PIB venezolano archivos - Runrun

PIB venezolano

Torino Economics:

“Los apagones que ha sufrido Venezuela desde principios de marzo incidieron de forma importante en la contracción económica, estimada para el país a fines de 2019 en 37,4 %. Esta será profundizada por la menor producción petrolera y una mayor caída de las importaciones”. Así lo estimó el economista jefe de la firma con sede en Nueva York Torino Economics, Francisco Rodríguez, en su más reciente informe, obtenido por El Pitazo.

Advierte el analista que “debido a la ausencia de información exacta sobre la magnitud de las interrupciones, los resultados del análisis deben ser interpretados con precaución y sus cálculos considerados como un límite inferior de los efectos reales”.

“La firma estima, basándose en fuentes secundarias —principalmente datos de acceso a Internet—, que el segundo gran apagón, que se inició el 25 de marzo, duró en promedio en todo el país unas 76 horas. Esta interrupción fue seguida de tres suspensiones más cortas, que duraron hasta 6,3 horas en promedio. Esto suma 200 horas promedio sin servicio eléctrico o el equivalente a 8 días. Las estimaciones de Torino Economics, además, toman en cuenta la estacionalidad, es decir, si los apagones se produjeron en días laborales y dentro de horarios productivos”, señala el documento.

Los cálculos también estiman severos daños al sistema de ductos que transporta crudo de la Faja del Orinoco. Francisco Rodríguez consideró que “este problema (el bloqueo de los ductos) tomará 90 días en resolverse, aun cuando otros especialistas consideran que el lapso podría ser aún mayor. La segunda gran pérdida se produjo en la producción de aluminio de las empresas del Estado Alcasa y Venalum. Con estos factores incluidos, las pérdidas durante el mes de marzo totalizan una cifra por el orden de USD 2,9 millardos, lo que equivale a 3,3 % del PIB”.

Más información en El Pitazo.

Economía cayó 12 % entre enero y septiembre, según informe de la AN

joseguerra2-1

El Producto Interior Bruto (PIB) de Venezuela se contrajo un 12 % en los nueve primeros meses de 2017, según un informe presentado por la Asamblea Nacional, la única fuente de indicadores oficiales en el país al no publicar el Gobierno y el Banco Central cifras desde 2015.

La cifra fue ofrecida por el diputado y economista José Guerra, que preside la Comisión de Finanzas de la Cámara, y proviene del estudio de la actividad de varias industrias cruciales para la economía del país.

Según expuso Guerra, que predijo un futuro aún más negativo para la economía del país caribeño por la falta de cambios en las políticas de planificación central del Gobierno, Venezuela “lleva 15 trimestres seguidos (desde 2014) de caída”.

El diputado recordó que el país ha entrado también en la hiperinflación. “El gobierno no ha dicho nada acerca de este tema de tanta importancia para el país porque lo está ocultando y no quiere que los venezolanos estén enterados de la realidad”.

La economía venezolana está en recesión desde el año 2014, una situación que los economistas liberales, la oposición y los demás críticos del Gobierno achacan a las políticas de planificación central implantadas desde 1999 en el país por el llamado “socialismo del siglo XXI” del presidente Hugo Chávez y de su sucesor Nicolás Maduro.

El chavismo, mientras tanto, insiste en la existencia de una “guerra económica” dirigida contra la Revolución Bolivariana desde Estados Unidos, que tendría su quinta columna en el país caribeño en la oposición y los comerciantes y empresarios a quienes acusa de disparar los precios para lucrarse a costa del pueblo.

Especialistas advierten que indicadores económicos empeoraron y no prevén mejoría

escasez caida economia venezolana

En diciembre del año pasado el Banco Central de Venezuela confirmó lo que especialistas y empresarios tenían tiempo advirtiendo: la economía venezolana entró en recesión al cumplir tres trimestres seguidos en contracción y la inflación se aceleró hasta situarse en 68,5%. Aunque el instituto emisor no ha publicado más cifras desde entonces, expertos sostienen que el desempeño económico continúa en retroceso.

“En el último año los indicadores económicos empeoraron y pese a que no hay estadísticas oficiales, lo que han denunciado representantes del sector privado es que el acceso a las divisas es aun menor y la producción está cada vez más comprometida, por lo que las previsiones son negativas”, afirmó la economista Anabella Abadi, de ODH Grupo Consultor.

En el único documento donde se prevé que la economía venezolana crecerá este año es en la Ley de Presupuesto de 2015 que presentó el Ejecutivo, el cual indica que el producto interno bruto aumentará 3%. Por el contrario, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe calcula que Venezuela decrecerá este año 3,5%, mientras que para el Fondo Monetario Internacional y la firma Ecoanalítica la contracción será de 7%.

Además del PIB, la inflación también ha empeorado y las proyecciones de las firmas especializadas es que este año el indicador rebasará los tres dígitos, lo que  afectará aun más el poder adquisitivo de los venezolanos.

En 2012 el índice nacional de precios al consumidor presentó un ligero descenso, la inflación cerró el año en 20,1%, desde entonces solo ha repuntado y los cálculos de Ecoanalítica es que este año la inflación será de 130,1% (con una subyacente por el orden de 150,0%, según el modelo de la firma).

“La producción nacional ha decaído y el BCV sigue imprimiendo dinero inorgánico que acelera la variación del precio de los bienes y servicios, pero el gobierno en lugar de atacar la inflación lo que hace es perseguirla. La inflación sube y ellos lo que hacen es subir el salario mínimo”, dijo Abadi.

Efraín Velásquez, economista y presidente del Consejo Nacional de Economía, señaló que la caída del PIB y la aceleración de la inflación obedecen al mal manejo de las autoridades económicas de las reservas internacionales, que actualmente están en 17 millardos de dólares, un nivel al que no descendían desde 1997:   “No se han administrado las reservas de manera que sean consistentes con el financiamiento de las importaciones. Si no se importa el aparato productivo no puede operar, entonces no se genera oferta de bienes y servicios”.

El desabastecimiento y la escasez de bienes básicos a propósito de la caída en la producción es uno de los indicadores más palpables para los ciudadanos, a quienes les toca hacer colas en supermercados y farmacias para comprar los productos.

El BCV dejó de publicar las cifras en marzo del año pasado, entonces estaba en 29,4%. En la medición que realiza el Centro de Documentación y Análisis de la Federación Venezolana de Maestros la escasez de los artículos de la canasta alimentaria se situó en abril pasado en 31,03%.

Para que aumenten los bienes en los anaqueles el gobierno debe hacer ajustes inmediatos en la economía: debe frenar el gasto público y evitar que el BCV continúe imprimiendo billetes sin respaldo, coincidieron Abadi y Velásquez.

El Paralelo: Una economía subterránea de Bs. 2,2 billones por Francisco J. Quevedo

MercadoParalelo

 

La inmensa brecha entre los diferentes cambios oficiales, a saber 6,30, 12 y 49,98, vs. el dólar paralelo, ha creado una economía subterránea más grande que muchas industrias y sectores del PIB venezolano. “Raimundo y to’ el mundo” compran y venden dólares que se cotizan en Cúcuta, así como a través de diferentes páginas web y redes sociales, y que –según noticias recientes– por lo visto entran y salen del país muy horondos, hasta en camiones por puertos bolivarianos. Más de uno ha sido objeto de estafas mil millonarias, y cada vez más se escucha que muchas muertes por encargo se atribuyen a eso. El paralelo no solo marca los precios, sino la vida y la muerte de muchos venezolanos.

Aunque debemos reconocer que la información y las estadísticas en Venezuela no son las más confiables y oportunas, tanto menos las oficiales, nos nutrimos de cuantas fuentes pudimos para estimar las dimensiones del mercado negro (ver tabla), el cual, según nuestros cálculos, representó US$ 8,7 millardos en 2013, lo que equivaldría a un 15% de los requerimientos de la economía por concepto de importaciones y el equivalente a 29,3% de las divisas liquidadas por Cadivi (ahora Cencoex) ese año.

 

DimensionesEconomíaParalela

Sin embargo, la cosa se pone peor. Según cifras del Ministerio del Poder Popular para Energía y Petróleo, la cesta venezolana debería perder unos US$ 8 p/bbl al compararse los precios promedio de 2013 vs. 2014, lo cual representaría una merma adicional en los ingresos del país sobre los US$ 3,500 millardos, considerando muy conservadoramente las exportaciones netas cobrables de PDVSA. Esto montaría la brecha cambiaria cubierta por el paralelo, “ceteris paribus”, es decir, manteniendo el resto de las cifras tal como indica la tabla, sobre los US$ 12,2 millardos que a la cotización actual del dólar en las calles, representan unos Bs. 2,2 billones, léase bien, 2,2 millones de millones de bolívares.

Y para el 2015, súmele a la brecha cambiaria otros US$ 2,7 millardos, si el crudo sigue como va. Eso es casi US$ 15 millardos. ¿A cuánto lo calculamos, a 180, a 200 o más? Apúntele a Bs. 3,0 billones y quizás se quede corto. Cien mil bolívares fuertes por cada venezolano.

Pareciera minúsculo, si se considera que el PIB venezolano remontaría sobre los Bs. 4.000 billones en cifras corrientes de 2014, tergiversadas –cabe decir– por la incógnita cambiaria que lo calcula a 6,30, pero cuando se compara “la industria del dólar” con la aseguradora que quizás alcance primas este año sobre Bs. 145 millardos, la cifra es alarmante. El paralelo es quince veces la suma de todas las empresas de seguro del país, y es más grande que muchas empresas e industrias venezolanas.

Y si calculamos las fortunas que se cuecen al comprar y vender dólares en el paralelo, las cifras son espeluznantes. Si los vendedores se ganaran solo cinco bolívares con cada venta, esos US$ 12,2 millardos produjeron Bs. 61 millardos en ganancias este año, pero si pensamos que algunos tienen acceso a dólares oficiales, solo el diferencial Sicad 2 vs. mercado negro genera utilidades que en la realidad son totalmente inorgánicas, producto de la nada, por el orden de los Bs. 1,5 billones. Hay gente que vive del dólar, y gente que muere por él.

El Gobierno ha intentado “romperle el espinazo” y “torcerle el brazo” al dólar paralelo, y ha salido con las tablas en la cabeza. ¿Cómo puede controlarse una economía subterránea de Bs. 2,2 billones, primero que todo causada por las mismas distorsiones que crea el Gobierno, y luego donde se cuecen fortunas y de la cual viven muchos y por la cual mueren tantos?

 

@qppasociados