares desde Zambia hacia una cuenta bancaria operativa al margen de los asuntos del gobierno, la «cuenta Zamtrop», que era mantenida en el Zambia Commercial Bank de Londres.

En el año 2005, se logró recuperar 17,7 millones de dólares de Pedro Salomón Diepreye Alamieyeseigha, exgobernador del Estado de Bayelsa, Nigeria. Se hicieron procedimientos locales y en colaboración con las autoridades de Sudáfrica y del Reino Unido.

Es posible lograrlo estamos seguros que seguirán apareciendo casos y cada detalle de ellos nos irá dando pruebas sobre los procesos venezolanos y quiénes son los responsables de los mismos.