#MonitorDeVíctimas | Provea denuncia que 8 personas han sido ejecutadas por las FAES tras las protestas - Runrun
Lo último

#MonitorDeVíctimas | Provea denuncia que 8 personas han sido ejecutadas por las FAES tras las protestas

faes_informemonitor.jpg

JULIÁN DICE QUE EN LA VEGA quedan pocos chavistas. También dice que la gente está cansada de no tener agua en sus casas. Por lo menos, más de tres meses tiene esta comunidad sin una gota de agua. Julián tiene 29 años y está frustrado por la crisis del país. Así como lo estaba su amigo, Yohni Godoy, también de 29. Ambos eran comerciantes. Solían viajar a Ecuador para vender miel y otros productos, pero les dejó de ser rentable en un país en el que la hiperinflación superó el 1.750.000 % en el 2018, de acuerdo al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por esas frustraciones decidieron responder al llamado opositor del 23 de enero para exigir el cese de usurpación de Nicolás Maduro y elecciones libres en las calles. De esa mañana hay un video de Yonhi corriendo por el callejón Barinas, en la Vega, justo en la entrada de su casa, mientras gritaba: ¡Libertad! En ese mismo callejón, dos mañanas después, apareció las FAES.

Las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) es un cuerpo adscrito a la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y, aunque no es un organismo responsable de la gestión del orden público, ha sido el principal cuerpo represor durante las protestas de 2019, de acuerdo al Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea), el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) y Foro Penal.

El director de Provea, Rafael Uzcátegui, denunció que al menos ocho personas han sido ejecutadas luego de participar en manifestaciones pacíficas. “Cuando finaliza la protesta, ubican y ajustician a las personas” acotó. Una de ellas fue Yohni.

“Nos enteramos que las FAES habían llegado y todos nos escondimos. Sabemos que ellos vienen a matar. Llamamos a Yohni y él dijo que se iba a quedar en su casa tranquilo”, contó Julián.

Según él, los funcionarios de las FAES llegaron a La Vega enseñando las fotografías de los jóvenes que habían participado en las protestas. Estos dos amigos tenían planes de emigrar a Ecuador aunque con ansias de que la situación en el país mejorara.

Las FAES le propinó dos tiros en el abdomen a Yohni, ocasionándole una muerte instantánea. “Hicieron el parapeto que siempre hacen. Echando tiros y simulando que hubo enfrentamiento”, acotó Julián.

Yohni iba a ser papá. En Ecuador pensaba encontrar una mejor calidad de vida para su pareja, quien tiene seis meses de embarazo. De su casa se robaron todo: comida, ropa. “Dejaron una bolsita de lentejas”, dice una prima.

“Las FAES son la muestra del desprecio que tiene Maduro contra los pobres. También demuestra el desprecio y lo poco que le importa la vida de los venezolanos. Solo busca sembrar terror. Estamos hablando de tipos encapuchados que llegan con armas de guerra a los barrios”, dijo el coordinador de investigación de Provea, Marino Alvarado.

Pero la gente en La Vega no tiene terror. Lo contrario. Los familiares y amigos de Yohni comentan que ahora tienen más razones para seguir protestando. “Vamos a ver si se atreven a matarnos a todos”, comentó la prima.

Los vecinos del callejón Barinas, que también fueron amenazados por las FAES, escuchaban a Yohni suplicar y exclamar: “Voy a tener un hijo, no me maten”.

Este cuerpo de acciones especiales, creado por Nicolás Maduro el 14 de julio de 2017,  como dice su nombre, se ocupa de misiones especiales que atenten contra la seguridad de la nación. La tarde de este 29 de enero, la Asamblea Nacional (AN) presentó un acuerdo de rechazo a las agresiones y represiones por parte de los cuerpos de seguridad del Estado hacia el pueblo venezolano. Además, se instó a la Comisión de Política Interior investigar los hechos para que culmine en la determinación de responsabilidad a funcionarios, fiscales, jueces y en general, a la identificación de todos los operadores del sistema de justicia que hayan actuado en contravención a la Constitución, las leyes de la República.

“El pobre en su choza libertad pidió, reza nuestro himno. A ese pobre que grita libertad los están reprimiendo y encarcelando, en su mayoría, funcionarios encapuchados. Pero a los no encapuchados, Rafael Bastardo, director de las FAES y Alfredo Pérez Ampeuda, jefe de la PNB, sepan que les llegará justicia. Ustedes no gozarán de garantías ni ley de amnistía”, dijo la diputada y vicepresidente Comité de Derechos Humanos de Parlamentarios Unión Interparlamentaria Mundial, Delsa Solórzano.

Por su parte, Uzcátegui, apuntó que Maduro se consolida como un “traficante de dolor”. A los familiares de las víctimas no les quieren entregar los cuerpos y, Solórzano acotó que en las morgues estaban cambiando las autopsias para alterar las causas de muerte.

Yoandri es otra de estas ocho víctimas de ejecuciones. La mañana del 24 enero, luego de que la comunidad del barrio José Félix Ribas manifestara toda la noche anterior, las FAES llego y ocupó desde la zona 6 hasta la 10. Allanaron hogares, detuvieron a adolescentes y mataron a Yoandri. “Él estaba subiendo en su moto, lo llamaron, se devolvió y lo asesinaron”, cuenta su mamá. Yoandri recibió dos impactos de bala en el corazón.

Las FAES continuó el resto de la semana amedrentando a la comunidad. La mañana del domingo, mientras la mamá de Yoandri estaba de luto y resolvía cómo costear los gastos de sepelio de su hijo, los funcionarios la obligaron a abrir las puertas de su casa porque querían realizar otra pesquisa. “Ya lo mataron, déjenos en paz”, les decía. El sobrino de Yoandri, de dos años, también los botó de la casa. “Váyanse, váyanse, mataron a papi”, gritaba el menor.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios