Las 10 noticias económicas más importantes de hoy #25M

Las 10 noticias económicas más importantes de hoy #25M

sindicatos.jpg

sindicatos

 

La hiperinflación que fluye por estas calles

Les traemos en exclusiva el más reciente análisis del economista Alexander Guerrero sobre la crisis económica por la que atraviesa el país. Analiza Guerrero las relaciones entre la hiperinflación, el dólar paralelo y una posible dolarización como respuesta. Describe la existencia de un entramado oficialista que se beneficia del proceso hiperinflacionario bajo la figura de los “rent seekers”.  El análisis trae una gráficos muy ilustrativos para la mejor comprensión del análisis Conduce la hiperinflación a una dolarización? Si y no, pero son más las veces que si ocurre. Ecuador y Zimbabwe han sido los dos últimos. El primero un país petrolero. Muchos se confunden con el petróleo, el color y el olor son atávicos.

 

Aunque muchos así lo desean, ven más sus quimeras o las esperanzas para detener el empobrecimiento, porque las reglas políticas de esta Venezuela republicana y rentista, con un bien que se exporta y paga el 30% del gasto fiscal, lucra a los rent-seekers más con una (híper)inflación y devaluación que por propio el esfuerzo individual. El diferencial en entre tasa cambio oficial y el dólar paralelo –nuestro caso- solo nos muestra que la estructura social y política ha sido puesta al servicio de un violento proceso de captura de renta, en la propia fuente de la renta, en el gobierno.

 

EvolucionDolarParaleloLas estructuras represivas, como el control de cambio, serian el otro mecanismo redistributivo –negativo- inflacionario, en manos del rentismo refugiado en partidos políticos, organizaciones mercantilistas, logias militares, y hasta el hampa, delincuencia organizada o no, colectivos violentos, grupos todos que obtienen su renta sin esfuerzo y sin compensación social, ni arbitraje social. Los incentivos están servidos para que quienes capturan renta con la hiperinflación sean los mismos que la capturan con el creciente diferencial entre el dólar oficial y el llamado dólar paralelo, es decir, con la devaluación, esta, un morboso fenómeno político que la maneja como mecanismo para generar ingreso fiscal, a raves de la moneda, un impuesto inflacionario, para los privilegiados del poder político y mercantil, a cambio de empobrecimiento del resto de los mortales. Todos asociados del régimen que empobrece todo aquel que se gana su vida honestamente por esfuerzo y con cuidado costo social.

 

El proceso inflacionario venezolano, persistente durante décadas a dos dígitos bajos, finalmente explotó para convertirse en hiperinflación aun no registrada por quien la genera, el Banco Central de Venezuela, y por orden del gobierno, una hiperinflación fiscalmente generada, como todas. Al gobierno se le agotaron sus recursos, el gasto publico creció 100% en 15 años más rápido que el menguado ingreso fiscal petrolero –por quiebra de PDVSA y – y no petrolero –destrucción del capital privado- que hoy no puede financiar ni la mitad de ese enorme gasto fiscal, excremento de un Estado obeso mórbido que empobrece a sus ciudadanos y se apodera de sus esfuerzos y capital. Sus causales son las clásicas, las mismas de la República de Weimar, solo una diferencia, de tipo legal, pero terriblemente perversa, su resultado final es la destrucción del salario e ingreso real de la gente que es arrastrada en un proceso de masivo empobrecimiento, sin esperanzas de detenerse, sino en una crisis política.

 

Me refiero a la inexistencia de un entorno jurídico que permita indexar los contratos; es decir, que impida que la escalada de precios se mueva sin la respectiva indexación inmediata en los contratos salariales, tributarios, servicios diversos, etc. que permitan un reacomodo económico como “compensación” aunque rezagada en el tiempo, como si lo hace el fisco, que elimina la indexación para no se encoja el impuesto inflacionario y otros tributos y mantenga el ingreso fiscal dirigido por un mecanismo político de confiscación, para que se convierta en lo que hoy tenemos, un mecanismo de violenta depredación fiscal, dado el desplazamiento ex–ante hacia el fisco del impuesto inflacionario generado en el proceso (híper)inflacionario.

 

En autos de su debilidad político-institucional, generada por los efectos trasmitidos por caída de la renta petrolera y descapitalización de la economía privada, tanto en la balanza de pagos, como el en el ingreso fiscal -el clásico fenómeno monetario de los déficits mellizos- el gobierno apenas impuesto del mando político, en Enero 2013 y en medio de una acción política que la sociedad civil y asociaciones políticas organizadas en la oposición no pudieron descifrar, por un diagnóstico fatal presentó su primera Ley Habilitante donde el gobierno establecía controles legales y armados militarizando la economía, mercado cambiario, importaciones, precios, ganancias, etc., el gobierno sabía que estaba sin fondos fiscales, solo contaría con la viveza, la mentira y la represión para sostenerse en el poder. Ha tenido éxito, no por comisión solamente, sino por omisión de la oposición.

 

DolarParaleloFiel a sus querencias ideológicas y a la tensión política que causa el deterioro de la base social que lo ha sustentado políticamente, el gobierno impuso rígidos controles sobre los precios apelando a controlar lo que es incontrolable, visto por la realidad socioeconómica, la escalada de precios, a través de una legislación de emergencia absolutamente funesta y fatal que se unió así a la centralización de las operaciones de cambio, importación, distribución, en todo el complejo empresarial privado, bajo el acoso militar y la expropiación del trabajo honesto.

 

Lo lamentable de la regulación y control total, fue que la señal que el gobierno envió al mercado en esos dias no pudo ser diseccionada prontamente por las agrupaciones rentistas, organizaciones políticas y la sociedad civil; la oposición por ese camino del mal diagnóstico, contribuyo a una oposición desganada y sin propuestas, y que se ha convertido en un callo ideológico con similares características autoritarias de la que acusa el gobierno y sus organizaciones políticas.

 

Es curioso que a la opinión pública no le permitieron comprender oportunamente, que quien controla el mercado cambiario a través de los escasos dólares que recibe de la renta del petróleo, y que por razones económicas y financieras, del gobierno y PDVSA, son los mismos que controlan las máquinas de impresión de dinero –BCV- que entrega liquidez en bolívares a PDVSA, todo el que esta requiera, para que esta pueda pagar regalías, impuestos y dividendos, su contribución fiscal. Esos bolívares emitidos sin respaldo alguno, se corresponden con la monetización del déficit fiscal y alcanza a la tercera parte del PIB, un 75% del pago del déficit fiscal.

 

En otra palabras, el gobierno limita la actividad cambiaria exclusivamente a petrodólares y estos no ingresan a PDVSA para pagar su contribución fiscal, sino que por el contrario, transfieren deuda de PDVSA al fisco para poder amortizar el gasto público –déficit fiscal, deuda que el BCV quema en los mismos hornos donde se queman los billetes sacados de circulación. Esta operación mueve más del 50% de la relación dinero base / liquidez /reservas internacionales. Escudriñando el entorno, podemos encontrar instancias y condiciones materiales que nos dice donde esta verdad. Por ejemplo, promover públicamente el odio y culpar a Dolartoday de abrir el camino para la especulación -en el precio del dólar paralelo; frente a la evidencia de un gobierno cuya acción deliberada en relación al dólar paralelo lo convierte en el único beneficiario de las voladas de la hiperinflación -impuesto inflacionario- y del dólar paralelo -en los diferenciales entre el oficial que el gobierno controla y su precio en el paralelo.

 

InflacionDuranteMaduroEs decir, la hiperinflación que fluye por estas calles en precios de bachaqueros, mercados negros en matrimonio incestuoso con grupos mafiosos y mercaderes del gobierno junto con militares, que controlan una buena parte de los bienes que dejan las líneas de producción privada y que eventualmente son confiscadas, desviando esos bienes a esos mercados negros donde los precios aparentemente regulados son realizados al costo de oportunidad para esos mercados, el precio del dólar paralelo.

 

Esta, la única señal que puede materializarse en el mercado, genera precios que el BCV no puede computar porque no recoge en sus sondeos de encuestas de hogares para la estimación de la inflación; porque pese al tradicional el comercio informal, hoy existen organizaciones políticas de rentistas en todos los estratos sociales, bachaqueros, colectivos defensores del poder revolucionario, y otra vasta clientela de auspiciados en misiones y otros esquemas redistributivos, operar en esos mercado bajo el control de mafias, bandas y hasta de nacionalidades específicas que capturan rentas producidos por otros y al amparo de la fuerza armada, frente a los productores naturales reprimidos por la acción del gobierno, de lo que queda de capital nacional privado.

 

El gobierno prohíbe a al BCV producir la data de la inflación, se busca engañar a la opinión pública, la cual en ocasiones cada vez más numerosa no logra comprender que la relación entre el bolívar y el dólar paralelo, es estrecha, muy estrecha administrada a través del déficit fiscal y de la acción fiscal y financiera que PDVSA ejerce como agente supletorio del gasto fiscal, pero con bolívares inflacionarios que obtiene -como deuda¬- en el BCV para monetizar el déficit en el flujo de caja de PDVSA que se ejecuta como parte del gasto público. El efecto neto de esta corrupta red fiscal es el beneficio obtenido en el doble juego de vender bolívares a un precio creciente paro compran dólares a 6.3, y así volver a venderlos nuevamente a un precio mayor en la espiral del dólar paralelo.

 

A estas alturas del juego, llamamos la atención porque esos fenómenos de hiperinflación, dolarización y escasez, reflejan que una inflación esperada a fin de año, – en números oficiales- estaría en unos 160%, sin que ello incorpore precios en los mercados negros y otros esquemas informales asociados al gobierno y PDVSA donde estos “dolarizados” permiten que muchos adquieran lo que no se consigue en los mercados formales, tanto los que administra PDVSA y el gobierno, como la red detallista privada. Si registramos esos eventos con ojo de economista no desprevenido, encontraremos que el dólar paralelo opera realengo y relancino y en la sombra muestra el mecanismo de formación de precios aunque oficialmente el BCV no lo recoja. Cuando medimos liquidez, inflación y precios del dólar, encontraremos una funcional correlación que confirma mi afirmación expresada arriba

 

Es evidente que el gobierno ha particionado la inflación a dos manos, maquillaje a dos manos, una inflación que pasara a tres dígitos largos, digamos que oficial, más otra inflación supletoria de precios que no aparecen en los registros y que configura una espiral explosiva, la hiperinflación. Veamos un ejemplo sencillo de cuanto analizamos arriba. En Enero 2013, una canasta básica, una definición del CENDAS, se adquiría con 1.2 salarios mínimos, hoy 28 meses después, esa misma canasta básica, requieren más de 6 salarios mínimos para ser adquirida. Ello muestra una hiperinflación de 276% de inflación anualizada, y ello sin considerar que una buena cantidad de los bienes definidos en esa canasta básica escasean, por lo que la demanda se orienta a otros bienes donde los precios se marcan de acuerdo al costo de oportunidad mencionado arriba: el dólar paralelo.

 

En estas condiciones es evidente que el precio del dólar paralelo, hace el mismo juego, pero nos muestra que él es una suerte de velo de la ignorancia que nos dice que la inflación ya está en niveles de hiperinflación desde hace más de dos años, como yo lo advertí oportunamente. Pese a ello, Maduro y Merentes se las han arreglado para hacer ver que ellos tienen razón, que la inflación –oficial – es una representación idónea del costo de vida. En sectores de la opinión pública especializada, se compra la data inflacionaria oficial del BCV para demonstrar que no hay hiperinflación, presentándolos como aliados circunstanciales del gobierno, quizás en el gran paraguas de una oposición encarrilaíta, como el mismo Presidente Maduro lo menciona con frecuencia.

 

La denuncia documentada y la carencia de un análisis sesudo que devele la irracionalidad de las políticas públicas de controles de precios, pierde prioridad, para consumir el tiempo neciamente en demonstrar que lo que Merentes y Maduro dosifican no es hiperinflación, estos aplauden. Este es un curioso descubrimiento en el mercado de una opinión pública que deja de lado la relación incestuosa entre el dólar paralelo y la emisión de bolívares por parte del gobierno –BCV- para financiar su enorme déficit fiscal. Al negar la hiperinflación como fenómeno visible, dan la razón al gobierno, quien esconde los números de la inflación, quedándose al mismo tiempo sin argumentos para negar lo que no perciben. Ese fenómeno tiene un impacto negativo en la opinión pública restándole argumento a quienes reclaman el impacto empobrecedor que deja la hiperinflación en el camino, en virtud que las reglas de juego impuestas por el gobierno a quienes al final apuestan a que el gobierno probable y eventualmente pueda superar sus propias restricciones, la esperanza del enchufado rentista desde la periferia y moderador de la mala gestión, los grupos de rent- seekers adosados a los intereses de quienes manejan las finanzas del gobierno.

 

El argumento sigue un paso más allá, porque es precisamente el control de cambio, el puente final cruza el dólar paralelo, para hacerse visible y asequible a todo el que lo demande, dado que la oferta de dólares en el mercado cambiario está restringida por las providencias cambiarias que impiden que en el mercado encontremos dólares producidos libremente. Los controles piden otra cosa, un mercado resignado que le permita a los hombre del gobiernos y grupos asociados, grandes beneficios y captura de renta no compensada en las explosiones del dólar paralelo como el habido esta semana, fenómeno recurrente, fácilmente visible en la data del paralelo desde Octubre 2012, en momentos sujeto a un masivo lavado –legitimación- de capitales que venden dólares en el paralelo, bajo las mismas microestructuras financieras de siempre, y cuya materia prima, la proveen quienes recirculan los petrodólares, los cuales cada vez más escasos son adquiridos con los bolívares cada vez más devaluados, y abundantes. El molino corre el agua con su misma fuerza. (La Patilla)

 

Escasez de anticonceptivos es tema de salud pública

Diferentes marcas y presentaciones, métodos y formas de anticonceptivos y preservativos desaparecieron de los anaqueles de las farmacias. En Locatel, Farmatodo, Farmahorro, Fundafarmacia y otras farmacias la respuesta es la misma “no tenemos ningún tipo de anticonceptivos”, lo que se convierte en un problema de salud pública.

 

Durante un recorrido a ocho farmacias de diferentes cadenas, El Mundo, Economía y Negocios, constató que están agotados los anticonceptivos en pastillas, inyecciones, implantes, preservativos y diafragmas.

 

Freddy Ceballos, presidente de la Federación de Farmacéuticos Venezolanos (Fefarven), señala que la razón por la cual escasean es la misma por la que fallan otros medicamentos “retrasos en la asignación de divisas”.

 

“Los anticonceptivos no escapan de la realidad del resto de las medicinas: y es que los laboratorios no tienen dólares con qué comprar materia prima o productos terminados”, dijo Ceballos.

 

Recordó que la mayoría de las presentaciones de pastillas anticonceptivas, son productos que ya vienen terminados, muy pocas marcas las producen en el país, por lo que es mucho más difícil resolver el problema a corto plazo.

 

“Tenemos tres principales problemas de salud pública latentes por la escasez de anticonceptivos: embarazo no deseado, el embarazo precoz y el contagio de enfermedades de transmisión sexual”, señaló el presidente de Fefarven.

 

Edward Romero, director ejecutivo de la organización civil de Planificación Familiar (Plafam) señaló que desde hace dos años, se está presentando en el país el de desabastecimiento de métodos de anticoncepción.

 

Sin embargo, indicó, es desde noviembre de 2014 cuando la escasez se viene acentuando.

 

“De la noche a la mañana desaparecieron todos los rubros de anticoncepción, los orales, condones, e implante subdérmicos, esta crisis se ha agudizado a tal punto que puedo decir que para el día hoy la mujer que quiera comprar una cajita de pastillas anticonceptivas no la va a conseguir, y el peregrinar será una falta de tiempo, porque seguro no la va a encontrar”, alertó Romero.

 

El director de Plafam llama la atención sobre las enfermedades de transmisión sexual y el riesgo social del embarazo a edad temprana.

 

“Sin duda en los próximos meses veremos un repunte de infecciones de transmisión sexual y de embarazo en adolescentes, y esto es porque se detuvieron las políticas y programas de anticoncepción”, dijo Romero.

 

La crisis de medicamentos y en este caso de métodos de anticoncepción, forma parte no solo de la escasez de divisas sino también de las prioridades de quienes hacen las políticas públicas. “Nadie está pensando en las consecuencias que habrán”, dijo Romero. (El Mundo)

 

Creen que unificar tipo de cambio bajará distorsiones

El diputado oficialista a la Asamblea Nacional por el estado Lara, Germán Ferrer y coordinador nacional de la Asociación Nacional de Redes y Organizaciones Sociales (Anros), considera necesario fomentar cambios macroeconómicos, que garanticen la sostenibilidad del crecimiento y desarrollo del país.

 

Sostiene el parlamentario del PSUV, ex miembro de la comisión de Finanzas, que las autoridades deben buscar alternativas dirigidas a la unificación cambiaria. “Los distintos tipos de cambio distorsionan la economía”, apunta.

 

En su opinión “debería haber un solo tipo cambio y eso iría resolviendo una serie de distorsiones, hasta que vayamos equilibrándonos; contribuiría también a impulsar la producción nacional”. Adiciona que “si esto no se corrige es difícil controlar el contrabando de extracción” hacia la frontera con Colombia y que “de acuerdo al expresidente de Petróleos de Venezuela, Pdvsa, Rafael Ramírez, al país se le escapan más de 100 mil barriles diarios de combustible” por esa vía, “lo que supone unos 4.000 millones de dólares que nosotros no estamos en capacidad de estar erogando”.

 

Destaca igualmente los esfuerzos que realiza Cuba, por abreviar el diferencial cambiario (entre el oficial y no oficial), tal como indicara en Caracas, el economista antillano Juan Triana Cordoví. “Van hacia un solo cambio y tiene una paridad con el dólar”; además de la captación de inversiones y las perspectivas futuras que manejan en el ámbito del comercio exterior; de allí la ampliación de patios para aumentar la recepción de containers.

 

Entretanto, considera importante “industrializar al país” y “volver al campo”, como una manera de garantizar la “soberanía alimentaria”.

 

Advierte que “la única forma de combatir la inflación es con la producción de bienes y servicios y la productividad. No hay otra. Mientras sigamos manteniendo la economía de puertos, con dólares que cada día son más escasos, sencillamente vamos a estar sufriendo los embates de una inflación porque no tenemos suficientes bienes y servicios que puedan satisfacer la demanda que tenemos en Venezuela”.

 

Aspira el diputado a una “mayor industrialización y a que las Zonas Económicas Especiales se activen” pronto y dinamicen la economía. Refiere que en Venezuela “nos acostumbrados a la renta petrolera, 97% de los ingresos en dólares son por ese concepto. Tenemos que resolverlo”.

 

Otra iniciativa para fortalecer la economía es la de “desarrollar el turismo”, comenta. “Eso pasa por la seguridad, la vialidad, la infraestructura. Debemos incentivar el turismo e ir nuevamente al campo. Si le damos oportunidad a nuestros productores agropecuarios, vamos a garantizar la soberanía alimentaria”.

 

Ferrer comparte la apertura de un debate en torno al precio de la gasolina y asegura que “obligatoriamente” debe ajustarse su valor “en forma razonable, gradual y que se llegue, incluso, a cobrarla a precios internacionales, manteniendo el subsidio a sectores que realmente lo requieren como el transporte público y de carga, tomando en cuenta la opinión de los técnicos”.

 

Formación on line

 

Ferrer es director y fundador de Anros. Explica que desde diciembre 2000, esa asociación tiene por objeto “acompañar, articular y fortalecer el Poder Popular”, a través de la formación de líderes socialistas en áreas como: Cultura, Formación Sociopolítica, Economía Socioproductiva, Igualdad de Género, Comunicación, Derechos Humanos, Ecosocialismo, Seguridad y Defensa Integral, Electoral, Planificación y Resolución de Conflictos.

 

Asimismo se promueven talleres motivacionales, campamentos, Escuela de Gobierno y diplomados que próximamente se harán on line para “abaratar los costos”. (El Universal)

 

Bank of America: El paralelo podría estar en 600 bolívares a finales de 2015

La cotización del dólar paralelo llegó a 402 bolívares el jueves en la tarde, lo que despertó las alarmas en los ciudadanos que vieron cómo la divisa marcadora de los precios abrió la jornada en 375 bolívares y aumentó 7,2% en un día. Entre el lunes 15 de mayo —cuando el precio estuvo en 310 bolívares— y el viernes 22 de mayo la cotización subió 35,9% y cerró en 421,45 bolívares por dólar.

 

Cuando se calcula la brecha cambiaria entre el tipo de cambio oficial fijado por Centro de Comercio Exterior en 6,30 bolívares por dólar, el diferencial es de 6.589,6%, lo que representa la brecha más grande que ha existido en la historia económica contemporánea de Venezuela, según registros oficiales.

 

Ninguno de los bancos internacionales que estudian la economía venezolana ni las proyecciones de economistas y firmas nacionales pronosticaron que el dólar paralelo podría llegar a un precio tan alto en el primer semestre del año. Sin embargo, desde ya están recalculando sus perspectivas. De allí que Bank of America Merrill Lynch, en boca de su economista para Venezuela Francisco Rodríguez,  asegure: “Si no hay ajuste cambiario y se mantienen el tipo de cambio de 6,30 bolívares por dólar y el de 12 bolívares, podríamos ver el paralelo cerca de 600 bolívares por dólar a finales de año”.

 

 

¿Qué está pasando? Francisco Rodriguez explica que el alza inusual de la divisa paralela tiene que ver con la falta de oferta de dólares en el mercado. La factura petrolera se cobra noventa días después de la facturación, y puede pasar otro mes para que los recursos sean traspasados de Petróleos de Venezuela al Banco Central de Venezuela. “Eso quiere decir que ahora el gobierno está recibiendo la venta de barriles a 40 dólares, lo que ha secado la oferta de dólares y ha ocasionado la depreciación reciente”.

 

Ante ello, ha habido una caída en la entrega de divisas del Cencoex para las importaciones de casi 14,6% entre abril de 2014 y abril de 2015, según números de Ecoanalítica. Adicionalmente, advierte la firma, el Sistema Marginal de Divisas apenas otorga 1,8 millones de dólares diarios, cuando el año pasado el Sistema Cambiario Alternativo de Divisas, Sicad II, asignaba 33 millones de dólares.

 

El economista Víctor Álvarez afirma que el colapso de los precios del crudo dejó al descubierto la caída de la manufactura. La imposibilidad de seguir importando al mismo ritmo provocó la crisis de escasez de bienes. “Aquellos que ven la oportunidad de cubrir estos mercados, pero no tienen acceso al dólar preferencial, importan a la tasa del paralelo. Por eso, se desplaza al mercado negro la creciente demanda que no es satisfecha por el Cencoex y  el Simadi. El gobierno pulverizó el bolívar”.

 

Alejandro Grisanti, economista de Barclays Capital, señala que la principal causa de la inmensa devaluación e hiperinflación que están sufriendo los venezolanos es la errada política económica. Coincide con sus colegas en que el descenso de los precios petroleros ha incidido, pero recuerda que en el primer semestre de 2014 la crisis ya estaba presente, con el petróleo superando 100 dólares el barril. “Desafortunadamente, todas las señales que se reciben del gobierno apuntan a que no vienen cambios; por lo que los venezolanos, y sobre todo los más pobres, deben esperar una profunda y prolongada crisis económica”.

 

El dólar Cúcuta. El economista Ronald Balza añade que en un primer momento la referencia del mercado paralelo era dividir liquidez monetaria (billetes y monedas en circulación más depósitos bancarios) del país entre las reservas internacionales. La divisa se incrementaba porque el BCV otorgaba bolívares a Pdvsa y retiraba dólares de las reservas para transferirlos al Fondo de Desarrollo Nacional.

 

Si bien esta situación sigue ocurriendo, se le ha sumado una adicional. “Ahora la referencia es el ‘dólar Cúcuta’. El BCV sigue aumentando aceleradamente la oferta de bolívares, pero la demanda de bolívares en Cúcuta no aumenta a la misma velocidad. Quienes compran bolívares (a cambio de pesos) no lo hacen para ahorrar, sino para comprar bienes en Venezuela y venderlos en Colombia”.

 

Balza destaca que los controles de precios no solo brindan una oportunidad de hacer grandes ganancias por arbitraje, sino que también frenan el incremento en la demanda de bolívares necesarios para contrabandear gasolina, alimentos y otros bienes. “Como la oferta crece más rápido que la demanda de bolívares, el precio del bolívar en pesos cae. Como en estas últimas semanas el dólar se está encareciendo en pesos, quien compra pesos con sus bolívares para luego comprar dólares encuentra los pesos primero y los dólares después cada día más caros”.

 

Añade que al no existir otros mecanismos de coordinación en la economía, cuyo sistema de precios está muy distorsionado, “el dólar Cúcuta ha pasado a ser un marcador para muchos precios en Venezuela, incluido los de productos controlados vendidos en el mercado negro”.

 

Causas

-Reducción de la entrega de divisas por parte del Cencoex.

-Otorgamiento de divisas a 6,30 bolívares por dólar.

-Falta de oferta de dólares de Pdvsa y el BCV en el mercado.

-El Sistema Marginal de Divisas no está otorgando suficientes dólares.

-Las casas de cambio no reciben dólares desde marzo.

-El BCV continúa emitiendo dinero inorgánico sin respaldo en oro

-La caída de los precios del petróleo.

-Control de precios.

 

Propuestas

Ronald Balza:

-Aplicar la unificación cambiaria.

-Aumentar el precio de la gasolina y de otros bienes para que se incremente la demanda de bolívares en Cúcuta.

-Eliminar los controles progresivamente.

 

Ramiro Molina:

-Permitir que Pdvsa venda una cantidad importante, no necesariamente grande, de dólares en el Simadi. Por ejemplo 500 millones de dólares mensuales para comenzar, ordenadamente y consistentemente, despejando la incertidumbre de la oferta.

-Revertir el deterioro de las expectativas y dar señales de permitir e incentivar la recuperación de la producción doméstica. (El Nacional)

 

Faría: “Está planteada la simplificación cambiaria e ir progresivamente a algo más manejable”

El diputado a la Asamblea Nacional por el Psuv y miembro de la Comisión de Finanzas, Jesús Faría, indicó que “está absolutamente descartado para nosotros dolarizar a Venezuela“.

 

“Los voceros de la derecha han promovido y han propuesto la tesis de la dolarización. Dolarizar la economía significa cambiar la moneda venezolana, saldría de circulación el bolívar y en su lugar entra el dólar. Nos convertiríamos en un apéndice de la economía norteamericana”, añadió.

 

Faría, comentó que “está planteada la simplificación cambiaria e ir progresivamente a algo más manejable como una taza de cambio controlada y una libre”.

 

Informó que en cuanto al “ataque despiadado” contra la moneda nacional, “en Dolar Today ha llegado a niveles que superan cualquier tipo de irracionalidad”. A su criterio, hay un conjunto de circunstancias que están golpeando al pueblo venezolano pero “también hay un conjunto de políticas muy significativas que le dan respuesta al país“.

 

Aseguró que aún con el petróleo a 50 dólares el barril, se mantienen las grandes políticas y líneas de acción social. “Esta es una economía rentista, dependiente y parasitaria con un problema estructural. Nos heredaron una economía arruinada incapaz de fomentar el desarrollo”.

 

“Para impulsar un modelo económico, se necesitan actores y resulta que los actores económicos que están llamados a ejercer la función de invertir, impulsar el desarrollo y diversificar la economía, son los mismos que postraron a nuestra economía en el atraso y la dependencia“, dijo Faría. (Noticias 24)

 

Tendencia errática del dólar paralelo condiciona la economía nacional

El dólar paralelo rige la marcación de la economía nacional. Su tendencia errática es hacia el alza, advirtió el economista Carlos Ñáñez, profesor de la Universidad de Carabobo (UC). Aunque no es una cotización oficial, indica cuál es la conducta de la economía en su totalidad, justificó, publica El Carabobeño.

 

La vertiginosa cotización que experimentó el tipo de cambio no oficial el pasado jueves elevó de 350 a 405 bolívares por dólar su valoración, lo que representa un incremento inicial del 15%. Este sábado cerró a 422 bolívares, lo que demuestra una revalorización continua, apuntó Ñáñez.

 

El experto explicó que la conducta registrada en las reservas internacionales disparó el ascenso vertiginoso de la relación cambiara. Solo del 20 al 21 de mayo las reservas internacionales venezolanas disminuyeron en 1%. Recordó que en un mes, desde el 20 de abril al 20 de mayo, las reservas internacionales cayeron en dos mil millones de dólares. “Esto supone que la República está carente de dólares, tras la merma en la facturación nacional percibida por concepto del manejo petrolero. Lo que estimula la cotización del dólar paralelo”.

 

El crecimiento desmedido del dólar negro aplasta la capacidad de compra del salario. En contraste, el sueldo mínimo de un venezolano es de 15 dólares mensuales, lo que se traduce a 0,01 centavos el día. Tal escenario explica la incapacidad de satisfacer los requerimientos de la colectividad, en un país monoproductor y con economía de puerto.

 

Se ameritan acciones gubernamentales. En especial sobre las políticas monetarias, destacó el economista. La corrección de la oferta y emisión monetaria, incrementar las tasas de interés del límite legal monetario para encarecer el crédito, la reducción del gasto público y abandonar la monetización del déficit fiscal, forman parte de las alternativas.

 

Dolarización Indeseable

 

Asumir el dólar como moneda regular es hoy una posibilidad posible y desesperada. Ñáñez desestimó la opción. “Los riesgos que se afrontarían son muchísimos. Pues el petróleo tiene unos precios internacionales muy rígidos, al salir de ese precio se perdería cuota de mercado”, alegó. Además, ésta posibilidad suprimiría toda la soberanía, en términos de la modificación monetaria. Al someter al país a una inestabilidad del mercado externo, porque cuando el dólar se aprecia frente a otras monedas se encarecería la exportación venezolana.

 

Control Cambiario

 

En vista del panorama económico actual eliminar el control cambiario tampoco no resulta viable. El nivel de riesgo político, el nivel de riesgo país y la inestabilidad del mercado y una inflación que supera el 100% levantar el control de cambio supondría una fuga masiva de capitales. (La Patilla)

 

La razón verdadera del Control de Cambio

La terrible escasez de bienes e insumos amenazan hoy con sumir al país en una crisis humanitaria de proporciones africanas.

 

El Dr. Humberto García Larralde, Individuo de Número de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, publica en el portal Soberanía, un artículo donde señala con precisión que con el control de cambio “Se trata de preservar el usufructo de los dólares para un grupo, cuya identidad se define en términos políticos“. El Dr. Larralde agrega “Es el control de cambio lo que ha permitido a Maduro boncharse los dineros del país viajando a todos lados sin propósitos claros, con amigos, familiares, personal de servicio y enchufados, mientras los venezolanos se hunden en la miseria”

 

Tenemos una economía dolarizada pero a la tasa “paralela”

 

Los venezolanos, como quienes nos observan desde allende las fronteras, tienen que estar decididamente perplejos ante la negativa del gobierno a enmendar su obstinado apego a medidas que de manera notoria han destruido la economía nacional y, con ello, los medios de sustento de la población. En lugar destacado se encuentra el insensato control de cambio.

 

Desde una óptica económica ha generado efectos totalmente opuestos a los que justificarían su implantación. Lejos de detener la fuga de capitales, la ha estimulado: Desde 2003 (cuando se implantó) hasta el tercer trimestre de 2014 –último registro del BCV– se han fugado por las cuentas financiera y de errores y omisiones de la balanza de pagos, más de USA $ 192 millardos. Esta cifra supera en más de 10 veces el total de recursos que salieron del país en los 40 años previos a Chávez (1959 a 1998). En vez de parapetear la moneda nacional, el control de cambio la ha degradado a niveles ruines. Y las reservas internacionales están en el nivel más bajo desde octubre de 2003, con una cobertura del bolívar[1], al tipo de cambio oficial de Bs. 6,3/$, ¡de apenas 6%!

 

Tampoco pueden esgrimirse razones de “justicia social”, amparadas en la cínica consigna de que “las divisas son del pueblo”. El anclaje de precios en un dólar controlado en absoluto frenó la inflación: los últimos dos años ésta ha sido la más alta del mundo y, para 2015, estará en el rango de los tres dígitos. Y la importación de alimentos con el dólar a 6,30 no contuvo el alza de precios de este sector, que ha sido el más alto de la canasta de consumo. Pero sí sobrevaluó la moneda nacional y contribuyó, junto al acoso al sector privado, a arruinar la producción doméstica. Con ello contribuyó a profundizar la terrible escasez de bienes e insumos que amenazan hoy con sumir al país en una crisis humanitaria de proporciones africanas.

 

Además, el racionamiento de la divisas a precios ridículamente bajos ha disparado el dólar paralelo –y detrás de él alSIMADI– hasta situarlo, al 11 de mayo de 2015, 45 veces más caro que el dólar oficial. Y, ante la escasez de divisas y la cuasi imposibilidad de acceder al dólar a Bs. 6,30, esta tasa estratosférica ha devenido en referencia obligada para la fijación de precios, pues sólo con ella se garantiza la reposición de inventarios. Tenemos una economía dolarizada pero a la tasa “paralela”, haciendo de este disparatado esquema cambiario un poderosísimo nutriente de la inflación[2].

 

Lo peor es que el alza del “paralelo” se ha convertido en una “profecía autocumplida”: como todo el mundo vislumbra que va a subir el dólar, mejor comprarlo ahora, con lo que –efectivamente- se encarece aun más. Y pensar que un ajuste macroeconómico integral, con financiamiento externo y garantías que restablecieran un clima de confianza para el empresariado, permitiría unificar el precio del dólar en torno a sus valores de equilibrio -aquel que equipara el poder adquisitivo externo del bolívar con el interno-, casi siete veces más barato, hoy, que el paralelo. El libre acceso a un dólar así, en una economía abierta a la competencia, estabilizaría los precios a niveles bastante inferiores a los actuales.

 

No se levanta el control de cambio por razones ideológicas, ripostan otros. ¡Vade retro con cualquier programa de ajuste que medio huela a neoliberalismo!, gritan los más fanáticos. ¡”No debemos traicionar el legado del comandante”!, se persignan los devotos. Pero no, si bien la obnubilación ideológica –ignorancia- dispensa tener que admitir el fracaso de esta medida y podrá tranquilizar la mala conciencia de quienes sí se dan cuenta del desastre que provoca, ningún gobierno se suicida adrede. Tiene que haber otra razón para mantener el control de cambio. Y la hay.

 

“Es que su objetivo es político” –confiesa el cándido Aristóbulo. Pero no en el sentido de conquistar voluntades a favor de la política gubernamental: la mantención del control de cambio ha sido un desastre para la popularidad del gobierno.Se trata de preservar el usufructo de los dólares para un grupo, cuya identidad se define en términos políticos. Son las transacciones de divisas controladas y sigilosamente resguardadas de los ojos escrutadores del público las que han permitido el lavado de $4,2 millardos descubiertos en el Banco de Andorra, los $12 millardos depositados en el HSBCsin el asiento correspondiente en los balances del Banco del Tesoro, el auge del narcotráfico custodiado por el “cartel del sol” y las fortunas acumuladas afuera por los Andrade, Derwick, Ruperti y por muchos “revolucionarios”.

 

Es el control de cambio lo que ha permitido a Maduro boncharse los dineros del país viajando a todos lados sin propósitos claros, con amigos, familiares, personal de servicio y enchufados, mientras los venezolanos se hunden en la miseria[3]. ¿Podrían Jaua y otros jerarcas de la “revolución” financiar giras al exterior con tanta libertad, con niñera incluida, sin el control de cambio? Pero más allá, ¿Se hubiera podido construir la red de complicidades y de negocios con el Hizbolá y con otras organizaciones terroristas de no preservarse los dólares para uso discrecional de Chávez y su equipo? ¿Cómo ocultar el trasvase depredador de fortunas a Cuba -100.000 barriles diarios de petróleo a cambio de “médicos”- si no existiese el control de cambio? ¿Las costosas campañas publicitarias en el extranjero de Maduro se harían con tanta desfachatez sin el control de cambio? ¿Y las “ayudas” y otros regalos a presidentes “amigos”?

 

Y, por último, ¿No sería bastante menos atractivo trasvasar productos regulados a Colombia y las Antillas si no existiera la posibilidad de cambiar lo colectado a la tasa del dólar paralelo? ¿Y qué del absurdo subsidio –regalo- de la gasolina, que permite cobrar más allá de la frontera y a la tasa paralela más de 2.500 veces lo que costó adquirirla en Venezuela? ¿Cómo extorsionar a empresarios y público en general, sin el anzuelo del dólar barato? ¿Cómo asfixiar a la prensa independiente si no se les niega el acceso a la divisa?

 

En fin, el control de cambio es la pieza central del manejo ‘patrimonialista’ del Estado por parte de la oligarquía militar-civil que controla el poder. Un “socialismo” donde se ha privatizado el usufructo de lo público para beneficio de los “revolucionarios”. El control de cambio, junto a los demás controles, es el sustento de la corrupción en Venezuela. Recordemos que Al Capone se hizo poderoso gracias a la prohibición del alcohol que le permitió conquistar, a sangre y fuego, el rol de proveedor monopólico.

 

Y el negocio multimillonario del narcotráfico que azota a muchos países de América Latina crece precisamente porque es ilegal. Los controles y regulaciones prohibitivas constituyen el caldo de cultivo que alimentan las mafias que intermedian entre oferentes y demandantes, más cuando cuentan con complicidad desde los más altos mandos. YVenezuela no es la excepción. Las decisiones sobre asuntos económicos responden a incentivos. Con tan poderosos alicientes ¿Estará la oligarquía interesada en levantar el control de cambio?

 

Durante el último año del gobierno de Caldera, el precio de exportación del barril de petróleo venezolano era de $10. La economía estaba lejos de ser boyante, había crisis y descontento, pero ni remotamente se padecían los niveles de escasez e inflación actuales. El barril de petróleo a $47 para lo que va del 2015 no tiene por qué significar una tragedia para la economía. Sí lo es, lamentablemente, el control de cambio y demás políticas expoliadoras de la oligarquía. (La Patilla)

 

Federación automotriz apoya venta en dólares

Con el fin de proteger 100 mil puestos de trabajo que generan las empresas ensambladoras de automóviles en el país y garantizar la estabilidad laboral, la Federación Unitaria de Trabajadores Automotrices Autopartistas y Conexos (Futaac) a través de su presidente, Cristian Pereira, expresó su apoyo a la venta de unidades en dólares, planteada inicialmente por el gremio de Ford Motors de Venezuela, representado por el secretario general, Gilberto Troya.

 

Pereira quien también es vocer del sindicato de trabajadores de Chrylers de Venezuela, aseguró que se suman a la medida de facturar vehículos en dólares, así como el gremio de General Motors de Venezuela.

 

En el caso de Chrysler, dijo que esperan reunirse en los próximos días con los ejecutivos de la empresa para presentarle este acuerdo sindical y que sea refrendado por la compañía.

 

Explicó para que esta decisión gremial sea unánima requiere que se sumen los sindicatos de Toyota de Venezuela y Mitsubishi Motors de Venezuela, cada uno tiene sus particularidades. Por tal razon, esta semana se trasladarán hasta Cumaná y Barcelona, respectivamente, para tener su apoyo. Espera que sea la próxima semana cuando ofrezcan una nueva rueda de prensa para hacer este anuncio de forma conjunta.

 

Peticiones particulares

 

Aclaró el dirigente sindical que además de apoyar dicha medida, tienen sus peticiones particulares que considera deben ser escuchadas por el presidente Nicolas Maduro, tales como: establecimiento de un Fondo Nacional para la industria automotriz, para garantizar que los dólares, producto de la comecialización de los vehículos sean destinados a comprar materia prima para ensamblar automóviles.

 

Mencionó otro de los planteamientos es que evalue con cada ensambladora los modelos de carros que se pueden exportar a Mercorsur y Alba, lo le permitirá a la industria generar ingresos tanto propios como al país diferentes a los que proceden del petróleo.

 

Establecer un plan de recuperación de la industria automotriz nacional a través del establecimiento de acuerdos con Alcaldías, Gobernaciones y Poder Popular para el cambio de unidades de gasolina a Gas Natural Vehicular (Gnv) y que se incluya en este plan a la industria nacional de autopartes, el 70% de los repuestos son importados.

 

Apostamos a que las plantas puedan producir al 100% de su capacidad. “Ford podría producir 26 mil unidades al año, Chrysler unas 14 mil y General Motors 40 y pico mil, eso sería lo ideal”, detalló el Secretario General del Sindicato de Ford, Gilberto Troya. (El Universal)

 

Proponen plan para que Pymes se autoabastezcan

Un sistema de “centros de acopio”, en el que pueda apoyarse el sector productivo nacional, representado en la pequeña y mediana industria, que garantice la existencia, distribución y reposición de insumos para apuntalar áreas prioritarias de desarrollo económico, propuso la Cámara Bolivariana de la Construcción al gobierno central.

 

El planteamiento es avalado por el Centro de Integración Empresarial Bolivariana de Venezuela, y estaría diseñado para trabajar conjuntamente con Construpatria, filial de PDVSA, creada en 2011.

 

La propuesta está orientada a desentrabar los “cuellos de botella” que se generan, en cuanto a la importación de insumos primarios, maquinaria y cualquier otro elemento de primera importancia, para apalancar la producción en un tiempo relativamente rápido.

 

Este grupo de inversión privada que acompaña los criterios que promueve el gobierno, considera que debe resolverse en muy poco tiempo todo el retraso generado por la prolongación, a veces indefinida, de los procesos.

 

Destaca Gerson Hern¿andez, representante de la CIEB, que la lentitud en los lapsos de aprobación de divisas, las autorizaciones para importación y distribución de insumos, debe ser enfrentada con propuestas y soluciones como el del método propuesto, esto los convierte en parte de una solución que debe ser prontamente considerada, para aligerar los tiempos, y así agilizar la producción.

 

“El plan garantizará el autoabastecimiento de los pequeños empresarios”, dijo. (El Universal)

 

Se dispararon los fletes en transporte agrícola

A propósito de lo trascendido con vehículos en una ensambladora que pudieran venderse en dólares, se desató la locura en el medio rural, con los fletes del transporte, que inmediatamente fueron dolarizados.

 

El alerta al gobierno lo formuló ayer el director agropecuario de Fegaven, Oswaldo Carnevalli, quien pidi¿¿o que se le salga al paso al alto precio que experimentan los fletes, los insumos y repuestos, más que estar pensando en vender vehículos a través de “billetes verdes”. Vemos que se le gana espacio a la informalidad y lo que ocurre con el transporte de carga agropecuaria, pudiera ser un detonante muy peligroso que incidirá en los precios de los rubros del campo en general que son distribuidos por carretera en todo el país.

 

Son temas pendientes a tratar con el MAT, Transporte yObras Públicas, Petróleo y Minería y Dante Rivas en el tema de la Simplificación de Procesos Burocráticos. “Nuestra producción se mueve por carretera, dijo Carnevalli, y debe haber definición y claridad del gobierno”. Agregó que hay una dolarización con los repuestos , cauchos, lubricantes, permisos. Están disparadas las alarmas en el campo. DeMorón a Valle de la Pascua, el flete para llevar fertilizantes subió a 120 mil bs. Se debe atender esta situación, inflacionaria y especulativa,dijo. (El Universal)

 

Varias tendencias ideológicas conviven en los sindicatos de Polar

Líderes de los diferentes sindicatos de Empresas Polar, prefieren hablar “de sindicatos apolíticos”, para no entrar en la polémica de la llamada “correlación de fuerzas”, para medir el respaldo tanto de la revolución como de la oposición.

 

“Nosotros dentro de Polar no somos políticos, es cierto que algunos tienen la ideología revolucionaria, unos son apolíticos no tienen ninguna ideología ni se meten en política, otros tenemos ideología revolucionaria, pero también hacemos crítica constructiva al proceso revolucionario; pero en Polar no involucramos la política, estamos por nuestro contrato y beneficios de los trabajadores”, comenta Juan Rodríguez del sindicato Sintraterricento Polar, que agrupa a las procesadoras de bebidas de Polar, que operan en Turmero, estado Aragua que se mantiene en huelga en estos momentos.

 

Rodríguez explica que hay sindicatos integrados por diversas ideologías políticas, “se puede decir que muchos son apolíticos, dentro de la empresa, nuestra función no es hacer política, es luchar por beneficios”.

 

Sin embargo, Rodríguez asegura que hay unos 30 sindicatos que hacen vida en Empresas Polar, unos 14 tienen entre sus filas miembros identificados con el proceso revolucionario, pero que en estas mismas organizaciones hay “de diversas tendencias y muchos que no son políticos”.

 

Juan Rodríguez señala que si en algún momento  los sindicatos muestran su tendencia política públicamente, “es porque la misma empresa nos obliga a buscar respaldo afuera, por los maltratos y la falta de reconocimiento a los trabajadores  y porque se niegan a reconocernos como  sindicato; la misma empresa nos lleva buscar respaldo político afuera; pero dentro de la empresa nosotros no somos políticos, no queremos serlo ni es la idea, allí lo que interesa es la parte laboral”, enfatiza.

 

Por su parte, Orlando Chirinos, dirigente de C cura (Corriente Clasista Unitaria Revolucionaria y Autónoma), y quien dice asesorar a seis sindicatos de trabajadores de las plantas procesadoras de alimento de Polar, tampoco se atreve a medir una correlación de fuerzas con inclinadas hacia tendencias gubernamentales u opositoras. “Hay de todo, sobre todo en las directivas de los sindicatos, hay de diversas tendencias política”. Añade que muchos líderes sindicales de Polar no quieren involucrarse en política, mientras  que otros “sí lo hacen abiertamente, pero no  pueden imponer dentro de los sindicatos su ideología porque los mismos trabajadores lo rechazan. Lo que he visto, es que la mayoría de los trabajadores de Polar no quieren involucrarse  en política, eso está claro”.

 

Chirino  sostiene que la situación de correlación de fuerzas políticas “en este momento no es fácil medirla, por la misma resistencia de los trabajadores, eso ha cambiado mucho, sobretodo cuando uno observa las directivas de los sindicatos, que hay de diversas tendencias. Ahora, lo que sí se puede medir claramente, es que si le preguntan a un trabajador de Polar que decida entre el gobierno y la empresa, el 90% prefiere los beneficios socio-económicos que obtienen en Polar, eso sí está claro en los trabajadores de esta empresa”.

 

Pablo Castro, presidente de Federación Nacional de Trabajadores de la Industria de las Bebidas, organización adscrita a la CTV,  quien dice agrupar a ocho sindicatos de bebidas de Polar, coincide en que en estos momentos no se puede hablar de correlación de fuerzas políticas en la empresa.

 

“Hay de diversas tendencias políticas e ideológicas, es más, se puede decir que la mayoría de los muchachos que están en los sindicatos de Polar son independientes”, precisa.

 

Pablo Castro, quien forma parte de  Fadess, -una tendencia de la CTV-  resalta que lo que observa en Polar  es  “paralelismo sindical, muchas organizaciones, algunas muy nuevas, pero que no están determinadas por tendencias  conceptuales en la  parte ideológica ni política. Estos sindicatos llevan sus riendas y se resisten a caer en el juego político; aunque hay  otros que son utilizados por partidos políticos, pero no es la mayoría”. Para Castro la tendencia sindical que priva en Polar “es independiente, no veo claras tenencias  políticas ni  ideologías en los sindicatos”. (El Mundo)

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios