Audiencia de Aída Merlano, exsenadora colombiana, se convirtió en rueda de prensa - Runrun
Audiencia de Aída Merlano, exsenadora colombiana, se convirtió en rueda de prensa
Régimen de Maduro permitió el ingreso de medios de comunicación a las salas del tribunal, a pesar de prohibición expresa de Maikel Moreno
A las audiencias del diputado Juan Requesens sí se impide el paso de sus familiares, representantes de la comunidad internacional y en especial el de los periodistas

La tarde de este jueves 6 de febrero la exsenadora colombiana, Aída Merlano, asistió a su primera audiencia ante un Tribunal Primero de Control con Funciones Vinculadas a Terrorismo, en el Circuito Judicial Penal de Caracas. Merlano aseguró ser testigo de primera mano de los alcances de la corrupción en la política colombiana.  

La exsenadora llegó hasta el lugar escoltada por personal de seguridad del gobierno de Nicolás Maduro y también pudieron ingresar al tribunal diversos medios de comunicación que reseñaron las declaraciones de Merlano en contra del gobierno de Iván Duque. Allí le pidió al gobierno venezolano que “la proteja” porque “en Colombia no tiene garantías”.

El Ministerio Público (MP) en el exilio manifestó que por orden de presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) designado por la ilegítima asamblea nacional constituyente (ANC), Maikel Moreno, las audiencias de presentación no pueden ser públicas, lo que quiere decir que “no se permitirá el acceso de periodistas a ningún área de los tribunales”.

“Hoy extrañamente los invitaron, pues tienen toda la intención de generar una matriz de opinión (…) El objetivo es utilizar a la prófuga colombiana para montar un show político y desviar la atención de los hechos desfavorables para el régimen que han ocurrido en los últimos días”, expresó el MP en el exilio a través de su cuenta Twitter.

Desarrollo de la audiencia 

En sus declaraciones, Merlano explicó que en Colombia estaba condenada a 15 años de prisión por un delito que no cometió e insistió en su inocencia. Además, dijo que fue sometida a maltrato físico y psicológico y que todo lo que hicieron con ella fue un montaje para quitarla del paso e inhabilitarla, que fuera a prisión y para que los líderes tradicionales pudieran seguir mandando en la política.

La excongresista, que se había fugado de la justicia colombiana el primero de octubre en una cinematográfica acción mientras asistía a una cita odontológica, fue capturada en Maracaibo (Venezuela) por las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes), hace dos semanas.

“Yo no estaba fugada, a mí me secuestraron”, dijo la prófuga colombiana. Explicó que cuando estaba en la cárcel, abogados supuestamente enviados por el empresario colombiano Julio Gerlein, con quien sostuvo por años una relación sentimental, le hicieron una oferta para fugarse. Dijo que aceptó pero que de inmediato supo que el propósito era asesinarla. 

Detalló que tras la fuga fue llevada a una finca en la ciudad de Valledupar, Colombia, en donde sus captores supuestamente le dijeron que iban a matarla y a enterrarla en una fosa común. Dijo que logró fugarse nuevamente y que tras su huída supuestamente mataron a quienes la custodiaban en ese lugar. 

“El gobierno de Duque me raptó. Los raptores me cuentan todo. Me iban a asesinar y enterrar en una finca en Valledupar”, dijo Merlano ante el juez, por lo que señaló al expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez y a un par de familias acaudalas de Colombia como los “organizadores de su asesinato”. 

Tras asegurar temer por su vida y la de sus familiares ante lo que sería capaz de hacer la clase política colombiana, pidió ayuda al gobierno de Nicolás Maduro en caso de que el juicio llegue a instancias internacionales, y también advirtió que está dispuesta a revelar información sobre políticos colombianos si el proceso judicial se realiza en Venezuela.

Que se abra un juicio aquí en donde yo pueda denunciar todos los casos de corrupción. Si este gobierno permite que los medios vengan a entrevistarme, estoy abierta”, dijo.

 

Dijo tener información y pruebas de aportes de Odebrecht a campañas políticas y señaló que su caída supuestamente empezó cuando se salió del libreto de sus mentores políticos. 

“Siempre fui un peligro por toda la información que manejaba y cuando decidí independizarme, decidieron cobrarme esa decisión”, afirmó la exlegisladora en la sesión en la que fueron citados periodistas nacionales e internacionales.  “Tengo pruebas, videos, audios, pruebas escritas, contratos y licitaciones amañadas (…) Todos caerían con las pruebas que yo tengo”, dijo.

Añadió que el proceso en Colombia tuvo irregularidades, como que ella debió haber sido juzgada por tres magistrados y en cambio lo hicieron dos. También aseguró que debió haber sido juzgada en una sala de instrucción y a ella la califica una sala que no correspondía con estos dos magistrados.

Las declaraciones de Merlano tuvieron amplia cobertura nacional e internacional, permitida por el oficialismo. Caso contrario ocurre con el proceso juidicial de Juan Requesens, que pese a someterse a un juicio público, consigue trabas para que incluso sus familiares ingresen a las audiencias. El ingreso a las audiencias del diputado ha sido imposible para observadores internacionales, sus colegas diputados y especialmente para periodistas. 

Según reseñó el medio colombiano El Tiempo, Merlano asistió a la audiencia arreglada y maquillada; con pantalones de semicuero, una camisa blanca elegante y encima una chaqueta roja.