FAN archivos - Página 2 de 9 - Runrun

FAN

Bolsonaro duda de negociaciones en Oslo y asegura que Maduro no caerá hasta que haya una fisura en la FAN

JAIR BOLSONARO, PRESIDENTE DE BRASIL, NO CREE EN DIÁLOGOS ni negociaciones para resolver la crisis venezolana. Para él, la única salida es una fractura en la Fuerza Armada Nacional.

“Tiene que haber una fisura en la cúpula del Ejército venezolano. Hasta que eso no suceda, no se acaba ese asunto. El gran problema es que puede recrudecer el régimen ahí, transformarse en una Corea del Norte sin bomba atómica; los rusos tienen participación ahí también porque hay petróleo y oro”, aseguró el primer mandatario brasileño en una entrevista con el diario La Nación de Argentina.

Desestimó así las reuniones que se han llevado a cabo en las últimas semanas en Oslo, Noruega, donde representantes de la Asamblea Nacional han conversado con funcionario del gobierno de Nicolás Maduro.

“La debilidad de Maduro hace que la dictadura en Venezuela sea fuerte. Él está ahí al frente porque cooptó al Ejército, cuya cúpula son ahora narcotraficantes (…) Además de sus generales, Maduro tiene un número considerable de cubanos ahí dentro. Aquí, en Brasil, trataron de hacerlo con la mentira del programa Más Médicos. También hay allí (en Venezuela) células del grupo Hezbollah, las milicias, los colectivos… Entonces, Maduro no es quien manda. Maduro es hoy un fantoche en Venezuela”, apuntó Bolsonaro.

Sobre el viaje que emprenderá la próxima semana a Buenos Aires, apuntó que su interés es que “Argentina continúe con la defensa de la democracia, de la libertad y el libre comercio”.

“La Argentina es parte del Grupo de Lima, con nosotros, en la cuestión de Venezuela y no podemos despreocuparnos de esos temas. A pesar de no querer tener ninguna injerencia en las cuestiones internas de la Argentina, estamos preocupados con la verdadera defensa de la democracia, de la libertad y la lucha contra la corrupción, que es muy importante. La Argentina y Brasil no pueden volver a la corrupción del pasado, una corrupción desenfrenada por la búsqueda del poder. Contamos con el pueblo argentino para elegir bien su presidente en octubre”, añadió.

Mercedes de Freitas:

Mercedes de Freitas, directora ejecutiva de la ONG Transparencia Venezuela, ofreció una entrevista al diario peruano Perú21 donde aseguró que aunque levantó la bandera de la lucha contra la corrupción, Hugo Chávez resultó ser, en su opinión, el presidente más corrupto de la historia de Venezuela. “Primero, porque tenía un nivel de ingresos tan bestial, nunca jamás visto en el país; y, después, por su éxito en la captura de todo el Estado”.

Luego siguió con la redacción de una nueva Constitución que centralizó el poder y luego incorporó a las Fuerzas Armadas, “es decir, sacó a los militares de los cuarteles y empezó a darles cargos en toda la estructura del Estado. Después comenzó a controlar la justicia, los órganos de contro, la policía, los grupos políticos y, cada vez, con más dinero.

¿En qué momento se empezó a tener claro que Venezuela iba por mal camino?
Todos los presidentes levantaron la bandera anticorrupción desde que acabó la primera dictadura en Venezuela, en el 58. El presidente Hugo Chávez también usó esa bandera para ganar las elecciones, pero resulta que él se convirtió al final en el mayor corrupto de la historia de Venezuela.

¿Por qué?
Primero, porque tenía un nivel de ingresos tan bestial, nunca jamás visto en el país; y, después, por su éxito en la captura de todo el Estado. Empezó por crear una nueva Constitución que centraliza el poder en la presidencia, luego incorporó a las Fuerzas Armadas como un ente con actividad política; es decir, sacó a los militares de los cuarteles y empezó a darles cargos en toda la estructura del Estado. Después comenzó a controlar la justicia, los órganos de control, la Policía, los grupos políticos y, cada vez, con más dinero.

¿Cómo es que Chávez logra tener ese poder tanto tiempo?
Chávez quebró al país metiendo dinero en la misión Vivienda para ganar las elecciones. En 2012, él ganó por poquito, porque no solamente regalaba neveras, televisores y carros, sino porque también repartía apartamentos. ¡Imagínate tú! ¿Quién le gana a eso?

¿Cuánto dinero perdió Venezuela en esa época?
Jorge Giordani fue un ministro de Chávez por diez años, era muy importante porque estaba a cargo de la cartera de Planificación. Él dijo que solamente ese año se había perdido US$20,000 millones. De ahí en adelante, la corrupción de Odebrecht le ha costado a mi país US$1,200 millones. En Venezuela hubo 41 contratos por alrededor de 30 obras, 19 no se terminaron. Los montos de 23 de esas obras –que son de las que tenemos contratos– con adendas y ampliaciones suman US$60,000 millones. O sea, estamos hablando de cifras extraordinarias.

¿Qué hizo el Gobierno con tanto dinero que manejaba?
Por su espíritu “generoso”, el presidente Chávez hizo regalos a todo el mundo. No solamente a sus amigos directos de Nicaragua, Cuba, Bolivia, Ecuador, El Salvador y del Caribe, que recibieron petróleo gratis y además les condonó las deudas; sino que también les regaló gasolina a los pobres de Londres. Chávez se sentía en Disney, como si fuera el gran líder mundial, a costa de la corrupción y las instituciones del país.

¿Cuáles son los factores más importantes que desencadenaron la crisis?
Yo creo que es el intento de monopolizar y controlarlo todo: la producción, los poderes públicos, las comunicaciones. Se eliminó la rendición de cuentas y se acabaron los contrapesos. Chávez en sus programas en la televisión decía: “Me meten preso a este por treinta años”. Él dictaba sentencias y los tribunales lo aprobaban.

¿Qué rol tienen los militares?
Nosotros nunca pensamos que las Fuerzas Armadas fueran a jugar un papel tan triste al mantener una dictadura. Hay un gran alcance del poder militar en puestos como ministros, presidentes de empresas estatales, alcaldes, gobernadores, embajadores. Y tienen absoluto control del sector de alimentos desde la creación del Ministerio de Alimentación en 2004. Además, Nicolás Maduro aprobó en 2016 la Misión de Abastecimiento Soberano y le asignó al ministro de Defensa el control de todas las estructuras que tienen que ver con alimentos: empresas de semillas, agroalimentarias, empresas de distribución y supermercados. Con ello, en Venezuela tenemos al general del arroz, al almirante del café, al general del azúcar, al coronel de la harina. El control militar de la vida es absoluto.

¿Cómo es el día a día de un venezolano bajo esa dictadura?
Muy complicado porque se levantan en la mañana y no hay agua. No hay luz y tampoco café, porque es muy difícil conseguirlo; entonces, comes lo que puedes. Quieres llevar a tu hijo al colegio, pero suspendieron las clases porque la maestra no fue; además, no vale la pena llevarlos porque no les dan el alimento escolar y la deserción es altísima. Además, no hay transporte, por eso debes salir con muchas horas de anticipación y, a veces, no vale la pena ir a trabajar porque pagas más en transporte que lo que ganas en el día. Pasas horas en las puertas de los supermercados para ver si llegó pollo, harina o huevos. Además, tienes que cuidarte de la delincuencia porque cobra vacunas (extorsión) por no llevarse a tu hijo y la Policía también cobra para no llevarse a tu hijo a la cárcel, donde lo más probable es que muera o lo violen. Pasas de la esperanza a la desesperanza, desesperación y tristeza.

¿Cómo se puede sobrevivir?
Luchando día a día. Por eso es que la gente se va. Todos los venezolanos tenemos familiares afuera, que trabajan en lo que sea y mandan algo de dólares para poder comprar. Yo llevo en la maleta cantidad de medicinas. Cualquier venezolano que regrese lleva muchas medicinas. La migración cada vez es peor porque la crisis empeora también.

¿Es viable una intervención militar?
Hay mucha gente que quisiera una intervención, como si esto fuera una película donde alguien entra, se lleva a los malos y la vida comienza a florecer. Todo bello. Pero esa película no existe en la realidad. Lo cierto es que aunque se logre una transición pacífica, ya la crisis es de tal magnitud que resolverla va a tardar años. Necesitamos un nuevo país que no se parezca al que teníamos.

Guaidó: Es muy cínico pedir adelanto de elecciones parlamentarias

EL PRESIDENTE DE LA ASAMBLEA NACIONAL, Juan Guaidó, calificó de cínico a Nicolás Maduro por pedir un adelanto de las elecciones parlamentarias que están pautadas para el próximo año.

En sesión ordinaria el también presidente encargado de Venezuela aseguró que, desde las elecciones presidenciales llevadas a cabo el 20 de mayo del año pasado y desconocidas por la oposición y gran parte de la comunidad internacional, la crisis política, económica y social se ha profundizado. Incluso afirmó que la Fuerza Armada Nacional tiene claro quiénes son los verdaderos responsables de la situación.

“No es cierto que sean las sanciones que empezaron hace dos meses o que sea una falsa guerra económica, que se la inventaron y son tan incapaces que la perdieron”, agregó.

En su discurso el parlamentario insistió en que Maduro es “cínico y disociado” al proponer un adelanto de elecciones parlamentarias. “Es muy cínico decirle al pueblo de Venezuela que vayamos a unas elecciones, cuando se las robaron, cuando todos sabemos cuál es el problema y que lo que nos arrastó a esto fue precisamente el no poder celebrar elecciones libres, transparentes y justas”.

Guaidó aseguró que de llegar a hacer unas elecciones con todas las garantías, un nuevo Consejo Nacional Electoral, observación internacional y sin persecución abrirías las puertas al cambio. “Le temen a elecciones verdaderamente libres, ellos evaden esa alternativa, invito no a reflexionar sino a tener un mínimo de raciocinio, no hace falta tener dos dedos de frente para entender que una elección libre abre el cambio en Venezuela”.

Igualmente le preguntó a la FAN si están dispuesto a arrastrar al país a esta nueva “locura” y disociación de Maduro. “¿Van a seguir arrastrando a los venezolanos del colapso a la catástrofe?”.

También calificó de cínico el hecho de extender el periodo de funcionamiento de la Asamblea Nacional Constituyente porque, entre otras cosas, no han mencionado nunca “el problema del agua, de la gasolina, la corrupción”.

Por último el presidente encargado pidió no dejarse confundir por el discurso de Nicolás Maduro pidiendo elecciones, porque “le temen” y los venezolanos y el mundo están seguros de “cuáles serían esos resultados”.

Crímenes sin Castigo | Razones para desertar, por Javier Ignacio Mayorca
Las defecciones se han convertido en una práctica común en la Fuerza Armada. Cualquier motivo parece valedero. Al final, el régimen las aprovecha para quedarse con quienes considera “leales”

 

@javiermayorca

 

EL 6 DE MAYO, UNA COMISIÓN de la Guardia Nacional se presentó en uno de los edificios de Fuerte Tiuna utilizados como vivienda en guarnición para los oficiales subalternos. Los uniformados buscaban al capitán Jesús Ramos, quien comandaba una de las compañías del Destacamento de Seguridad Urbana de ese componente en el estado Vargas.

Ramos debía presentarse en su unidad el 2 de mayo, luego de disfrutar un permiso autorizado por la superioridad. Ante su ausencia, ordenaron la activación del llamado “plan de localización”. Esto implica que lo buscarán en su residencia y la de sus padres y parejas.

Debido al estado de crispación en la FAN, se sospechaba que este capitán podía estar incorporado a la causa de Juan Guaidó, quien el 30 de abril había respaldado un alzamiento en los alrededores de la base aérea La Carlota junto a numerosos efectivos militares, en su mayoría de la Guardia Nacional.

De acuerdo con fuentes castrenses, al profundizar en las pesquisas se determinó que el oficial pudo haber cruzado la frontera con Colombia. Fue allí donde se detectó por última vez la utilización de su número telefónico.

Era, con toda probabilidad, el caso de otro militar cobijado por Acnur en Cúcuta.

Ramos, hasta el momento de redactar esta columna, no ha colgado ningún video en YouTube, explicando las razones de su defección. La publicación de mensajes en las redes sociales es casi un patrón de conducta entre los oficiales y tropas que salen del país, y que según Migración Colombia ya sobrepasan el millar.

Este caso fue distinto. El 9 de mayo, Ramos se comunicó con sus superiores utilizando un número colombiano, como para despejar dudas de su paradero. Confirmó que se unió al alzamiento del 30 de abril, aunque curiosamente sin llamar a las tropas a su mando. Es decir, en términos estrictamente personales. Sostuvo que durante sus diez años largos de servicio conoció la corrupción y la ausencia de criterio y objetividad de la alta oficialidad de su componente. Algo que, según su punto de vista, contrastaría con el “sufrimiento” de la tropa.

El capitán no teme que lo llamen traidor. Prefiere ese calificativo a que lo vean como cómplice de una “pantomima”, y aseguró que al marcar distancia con respecto al régimen no será copartícipe de la “destrucción del país”.

El nombre de este capitán probablemente aparecerá en algún decreto presidencial, junto a docenas de oficiales y tropas degradados y expulsados de la Fuerza Armada. Así es como Maduro despacha en este momento la crisis cada vez más profunda en la institución castrense.

Luego del 30 de abril, el “goteo” de deserciones y pronunciamientos no ha cesado. Cualquier razón pareciera válida para huir de los cuarteles.

Mientras que Ramos argumentaba la separación anímica de lo que una vez fue su proyecto de vida, el mayor del Ejército José Gregorio Basante también hacía los preparativos para cruzar la frontera por Santa Elena de Uairén, rumbo a Brasil. Este oficial, quien hasta la semana pasada comandó el Escuadrón de Caballería Motorizada del Ejército 5102, ha sido señalado por presuntas violaciones a los derechos humanos durante la represión a los manifestantes indígenas, a partir del 23 de febrero. Pero lo que propulsó su defección no fue esto, sino la investigación sobre un presunto contrabando de diésel en un convoy que trasladaba blindados BTR-80, desde Puerto Cabello hasta la unidad comandada por él, el 30 de abril. Por este caso habían sido detenidas en flagrancia cuatro personas, entre ellas un coronel de la misma fuerza que Basante.

De un lado, entonces, están las razones morales y políticas. Del otro, motivos que parecieran netamente pragmáticos. Ramos y Basante aparecen como dos extremos opuestos, pero que convergen en el mismo resultado: romper filas.

Desde 2017, las deserciones empezaron a ser maquilladas con un eufemismo, que llaman “permanencia arbitraria fuera de la unidad militar”. La razón de fondo, según explicaron fuentes de la FAN, es que si todos los casos de deserción fuesen procesados como delitos, no se darían abasto. Son demasiados, y entonces prefieren procesarlos por vía administrativa.

En otros tiempos, la deserción de efectivos de tropa ocurría ocasionalmente. Buscar a quienes se ausentan ha sido una de las funciones de la Policía Militar, según lo indica el reglamento de Servicio en Guarnición. Ahora, como se ve, las deserciones abarcan no solo a sargentos sino también a oficiales jóvenes y a generales.

En las policías también están “desertando”. Esa es una de las razones por las que la PNB solo dispone realmente de poco más de la mitad de su nómina. En el caso de Cicpc, lo que molesta no es la ausencia del funcionario, sino que luego se distancie públicamente del régimen mediante un comunicado o un video. Por eso los jefes de algunas regiones en el centro del país pidieron a los subalternos que eviten las declaraciones públicas, y se limiten a solicitar la jubilación por los canales regulares.

Todo esto habla de un gran desencanto, que no conduce a un esfuerzo organizativo sino acciones netamente personales y aisladas. Al final, esta dinámica termina beneficiando al régimen, pues aprovecha para depurar sus filas y quedarse estrictamente con quienes considera “leales”.

 

Breves

 

El régimen avanza en estos días de relativa calma post 30-A, y toma medidas ante el inminente incremento de la conflictividad política y social. Comenzaron a ejecutarse dos decisiones: 1) se avanza en la constitución de las llamadas “cuadrillas de paz”, entidades en las que convergen efectivos de la Milicia Bolivariana y de la Guardia Nacional con colectivos armados, miembros de las UBCHs y empleados del programa Clap. Ya convocaron para las prácticas de estos grupos en unidades de la FAN; y 2) se ordenó a la Guardia Nacional iniciar los cursos de formación para facilitadores en materia de orden público en cada región policial. En el caso de la Policía Nacional, la orden es conformar escuadras de 200 efectivos en cada estado del país, con conocimiento de las técnicas para aplacar manifestaciones.

 

La súbita remoción del director de la Policía Nacional, general de división (GN) Carlos Pérez Ampueda, y de otros integrantes de la directiva de ese cuerpo está íntimamente ligada a la conducta de este oficial durante el alzamiento del 30 de abril y las manifestaciones del 1 de mayo. Fuentes de la institución indicaron que este general no transmitió debidamente la orden impartida por el ministro de Relaciones Interiores, Néstor Reverol, en el sentido de no permitir aglomeraciones ni bloqueos en la autopista, en especial en los alrededores de Altamira. Esta omisión hizo que titular del MRI tuviese que saltar varios eslabones en la cadena de mando para mandar directamente al jefe de Orden Público, comisionado Valentín Hernández, una actuación inmediata contra los manifestantes. Los cambios que desde entonces han implantado en el principal cuerpo civil armado del país han causado estupor. Para la subdirección fue designado un teniente coronel de la Guardia Nacional, Rubén Santiago Servigna, quien venía de desempeñarse como Administrador del MRI; al jefe de Investigaciones Penales, el comisario general Cicpc Alirio Cermeño lo reemplazaron por un capitán de la Guardia Nacional; otro oficial del mismo grado estará al frente de la Dirección contra la Delincuencia Organizada. Esto se une al cambio ya anunciado en la jefatura de la Fuerza de Acciones Especiales, ahora ejercida por el comisario del Sebin José Miguel Domínguez, alias Miguelito, conocido por su estrecha relación con los colectivos armados.

Maduro marchó de madrugada este #2May junto al jefe de la Dgcim

EL GOBERNANTE VENEZOLANO, NICOLÁS MADURO, inició el 2 de mayo con una sorpresiva transmisión conjunta de radio y televisión desde el patio de la Academia Militar de Venezuela.

La cadena nacional, que parece que se tomó de un discurso ya iniciado desde Fuerte Tiuna, Maduro le dijo a la Fuerza Armada Nacional que “es la hora de combatir y dar el ejemplo al mundo”. De igual forma, la exhortó a ser “consecuente, leal y cohesionada como nunca antes”, esto a dos días del inicio de la llamada Operación Libertad por parte del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, lideró junto a un grupo de soldados para llevar a cabo el “cese de la usurpación”.

Además, le pidió a la FAN que también deben derrotar “intentonas golpistas” de aquellos que “se venden a los dólares de Washington” y de aquellos que traicionan al país.

Dijo que el componente armado debe mostrarse ante el país y el mundo como una fuerza unida, y subordinada a la Constitución y que sea “cada vez más obediente a principios y valores”.

“Mostrarse ante el mundo como una Fuerza Armada Nacional de paz, democrática, constitucional, chavista y por supuesto, una Fuerza Armada Nacional cada vez más socialista”.

En compañía del alto mando militar y custodiado por 4.500 hombres, recordó que el 1° de mayo estuvo ofreciendo un discurso a los venezolanos en el que les explicaba “la verdad de la escaramuza golpista” y reiteró que la mayoría de los militares que acompañaron en un principio esas acciones, se retiraron al darse cuenta que fueron “engañados”.

Destacó que “de lo malo salió algo bueno” como lo fue la lealtad de las tropas y dijo que ellos no tuvieron miedo en rechazar las acciones lideradas por Guaidó.

Recalcó que la solución a la crisis del país no es la guerra civil ni “asaltar el poder político” a través del uso de las armas.

Posteriormente, encabezó una “marcha” desde la Academia Militar hasta la sede del Ministerio de la Defensa para así mostrar que la FAN le respalda.

Marchó cortico

Tras marchar por el mismo Fuerte Tiuna, Maduro insistió desde el Ministerio de la Defensa que la lealtad “es un valor que se tiene o no se tiene”, por lo que dijo que el mismo tiene que ser ejercido de forma colectiva como nación, pueblo e institución.

Aseguró que su intención es poder “llevar a la Fuerza Armada Nacional hacia arriba, a su nivel más elevado de profesionalismo y efectividad militar” y así poder evitar que existan “poderes disuasivos” como los que estaría haciendo EEUU.

“El Imperio invierte para dividir, debilitar y decir que arrancó una guerra civil en Venezuela. Creen que hay que intervenir y debilitar la nación, destruir la patria. ¿Cuántos muertos habría si arranca una guerra civil? ¿Cuánta destrucción y cuántos años duraría si nos llegan a invadir? Ese no puede ser el furor de Venezuela”.

 

*Vea la nota en TalCual 

UN MENSAJE CLARO Y DIRECTO envió el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó a la Fuerza Armada Nacional (FAN), esta vez para notificarles que, además de que el régimen no los protege, ahora no confía en ellos y la prueba de ello es la presencia de militares rusos en el país.

Este señalamiento lo hizo a propósito de la llegada, el pasado domingo 24 de marzo, de un avión ruso con efectivos militares de dicho país.

“Parece que no confían (el régimen) en sus militares porque ahora los importan. No confían en la Fuerza Armada Nacional, es evidente que no porque la Fuerza Armada está a favor del proceso de cambio en Venezuela. ¿Van a seguir escondiendo al usurpador?, ¿Van a seguir escondiendo a quien no confía en ustedes?”.

El también Presidente de la Asamblea Nacional (AN) indicó que ha recibido el mensaje de la FAN sobre su apoyo al proceso de cambio para lograr una Venezuela libre, y el cual pasa por el cese de la usurpación, el gobierno de transición y las elecciones libres. Destacó que el 80% de la Fuerza Armada Nacional está a favor de la Constitución.

 

De nuevo a oscuras

Durante el debate sobre el “Colapso continuado del servicio eléctrico que mantienen en estado de alarma al país”, realizado en la sesión de la AN de este martes, Guaidó dijo que este 26 de marzo “de nuevo Venezuela amaneció a oscuras” producto de otro apagón que afectó a gran parte de la nación desde la noche del lunes 25 de marzo.

Según Guaidó la crisis eléctrica es producto de una “tragedia continuada” que ha cobrado vidas inocentes.

“El régimen usurpador tiene una guerra eléctrica imaginaria y la perdió. No habrá soluciones mientras se usurpen las funciones. No les importa que no haya luz porque en sus prioridades no está el pueblo venezolano. El cese de la oscuridad vendrá con el cese de la usurpación”.

Asimismo indicó que desde la AN sí saben cómo solucionar la crisis eléctrica y por eso durante el primer mega apagón ocurrido el pasado 7 de marzo, el Parlamento decretó el estado de alarma con la finalidad de buscar soluciones.

Por otro lado refirió que “todos los días el régimen pierde respaldo del mundo y del pueblo venezolano”.

Finalmente anunció que este miércoles 27 de marzo informará detalles sobre las próximas acciones enmarcadas en la Operación Libertad.

Crímenes sin Castigo | ¿Una FAN en el exilio?
Comienza a cobrar forma la idea de constituir una nueva institución militar sobre la base de los profesionales de armas que han cruzado la frontera para unirse a la causa de Guaidó. Las implicaciones son múltiples

 

Javier Ignacio Mayorca

@javiermayorca

 

¿QUÉ SUCEDERÁ CON LOS MILITARES ACTIVOS que han cruzado las fronteras hacia Colombia y Brasil?

Cuando se inició el conflicto por el traslado de la ayuda humanitaria, el 23 de febrero, era previsible que se incrementaría la cifra de miembros de la Fuerza Armada Nacional que se uniría a las filas de Juan Guaidó.

El llamado “goteo” comenzó bien temprano ese sábado, con los dos sargentos de la Guardia Nacional que abandonaron sus blindados VN-4, luego de arremeter contra las barreras instaladas por el régimen de Maduro para impedir el paso de personas, alimentos y medicinas.

Desde entonces hasta el momento de redactar estas líneas Migración Colombia ha informado que las autoridades de ese país están en custodia de 567 uniformados. Algunos hablan de más de 700. El de mayor graduación en ese grupo es el general de división Francisco Yánez, ex director de Planificación Estratégica de la Aviación.

Otros doce militares activos han cruzado la frontera entre Bolívar y el estado de Roraima. Según fuentes diplomáticas, los uniformados pertenecen todos a la Guardia Nacional, y son esencialmente efectivos de tropa profesional y alistada. El grupo es encabezado por un sargento mayor. Todos llegaron a pie y desarmados, pero en distintos momentos. Los primeros días permanecieron en un centro llamado Acolhida, donde les hicieron una primera entrevista para luego entregarles un documento que les da el estatus de refugiados en territorio brasileño. Posteriormente fueron llevados a Boa Vista. Estos militares en su mayoría han expresado su interés por unirse al contingente que está en Cúcuta, pero las autoridades del país que los aloja actualmente les advirtieron que perderían la protección estatal, e igualmente que no hay recursos previstos para un traslado a otro territorio. Al igual que en Colombia, los uniformados son sometidos a entrevistas en profundidad, para despejar el riesgo de que alguno sea un espía al servicio del gobierno venezolano.

Entonces, esta nueva fase de la crisis política ha ocasionado la salida a otros países de por lo menos 579 profesionales de armas. El único referente con el que se cuenta para comparar lo que sucede es el de la disidencia castrense que tomó la Plaza Altamira en 2003. En su mejor momento, participaron en esta actividad unas 130 personas, en su mayoría oficiales dados de baja por el Gobierno. Y todos plantearon el conflicto en el propio territorio del país.

En el caso de Cúcuta, en cambio, el grupo se formó con oficiales, tropas profesionales y alistadas en situación de actividad. El Gobierno ya se percató de esto. Y mediante una resolución publicada en Gaceta Oficial dio de baja a 116, luego de suspenderles los pagos de salarios y bonos. Además, en los considerandos de esta decisión, se advierte que podrían enjuiciarlos por traición a la patria.

Por cierto que, según se ha conocido extraoficialmente, otros oficiales de alta graduación han cruzado las fronteras pero no se han unido a los contingentes que están en Roraima y Norte de Santander. Estos hombres supuestamente han tenido un trato especial por los gobiernos anfitriones, consecuencia de la información que poseen. Sobre eso probablemente habrá algunas noticias en el futuro inmediato.

Para estos militares venezolanos que se han ido recientemente, la posibilidad de cualquier negociación con el régimen de Maduro está cerrada. Esto abre un conjunto de alternativas o escenarios difíciles de predecir. Todos de carácter internacional.

Una primera propuesta fue lanzada al ruedo por el capitán retirado de la Guardia Nacional Javier Nieto Quintero, quien planteó la necesidad de constituir una “Fuerza Armada en el exilio”. De ser así, para el régimen de Caracas este grupo sería nada más y nada menos que una especie de guerrilla forjada en los propios cuarteles venezolanos, por ahora, al servicio de la causa de Guaidó.

Si algo tiene un altísimo costo es la formación y el mantenimiento de agrupaciones armadas. El solo hecho de dar vestimenta, alimentación y cuidados médicos a 567 militares (algo así como un batallón) supone una empresa de alta envergadura, muy difícil de cumplir a cabalidad contando únicamente con donaciones ocasionales, sin poseer líneas logísticas debidamente consolidadas.

Toca entonces a los principales aliados de Guaidó (Colombia, Estados Unidos y Brasil) asumir los costos. Esta será una vara para medir hasta qué punto están dispuestos a participar en un cambio político. Una regla clara en esto es que, mientras más se prolongue la crisis en Venezuela, mayor será el número de militares que salga del país, y crecerá la carga para estos aliados. Si la situación se estanca, habría que pensar en cuáles serían las alternativas para estos oficiales y tropas. Algunos han expresado su disposición de ayudar para que Guaidó asuma el poder ejecutivo en Caracas. Pero si los aliados y el propio líder opositor no dan un paso al frente, esta iniciativa podría desinflarse.

Por lo tanto, la constitución de una “fuerza armada en el exilio”, como lo ha propuesto Nieto Quintero, conferiría a estos oficiales una personería institucional, pero incrementaría el compromiso de los países que la respalden. No está claro si esto sucederá. Por ahora, los militares que permanecen en Colombia y Brasil andan en un pequeño limbo. En Siria, por ejemplo, las deserciones del ejército regular son tan frecuentes que el régimen de Al Assad ha tenido que recurrir a grupos como Hezbollah para complementar su pie de fuerza en plena guerra. Pero los desertores en su mayoría no han contado con apoyo de los países alrededor, donde ni siquiera les dan permiso para trabajar.

El riesgo de que se reproduzca en Colombia esta situación está latente. Guaidó y sus aliados tendrán que tomar decisiones al respecto, y con la premura que impone esta particular circunstancia. Aquí, nuevamente, el tiempo juega a favor de Maduro.

Breves

*Una polémica se ha desatado por la información oficiosa según la cual Servicio Penitenciario sacaría a grupos de presos con la finalidad de hacer frente a los intentos de introducir al país los cargamentos de ayuda humanitaria. La pretensión ulterior sería unirlos a las filas que defenderían al régimen ante una hipotética intervención foránea. Una consulta a los voceros de las principales organizaciones no gubernamentales que trabajan la materia penitenciaria arrojó resultados contradictorios. Por una parte, el director del Observatorio Venezolano de Prisiones, Humberto Prado, aseguró que los detenidos sí fueron extraídos de varios internados judiciales, entre ellos el denominado Centro de Formación del Hombre Nuevo el Precursor, en El Dorado, y en Santa Ana II. El primero está en Bolívar y el otro en Táchira. Prado indicó que también llamaron a población penitencia de otras cárceles para formar estos grupos. Todo esto a cambio de los beneficios que les serían otorgados a través del llamado “régimen de confianza”, como el que disfrutó en su momento Wilmer Brizuela. De otra parte, el director de Una Ventana para la Libertad, Carlos Nieto Palma, dijo no poseer evidencias concretas sobre esta iniciativa. Aclaró que el video en el que un grupo de procesados vestidos de amarillo aparece en la frontera mientras uno de ellos afirmaba su lealtad al régimen (“Decidimos ser libres y vamos a ser libres, aquí nadie se arrodilla ante ningún imperio yanqui. Por los momentos, estamos privados de libertad. Pero mañana estaremos en la calle para ayudar al ciudadano presidente Nicolás Maduro y a usted, ministra, a defender esta patria sagrada”), fue tomado el 12 de febrero. Según Nieto, durante los hechos reportados en San Antonio y Ureña once días después, los hombres armados con fusiles que aparecen en fotos junto a Varela son un escolta (Tommy Torres) y el director de Seguridad del despacho (Emilio Bastidas). A pesar de esto, tanto Prado como Nieto no dudaron en que la ministra más antigua del gabinete es capaz de formar su pequeño ejército de presos.

*Para el momento de la redacción de esta columna, ha transcurrido una semana desde que un incendio consumió los alimentos y otros insumos utilizados para la confección de las cajas Clap, en los almacenes de la empresa Salva Foods 2015 CA, ubicados en el puerto de La Guaira. La Fiscalía designada por la Asamblea Constituyente, sin embargo, ha guardado silencio al respecto. Ni siquiera reaccionó ante lo declarado el mismo día por el ministro de Energía Eléctrica y presidente de Corpoelec, mayor general retirado (GN) Luis Motta, en el sentido de que tal siniestro fue provocado. Esta posibilidad no puede ser descartada, en especial si se toma en cuenta que las instalaciones donde se originaron las llamas estaban equipadas con sistemas de aspersión contra incendios, que aparentemente no funcionaron. Así se desprende de unas imágenes tomadas en 2018 con un dron que recorrió el interior de las instalaciones, como parte de una campaña que pretendía descalificar las denuncias sobre la compañía que ha sido la principal beneficiaria de los contratos de importación de alimentos para los Clap. El 27 de febrero, las llamas fueron apagadas gracias a la utilización de un buque de los bomberos marinos, que arrojó agua de mar desde el muelle. Según cálculos de la Guardia Nacional, debido a este siniestro fueron consumidas unas 4.000 toneladas de alimentos y otros insumos. Si tomamos en cuenta que cada caja Clap consta de unos 15 kilos de diversos productos, las llamas habrían devorado el contenido de unas 266.670 cajas, equivalentes a unos 8 millardos de bolívares si te toma en cuenta el precio al detal.

ESTE SÁBADO, los diputados de la Asamblea Nacional Manuela Bolivar, Stalin González y Manuel Pizarro presentaron balances sobre el seguimiento de la ayuda humanitaria.

La diputada Manuela Bolívar declaró en una rueda de prensa el primer balance de seguimiento en la ayuda humanitaria. La diputada enfatizó que la caravana tiene como objetivo dar apertura al canal humanitario. “Ayer se congregaron más de 200 mil personas, más de 32 artistas prestaron sus talentos para acompañarnos, para decirnos que no estamos solos”, indicó.

De igual manera,  señaló que la Fuerza Armada Nacional aún tiene tiempo de elegir si están de la mano del pueblo o de la mano del usurpador ya que los que decidan estar con los ciudadanos, contarán con sus garantías.
El diputado Stalin González explicó que los funcionarios que desertaron, han dado el paso a reconocer que en Venezuela se vive una crisis. “Hoy ningún oficial es un desertor, hoy son valientes y patriotas que quieren tener en vigencia a la constitución”, señaló. Además, recalcó que estas personas tendrán todo el reconocimiento y tendrán sus garantías.
Por otra parte, desde Cúcuta empieza a movilizarse la ayuda humanitaria. El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó llamó hoy a las Fuerzas Armadas a permitir el ingreso de los 14 camiones que partieron de Cúcuta con 280 toneladas de ayuda humanitaria.
Asimismo, el diputado Miguel Pizarro anunció que ha iniciado la movilización hacia todos los puntos fronterizos. “A partir de este momento, empieza a movilizarse la ayuda humanitaria en Cúcuta, a partir de este momento también empiezan las movilizaciones desde Venezuela a las fronteras”. Además, anunció que en las próximas horas el barco que zarpó desde Puerto Rico con toneladas de ayuda humanitaria llegará a Venezuela.
Juan Andrés Mejía fue el vocero del segundo balance ofrecido por la Asamblea Nacional a las 4:00 p.m. El diputado de la AN informó que los camiones con ayuda humanitaria que ingresaron por la frontera con Brasil fueron incendiados por grupos armados comandados por Nicolás Maduro. “Pero también hemos visto el esfuerzo de los voluntarios tratando incluso de rescatar la ayuda quemada, que la ayuda avance por los caminos verdes, por los ríos, sin armas, sin violencia”, afirmó Mejía.
El parlamentario aseguró que hasta los momentos han fallecido cuatro personas y hay más de 20 heridos de bala en Santa Elena de Uairén. “Lo que hemos visto en la frontera con Brasil no se trata de represión común, vemos acciones extremadamente graves”, indicó Mejía.
Seguidamente, Mejía informó que los diputados que se encuentran en los puntos fronterizos se encuentran asediados. “Sin embargo, decimos que, en líneas generales, la Fuerza Armada Nacional no está dispuesta a disparar contra un pueblo indefenso que solo quiere el ingreso de la ayuda humanitaria”, expresó.
“Esto se trata de una gesta heroica que no va a terminar hoy sino que va a seguir hasta que se consigan los objetivos, Maduro eligió la peor de las opciones, queda ahora de parte de la FAN y de los cuerpos de seguridad decidir qué hacer”, afirmó Mejía.
Pocos minutos antes de las 6:00 p.m., el diputado Miguel Pizarro ofreció unas declaraciones en las que informó que Juan Guaidó dará detalles, desde rueda de prensa en Colombia, sobre el buque con ayuda humanitaria proveniente de Puerto Rico.
El diputado hizo un llamado a países que mantienen una posición neutral en relación a Venezuela a sumarse a su iniciativa.
“Esto es un proceso que no se detiene, hemos decidido salvar vidas. La ayuda humanitaria es una herramienta. La solución que Venezuela necesita es que Nicolás Maduro salga del poder”, indicó Pizarro.