Carlos Rengifo archivos - Runrun

Carlos Rengifo

Carlos Rengifo: el coreógrafo de las alturas en Caracas

El petareño de 25 años desafía la gravedad con la práctica del skywalking en edificios capitalinos

Se coló a una de las torres de Parque Central y fue blanco de fotografías antes que el Sebin lo retuviese. Hizo lo propio en la “Torre de David” en La Candelaria y sueña con repetir la hazaña en La Previsora, el puente sobre el Lago de Maracaibo y hasta el Salto Ángel

 

@franzambranor

 

Fotos: Cortesía Carlos Rengifo 

Vídeo: : Abrahan Moncada 

@Monkda92

 

AL IGUAL QUE EL FRANCÉS Phillipe Petit entró disfrazado de contratista al World Trade Center de Nueva York cuando cruzó caminando sobre un cable las torres gemelas en 1974, el petareño Carlos Rengifo ingresó vestido de obrero a la estructura este de Parque Central el 16 de diciembre de 2016 para hacer skywalking.

Carlos se enorgullece de hacer esta actividad en Venezuela, la cual consiste en colgarse de edificios sin protección alguna y hacerse fotografías y videos mostrando la belleza, pero también el lado desagradable de grandes ciudades como Caracas.

Algunos le preguntan que si está loco, que si tiene una conducta suicida. Él se limita a sonreír y dice que es un showman, que le gusta hacer performances al aire libre, que es un artista de calle y también un atleta. “Me gusta mostrar lo bello y lo temible de Caracas, la fiereza de la ciudad”, dijo.

Carlos comenzó haciendo parkour, una disciplina conocida como “el arte del desplazamiento” y proveniente de la palabra francesa parcours (recorrido) y free running, actividad similar al parkour pero que incorpora acrobacias en espacios urbanos.

Hace siete años, cuando acababa de cumplir 18, hacía ejercicios en su casa y se dio un golpe en la cabeza. Quedó inconsciente por un par de horas y al momento de despertar le vino una especie de epifanía.

“No fui al médico, no sé por qué. Luego de eso comencé a soñar que estaba volando o colgando de lugares, sentía como premoniciones y me di cuenta que debía atreverme a hacer algo más osado”, dijo Rengifo.

Carlos colgado de la torre de Parque Central

 

El Sebin hasta en las alturas

Antes de hacer su perfomance en la terraza de la torre de Parque Central hace tres años, Carlos visitó el lugar en reiteradas oportunidades. Iba solo y acompañado. Decía que iba a hacer una diligencia a un ministerio. Su objetivo era estudiar el lugar, evaluar las condiciones de la estructura, el viento en las alturas, la temperatura, cualquier detalle que le permitiera hacer de su ejercicio un mejor espectáculo visual. “Cuando voy a un sitio lo estudio al menos un mes, pero una vez que subo no me tardo en ejecutar lo que llevo en mente. Primero para que las autoridades no se percaten de que estoy allí y segundo porque si piensas mucho te congelas del miedo”.

Después de cuatro semanas de ensayar su aventura en el edificio más alto de Caracas. Carlos y un fotógrafo emprendieron el camino hacia la cúspide. Fueron 60 pisos y 225 metros. Escaló, trepó, hizo piruetas y fue blanco de decenas de fotografías por cinco horas. Pero el recorrido no concluyó allí, según Carlos cuando se disponían a descender funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) los interceptaron. “Nos robaron los equipos, nos trataron como terroristas, apenas pude salvar una foto”.

La misma dinámica, esta vez sin la interrupción del Sebin, la llevó a cabo previamente en octubre de 2016 en el Centro Financiero Confinanzas en La Candelaria, mejor conocida como “La Torre de David”. “En esa tuvimos menos problemas para entrar, esa tiene 46 pisos y 146 metros de altura. Incluso me pude hacer fotos con una amiga”, dijo Carlos.

Carlos sabe que al ingresar a un edificio sin permiso está violando las leyes municipales y de condominio, pero a la par está claro que sí explica lo que va a hacer jamás le permitirán el acceso, por eso la osadía. “Me gustaría que las ciudades apoyaran más a artistas como nosotros, no buscamos hacerle daño a nadie”.

Carlos desafiando a la muerte en la “Torre de David”

 

 

 

La preparación

Antes de trepar a una estructura vertical de concreto, Carlos corre, ejercita mucho las piernas, hace yoga, parkour, free running, se cuelga de ganchos y hasta medita. “Entreno de cuatro a cinco horas diarias, especialmente las piernas, hay que tener mucha fortaleza para no caerse o tropezar porque en esos espacios puede ser fatal”.

Empezó a sentir deseo por el vértigo cuando le hablaron de trabajar como limpia vidrios de edificios en Caracas. “Allí certifiqué que me gusta la adrenalina que se siente en las alturas. Limpiaba vidrios de varios hoteles. Era un trabajo muy bien pagado antes porque implica mucho riesgo”.

También siente que personas como Phillipe Petit y el ruso Oleg Sherstyachencko, precursor del skywalking en el mundo, lo inspiran. Asimismo el estadounidense Alex Honnold, quien en 2017 escaló sin protección ni seguridad la formación rocosa de 900 metros de altura de El Capitán en el Parque Nacional de Yosemite en California, Estados Unidos. “Con Oleg he hablado por teléfono, es el gurú de todo esto y Petit es una leyenda. Antes de lo de Nueva York ya había caminado entre las torres de Notre Dame. He visto el documental y la película de cuando cruzó las torres gemelas decenas de veces, ese hombre es historia pura”.

Carlos involucra a osados performers a su desafío a las alturas

 

Expectativa y realidad

Carlos no pudo terminar sus estudios de fotografía porque carecía de medios para hacerlo. Sus padres le apoyan en esta nueva aventura, aunque confiesa que a su mamá no le dice toda la verdad de lo que hace. “Ella como toda madre se asusta”, dijo entre risas. Entiende que para seguir con su show urbano necesita algo de patrocinio. “Me gustaría recibir el apoyo de alguien y poder representar a Venezuela en el extranjero”.

En su casa de Caucaguita sueña con volver a Parque Central. “Es una espina que me tengo que sacar porque perdimos casi todo el material audiovisual”. También quiere hacer lo propio en la torre La Previsora de Caracas, el puente sobre el Lago de Maracaibo y hasta en el Salto Ángel. “Sería alucinante guindarme de un helicóptero sin protección”.

Carlos sabe que los sueños altos se alcanzan con determinación, esa misma que siente cada vez que se trepa a un edificio sin arnés ni protección alguna, únicamente con su genuina pasión por el vértigo.