Vive como un mendigo, baila como un rey, por Juan Eduardo Fernández “Juanette” - Runrun
Vive como un mendigo, baila como un rey, por Juan Eduardo Fernández “Juanette”

Ilustración de Alexander Almarza, @almarzaale

@SoyJuanette

Si hay algo que me enseñó la pandemia es que debemos darnos algunos gustos mientras podamos. Y una de mis grandes pasiones, además de la comedia, ¿saben cuál es? Leer libros de comedia. Soy muy admirador del humor español, desde los tiempos del Hostal Royal Manzanares, pasando por La hora chanante y, obviamente, por Buenas noches y buena fuente.

Así que cuando supe que Ignatius Farray, “El loco de las coles” de La hora chanante y protagonista de El fin de la comedia había sacado un libro, enseguida supe que lo tenía que comprar. Ustedes se preguntarán ¿qué dificultad hay en comprar un libro? Pues, si vive en Venezuela o Argentina, traer un libro desde España es sin duda una proeza.

Pero como “querer es poder”, me enfrenté al coronavirus, al cepo cambiario y cometí la locura de comprar la biografía de Ignatius Farray. No me arrepiento. Nacho, como me enteré que le llaman sus amigos, es el cómico más transgresor de España. Para que se entienda bien, es como Migue Granados (para los argentinos) o José Rafael Guzmán (para los venezolanos).

Pasaron 30 días desde que hice la compra, y Correos Argentinos me entregó Vive como un mendigo y baila como un rey en tiempo y forma. Y desde que abrí el libro ya no pude parar de leer; en serio les digo que hace mucho no encontraba un libro tan atrapante. (Desde Alcatraz)

Vive como un mendigo y baila como un rey para mí es el primer libro de autoayuda para comediantes. Allí se explican emociones muy recurrentes en los cómicos, como la soledad, la melancolía y, por supuesto, el bullying escolar; en nuestra época no se llamaba así, sino “desaparece de aquí, gordito”.  

En este libro, que fue producto del encierro por la pandemia, Ignatius Farray nos presenta a Nacho, un chico canario (de las islas Canarias, no es que sea un pájaro o se lo crea), que era visto como “el distinto”; ese compañero “raro” que todos conocimos alguna vez, y que a través del humor pudo contar, a través de Ignatius, lo que no se atrevía a decir Nacho.

Para que se entienda mejor, Ignaitus es para Nacho lo que era Tony Clifton para Andy Kaufman; si no sabe de qué hablo, deje de leer ahora mismo y busque la película de Milos Forman Man on the moon, el protagonista es Jim Carrey.

A través de sus páginas Ignatius te habla. ¡¡Sí, te habla!! Es como el Señor Miyagi, que te va dando lecciones no solo de comedia, sino de vida, en cada una de las páginas. Pero ¿cuál es la más grande de todas?

“Vive como mendigo y baila como un rey” que para mí significa: lo material es importante, tener un techo, comida y salud. Pero la verdadera riqueza está en ser feliz haciendo lo que a uno le gusta.

También te enseña que la constancia y la fe en uno mismo, sin importar lo que te digan o pase a tu alrededor, es el único motor que necesitas para alcanzar cualquier meta o sueño que te propongas.

Bueno ahora los tengo que dejar, pues llegó la hora de ponerme mis medias de colores, irme a una plaza, abrir el libro e invocar a Ignatius Farray para que me susurre sus lecciones de vida.

Hasta la semana que viene 😉

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es