emergencia humanitaria archivos - Página 2 de 5 - Runrun

emergencia humanitaria

Asamblea Nacional pide a la CIDH extender medidas cautelares a todos los servicios del J.M de los Ríos

La Comisión Especial de Seguimiento a la Ayuda Humanitaria que atiende la crisis social en Venezuela solicitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) una extensión de las medidas cautelares a todos los servicios del hospital J.M de Los Ríos, aprobadas en un principio para el servicio de nefrología el 21 de febrero de 2018.

En el informe entregado en el Parlamento se detalló que el Estado venezolano no ha cumplido con las medidas de garantizar la vida, integridad personal y salud “de los niños y niñas pacientes del J.M de los Ríos” mediante la proporción del tratamiento médico, la facilitación de acceso a lo mismos y a los procedimientos quirúrgicos requeridos según los casos. La CIDH otorgó un plazo de 10 días para el cumplimiento de estas medidas.

En octubre del año pasado las ONG Prepara Familia y Cedodap hicieron otra petición para que las cautelares fueran ampliads a otros 13 servicios del hospital, entre los cuales se encuentran Cardiología, Hematología, Neurología, Medicina 2, Medicina 3, Anatomía Patológica, Centro de Lactancia, Consulta Externa y Triaje, Neurocirugía, Pediatría Interna, Nutrición, Medicina Adolescente y Neumonología.

La Comisión Especial de la Asamblea Nacional recomienda que estas medidas se extiendan al resto de servicios, luego del fallecimiento de cuatro niños que esperaban trasplante de médula ósea y otros 26 están a la espera de poder recibir el trasplante.

Decisión política

En el informe de la Comisión Especial se detalla que la suspensión del convenio entre Pdvsa y la Asociación para el Trasplante de Médula Ósea en Italia se debió a la falta de pago por parte del gobierno venezolano, que actualmente tiene una deuda de más de 10 millones de euros. Aunque el Gobierno de Nicolás Maduro alega que esto es por las sanciones impuestas por Estados Unidos, los diputados aseguran que “estas sanciones fueron anunciadas con aplicación inmediata en enero del presente año”.

Ya desde el año 2015 el programa venía presentando fallas debido a la falta de insumos y trabas burocráticas de Fundavene, organización creada en 2014 para la coordinación del convenio. “Aunado a ello, todavía hay pacientes que se encuentran a la espera del traslado a Italia para obtener un trasplante de médula ósea desde 2016, mientras que el último paciente que llegó a Italia fue en agosto de 2018”.

También se menciona el hecho de que el presidente Nicolás Maduro aprobara un presupuesto de 56 millones de dólares para la producción de 786 mil uniformes militares y la activación de la línea de producción armamentística de la subametralladora Caribe9.

“Según miembros de la Fundación Venezolana de Donaciones y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Fundavene), órgano adscrito al Ministerio de Salud, un trasplante medular en Europa cuesta, en promedio, entre 175.000 y 250.000 euros, por lo que con el monto aprobado para la producción de uniformes y armamento militar, sería posible realizar al menos 227 trasplantes”, agregan en el informe.

Para los diputados de la Asamblea Nacional hay una negligencia en el pago de la deuda con el gobierno italiano y “la falta de continuidad del programa de trasplantes es una decisión política y no una consecuencia de las sanciones”.

Observatorio Venezolano de Conflictividad Social reportó 6211 protestas y 51 manifestantes asesinados en los primeros 90 días del año

EL OBSERVATORIO VENEZOLANO DE CONFLICTIVIDAD SOCIAL (OVCS) registró 6211 protestas en los primeros 90 días del año, equivalente a 69 diarias, mientras que 51 manifestantes asesinados en lo que va de 2019.

Esta cifra representa un incremento de 157% en comparación con el mismo período del año pasado y 395% con respecto a 2017.

En el primer trimestre de 2019 se registró la mitad de las protestas reportadas durante todo el 2018, destacando que ese fue el año récord histórico de protestas en Venezuela con 12.715.

51% de las protestas fue para exigir derechos económicos, sociales, culturales y ambientales (DESCA).

La Emergencia Humanitaria Compleja se agudiza de manera acelerada con el pasar de los días. Los venezolanos ven disminuidas sus posibilidades de disfrutar una vida digna, así lo evidencia este nuevo récord de protestas durante el primer trimestre de 2019. Pese a la represión o amenazas, la sociedad civil continúa en las calles.

 

Distribución geográfica de las protestas

Las protestas se han escenificado en todo el territorio nacional, desde las que respaldan a convocatorias políticas o gremiales hasta aquellas que surgen espontáneamente según las necesidades de los ciudadanos.

Distrito Capital, Miranda, Mérida, Trujillo y Táchira registraron la mayor cantidad de manifestaciones durante el primer trimestre del año. Mientras que Amazonas, Delta Amacuro y Vargas fueron las entidades con menores acciones de calle.

Derechos más demandados los primeros 90 días de 2019

Derecho a la participación política

En los primeros 90 días del año se documentaron alrededor de 2.820 acciones de calle en demanda de derechos políticos, equivalente a un promedio de 31 protestas diarias. Los ciudadanos han asumido una participación activa en defensa de la democracia y exigiendo el fin del régimen de Nicolás Maduro.

Por su condición de representante de un poder popularmente electo como es la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó se ha convertido en la figura clave para conducir los cambios que demandan los ciudadanos de forma pacífica y democrática.

Las actividades de calle han sido permanentes. En asambleas ciudadanas, cabildos, concentraciones, marchas, cierres de calle, cacerolazos, la población ha recobrado la lucha política, para exigir un cambio de rumbo en la conducción del país.

Precariedad en servicios básicos

Las calles han sido escenario de protestas para los ciudadanos que a diario sufren la precariedad de los servicios básicos necesarios para gozar de una vivienda digna, no en vano la demanda de estos derechos ocupan el segundo lugar de protestas en el primer trimestre.

De las 6.211 protestas registradas, 1.668 estuvieron vinculadas a la precariedad en servicios básicos, en promedio 19 protestas diarias. Una muestra del colapso de los servicios básicos en el país.

Apagón nacional. Reflejo de la corrupción y colapso de los servicios públicos

El OVCS documentó 1.032 protestas en rechazo a la decadencia en el servicio de energía eléctrica que afectó el desenvolvimiento de actividades comerciales, educativas, domésticas, culturales e incluso la salud pública.

Los reiterados apagones nacionales registrados en el país desde el 7 de marzo generaron aproximadamente 994 protestas. En al menos 266 oportunidades, las personas aprovecharon las convocatorias políticas para mostrar su descontento por el colapso de servicios.

El impacto de la crisis generada por la falta de electricidad se mantiene hasta los primeros días de abril, durante el cierre de este reporte.

Derechos laborales

Las protestas de los trabajadores se ubicaron en el tercer lugar en el índice de la conflictividad en el país. En este lapso se reportaron 1.125 protestas, equivalentes a 13 diarias para exigir derechos laborales.

Continúan las exigencias por la protección del salario ante una desenfrenada hiperinflación que diluye cualquier remuneración o contrato colectivo.

El último ajuste del salario, que llevó la remuneración básica a Bs 18.000, no permite hoy a un trabajador cubrir para sí ni para su familia las necesidades básicas, como establece la Constitución.

Justamente, esta crisis económica es la que ha llevado a los trabajadores a exigir un nuevo Gobierno como aspecto vital para la recuperación de su calidad de vida.

Régimen de Maduro responde con represión letal y violencia a las manifestaciones pacificas

El OVCS y Provea documentaron 51 manifestantes asesinados en lo que va de 2019.

https://runrun.es/wp-content/uploads/2019/04/Captura-de-pantalla-2019-04-15-a-las-2.58.53-p.-m..png

El sistema de represión continúa siendo la respuesta del régimen de Maduro para contener el creciente descontento masivo y popular en todo el país. Empleando a grupos de exterminio, conformados por comandos de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Colectivos Paramilitares y las Redes de Articulación y Acción Sociopolítica (Rass).

La escalada de violencia y represión contra manifestantes pacíficos ha sido promovida por el propio Nicolás Maduro a través de llamados públicos a grupos de civiles y funcionarios de los cuerpos de seguridad a la resistencia activa en defensa de la revolución.

En la mayoría de las protestas atacadas por Colectivos Paramilitares se reportaron manifestantes heridos o asesinados.

El OVCS reitera sus exigencias:

-Avanzar hacia un proceso de transición para retomar la democracia, el Estado de Derecho y las libertades en Venezuela, mediante la realización de elecciones libres y transparentes.

-Realizar las investigaciones pertinentes, de manera independiente, expedita y oportuna, para establecer las responsabilidades correspondientes por la muerte de manifestantes o terceros en el contexto de las protestas.

-Poner fin a la orden dada a cuerpos de seguridad y de reprimir a manifestantes, en lugar de velar por su seguridad y resguardo de sus vidas e integridad.

-El cese inmediato de la participación de Colectivos Paramilitares, grupos de exterminio y Organismos de Seguridad no facultados para ejercer funciones de control de orden púbico.

– Realizar las investigaciones pertinentes, de manera independiente, expedita y oportuna, para determinar las responsabilidades correspondientes por tratos crueles inhumanos y degradantes, y detenciones arbitrarias ocurridas durante las manifestaciones.

– Reitera la necesidad de que Venezuela reciba la cooperación humanitaria internacional, como mecanismo inmediato de ayuda a las familias venezolanas que sufren la grave crisis actual. Los datos de este período reflejan la preocupación de los ciudadanos frente a temas medulares para su subsistencia: alimentación, salud, empleo y servicios básicos. Así como, la creciente migración forzada masiva de personas que están saliendo de Venezuela en búsqueda de mejores condiciones de vida.

Para conocer la versión completa haga clic aquí: Conflictividad social en Venezuela primer trimestre 2019

HRW solicitó a la ONU que declare emergencia humanitaria en Venezuela

HUMAN RIGHTS WATCH PIDIÓ ESTE MIÉRCOLES a la Organización de Naciones Unidas (ONU) que declare la situación en Venezuela como una “emergencia humanitaria” y organice una respuesta internacional a gran escala.

La ONG con sede en Nueva York hizo el llamado con relación a la reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre la crisis en el país. “Aunque la situación humanitaria en Venezuela es gravísima, podría empeorar mucho más”, señaló en un comunicado el director para la ONU de HRW, Louis Charbonneau.

“El secretario general y su equipo pueden evitar que eso ocurra movilizando el sistema de la ONU y presionando a las autoridades venezolanas para poder ayudar a salvar vidas de ciudadanos venezolanos. Los miembros del Consejo de Seguridad deberían instar a Guterres públicamente a que lo haga”, añadió.

El último informe de HRW sobre Venezuela reporta que la escasez de alimentos está teniendo un grave impacto para los venezolanos, con un aumento de los niños que sufren desnutrición.

HRW culpa, además, a Nicolás Maduro de haber ocultado la crisis interrumpiendo la publicación de datos oficiales sobre salud, y argumenta que las autoridades han demostrado no tener capacidad para poner fin a la crisis.

“El secretario general de la ONU, António Guterres, debería alzar la voz sobre la situación en Venezuela y demostrar liderazgo, y asegurar que los cuantiosos recursos con los que cuenta la ONU puedan movilizarse en beneficio del pueblo venezolano, a través de asistencia que sea neutral, independiente e imparcial”, señaló una de las autoras del informe, Kathleen Page, médica y profesora de la universidad estadounidense Johns Hopkins.

Venezuela vive una situación de inestabilidad política desde el 10 de enero pasado, cuando Maduro volvió a tomar posesión del cargo de presidente después de ganar las elecciones de mayo de 2018, no reconocidas por la comunidad internacional.

El 23 de enero, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, invocó varios artículos de la Constitución para sustentar que, como jefe del Parlamento, podía juramentarse presidente interino del país al considerar “ilegítima” la toma de posesión de Maduro.

Human Rights Watch: ONU debe declarar emergencia humanitaria en Venezuela

LA ORGANIZACIÓN HUMAN RIGHTS WATCH (HRW), exigió a la Organización de las Naciones Unidas declarar la emergencia humanitaria compleja en Venezuela.

La exigencia, con carácter de urgencia, fue expresada en un informe realizado por la organización y expertos de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins.

En el informe los expertos documentaron el aumento en los índices de mortalidad materna e infantil, el déficit alimentario de la población –con índices de desnutrición inquietantes– y el surgimiento de brotes de enfermedades que podrían ser prevenidas con vacunación, como sarampión y difteria, además de un gran aumento en la transmisión de enfermedades infecciosas, como malaria y tuberculosis.

“La combinación de estos factores es explosiva para la salud de la gente, y lo grave es que muchas de las organizaciones locales dicen que podrían hacer mucho más para paliar la situación, pero no pueden por las trabas que les pone el gobierno”, dijo a Infobae Tamara Taraciuk Broner, abogada senior para las Américas de HRW y una de las responsables del estudio.

El trabajo denuncia un ocultamiento de la realidad por quienes están en el poder.

“Durante el gobierno de Nicolás Maduro, las autoridades venezolanas no solo demostraron que no tienen la capacidad para ponerle fin a la crisis, sino que la han exacerbado al negarla y censurar información sobre la magnitud y la urgencia de los graves problemas que enfrenta el país”, recalcó Broner.

Según HRW, el secretario general del organismo internacional, António Guterres, es quien “debería liderar los esfuerzos para definir una respuesta a gran escala que permita abordar la situación dentro y fuera del país”.

Además de declarar la emergencia humanitaria compleja, Guterres debería encargarle al Coordinador de Socorro de Emergencias de la ONU, el británico Mark Lowcock, quien también dirige la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA), “que aborde la crisis venezolana como un asunto prioritario que requiere movilización de esfuerzos y recursos de asistencia humanitaria”.

El secretario general de Naciones Unidas debería también, siempre según HRW, urgir a las autoridades venezolanas “que publiquen datos oficiales sobre enfermedades, epidemiología, seguridad alimentaria y nutrición para que la ONU pueda llevar adelante una evaluación completa de las necesidades humanitarias y de la magnitud real de la crisis en todo el país”.

 

*Con información de Infobae

 

Manuela Bolívar:  Pese a los obstáculos del régimen, comisión de la ONU confirmó la emergencia humanitaria

LUEGO DE LA EXPOSICIÓN SOBRE la situación de Venezuela de la Alta Comisionada de la ONU para los DDHH ante el Consejo de Derechos Humanos, la diputada Manuela Bolívar se refirió al trabajo que realizó la comisión técnica en el país, agradeció su labor en Venezuela y señaló que esta comitiva debe tener libre acceso a los centros hospitalarios y cárceles venezolanas.

“Agradecemos la labor de los relatores en Venezuela quienes pese a todos los obstáculos creados por el régimen para limitar la visita, confirmaron la emergencia humanitaria. Lograron ver la tragedia que vivimos y se reunieron con distintos actores de la sociedad democrática, organizaciones no gubernamentales y víctimas. Sin embargo, faltó que pudieran visitar hospitales e incluso vimos cómo el régimen intentó maquillar el grado de deterioro de los centros hospitalarios, pero aún así se cayó la mentira cuando los médicos asumieron con valentía el riesgo de denunciar lo que ocurre en materia sanitaria”.

A su juicio, el informe presentado por la Alta Comisionada Michelle Bachelet ante el Consejo de DDHH de la ONU confirma que en Venezuela se vive una Emergencia Humanitaria Compleja. “Según Bachelet hay más de un millón de niños que han dejado de asistir a la escuela. Esto es una muestra de lo que el régimen hace con nuestros niños. No solo no tienen que comer, sino que tampoco tienen acceso a la educación”, destacó Bolívar.

La diputada señaló que la Alta Comisionada de DDHH de la ONU reconoce y reafirma lo que la Asamblea Nacional, las ONG y los venezolanos han denunciando durante años. Venezuela sufre una Emergencia Humanitaria Compleja provocada por un modelo político y todos los factores democráticos y defensores de DDHH del mundo debemos alinearnos para concretar el cese definitivo de la usurpación y garantizar plenamente la vida y los derechos de los venezolanos.

Sobre las declaraciones de Bachelet, la diputada de la Asamblea Nacional lamentó que la presidenta de la comisión de DDHH de la ONU asegure que en Venezuela hay polarización porque a su juicio la mayoría de los venezolanos quieren el cese de la usurpación y elecciones libres. Mientras el régimen se aferra al poder para mantener negocios turbios asociados al crimen organizado lo cual es un riesgo latente no solo para los venezolanos, sino también para la región.

“En Venezuela no hay un conflicto de orden político, el conflicto lo tienen dentro del régimen que no cede ante la necesidad del país de acabar con la usurpación. No hay un conflicto político con dos polos, aquí la mayoría de los venezolanos desean ir a unas elecciones libres apegadas a la ley y la mayoría está convencida de que Maduro es un usurpador porque el 20 de mayo no hubo elecciones libres”.

Acceso a la Justicia: Señora Bachelet, la crisis humanitaria es previa a las sanciones internacionales

QUE EL GOBIERNO DE NICOLÁS MADURO use como excusa las diversas sanciones internacionales de las que han sido objeto sus altos funcionarios e integrantes de otros poderes públicos por violaciones de derechos humanos, para justificar su ineficiencia, en este caso ante la emergencia humanitaria compleja que padecen los venezolanos,  no es nuevo. Lo que sí sorprende y causa preocupación es que la alta comisionada de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, antes de su visita a nuestro país para constatar ella misma la crisis, haya secundado las afirmaciones del Ejecutivo ilegítimo y dijera que la “situación se ha visto exacerbada” por las penalizaciones a individuos, como si el desastre no llevara años y no fuera lo suficientemente grave previo a las medidas de países como Estados Unidos y Canadá.

No menos grave es que la alta comisionada se refiera a violaciones de derechos civiles y políticos en Venezuela y no de derechos humanos en general, como es el caso, tal como ocurrió en su intervención reciente (6 de marzo) en la sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, lo que para Acceso a la Justicia, al igual que otras ONG, supone una preocupante omisión, pues su mandato es la protección de todos los DD. HH., más cuando el caso venezolano ha venido agravándose desde hace por lo menos cuatro años. De tal situación, dejó constancia su antecesor Zeid Ra’ad Al Hussein en un informe que presentó en junio de 2018 titulado Violaciones de los derechos humanos en la República Bolivariana de Venezuela: una espiral descendente que parece no tener fin, en el que no hace alusión a las sanciones como causas o agravantes de la emergencia.

Acceso a la Justicia reitera que el gobierno de facto no sólo no toma medidas para solucionar la emergencia humanitaria, sino que no la reconoce, no ha aceptado ayuda internacional insistentemente ofrecida y menos aún admite que la provocó al dejar de cumplir con sus funciones, por políticas erradas que destruyeron la capacidad económica del país y la enorme corrupción en el manejo de fondos públicos.

Menos presupuesto para salud

Ante la ineficiencia del Gobierno usurpador, Acceso a la Justicia reitera su denuncia sobre la destrucción de las instituciones del Estado para que las mismas sólo estén al servicio del poder, lo cual ha generado un quiebre institucional que es una de las causas de la crisis al no contar el Estado con medios idóneos y profesionales para enfrentar las graves carencias asistenciales y alimentarias que ha ocurrido en los últimos años.

En 2017, por ejemplo, antes de las sanciones, la ONG Transparencia Venezuela alertó que pese a la crisis en salud, dicho sector quedó relegado al tercer puesto dentro de las prioridades en la asignación de recursos que correspondió al área social (que en total disminuyó entre 74.71% y 78,65% con respecto a 2016, con 618.914 millones de bolívares del antiguo cono monetario). Ese año, la alimentación recibió más que salud, 82.248 millones de bolívares, pero también representó 29% menos que el año anterior. A la hora de aprobarse el presupuesto de 2018, también antes de las sanciones,  la situación no mejoró. El Gobierno tuvo que recurrir a decretos de créditos adicionales por 1.253.586.700 bolívares durante los nueve primeros meses para cubrir el déficit del presupuesto inicial que se aprobó por 36.102.059.

Vale acotar que según denuncias, la Fundación de Edificaciones y Equipamiento Hospitalario del Estado recibió gran parte de los citados créditos entre enero y junio de 2018, los cuales no se sabe a dónde fueron a parar dada la situación de precariedad en la que se encuentran los centros de salud públicos del país y que el apagón nacional del 7 y 8 de marzo dejó aún más en evidencia. El año pasado, la caída real del gasto en salud fue de 78% en comparación con 2017.

Así, pese a lo que dice la maquinaria propagandística del Gobierno, este desde hace tiempo dedica menos recursos al gasto social.

No se puede olvidar que desde 2015, el sector farmacéutico y de importación de insumos médicos vio recortado el suministro de divisas, bajo control del Estado, y con ello las importaciones que realizaban y que eran destinadas tanto al sector público como el privado.

¿Y el presupuesto de 2019? De un total de 1,5 billones de bolívares o 3.857 millones de dólares aprobados por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), usurpando competencias de la Asamblea Nacional (AN) por segundo año consecutivo, pues antes lo hizo el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), sólo 9% será destinado a la salud y 25% para la “seguridad alimentaria”, en plena emergencia humanitaria compleja. Que el gasto en salud no llegue siquiera a los dos dígitos dice todo sobre la importancia que ha tenido para este régimen la salud de los venezolanos.

Llamado de atención

Desde el lunes 11 de marzo, un equipo técnico de la ONU para los Derechos Humanos está de visita en Venezuela, de lo cual aspiramos salga un completo informe sobre la emergencia humanitaria compleja que padecen los venezolanos, agravada con el colapso del sistema eléctrico y de otros servicios como el suministro de agua.

Esta visita se da en el contexto de un ambiente de represión por parte del régimen usurpador de Maduro, que en su empeño por imponer su versión ajena a la realidad se ha dado a la tarea de “maquillar” las principales áreas de los centros hospitalarios y dotarlos, no sabemos si de forma temporal, de medicinas e insumos para hacer ver que no estamos en crisis o que no es tan grave. Incluso se ha ordenado a los colectivos (grupos irregulares que pueden estar armados) para que agredan a médicos, pacientes y periodistas que intenten acercarse al equipo de la ONU, como ocurrió recientemente durante una visita al Hospital Central de Barquisimeto.

El simple hecho de que Maduro haya tenido que recurrir a los colectivos para impedir que quienes padecen más duramente la crisis humanitaria se acerquen a la misión de ONU muestra la verdadera y despiadada cara de un régimen para el que las muertes ocasionadas son secundarias si con ello se mantiene en el poder.

 

Con información de Acceso a la Justicia 

ElPitazo.net Dic 16, 2018 | Actualizado hace 1 año
La generación del hambre
Nacieron en 2013, cuando la crisis alimentaria se agravó en Venezuela. Tienen 5 años, están desnutridos, y el daño provocado a su salud es irreparable. Estas son las historias de los niños que crecen en desventaja por nacer en medio de la emergencia humanitaria que vive el país

El Pitazo en alianza con CONNECTAS recorrió ocho ciudades y, con ellas, ocho realidades distintas. Estas son las historias de los niños que crecen en desventaja por nacer en medio de la emergencia humanitaria que vive el país.

La Generación del Hambre muestra el resultado de malas políticas económicas que terminan repercutiendo en lo más íntimo de las vidas humanas; el hambre, como
problema; la desnutrición, como tragedia. Las historias que la componen son el resultado de un trabajo periodístico exhaustivo, el retrato de una situación
completamente indeseable: neveras vacías, llantos, platos sobre la mesa como una hoja en blanco, un estómago que no se llena ni parece que fuera a llenarse nunca.

Son niños los que retratamos, pues es durante los primeros 5 años de vida cuando una alimentación adecuada es más importante, y el resultado es entristecedor: ocho niños cuyo futuro parece marcado antes de tiempo por daños irreversibles, y uno que no llegó a ver un mañana mejor.

El mayor esfuerzo estuvo dirigido a humanizar el dato, a no quedarnos con la pura cifra, sino traducir el hambre, ese ardor en el estómago, a historias vivas y tangibles, cada una en un contexto diferente, como una muestra del sufrimiento humano, y a lo que éste puede llegar.

La selección de las historias se realizó de manera que abordaran las distintas regiones del país, pretendiendo con ello hacer el retrato no de una zona específica, sino del país entero, o cuando menos de una gran parte de este.

Es importante recalcar que los resultados que presentamos en esta investigación, pese a que arropan el período 2013-2018, no refieren únicamente a las malas políticas llevadas a cabo por el presidente venezolano Nicolás Maduro, sino que son la consecuencia inevitable de años previos de la mala gestión de Hugo Chávez. Siendo así, pues, el hambre parece ser el rubro que se sembró años atrás en Venezuela, y que hoy estamos cosechando.

He aquí la prueba, tantas veces ignorada, de la emergencia humanitaria, negada por el gobierno venezolano, presentada aquí a través de una recopilación de datos nunca antes analizados en conjunto, y que nos llevan claramente a un responsable.

Otra gran parte del esfuerzo estuvo dirigida precisamente en esa dirección: conseguir cifras en un país que las oculta, recopilar información, consultar a especialistas y establecer una línea clara entre causas y consecuencias, pasando por la investigación y lo narrativo, juntando el dato con el testimonio.

 

Conozca cada una de las historias AQUÍ

Advertencia: propuesta esperanzadora por José Domingo Blanco

 

Desde hace varios años, mi amigo, el profesor Werner Corrales, ha venido trabajando con un grupo de profesionales que siguen apostando a Venezuela. Se han dedicado a escuchar las opiniones de los sectores que estarían involucrados en la reconstrucción del país; con el rigor científico y metodológico que una gesta como esta requiere. El diagnóstico de la situación actual está hecho. Y los pasos para edificar el país que todos queremos, están claramente definidos. Pero, el tiempo apremia. El grupo del profesor Corrales sabe que el régimen entierra con saña sus gérmenes comunistas, infectando a Venezuela con una ideología perversa y miserable que está destruyendo todo. El comunismo avanza y los intentos de las oposiciones por detenerlo han sido fallidos o, hábilmente desmontados por el régimen criminal que nos gobierna.

El caos actual debe una parte de su éxito a los desaciertos de los políticos que alguna vez gozaron de liderazgo; pero que –consciente o inconscientemente- permitieron el avance de este experimento neo comunista. La complicidad también ha aportado elementos clave. A este régimen dictatorial le han favorecido las ansías de poder y el ego de los líderes opositores. Tal vez, por eso, en un comunicado preñado de buenas intenciones, como decimos coloquialmente, dirigido a políticos venezolanos – el cual copio a continuación-  el profesor Corrales, junto con un grupo de destacadas personalidades, les hacen un llamado a esos políticos que no han comprendido que, mientras no prevalezca la unión sobre los egos, el comunismo en Venezuela no tendrá vuelta atrás.

 

A LOS LÍDERES POLÍTICOS VENEZOLANOS

 

Venezuela atraviesa la crisis más aguda de su historia, calificada por órganos internacionales como una Emergencia Humanitaria Compleja que se expresa en el desmoronamiento de la economía y las estructuras estatales; el hambre, el colapso sanitario y el éxodo de la población. Negarla o ignorarla ha sido la conducta que siguen los criminales que la han originado y han convertido al Estado en una base del delito organizado y el terrorismo internacional. Criminales de cuello blanco o de uniforme militar que están enquistados en lo alto del poder político venezolano, quienes pretenden convencer al mundo de que nuestro trance resulta de una guerra económica del “Imperio”, mientras se mofan de quienes huyen de un país en ruinas.

Si quedaran dudas respecto a la magnitud sin precedentes conocidos de ese éxodo masivo, basta con observar como la prensa internacional ha registrado de forma insistente la dramática situación de hambre, miseria y carencias de toda especie que obliga diariamente a millares de venezolanos, a escapar hacia un futuro incierto pero que suponen mejor que lo que lo que deben soportar en su país. Sí, nos lo muestran desde fuera la prensa internacional y los organismos de derechos humanos porque la Dictadura controla los medios venezolanos, no quiere que se sepa que con esos hermanos se nos va la patria, que el país se desangra todos los días con los miles de compatriotas que huyen de él.

Tenemos conciencia y lo decimos con claridad: la crisis actual es un paso más hacia la instauración de una dictadura comunista en Venezuela. Un proyecto que emplea las carencias éticas de los altos dirigentes del gobierno, para hacer realidad unos designios políticos manejados desde Cuba. Sobre este proyecto de dominación totalitaria, que oculta sus intenciones en la inmoralidad y el cinismo de la mafia gobernante, llamamos la atención de todos los venezolanos para que hagan suya la urgencia de cerrarle el paso.

Registramos con real angustia la fragmentación de la oposición. Es una situación que hiere el entendimiento, crea incertidumbre y desesperanza y afecta gravemente la eficacia de la resistencia que opone la mayoría de los venezolanos.

Nos dirigimos a esos líderes que han conducido con sacrificio y entrega a la oposición venezolana, que han luchado y asumido riesgos, que han enfrentado una persecución brutal con muchas víctimas mortales en el camino y con presos políticos sometidos a torturas y tratos infamantes. Que han debido en muchos casos exiliarse para escapar del acoso de los esbirros judiciales y militares del régimen.

A esos líderes políticos los llamamos a unirse alrededor de un programa de acciones que frustre lo que de otra forma pudiera convertirse en la confiscación total de la democracia venezolana. Los ciudadanos les reclamamos concentrarse en la lucha por liberar a Venezuela sin perder de vista que no es posible confiar en la negociación con un gobierno de delincuentes, salvo si el tema a discutir es su salida del Poder. Los instamos a dejar de lado todo cálculo acerca de las ventajas que unos podrían sacar sobre otros cuando se recupere la democracia. Que no cometan el error de confiar demasiado en sí mismos y muy poco en los demás, que entiendan que lo que se exige de sus partidos es una unión férrea concentrada en desarmar la estrategia dictatorial.

Se lo pedimos con angustia movidos por la urgencia, por el drama de las mayorías. Sin esa unión no será posible vencer la tiranía porque el Poder ha sido penetrado en todos los niveles y en todos los ambientes, configurándose una situación que sólo una unión así podrá superar. Con la unión y una estrategia de lucha aceptada y seguida por todos, podremos dar inicio a la solución de este drama: salir de la dictadura y hacer elecciones libres. El sector político está obligado a respaldar un gran movimiento nacional de resistencia. Pero desde esa unión. Fuera de ella será imposible recuperar a nuestro país.

 

@mingo_1

Instagram: mingoblancotv