Agresión archivos - Runrun

Agresión

¿Por qué tanta maldad? Por Carolina Jaimes Branger

LUEGO DE HABER VISTO el video de las tanquetas arrollando a los manifestantes, por enésima vez me pregunté cuál es la causa de que un ser humano pueda ser tan malvado con otro. Encontré en la web un interesante escrito del Dr. Leon F. Seltzer, psicólogo, donde explica que, con muy pocas excepciones, las personas agresivas con las que ha trabajado a lo largo de su carrera han sufrido importantes déficits de autoestima. Incluso los que han tenido éxito en sus carreras, pero no en sus relaciones, y es allí donde abundan los desencadenantes de la ira. Sin embargo -e independientemente de sus logros profesionales- casi todos han sido afectados por un programa “no soy lo suficientemente bueno” (y algunos con un guion adicional de “soy un fraude” también).

El Dr. Steven Stosny, quien ha estudiado las emociones y es fundador de “Compassion Power” y autor de varios libros sobre cómo mejorar las relaciones humanas, asegura que “la ira sintomática encubre nuestros “dolores originarios”. Estas emociones angustiantes clave incluyen sentirse ignorado, sin importancia, acusado, culpable, no confiable, desvalorizado, rechazado, impotente, desagradable, o incluso inadecuado para el contacto humano”.

Otros autores que leí coinciden en que el perfil de los agresivos, de esos incapaces de sentir culpa, arrepentimiento y mucho menos compasión por los demás, es el de personas con bajísima autoestima, grandes complejos, que de niños fueron abusados y humillados y usan la agresión como forma de solapar sus carencias y necesidades.

Muchos de quienes practican la tortura tienen varias de esas desviaciones psicológicas y, a menudo, obtienen satisfacción sádica. Como carecen de empatía, las reacciones dolorosas y agonizantes de sus víctimas, gritos y súplicas les dan un sentido de autoridad y sentimientos de superioridad. Pero hoy se sabe que la tortura puede dañar no solo a la víctima sino también a los perpetradores. Después del hecho, los perpetradores a menudo experimentarán problemas de salud mental y hasta tendencias suicidas.

Esta revolución ha escogido muy bien a sus esbirros. Y los ha entrenado. Si alguien sabe de represión, ésos son los cubanos. Pero ya los venezolanos de bien escogimos el camino de la libertad y no hay fiera –por muy salvaje que sea- que nos detenga. Falta poco.

 

@cjaimesb

A un año de la golpiza contra periodista la denuncia contra sus agresores está paralizada

Hace un año fue atacada por un comando de la GNB, hoy ninguno ha sido acusado de nada

El 31 de marzo se cumplió un año de la agresión que sufrió la periodista Elyangélica González por parte de un grupo de militares cuando cubría una protesta estudiantil en las inmediaciones del Tribunal Supremo de Justicia. La paliza quedó registrada en video y se hizo viral, sirvió para exponer las condiciones en las que se está ejerciendo el periodismo en Venezuela, sin embargo la denuncia formulada contra sus agresores “duerme el sueño de los justos, está paralizada”, inclusive quienes la golpearon fueron premiados por el gobierno.

Elyangélica González, para el momento de la agresión era corresponsal en Venezuela de las cadenas Univisión y Caracol, recordó a través de su cuenta en Twitter (@ElyangelicaNews) el primer aniversario del hecho que marcó su vida y la de su familia. “Hace 1 año y a mi me parece que fue ayer. Me duele más mi país, me indigna más la censura y me compromete más ser venezolana. Lo dije en aquel momento: para callarme tendrán que cortarme las cuerdas vocales y aún así, tendré el papel para escribir #VamosPorMas”

En una extensa entrevista publicada por Univisión Noticias, en la que labora como reportera, luego de que emigrara a los Estados Unidos, debido al riesgo que representaba continuar en el país luego de las agresiones sufridas y las amenazas recibidas, recuerda que esa golpiza cambió su vida y la de su familia.

“¡Quítale el teléfono, rómpelo y cállale la boca!”, fue la instrucción que recibió una agente de la Guardia Nacional Bolivariana para impedir Elyangélica González terminara un reporte telefónico para Caracol Radio el 31 de marzo de 2017. Después vendrían las patadas, los golpes, la arrancada de cabellos, los gritos, amenazas y su cuerpo arrastrado mientras ella se resistía.

Un año después evalúa que perdió mucho: su país, su casa, su tranquilidad. Su familia se vio afectada, su esposo perdió su carrera como juez penal en represalia del gobierno por el escándalo de la agresión. Sus hijos perdieron sus raíces y amigos.

Lo que no ha perdido Elyangélica González es su oficio que, desde Miami, ejerce a diario. Y tiene como objetivo darle más voz a lo que ocurre en Venezuela.

¿Alguna esperanza de justicia en tu caso?

El abogado que me ayudó a hacer la denuncia ante la fiscalía, es hoy en día un perseguido judicial del gobierno de Nicolás Maduro, lo último que supe del fiscal es que se fue del país ante cuando Tarek Williams Saab fue designado Fiscal General de la República por la Asamblea Nacional Constituyente.

Hubo organizaciones, embajadas y voceros de instituciones importantes que se pronunciaron después de tu agresión…

Si, las primeras en pronunciarse fueron la Cancillería de Colombia, la Sociedad Interamericana de Prensa, La OEA, y organizaciones de periodistas regionales. En Venezuela, la Asamblea Nacional, el Instituto Prensa y Sociedad, ONG’s. Por supuesto Univision, Caracol Radio y recibí (y aún recibo) la solidaridad de cientos de miles de personas a través de mis redes.

Desde ese 31 de marzo, entendí perfectamente que no se trata de mí, se trata de una agresión a la libertad de expresión, a todos y cada uno de mis colegas que diario salen a buscar la noticia, venciendo la censura oficial y sus propios miedos.

Siento que mi voz ahora es mucho más fuerte

¿Puedes volver a Venezuela y ejercer periodismo?

Aunque legalmente es posible, humanamente es un riesgo muy grande. Desde el momento en que puse la denuncia, comencé a recibir amenazas telefónicas, primero desde un “número oculto”, y luego desde un número aparentemente estadounidense. Me decían que me iban a “joder”, que iban a secuestrar a mi esposo y a mis hijos, que iban a enviarme a mis hijos “picados, en cajas”.

Un terrorismo que me generó ataques de pánico. Comencé a somatizar la situación con una especie de tic nervioso en el ojo, me mareaba, lloraba todo el tiempo, con motivos o no. Fue terrible cubrir las protestas los primeros dos meses, sentía que me perseguían, que me harían daño. Nunca compartí con mi esposo ni mi familia detalles de estas amenazas ni lo que me pasaba. No quería asustar a nadie. Recuerdo que le pedí orientación a una persona de contrainteligencia para saber la procedencia de estas llamadas y nunca obtuve respuesta.

Pero un día pasó algo más grave con esas amenazas. ¿Quieres contarlo?

Un día, recibo una llamada de la recepción del colegio de mis hijas, entonces de 9 y 3 años. Me dicen que dos hombres las estaban buscando por autorización mía, les dije inmediatamente que no y salí corriendo al colegio. Al entrar recibí una llamada internacional y me dicen: ‘Esta vez estuvimos cerca, la próxima nos las llevamos’. Ese día supe que no tenía nada más que hacer en el país.

Dices que esto cambió tu vida y la de tu familia. ¿En qué sentido?

Definitivamente me cambió la vida. Un nuevo comienzo, un nuevo país, otro idioma. Regresar a cosas que a mis casi 40 años creía superadas, como el pago de una renta, teniendo casa propia en Venezuela, o de un vehículo, cuando mi esposo y yo estábamos estables en Caracas. Para todos ha sido un cambio drástico, radical.

¿Esto al mismo tiempo sirvió para darle voz al tema de Venezuela desde otra perspectiva? ¿Se puede decir que eso es algo positivo?

Frente a lo negativo que pueda significar que te arranquen de raíz de tu país, puedo decirte que todo ha sido ganancia. Siento que mi voz ahora es mucho más fuerte y al mismo tiempo, la voz de millones que no tienen voz propia, porque viven oprimidos, con miedo y a veces incluso en la ignorancia premeditada de quienes cierran todas las posibilidades de que la gente se informe en Venezuela. Agradezco mucho esta oportunidad de seguir ejerciendo y de darle fuerza a los temas de Venezuela y Estados Unidos.

¿Cómo ves el tema de la censura en Venezuela a un año de eso?

Creo que ha empeorado. La censura es política de Estado. Se ha hecho una acción estructurada, diseñada para que no se filtre en los medios oficiales nada que pueda dañar al gobierno y para que todo lo que sale por medios independientes sea señalado, descalificado so pena de sanciones duras contra quienes se atrevan a estar por encima de eso.

A Dios gracias son muchos los colegas que no se rinden y burlan a diario la censura férrea, a través de los medios digitales, los distintos medios internacionales que tienen a sus corresponsales y aquellos que se reinventaron para sacar al exterior todo lo que pasa internamente. La sociedad es nuestra principal cómplice. Es mucho lo que nos llega por otras vías, de buenas fuentes que están dentro de las propias instituciones, pero que no están de acuerdo con callar. Eso me da mucha esperanza sobre quiénes serán al final los vencedores contra la censura.

¿Qué te preguntan los periodistas de otros países?

Están interesados en saber si ha prosperado mi denuncia, si al menos se han hecho investigaciones. Se impresionan de cómo después de denuncias como la mía contra funcionarios policiales o militares, en lugar de sanciones hay premios para los victimarios.

El coronel de la Guardia Nacional Bolivariana Bladimir Lugo fue quien dio la orden para que agredieran a Elyangélica González. Tres meses después manoteó y sacó de un espacio de la Asamblea Nacional al presidente del Parlamento, Julio Borges. Luego de ambas acciones fue condecorado por el presidente Maduro.

¿Crees que los medios en inglés dan suficiente cobertura a Venezuela?

Creo que los medios internacionales hacen una cobertura coyuntural de lo que pasa en Venezuela, pero no hacen un seguimiento de la profunda crisis. A pesar de que algunos tienen corresponsales allá no está en el radar de los medios en inglés, por lo general. Eso es muy triste, pero cuando hacen alguna historia sobre lo que pasa en Venezuela es muy importante.

Es la primera vez que cuentas tu historia desde que llegaste a Estados Unidos…

Sí… Yo quisiera decir dos cosas: mi madre es ciudadana americana, tiene 25 años en este país y toda mi familia está fuera de Venezuela, pero para mí, irme de mi país jamás fue una opción. También quiero decir que hasta hoy no sé quién grabó el video en el TSJ, pero le agradezco mucho. Fue la forma de hacer visible un problema de todos los días en mi país. Lamentablemente a mi me tocó protagonizar.

Tarek William Saab denuncia que Colombia planea intervención militar a Venezuela

TarekWSaab

 

El fiscal general designado por la impuesta Asamblea Constituyente, Tarek William Saab, denunció este lunes a través del canal del Estado VTV que Colombia planea intervenir militarmente a Venezuela.

“Hoy desde Colombia se está planeando reeditar épocas ya canceladas en la historia de la humanidad, como es el bombardeo militar, como es la invasión militar, como es la ocupación a sangre y fuego de un país pacífico como Venezuela”, dijo.

El exdefensor del Pueblo, reiteró que “no permitirán” ninguna intervención extranjera. “Aquí están las Fuerzas Armada y el pueblo y las instituciones legítimas”, añadió.

“¿De qué es culpable el pueblo de Venezuela para merecer un bombadeo, así como lo amenazó el presidente de Estados Unidos (Donald Trump), que dijo que no descartaba una opción militar?”, inquirió el también presidente del Consejo Moral Republicano.

Inaceptable agresión a nuestra Nación, por Luis Fuenmayor Toro

BanderadeVenezuela7-1

 

En Venezuela nunca ha habido socialismo ni intenciones de construirlo. Ni con Chávez y mucho menos con Maduro. La nueva apertura petrolera, en la que se comparte la propiedad de los activos, fue obra de Chávez; también lo fue el Arco Minero del Orinoco, instrumentado por Maduro compartiendo también la propiedad de minerales y metales del suelo. La ausencia de inmunidad de jurisdicción en la Constitución bolivariana fue decisión de Chávez, quien utilizó como emisario en aquella Constituyente precisamente al actual Presidente. Mantener como modelo económico la exportación de crudo, sin mayor valor agregado, fue también decisión de Chávez. Disminuir la calidad educativa, sepultar a las universidades, marginar la ciencia y la tecnología, suplantar el conocimiento por los saberes ancestrales y la medicina por la brujería, fueron todas obras de Chávez, como lo fue darle continuidad a las lacras del pasado y elevarlas a niveles inimaginables.

Desde hace 19 años, Venezuela se aleja más y más del desarrollo, a pesar del falso discurso gubernamental. Desarrollo no es la producción de chupetas o caramelos de coca; tampoco lo es la producción de cachapas, empanadas o casabe, ni los gallineros verticales, ni la ahora prometida cría de conejos. No lo es la producción de 6 millones de barriles de petróleo, ofrecida igualmente en el programa de Leopoldo López y en el Plan de la Patria. No lo son los miles de kilos de oro que el Gobierno dice llegan a las bóvedas del BCV desde el Arco Minero. Desarrollo sería generar y exportar petroquímicos y químicos orgánicos y no petróleo crudo, fabricar (no ensamblar) vehículos automotores, aviones, helicópteros y cohetes; tener astilleros fabricando buques de gran calado, una industria químico farmacéutica que elabore todos los medicamentos, una boyante industria electrónica, con todo el empleo, riquezas y bienestar que esto produce. Este proyecto nunca ha existido y ha debido ser prioritario y no la discusión socialismo/capitalismo.

El socialismo es una propaganda que le sirve al Gobierno-PSUV, para aparecer al lado del pueblo trabajador, luchando por sus derechos y defendiéndolo de la agresión  imperialista, y le sirve a la MUD-Trump para justificar su lucha contra el “comunismo feroz aliado del terrorismo internacional”. En esta lucha de mafias antinacionales, demagogas y corruptas, interesadas sólo en el poder por el poder, quien ha sufrido y perdido es la nación venezolana, que se ve hoy amenazada por una invasión estadounidense, a través de la “hermana” y oligárquica Colombia, que para algunos podría ocurrir en 3 ó 4 meses. La injerencia externa contra el país ha escalado al máximo, como lo demuestran las amenazas directas de Trump desde la Asamblea de la ONU y su “Ley de Asistencia Humanitaria y Defensa de la Gobernabilidad Democrática en Venezuela”, nueva locura imperialista que da 90 días al Departamento de Estado, para imponernos con tanques, soldados y balas, la recepción de la ayuda llamada humanitaria en medio de muertos, heridos y la destrucción inhumana de una invasión.

El rechazo nacional e internacional a esta insolencia monstruosa no debería hacerse esperar. Los invasores y destructores de Irak y Libia, los torturadores de Guantánamo, los creadores de Al Qaeda y de ISIS, pretenden continuar sus planes de sometimiento con Venezuela. Esto crea una situación mucho más grave que la diatriba PSUV-MUD, corresponsables de la crisis que nos agobia y de haber llevado a nuestra nación a un estado de minusvalía no visto desde comienzos del siglo pasado. El Gobierno debería asumir el peligro seriamente y no con declaraciones rimbombantes y demostraciones politiqueras que lo que dan es lástima. No se puede seguir colocando en peligro a la nación de manera irresponsable. Unidad Nacional debería ser la respuesta frente a la canallada que se pretende ejecutar.

 

@LFuenmayorToro             

A punta de lacrimógenas GNB impidió que oposición se concentrara en Altamira

#30Jul-

 

Este domingo manifestantes opositores se concentraron en la plaza Francia de Altamira para marchar hacia la autopista Francisco Fajardo, en rechazo a la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, fueron dispersados con bombas lacrimógenas por efectivos de la PNB.

Los periodistas que se encontraban en el lugar también fueron dispersados a punta de bombas y perdigones.

Reporte de usuarios en Twitter reportaron que la GNB ya se encuentra en Los Ruíces para impedir que la oposición marche hacia la Francisco Fajardo.

La Mesa de la Unidad Democrática llamó a no participar en los elecciones para la ANC y al mismo tiempo pidió a los venezolanos acudir a la autopista, a la altura de Los Ruices, para protestar en contra el gobierno de Nicolás Maduro.

 

Funcionarios que golpearon a joven en Lechería continúan libres

Gianni Scovino Agresión

Al menos ocho funcionarios de distintos cuerpos de seguridad participaron en la violenta golpiza a un joven con síndrome de Asperger sin que el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) materialice aún las ordenes de aprehensión pedidas por el Ministerio Público.

El pasado jueves 13, efectivos de la PNB y la GNB abordaron a un joven que caminaba por los alrededores de un centro comercial –a cuadras del Seniat– en Lechería, cerca de donde se desarrollaba una protesta antigubernamental. Tras patearlo y golpearlo con armas y escudos, se lo llevaron detenido para ser presentado ante la justicia militar, donde le dieron libertad plena.

La víctima es Gianni Humberto Scovino Montilla de 33 años de edad, quien padece el síndrome de Asperger en grado 1, un trastorno del comportamiento que afecta la capacidad de socializar y comunicarse correctamente, y forma parte del espectro del autista. Las heridas dejadas por la golpiza le causaron politraumatismos en varias partes del cuerpo y daños hepáticos que obligaron su traslado a un centro de salud para ser operado de emergencia. A cuatro días del hecho, Scovino aún permanece en la unidad de terapia intensiva del Hospital del IVSS Domingo Guzman Lander.

 

Sin embargo, los ocho agresores de Scovino permanecen en libertad. La abogada Alejandra Olivares, miembro de la Federación Interamericana de Abogados (FIA) del estado Anzoátegui, quienes llevan el caso de Scovino, explicó a Runrun.es que los responsables se encontraban únicamente bajo un proceso administrativo, por lo que aún se encuentran en libertad. El Ministerio Público confirmó la información e instó a la subdelegación Barcelona del Cicpc materializar las ordenes de aprehensión solicitadas por el juez 7º de Control de Anzoátegui, Salim Aboud Nasser.

Mientras tanto, el defensor del Pueblo, Tarek William Saab, manifestó a través de su cuenta en Twitter que los ocho funcionarios sí se encuentran detenidos, los GNB en el Destacamento 521 de Puerto La Cruz y los PNB en el comando policial de Lechería.

Los cuatro Guardias Nacionales Bolivarianos (GNB) fueron identificados como los sargentos primeros Osmel Zambrano Márquez y Joel José Díaz Carreño, y los sargentos segundos Julio César Gómez Mata y José Gregorio Trébol Pinto. Por su parte, la identidad de los cuatro oficiales de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) corresponden al oficial agregado Luis Ramón Cova León y los oficiales Xavier Alexander Díaz Salazar, Elio Antonio Díaz Maigua y José Alejandro Villegas Olivero.

La representante de la FIA igualmente condenó la violación a la privacidad del joven, ocasionada por la entrada de William Saab a la zona de cuidados intensivos –prohibida incluso para los familiares– y por las fotos que tomó con Scovino sin su consentimiento.

 

Quién es Gianni Scovano, el joven con Asperger golpeado en video

La Fundación La Tortuga lleva once años cuidando el ambiente, y Gianni Scovino lleva cuatro ayudándoles a hacerlo. A pesar de la condición que lo diferencia de cualquier otra persona de 33 años, es descrito por la fundación como “de confianza, comprometido absolutamente con la protección del ambiente, además de poseer una gran sensibilidad social”. Sus visitas comenzaron cuando llevaba los materiales reciclables que producían en su casa y continuaron con su disposición a regar las plantas, clasificar los materiales a reciclar que la fundación recibe de la comunidad, limpieza de playas, entre otras cosas.

Los miembros de La Tortuga podían verlo con frecuencia alimentando perros y gatos de la calle, dando comida a los niños pobres de la zona, con quienes también jugaba.

Carta Gianni Scovano Fundación La Tortuga

Periodista Luis Olavarrieta fue agredido por colectivos en Catia

Luis Olavarrieta Agresión #16Jul

El reportero venezolano Luis Olavarrieta fue golpeado este domingo mientras realizaba la cobertura de la consulta popular convocada por la oposición, según denunciaron colegas y el medio en el que trabaja, que apuntaron como colectivos chavistas como responsables de un intento de secuestro.

Olavarrieta se encontraba reportando desde Catia, sector de la capital donde una persona falleció tras los disparos de grupos vinculados al oficialismo contra la multitud que llegó a participar en el plebiscito.

“Luis Olavarrieta fue agredido por los colectivos y se desconoce su paradero. Fue llevado en un vehículo en dirección a La Guaira”, denunció Caraota Digital, portal para el que trabaja el periodista. Posteriormente, indicaron que el periodista pudo correr y alejarse del lugar, siendo resguardado por un vehículo que lo trasladó a un centro médico.

“Estaba relatando de la Catia. Me robaron todo, mi equipo de trabajo, me cayeron a golpes, a pedradas. Estaba ejerciendo mi trabajo, eso es todo lo que estaba haciendo. Pa’lante, pa’lante. Gracias a ustedes (los conductores del vehículo) que me ayudaron, ni los conozco. Pero si no, me iban a medio matar”, relató el periodista con una gran mancha de sangre en su cuello y pecho, todavía conmocionado por el ataque.

En el sector se escucharon varios disparos, lo que resultó en corridas de la multitud. La Fiscalía confirmó posteriormente la muerte de una persona y al menos tres heridos.

La periodista Caterina Valentino reportó que se encontraba con Olavarría, detallando que estaba a salvo, pero había sufrido el robo de sus pertenencias.

Joven Asperger golpeado por PNB y GNB en Lechería se encuentra estable tras operación

Gianni Scovino Agresión

 

Un episodio de violencia, protagonizado por efectivos de cuerpos de seguridad que golpean a un joven en la calle, salió a la luz a través de las redes sociales y desde dirigentes opositores hasta el oficialista defensor del Pueblo han expresado su rechazo al hecho.

En un vídeo anónimo viralizado a través de redes sociales se puede observar a un grupo de Guardias Nacionales Bolivarianos (GNB) y Policías Nacionales Bolivarianos (PNB) golpeando reiteradamente a un joven de la comunidad de Lechería, la segunda ciudad del estado Anzoátegui, que fue identificado como Gianni Scovino. El joven padece de síndrome de Asperger, un trastorno del espectro autista.

Tras haberlo golpeado con armas y escudos, los efectivos llevaron detenido a Scovino al comando militar de la GNB, Core 7. De allí fue trasladado a un centro de salud para ser asistido, ya que era evidente la gravedad de las lesiones que sufría.

La Federación Interamericana de Abogados (FIA) del estado Anzoátegui informó que el joven debió ser operado con cirugía exploratoria en área abdominal en la madrugada pues presentaba una condición de extrema gravedad” al sufrir múltiples lesiones hepáticas y musculares.

Abogados de la FIA contaron a Runrun.es que Scovano presenta daños renales además de múltiples contusiones en la espalda y la cabeza. Presenta además una lesión severa en uno de sus ojos.

 

El joven actualmente se encuentra estable y médicos monitorean su condición por riesgo de complicaciones, informó el coordinador de la juventud de Voluntad Popular en Anzoátegui, Oscar Navas.

La Federación de Abogados también aclaró que han tenido acceso en todo momento a su defendido, e indicó que se publicará únicamente la información indispensable en protección a Scovino.

A pesar de sus lesiones y el video que evidencia la agresión y la detención arbitraria, el joven se encuentra puesto a la orden de un tribunal militar, informaron sus abogados. Aproximadamente 40 personas fueron detenidas en la misma zona que Scovano, muchas de ellas transeúntes que no participaban en la manifestación antigubernamental que sucedía en las cercanías.

El Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, afirmó que las acciones de los efectivos “jamás debe hacerse al practicar la aprehensión”, puesto que la misma debe ceñirse a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Además dijo comunicarse con el comandante general de la Guardia Nacional Bolivariana, el general Sergio Rivero, a objeto de iniciar las averiguaciones necesarias.

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles, tildó de “atroces” las acciones de la Guardia Nacional y la Policía Nacional en contra del joven. María Corina Machado aseveró que “toda la brutalidad de la tiranía se derrumba frente a la dignidad de un solo hombre”.