La conexión venezolana en las protestas de Ecuador - Runrun
La conexión venezolana en las protestas de Ecuador

SALIÓ EL PRESIDENTE LENÍN MORENO a decir que lo que está pasando allá es culpa mía, que yo muevo mis bigotes y tumbo gobierno. Estoy pensando qué próximo gobierno puedo tumbar con los bigotes. Yo no soy Supermán, ¡soy superbigotes!”. Más allá del sarcasmo de Nicolás Maduro, una batería de datos aportados por el gobierno de Quito sostienen las acusaciones presidenciales contra el “plan sistemático” de Rafael Correa y el “hijo de Chávez”, que son más que aliados.

Los últimos los hizo públicos ayer María Paula Romo, ministra de Interior, quien anunció la detención en el aeropuerto de la capital de 17 extranjeros (la mayoría venezolanos), “con información sobre la movilización del presidente y vicepresidente. Cada nuevo evento confirma todos los intereses que están detrás del caos en el país”.

Previamente, el propio vicepresidente Otto Sonnenholzner confirmó que 27 ciudadanos extranjeros (“del país del señor de los bigotes”) fueron detenidos durante los saqueos multitudinarios de la semana pasada en Guayaquil. Aquel día, una marea de 3.500 saqueadores asaltó comercios y negocios, con una violencia tan exagerada como sorprendente. Los detenidos venezolanos, que serán deportados o encarcelados, recibieron hasta 50 dólares por participar en el pillaje, según han reconocido durante los interrogatorios.

“Buscan desestabilizar al Gobierno de Ecuador. No sabíamos lo que se cocinaba en Caracas”, sentenció Lenín Moreno, quien desde el primer día señala sin complejos a su predecesor, antiguo jefe político y hoy archienemigo. En los órganos de la Inteligencia ecuatoriana no pasaron desapercibidos los últimos movimientos del llamado correísmo, así como el viaje del líder de Revolución Ciudadana, que está exiliado en Bélgica, a Caracas en agosto para reunirse con los dirigentes de su partido llegados desde Quito.

En la capital venezolana estuvieron el ex canciller Ricardo Patiño, el ex asambleísta Virgilio Hernández y la prefecta (gobernadora) de Pichincha, Paola Pabón, salpicada hoy por los disturbios en su provincia, donde se encuentra Quito. La ministra Romo acusó sin paliativos a la colaboradora de Correa: “Usted tendrá que responderle a la Justicia. La prioridad es recuperar la paz, luego tendremos tiempo para probar el terrible papel que ha jugado creando caos y terror”.

Sigue leyendo esta nota de Daniel Lozano en El Mundo