Infobae, autor en Runrun

Infobae

Infobae: Padrino López ordenó usar armas contra quien ataque cualquier instalación militar
Maduro dispuso elevar niveles de vigilancia y capacidad de combate a todas las unidades 

 

Quizá como nunca antes en los 20 años de revolución, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana había actuado con tanto cuidado, por no decir temor, como lo ha hecho en los últimos días del año que terminó. No solo fue el radiograma 5340 de la víspera de Navidad, a través del cual el ministro Vladimir Padrino López ordenó medidas especiales durante el permiso navideño. Luego Nicolás Maduro dispuso elevar los niveles de vigilancia y capacidad de combate a todas las unidades militares. Y unas horas antes de terminar el año el titular castrense emitió otro radiograma donde ordena responder “con contundencia y sin vacilación” ante cualquier agresión contra alguna institución militar.

Con fecha 30 de diciembre de 2019, el general en Jefe (Ej) Vladimir Padrino López suscribe el Radiograma 5400, en el cual reitera el contenido del 5340, recordando que se ordenó incrementar las acciones necesarias, que permitan garantizar la seguridad de las dependencias administrativas y unidades operativas de la Fuerza Armada.

Pero esta vez agrega que “en vista de la expresa intención de factores adversos al Estado venezolano de atentar contra la paz nacional, se ordena responder con contundencia y sin vacilación, mediante el uso de las Armas de la República, bajo los preceptos constitucionales y de lo establecido en las leyes y reglamentos militares a cualquier agresión física o acto terrorista contra instalaciones militares, bases o cuarteles”.

Agrega Padrino que esa respuesta será en salvaguarda de la vida de los soldados “que resguardan la soberanía en todo el territorio nacional y con el objeto de preservar los bienes de la nación, consagrados a la defensa de la patria”.

Chequear el parque de armas

En el primer Radiograma, el 5340, había ordenado revisar exhaustivamente los parques de armas y polvorines a fin de constatar la presencia física del armamento y municiones, así como constara que los sistemas de seguridad funcionan adecuadamente.

Lo que en condiciones normales está previsto que ocurra en las instalaciones militares, el ministro se empeñó en recalcarlo como una orden especial y revisar los depósitos de equipos y material de Intendencia, así como los vehículos de la Unidad y las despensas de alimentos.

Fue enfático en los relevos de base de seguridad fronteriza u otros destacamentos de personal en lugares aislados.

Los comandantes recibieron la orden de que personal que se encuentre caminando por el Fuerte Tiuna, que es la principal instalación militar de Venezuela, después de las 9 de la noche, la Policía Militar y URRAS deben detenerlo y llevarlo a la Policía Militar.

Llama especialmente la atención que se prohibiera el ingreso a una Unidad o dependencia de comisiones de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES), Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), Comando Nacional Antisecuestro (CONAS), entre otros, sin la autorización del Comandante de la Región de Defensa Integral (REDI) Capital, mayor general (Ej) Domingo Antonio Hernández Larez.

Eso demuestra que temen el ataque de militares y policías, es decir, hay un estado generalizado donde todos están bajo sospecha.

“Sin motivo alguno”

En el marco de las órdenes nerviosas que han recibido, están deteniendo a cualquiera que esté donde no debería.

Así ocurrió el 25 de diciembre, cuando casi a las 10 de la noche, dos militares viajaban en una camioneta Hilux sin placa color beige, “con un rotulado poco visible”, dice el reporte militar.

Los detienen y resultan ser el SM3 (EJ) Adrián Enrique Villasmil Figueroa, quien estaba armado con pistola prieto Beretta 9 MM, dijo que pertenecía al Cuerpo Logístico del Ejercito. Otro es el S1 (GNB) Alejandro Andrés Urdaneta Perozo, plaza del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS) del distrito Capital, también armado con un Fusil, M16 y noventa cartuchos calibre 5,56 mm.

Al rato llega al comando, para abogar por los dos detenidos, otra camioneta Hilux beige, sin identificación, con tres militares, quienes se identificaron así: S/1 (EJ) Deudy Pastor Torres Torres, de la 42 Brigada Paracaidista, quien no estaba armado. También el S1 (GNB) Eudis José Fernández Bencomo, adscrito al CONAS Capital, y quien portaba un Fusil, M15 y noventa cartuchos calibre 5,56 mm. Y finalmente, el S2 (AV) Anthony Frank Sanabria Quintero, quien dijo que pertenece al Servicio de Trasporte de la Aviación (BASUCRE); él tenía una pistola Prieto Beretta, calibre 9mm.

También los metieron presos. ¿La razón para detenerlos? “Se encontraban en la jurisdicción sin motivo alguno”, dijeron los funcionarios del Comando de Zona de la Guardia Nacional D-42 del estado Aragua.

Usuarios califican al petro como un engaño para el pueblo
El pasado 18 de diciembre Maduro anunció que jubilados, pensionados y trabajadores públicos cobrarían el equivalente a medio petro

 

“El petro es una burla, una estafa, un enredo”. Son opiniones de varios venezolanos sobre el pretendido regalo de fin de año del mandatario Nicolás Maduro a adultos mayores y a empleados públicos: medio petro (26 dólares). La criptomoneda bolivariana, el petro, solo se está comerciando en este país caribeño, mediante la inscripción en una página web y en aplicaciones que se cargan en teléfonos inteligentes.

“Nadie vende y compra petros libremente pues no es una criptodivisa; es un método de pago que está activando el gobierno de Maduro. Para que una criptomoneda sea exitosa y se transe en el mercado debe ser libre y descentralizada. Lo que da el gobierno es todo lo contrario, está controlada por un gobierno, que no es lo usual”, explicó a Infobae el especialista en economía digital Aarón Olmos.

“La propuesta de Madero de cambiar los petros a moneda convertible no es más que un ensayo y esto no lo aguanta más la economía del país”, agregó.

Desde el 18 de diciembre pasado, Maduro anunció que jubilados, pensionados y trabajadores públicos cobrarían el equivalente a medio petro, cuyo valor lo fija su gobierno y no el libre mercado. Aseguró que más de cuatro mil negocios en todo el país estaban habilitados para recibir pagos en la criptomoneda criolla.

Para ser receptor de los petros hay que inscribirse un sitio web activado por el gobierno y cumplir con ciertos requisitos. El que tiene paciencia y tecnología a su alcance logra la asignación del medio petro.

Al recibirlo, el reto es ubicar algún comercio que lo reciba mediante aplicaciones en teléfonos inteligentes o en puntos de ventas que se habilitaron para colocar huellas digitales. Todo un desafío en este fin de 2019 en una nación en donde los servicios de electricidad o internet son intermitentes, en especial en los estados fronterizos con Colombia y Brasil.

A favor y en contra

Infobae recorrió varios puntos de venta en Caracas y habló con los beneficiarios del petro.

A las puertas de un supermercado María Fernanda Rojas aseguró que en sus 53 años de vida jamás pensó que “tendría que mendigar para comprar comida y para recibir un beneficio del gobierno. Vivo muy lejos de este sitio y me enteré en redes sociales que aquí iban a activar las ventas con el sistema biopago”.

“Tengo dos días tratando de entrar al supermercado, he hecho largas colas y nada. Una señora organizó varios grupos para agilizar el movimiento. Por eso dejé que me marcaran un número en la mano y escribí mi nombre en una lista, la idea era avanzar. Pero esto es un fraude las cajas el super no están conectadas con el banco del gobierno y no podemos canjear los petros por comida. Esto es una burla al pueblo y a la gente pobre”, comentó a Infobae.

Y agregó: “En mi casa no hay internet o computadora para ponerme a ver eso de las aplicaciones para mover los petros. Yo lo que puedo hacer es poner mi huella en un aparato para comprar, listo, se acabó”.

A la charla se integró Rubén Parra, un oficinista jubilado. Aseveró a este medio que “si Maduro nos mandó a depositar 1.3000.000 (26 dólares al tipo de cambio oficial) es para que lo gastemos en donde sea y no en los pocos negocios que aceptan el fulano biopago, son ganas de molestar a la gente que necesita comida”.

“Yo no tengo acceso a la tecnología, ni a aplicaciones de venta o herramientas de inversión como quiere el gobierno. El petro se gasta y ya. Eso de las subastas es mentira, me han dicho amigos”, indicó.

“Desde hace 36 horas estoy rodando por este mercado para ver si puedo gastar los petros. Dijeron que había miles que aceptaban el petro, pero son dos o tres si acaso por cada ciudad (…) nosotros los pobres estamos demasiado maltratados por Maduro”, se quejó Parra.

Carlos Julio Brito acompañó a su mamá a hacer la cola: “Desde las dos de la mañana llegué con una silla pequeña y maqué mi espacio. Amanecí acá y mi hermano me trajo a mi vieja quien tiene problemas en la visión, está discapacitada. Vivimos cerca, en un barrio (favela) y requerimos comprar comida, todo está muy caro. Tengo dos días tratando de entrar y nada, yo creo que es la gerencia de este local de gente que no es del gobierno que le quiere sabotear la navidad a uno y también le quieren echar la idea de Maduro para atrás. Me parece bien que los venezolanos tengamos petros”.

Es empleado de un supermercado privado, “en donde no hay cola y todo se compra en dólares; no todos entran”. Reconoció ser chavista y madurista “de corazón”: “La revolución tiene cosas que mejorar, como por ejemplo acomodar a la economía y que los reales (dinero) alcancen. Y si van a regalar petros que sea un proceso ordenado”.

Brito enseñó a Infobae el carnet de la patria de su mama, Francisca, de 83 años. También el de militante del Partido Unido Socialista de Venezuela (PSUV), “con Chávez y Maduro pa lo que salga. No quiero saber nada de (Juan) Guaidó y de los gringos. Si ellos llegan al poder acá no los apoyaría nunca”.

En las tiendas

Infobae pasó por centro comercial ubicado al este de Caracas y ubicó a algunos comercios que reciben petros como método de pago. Los potenciales compradores buscaban zapatos, ropa, carteras y bolsos.

Carmen, una de las compradoras, apuntó: “Yo no pierdo mi tiempo buscando comida o haciendo colas bajo el sol. Estoy clara que lo del petro es una basurita que nos da el gobierno así que con ese poquito trataré de comprar una cartera”.

Horacio Azuaje añadió: “A mí que me den para gastar que to lo hago. Detesto a Maduro pero me inscribo en cuanta repartición de plata haya. Y si viene Guaidó a dar subsidios lo agarro también, es mi gota de petróleo”.

Varios kilómetros más adelante hay un mercado popular que solo vende ropa. Las colas eran bastante más largas que en los comercios de lujo. Infobae habló allí con Nadia Mendoza y su esposo. Ambos desean llevar algo para sus hijos adolescentes.

“Un buen pantalón me cuesta un millón de bolívares (20 dólares) y acá lo consigo un poco más barato así que con lo que tengo en petros (26 dólares) puedo resolver algo. Es muy poco lo que nos están regalando”, dijo Nadia.

“Yo me conformo con unas camisetas chinas, que son de mediana calidad. La idea es gastar porque no se sabe si hay una fecha de vencimiento del petro o si a Maduro se le ocurre quitarlo si nos portamos mal. Yo me meto en cuanta marcha de oposición hay, pero no dejo de pedirle al gobierno que me ayude”, adviertió José, su esposo.

Casi 600 mil venezolanos cruzaron la frontera en los últimos 4 meses
Ecuador, Chile y Perú, principales países de acogida, establecieron restricciones para el ingreso a sus territorios

 

La emergencia humanitaria crece en Venezuela y sus fronteras continúan desbordándose. En los últimos 4 meses, 595.707 venezolanos han huido en estampida, de acuerdo con el conteo que realiza mes a mes la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Es como si en ese tiempo se vaciara la población total del estado venezolano Nueva Esparta.

Desde junio, los principales países de acogida Ecuador, Chile y Perú establecieron restricciones para el ingreso de venezolanos a sus territorios. Pero la exigencia de visado no detuvo al éxodo considerado por la Acnur el más grande en la historia reciente de la región. En junio emigraron 163.717, en julio 144.720, en agosto 108.340 y en septiembre 178.930. Para un total de 595.707 nuevos migrantes solo 120 días.

“En Venezuela hay una violencia silenciosa que está expulsando a la gente, que la está matando. Por eso deciden salir. No hay una guerra expresa con armas, bombas, como sucede en Siria. Se trata de una violencia psicológica, silenciosa, que hace que haya migración y que los ciudadanos se vengan a menos, que sus capacidades mermen”, explica la socióloga y especialista en Migración de la Universidad Simón Bolívar, Claudia Vargas.

Vargas destaca que este desplazamiento, que ya suma 4,5 millones de migrantes y refugiados en el mundo, avanza aceleradamente: “En tan solo 3 años ha salido más gente de Venezuela que los que han emigrado desde 2011 de Siria”.

Se trata de un éxodo creciente, solo comparable con el sirio. En ocho años más de 5,6 millones de personas han huido de Siria. Desde que comenzó la guerra en 2011, van 6,6 millones de desplazados internos. Estos escapan de las bombas y de las balas, en Venezuela del hambre y la crisis de salud.

Los venezolanos se ven obligadas a buscar refugio lejos de sus hogares. Huyen de la inflación que se prevé en 200.000% al finalizar el año, mientras que el desempleo se podría ubicar en 47,2%, según el Fondo Monetario Internacional. Huyen de un salario mínimo de apenas 7 dólares, en que apenas pueden comprar un cartón de huevos y una harina. Se requieren al menos 41 salarios mínimos para adquirir la canasta alimentaria.

La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en septiembre durante la presentación del cuarto informe sobre Venezuela destacó que “la situación económica y social sigue deteriorándose rápidamente”. Expresó que el país pudiera representar “el episodio hiperinflacionario más agudo que haya experimentado la región”. En reiteradas ocasiones Naciones Unidas ha dicho que 7 millones de venezolanos necesitan asistencia humanitaria.

“Hay una situación política que está afectando lo económico, social y cultural”, piensa Vargas, “es complejo porque en la medida en que esto no se resuelva la crisis de refugiados y migrantes no se detendrá”. Sostiene que al no tener condiciones mínimas de vida los ciudadanos, el no poder acceder a los recursos básicos, “está haciendo que salgan más rápidamente y en condiciones desfavorables”.

La Acnur prevé que la cifra de refugiados y migrantes al final del año alcance los 5 millones. Para entender la magnitud de este número, es como si se hubieran ido todas las personas de al menos 5 estados de Venezuela: Mérida, Monagas, Portuguesa, Falcón y Sucre. La proyección poblacional de cada uno de estos territorios está estimada en un millón de personas según cálculos del Instituto Nacional de Estadísticas.

Buscan protección

Las solicitudes de refugiados también se han incrementado: en septiembre se alcanzó la cifra de 650.606, es decir, 186.337 nuevos solicitantes de protección internacional con respecto a junio.

El informe de Tendencias Globales de Desplazamiento Forzado de 2018 de la Acnur expresó que por primera vez las solicitudes de asilo de venezolanos representan más de una por cada cinco presentadas en el mundo. En 2018 se generaron 341.800 nuevas solicitudes de refugio.

Pese a la demanda de asilo por parte de venezolanos, apenas han sido reconocidos como refugiados 21.000 personas. Naciones Unidas asegura que la mayoría de los venezolanos necesitan protección internacional.

El segundo país con más solicitudes de asilo fue Afganistán con 107.500. Mientras que los sirios ocupan el tercer lugar: Hubo 106.200 nuevas solicitudes en 2018.

La regulación de los migrantes venezolanos continúa siendo materia pendiente. De 4,5 millones, solo 2 millones cuentan con permisos de residencia y de estancia regular. Colombia regularizó, según la Acnur, a más de 677.000, Perú a otros 466.000 y Chile a 325.025. Estos son los países con la mayor cantidad de venezolanos con estatus regular.

Venezuela vuelve al trueque sin dinero ni acceso a productos básicos

“Cambio arroz por jabón en polvo o blanqueador o si tiene aceite le doy un kilo de pasta, la idea es que todos ganemos”, exclama Pablo, un vendedor informal quien deambula por las calles de Caracas.

El hombre, alto y delgado, camina por el oeste y centro de la cuidad ofreciendo canje. “Me va bien porque intercambio un kilo de arroz por kilo y medio de jabón en polvo y un kilo de azúcar por dos de caraotas (frijoles negros). Hago ofertas y la gente negocia conmigo”, dijo a Infobae.

Junto a su sobrino Anderson viaja todos los días desde los Valles del Tuy (suburbio popular) y llega a la capital, “que es donde están los reales (dinero) para poder hacer negocios y comer”.

Pablo asegura que tiene acceso a comida que distribuye el gobierno en su comunidad, con cierta regularidad. “Somos los más pobres de los Valles y nos cae platica y cajas de comida, ya no es tan frecuente como antes pero si tenemos. Comemos y hacemos cambios de mercancía seca por artículos de limpieza que son muy caros”, dijo a Infobae.

Anderson interviene y dice que “una profesor que me cambia cosas me dijo que esto se llama trueque y que es algo que se usaba hace muchos años. Con Maduro llegó el truque y el billete”, dice, entre risas, el pre adolescente de 11 años.

Los comerciantes informales dijeron a Infobae que los productos que más cambian son el litro de aceite, el arroz, las pastas, latas de atún y el azúcar. Todo en empaques de un kilo. Pablo señala que cuando necesita dinero revende el jabón en polvo o las cremas dentales: “Me dan unos 80.000 bolívares (4 dólares) por cada bolsa de kilo y medio de detergente”, eso está muy bueno.

Asegura que también negocia con dinero en efectivo, “cuando en Caracas me pagan algo con la combinación de productos y de billetes, yo vendo el efectivo. Si doy Bs. 10.000 (0.5 dólares) cobro 20.000 (1 dólar) mediante transferencia bancaria. En donde vivo hay pocos bancos y muy pocos billetes así que la gente me compra mi efectivo para pagar los gastos de los autobuses que van a Caracas. Hay otros que compran frutas o verduras que son más baratas si se pagan en efectivo. Todo es un negocio”.

En el mercado

No solo son los “truequeros”, como se definen los cambistas informales, los que hacen negocios con la comida. En varias ciudades venezolanas hay quien tiene puestos en donde se vende y se permuta mercancía.

“Esto era un negocio medio clandestino hasta hace unos meses pues funcionarios del gobierno decomisaban los productos que intercambiábamos si nos agarraban con las manos en la masa. Los productos de las cajas o bolsas Clap (comités locales de abastecimiento y producción) son importados en su mayoría y se identifican rápido: harina, pasta, arroz, aceite, atún, están empacados de forma distinta a los alimentos que se hacen en Venezuela, por eso teníamos que escondernos para hacer los cambios”.

Así lo informó Roberto (nombre ficticio) a Infobae, quien tiene varios puestos informales en donde anuncia y hace trueques en un mercado municipal de Caracas.

Advierte que “los que trabajamos con el truque teníamos que estar de bajo perfil. Para evadir a los policías, los colectivos que cuidan al mercado (grupos de choque chavistas) y a la Guardia Nacional. Ahora es diferente; armamos unas mesitas y ponemos la mercancía justo frente a la entrada principal del mercado. Si me traen bolívares o dólares también vendo los productos, también tengo punto de venta portátil. Mi idea es cambiar mercancía pero hay días de más billetes en la calle”.

Reconoce que ya no son tan perseguidos “porque el gobierno sabe que la gente hace negocios para poder comprar carne, pollo, cerdo o queso en este mercado en donde el abastecimiento es más o menos bueno pero hay que pagar mucho por un kilo de pollo por ejemplo, unos 41.000 bolívares (2 dólares)”.

Otro truequero dice que “la cuenta es sencillita. Yo cambio un cartón con 30 huevos por tres productos de los Clap: un kilo de arroz, otro de pasta y otro de azúcar. Al que me da un litro de aceite le paso medio cartón con 15 huevos. Ese producto está carísimo. El que se hace en Venezuela está en Bs. 51.000 (2,5 dólares) y el que trae Maduro de Turquía en Bs. 41.000 (2,1 dólares). Si me cae mercancía hecha en Venezuela, también la coloco, la gente quiere comer”.

Sus clientes le piden mucho café en polvo. “Está a precios imposibles y todas las semanas sube. Junto a los productos de limpieza son los más caros”, dice.

Finalmente, admite que “hay quien hace trueque o revende la comida que subsidia el gobierno por necesidad, son padres de familias muy numerosas que tienen que resolver como sea sus necesidades de alimentación”.

Otra vendedora del mercado, Norelia Camacho tiene un puesto de verduras y frutas. Asegura a este medio que accedió a trabajar por trueque “porque mis clientes me traían latas de sardinas y atún y aceite para que se los cambiara por zanahorias o cambures (plátanos). Y como las ventas están muy bajas, acepté esa idea”.

Norelia dice que para la temporada navideña aceptará trueque para colocar hojas de plátano “que son un ingrediente básico para hacer nuestro plato típico de navidad: las hallacas (tamales). Las hojas se necesitan para envolver los componentes de la hallaca. Negociaré por un kilo de hoja dos litros de aceite. Según respondan los clientes haré más ofertas”.

Negocio arcaico

El economista Jesús Casique comentó a Infobae que “el truque es una forma primitiva de hacer negocios que evidencia el fracaso de la política económica del gobierno de Maduro. Venezuela ya cumplió 23 meses en hiperinflación y va a superar a Moldavia nación que entre 1992 y 1993 estuvo 24 meses con ese fenómeno. Esto hace que la moneda nacional, el bolívar, cada día tenga menos valor. Sumado a esto, tenemos que el Banco Central de Venezuela no inyecta al mercado suficientes billetes en efectivo lo cual dificulta las transacciones entre los agentes económicos”.

Norelia Camacho hace trueque con hojas de plátano

Advierte en analista que en este contexto “el trueque surge como medio de pago muy arcaico. Este no es el problema, el tema de fondo es la hiperinflación y la depresión económica que ha destruido al país. Los venezolanos reaccionan ante las carencias y se producen fenómenos como el intercambio de mercancías”.

El analista comenta que hace un poco más de un año el gobierno de Maduro promovió una reforma monetaria, en donde se eliminaron cinco ceros a la moneda nacional. “Esta política fue un fracaso porque se ejecutó en pleno proceso hiperinflacionario y no respondió a la activación de un plan integral de recuperación de la macroeconomía”.

Casique señala que poder de compra del bolívar es muy bajo, “al punto que el billete de más alta denominación de Venezuela, el de Bs. 50.000, representa apenas 2,5 dólares. Es obvio que no hay confianza en el mercado venezolano ni en su moneda oficial”.

Chile: 62 carabineros heridos y 716 personas detenidas
El ministro del Interior y Seguridad Pública de Chile, Andrés Chadwick, actualizó las cifras tras los episodios de saqueos y destrucción. “Se pueden manifestar, pero no podemos aceptar el vandalismo y la violencia del que hemos sido testigo”, afirmó

El gobierno de Chile informó que la violenta jornada del sábado y los episodios de esta madrugada dejaron 62 carabineros (Policía de Chile​ que integra las Fuerzas de Orden y Seguridad) lesionados en la región Metropolitana y 10 en el interior del país. Además, agregó que 15 civiles también fueron lesionados. 

Sobre las detenciones, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, detalló que 625 personas fueron arrestadas en la Región Metropolitana y 91 en resto del país, y que al menos 244 fueron detenidos por infracción del toque de queda. “El trabajo de las fuerzas de orden ha sido indispensable”, aseguró el funcionario de Sebastián Piñera.

Las autoridades, además, revelaron que se produjeron “53 eventos graves de violencia” durante la noche y madrugada de hoy en todo el país, pero 50 de ellos ocurrieron en Santiago.

También confirmaron que siete buses fueron incendiados en la región Metropolitana y 8 estaciones de Metro fueron vandalizadas. En un supermercado en la comuna de San Bernardo se produjo un saqueo y un incendio en donde murieron 2 mujeres y hay 1 persona que quedó herida con e 75% de su cuerpo con quemaduras.

“Y en la madrugada, en un control, quedaron con heridas de balas dos personas, esto se produjo en la comuna de Puente Alto en el límite con La Pintana”, explicó Chadwick.

Fuente: Infobae. 

Once países americanos acordaron una tarjeta única de vacunación para migrantes venezolanos

MINISTROS Y AUTORIDADES DE SALUD de once países americanos acordaron este lunes en Colombia crear una tarjeta única de vacunación para los miles de migrantes venezolanos que huyen de la profunda crisis de su país.

Las delegaciones aprobaron “por unanimidad una tarjeta única de vacunación regional que va a acompañar a los migrantes desde mediados de octubre”, dijo a periodistas el ministro colombiano de Salud, Juan Pablo Uribe, en la ciudad de Cúcuta (noreste), principal punto de entrada de los venezolanos a Colombia.

Uribe aseguró que la impresión y la difusión del documento tendrá el apoyo de agencias internacionales, y que es adicional a las medidas migratorias que cada nación exige en sus puestos fronterizos cuando va a ingresar un ciudadano.

“Se ha acordado entre todos los países cuáles son los biológicos a usar, en qué edad se deben aplicar, en qué presentación se aplican y cómo registrarlos para garantizar que si faltan se pongan, y para garantizar que si ya se pusieron, no se repitan”, agregó.

La determinación fue tomada en el marco de la III Conferencia Regional de Ministros de Salud, a la que asistieron Colombia, Estados Unidos, Panamá, República Dominicana, Canadá, Argentina, Ecuador, Haití, Perú, Paraguay y Santa Lucía.

Según Uribe, en la reunión también se acordaron otras cuatro medidas para atender a las personas que huyen de Venezuela, sumida en la peor crisis de su historia moderna, que incluye desabastecimiento de medicinas.

Entre ellas, reducir la morbilidad y mortalidad de la malaria, que había sido erradicada hace años de Venezuela pero volvió con la crisis; y prevenir y acompañar a los migrantes con VIH/SIDA y enfermedades crónicas no transmitibles, como cáncer, diabetes o hipertensión.

Además, capacitar a las autoridades en atención en salud mental y su integración a las comunidades, para lo cual cuentan con el respaldo de Estados Unidos.

“Los países del hemisferio occidental estamos comprometidos en ayudar a los venezolanos y a los refugiados para atender sus problemas de salud”, afirmó Alex Azar, secretario de Salud de Estados Unidos.

Un cuarto de la población de Venezuela, de 30 millones, está necesitada de asistencia sanitaria, según la ONU.

Desde 2015, cuatro millones de venezolanos han dejado el país, de acuerdo con la organización. Solamente a Colombia han llegado 1,4 millones.

Aparte de la crisis socioeconómica, el país petrolero encara una pugna política entre el mandatario socialista Nicolás Maduro y el líder opositor Juan Guaidó, jefe parlamentario y reconocido como mandatario interno por medio centenar de naciones, entre ellas Estados Unidos.

Préstamos de Venezuela a Nicaragua se desplomaron 73,4 %

LA COOPERACIÓN DE VENEZUELA con su tradicional aliado Nicaragua, que se concentra en el área de préstamos petroleros, se desplomó un 73,4% el año pasado respecto al 2017, según un informe divulgado este domingo por el Banco Central nicaragüense (BCN).

Los flujos de la cooperación venezolana fueron de 27,2 millones de dólares en 2018, por debajo de los 102,4 millones de dólares del 2017, precisó el banco emisor del Estado en un informe sobre cooperación oficial externa.

La ayuda venezolana correspondió esta vez únicamente en préstamos en colaboración de la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa), explicó la entidad nicaragüense.

De los 27,2 millones de dólares en préstamos de Pdvsa, el 100% fue destinado a proyectos socio productivos, entre ellos, desarrollo del comercio justo (6,3 millones de dólares), un subsidio energético (5 millones de dólares), y producción agropecuaria y forestal (5 millones de dólares) y el resto a otros proyectos socio productivos, según el Estado nicaragüense.

En el marco del acuerdo de cooperación petrolera, los préstamos de Pdvsa continúan derivándose de una política de créditos a 25 años de plazo, incluyendo dos años de gracia, y una tasa de interés del 2% anual, los cuales serán cancelados por el sector privado a través de las inversiones que este realiza en proyectos socioproductivos, indicó el banco emisor.

Los fondos de la cooperación venezolana, que suman al menos 4.950,4 millones de dólares desde que el dos veces reelegido presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, asumió el poder en enero de 2007, son administrados al margen de la ley del presupuesto nacional, algo que es criticado por diversos sectores.

La cooperación venezolana es canalizada a través de la empresa mixta petrolera Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa), que se encarga de suministrar combustible.

Albanisa está integrada por PDV Caribe, filial de Pdvsa, y la estatal Petróleos de Nicaragua (Petronic).

Esta caída en la cooperación se da en el marco de la peor crisis que atraviesa el país caribeño, donde se estima que la inflación a fin de año puede alcanzar los 10.000.000%. Asimismo, la petrolera Pdvsa, envuelta en numerosos casos de corrupción, bajó drásticamente su capacidad de producción.

México investiga a 25 empresas por lavado de dinero con ayuda alimentaria a Venezuela

EL RESPONSABLE DE LA UNIDAD de delitos financieros de México quiere interponer cargos por lavado de dinero contra un total de 25 empresas e individuos presuntamente involucrados en el envío de alimentos a un programa de ayuda gubernamental en Venezuela.

Se presentaron denuncias penales contra las empresas y personas ante la oficina del fiscal general de México, dijo Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México en una entrevista. Nieto dijo que presentó tres acusaciones, lo que elevó el total de firmas y personas a 25, y rehusó dar más detalles sobre la investigación en curso.

El programa de ayuda alimentaria de Venezuela, conocido como CLAP, tiene prácticamente el monopolio sobre los alimentos subsidiados al país sudamericano. México ha acusado a las compañías de usar sus puertos para enviar alimentos de baja calidad a Venezuela a través del CLAP, donde aumentaron los precios más del 100% antes de venderlos a personas hambrientas en el país.

En octubre, la división del crimen organizado de la Fiscalía General de México anunció una multa de US$3 millones a las compañías que envían alimentos a Venezuela para resolver las acusaciones de aumento de precios. Debían pagar la multa a la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas, ACNUR, como parte de un acuerdo al que llegaron las empresas con la oficina de la Fiscalía General. El responsable de la división en aquel momento, Alonso Israel Lira, dio solo los nombres de las cinco personas que formaron parte del acuerdo. Los detalles clave del acuerdo, incluidos nombres completos de las compañías y sus principales ejecutivos, permanecen sellados por orden judicial.

Sigue leyendo en Infobae