Yo, indocumentada por Flavia Cassani - Runrun
Sendai Zea Nov 15, 2013 | Actualizado hace 9 años

Yo-Indocumentada_Afiche

Cuando uno piensa en documentales y derechos humanos, uno no suele pensar en Venezuela.

Lamentablemente, mucho del talento nacional, y en especial aquellos especializados en documentar la verdad, se han visto en la necesidad, y a veces en la obligación, de buscar nuevos destinos. Un destino donde la factibilidad de cada proyecto no dependa de la aprobación y financiamiento del gobierno, donde la verdad que tratan de comunicar no sea restringida de acuerdo a la “legalidad” impuesta por las instituciones y donde la excelencia y la perseverancia sean premiadas de manera justa.

Aun así, hay excepciones. Todavía tenemos personas muy talentosas que creen en la defensa de los derechos humanos y continúan buscando la excelencia y la verdad. Uno de estos casos es Andrea Baranenko, quien recientemente estuvo representando a nuestro país en el Festival de Cine Documental para los Derechos Humanos organizado por la ONU y la Universidad de Stanford (UNAFF) en California, gracias a que su documental, Yo, Indocumentada, formó parte de la selección oficial.

Yo, indocumentada, nos muestra la injusta situación en la que viven las personas lesbianas, gay, bisexuales y transgénero (LGBT) en nuestro país, no solo por la exclusión social, sino por la exclusión legal. La narrativa se centra en la historia de tres mujeres transexuales quienes se encuentran en plena lucha por ser reconocidas legalmente, lo cual implica, entre muchas otras cosas, poder cambiar su nombre al género que decidieron adquirir.

Entre las protagonistas se encuentra la Profesora de Derecho de la Universidad Católica Andrés Bello, Tamara Adrian. Una mujer que aun cuando haber nacido hombre, decidió cambiar su sexo, y asumir su necesidad de lucir como la mujer que siempre se sintió. A pesar de sus innumerables reconocimientos y honores académicos en Venezuela y Francia, de su carisma y de su carácter luchador, Tamara, no ha podido ganar la batalla antes las instituciones venezolanas para ser reconocida legalmente.

Yo, Indocumentada logra transmitir una situación de derechos humanos sumamente olvidada y por muchos ignorada, de una forma muy clara, con una historia excelentemente bien planteada y unos recursos audiovisuales admirables. Todas ellas reconocidas por el público de UNAFF quienes muy calurosamente aplaudieron, halagaron y felicitaron a la directora luego de la presentación oficial. Un orgullo para el cine nacional y una esperanza para nuestra gente que todavía cree en la justicia y el poder de la verdad.

@cassaniflavia

www.revistadda