chavismo archivos - Runrun

chavismo

Chavismo ve en primera fila la reducción de su bancada en la Asamblea Nacional
Zandra Castillo, electa por el Polo Patriótico, se presentó en la sesión para unirse a los diputados opositores
La diputada Arkiely Perfecto- que hasta 2017 fue chavista- aseguró que el régimen de Maduro “con los hechos mata de hambre al pueblo”

@saracosco

“Con las palabras defienden al pueblo y con los hechos lo matan de hambre”, sentenció la diputada Arkiely Perfecto (Concertación por Venezuela-Miranda) en la sesión de la Asamblea Nacional de este martes, 15 de octubre.

El chavismo le gritó “traidora” a Perfecto, ya que en el año 2017 – cuando se creó la asamblea nacional constituyente – renunció al Partido Socialista Unido de Venezuela. 

Pero ese mismo martes, antes de esa frase de Arkiely Perfecto, el chavismo perdió otra curul. Zandra Castillo – quien militó en el partido Patria Para Todos (PPT)  y ahora forma parte de Nuvipa – presentó sus credenciales y se juramentó ante la Junta Directiva, presidida por Juan Guaidó, quien es reconocido por 60 países como presidente encargado de Venezuela.

Castillo no intervino durante la sesión, pero saludó con un beso en la mejilla a los diputados Henry Ramos Allup (AD-Distrito Capital) y Alfonso Marquina (PJ-Lara) y ocupó una silla del lado de la oposición. 

En ese momento el chavismo permaneció en completo silencio, sin siquiera verse a las caras entre ellos.

La diputada por el estado Portuguesa se unió a la bancada de la Unidad – que ahora cuenta con 116 diputados gracias a la unión de 4 chavistas- al igual que sus colegas exchavistas Eustoquio Contreras (Bloque Socialista-Guárico), Germán Ferrer (Bloque Socialista-Lara), Hugo Carvajal (Independiente-Monagas), Lucila Pacheco (Independiente-Zulia), Fernando Orozco (Redes-Trujillo) y Arkiely Perfecto. 

Esta última se enfrentó por primera vez al chavismo como adversario político dentro de la Asamblea Nacional asegurando – desde la Tribuna de Oradores – que conoció al “monstruo por dentro” y que los traidores son los que “no se ponen del lado del pueblo”.

Esto en respuesta a los gritos de lado del chavismo que no dejaron de llamarla “traidora”, mientras que los diputados de la oposición la alentaron y aplaudieron. 

Para culminar su intervención – que levantó los ánimos dentro del Hemiciclo de sesiones- la diputada mostró un video en el que se escuchan testimonios de venezolanos que se han ido a otros países de la región por no tener comida para darle a sus hijos y a la par se veía a Nicolás Maduro declarando cada año que “el próximo es el de la recuperación económica”.

Así Arkiely Perfecto hizo un llamado para ir a las calles y protestar, lo que hizo que el presidente Guaidó se levantara para aplaudirla.

Guaidó y el chavismo se ajustan a una nueva rutina en la AN
El presidente encargado ha cambiado sus costumbres dentro de la Asamblea Nacional ante el regreso de los parlamentarios del Psuv

@saracosco

CON EL REGRESO DE LA BANCADA CHAVISTA y para no perder el protagonismo, el presidente encargado y del Parlamento, Juan Guaidó, cambió su rutina y llega a la Asamblea Nacional más temprano -cuando hasta hace poco lo hacía alrededor de las 10:30 am-para declarar a los medios de comunicación sin tener que competir en atención con los oficialistas. 

Fotógrafos y algunos camarógrafos -incluyendo VTV, Antv, La Iguana TV y Telesur- ahora también esperan la llegada del chavismo para poder registrar su entrada y cada uno de sus movimientos hasta que entran en el Hemiciclo de sesiones. Esto luego de una ausencia de dos años y cinco meses en el Poder Legislativo en el cual son minoría desde 2015. 

Como en una coreografía ensayada para evitarse, Guaidó y los chavistas no se cruzan. Su primer encuentro se da ya dentro del Hemiciclo cuando la sesión se inicia. No hay saludos formales entre el presidente y la bancada del Psuv. 

También puede leer: Chavismo ve en primera fila la reducción de su bancada en la Asamblea Nacional

Desde su regreso, los diputados chavistas califican a Guaidó de “diputado rastrojo”, “paraco” -estos dos calificativos asociados a las fotos filtradas de Guaidó con miembros del grupo paramilitar colombiano Los Rastrojos- y “director de debate”, porque no lo reconocen ni siquiera como presidente del Parlamento. 

Las primeras dos semanas Guaidó se limitó a reírse, tomar notas de los comentarios de los chavistas e incluso dejarles sobrepasar el tiempo límite para intervenir en cada debate.

Pero el 8 de octubre eso cambió. En el debate sobre la presencia de paramilitares en Venezuela, Guaidó tomó un derecho a réplica luego de que el diputado Darío Vivas (Psuv-Vargas) lo acusara de tener vínculos con el paramilitarismo y además lo llamara “Juanito Alimaña”, como suele referirse el constituyentista Diosdado Cabello al presidente encargado. 

Con un tono de voz bastante más elevado para lo usual, Guaidó retó a los chavistas a llamar a su “jefe” – en relación a Nicolás Maduro – para caminar los dos juntos en la calle, “a ver qué dice la gente, a ver quién es el payaso de Venezuela”. Lo que fue respondido con gritos de “rastrojo” por parte de los chavistas y aplausos de los diputados opositores y los invitados. 

Luego de esta intervención, los ánimos se fueron calmando poco a poco hasta que finalizó la sesión y el presidente del Parlamento y la bancada del chavismo se retiraron de la Asamblea Nacional al mismo tiempo pero -nuevamente- sin dirigirse la palabra. 

Chavismo ve en primera fila la reducción de su bancada en la Asamblea Nacional
Zandra Castillo, electa por el Polo Patriótico, se presentó en la sesión para unirse a los diputados opositores
La diputada Arkiely Perfecto- que hasta 2017 fue chavista- aseguró que el régimen de Maduro “con los hechos mata de hambre al pueblo”

@saracosco/Foto: Prensa AN

A LAS 10:30 DE LA MAÑANA LOS DIPUTADOS CHAVISTAS hicieron entrada en el Palacio Federal Legislativo con un fondo musical de joropo, por la marcha convocada por el régimen de Nicolás Maduro para apoyar a los indígenas de Ecuador.

El exministro y constituyente, Francisco Torrealba, fue el encargado de declarar ante los medios de comunicación, con un discurso repetido desde hace tres semanas: falta de quórum de los diputados opositores para empezar la sesión a la hora y el desacato del Parlamento. 

Torrealba se ha convertido en el vocero de la bancada chavista – aunque no es considerado diputado por haber optado al cargo de ministro del Trabajo en 2017 – además fue el encargado de anunciar – por Twitter – el aumento del salario mínimo sin que más nadie del Gobierno de Maduro se pronunciara.

Con una espera de casi 40 minutos, Torrealba salió a los jardines del Palacio para reclamar la violación del Reglamento de Interior y Debate en cuanto al inicio de una sesión – que establece una prórroga de media hora – sin embargo aseguró que se quedarían para poder “conversar” con la bancada de la Unidad.

También puede leer: Guaidó y el chavismo se ajustan a una nueva rutina en la AN

A pesar del retraso -de una hora- los diputados chavistas vieron perder a una de sus diputadas al comienzo de la sesión. Zandra Castillo, electa en diciembre de 2015 como suplente de Rafael Calles (Psuv-Portuguesa) – gobernador actual de ese estado- presentó sus credenciales y fue juramentada por el presidente de la AN, Juan Guaidó, para asumir su curul.

La diputada vestida con un blazer negro y una blusa amarilla, no participó en ninguno de los debates de la sesión. Se sentó junto a los diputados de la bancada opositora, luego de haber saludado con un beso en la mejilla a Henry Ramos Allup (AD-Distrito Capital) y Alfonso Marquina (PJ-Lara).

Los chavistas vieron perder otra curul en total silencio, no gritaron ninguna frase al respecto – como suelen hacer en las sesiones – y tampoco conversaron entre ellos. 

Ahora la bancada de la Unidad suma un total de 116 parlamentarios, gracias a la unión de 4 diputados del chavismo. 

Además, después de que la diputada Mariana Lerín (Psuv-Portuguesa) aseguró que los venezolanos se han ido del país “huyendo de las sanciones y no de Nicolás Maduro”, el chavismo tuvo que escuchar a la diputada exchavista, Arkiely Perfecto (Concertación por Venezuela-Miranda), asegurar que “conozco el monstruo por dentro. Con las palabras dicen que defienden al pueblo pero con los hechos lo matan de hambre”.

Esto provocó alaridos y aplausos por parte de los diputados opositores y gritos de “traidora” de la bancada del Psuv. 

La diputada habló durante el debate de la migración venezolana. En la Tribuna de Oradores aseguró que ahora la mayoría de los que se van del país son pobres.

Perfecto agregó que “la población venezolana huye arrastrando las penas de la pobreza y la miseria”. Luego mostró un video en el que se escuchan testimonios de venezolanos que se han ido a otros países de la región por no tener comida para darle a sus hijos y a la par se veía a Nicolás Maduro declarar cada año que “el próximo año es el de la recuperación económica”.

Con el video, la diputada de Miranda señaló que critica a “las focas que no se ponen del lado del pueblo venezolano y emigraron”, haciendo un llamado también a ir a las calles para protestar, lo que hizo que el presidente Guaidó se levantara para aplaudirla. 

Chavismo financió más de USD 2.000 millones para generar electricidad en la región
Venezuela destinó desde 2006 recursos mil millonarios a través de los convenios de cooperación a mejorar la situación eléctrica en países del Caribe y Bolivia. Asimismo, envió USD 11.000 millones en barriles de petróleo para la generación eléctrica en Cuba, según cálculos de El Pitazo, mientras Venezuela se sumía en los apagones y postergó su propio sistema al abandono y la corrupción

 

EL 7 DE MARZO DE 2019 Venezuela se apagó. En la última década hubo una veintena de apagones generales, pero ninguno como el del 7 de marzo: ocurrió en casi todo el territorio nacional y la luz empezó a llegar después de tres días.

Tras nueve años de la declaración de la emergencia eléctrica, decretada por el fallecido presidente Hugo Chávez el 8 de febrero de 2010, la oscuridad solo ha avanzado.

Ocho años antes del decreto los especialistas encargados del sector advirtieron que era necesario aumentar la generación térmica y culminar los proyectos hidroeléctricos que estaban iniciados para que la oferta de megavatios se mantuviera por encima de la demanda nacional. Las inversiones en mantenimiento y en nuevos proyectos; sin embargo, no se ejecutaron a la altura de las necesidades y en 2008 los apagones se intensificaron.

Mientras Venezuela en esos años se sumía en las penumbras, los gobiernos de Chávez y de su sucesor Nicolás Maduro ayudaban con millonarios recursos públicos a iluminar 12 países del continente con gobiernos aliados del chavismo gracias a convenios de cooperación petrolera. Así lo estableció una investigación de El Pitazo, realizada en alianza con el International Center for Journalists y la plataforma latinoamericana de periodismo Connectas.

La ayuda entregada consistió principalmente en financiamientos para combustible, para subsidios al servicio y para el desarrollo de infraestructura. Ello ocurrió en una época de un boom de precios de hidrocarburos que hizo parecer a los gobernantes venezolanos que el maná jamás acabaría para la industria petrolera estatal. Expertos consultados afirman que si se hubiese empleado correctamente el dinero enviado al exterior no hubiese existido la crisis eléctrica.

“Con los USD 13.000 millones financiados afuera, si se hubiesen invertido bien aquí, desde 2008 hasta la actualidad, Venezuela no hubiera padecido de apagones de ninguna clase”, comenta el consultor internacional José Aguilar.

 

Para conocer cuáles fueron los países beneficiados y cómo se hubiese podido invertir ese dinero en el sistema eléctrico venezolano lee el reportaje completo: 

El Chavismo alumbró 12 países mientras apagó a Venezuela 
Un chavismo reducido vuelve a la AN violando la Constitución
De 55 parlamentarios electos por el Gran Polo Patriótico 26 se han ido a otros cargos como ministros, alcaldes o gobernadores
El oficialismo ha perdido 5 curules en total y a varios de sus voceros más conocidos
El segundo vicepresidente, Stalin González ratificó que estos diputados no pueden ocupar nuevamente su curul

@saracosco

“¿HAY ALGÚN DIPUTADO DE LA BANCADA del Psuv, que recién se incorpora hoy, que quiera el derecho de palabra?”, preguntó el presidente encargado y de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó (VP-Vargas) al inicio de la sesión. Inmediatamente el exministro del Trabajo y constituyente, Francisco Torrealba levantó la mano, pero no le facilitaron el micrófono.

Nuevamente Guaidó preguntó: “¿Hay algún diputado que quiera el derecho de palabra?” y Torrealba siguió con su mano alzada como un niño que se sabe la respuesta a una pregunta de la maestra.

Pero ningún trabajador de la Asamblea Nacional le dio el micrófono a lo que Guaidó agregó que el segundo vicepresidente del Parlamento, Stalin González (UNT-Distrito Capital), iba a aclarar un punto importante. Con la Gaceta Oficial en manos del subsecretario, José Luis Cartaya, González indicó que ningún diputado que haya optado por otro cargo público puede volver al Parlamento.

“Le aclaro que si quiere un derecho de palabra tiene que buscarse a un diputado que lo haga. Aquel que haya tomado la decisión de tomar otro cargo pierde la investidura (…) Tenemos todo el derecho a formar parte del debate, los que somos diputados”, fueron las palabras de González hacia Francisco Torrealba, quien fue ministro del Trabajo en 2017.

Minutos antes de esta escena dentro del Hemiciclo, el 24 de septiembre, los diputados chavistas llegaron al Palacio Federal Legislativo con una sonrisa en sus labios y asegurando que el hecho de haber formado parte del Gabinete del Ejecutivo no representaba un problema para ejercer el cargo de diputados, porque “Juan Guaidó dice que es presidente de la AN y de la República y no se ha separado de ninguno de los dos”, aunque al mismo tiempo dijeron no reconocerlo. 

Una semana antes el régimen de Nicolás Maduro y un grupo de partidos minoritarios de oposición firmaron un acuerdo en el que establecieron que la bancada del Gran Polo Patriótico (GPP) debía volver a la Asamblea Nacional. Pero aunque no habían anunciando cuántos o quiénes eran los parlamentarios que regresaban, se daba por sentado que serían solamente los que forman parte de la llamada asamblea nacional constituyente y los que no han tenido algún otro cargo durante estos dos años y cinco meses de ausencia.

Como lo establece el artículo 191 de la Constitución, si un diputado acepta otro cargo público este pierde su investidura y no podrá regresar al Parlamento, así luego ya no esté en ese puesto para el cual fue nombrado.

Una bancada reducida

Según una base de datos del equipo de Runrun.es y siguiendo lo que establece la norma constitucional, solamente un total de 29 diputados chavistas principales son los que pueden asistir nuevamente a las sesiones, ser tomados en cuenta para derechos de palabra, proponer puntos en los debates, votar y firmar la lista de asistencia. 

El resto de parlamentarios – un total de 26 – optaron a otros cargos públicos: 4 como ministros, 4 como directores en gobernaciones, 5 son alcaldes, 7 son gobernadores, Asdrúbal Chávez como presidente de Citgo y como presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Ricardo Sanguino. Ramón Lobo ha asistido a las sesiones a pesar de ser actual Consejero Ministro de la Embajada en Arabia Saudí.

Los parlamentarios más reconocidos como Héctor Rodríguez, Víctor Clark, Carmen Melendez, Haiman El Troudi y Ricardo Molina no pueden volver. Pero estas curules cuentan con sus suplentes para asistir a las sesiones, porque además la mayoría de los diputados que ganó el chavismo fue a través del voto lista que otorga más de un suplente.

Sin embargo, el constituyente Francisco Torrealba (Psuv-Portuguesa) aseguró al terminar la sesión del martes, 24 de septiembre, que fue un encuentro “entretenido” y que seguirán asistiendo.

Pero, nuevamente, el segundo vicepresidente del Parlamento, Stalin González, insistió en que estos diputados perdieron automáticamente su curul dentro de la AN al aceptar irse a otras instituciones con otros cargos. 

Curules perdidas por el PSUV

El haberse retirado de la Asamblea Nacional para luego formar la asamblea nacional constituyente o aceptar otros cargos del Ejecutivo, le provocó a la bancada del Gran Polo Patriótico perder al menos 5 curules, incluyendo la del estado Amazonas que nunca se incorporó por la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia. 

Entre los diputados suplentes solo hay cuatro alcaldes, pero por uno de estos cargos el PSUV perdió una curul. En el caso de Elías Jaua (Psuv-Miranda), su curul quedó vacía. En 2017 Jaua se fue del Parlamento para el Ministerio de Educación y su suplente, Gabriela Simoza (Psuv-Miranda), es alcaldesa del municipio Urdaneta en el estado Miranda. 

Hay otras tres curules que pertenecían al GPP, pero se pasaron a la oposición y reconocen a Juan Guaidó como presidente del Parlamento y de Venezuela. La primera es la de Eustoquio Contreras (Bloque Socialista-Guárico) renunció al GPP en 2017 y formó su propia fracción, además es diputado principal. 

La segunda curul del GPP es la de la diputada suplente de Omar Prieto (Psuv-Zulia) Lucila Pacheco (Independiente-Zulia), también asiste a la AN como diputada opositora. Prieto nunca se juramentó y ahora es gobernador del estado Zulia. Aunque esta curul es por voto lista, el resto de los suplentes tienen otros cargos públicos como Aloha Núñez, ministra de Pueblos Indígenas; Calixto Ortega, presidente del BCV; Keyrineth Fernández, alcalde de Semprúm y Damelis Chávez, Autoridad Única de Educación en Zulia. 

Esta curul quedó para Lucila Pacheco como también le sucedió a la curul de Nora Delgado – que salió por voto nominal – quien ahora es alcaldesa del Municipio Brión del estado Miranda y su suplente, Kelly Perfecto (Concertación por Venezuela-Miranda) asumió el rol de principal y desde 2017 se identifica como opositora al régimen de Maduro. La de Perfecto es la tercera curul perdida por el chavismo. 

Aunque hay otro caso como el de la curul de Hugbel Roa, que hasta agosto de este año ejerció como ministro de Educación Universitaria. El tercer suplente es Fernando Orozco y también asumió como principal desde 2017 y desde ese momento se identificó como opositor, pero ahora con el regreso del chavismo si Gerardo Márquez o Carolus Wimmer – primero y segundo suplente respectivamente – asisten al Parlamento, el voto de esa curul cambiaría para el Psuv.

 

No alcanzan los votos

Aunque otro de los puntos aprobados por el chavismo y los partidos minoritarios de oposición en su acuerdo de diálogo fue nombrar un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), se necesita pasar por la aprobación de las dos terceras partes de la Asamblea Nacional. 

Ese fue justo el número de diputados que ganó la oposición en diciembre de 2015, pero actualmente con las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia hay al menos 30 diputados en embajadas, exilio, clandestinidad y uno preso, Juan Requesens (PJ-Táchira). 

Las cuentas no dan para aprobar por sí solos un nuevo directorio del Poder Electoral, pero lo mismo ocurre para el chavismo – que de votar junto a los partidos minoritarios – solo sumaría 7 diputados a una ya mermada bancada “de la patria”, que cuenta con solo 28 principales.

Aunque el segundo vicepresidente del Parlamento aseguró que están dispuestos a llegar a un acuerdo para salir de la crisis y elegir un nuevo CNE, el chavismo llegó a la AN con el mismo discurso del desacato y de que la oposición debe “cumplir con la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia”. 

En cuatro años no ha habido respuesta por parte de la Sala Electoral del TSJ, a pesar de que en una oportunidad los parlamentarios de Amazonas solicitaron desincorporarse de la Cámara, con la promesa de que así habría una resolución. 

Para el diputado Henry Ramos Allup (AD-Distrito Capital) esta Sala no responderá sobre el tema porque es un asunto político, como explicó en la sesión del pasado 24 de septiembre y para Stalin González el tema del “desacato” es un invento del oficialismo porque perdieron las elecciones parlamentarias de 2015.

El juego sigue trancando.

Diálogo, contra/diálogo, pro/diálogo, anti/diálogo, silencio, por Armando Martini Pietri

 

EN LA CONVERSACIÓN DIFUNDIDA de Martínez Mottola, por instantes tediosa, en parte contradictoria, entre medias verdades y embustes, conduce a la convicción que tenemos años siendo engañados en pláticas, diálogos pautados, realizados, olvidados. Y si añadimos las majaderías de Stalin González, sobre que la oposición seguirá luchando para garantizar elecciones libres, sin el cese de la usurpación ni gobierno de transición, sino la estolidez ridícula de un gobierno paritario. Y, por si fuera poco, algunos se refieren y tratan a los dañadores como demócratas comprometidos, gente de bien y honorabilidad a carta cabal. El caradurismo político es desvergonzado.

Eso que llaman G4, sin legitimidad y rechazo de la inmensa mayoría, ha dañado lo poco que subsistía de las instituciones, ahora dependientes y sometida a su interés. Son políticos de mente pequeña, enanos politiqueros, que no poseen empatía popular. La Unidad es utilizada por hipócritas embaucadores como chantaje. La verdadera Unidad es sin mafias, sin colaboración con violadores de los Derechos Humanos, sin corruptos ni cómplices, tampoco se puede disimular con una fachada democrática, y menos fundamentarse, en la impunidad por conveniencia 

El régimen castrista venezolano no culminará hablando sino a la fuerza. Ni noruegos, chinos, rusos o europeos, no han podido convencer de lo contrario. No se persigue beligerancia violenta, solo se reacciona a lo que el chavismo primero, y castro-madurismo después, nos han dado: guerra y violencia. Estamos obligados a elegir entre la firmeza y debilidad, libertad y cautiverio.

Cuando se produjeron en el siglo pasado las conversaciones entre coreanos, después vietnamitas, no intervinieron los noruegos de mediadores, y lo más que se pudo conseguir fue un armisticio, separando a una Corea que se zambulló en democracia, convirtiéndose en una de las grandes potencias industriales, exportadoras del mundo y la otra indigente, atrasada, que acaba de recibir con notoria indiferencia a Diosdado Cabello.

Entre israelitas y palestinos con diversos intermediarios se han producido conversaciones varias, y se siguen matando con historia similar; judíos en democracia, coraje, talento y empeño levantando industrias, transformando el desierto en tierra agrícola, aunque tengan siempre el fusil a la mano, y los palestinos vociferando idioteces de revoluciones populares, quejándose de ser víctimas.

Los noruegos, se prestaron para mediar entre la Colombia democrática y la narco-guerrillera tras medio siglo de guerra sin cuartel, firmaron una paz que a pocos convenció y entregó sillones en el Congreso colombiano a un sector, y la otra parte al final se expandió, con abierta complicidad del castrismo, sin rubor, narco trafican, secuestran, expolian a mineros y pasean a sus anchas por el sur venezolano, es decir, expandieron su refugio a límites hasta antes de los acuerdos de paz que dieron un Nobel al anti-uribista Juan Manuel Santos y hoy son más fuertes, criminales e irreverentes.

A cambio, cientos de miles deben cancelar peaje para cruzar la frontera en su escape de la miseria e infortunio castro-madurista, atiborrando países de la costa suramericana del Pacífico y a ellos, sus jefes de guerrillas que nunca dejaron de guerrillear, traficar ni cobrar, el castro-madurismo los invitó públicamente lo que ya hacían, entrar a gusto en Venezuela. Se impone una ruptura decisiva, terminante, sin ambigüedades contra el perverso continuismo y la despreciable cohabitación.

Se entiende que delegados del gobierno interino y castro-madurismo dialoguen todo lo que quieran, en Oslo, Barbados, Venezuela o donde les apetezca, se reúnan, se paren, se apoyen en la mesa o la pateen, para que corra el tiempo hacia lo que presumimos pasará. No hay forma de convivir con el mal. Un ejemplo de maldad, mientras el régimen engañaba a los ingenuos de siempre con su falso diálogo, en realidad, planificaban coordinados con el Foro de Sao Paulo, desestabilizar la región. La comunidad internacional debe comprender sin demora o protocolo diplomático, que el centro de operaciones del comunismo en Latinoamérica se ubica en Cuba. Mientras no lo entiendan, el caos reinará en la región.

Nunca existió ni tampoco existe voluntad para una negociación que ponga punto final a esta ignominia. Lo que se conversa es un simple diálogo estabilizador entre compañeros y socios. El objetivo para el usurpador es ganar tiempo, y el interino, utilizarlo para consolidar la candidatura presidencial.  

Una operación liberadora no es invasión. La liberación del comunismo, un país arruinado, destrozado no debe confundirse con ocupación, es una torpeza conceptual irresponsable. Que el régimen caerá por su propio peso, negocien por su cuenta si se van, cómo y a dónde, es candidez pensarlo. 

La Casa Blanca tiene menos paciencia, aplican el refrán que tanto le gusta a Diosdado, rogando y con el mazo dando. Por eso mantienen en alerta su pragmático Comando Sur, desarrollan programas de ayuda humanitaria entre militares, sobrevuelan territorio con frecuencia, vigilan con persistencia desde satélites que no se detienen y pasan por encima de Venezuela, grabando, fotografiando, y transmitiendo. Además, tienen el arma más poderosa: la incompetencia del régimen venezolano.

A los ciudadanos se les termina el tiempo de espera, la miseria abruma, castiga, pega duro, se agotó la paciencia, ya no se acepta la picardía politiquera.

 

@ArmandoMartini

 

El chavismo en la AN propone pero no vota
Los diputados chavistas proponen modificaciones en el orden del día pero no votan en los acuerdos porque según ellos el Parlamento está en desacato
Los parlamentarios del Psuv se vieron obligados a participar en el minuto de silencio en honor a Fernando Albán

@saracosco

PUNTUALMENTE LA BANCADA CHAVISTA llegó al Palacio Federal Legislativo para la sesión de este martes con la idea de proponer – por tercera vez- el tema de los paramilitares y las fotos del presidente encargado y de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, con miembros del grupo Los Rastrojos.

Sin embargo, en el orden del día ya se contemplaba un proyecto de acuerdo sobre la presencia de estos grupos en el país, que según el diputado Franklyn Duarte (Copei-Táchira) era un tema “anhelado por la bancada del Psuv”.

Duarte, junto a otros diputados de la oposición – casi todos de los estados fronterizos con Colombia – denunciaron la presencia, reclutamiento y adoctrinamiento de grupos guerrilleros a jóvenes venezolanos. También sobre la “permisividad” que mantiene la Fuerza Armada Nacional Bolivariana con los paramilitares en Venezuela.

Pero el chavismo se concentró solamente en acusar a Juan Guaidó de tener vinculaciones “estrechas” con los paramilitares y Darío Vivas (Psuv-Vargas) agregó que el mismo diputado Duarte también mantiene esos nexos “y debería desvincularse”. 

Aunque la bancada del Psuv aseguró no temerle a ningún debate en ningún terreno, y aseguraron rechazar la presencia de grupos guerrilleros en el país, al momento de la votación – que fue de manera nominal a petición del presidente Guaidó- no alzaron su voz para aprobar o rechazar el proyecto de acuerdo. 

Esto porque, según lo explicó el exministro del Trabajo, Francisco Torrealba – que sigue asistiendo a las sesiones, a pesar de que la Junta Directiva calificó que perdió su investidura- la AN se encuentra en desacato, pero eso no los ha impedido de proponer modificaciones en el orden del día al comienzo de cada sesión. 

El chavismo regresó a la AN el día 30 de septiembre después de 2 años desincorporados de la actividad parlamentaria venezolana. Ahora, de vuelta en el hemiciclo, proponen pero no votan. Obligados a volver para evitar que Guaidó continúe en la presidencia, participan de un poder en el que dicen no creer. Como en un “efecto microondas parlamentario”, calientan pero no cocinan. 

Un desplante

Con un Hemiciclo de sesiones en silencio y con un ambiente melancólico, los diputados chavistas tuvieron que escuchar el testimonio de la familia de Fernando Albán, concejal de Primero Justicia, que cayó del piso 10  de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia, donde estaba custodiado por funcionarios policiales. Según el gobierno, se suicidó. 

Su hermana Luz Mariela Albán, expresó que tienen la certeza de que Albán no se suicidó, “a él lo asesinaron y no nos cansaremos de buscar justicia”. Hay dos funcionarios detenidos por este caso, aunque no fueron imputados por violación a los Derechos Humanos.

Para hacerle honor la diputada Adriana Pichardo (VP-Aragua) solicitó a la cámara un minuto de silencio, pero los diputados chavistas se mantuvieron sentados hasta que los mismos invitados al Parlamento empezaron a increparles y gritarles que se levantaran “por respeto”. 

Poco a poco los parlamentarios del Psuv se fueron levantando de sus curules y participaron en el minuto de silencio, aunque posteriormente el diputado Virgilio Ferrer (Representación Indígena-Zulia) solicitó un aplauso para Fernando Albán por ser un “héroe” y en ese momento la bancada chavista no participó. 

Durante todo el debate que dio cuenta de la situación de tortura, tratos crueles a presos políticos, solo participó un diputado del Psuv que fue Juan Marín (Guárico), quien expresó condolencias a la familia de Albán y aseguró que la tortura no es una política de Estado.

Igualmente dijo que los dos funcionarios implicados en el caso de Albán se encuentran privados de libertad y que hay un equipo representando a la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, en el país.

Sin embargo la diputada Delsa Solórzano (Encuentro Ciudadano-Miranda) le replicó que esos dos funcionarios del Sebin no fueron imputados por tortura o violación a los Derechos Humanos y tampoco están acusados los jefes que dieron la orden.

“Hablan de instancias internacionales y a los representantes de Bachelet no los dejan entrar a las cárceles para hablar con los presos políticos. Esa es la verdad”, ratificó Solórzano.

Chavismo regresa a la Asamblea Nacional lleno de contradicciones
Al Parlamento volvieron los diputados que ejercieron otros cargos dentro del Ejecutivo, a pesar de ser inconstitucional 
Estos ex funcionarios no tuvieron derecho de palabra dentro del Hemiciclo de sesiones

@saracosco 

Los diputados del chavismo regresaron a un Parlamento que consideran en desacato. Volvieron a pesar de haber ejercido otros cargos dentro del Ejecutivo, aunque está prohibido por la Constitución venezolana, en el artículo 191. 

Argumentan que si Juan Guaidó tiene dos cargos -presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado-, ellos también pueden haberlo hecho. Pero al mismo tiempo no reconocen a Guaidó como presidente. Varios de ellos son también constituyentistas, miembros de una institución cuya legitimidad está cuestionada y que ha intentado suplantar las funciones de la Asamblea Nacional. Pero los diputados aseguraron que vuelven al Parlamento para contribuir con la paz, aunque para eso dicen fue creada la Constituyente.

Con una maleta pesada de contradicciones, el Gran Polo Patriótico volvió al hemiciclo del que se fue hace dos años y cinco meses.

El exministro del trabajo y constituyente – que además anunció ser “coordinador” de la bancada del chavismo, cargo que no existe más si el de jefe de fracción-, Francisco Torrealba (Psuv-Portuguesa), aseguró ante los medios que no había ningún problema en haber estado en un Ministerio y cuestionó el hecho de que Juan Guaidó ejerza dos cargos. 

“No pasa absolutamente nada, somos diputados electos por el pueblo y si hubiésemos querido renunciar no habría forma porque están en desacato”, argumentó Torrealba, a pesar de que esa figura no existe dentro de la Constitución que dice defender. 

Aunque dentro del Hemiciclo de sesiones la Junta Directiva conformada por el presidente, Juan Guaidó (VP-Vargas), el primer vicepresidente, Edgar Zambrano – recientemente liberado de la cárcel en Fuerte Tiuna – y el segundo vicepresidente, Stalin González, no tenía la misma opinión.

Torrealba solicitó un derecho de palabra pero el segundo vicepresidente, Stalin González (UNT-Distrito Capital) recordó la Gaceta Oficial donde este salió nombrado como ministro al igual que Ricardo Sanguino y Ramón Lobo, por lo tanto “tiene que buscar a otro diputado que hable por usted”, sentenció en medio de gritos y aplausos por parte de los diputados de su bancada, que fueron conformados en esta sesión por 100 diputados – según la lista firmada en la entrada – versus 38 del Psuv. 

Ante lo que parece ser un nuevo laberinto dentro de la política venezolana, en la que ya hay dos Ejecutivos, dos Tribunal Supremo de Justicia, dos Fiscalías, dos procuradores y dos instancias parlamentarias, el diputado y constituyente, Pedro Carreño (Psuv-Delta Amacuro) tomó la palabra para asegurar que será la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia la que puede dictaminar quién regresa al Parlamento.

De vuelta al debate entre ideologías diferentes, el diputado Henry Ramos Allup (AD-Distrito Capital) le respondió a Carreño que el artículo 191 de la Constitución es “bastante” claro sobre el hecho de que un parlamentario que acepte un cargo público pierde su investidura.

Con su verbo encendido característico, Ramos Allup intervino en dos ocasiones, en la primera para dirigirse a Carreño y en una segunda para hablarle a Darío Vivas asegurando que tiene un problema de sindéresis y que así “no puede aprobar ni un encefalograma”, lo que provocó – como es usual en el diputado – risas, gritos y aplausos de sus colegas y partidarios. 

Pero a pesar de estos discursos los diputados de ambas bancadas conversaban entre ellos, se saludaban cordialmente, e incluso en una oportunidad Francisco Torrealba subió hacia la Junta Directiva para mostrarle algo en el teléfono a Zambrano y Guaidó también compartió las risas. 

El chavismo se quedó durante toda la sesión, a la que calificaron de entretenida y con la promesa de seguir asistiendo a la institución que es reconocida por al menos 60 países en el mundo. Mientras el presidente – también reconocido por estas naciones – les dijo a los chavistas que su regreso a la Asamblea Nacional es el “reconocimiento del Parlamento, único poder legítimo”.

Las grandes ausencias del chavismo -que no dejaba de hablar del “desacato” pero al mismo tiempo proponían una modificación en el orden del día y derecho a réplica a la Junta Directiva- fueron la de Cilia Flores y Diosdado Cabello – que se encuentra ahora en Corea del Norte – y que Henry Ramos Allup aseguró espera poder ver cara a cara en la próxima sesión.

Foto: Asamblea Nacional