#votarporMaduro por José Vicente Carrasquero A.

#votarporMaduro por José Vicente Carrasquero A.

NicolásMaduroCampaña.jpg

NicolásMaduroCampaña

 

Como si su campaña fuese manejada por sus peores enemigos, Maduro comete error tras error y se hunde cada vez más en el fango de su incompetencia. El más importante de los deslices es haber convertido el proceso electoral en un plebiscito alrededor del más execrable de los gobiernos en la historia de Venezuela desde el descubrimiento.

A quienes oyen a Maduro les va quedando claro que si la rojocracia gana las elecciones parlamentarias, las cosas se van a poner todavía peor. Así como lo lee apreciado lector, todavía hay un espacio infinito para que las cosas sean aún más malas de lo que estamos sufriendo ahora. #votarporMaduro se convierte en una suerte de harakiri en el que se le ratifica al gobernante que el rumbo que lleva el país es el adecuado y que puede seguir su camino hacia el barranco de la destrucción e incluso desintegración del país. Ya lo predecía el ilustre escritor y médico venezolano Francisco Herrera Luque en su obra póstuma 1998, los venezolanos incapaces llevan a Venezuela al borde de la pérdida de su soberanía y a su desmembramiento en varios territorios dominados por intereses foráneos.

#votarporMaduro es ratificar la política de darle prioridad al pago de la deuda externa y al desembolso de los intereses a los tenedores de deuda venezolana en contra de la prioridad impostergable de inyectar dólares a la economía para que las empresas puedan producir y para que los venezolanos puedan en última instancia alimentarse.

#votarporMaduro es insistir en que la abominable política del control de cambio es adecuada para un país menguado que sigue transitando a toda velocidad la senda del atraso y la pérdida absoluta de competitividad a nivel internacional. Es suponer que una PDVSA saqueada por la rojocracia y una casta dolarófaga van a poder manejar adecuadamente la crisis económica más severa que nos ha tocado vivir a los venezolanos.

#votarporMaduro es apoyar la inexistente política de seguridad del gobierno. Una complacencia tal con los criminales que hace que los venezolanos seamos víctimas de cientos de secuestros, asaltos de trenes del metro a mano armada, asesinatos y sicariatos por miles, robo de la propiedad y todos los desmanes que al hampa gobernante se le pueda ocurrir.

#votarporMaduro es la aceptación de que la Asamblea Nacional es un simple monigote al servicio del partido de gobierno. Seguir teniendo un parlamento que no legisla sino que le otorga esa facultad a un presidente inepto. Una asamblea que no controla porque quiere tapar los desmanes, incompetencias, latrocinios y corruptelas de la clase política más nefasta que le haya puesto mano al poder en nuestro país.

#votarporMaduro es tener representantes del narcotráfico en la Asamblea Nacional. Es el sueño de Pablo Emilio Escobar Gaviria hecho realidad. Mezclar el poder de la política con el potencial de hacer y deshacer que da el torrente de dinero que puede entrar por concepto de la venta de drogas. Es que pueda pasar por debajo de la mesa el escandaloso vínculo que hay entre la familia presidencial y las bandas de traficantes que operan en Venezuela.

#votarporMaduro es decirle a la rojocracia que está bien presentar como candidato a diputado a un individuo que fue dado de baja con deshonor del ejercito venezolano por robarse los dineros destinados a financiar la alimentación de la tropa y personal profesional bajo su cuidado. Es dejar que la moda Viutton se siga burlando de los venezolanos con sus fantasías y mentiras.

#votarporMaduro es condenar a Venezuela al oscurantismo, al retroceso, a la pérdida de espacio en la geopolítica internacional, a la incapacidad de competir en el mercado de hidrocarburos, en fin, a devenir en una republiqueta bananera gobernada por un analfabeta funcional y satélite de un país empobrecido como Cuba.

#votarporMaduro es permitir que el más incapaz de los presidentes de nuestra historia se refiera en términos peyorativos, impropios de nuestro gentilicio, a el secretario general de la OEA, ofenda y amenace a empresarios de la compañías que todavía operan en el país, denigre de políticos que él sabe atraviesan por situaciones difíciles de tipo familiar.

#votarporMaduro es aplaudir que hayan presos políticos, que mujeres venezolanas sean detenidas injustamente por acusaciones presentadas por asesinos convictos y confesos, que venezolanos sean apresados por tiempo indefinido por emitir sus opiniones por Twitter,  que los delincuentes anden sueltos y los ciudadanos honestos presos, que la policía persiga al venezolano común pero no toque ni con el pétalo de una rosa al criminal.

#votarporMaduro es mantener la institucionalidad del estado en manos del partido de gobierno. El TSJ en manos de la abogada de Chávez, la fiscalía a cargo de una ex guerrillera resentida social capaz de acusar falsamente a los venezolanos, el contralor pariente político del presidente, el defensor del pueblo electo diputado y gobernador por el partido de gobierno, el CNE en manos de militantes del PSUV y la Asamblea Nacional dirigida por un individuo señalado por los Estados Unidos de estar ligado al negocio de la droga.

#votarporMaduro es votar por la Venezuela que no queremos. La que queremos dejar atrás.  Queremos una Venezuela en la que quepamos todos. Una Venezuela que avance al ritmo del compromiso de los ciudadanos con su desarrollo. Una Venezuela en la que podamos ser, sin que unos comunistas nos quieran obligar a convertirnos en lo que no somos.

El cambio en Venezuela ya comenzó y es indetenible.

 

@botellazo

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios