The Economist: Venezuela estaría “a punto” de convertirse en un Estado autoritario - Runrun
Lo último

The Economist: Venezuela estaría “a punto” de convertirse en un Estado autoritario

Bloomberg-Venezuela-.jpg

Bloomberg Venezuela

 

Las democracias plenas son una excepción en el mundo. El último Índice Democrático realizado por The Economist demuestra como la confianza popular en el gobierno, los representantes electos y los partidos políticos continúa cayendo y afectando a sistemas que se pensaban consolidados como el estadounidense.

El Indice Democrático (2016 fue el noveno año consecutivo en que se realizó este estudio) está basado en el análisis de cinco indicadores básicos: procesos electorales y pluralismo; libertades civiles; funcionamiento del gobierno; participación política y cultura política.

De acuerdo a estos indicadores, cada país (se descartan a los micro-estados) es incluído en cuatro categorías o tipos de regímenes políticos: Democracias plenas, democracias defectuosas, regímenes híbridos y regímenes autoritarios.

El análisis de 2016 indica que en solo 19 países (de 167 analizados) pueden identificarse democracias plenas. En estos estados apenas se concentra 4,5% de la población mundial. En el grupo de países con plenas garantías para los ciudadanos y gobiernos saludables se incluyen estados como Noruega, Islandia Suecia o Canadá. En el caso del Latinoamérica y El Caribe solo Uruguay puede presumir de una óptima valoración de su sistema electoral, del funcionamiento del gobierno o de tener respeto pleno a las libertades civiles.

Por otra parte, el estudio indica que en 57 países la democracia es defectuosa. Porcentualmente este es el grupo que incluye a más estados (34%) y que adicionalmente concentra más habitantes: 44,8% de la población mundial. En este grupo destacan estados como Japón y los Estados Unidos

En la categoría de regímenes híbridos se incluye a 40 países que en conjunto concentran a 32% de la población mundial. En esta categoría se encuentran naciones como Ecuador o Venezuela.

Por otra parte, 51 países integran a la categoría de regímenes autoritarios. Lo que significa que en 30% de los 167 países evaluados no existen mínimas condiciones democráticas. En este listado se incluye a Rusia, China, Zimbabwe o Corea del Norte. En total los 51 países con sistemas autoritarios y dictatoriales se concentra 32,7% de la población mundial.

 

No es culpa de Trump

Aunque preliminarmente pudiese suponerse que la elección de Donald Trump es la que genera que la democracia estadounidense sea cataloga como defectuosa, The Economist precisa que se ha observado una tendencia previa a las elecciones de noviembre de 2016 en que la confianza de los ciudadanos en el gobierno y en el correcto funcionamiento del sistema político de EEUU ha decaído de forma sostenida.

En este sentido se recuerda que según estudios de Pew Research previos a la elección presidencial apenas 19% de los estadounidenses confiaba en que el gobierno hacía lo correcto, mientras 74% de los ciudadanos sostenía que los funcionarios elegidos colocaban sus intereses personales sobre los del país. Por otra parte indican que en 2016 al menos 57% de los estadounidenses aseguraban estar frustrados con el Gobierno, mientras 59% indicaba que el Gobierno necesitaba “una reforma muy importante”.

Según The Economist, Trump se benefició del “profundo descontento político con el funcionamiento de la democracia”. De hecho se recalca que EEUU durante varios años ha estado cerca de convertirse en una democracia defectuosa.

La escala utilizada por The Economist para su índice Democrático asigna puntuaciones que oscilan entre 0 y 10 puntos a cada una de las variables estudiadas. En este sentido la valoración general de EEUU se ubica en 7.99 puntos, muy lejos de los resultados obtenidos por Noruega (calificación global de 9,93 puntos), Islandia (9.50), Suecia (9.39), Nueva Zelanda (9,26), Dinamarca (9,20) o Canadá (9,15).

 

 

Vea la nota completa en The Economist

 

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios